Hamlet ‘físico’

Dead Hamlet, de Sennsa Teatro Laboratorio
Sagunt a Escèna
Teatre Romà de Sagunt (Valencia)
Sábado 12 de agosto de 2017

Al igual que las fronteras entre géneros se desvanecen en la literatura contemporánea, las artes escénicas borran los límites que separan sus distintas manifestaciones: teatro, danza, mimo, circo, magia… Un ejemplo muy patente de ese eclecticismo es la compañía sevillana Sennsa Teatro Laboratorio (International Physical Theatre Research Company) que presenta el 12 de agosto en Sagunt a Escena ‘Dead Hamlet’ una de las versiones más rompedoras de la tragedia de Shakespeare. Dirigida por José Manuel Mudarra, con una década de trayectoria y numerosos premios, está compuesta por artistas multidisciplinares que, dando protagonismo al cuerpo y al componente físico, componen  versátiles y contundentes montajes. Espectáculos impactantes como su versión de ‘Las bacantes’ de Eurípides alabada por la crítica.

Sennsa (de sensaciones) Teatro rompe las fronteras entre el texto y la expresión gestual, entre las palabras y el movimiento sobre el principio de que el cuerpo ha estado siempre presente en la historia del teatro. Ha hecho versiones para teatro físico de Sófocles, Eurípides, Ionesco, Shakespeare, Valle-Inclán, Lorca, Heiner Miller y otros autores. ‘Dead Hamlet¡  es una versión libre de la tragedia de Shakespeare que toma como referencia sus valores éticos y artísticos para expresarlos, metafóricamente, en un lenguaje escénico físico y poético.

Dead Hamlet, de Sennsa Teatro. Imagen cortesía de Sagunt a Escèna.

Dead Hamlet, de Sennsa Teatro. Imagen cortesía de Sagunt a Escèna.

“Nuestra versión es muy física y pasional, en la que los signos dramáticos están impregnados del lenguaje propio de la compañía que se caracteriza por la energía. Un teatro de la energía, de la fuerza, de la pasión”, dice Mudarra. “Un lenguaje rebosante de signos escénicos creados por el trabajo de los actores y por las imágenes que proponemos. Hoy Hamlet nos habla y los temas de la obra están plenamente vigentes, como la corrupción, el abuso de poder, la mentira, la hipocresía religiosa, el desamor, la duda, las decisiones propias, la muerte. La cuestión esencial y vital de ser o no ser. ¿Cómo no expresar todo ello hoy en día con pasión, con desgarro y con dolor cuando el mundo sigue girando en medio de tanta injusticia?”

Uno de los elementos más impactantes de este montaje es el vestuario de la prestigiosa figurinista Carmen de Giles, que  colabora con Sennsa desde hace varios años. También ha diseñado el vestuario de La Cuadra de Salvador Távora, Atalaya y otros grandes creadores obteniendo multitud de premios como el Max. “Tenemos con ella una relación muy intensa y cercana”, dice Mudarra. “Es brillante, muy honesta y comprometida en lo profesional y personal. El vestuario que ha creado, junto a Flores de Giles, para ‘Dead Hamlet’ es absolutamente maravilloso. Para nosotros es un honor contar con su trabajo, pues hace crecer el nuestro de manera impresionante. Nuestro lenguaje escénico, donde el símbolo y la metáfora adquieren tanto valor destaca mucho más gracias al trabajo de Carmen de Giles. Además, compartimos  su misma filosofía de trabajo, pues como ella sentencia: No todo vale, porque todo importa”.

Dead Hamlet, de Sennsa Teatro. Imagen cortesía de Sagunt a Escèna.

Dead Hamlet, de Sennsa Teatro. Imagen cortesía de Sagunt a Escèna.

La formación de los componentes del grupo es variada y muy completa tanto en interpretación como en canto, danza, acrobacia, etcétera. “La trayectoria individual de cada artista, su propio currículo de trabajo, y la que hemos ido ampliando juntos se ha enriquecido con experiencias compartidas. Además, el entrenamiento de la compañía, que dura unas ocho horas al día favorece esta riqueza expresiva y técnica. Nuestro training diario se compone de ejercicios y dinámicas físicas, técnicas y creativas de distintas tradiciones y  disciplinas. Y también contamos con un Laboratorio propio por donde pasan grandes profesionales de la docencia que practican con nosotros y donde formamos a otros en estas técnicas. Todo ello ha configurado un elenco de amplia formación y experiencia”, concluye Mudarra.

Dead Hamlet, de Sennsa Teatro. Imagen cortesía de Sagunt a Escèna.

Dead Hamlet, de Sennsa Teatro. Imagen cortesía de Sagunt a Escèna.

Bel Carrasco

Los disparates del corazón

Per amor, de Amparo Vayá
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Viernes 12 y sábado 13, a las 20.30h, y domingo 14 de febrero, 2016, a  las 19.00h

Al amor está en el aire este fin de semana, asfixiante para algunos y un delicioso perfume para otros. Cuando Cupido afina su puntería, Sala Russafa estrena en Valencia Per amor (del 12 al 14 de febrero) dentro de su ‘V Ciclo de Compañías Valencianas’ que hasta mediados de abril hace un repaso a nuestra escena exhibiendo el trabajo de cinco formaciones locales.

En su segunda semana de programación, es el turno de la compañía saguntina Vera Teatre, que llega al centro cultural de Ruzafa capitaneada por Amparo Vayá, veterana de los escenarios valencianos que cumple 20 años sobre las tablas. La actriz escribe y dirige esta comedia fresca y alocada, su quinto espectáculo como directora y dramaturga. Un montaje en valenciano que habla de los disparates que puede llevarnos a hacer el corazón.

Per amor, de Amparo Vayá. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Per amor, de Amparo Vayá. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Cuatro personajes interpretados por los actores valencianos Mila Fernández, Miryam Garcés, Toni Llorens y Jaime Vicedo dan vida a seis peculiares escenas en las que encontramos testimonios, juegos amorosos, empresas de contactos, ‘singles’, amados y amantes, desesperados, capaces protagonizar hasta un crimen pasional.

Y es que, ¿quién no ha jugado a ser otro, ha intentado dejar de fumar, ha amado sin mesura o incluso ha escuchado a Los Pecos por amor? Ya lo decía Shakespeare: “¡Oh amor poderoso!, que a veces haces de una bestia un hombre, y otras de un hombre una bestia”. Teatro fresco, dinámico y divertido para hablar de ese sentimiento, brutal y delicado, al que nadie escapa y menos en estos días en los que todo se alía para celebrar el enamoramiento.

Miiedo, de El Perro Azul. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Miiedo, de El Perro Azul. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Miiedo

Dentro de la programación familiar, vuelve al centro cultural de Ruzafa la compañía riojana El Perro Azul, que la pasada temporada presentó la pieza Superhéroe y se hizo con el Premio del Público de Sala Russafa al Espectáculo Revelación gracias al montaje Globe Story. Ahora regresan para estrenar en Valencia Miiedo (13 y 14 de febrero), una propuesta cargada de ternura e imaginación.

Inspirado por el poeta y dramaturgo alemán Friedrich Hebbel, quien escribió que “el miedo llamó a la puerta, la confianza abrió y  fuera no había nadie”, Jorge Padín firma y dirige esta que pieza enseña a los pequeños a mirar con serenidad a los ojos del miedo.

Sobre el escenario, un cubo de madera y unas sábanas que lo mismo son una cama, que la clase del colegio o un barco que capitanea el protagonista, un niño interpretado por Fernando Moreno, acompañado por su perro de peluche, que hace las veces de grumete para  surcar almohadas, entre sueños, recuerdos y pesadillas.

Una pieza con un rico lenguaje poético y un ambiente mágico, cargado de sugerencias, que invita a espectadores a partir de 5 años a reconocer como una parte más de su realidad aquello que les asusta y que les anima a hablar con sus temores cara a cara, armados de tesón y valentía.

Per amor, de Amparo Vayá. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Per amor, de Amparo Vayá. Imagen cortesía de Sala Russafa.

 

Hamlet-Jaipur cierra temporada en Russafa

Hamlet-Jaipur, de Chema Cardeña
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 25 al 28 de junio, 2015

Semana de despedidas para Sala Russafa. El centro cultural cierra su cuarta temporada y su Festival de Talleres de Teatro Clásico, una programación que del 5 al 28 de junio ha estrenado cinco propuestas para adultos y niños, piezas que retoman grandes obras y personajes de la literatura dramática para ofrecer nuevos y sorprendentes acercamientos.

El encargado de poner el broche a la cuarta edición del festival es Chema Cardeña, que del 25 al 28 de junio estrena Hamlet-Jaipur, una muestra de la atemporalidad y universalidad de la obra de Shakespeare. En esta ocasión, la tragedia se traslada de la corte medieval de Dinamarca a la convulsa India de 1946. Y Hamlet se transforma en Harjinder, un joven que lucha por la independencia frente al Imperio Británico, al tiempo que se enfrenta al drama personal de asumir la muerte de su padre y sus consecuencias.

Escena de Hamlet-Jaipur, de Chema Cardeña. Cortesía de Sala Russafa.

Escena de Hamlet-Jaipur, de Chema Cardeña. Cortesía de Sala Russafa.

Para esta versión, el director y dramaturgo ha creado un nuevo personaje, encargado de introducir la trama histórica. También ha adaptado el argumento original a la filosofía, religión y orografía hindús, haciendo desaparecer conceptos como el monoteísmo o los fantasmas, para incorporar otros más propios de esta cultura, como la conexión astral mediante la que se encuentran Hamlet/Harjinder y su difunto padre.

Los once actores del montaje forman parte de un taller para profesionales en el que, desde octubre, se ha profundizado en las técnicas interpretativas. Un perfeccionamiento que les ha permitido asumir el reto de adoptar la expresividad y los movimientos característicos de las artes escénicas indias, imprescindibles para ambientar el magnífico salto temporal y espacial de una de las más famosas y ricas tragedias de Shakespeare.

Con Hamlet Jaipur concluye el Festival de Talleres de Teatro Clásico y la IV temporada de Sala Russafa, de la que sus responsables ofrecen un balance positivo. Por el escenario del teatro han pasado 28 compañías de artes escénicas (18 de ellas valencianas, dando prioridad a la escena autóctona), que han ofrecido 137 representaciones de piezas para público adulto y familiar. Además, se han programado 23 conciertos de bandas también mayoritariamente valencianas.

Imagen promocional de 'Olvidando a Lear, de Mariola Ponce, espectáculo programado dentro del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa.

Imagen promocional de ‘Olvidando a Lear’, de Mariola Ponce, espectáculo programado dentro del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa.

Una oferta escénica de la que han disfrutado algo más de 16.000 espectadores. “Estamos muy contentos porque esta temporada, pese a todas las dificultades, hemos incrementado en cerca de 6.800 personas el público que ha venido a la sala”, afirma Juan Carlos Garés, socio y gerente del centro cultural, quien remarca que en este recuento sólo se incluyen las propuestas programadas directamente por la sala. “Quedan fuera de estas cifras los asistentes a los más de 30 eventos, como galas benéficas, jornadas o encuentros que son fruto de la colaboración con iniciativas de calidad como Valencia Vibrant, Valencia Negra o Russafa Escénica, con las que hay una gran sintonía y que permiten que mucha gente pueda acercarse a nuestro teatro”, remarca Garés.

Desde Sala Russafa se muestran satisfechos por haber logrado fidelizar al público en un momento de recesión en el consumo cultural y por lograr abrir una quinta temporada. “Este proyecto surgió en lo más crudo de la crisis económica y, aunque han habido momentos muy complicados, inesperadamente vamos a por nuestra quinta temporada. Así que estamos muy felices” afirma Garés quien se muestra esperanzado por los cambios en la orientación de las políticas culturales que puedan venir tanto a nivel nacional como local y autonómico.

Elenco de 'La dama boba', de Iria Márquez, espectáculo programado dentro del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa.

Elenco de ‘La dama boba’, de Iria Márquez, espectáculo programado dentro del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa.

La sala cerrará sus puertas tras el fin de semana para seguir trabajando en la programación de la próxima temporada, que arrancará a mediados del mes de octubre. Pero antes, en septiembre, volverá a ser sede de Russafa Escénica, un festival que nació casi al mismo tiempo que el teatro y con el que colabora desde sus inicios.

En esta edición, Sala Russafa acogerá las representaciones del espectáculo producido por el festival, La mejor familia del mundo, una propuesta de Eva Zapico. Además, la programación de Russafa Escénica recupera Réquiem, una de las piezas de Arden, la compañía fundadora de del centro cultural. Chema Cardeña vuelve a dirigir para la compañía valenciana Tito L’Efante esta comedia dramática sobre las relaciones familiares que ahora interpretan Raquel Ortells, Raúl Pont y Érica Molina.

Cartel de la obra 'Hamlet-Jaipur', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Cartel de la obra ‘Hamlet-Jaipur’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

 

Clásicos contemporáneos en Sala Russafa

IV Festival de Talleres de Teatro Clásico
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Del 5 al 28 de junio, 2015

Sala Russafa ofrece la cuarta edición de su Festival de Talleres de Teatro Clásico, que  promueve una nueva visión de autores y textos que forman parte de la historia de la literatura universal, programando montajes que recuperan su esencia, pero desde acercamientos novedosos.

El autor, director y actor Chema Cardeña es el responsable de la programación del festival que se celebra del 5 al 28 de junio. “Este año, la nota dominante es la traslación, las cuatro piezas para adultos que hemos seleccionado han trabajado textos icónicos, pero llevándolos a una época y contexto totalmente distintos, que nos permite hacer nuevas lecturas sobre historias y personajes que todos conocemos”, comenta Cardeña.

Elenco de La dama boba, de Iria Márquez. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Elenco de La dama boba, de Iria Márquez. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Un ejemplo claro es el estreno de ‘La Dama Boba’ (5- 7 de junio), con la que arranca el festival. La actriz y docente Iria Márquez dirige la nueva versión de este texto de Lope de Vega, pieza clave del teatro del Siglo de Oro español. Nueve actores que durante ocho meses han recibido una formación actoral intensiva interpretan esta comedia de enredos entre damas, galanes y criadas. Sin embargo, al ritmo del jazz norteamericano de los 50′, Márquez traslada la trama al siglo XX y cambia el género de algunos personajes, haciendo que vivan situaciones equívocas que dan nuevas interpretaciones a los versos originales de Lope.

Además, el festival sirve para reivindicar el trabajo realizado en cursos de iniciación, profundización y perfeccionamiento en las artes escénicas -impartidos tanto dentro como fuera del centro cultural- que dan a conocer nuevos intérpretes de la escena valenciana. “Las tres ediciones precedentes han tenido muy buena acogida por parte del público y han sido un trampolín para muchos intérpretes. Incluso a raíz de los talleres y espectáculos han surgido nuevas compañías, como Verona Teatro o Kalicnicta Teatre”, señala Cardeña.

Cartel de la obra Julio César. Cortesía de Sala Russafa.

Cartel de la obra Julio César. Cortesía de Sala Russafa.

Este año se da la alternativa a los once nuevos actores que interpretan ‘Julio César’ (12 al 14 de junio). En esta versión, el clásico de Shakespeare es la pieza que ensaya una mal avenida compañía contemporánea. Representando escenas del magistral drama, surge la comedia coral más pura y farandulera, con equívocos, gags y ágiles réplicas creados por Ana Campos, una de las integrantes del taller y autora del texto, en colaboración con su director, Chema Cardeña.

La IV edición del festival ha invitado al Centro de Artes Visuales del Puerto de Sagunto a presentar una interesante propuesta escrita y dirigida por Mariola Ponce. ‘Olvidando a Lear’ (20 y 21 de junio) traslada al famoso villano creado por Shakespeare a mediados del siglo XX y le presenta aquejado de alzhéimer, en una residencia de ancianos donde le atiende la enfermera Cordelia y el Dr. Kent. El espectáculo, que parte de ‘El Rey Lear’, combina versos originales, audiovisuales y nuevas tramas para plantear un dilema entorno al valor de la palabra, el recuerdo y la condescendencia.

Imagen de Hamlet-Haipur, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Imagen de Hamlet-Jaipur, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Por último, la programación para adultos del IV Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa se cierra con el estreno del 25 al 28 de junio de ‘Hamlet-Jaipur’. Chema Cardeña firma y dirige una sorprendente versión que traslada la famosa tragedia shakesperiana de la corte medieval de Dinamarca a la convulsa India de 1946. Hamlet se transforma en Harjinder, un joven que lucha por la independencia frente al Imperio Británico. “Ha sido necesario crear un nuevo personaje para introducir la trama histórica y trabajar el argumento, incluyendo la filosofía y religión hindú, haciendo desaparecer conceptos como el monoteísmo o los fantasmas, para incorporar otros más propios de esta cultura, como la conexión astral mediante la que se encuentran Hamlet/Harjinder  y su difunto padre” comenta Cardeña.

Una selección de piezas que incluye una propuesta familiar interpretada por los alumnos del Taller de Teatro para Niños que imparte Amparo Vayá en Sala Russafa. Sus pequeños actores subirán a las tablas del centro cultural para contar la historia de ‘Una casa monstruosa’, una pieza escrita y dirigida por la propia Vayá que podrá verse el 21 de junio a las 12h a un precio de 3€. Para el resto de la programación, se ofrece la posibilidad de disfrutar de los espectáculos con entradas simples (6€) o mediante un abono para cuatro representaciones a 18€.

Imagen promocional de 'Olvidando a Lear', de Mariola Ponce. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Imagen promocional de ‘Olvidando a Lear’, de Mariola Ponce. Imagen cortesía de Sala Russafa.

 

Otelo en Sala Russafa

Ciclo Nueva Escena Valenciana
El moro de Venecia (Otelo), de Kalicnicta Teatre
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Viernes 27 y sábado 28 de marzo,  a las 20.30h, y domingo 29, a las 19.00h

El Ciclo de programación ‘Nueva Escena Valenciana”, con el que Sala Russafa ha dado cabida desde el 30 de enero a propuestas de compañías autóctonas de reciente creación, se cierra con una pieza de Kalicnicta Teatre.

Este grupo, integrado por 11 jóvenes actores, se ha creado a raíz de uno de los talleres de interpretación de postgrado de Sala Russafa, destinado a profesionales de las artes escénicas e impartido por Chema Cardeña, director del área docente del Centro Cultural.

Una formación de siete meses en la que se tocaron diversas áreas y que tuvo como trabajo final  ‘El moro de Venecia (Otelo)’, montaje que formó parte del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa la pasada temporada.

Gracias a la buena acogida del público, los estudiantes se decidieron a constituirse en compañía y a mover esta obra, que del 27 a 29 de marzo podrá verse de nuevo en el teatro de Ruzafa, antes de salir de gira a ciudades como Sagunto. Un reestreno que coincide con el Día Internacional del Teatro, que el centro cultural celebrará leyendo el manifiesto de 2015 por las Artes Escénicas, escrito por el director polaco Krzysztof Warlikowski.

Toni Lloréns, Jaime Vicedo, Eusebio Játiva,  Azucena Abril, Lucía Abellán, Mª José Crespo, María Part, Fran de la Torre, María Poquet, Patricia Pérez y Sandra Perelló son el elenco de este novedoso acercamiento al texto de Shakespeare, dirigido por Cardeña, en el que se da especial relevancia a la expresión corporal y la danza.

Fotograma del 'Otelo' de Orson Welles, que la Sala Russafa acoge en versión de Kalicnicta Teatre.

Fotograma del ‘Otelo’ de Orson Welles, que la Sala Russafa acoge en versión de Kalicnicta Teatre.

Numerosas versiones, tanto en las óperas de Verdi y Rossini, como en el cine, de la mano de directores como Orson Welles (1952), Oliver Parker (95) o Hammudi Al-Rahmoun en una película española de 2012, han popularizado esta tragedia shakesperiana. Sin embargo, Cardeña propone un montaje diferenciado, en el que, partiendo de la simbología animal, se recrea un mundo en el que dominan los instintos y emociones más primitivas.

Un oso, un caballo o una serpiente, por ejemplo, inspiran la creación de personajes y se reflejan en el modo en que los actores dan vida a Desdémona, Otelo y al resto de personajes que interfieren en esta historia pasional, llena de manipulación e intrigas. Una potente historia, marcada por los celos y la codicia, dos de los sentimientos más irracionales y poderosos, capaces de animalizar a cualquier individuo.

Escena de 'El moro de Venecia (Otelo), de Chema Cardeña, por Kalicnicta Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘El moro de Venecia (Otelo), de Chema Cardeña, por Kalicnicta Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Nueva Escena Valenciana con ‘Romeo x Julieta’

Ciclo Nueva Escena Valenciana
Romeo x Julieta, de Chema Cardeña
Producen Verona Teatro y Sala Russafa
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 30 de enero al 8 de febrero, 2015

Sala Russafa inicia esta semana el Ciclo Nueva Escena Valenciana, una programación concebida para que compañías locales de nueva creación puedan mostrar la calidad de sus trabajos. “Cuando la programación de los teatros y salas públicas es tan escasa, creemos que es fundamental que la iniciativa privada apoye a la escena valenciana” apunta Juan Carlos Garés, director del centro cultural de Ruzafa. “Por eso hemos creado este ciclo, con voluntad de continuidad, para que compañías casi recién nacidas tengan la oportunidad de exhibir sus propuestas en un escenario y con una programación regular”, subraya Garés.

La compañía Verona, creada por los actores y actrices de uno de los talleres de postgrado para profesionales de Sala Russafa, es la primera en abrir un ciclo que durará hasta el 29 de marzo y en el que participarán cuatro formaciones.

Después vendrá la compañía CanallaCo, que presenta una versión larga de la pieza ‘Poetas del Amor Hermoso’ (del 19 al 22 de febrero) que exhibieron en la pasada edición de Cabanyal Íntim. Continuará el ciclo con La Calva Producciones, quien representará una versión extendida del espectáculo ‘Fracasadas’ (27 y 28 de febrero), con el que participaron en la última edición del festival Russafa Escénica.

Y cerrará la programación la compañía Kalicnicta Teatre, también surgida de uno de los talleres de interpretación de postgrado de Sala Russafa que interpretará una versión de ‘El moro de Venecia (Otelo)’ (del 27 al 29 de marzo).

Escena de Romeo x Julieta, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Romeo x Julieta, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El amor hippie de Romeo y Julieta

“Haz el amor y no la guerra”, parece ser el mensaje que Chema Cardeña lanza a Capuletos y Montescos en ‘Romeo x Julieta’, la propuesta que esta semana arranca el nuevo ciclo de programación de Sala Russafa. Se trata de una adaptación dirigida por Cardeña que nació la temporada pasada, dentro del tercer Festival de Talleres de Teatro Clásico, y que ha sido revisada y preparada para su lanzamiento como espectáculo.

Ahora, convertidos en compañía, los jóvenes actores Azucena Hernández, Érica Molina, Iván Cervera, Jaime Vicedo, Joss Doménech, José Ramón Torres, Nieves Soria, Nina Romero, Omar Micó, Victoria Ruíz, Omar Sánchez, Silvia Valero y Raquel Ortells dan vida a un particular acercamiento al popular romance prohibido.

Alejándola de opulentos castillos del siglo XVI y apoyándose en una cuidada ambientación musical, la trama se traslada al movimiento Flower Power de los 70′, cuando el cuero, los chalecos de flecos, las faldas vaporosas y las flores acapararon el protagonismo. Cuatro siglos separan al clásico de Shakespeare del movimiento hippie, aunque comparten inquietudes y valores como la tolerancia o la paz, en los que se basa este montaje colorista, lleno de fuerza y libertad, que ofrece una nueva perspectiva sobre la historia de amor más famosa de la literatura universal.

Escena de Romeo x Julieta, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Romeo x Julieta, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Los ‘huesos’ del teatro…Escalante

30 anys de l’Escalante
MuVIM
C / Quevedo, 2. Valencia
Hasta marzo de 2015

Igual que el cuerpo humano, el hecho teatral se compone de carne y huesos. La carne es la interpretación de los actores que se renueva en cada función para hacer realidad los pensamientos y emociones creados por el dramaturgo. Los huesos son el armazón, el artefacto, el andamio y carpintería que soportan esa magia y la hace posible. Escenógrafos, diseñadores de vestuario, cartelistas, músicos, maquilladores y otros técnicos que arropan con su trabajo a los actores. Esa faceta, el teatro entre bambalinas y en versión infantil,  se muestra en la exposición ’30 anys de l’Escalante’, comisariada por Paula Salinas, que se puede visitar en el MuVIM hasta el mes de marzo. «El objetivo de la muestra es acercar el teatro al público desde otro punto de vista, dando a una visión más completa de la puesta en escena de un espectáculo teatral», dice  Vicent Vila,  director del teatro de la Diputación.

Imagen de la exposición 30 anys de l'Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de València.

Imagen de la exposición 30 anys de l’Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de València.

Teatro desde dentro

Vestuarios, escenografías, carteles originales, diseños de figurines, fotografías, etcétera. La exposición realiza un recorrido por las últimas décadas de la escena valenciana, mostrando el trabajo del teatro desde un punto de vista global. Se estructura en tres apartados: la producción y exhibición de espectáculos para niños, la formación de profesionales de las artes escénicas y la didáctica para acercar el teatro a los pequeños.    Entre más de un centenar de imágenes y objetos que componen la  exposición, se exhibe el traje que llevaba El Gran Kahan en Els viatjes de Marco Polo, la escenografía que ambientó Amada Candela o Pinotxo, marionetas que aparecieron en Tirant Lo Blanc, fotos de La Guerra dels Mons, o el cartel original de una pieza de la cultura valenciana El llibre de la selva del artista Sento.

Una sección de la muestra está dedicada al trabajo que desde hace 10 años realiza L’Espai d’Exposicions, dedicado a acercar las artes escénicas a los niños mediante talleres, actividades y exposiciones. Una de las piezas más destacadas es la de Miquel Calatayud que representa el Globe Theatre, donde Shakespeare representaba sus obras, o maquetas de escenografías creadas por artistas como Miró, Popova y Tatlin.

Imagen de la exposición 30 anys de l'Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de València.

Imagen de la exposición 30 anys de l’Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de València.

Producción y exhibición de espectáculos, formación para profesionales y didáctica para espectadores. La combinación de estas tres líneas de trabajo, así como su especialización en el público infantil, hacen del Escalante una experiencia única en el panorama nacional. «Cuando empezamos nadie había probado a poner en marcha un teatro público solo para niños», recuerda Vila. «Con el apoyo de la Diputación, tres décadas después seguimos siendo los únicos que trabajamos todas estas áreas, centrándonos siempre en el público infantil».

Además del reconocimiento de la crítica, una muestra del éxito del Escalante son los más de dos millones y medio de espectadores que han pasado por su patio de butacas,  una media del 90% de ocupación en todas sus funciones, convirtiéndose en uno de los excepcionales casos de teatro público rentable. Los fines de semana el 60% del público son mayores de 18 años.

La muestra del MuVIM, además de brindar homenaje a este proyecto teatral, ofrece la oportunidad de hacer un viaje en el tiempo a todos los que alguna vez, cuando eran niños, se dejaron atrapar por la magia del teatro en una de las butacas del Escalante.

Imagen de la exposición 30 anys de l'Escalante en el MuVIM. Foto: Raquel Abulaila.

Imagen de la exposición 30 anys de l’Escalante en el MuVIM. Foto: Raquel Abulaila.

Memoria de tres décadas

El balance de estas tres décadas en cifras habla por sí mismo: 41 espectáculos,  8.200 representaciones, 2.500.000 espectadores y  40 premios. Cifras orientadas a un solo un objetiv: potenciar el amor por el teatro y la opinión crítica entre los pequeños.

En 1985 nace un proyecto pionero en España, un centro teatral público dedicado exclusivamente a la producción y exhibición de teatro para niños en un emplazamiento también único. Un palacete tardo renacentista en pleno casco antiguo de Valencia. Con la llegada de Vicent Vila a la dirección, en 1989, el Escalante define su sello, con producciones de gran envergadura, que aportan una alta calidad artística y apuestan por los profesionales de la escena valenciana. Además, se abre la programación a compañías nacionales, internacionales, incluyendo  espectáculos de todo tipo de géneros dirigidos al público infantil. Para profundizar en la formación y completar el modelo de centro teatral, en 1995, se crea una escuela de teatro que trabaja cinco áreas: la profesional, las especializaciones, la Escoleta, el teatro para adultos y el Aula de Teatre. En 2005, nace L’Espai d’Exposicions, dedicado a la creación de actividades como visitas guiadas, talleres para niños y comisariado de exposiciones temporales, siempre relacionadas con las artes escénicas, que giran por España.

Otra área dentro del Escalante que funciona desde sus inicios es la de publicaciones. Con la colaboración de editoriales como Bromera, Universitat de Valencia o Kalandraka, se imprimen los textos teatrales y músicas creadas para sus espectáculos. Con un equipo de 18 profesionales, el Escalante es un modelo de teatro público sostenible: con un 90% de ocupación en sus representaciones. Una labor reconocida con la Medalla de Plata de las Bellas Artes concedida por el Ministerio y otros 39 galardones otorgados por las asociaciones de críticos y profesionales de las artes escénicas.

Exposición 30 anys a l'Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de Valencia.

Exposición 30 anys a l’Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de Valencia.

Bel Carrasco

Eduard II, homenaje a Christopher Marlowe

Eduard II, homenaje a Christopher Marlowe
Compañía Parking Shakespeare
Del 17 de diciembre al 11 de enero
Sala BAIXOS22, Barcelona

La compañía Parking Shakespeare quiere rendir homenaje a Christopher Marlowe, considerado uno de los escritores que más influyó en Shakespeare, ahora que se celebra el 450 aniversario del nacimiento de ambos dramaturgos. “Esto es lo que yo quiero, y esto tendré”. Eduard II es una obra sobre el poder, donde desaparece la ética y la idea del bien común. Asistimos a una lucha ciega, bárbara y estúpida por el poder, tanto por conseguirlo como por conservarlo.

Función Eduard II, Parking Shakespeare. Imagen cortesía de la organización

Función Eduard II, Parking Shakespeare. Imagen cortesía de la organización

El próximo 19 de diciembre se estrena para el público en la sala BAIXOS22 del Tantarantana la obra Eduard II de Christopher Marlowe, de la mano de la compañía Parking Shakespeare y dirigida por Roberto Romei.

Parking Shakespeare es una compañía que cada verano ofrece una comedia de Shakespeare al aire libre y con entrada gratuita y que desde 2012 hace también el Parking d‘Hivern, donde pasa de la comedia al drama y se abre a representar obras de otros autores.

Función Eduard II, Parking Shakespeare. Imagen cortesía de la organización

Función Eduard II, Parking Shakespeare. Imagen cortesía de la organización

La compañía quiere hacer este invierno un homenaje al otro gran autor isabelino, cuando se celebran los 450 años de su nacimiento, Christopher Marlowe, poniendo en escena Eduard II, una obra que solo se ha visto en Cataluña a partir de la adaptación que hizo Bertolt Brecht. Ahora llega, por primera vez, la versión del original de Marlowe, traducido por Marc Rosich, que utiliza el pentámetro yámbico para trasladar al catalán el verso de la obra, dándonos la oportunidad de descubrir un casi desconocido Marloween toda su vitalidad, ritmo y sonoridad.

Función Eduard II, Parking Shakespeare. Imagen cortesía de la organización

Función Eduard II, Parking Shakespeare. Imagen cortesía de la organización

Eduard II es la obra del teatro isabelino más representada y también es la más moderna, aparte de las de Shakespeare. Sorprenden aun hoy su vigencia, sus matices y los temas que trata: el poder, la ambición, el orgullo, el deseo, la venganza, el amor y la justicia. Conceptos resueltos con una habilidad poco habitual en la historia de la literatura, a pesar de su grandeza histórica y dramática. En este texto, Christopher Marlowe recrea el reinado de Eduardo II, que vivió la revuelta de sus nobles a causa de su relación con Piers Gaveston y de los privilegios que le otorgó. Es una de las pocas obras de la época que trata la relación amorosa y erótica entre dos Hombres y la única que lo hace con total normalidad. Pero más que eso, Eduard II es una obra sobre el poder, donde desaparece la ética y la idea del bien común. Asistimos a una lucha ciega, bárbara y estúpida por el poder, tanto por conseguirlo como por conservarlo.

Escena de Eduard II, Parking Shakespeare. Imagen cortesía de la organización.

Escena de Eduard II, Parking Shakespeare. Imagen cortesía de la organización.

Dama y Rey

La dama del ajedrez, de Agustí Mezquida (investigación de José Antonio Garzón)
Matar al rey, de Arden, bajo dirección de Vicente Monsonís

Una especie de prodigio se ha producido a mediados de este mes de noviembre en Valencia al coincidir la presentación y el rodaje de sendos proyectos cinematográficos de contenido histórico. El preestreno en el IVAM  de ‘La Dama del Ajedrez’, largometraje documental sobre el origen valenciano del ajedrez moderno, y el rodaje de una adaptación cinematográfica de ‘Matar al rey’ en el castillo de Benisanó. ¿Brotes verdes en el desértico panorama audiovisual? Tal vez sea demasiado aventurado echar las campanas al vuelo, pero sin duda es una buena noticia que celebrar.

A partir de una exhaustiva investigación de José Antonio Garzón sobre la aparición en Valencia de la poderosa figura de la dama del ajedrez, el guionista y director Agustí Mezquida ha compuesto un largometraje de 90 minutos de carácter documental. Un proyecto desarrollado a lo largo de ocho años, con rodajes en varias ciudades y un presupuesto de 300.000 euros.

Agustí Mezquida junto a la imagen de su libro. Cortesía del autor.

Agustí Mezquida junto a la imagen de su libro. Cortesía del autor.

Según los estudios realizados por Garzón, el poema alegórico ‘Scachs d’Amor’ (1475), obra de tres autores valencianos, es el texto donde se menciona por primera vez la aparición de la dama en el juego del ajedrez. Esa datación descarta la idea de que la nueva pieza, que sustituyó al visir o general que acompañaba al rey en el tablero árabe, se inspirara en la figura de Isabel la Católica. Se especula que podría estar relacionada con María de Castilla, consorte de Alfonso el Magnánimo. Sin embargo, la especialista Marilyn Yalom, de la Universidad de Stanford, estima que probablemente esta pieza no surge de una sola figura, sino del hecho de que, desde hacía un par de siglos, las reinas tenían un protagonismo del que antes carecían.

En 1495, el erudito judío valenciano Francesch Vicent recopila estas normas y publica el considerado primer tratado del ajedrez moderno bajo el título ‘Llibre dels jochs partitis dels scachs en nombre de 100′, considerado el santo grial de los libros dedicados al juego.

Cartel de la película 'La dama del ajedrez', de Agustí Mezquida. Cortesía del autor.

Cartel de la película ‘La dama del ajedrez’, de Agustí Mezquida. Cortesía del autor.

‘La Dama del Ajedrez’ relata en imágenes la búsqueda del rastro del incunable de Vicent, del que sólo se conservaba un ejemplar en la biblioteca del monasterio de Montserrat, desaparecido en 1811 tras el asalto y saqueo de la abadía por las tropas napoleónicas, probablemente salvado de las llamas por los monjes. La pista del libro se recupera en Barcelona hacia 1913, y más tarde en Cleveland (Estados Unidos). Pero el destino del considerado grial del ajedrez sigue siendo un misterio lleno de posibilidades.

Jaque al Rey

Frente a la poderosa dama, la figura de un rey castellano que conocen bien quienes siguen la serie televisiva Isabel desde el principio. Se trata de Enrique IV, también llamado El Impotente, hermano de Isabel de Castilla, cuya misteriosa muerte es el tema central de ‘Matar al rey’, una  pieza teatral de Arden que Vicente Monsonís lleva a la gran pantalla. El castillo medieval de Benisanó y sus alrededores se convirtieron durante unos días en plató cinematográfico. Un equipo de más de 20 profesionales participan en una coproducción de Stanbrook, Arden y Godfader, con la colaboración del Ayuntamiento de Benisanó.  Los intérpretes son los mismos actores y actrices que representaron  la pieza teatral: Juan Carlos Garés, Chema Cardeña, Rosa López, Iria Márquez y Jaime Vicedo.

Los libros, series y películas ambientadas en periodos históricos están de moda, “pero siempre ha existido ese interés, no hay más que ver obras de Shakespeare o Bertolt Brecht”, dice Cardeña. “La realidad nos ofrece mejores tramas y personajes que la ficción. Pero lo más interesante no es la mera recreación, sino aportar el punto de vista de un autor, crear una pequeña historia paralela que encaje en la historia con mayúsculas y que permita entender mejor la sociedad de la época y la nuestra, porque siempre se pueden establecer paralelismos”.

Un momento del rodaje en el Castillo de Benisanó de la obra 'Matar al rey', de Arden, dirigida por Vicente Monsonís. Imagen cortesía del autor.

Un momento del rodaje en el Castillo de Benisanó de la obra ‘Matar al rey’, de Arden, dirigida por Vicente Monsonís. Imagen cortesía del autor.

El texto y la esencia de la obra se respetan al máximo, pero, según Monsonís, “no grabamos al estilo de Estudio 1, con teatro filmado”, afirma el director. “Queremos transformar la manera de contar la historia, adaptándola al lenguaje audiovisual, para encontrar nuevos públicos más habituados al cine”.

“Verte envuelto por la piedra afecta a la interpretación”, comenta Cardeña, “porque en el montaje teatral la escenografía es muy sobria. También cambia la forma de actuar para el cine, te permite relajar la voz y el cuerpo, centrarte más en la emoción, hacer escenas más íntimas”.

Un momento del rodaje en el Castillo de Benisanó de la obra 'Matar al rey', de Arden. Imagen cortesía de la compañía.

Un momento del rodaje en el Castillo de Benisanó de la obra ‘Matar al rey’, de Arden, dirigida por Vicente Monsonís. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

“Sólo la tecnología nos diferencia de los romanos”

Princeps. Primer ciudadano de Roma, de Gabriel Castelló
Editorial Good Books

Desde la fundación de la ciudad de Valencia (Valentia) a la muerte de Julio César y la lucha de tres grandes personajes históricos por el poder de Roma. El escritor valenciano Gabriel Castelló ha novelado este amplio periodo de la historia a través de las peripecias de la familia Antonio, asentada en nuestra tierra y dedicada al comercio del vino y del aceite. Durante años Castelló ha vivido con una parte del cerebro en el presente, trabaja en una empresa de telecomunicaciones, y con la otra en el pasado. Incluso logró adelgazar más de diez kilos siguiendo una dieta propiamente romana con la que no pasó hambre. Con Princeps. Primer ciudadano de Roma acaba de culminar una trilogía, integrada por Valentia y Devotio, lectura obligada para los que desean  profundizar en las raíces de nuestra historia. “Sólo la tecnología nos diferencia de los hombres y mujeres de la época romana”, afirma.

Portada de 'Princeps. Primer  ciudadano de Roma', de Gabriel Castelló. Editorial Good Books

Portada de ‘Princeps. Primer ciudadano de Roma’, de Gabriel Castelló. Editorial Good Books

¿Cómo se siente después de haber corrido este maratón histórico?

Me siento muy bien, realizado y satisfecho por haber escrito una saga en la que mis personajes ficticios, los Antonios, han ido cediendo el protagonismo a los grandes nombres de la época. En Valentia Cayo Antonio Naso compartió protagonismo con Quinto Sertorio y su hijo Lucio lo hizo con los Pompeyos, padre e hijos, en Devotio. En Princeps concluye la saga con un Lucio Antonio Naso implicado con Sexto Pompeyo y después con Marco Antonio en su lucha fratricida contra el nuevo favorito de fortuna: Cayo Octavio Turino, quien pasaría a la historia como Augusto. Desde la fundación a la refundación de nuestra querida Valencia, en ese medio siglo del I a.C. cambió el mundo antiguo, desapareció la república y nació el imperio.

¿Cuánto tiempo ha dedicado a su obra?

Imposible saber la ingente cantidad de horas, viajes, estudios, trabajo en definitiva, que me han llevado pensar, crear, escribir y revisar esta saga ambientada en la Hispania romana. Pero no me duele ni un segundo de los empleados en haber hecho este homenaje a la antigua Roma en general, y a nuestra Valentia en particular.

¿Qué cuenta exactamente en Princeps?

La trama de la novela es la carrera hacia el poder absoluto de tres hombres, Sexto Pompeyo, el joven e impetuoso hijo de Pompeyo el Grande, Marco Antonio, mano derecha del asesinado César, y el heredero de éste, un joven muchacho enfermizo, Cayo Octavio, que pronto mostró que la fuerza no reside en los músculos y la salud, sino en la astucia. Esta carrera jalonada de intrigas, guerras y pasiones concluyó con el principado. Roma quedó bajo el mando incontestable del primus inter pares, o también llamado princeps, el primer ciudadano de Roma. Contra todo pronóstico en aquellos tiempos, el corredor en apariencia más débil al inicio de la carrera fue quien la ganó. Estamos en el 2000 aniversario de la muerte de Augusto y Princeps es mi tributo a su triunfo.

¿Cuál fue el auténtico perfil de Cleopatra con nariz o sin ella?

De la Cleopatra mitificada por Shakespeare y Hollywood a la verdadera reina de Egipto dista un océano. Tan intrigante como todos sus antecesores Ptolomeos, no le tembló el pulso para deshacerse de dos hermanos y una hermana en su consolidación del trono, ni de retenerlo seduciendo a los dos hombres más poderosos de su época, e intentarlo sin éxito con el tercero. A tenor de los bustos y monedas que se conocen no era especialmente hermosa según nuestros cánones de belleza. Tenía la nariz prominente y aguileña, el mentón saliente, el pelo claro, los ojos verdes, y un encanto femenino que Plutarco ya ensalzó en su Vida de Antonio. Hablaba siete lenguas y fue instruida por los mejores preceptores de Alejandría. Probablemente, fue el gobernante más preparado de todo el Mediterráneo Antiguo de su época, aunque sus excentricidades y ambición desmedida la llevaron al abismo.

¿Qué paralelismos advierte entre el nacimiento del Imperio y nuestros días?

Luchas intestinas por el poder, senadores demagogos, puntos de tensión política en Oriente, pasión ciudadana por el vino y los espectáculos. Me cuesta encontrar cosas diferentes a nuestra actualidad en el mundo antiguo. Solo la tecnología nos diferencia de aquellos hombres y mujeres que lucharon con tanto ahínco por sus intereses.

¿Algún proyecto entre manos?

Para las próximas Saturnales (las Navidades) tendré un nuevo trabajo publicado, esta vez no de ficción, sino de divulgación histórica, sobre los Archienemigos de Roma. En este ensayo, con ilustraciones del gran dibujante Xurxo Vázquez, revisaré a los hombres y mujeres más relevantes que se enfrentaron a Roma desde comienzos de la república hasta la agonía del Imperio. No solo aparecerán los famosos Aníbal, Atila, Espartaco o Cleopatra, sino otros bárbaros casi anodinos que harán las delicias de los curiosos.

Gabriel Castelló. Imagen cortesía del autor.

Gabriel Castelló. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco