«He recreado un mundo en el que me gustaría vivir»

La grandeza de las cosas sin nombre, de Enrique Arce
La Esfera de los Libros
Agosto de 2018

Samuel Palacios acaba de recibir en Nueva York un prestigioso premio teatral cuando su vida da un giro inesperado. Una llamada de su padre, al que no ve desde hace 30 años le impulsa a regresar a España, un viaje hacia su pesado que es también un camino de redención.  Las relaciones familiares y afectivas, la profesión de actor, la dependencia a las adicciones y los peligros que rondan el éxito son algunos temas que aborda Enrique Arce (Valencia, 1972) en su primera novela, ‘La grandeza de las cosas sin nombre’ (La Esfera de los Libros), un relato ameno que invita al optimismo. Su salto a la literatura coincide con el triunfo a nivel internacional por la serie La Casa de Papel y el filme Terminator 6 tras una larga trayectoria profesional en el cine y televisión que inició en 1996.

Ha dicho que su novela es fruto de una crisis personal. ¿Escribirla le sirvió de terapia?

Estaba en un mal momento. Eso me dio la serenidad, el tiempo y el sosiego para poner la antena y escribir una historia que transitara por donde estaba transitando yo. Comencé a hacerme preguntas y a beber de muchas fuentes en el tema del crecimiento personal y la espiritualidad. Me di cuenta de que eso era lo realmente importante para encontrar la plenitud y creé una historia que envolviera o diera un marco a todo eso que yo empezaba a vislumbrar en el horizonte. En ese aspecto sí fue terapeútica, pues escribía cosas a través de mis personajes, cosas realmente profundas que iba descubriendo al mismo tiempo que las volcaba sobre el papel. Fue una especie de catarsis, como si fuera una mera antena de radio que transmitía lo que se le iba dictando desde lo incognoscible.

Portada de 'La grandeza de las cosas sin nombre', de Enrique Arce.

Portada de ‘La grandeza de las cosas sin nombre’, de Enrique Arce.

Uno de los personajes afirma el trabajo del actor no es actuar, sino buscar trabajo; que actuar es la recompensa. 

En una profesión donde el 92% de sus miembros gana menos de mil euros al mes, actuar y vivir de ello no es una recompensa, sino más bien una bendición o un milagro. Además, una gran cantidad de actores trabaja por amor al arte en proyectos sin dinero, así que algo de recompensa debe de haber para que la gente entregue tan generosamente su tiempo y su talento a cambio de nada.

En una primera novela es inevitable volcar la propia experiencia. ¿Hay algo de usted en Samuel Palacios?

Aparte de ser dos actores en la mediana edad, Samuel Palacios no podría ser más diferente a Enrique Arce. Lo único que sí nos ocurrió a ambos es algo que cuento en el libro. Una profesora calificó una redacción mía de fin de curso con S/C (Sin Calificar) porque consideró que se trataba de literatura y no de un mero un ejercicio. En un momento dado ambos decidimos dedicarnos profesionalmente a una cosa cuando nuestro talento natural mas innato radicaba en otra.

El libro plantea el tema del alcoholismo y los estragos que causa. ¿Le preocupa especialmente esta adicción?

Me preocupa la adicción en general, al éxito, al alcohol, a las drogas, al juego, a tuiter e Instagram, a la preservación de la identidad propia por encima de todo… Cualquier cosa que suponga perder el control, no cederlo voluntariamente. Tengo una relación moderada con el alcohol pero fui a reuniones de Acoholicos Anónimos en Londres para documentarme y el panorama es desolador.

Ha dicho que el éxito le hubiera destruido de haberle llegado a los 21 años. 

A esa edad es difícil gestionar estas cosas, porque rara vez has hecho un trabajo interno. Te sueles proyectar en lo que los demás perciben de ti y cuando ese éxito se difumina, porque  siempre lo hace, tu valoración propia cae en picado.  La Casa de Papel me ha pillado muy currado, lo recibo con gratitud, como si una Navidad me toca el gordo, pero no cambia ni un ápice mi concepto de mí mismo. Me ha permitido no tener que mirar a diario mi cuenta del banco, y viajar por todo el mundo gratis, eso es todo.

¿Esta novela es el comienzo de una buena relación con la literatura o algo puntual?

Difícil responder. Primero porque esta historia no la busqué, me buscó ella a mí y cuando un método funciona, mejor no tocarlo. No sé si habrá otra historia que me utilice para ser contada, pero yo, desde luego, no la voy a buscar. Si siento la pulsión y tengo el tiempo y la paz mental para hacerlo, la escribiré. Pero siempre será una historia con los mismos parámetros que esta: tratar de desentrañar al ser humano y sus mimbres a nivel celular. Y que dé respuestas a preguntas que puedan tener los lectores. Prefiero un lector al que mi novela le encienda la bombilla y le dé herramientas para enfrentar sus dudas y sus miedos, que cien ocasionales. Y alguien que ame la buena literatura, alguien para quien el cómo sea tan importante como el qué, ya que soy  realmente obsesivo en lo relacionado con el estilo y la prosa cuidada. No lo puedo evitar. Prefiero una frase brillante literariamente, un diálogo preciso o una metáfora acertada a un giro sorprendente de la historia.

Enrique Arce. Foto: Nicholas Dawkes.

Enrique Arce. Foto: Nicholas Dawkes.

Bel Carrasco

«No existen los cazatalentos, existen los cazalikes»

Ventura, de Santero y Los Muchachos
Publicado el 26 de enero de 2018

El pasado 26 de enero se publicó ‘Ventura’, el primer disco de Santero y Los Muchachos, banda formada en Valencia por Miguel Ángel Escrivá, antes en La Pulquería. Cabe destacar su videoclip, que muestra de una forma diferente una parte de nuestra Comunidad Valenciana. Grandes personajes, grandes imágenes y un disco casi redondo que nos muestra este cuarteto valenciano formado por Escrivá (voz, bajo y contrabajo), Joseman Escrivá (coros, guitarras), Soni Vicent (coros, guitarras) y Marc Guardiola (coros, batería y percusiones).

¿Qué canciones marcaron tu infancia? ¿y vuestra  adolescencia? 

Nuestra infancia era de aquellas en las que todavía todos los niños consumíamos lo mismo a través de la televisión porque sólo había dos canales y de Internet no existía ni la palabra. La Bola de Cristal, Payasos de la TV, recopilatorios de canciones de series infantiles era lo que se filtraba en las casas. Quizá la diferencia venía dada a través de nuestro padre que había formado parte de Los Top-Son y los escuchábamos mucho. También mucha más música de los años 60 como Beatles, Kinks, Platters, Les Surfs, y cosas por el estilo.

Santero y Los Muchachos. Imagen cortesía de Gloria González.

Santero y Los Muchachos. Fotografía: Daniel Sanchez.

Ahora toca mojarse y nos gustaría conocer qué colaboración musical os  ha dejado más satisfecho y por qué. Y con quién os gustaría trabajar en un futuro.

La más destacable es la que hicimos con Leiva, y fue una jornada realmente especial. Él es un gran tipo y muy buen músico, pero no podemos dejar pasar por alto la que hicimos con Javier Botella y su Big Band en el teatro Olympia de Valencia. Estaba abarrotado y nuestro disco aún no había salido. Nos invitó a interpretarla esa noche delante de toda aquella gente con unos arreglos maravillosos a cargo de Aarón Pozón y salimos de allí como reyes. Ambas las podéis encontrar en youtube.

Con respecto al futuro, supongo que estaría bien saber cómo funcionan los músicos extranjeros. Tener una experiencia de ese estilo, por vivirlo y no tanto por juntar dos fuerzas artísticas de aquí como estrategia. Además del polvo musical que pegas cuando interpretas algo con alguien, es muy interesante el cigarrillo de después donde puedes intercambiar opiniones sobre el momento o el panorama que tú habitas y habita el otro. Hace poco estuvimos charlando con Vintage Trouble y además de risas fue realmente interesante conocer un poco más su marcha.

Santero y Los Muchachos. Imagen cortesía de Gloria González.

Santero y Los Muchachos. Fotografía: Daniel Sanchez.

¿Cómo definiríais el panorama musical actual?

Como siempre, variado a todos los niveles. Cojonuda en el underground, como debe ser. Contrariamente, el negocio musical, a niveles comerciales, da una apariencia aburrida, ñoña, patética y hasta vergonzosa. Resulta curioso que todo lo que sale en televisión no es lo que copa los festivales, ni vende entradas. Las compañías se han posicionado en no desarrollar como antes, no existen los cazatalentos, existen los cazalikes, donde si uno alcanza algo por méritos propios en sus redes va a fichar por un sello. Entiendo que el negocio funcione de esa manera, pero no por ello vamos a dejar ver con tristeza el que se haya perdido todo lo romántico y el mérito que tenían ciertos elementos, porque por pura intuición o simple sensibilidad fichaban a alguien y apostaban por su desarrollo.

¿Con qué os quedarías de todo tu recorrido musical?

Para mí la composición es lo que más me llena desde siempre. Me quedo con las cosas que me ha comentado la gente sobre lo que una canción mía le da, le alegra, le acompaña, le saca de dentro, etc.

Santero y Los Muchachos. Imagen cortesía de Gloria González.

Santero y Los Muchachos. Fotografía: Daniel Sanchez.

¿Cómo definiríais vuestro último disco?

Un disco de canciones sinceras que a su vez intenta ser agradable, cálido y amigable. Es puro Rock Reposado,

¿Qué destacaríais sobre este último disco que lo diferencia del resto?

Que es el primero y siempre lo será.

Dentro de este disco, ¿a qué canción le tenéis más cariño?

Amigo Infiel. Me gusta su onda motown boleresca. Además es muy biográfica.

Santero y Los Muchachos. Imagen cortesía de Gloria González.

Santero y Los Muchachos. Fotografía: Daniel Sanchez.

Lorena Riestra

El 40 aniversario de Television y su ‘Marquee Moon’

Television
Marquee Moon
Publicación 8 de febrero de 1977
Elektra records
40 aniversario

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Hoy, 8 de febrero del 2017, se cumplen 40 años desde la publicación del fundamental, seminal y esencial debut de TELEVISION. Estamos hablando de, nada menos y nada más, el “Marquee moon”, una obra que, pese a su mérito, influencia y reconocimiento por parte de críticos y entusiastas simpatizantes, se mantiene como uno de esos discos llamados “de culto” puesto que no ha obtenido una trascendencia popular acorde a la calidad e importancia de su contenido.

Para rendirle un merecido homenaje creo que tendríamos que contemplarlo con el uso de la máquina del tiempo hasta trasladarnos a un año clave de cisma roquero. Aunque algunos iluminados ya podían barruntar lo que se avecinaba, el año 1977 supuso, al fin y al cabo, la ruptura definitiva con unos sonidos setenteros que cada vez daban más signos de agotamiento. De una mayoría es sabido lo que en Europa implicó durante aquel año el “Never mind the bollocks” de los Sex Pistols pero lo que no resulta tan popular, salvo para frikis y amiguetes de las catacumbas rocanroleras, es la tremenda magnitud del CBGB neoyorkino.

--- television - marquee moon - 0

Es allí, en el célebre club underground de punk-rock y new wave donde se cocieron un buen número de propuestas musicales con vital importancia en el devenir de la música popular. Ramones, Blondie, Talking Heads,… fueron su cara más divulgada, pero allí, entre sus subterráneas paredes, transitaron otros nombres, tanto o más fundamentales pero menos afamados, como por ejemplo TELEVISION, la banda del egregio Tom Verlaine.

Digamos que “Marquee moon” fue, salvando honrosas excepciones menos obvias (como por ejemplo el homónimo de los Modern Lovers o el “Rock ‘n’ roll animal” del mismísimo Lou Reed), la primera gran obra musical que recolectó, amasó y troqueló el suculento patrimonio de la Velvet Underground. Digamos también que, además de su inclinación velvetiana en esta irrepetible masterpiece, el talento del Sr. Verlaine se aproximó tanto al pretérito reinado del glam de Bowie o Bolan como a la actitud y urgencia del punk coetáneo.

?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Ocho coplillas, para qué más, sin residuos ni despojos. Muy difícil elegir una favorita. Quizás guardo especial cariño y devoción por “Friction”, la primera que escuché, con ese halo de “no futuro”, de desesperanza, de que los chicos acabarán de bruces entre barrotes de una pestilente mazmorra.

Pero al loro con ese inicio. “See no evil” es para volar muy alto, para lamer las heridas con esas guitarras que, entre Tom y Richard Lloyd, se muestran provocadoras antes de apostar por la melancolía en un tributo a la divina belleza como “Venus”, o por la hipnótica y oscura profundidad de escuchar la tormentosa “Marquee moon” que da título a esta emblemática POM (puta obra maestra para aquellos lectores que desconocen el significado de este vocablo). Fred Smith al bajo y Billy Ficca a la batería completaban un cuarteto de leyenda.

--- television - marquee moon - 2

Más crápula, y al mismo tiempo más iluminada es “Elevation”. No me extrañaría que en un posible sondeo fuese la preferida de los más fans. El noctambulismo más sensible y amargo se exhibe en “Guiding Light”, de esas canciones que crecen en sucesivas audiciones, tal y como seguramente haya podido sucederle a alguien a lo largo de estas cuatro últimas décadas tras escuchar y estremecerse con “Prove it”.

Muy atinadamente se clausura este clásico con “Torn curtain”, conteniendo las lágrimas, para recordar un pasado que dejó una indeleble huella, algo similar a lo que es en conjunto la desgarradora grandeza de uno de los discos más fundamentales de la historia del rock. Llegarían más destacables trabajos de Television (“Adventure”, «The blow up») o de Tom Verlaine en solitario, pero nunca más tan geniales y tan monumentales como el “Marquee moon”.

--- television - marquee moon - 4

Please, que nunca se haga muy popular, que una minoría privilegiada de resistentes podamos continuar disfrutando del más moderno y vanguardista disco de los últimos cuarenta años.

Juanjo Mestre

* Texto adaptado para Makma del artículo también publicado en el Espacio Woody/Jagger.

El ordenado caos espacio-temporal de Dirk Gently

‘Dirk Gently. Agencia de detectives holística’, de Max Landis (2016)
Samuel Barnett, Elijah Wood, Hannah Marks, Fiona Dourif, Jade Eshete
NETFLIX 1 temporada (8 episodios).

Uno de mis grandes temores cuando el tema de conversación gira en torno a las series de televisión es el de caer, en un momento o en otro, dentro del mundo del spoiler. No es que lo haga de manera intencionada, pero es que yo soy inmune a ellos. Si me engancho a la serie, no hay spoiler que valga que pueda con mi capacidad – llamémosle casi “superpoder” – de disfrutar de ella y de sorprenderme incluso cuando llega la muerte correspondientemente spoilorizada. Como muestra de dicha capacidad, he sido capaz de ver todos los episodios de ‘The Walking Dead’ siguiendo en Facebook a varios grupos de la serie y consultando en Twitter por qué Abraham se había convertido en TT.

Todo esto viene a cuento porque, después de ocho episodios en tres días sin poder hablar con nadie de ella -¿a qué esperan mi familia y amigos a seguir mis recomendaciones?- lo único que me viene a la mente es: ¿cuándo van a rodar la nueva temporada? ¿cuándo la estrenan? ¿y la tercera? Quizá esto último es adelantarme demasiado en el tiempo, algo que resulta totalmente adecuado para hablar de esta serie: nada más y nada menos que ‘Dirk Gently’s Holistic Detective Agency’. O, lo que es lo mismo, ‘Dirk Gently Agencia de Detectives Holística’.

Dirk Gently. Makma

Esté el título en el idioma que sea, nada prepara al espectador para lo que va a ver durante casi ocho horas de su vida, temiendo que se vaya acercando capítulo a capítulo a su final. Espero que no sean spoilers, pero el universo de ‘Dirk Gently’, que navega entre la ciencia ficción y las series policiacas, está compuesto de viajes en el tiempo, un detective inglés en Seattle y su ayudante (¡grande Elijah Wood!), una psicópata invencible (que también tiene a su ayudante, y que es capaz de ver más allá de las muertes que ella provoca), locos intercambios de cuerpos, ataques de tiburón, ataques de pararibulitis… y al final, como espectador, uno siente que también querrías ser holístico, o al menos un poco (o al menos tener como mejor amigo a alguien que lo sea).

Aquellos que son grandes fans de las novelas de Douglas Adams, de las que la serie toma poco más que el título y algún otro detalle menor -que nadie espere ver ni a Bach ni a Coleridge, o por lo menos de momento- puede que se resistan a verla por motivos varios, incluyendo el no querer ver traicionado el espíritu de las novelas. Pero la verdad es que… ¿qué más da el espíritu de las novelas? ¿Acaso alguien se plantea un caso de traición en la versión siglo XXI de otro detective inglés, Sherlock? ¿O porque Watson sea Lucy Liu en Elementary?

Dirk Gently. Makma

Lo único que hay que hacer es darle al play y disfrutar de un mundo que parece que no tiene sentido, pero que está organizado de dos en dos. Dirk y Todd, Bart y Ken, Zimmerfield y Estevez de la policía de Seattle, Riggins y Friedkin de la CIA, Farah y Lydia Springs. Tras la desaparición de ésta última, todo el orden se trastoca, al menos aparentemente: los tres camorristas son cuatro (dos pares, realmente) y los miembros de la secta de la máquina, aunque cada vez sean más, tienen una relación individual con la persona con la que han intercambiado su cuerpo. Y es que, dentro del caos, hay orden y todo está conectado para llegar a un final que lleve a un nuevo principio.

Dentro del laberinto espacial y temporal que se plantea en esta serie, desde su cabecera con esos monitores, destaca un sentido del humor que mezcla la ironía británica de Dirk Gently con el humor de Bart, tan poco sutil como el de los hermanos Cohen cuando bromean con la muerte. El reparto también es un gran acierto, construyendo todos ellos unos personajes que son más complejos que la inicial sencillez que muestran, con buenos muy buenos y malvados muy malvados. Finalmente, hay que reconocer la labor de Paco Cabezas, afianzándose cada vez más como director en EEUU tras haber dirigido algunos de los episodios de otra excepcional serie de género: Penny Dreadful.

Dirk Gently. Makma

Eduardo García Agustín

“No todos los festivales de música son rentables”

Así funciona el negocio de la música
Vicente Mañó y Javier Bori
Círculo Rojo

Internet ha transformado profundamente todos los ámbitos de la cultura, especialmente la música. Las descargas ilegales han hundido la industria discográfica y han abierto nuevos canales de comunicación entre creadores y consumidores. El fenómeno más característico de la última década es la proliferación de festivales y conciertos. La música envasada ha muerto. ¡Viva la música en directo! Según datos de la Asociación de Promotores Musicales y de la Sgae, la temporada pasada se facturaron en este sector más de 194 millones de euros frente a los 173 de 2014 y los 158 de 2013. Estas cifras demuestran que el modelo no sólo no ha pinchado sino que se expande.

En la Comunidad Valenciana se celebran una veintena de festivales, dos de los más importantes, el FIB y Arenal Sound, en Castellón. El Low Festival de Benidorm, Rototom Susplash son otras citas imprescindibles. Una forma de ocio juvenil que repercute positivamente en la economía de las localidades donde se citan miles de personas ansiosas de algo más que música.

¿Cuáles son los entresijos de estos eventos? ¿Cómo funciona la trastienda de un concierto o festival? Con más de 30 años de brillante trayectoria profesional Vicente Mañó es uno de los valencianos que más sabe del tema. Al alimón con el músico Javier Bori ha volcado su experiencia en un libro, Así funciona el negocio de la música (Círculo Rojo) que es un práctico manual para todos aquellos que deseen iniciarse en el tema. Con un prólogo de Miguel Ríos, el libro hace un completo recorrido por todos los ingredientes de la fórmula musical. El artista, compañías discográficas, promoción comunicación, los festivales y cómo se monta un gran concierto, la faceta de su trabajo que más fascina a Mañó, hermano de Nacho, uno de los integrantes de Presuntos Implicados.

Vicente Mañó con su libro 'Así funciona el negocio de la música'. Imagen cortesía del autor.

Vicente Mañó con su libro ‘Así funciona el negocio de la música’. Imagen cortesía del autor.

¿Cuáles fueron el primero y último concierto que ha organizado?

El primero ni lo recuerdo, han sido cientos, el último de gran impacto, el de Alejandro Sanz en la plaza de toros de Valencia el pasado 11 de Julio. El de más éxito sin duda fue el de Sanz en el Estadio del Levante con un sold out de 30.000 personas.

¿Cree que su vínculo con Presuntos le hace más sensible para captar talentos?

No sé si me hace más o menos sensible, es difícil de valorar. Efecto Mariposa, los propios Presuntos Implicados y Revolver, han sido los artistas con los empecé desde cero.

¿Qué es más difícil: triunfar o mantenerse en el hit de éxitos?

Triunfar, sin duda alguna. Los artistas consagrados dicen que lo difícil es mantenerse, pero lo que ocurre es que, al que no triunfa, nadie le pregunta.

¿La proliferación de festivales y conciertos no acabará matando a la gallina de los huevos de oro?

De momento la gente asiste y disfruta con los conciertos. Lo que sí creo es que el mercado de festivales se regularizará. Hay una especie de burbuja que estallará, o ya está estallando, porque hay tantos que es imposible que todos sean rentables. Acabaremos teniendo los que podamos tener.

La música es hoy prácticamente gratis. Sin embargo, las actuaciones musicales no dejan de crecer. ¿De qué naturaleza cree que es esa  magia que atrae a las multitudes?

Porque no es solo música lo que se ofrece. Los festivales son una especie de acampada de varios días, donde la gente, además de música, disfruta de otras actividades. Durante unos días desconecta y se generan otras sinergias.

¿Cómo se reparten los beneficios de una actuación musical?

Cuando se abona una entrada, el 21% corresponde al IVA. De la cantidad que resta hay que descontar un 9% que se lleva la Sgae. Por tanto, de cada entrada que compramos, el promotor del evento tiene que hacer frente al riesgo con un 30% aproximadamente de lo que paga el comprador.

Usted ha organizado varias veces los Conciertos de Viveros. ¿Qué opina de los de la última Fira de Juliol?

Las veinte actuaciones programadas este fueron excesivas y escasamente rentables. Demasiados conciertos, muchos de ellos enfocados a un público de parecido perfil, lo que implica que éste debe elegir ya que económicamente no da para todo.

Tele y radio. ¿Qué ayuda más a los músicos a darse a conocer?

Ambas son el complemento perfecto. En la televisión, lamentablemente, escasean los programas musicales en horas de máxima audiencia, y por ello la radio ayuda más. Pero si se emitieran programas musicales  en esas horas, la tele impacta más  que la radio. Siempre es la reina.

Imagen y redes sociales importan tanto o más que la calidad de la música. ¿Cómo se deben gestionar estos aspectos?

Las redes son un complemento perfecto en una actividad promocional. Es muy importante que el artista maneje personalmente sus redes sociales, o en su defecto delegue en alguien de su máxima confianza para realizar esta labor. Pero no olvidemos que el mundo virtual es consecuencia de la vida real por lo que han de convivir ambos.

Vicente Mañó.

Vicente Mañó. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

El Colmado se viste de Series

Fiesta de las series
El Colmado de la Rivera
C / Ribera, 14. Valencia
Martes 12 de julio de 2016

Los Soprano y El Ministerio del Tiempo han sido las triunfadoras de la fiesta de las series que organizó El Colmado de la Rivera. La primera cita en la que se valoró las ficciones e interpretaciones nacionales e internacionales, sin olvidar el panorama valenciano. Bryan Cranston como mejor actor (protagonista de Breaking Bad) y Glenn Close como mejor actriz (protagonista de Damages) de series internacionales. Javier Cámara como mejor actor y Concha Velasco como mejor actriz de series nacionales. Sin vida propia resultó ganadora en el apartado de webseries valencianas.

María Albiñana (izq), Ana Ramón Rubio y Lola Moltó en la Fiesta de las Series de El Colmado de la Rivera. Foto: Noemi

María Albiñana (izq), Ana Ramón Rubio y Lola Moltó en la Fiesta de las Series de El Colmado de la Rivera. Foto: Noemi Torrijos.

Varios representantes de la sociedad valenciana no quisieron perderse esta cita ineludible para los más seriéfilos. Entre ellos, encontramos a conocidos personajes como las actrices Carmen Juan y Lola Moltó, conocidas por la Alquería Blanca. El productor de Trivisión Ximo Pérez, acompañado de su hijo el director de fotografía Carlos Pérez. El cortometrajista Miguel Angel Font Bisier. La directora Ana Ramón y la actriz Maria Albiñana de Sin vida propia. Y algunos amantes de las series como el peluquero de famosos Rafa Moreno, Francisco José Soria, la Directora Comercial Hotel B&B Marian Marin, Juan Carlos Solera, Diana Esteban, Mariangeles Baldo, Mar Pérez-Manglano y Amparo Gil.

El Ministerio del Tiempo, ganadora de la Fiesta de las Series en El Colmado de la Rivera.

El Ministerio del Tiempo, ganadora de la Fiesta de las Series en El Colmado de la Rivera.

La opinión de los analistas de televisión Mikel Labastida y Mariola Cubells coinciden en destacar El Ministerio del Tiempo como mejor serie española, pero apuntan otros títulos. Mad Men y A dos metros bajo tierra mejor serie extranjera. Destacan las actuaciones extranjeras de James Nesbit por The Missing, Julianna Margulies por The Good Wife, Bryan Cranston por Breaking Bad, y Robin Wright por House of Cards. A nivel nacional apuestan por Raúl Arévalo de La Embajada, Paco León y Carmen Machi de Aída y Aura Garrido de El Ministerio del Tiempo. Cabanyal Z es la ganadora según los expertos.

La cita sirvió para que los asistentes dieran a conocer sus proyectos personales y debatieran acerca del panorama audiovisual y la necesidad de reabrir Canal Nou con un formato innovador. La actriz Lola Moltó está muy solicitada este verano con el estreno de la comedia Sí yo fuera rica y el largometraje La Familia de Giovanna Ribes. Además ha estado presente en el Primer Festival de Cortometrajes de L’Eliana.

Carlos Pérez (izq), Carmen Juan y Ximo Pérez en la Fiesta de las Series en El Colmado de la Rivera. Foto: Noemi Torrijos.

Carlos Pérez (izq), Carmen Juan y Ximo Pérez en la Fiesta de las Series en El Colmado de la Rivera. Foto: Noemi Torrijos.

La intérprete Carmen Juan adelantó un nuevo proyecto de radio novelas y la actuación de un bolo de La Alquería Blanca el próximo septiembre en Tavernes. La actriz y cantante María Albiñana acaba de estrenar dos cortometrajes Piso Franco y Contando Estrellas nominados en varios festivales, además de comenzar en una nueva creación teatral de Darío Paso.

El productor Ximo Pérez está inmerso en el rodaje en Valencia del largo El sexo de los caracoles para presentar a televisión. El peluquero de Edurne y Mónica Naranjo Rafa Moreno es el artífice del look de Nacho Fresneda en El Ministerio del Tiempo. Miguel Ángel Font Bisier, director de cortometrajes, prepara uno de los primeros cortos con olor que se llamará  XmileFilm.

La Puertas del Ministerio

Gatercon 4.0
Convención de Ciencia Ficción
Teatro Tívoli
C / José Carsí, 50. Burjassot (Valencia)
Del 13 al 15 de mayo de 2016

Burjassot siempre ha sido un lugar de peregrinación donde hemos ido a buscar cultura, cuando en Valencia nos la hurtaban de forma vergonzosa. Y en esa siguen. Nos acercamos al monumental Teatro Tívoli de la ciudad, un espacio que parece creado para convenciones, sean cuales sean sus temáticas. En la entrada nos recibe KITT estacionado y vallado en la puerta, el compañero de hazañas de Michael Knight en la serie ‘El Coche Fantástico’ (Knight Rider).

Una vez cruzado el umbral nos topamos con un salón algo vacío, pero plagado de puestos muy interesantes, allí teníamos desde la Asociación Valenciana de Steampunk (SPV) hasta al novelista de ciencia ficción Vicente Hernándiz. Por desgracia nos habíamos perdido la gran atracción del evento, el actor Juan Gea, que interpreta de maravilla a Ernesto Jiménez en ‘El Ministerio del Tiempo’, y que daba una charla. Cuando llegamos, Juan se encontraba en la parte superior haciéndose fotos con los fans que se habían desplazado hasta la convención para poder disfrutar un poco de su presencia.

Nacho Fresneda apuntando con una pistola a Juan Gea en 'El Ministerio del Tiempo'.

Nacho Fresneda apuntando con una pistola a Juan Gea en ‘El Ministerio del Tiempo’.

Su amabilidad inundaba la sala, parecía un hombre jovial a primera vista, pero cuántas veces nos habremos llevado un chasco mayúsculo al comprobar que las apariencias engañan. En este caso las apariencias no engañaban, Juan es una persona amable y simpática, además de cercana y accesible. Mientras nos ministéricos que se habían aproximado al evento se fotografiaban, nos encontramos con nuestros buenos amigos de Alicantardis, el evento organizado en Alicante por verdaderos amantes de la serie ‘Doctor Who’, que figura en el libro Guinnes de los récords como la serie de ciencia ficción de mayor duración en el mundo.

El año pasado llevaron a su convención a Javier Olivares, creador del Ministerio, un suceso que congregó a mucha gente que tal vez sólo por la serie británica no hubieran asistido, un acierto sin duda. Pero si por algo se caracteriza este evento, además de por los actores que suelen traer, es por sus charlas, unas conferencias que se salen de lo común, que no caen en el fandom puro y duro, y que aspiran a la ciencia como parte real y tangible de la ficción.

Francisco Gascó en Gatercon 4.0. Fotografía de Lorena Riestra.

Francisco Gascó en Gatercon 4.0. Fotografía de Lorena Riestra.

Francisco Gascó nos sumergía, de un modo didáctico, ameno, y por qué no, algo friki (que es también de agradecer) en el universo de ‘Jurassic Park’, con una charla titulada “Reflexiones desde la Isla Nublar”. En la charla intercaló, para que los asistentes no perdieran el interés, su amor, notable en todo momento, por la saga y los conceptos paleontológicos pertinentes, para que diferenciáramos perfectamente qué era ciencia, especulación y qué era pura ficción. Antes de marcharnos del Teatro Tívoli, cuando los stands ya comenzaban a recoger, le pedimos a Juan si podíamos preguntarle algunas dudas sobre la serie.

Nos sorprende, y también nos maravilla que por fin haya sucedido, este fenómeno televisivo que arrastra a tantos adeptos y que genera fandom, ¿se lo esperarían al principio de la serie? “La intervención que tienen (los fans) aquí, el apoyo que nos han dado y lo que le debe la serie a esta reacción de los fans y la evolución que está teniendo no lo esperábamos para nada”, sostiene Gea. Sin duda el Ministerio está cambiando la forma de entender la televisión y medir las audiencias, algo de lo que hablamos con la gente de la organización y también con Alicantardis.

Juan Gea, durante la entrevista realizada por Javier Caro.

Javier Caro entrevistando a Juan Gea, durante la convención de Gatercon 4.0.

Es imposible medir las audiencia de forma sólo cuantitativa, sino también de modo cualitativo. Internet, sus redes sociales, el streaming o el propio fandom se han rendido al poder de la serie, quizás el canon actual de sólo valorar la audiencia por número de televidentes es algo atrasado y con escaso sentido. “No acompaña mucho la audiencia tradicional -comenta Juan cuando le preguntamos por las audiencias- todos los que trabajamos ahora en audiovisual, en televisión, estamos viviendo esa frontera del paso de la forma tradicional de ver la televisión, a las nuevas tecnologías que están imperando (…) Televisión Española ha visto que nuestra audiencia está fuera, en Internet está batiendo récords haciendo historia”.

El Ministerio se ha vendido a diferentes países de latinoamérica y hasta EEUU hará su versión, sin comprar los derechos y por libre, su título será ‘Timeless’. El fenómeno está en marcha. La organización de Gatercon tuvo un dilema importante antes de decantarse por apostar por la serie española. Es cierto que versa sobre viajes en el tiempo, pero no es Stargate, ni está dirigida por el ínclito Rolan Emmerich.

Gatercon 4.0. Fotografía de Lorena Riestra.

Gatercon 4.0. Fotografía de Lorena Riestra.

En las anteriores ediciones los organizadores se la jugaron muy fuerte por actores que habían trabajo en la franquicia. En la Gatercon 1.0, la primera convención de la asociación, vino como invitado especial, un reclamo muy potente para todos los fans españoles de la saga, Alexis Cruz, que interpretaba a Skaara en la película y en la primera serie ‘Stargate SG1’. Skaara es el joven habitante de Abydos que ayuda al coronel Jack O’Neill a liberar su pueblo. Con Alexis, nos comentaron los organizadores del evento que habían cerca de 250 personas. Con ese éxito bajo el brazo continuaron con su proyecto, y en la siguente edición, la 2.0, trajeron a Peter Williams, que había trabajado en la serie ‘Stargate SG1’, interpretando a Apophis.

En esta edición optaron por el producto nacional, un riesgo, uno de esos que alguien debe ser el primero en tomar pues hay que abrir la puerta (nunca mejor dicho) para que las series españolas crezcan. Es cierto que fue menos gente que en ediciones pasadas, pero en la que nos ocupa, dieron un paso de gigante, porque ¿cómo vamos a convertir a una serie española de ciencia ficción en algo importante si los propios aficionados al género la denosta o critica a quien apuestan por ellos? ¿Con esos mimbres se logra un crecimiento y la consolidación de la industria?

Gatercon se ha atrevido, ha lanzado un mensaje claro: hay que apoyar a las serie nacionales de ciencia ficción. Al final de todo uno se acuerda de los que han mostrado valentía, recordaremos a Javier Olivares como alguien que creyó en una historia que parecía casi imposible en España, y recordaremos por aquí a la Gatercon por ser de los primeros que aportan frescura a una convención. Seguramente éste era el mejor momento para que sucediera, con un auge como nunca se había visto por las series, con una mayor facilidad a su acceso y con un respeto social por la comunidad fandom, como algo más dentro de la cultura. ‘El Ministerio del Tiempo’ estaba en el lugar idóneo, en el momento adecuado, la cuadratura del círculo perfecta.

Por la noche nos fuimos a la Cena de Gala con Juan Gea, el resto de personas de la organización e invitados, y la charla no pudo ser más amena. Cómo no, de Ciencia Ficción.

Juan Gea en Gatercon 4.0. Fotografía: Lorena Riestra.

Juan Gea en Gatercon 4.0. Fotografía: Lorena Riestra.

Javier Caro

La irreflexiva creatividad de Juanjo Hernández

Automatic Tales, de Juanjo Hernández
Casa de Cultura de El Campello
Plaça de la Constitució, 4. El Campello (Alicante)
Hasta el 11 de junio de 2016

A esta cita con la Casa de Cultura de El Campello, el artista, ilustrador y diseñador gráfico Juanjo Hernández (Alicante, 1961) acude con su ‘Automatic tales’, una serie de obras realizadas en diferentes formatos y técnicas en las que prima el gesto, la rapidez del movimiento, la inmediatez del dibujo realizado sin una idea preconcebida, sin un orden preestablecido, con absoluta libertad creativa, a través de la que Juanjo Hernández narra de manera irreflexiva diferentes escenas que se unen bajo un mismo soporte -como en las lonas de más de dos metros- en lo que el autor ha denominado Cuentos automáticos o Automatic Tales.

Obra de Juanjo Hernández. Casa de Cultura de El Campello. Imagen cortesía del autor.

Obra de Juanjo Hernández. Casa de Cultura de El Campello. Imagen cortesía del autor.

Siguiendo la trayectoria de este artista, podemos distinguir en sus obras muchas de las novedades del arte de la segunda mitad del siglo XX, como los soportes, técnicas o materiales utilizados por los grandes informalistas. Formas similares de ejecutar una idea a la que, en esta ocasión, se llega por percepción y convicción. Técnicas como el grattage o el driping utilizadas en sus obras nacen en torno a 1950, al igual que la pintura sígnica y gestual, que presta gran importancia a la velocidad de ejecución, al impulso personal, cinético e irreflexivo. Cuadros con signos que parecen indescifrables y que surgen de manera automática, recordando las caligrafías orientales, y que refuerzan la expresividad del creador y su libre proyección corporal sobre el soporte pictórico. Las obras se realizan directamente sobre el suelo, al igual que pinta Juanjo Hernández los grandes formatos.

Automatic Tales, de Juanjo Hernández. Casa de Cultura de El Campello. Imagen cortesía del autor.

Automatic Tales, de Juanjo Hernández. Casa de Cultura de El Campello. Imagen cortesía del autor.

Entre los movimientos incluidos por el crítico de arte Michel Tapié, en 1952, dentro del Art Autre, se encuentran el Informalismo, el tachismo, la pintura matérica, el espacialismo o el art brut surgidos tras las devastadoras consecuencias y el horror de la II Guerra Mundial, una época de crisis, de profunda transformación de la concepción del mundo, en la que el artista se vuelca en su interior para encontrar respuesta a todas sus preocupaciones, claves en la fuerza expresiva de estos movimientos, que encuentran su paralelismo en la serie Bombardeig, dedicada por Juanjo Hernández a uno de los episodios más tristes acaecidos en Alicante durante la Guerra Civil transmitido por su padre, que lo vivió en primera persona.

Obra de Juanjo Hernández. Casa de Cultura de El Campello. Imagen cortesía del autor.

Obra de Juanjo Hernández. Casa de Cultura de El Campello. Imagen cortesía del autor.

En esta exposición, el artista nos muestra obras grandes, pintadas sobre lonas, otras de menor formato realizadas sobre papel, en blanco y negro o color. Obras mayoritariamente figurativas, creadas entre 2010 y 2016 bajo la técnica de pintura automática, en las que predomina el dibujo, la velocidad de ejecución, el gesto espontáneo y la libertad de trazo. Obras divertidas, con un lenguaje llano, accesible, directo, con una iconografía que se nutre de elementos del mundo cotidiano, de imágenes procedentes de la fotografía, del cómic, de las revistas, la publicidad, el cine o la televisión y que entroncan con aspectos del Pop-art y de las primeras manifestaciones del graffiti como arte urbano.

Juanjo Hernández. Casa de Cultura de El Campello.

Juanjo Hernández. Casa de Cultura de El Campello.

Pilar Tébar
Comisaria y Vicepresidenta (Alicante) de la Associació Valenciana de Crítics d’Art –AVCA-

 

El documental melancólico de Chris Marker

Sans soleil, de Chris Marker
Presentación a cargo de Begoña Siles
Filmoteca de CulturArts
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Jueves 28 de abril, a las 19.00h

La Filmoteca de Valencia proyecta este jueves 28 de abril (19.00h), en la sala Berlanga, ‘Sans soleil’ (1982) del cineasta francés Chris Marker. La proyección se enmarca dentro del ciclo semanal Básicos Filmoteca, que en esta edición se centra en la historia del cine documental. La presentación del documental y del posterior coloquio corren a cargo de Begoña Siles, profesora de la Universidad CEU-Cardenal Herrera.

Sans soleil, de Chris Marker. Filmoteca de Valencia.

Sans soleil, de Chris Marker. Filmoteca de Valencia.

A medio camino entre el documental y la ficción, Marker reflexiona en ‘Sans Soleil’ sobre la memoria humana, sobre sus mecanismos de funcionamiento y sus limitaciones. ‘Sans soleil’ es una película documental, pero también un cuaderno de viaje y un ensayo cinematográfico de carácter experimental, ya que Marker piensa, reflexiona y hace filosofía, a través de las imágenes.

Sans soleil, de Chris Marker. Imagen cortesía de la Filmoteca de Valencia.

Sans soleil, de Chris Marker. Imagen cortesía de la Filmoteca de Valencia.

La película no es una narración convencional, sino más bien un recorrido personal, con múltiples conexiones y relaciones, que se vale de las imágenes para transmitirnos las ideas, los pensamientos y las reflexiones del realizador. En el film, una narradora lee y a veces comenta las cartas que le envió el camarógrafo (ficticio) Sandor Krasna. La película también contiene imágenes de archivo, fragmentos de programas de televisión y escenas filmadas en Japón y Guinea Bissau, entre otros lugares del mundo.

Las sesiones de ciclo semanal Básicos Filmoteca se celebran todos los jueves a partir de las 19.00 horas, son de un marcado carácter didáctico y cuentan con una presentación y un coloquio a cargo de un especialista cinematográfico.  La entrada de todas las sesiones es gratuita con la presentación del carnet de estudiante.

Fotograma de 'Sans soleil', de Chris Marker. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Fotograma de ‘Sans soleil’, de Chris Marker. Filmoteca de CulturArts.

El hogar ¿dulce hogar? de Rogelio López Cuenca

Les pronoms febles, de Rogelio López Cuenca
Galería pazYcomedias
Plaza del Patriarca, 5. Valencia
Hasta el 6 de febrero de 2016

Hay dos frases, hechas con diferentes palabras y materiales, en la galería pazYcomedias que sirven como detonante del trabajo de Rogelio López Cuenca. Una es ésta: “Poéticamente habita el hombre”, de Hölderlin. La otra, del acerbo popular, se refiere al ‘Home, sweet home!’ (hogar, dulce hogar). Con ambas, previamente dislocadas, cuestiona la imagen que de esa habitabilidad tenemos en la actualidad, donde lo privado y lo público a veces se confunden. Y lo hace, siguiendo al propio Hölderlin, habitando él poéticamente esa realidad que cuestiona.

López Cuenca entiende ese trabajo poético como “la china que viene a interrumpir el fluido de las convicciones que tenemos”. En este caso, referido a su exposición ‘Les pronoms febles’, cuestionando esa “idealización del espacio doméstico”. Por eso del ‘Home, sweet home’, el artista se pasa al ‘Home, swept hole’ (algo así como hogar barrido de agujeros), con el que advierte que tras esa imagen amable de la vivienda ofrecida en los anuncios publicitarios y televisivos, se ocultan muchas otras casas de habitabilidad más áspera.

Instalación de Rogelio López Cuenca en la exposición Les pronoms febles. Imagen cortesía de pazYcomedias.

Instalación de Rogelio López Cuenca en la exposición Les pronoms febles. Imagen cortesía de pazYcomedias.

Rogelio López Cuenca extiende al recinto privado la crítica que en el IVAM hace del turismo oficial en los espacios públicos. Y como lo hace poéticamente, subraya “la complejidad y los espacios de tensión” que percibe en esa construcción idealizada de la vivienda, mediante el “extrañamiento del lenguaje”. Así, las instalaciones y videos que conforman su trabajo en pazYcomedias están hechos con palabras de diferentes tipografías e imágenes entremezcladas provenientes de ámbitos distintos.

“Construyo formas poéticas con elementos que no lo son”. Por ejemplo: en la frase de Hölderlin, hay sílabas hechas con un plato original del Fondo Monetario Internacional o que remiten a compañías de seguros u otras empresas. Lo mismo sucede en los tres videos, donde aparecen imágenes del mundo publicitario con otras de carácter documental o fílmico, para producir esa tensión entre elementos dispares. Esa utilización de materiales ajenos también forma parte de su forma de entender el arte. “Estoy en contra de la originalidad”.

Instalación de Rogelio López Cuenca en la exposición Les pronoms febles. Imagen cortesía de pazYcomedias.

Instalación de Rogelio López Cuenca en la exposición Les pronoms febles. Imagen cortesía de pazYcomedias.

En un texto elocuentemente titulado ‘Yo me acuso’, López Cuenca dice: “Me acuso de tener conciencia de formar parte de un diálogo permanente con una inmensa herencia cultural precedente”, y de “creer que toda obra de arte deriva de otras previas que forma con ellas un tejido, una red”. Con parte de ese tejido construye ‘Les pronoms febles’, referidos a la dificultad que tales pronombres débiles tienen para el que aprende catalán y, por extensión, a todo aquel que pretende un mensaje unívoco. Lenguaje, en todo caso, que cuestiona esa “construcción cultural en torno a la vivienda”, cuya imagen “ha tomado una dirección distinta”.

Rogelio López Cuenca mezcla los hogares de las revistas de decoración y sus derivados (anuncios de periódicos, casas de lujo en televisión), con espacios domésticos menos gratos.  “Textos e imágenes con blancos que debe llenar el lector espectador”. Palabras de ‘Home swept hole’, libro suyo de poemas que fue el germen de todo, aparecen igualmente desplegadas por las paredes de la galería a modo de un rítmico y extraño lenguaje que se va “trenzando por azar”. No hay un solo hogar en pazYcomedias, porque ese hogar “no es el mismo en todas las casas del mundo”, concluye el artista.

Instalación de Rogelio López Cuenca en la exposición Les Pronoms Febles. Imagen cortesía de pazYcomedias.

Instalación de Rogelio López Cuenca en la exposición ‘Les pronoms febles’. Imagen cortesía de pazYcomedias.

Salva Torres