Mil (y más) cosas que haría por ti

Set de rodaje de la película ‘Mil cosas que haría por ti’
Dídac Cervera
Alhena Productions y Dacsa Produccions

En un set de rodaje todo parece regirse por un caos escrupulosamente metódico. El equipo de ‘Mil cosas que haría por tí ha tomado, acertadamente, una ciudad de Valencia que se encuentra casi vacía para adentrarse en calles en las que nadie sospecha que se está grabando una película. Han rodado en interior y próximamente cambiarán hacia el exterior, pues la trama requiere incluso de dinámicas persecuciones. ‘Mil cosas que haría por ti’ es una comedia de enredos, donde el protagonista, Dani (Peter Vives) ha perdido un preciado objeto que le regaló su novia, Mónica (Iris Lezcano). Mónica, harta de que Dani no deje de decepcionarla, decide romper su relación. Pero Dani hará lo imposible por recuperar el objeto y así salvar su relación. Es precisamente ese intento del protagonista lo que le lleva a adentrarse en un mundo de mafiosos y ladrones con el que, desde luego, no está nada familiarizado.

Probablemente, lo que más nos llama la atención de la película es su producción catalano-valenciana, compuesta por Alhena Production, una productora catalana y la valenciana Dacsa Produccions. Sus productores, Norbert Llaràs y Xavier Crespo, nos desvelan, entre toma y toma, algunos entresijos de como funciona la producción de cine en España.

“Tenía una potencia y un guión que nos animó mucho”

Esta trama de enredos surge del argumento original de Joan Sanz y del trabajo como realizador de Dídac Cervera, también director de la película. Un característico humor surrealista que toma como referente principal a Woody Allen y se entremezcla con recursos cinematográficos novedosos que presuponen una historia dotada de sorpresas que no dejara indiferente al espectador.

“El proyecto nos llega a la productora hace unos tres años. Tenía una potencia y un guión que nos animó mucho. Y cuando se sumó la televisión, vimos que se podía llevar adelante”, explica Norbert Llaràs, responsable de otros títulos como ‘Alpha’ (2012), ‘La mujer del anarquista’ (2008), ‘Taxista Ful’ (2006) o ‘Los cronocrímenes’ (2007). Más adelante descubrimos que en realidad la idea original de Joan Sanz llegó a Alhena Production algún tiempo antes, pero es la versión coescrita con Dídac Cervera la que aporta el golpe de gracia. “ La versión que Dídac tenía en su cabeza y la manera de explicarla con los recursos propios del cine… Todo esto nos determinó a seguir adelante. Por supuesto, continuaba con el argumento original de Sanz de una comedia de enredos, donde se pierde un objeto de valor. Por cierto, el objeto ha cambiado, antes era un mechero y ahora es un reloj.” Son cosas de la magia del cine.

Norbert Llaràs y Xavier Crespo, productores de Mil cosas que haría por ti, durante la entrevista. Fotografía: Boris Ramírez.

Norbert Llaràs y Xavier Crespo, productores de Mil cosas que haría por ti, durante la entrevista. Fotografía: Boris Ramírez.

“En la coproducción todo son ventajas”

Es la cuarta película que Alhena y Dacsa producen juntos. Xavier Crespo, que ha trabajado con Carlos Saura en ‘Iberia’ (2005) y en documentales de éxito como ‘La sombra del iceberg’ (2007), realza los aspectos positivos de trabajar en coproducción, “ siempre es positivo porque se comparten comentarios, distintas visiones, inercias de trabajo…”. “Quizá sí existen algunos inconvenientes a nivel burocrático. Debemos tener en cuenta las cuotas a la hora de solicitar las ayudas públicas, pero es enriquecedor porque nos obliga a trabajar en diversos parámetros.” Ambos confirman que repetirían otra vez y Norbert añade que “Coproducir supone abrir puertas para encontrar más financiación y para lograr una explotación más grande. En este caso ha resultado así, entre Cataluña y Valencia, pero también con la pequeña participación francesa. Además, los pequeños inconvenientes solo son, debido a que gran parte de la ayuda económica es pública y las administraciones lo que no quieres es que se deslocalicen las ayudas. Si hay una ayuda de Culturarts, se quiere que vaya destinada a Valencia y lo mismo ocurre si las ayudan parten de la Generalitat Catalana.”

Saben bien de lo que hablan ya que participan en la película otras entidades como Televisión Española TVE, Televisió de Catalunya TV3 y además cuentan con el apoyo de ICEC (Institut Català d’Empreses Culturals), ICAA (Instituto de la Cinematografía y de las Artes Visuales), Culturarts y la pequeña participación de la francesa Papaye.

“Si pensamos en rentabilidad comercial, eso sería homogeneizar el sector”

A raíz de toda esta inevitable participación tanto de agentes públicos como privados, es inevitable que surja la duda de hasta que punto el cine debe ser rentable. “Esto se plantea en numerosas ocasiones en el mundo de la cultura, pero ¿y por qué no en el mundo del automóvil?. Para que se vendan coches existen ayudas y venden coches empresas que están normalizadas en el sector, quiero decir, es complicado como se estructuran las ayudas públicas y cómo se defienden. Si son muchas, pocas o si deberían obedecer a un planteamiento más global.” explica Xavier Crespo. De hecho, en el cine el dinero público no puede ser más de la mitad el presupuesto total, un claro indicador de que productores deben buscar financiación privada. Afortunadamente, Crespo nos recuerda que “ no todo el cine se hace pensando en ese complemento público. Pero, hay una excepción cultural independiente de la industrial, que debemos tener en cuenta, ¿es más rentable culturalmente una película de éxito que otra que no tenga tanto éxito?, ¿dónde se tiene que éxito?, ¿éxito en el público o éxito en festivales, en crítica, etc?. Hay tantos parámetros que convendría cerrar… Y eso que solo hablamos de cine en general y no de género. Me resulta difícil situarme en una de los dos bandos. Si pensamos en rentabilidad comercial, eso sería homogeneizar el sector, solo se podrán hacer películas que aparentemente, y eso no se sabe, tengan que ser rentables.”

En este sentido, Norbert Llaràs hace una comparación entre el modelo cinematográfico estadounidense, “en el fondo, en realidad los inversores están buscando bonificaciones fiscales y también hay de los propios estados retornos altísimos en impuestos. Es decir que al final, es tanto el volumen de negocio que genera la producción y la cantidad de impuestos que se pagan que cualquier inversión tiene un retorno triplicado.”

Pero lo que realmente motiva a estos productores es “hacer cosas que trasciendan y dejen huella, y por tanto, alimenten el espíritu crítico del espectador para que quede un residuo cultural. Al final, como en cualquier sector económico, hay dos tipos de profesionales: el productor que hace una actividad porque de verdad lo desea, y el especulador. Y creo que nosotros no sabríamos especular demasiado.”

Set de rodaje Mil cosas que haría por ti. Fotografía: Boris Ramírez.

Set de rodaje Mil cosas que haría por ti. Fotografía: Boris Ramírez.

“Queremos una amplia distribución”

Ya que el film se ha rodado en Valencia, nos encantaría poder verla aquí, pero la distribución es otro de los elementos que un productor debe gestionar y, hoy en día, y en ciertos tipos de películas, no es nada fácil. “ Estamos trabajando a marchas forzadas porque queremos tenerla terminada a finales de este año, de manera que hay una ventana abierta a poder estar en el Festival de Málaga, que es el festival más natural para este tipo de cine. Esta es la prioridad a pequeña escala. Pero no renunciamos a tener una distribución lo más amplia posible, para poder estar en las salas comerciales el mayor tiempo posible. Sería fantástico para nosotros que el público pudiera verlo y valorarlo. Desgraciadamente, la facilidad para estar en cines habituales no es normal en películas de un tipo determinado.” A pesar de todo, Norbert nos adelanta que será doblada al castellano para tener una posible distribución nacional, por supuesto “ la versión catalana-valenciana seguro que por lo menos en Cataluña tendrá distribución, esperando que aquí en Valencia también pueda tenerla (aunque será más pequeña). Y no olvidemos que intentaremos exportarla al extranjero, pues este referente a Woody Allen elimina los gags locales pudiéndose ver en muchos países.”

En este sentido, son precisamente los actores protagonistas de ‘Mil cosas que haría por ti’, Peter Vives (Volare; Barcelona, nit d’estiu) e Iris Lezcano (Carlos, Rey Emperador, L’alqueria blanca) los que se encargan de desvelarnos las características propias de la película, que alberga alguna que otra sorpresa. “Mi personaje, Dani, se desarrolla mucho dentro de la trama de la película.”, nos dice Peter Vives, “él no es realmente como lo veréis. Está acostumbrado a una vida monótona y rutinaria, y en todo momento en la película se le ve fuera de su zona de confort. Lo que va a llamar la atención del público son todas estas situaciones inverosímiles donde el personaje se va a ver envuelto, aunque también los personajes que van a estar junto a él en estas situaciones. Cada uno va a ser más cómico que el anterior.”

La actriz Iris Lezcano en camerino durante la entrevista. Fotografía: Boris Ramírez.

La actriz Iris Lezcano en camerino durante la entrevista. Fotografía: Boris Ramírez.

Y es totalmente cierto que probablemente el reparto de la película sea un punto a favor para conformar el género de comedia surrealista. Se reconocen casi todos los nombres como el de la genial Carmen Barrios (Carmina o revienta), el humorista Peyu, Jordi Vilches (Platillos Volantes, Krámpack), Boris Ruiz (Luna, el misterio de Calenda), Carles Sanjaime (Cinco metros cuadrados), Cristina Brondo (Perdona si te llamo amor) y Pep Cortés (Son de mar).

Iris Lezcano, que interpreta a Mónica en la ficción, se siente encantada de rodar en casa, “Valencia es una ciudad donde rodar está siendo un placer. Siempre digo que en Valencia me siento muy querida por la gente”. Pero pronto, el rodaje se trasladará a Barcelona donde se culminará la opera prima del joven Dídac Cervera. Es el trabajo del director lo primero que destaca Vives diciendo que “es muy importante en ‘Mil cosas que haría por ti’ cómo se cuentan las situaciones, o mejor dicho, la forma tan particular que tiene Dídac de contarlas. Se suceden las miradas a cámara y ese habla de la película que quizás habéis visto en Deadpool o en House of Cards. Hay un metalenguaje muy bien jugado.” Y por supuesto no se olvida de señalar referentes ,»también se suceden muchos flashbacks, como en RocknRolla. Y situaciones muy woodyallenescas, del antihéroe, el macho que no es nada alfa, que es más inseguro a medida que avanza la película, que se desenvuelve con polis, mafiosos, amigos que están locos y todo por un reloj, que es el verdadero protagonista de la película.” Iris Lezcano sintetiza la película en una última frase rematadora, “se desvela que al final, contra todo pronóstico, él haría mil cosas por ella .”

Permaneceremos atentos a las carteleras del próximo año deseando poder ver un resultado que promete aportar una esperada renovación del cine español.

María Ramis.

 

La Puertas del Ministerio

Gatercon 4.0
Convención de Ciencia Ficción
Teatro Tívoli
C / José Carsí, 50. Burjassot (Valencia)
Del 13 al 15 de mayo de 2016

Burjassot siempre ha sido un lugar de peregrinación donde hemos ido a buscar cultura, cuando en Valencia nos la hurtaban de forma vergonzosa. Y en esa siguen. Nos acercamos al monumental Teatro Tívoli de la ciudad, un espacio que parece creado para convenciones, sean cuales sean sus temáticas. En la entrada nos recibe KITT estacionado y vallado en la puerta, el compañero de hazañas de Michael Knight en la serie ‘El Coche Fantástico’ (Knight Rider).

Una vez cruzado el umbral nos topamos con un salón algo vacío, pero plagado de puestos muy interesantes, allí teníamos desde la Asociación Valenciana de Steampunk (SPV) hasta al novelista de ciencia ficción Vicente Hernándiz. Por desgracia nos habíamos perdido la gran atracción del evento, el actor Juan Gea, que interpreta de maravilla a Ernesto Jiménez en ‘El Ministerio del Tiempo’, y que daba una charla. Cuando llegamos, Juan se encontraba en la parte superior haciéndose fotos con los fans que se habían desplazado hasta la convención para poder disfrutar un poco de su presencia.

Nacho Fresneda apuntando con una pistola a Juan Gea en 'El Ministerio del Tiempo'.

Nacho Fresneda apuntando con una pistola a Juan Gea en ‘El Ministerio del Tiempo’.

Su amabilidad inundaba la sala, parecía un hombre jovial a primera vista, pero cuántas veces nos habremos llevado un chasco mayúsculo al comprobar que las apariencias engañan. En este caso las apariencias no engañaban, Juan es una persona amable y simpática, además de cercana y accesible. Mientras nos ministéricos que se habían aproximado al evento se fotografiaban, nos encontramos con nuestros buenos amigos de Alicantardis, el evento organizado en Alicante por verdaderos amantes de la serie ‘Doctor Who’, que figura en el libro Guinnes de los récords como la serie de ciencia ficción de mayor duración en el mundo.

El año pasado llevaron a su convención a Javier Olivares, creador del Ministerio, un suceso que congregó a mucha gente que tal vez sólo por la serie británica no hubieran asistido, un acierto sin duda. Pero si por algo se caracteriza este evento, además de por los actores que suelen traer, es por sus charlas, unas conferencias que se salen de lo común, que no caen en el fandom puro y duro, y que aspiran a la ciencia como parte real y tangible de la ficción.

Francisco Gascó en Gatercon 4.0. Fotografía de Lorena Riestra.

Francisco Gascó en Gatercon 4.0. Fotografía de Lorena Riestra.

Francisco Gascó nos sumergía, de un modo didáctico, ameno, y por qué no, algo friki (que es también de agradecer) en el universo de ‘Jurassic Park’, con una charla titulada “Reflexiones desde la Isla Nublar”. En la charla intercaló, para que los asistentes no perdieran el interés, su amor, notable en todo momento, por la saga y los conceptos paleontológicos pertinentes, para que diferenciáramos perfectamente qué era ciencia, especulación y qué era pura ficción. Antes de marcharnos del Teatro Tívoli, cuando los stands ya comenzaban a recoger, le pedimos a Juan si podíamos preguntarle algunas dudas sobre la serie.

Nos sorprende, y también nos maravilla que por fin haya sucedido, este fenómeno televisivo que arrastra a tantos adeptos y que genera fandom, ¿se lo esperarían al principio de la serie? “La intervención que tienen (los fans) aquí, el apoyo que nos han dado y lo que le debe la serie a esta reacción de los fans y la evolución que está teniendo no lo esperábamos para nada”, sostiene Gea. Sin duda el Ministerio está cambiando la forma de entender la televisión y medir las audiencias, algo de lo que hablamos con la gente de la organización y también con Alicantardis.

Juan Gea, durante la entrevista realizada por Javier Caro.

Javier Caro entrevistando a Juan Gea, durante la convención de Gatercon 4.0.

Es imposible medir las audiencia de forma sólo cuantitativa, sino también de modo cualitativo. Internet, sus redes sociales, el streaming o el propio fandom se han rendido al poder de la serie, quizás el canon actual de sólo valorar la audiencia por número de televidentes es algo atrasado y con escaso sentido. “No acompaña mucho la audiencia tradicional -comenta Juan cuando le preguntamos por las audiencias- todos los que trabajamos ahora en audiovisual, en televisión, estamos viviendo esa frontera del paso de la forma tradicional de ver la televisión, a las nuevas tecnologías que están imperando (…) Televisión Española ha visto que nuestra audiencia está fuera, en Internet está batiendo récords haciendo historia”.

El Ministerio se ha vendido a diferentes países de latinoamérica y hasta EEUU hará su versión, sin comprar los derechos y por libre, su título será ‘Timeless’. El fenómeno está en marcha. La organización de Gatercon tuvo un dilema importante antes de decantarse por apostar por la serie española. Es cierto que versa sobre viajes en el tiempo, pero no es Stargate, ni está dirigida por el ínclito Rolan Emmerich.

Gatercon 4.0. Fotografía de Lorena Riestra.

Gatercon 4.0. Fotografía de Lorena Riestra.

En las anteriores ediciones los organizadores se la jugaron muy fuerte por actores que habían trabajo en la franquicia. En la Gatercon 1.0, la primera convención de la asociación, vino como invitado especial, un reclamo muy potente para todos los fans españoles de la saga, Alexis Cruz, que interpretaba a Skaara en la película y en la primera serie ‘Stargate SG1’. Skaara es el joven habitante de Abydos que ayuda al coronel Jack O’Neill a liberar su pueblo. Con Alexis, nos comentaron los organizadores del evento que habían cerca de 250 personas. Con ese éxito bajo el brazo continuaron con su proyecto, y en la siguente edición, la 2.0, trajeron a Peter Williams, que había trabajado en la serie ‘Stargate SG1’, interpretando a Apophis.

En esta edición optaron por el producto nacional, un riesgo, uno de esos que alguien debe ser el primero en tomar pues hay que abrir la puerta (nunca mejor dicho) para que las series españolas crezcan. Es cierto que fue menos gente que en ediciones pasadas, pero en la que nos ocupa, dieron un paso de gigante, porque ¿cómo vamos a convertir a una serie española de ciencia ficción en algo importante si los propios aficionados al género la denosta o critica a quien apuestan por ellos? ¿Con esos mimbres se logra un crecimiento y la consolidación de la industria?

Gatercon se ha atrevido, ha lanzado un mensaje claro: hay que apoyar a las serie nacionales de ciencia ficción. Al final de todo uno se acuerda de los que han mostrado valentía, recordaremos a Javier Olivares como alguien que creyó en una historia que parecía casi imposible en España, y recordaremos por aquí a la Gatercon por ser de los primeros que aportan frescura a una convención. Seguramente éste era el mejor momento para que sucediera, con un auge como nunca se había visto por las series, con una mayor facilidad a su acceso y con un respeto social por la comunidad fandom, como algo más dentro de la cultura. ‘El Ministerio del Tiempo’ estaba en el lugar idóneo, en el momento adecuado, la cuadratura del círculo perfecta.

Por la noche nos fuimos a la Cena de Gala con Juan Gea, el resto de personas de la organización e invitados, y la charla no pudo ser más amena. Cómo no, de Ciencia Ficción.

Juan Gea en Gatercon 4.0. Fotografía: Lorena Riestra.

Juan Gea en Gatercon 4.0. Fotografía: Lorena Riestra.

Javier Caro

¿Quién fue el arquitecto de Nueva York?

El arquitecto de Nueva York, de Eva Vizcarra
Documental producido por Endora

Cumplidos los 40 años, Rafael Guastavino llegó a la Gran manzana, a finales del siglo XIX, sin conocimientos de inglés, ni tener allí ningún contacto o padrino, y de forma prodigiosa y tras muchos avatares dejó su impronta imperecedera en la ciudad. Una huella tan firme y sólida que este valenciano nacido en la Plaza de la Reina pasó a la historia como ‘El arquitecto de Nueva York’. Este es el título de un largometraje documental de 70 minutos de duración producido por Endora que con un equipo  íntegramente valenciano trata de responder la difícil pregunta ¿Quién fue realmente Rafael Guastavino?

El arquitecto de Nueva York, de Eva Vizcarra. Imagen cortesía de sus autores.

El arquitecto de Nueva York, de Eva Vizcarra. Imagen cortesía de sus autores.

En pos de su esquivo rastro la directora de Endora y también del documental, Eva Vizcarra junto a los realizadores viajaron a Vila-real, Nueva York y Boston, y se entrevistaron con numerosos especialistas en la obra de este genio desconocido. “En Endora siempre nos interesamos por la cultura y el arte, especialmente por la arquitectura, y cuando me hablaron de este gran hombre supe que tenía que dedicarle un proyecto”, cuenta Vizcarra.

La producción fue posible gracias al apoyo del Ministerio de Cultura, TVE, CulturArts y la aportación de María José Soriano, presidenta de Porcelanosa. En total, algo más de 200.000 euros dedicados a recuperar la memoria y la obra de este valenciano hasta ahora sólo conocido por los arquitectos e intelectuales. El filme se presentó a principios de marzo y se podrá ver el próximo 15 de abril en la serie Imprescindibles de LaDos antes de entrar en el circuito de las salas de exhibición. Manuel de la Reina, Carlos Escutia, ambos ganadores de un Goya, y Miguel Gil forman parte del equipo de producción.

El arquitecto de Nueva York, de Eva Vizcarra. Imagen cortesía de sus autores.

El arquitecto de Nueva York, de Eva Vizcarra. Imagen cortesía de sus autores.

Un millar de edificios

A través de testimonios de expertos y animación en 3D de Primer Frame el documental explica cómo Guastavino (Valencia, 1842-Baltimore, 1908) logró el éxito y se forjó una reputación con sus soluciones constructivas, especialmente con la llamada bóveda tabicada o catalana de origen romano y mediterráneo. En una época en la que Nueva York era pasto de pavorosos incendios,  jugó una gran baza. Construyó unas cuantas pequeñas edificaciones según sus técnicas y tras incendiarlas demostró que resistían las llamas. Así se ganó la admiración y la confianza de sus colegas americanos.

En su etapa estadounidense construyó alrededor de un millar de edificios entre los que destaca la Grand Central Terminal, la estación ferroviaria con mayor actividad del mundo, unos 750.000 viajeros diarios. Espacios tan dispares como la biblioteca pública de Boston o la Catedral de San Juan Divino en Nueva York, cuya inmensa cúpula central podría contener la Estatua de la Libertad. También la primera estación de metro, el Zoológico del Bronx, Carnegie Hall, el edificio de la Reserva Federal o el puente de Queensboroug’s, en el que Woody Allen se inspiró en la película que lleva ese nombre. Sus obras se encuentran también en Baltimore, Boston, Filadelfia y otras ciudades.

Rodaje de 'El arquitecto de Nueva York', de Eva Vizcarra. Imagen cortesía de sus autores.

Rodaje de ‘El arquitecto de Nueva York’, de Eva Vizcarra. Imagen cortesía de sus autores.

Mujeriego empedernido

La faceta humana del arquitecto es más difusa, aunque sí parece claro que fue un gran mujeriego. De hecho, su exilio a Nueva York fue provocado en parte por un lío de faldas. Abandonado por su adinerada mujer, harta de sus constantes infidelidades emprendió el viaje con una de sus amantes y uno de sus cuatro hijos, que contaba a la sazón nueve años y que prosiguió su obra en Estados Unidos. Dejaba en Barcelona algunas deudas y a una sobrina embarazada. De su intensa vida sólo quedan tres retratos fotográficos que lo representan en tres momentos de su vida.

También se sabe con certeza que nació en la Plaza de la Reina, que su abuelo residió en Vila-real y que padre era ebanista y de origen italiano. En Barcelona dejó sus estudios en artes por los de la Escuela Especial de Maestro de Obras, donde forjó su estilo a partir de la «construcción cohesiva»: bóvedas para fábricas, masías y fincas que suponían un importante ahorro económico, ya que no requerían de encofrado y eran resistentes al fuego.

Gracias al filme de Endora su rostro será por fin familiar a los valencianos y pasará a la galería de personajes ilustres que pusieron esta tierra a muy alto nivel.

El arquitecto de Nueva York, de Eva Vizcarra. Imagen cortesía de sus autores.

El arquitecto de Nueva York, de Eva Vizcarra. Imagen cortesía de sus autores.

Bel Carrasco

Nace Animat para impulsar la animación

Nace la asociación ANIMAT
Por la reactivación del sector audiovisual valenciano
Marzo de 2016

ANIMAT es una nueva asociación que nace con el ánimo de impulsar el sector de la animación en Valencia. Representa a los estudios más importantes de la comunidad, conscientes del talento y del potencial de la animación valenciana. La industria de la animación es el sector del audiovisual español que más exporta. El 70% de la facturación de los estudios proviene del exterior.

Tradicionalmente el sector de la animación ha sido ignorado por TVV, quizá ésta sea una de las razones por las que la desaparición del ente público no ha tenido un impacto negativo sobre el sector de la animación que paradójicamente ha crecido en términos de producción y reconocimiento internacional. Mientras se destruía la mayoría del empleo del sector audiovisual valenciano a lo largo de los últimos 5 años, la animación valenciana creaba más de 800 puestos de trabajo. Las únicas producciones valencianas que están actualmente en emisión son las de animación, tanto en España como en el resto del mundo, donde se han exportado a más de 100 países.

Clay Kids, de Javier Tostado.

Clay Kids, de Javier Tostado.

A continuación relacionamos algunos hitos recientes de la animación valenciana: 5 Goyas, 1 premio en el Festival de Annecy, 1 Silver Telly Award en USA, Premio al Mejor Proyecto de Inversión otorgado por la Asociación Española de Business Angels, 1 Promax Norteamérica (Oro y Plata), 1 AWWWARDS en Nueva York, 1 Premio de publicidad El Chupete,1 CyberLion de Oro en el Festival Internacional de Cannes Lions, 1 Animamundi – on the road, 1 BAFF (British Animation Film Festival), 1 Jerry Goldsmith, 11 galardones en festivales internacionales para el largometraje “Poseso”, Liderazgo de audiencia en la cadena británica Kix durante 2 meses, obtenido por la serie Clay Kids, también obtiene las mejores audiencias de su franja horaria en Clan, Coproducción norteamericana para el largometraje Animal Crackers.

La creación, producción, distribución, emisión y promoción de los contenidos de animación y sus derivados debería configurarse como una parte importante del cambio de modelo productivo de la Comunidad Valenciana, con el objetivo de fomentar la innovación tecnológica, potenciar el crecimiento económico, generar nuevos empleos, atraer talento y suscitar nuevas oportunidades en otras industrias creativas, culturales y tecnológicas.

Arrugas, de Paco Roca.

Arrugas, de Paco Roca.

Según el reciente informe Focus on Animation, encargado por la Comisión Europea, “… los éxitos de la industria de la animación son una prueba concreta de la capacidad de las industrias creativas para contribuir a la diversidad cultural y a la generación de  empleo, mediante el aprovechamiento de todo el potencial de las tecnologías digitales. La animación se ha convertido en la rama del sector audiovisual con mayor potencial en términos de audiencia y contribuye en gran medida a la diversidad cultural en Europa y a la circulación y promoción de la cultura europea en todo el mundo.”

Se trata de un éxito de los profesionales europeos de la animación, que no hubiese sido posible sin un apoyo institucional decidido a través de la aplicación de una serie de medidas: cuotas de pantalla establecidas en los países miembros tanto para producciones locales como para producciones de otros países europeos; incentivos fiscales a la inversión en producción audiovisual; ayudas del programa Europa Creativa que fomentan la coproducción entre productores independientes de diferentes estados, así como la Participación de cadenas TV europeas en la coproducción de las obras.

En ANIMAT pensamos que la reactivación del sector audiovisual valenciano debe entenderse en un contexto europeo y contar con la animación como uno de sus principales activos.

En Europa se ha extendido el modelo de la coproducción para la creación de obras audiovisuales, capaz de sumar talentos y capacidades de productores independientes de diferentes países, a los que suelen sumarse como co-productores las cadenas de TV pues les permite reducir costes, seleccionar proyectos interesantes, contar con equipos especializados y delegar la comercialización en los productores independientes o en distribuidores. El productor por su parte se beneficia de la promoción que realiza la cadena de TV, cubre una parte de la financiación y consigue acceder a subvenciones europeas.

Señor Trapo, de Francisco Gisbert.

Señor Trapo, de Francisco Gisbert.

El apoyo de la nueva cadena autonómica supondría un nuevo impulso para la puesta en marcha de proyectos valencianos de animación. Pensamos que debería estudiarse la posibilidad de crear un canal 100% infantil en la nueva televisión valenciana, quizá la medida más efectiva para el fomento del valenciano.

Las cadenas temáticas infantiles gozan de muy buenas audiencias, Clan ha sido durante mucho tiempo líder de las cadenas temáticas, superando en algunas ocasiones a La 2 de TVE, con audiencias muy superiores a Tele Deporte y al canal 24h de TVE. En lo que respecta a la Cadena Super 3 de Cataluña el éxito es similar. La animación valenciana necesita una ventana para conectar con el público de origen.

Si existe la voluntad de cambiar el modelo productivo de la Comunidad Valenciana, reducir el paro y revitalizar el sector audiovisual, pensamos que sería útil que el 100% de los contenidos adquiridos o coproducidos por la nueva TV fueran producciones valencianas. Se trata de una medida que no implica un coste adicional, tan solo hace falta voluntad en la redacción de la nueva Ley.

Una apuesta decidida por la animación también podría mejorar la imagen de España en el panorama europeo, donde la cadena Clan de TVE bate el récord tanto en la emisión de series de animación norteamericanas como en la no emisión de series de animación nacionales.

El Observatorio Audiovisual Europeo en su último informe concluye que el retorno local por cada euro invertido en animación es cuatro veces superior. Pensamos que en los próximos años deberíamos trabajar todos juntos, instituciones, empresas y profesionales, en la creación de una marca Valencia que se asocie con la innovación y la calidad. Y en la que pensamos que la animación valenciana puede aportar su granito de arena.

El vendedor de humos, de Jaime Maestro.

El vendedor de humos, de Jaime Maestro.

Gabi Ochoa: “Ya no se hace periodismo”

Las guerras correctas, de Gabriel Ochoa
Espai Rambleta
Bulevar sur, esquina Pío IX. Valencia
Jueves 4, viernes 5 y sábado 6 de junio de 2015, a las 20.30h
Charlas coloquio de Jordi Évole (4 de junio) e Hilario Pino (día 5), al término de la representación

Felipe González, presidente del Gobierno entre 1982 y 1996, fue entrevistado en TVE por Iñaki Gabilondo en enero de 1995. La pregunta en torno al denominado terrorismo de Estado practicado por los GAL contra ETA levantó ampollas: “Organizó, autorizó o toleró usted la guerra sucia del GAL?” Aquello fue cara a cara. De eso hace ya 20 años. Ahora, otro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha llegado a comparecer ante los medios de comunicación a través de un televisor de plasma para evitar preguntas comprometidas.

Chani Martín, Manuel Solo, Luis Callejo y César Tormo en 'Las guerras correctas', de Gabriel Ochoa. Imagen cortesía de La Rambleta.

De izquierda a derecha, Chani Martín, Manolo Solo, Luis Callejo y César Tormo en ‘Las guerras correctas’, de Gabriel Ochoa. Imagen cortesía de La Rambleta.

Gabi Ochoa, que presenta del 4 al 6 de junio en La Rambleta su obra ‘Las guerras correctas’ dramatizando aquella entrevista, establece esa comparación para afirmar: “Actualmente no se hace periodismo”. Y recuerda la frase de George Orwell: “Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que se publique. Todo lo demás son relaciones públicas”. Fue Jordi García Candau, entonces director de Televisión Española, quien propuso a Gabilondo esa entrevista al presidente que, un año después, perdería las elecciones sin duda minado por el asunto de los GAL.

“Gabilondo me contó, en una cita que tuve con él durante dos horas y media,  todo lo relacionado con la gestión de aquella entrevista”, explica Ochoa. Para documentarse, también se reunió con García Candau, pero no ha podido hacer lo mismo con Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces portavoz del Gobierno, y el propio Felipe González. “Nunca me han dicho que no, pero tampoco que sí; se limitan a decirme desde el partido que están ocupados”.

Manolo Solo (izquierda) y Luis Callejo en 'Las guerras correctas', de Gabriel Ochoa. Imagen cortesía de La Rambleta.

Manolo Solo (izquierda) y Luis Callejo en ‘Las guerras correctas’, de Gabriel Ochoa. Imagen cortesía de La Rambleta.

¿Miedo? Gabilondo, según recuerda Ochoa, insistió a la hora de preguntar a González si era “políticamente responsable” de los GAL. Y tanta fue la insistencia del entrevistador, como insistente la negativa del entrevistado. Negativa que todavía pesa en el ánimo de Iñaki Gabilondo. “Él insistió en el tema de los GAL, porque era un asunto candente, y aunque no fuera conocedor de ello Gabilondo dice que insistió para que Felipe González pudiera al menos reconocer su responsabilidad política”. Jamás lo hizo.

‘Las guerras correctas’ es teatro documental del que hace menos de un mes tuvimos otro buen ejemplo con la obra ‘Ruz-Bárcenas’, de Alberto San Juan, en el Teatro Talía de Valencia. “Más que una moda yo diría que, con la crisis económica, hay más conciencia social y el creador tiene que implicarse con esa realidad”, admite Ochoa. Manolo Solo, que en el espectáculo de San Juan interpretaba al juez Ruz, se mete ahora en la piel de González. Luis Callejo es Iñaki Gabilondo, mientras Chani Martín y César Tormo se encarga de dar vida a Rubalcaba y García Candau, respectivamente.

Manolo Solo (izquierda) y Luis Callejo en 'Las guerras correctas', de Gabriel Ochoa. Imagen cortesía de La Rambleta.

Manolo Solo (izquierda) y Luis Callejo en ‘Las guerras correctas’, de Gabriel Ochoa. Imagen cortesía de La Rambleta.

“La verdad es que pasados 20 años no sé si hemos avanzado en periodismo o retrocedido”, destaca Ochoa. Ruedas de prensa sin preguntas, connivencias entre los grandes medios de comunicación y los emporios empresariales, amén de la transformación orwelliana del periodista en relaciones públicas, confirman la tendencia al sospechoso silencio de un periodismo que, al igual que sucede en lo político, debería ser objeto de una sana mutación.

Con ‘Las guerras correctas’, Gabi Ochoa viene a reclamar cierta vuelta a las esencias periodísticas. “Hay que volver a hacer periodismo de verdad”. Él se limita, mediante una “puesta en escena sobria”, a recrear ese ambiente del periodista pretendiendo arrancarle la verdad a quien la esquiva. Quién sabe si la guerra correcta a la que se refiere Ochoa en su obra, tiene que ver con esa lucha por vencer la resistencia de quien no quiere que algo se publique. “La ficción permite interpretar la realidad, ir más allá de los hechos observables”. Ochoa arroja luz allí donde proliferan las sombras.

Una escena de la obra 'Las guerras selectas', de Gabriel Ochoa. Imagen cortesía de La Rambleta.

César Tormo (izquierda) y Luis Callejo en una escena de ‘Las guerras selectas’, de Gabriel Ochoa. Imagen cortesía de La Rambleta.

Salva Torres

“La cultura limpia lo que otros ensucian”

I Congreso de Periodismo Cultural
Palacio de la Magdalena
Avda. de la Magdalena s/n. Santander
Días 10 y 11 de abril de 2015

Se habló de botellas medio vacías o medio llenas. De la cultura del conocimiento versus industria del entretenimiento. De audiencias o prestigios. De información y/o crítica. Incluso se planteó la cultura en términos de heroicidad por mantener vivas ciertas palabras en tiempos de malsonantes discursos. Como sugirió Sergio Vila-Sanjuán (La Vanguardia): “Cultura es aquello que nos permite limpiar lo que otros ensucian”. De todo eso y mucho más se encargó el I Congreso de Periodismo Cultural celebrado los pasados días 10 y 11 en el Palacio de la Magdalena de Santander.

Allí se reunieron periodistas de algunos de los principales medios de comunicación de España, ya sea a nivel impreso o digital. El congreso, organizado por la Fundación Santillana, el Ayuntamiento de Santander y la Fundación Botín, permitió pulsar el estado de salud de una cultura amenazada por la “superficialidad” que “maltrata a los que aman” esa cultura, según puntualizó Pepe Ribas, fundador de la revista Ajoblanco. “La cultura que se hace en España es muy mediocre”, señaló Juan Cruz (El País).

I Congreso de Periodismo Cultural. Imagen cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

I Congreso de Periodismo Cultural. Fotografía de Luis Walias por cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

Y entre la cultura como instrumento de limpieza y la cultura como medidor de esa suciedad en materia de conocimiento transcurrieron los dos días del encuentro, en el que participó medio centenar de periodistas. Algunos, apocalípticos: “Parece que se está buscando convertir los museos en productos consumibles” (Pepe Ribas). “La ignorancia cultural viene propiciada por la industria del entretenimiento”, subrayó Basilio Baltasar, director de la Fundación Santillana. Otros, más positivos: “La cultura es el modelo de la perfección en un mundo imperfecto” (Vila-Sanjuán). “El público no sólo quiere información, sino también la experiencia lectora”, precisó Berna González Harbour (Babelia). Martín Caparrós, periodista y escritor, aseguró que el periodismo consistía en “hacer ruido con algo que parece inocuo”.

También se habló de territorios culturales y lingüísticos españoles, de las “disputas familiares” en la crítica literaria, de la “seducción de la intimidad” o “popularización” de la cultura en radio y televisión, y de los nuevos medios on line. Angélica Tanarro (El Norte de Castilla) denunció la rapidez con la que pasa todo, con libros que desaparecen “como si nada” de las estanterías de novedades. Y como antídoto contra esa velocidad de las noticias y esa vulgarización de los contenidos, Laura Revuelta (ABC Cultural) abogó por otra faceta importante de la cultura: “El arte es educar el ojo”.

I Congreso de Periodismo Cultural. Imagen cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

I Congreso de Periodismo Cultural. Imagen cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

La frontera entre información y opinión también ocupó buena parte del debate surgido en las diez mesas del congreso. “Se puede informar de modo crítico” (Ribas). “Hay mucho literato en el periodismo cultural”, aseveró Manuel Pedraz (RNE). “Debemos valorar el periodismo de autor”, postuló Eva Díaz (El Mundo de Andalucía). Y como ni en éste ni en otros aspectos del periodismo cultural llegaron a establecerse acuerdos, Peio H. Riaño (El Confidencial) lanzó la propuesta de un código de buenas prácticas en materia tan espinosa. Juan Cruz recogió el guante, a falta de que alguien finalmente se haga cargo de liderar tamaña propuesta. Hubiera sido (sigue siendo) una buena forma de convertir el I Congreso de Periodismo Cultural en correa de transmisión de futuros encuentros.

En todo caso, valga este primer foro como muestra de la “vitalidad creativa del sector cultural”, según la premisa de los organizadores, y como contagio del “entusiasmo y respeto” de un sector “consciente de su influencia en la construcción del gusto y la elección de lo mejor”. Que la iniciativa cunda.

Congreso de Periodismo Cultural. Fotografía de Luis Walias, por cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

Congreso de Periodismo Cultural. Fotografía de Luis Walias, por cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

Salva Torres