El espíritu del Purgatori ocupa El Carmen

Un ataúd en el Purgatori
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 24 de enero de 2016

Un ataúd preside la exposición del Centro del Carmen. Y alrededor de él, 12 videos van escupiendo imágenes de algunas de las acciones llevadas a cabo por El Purgatori durante los años 90. Entre ellas, la sonada intervención en las naves de Cross para oponerse a su demolición; el vía crucis con una gran M a la espalda criticando a MacDonalds, o la autocrítica contenida en ‘El gran circo del arte’. Así las gastaban una veintena de artistas valencianos que en 1991 se aglutinó en la vivienda, estudio, galería y local underground de Ulises Pistolo en la Plaza del Ángel. Artistas con ganas de mostrar su obra, agitar la cultura y saltarse las normas básicas del mercado del arte.

Imagen de la exposición 'Un ataúd en el Purgatori'. Centro del Carmen.

Imagen de la exposición ‘Un ataúd en el Purgatori’. Centro del Carmen.

La exposición Un atáud en el Purgatori viene a recordar aquel movimiento artístico desenfrenado en el que “nadie se cortaba a la hora de expresarse”, coinciden Oscar Mora, Juan Domingo y el propio Pistolo, como representantes de aquel colectivo, y Salvia Ferrer, comisaria de la muestra y autora del documental que repasa su historia. “Son acciones potentes y rabiosamente actuales”, señala Ferrer. “Nuestras apariciones molestaban”, sostiene Pistolo, quien subraya la importancia que supuso moverse en la transición de lo analógico a lo digital.

La muestra ofrece un recorrido video gráfico en torno a ese espíritu libertario. Sus primeras actividades, de carácter místico, se sustentaban en cierto “pensamiento mágico” ligado a ese ataúd símbolo del grupo. Hubo luego un segundo Purgatori en la sala cedida en 1996 por el abogado Paco Ruiz en la calle Salvador. Del espíritu místico se pasó a otro más inclinado a la pluralidad de acciones críticas, ya sea contra la religión, la moda, la corrección política o el materialismo del mercado. Cientos de billetes de 2.000, 5.000 y 10.000 pesetas, encontrados en una bolsa fuera del Banco de España en Granada, aparecen troceados en finas tiras como parte de una instalación iluminada. Es una más de las múltiples manifestaciones de su irreverente forma de entender el arte.

Imagen de la exposición 'Un ataúd en el Purgatori'. Centro del Carmen.

Imagen de la exposición ‘Un ataúd en el Purgatori’. Centro del Carmen.

“El mundo del arte nos veía como unos intrusos. Frente al modo muy cerrado de actuar de las galerías, nosotros apostábamos por lo interdisciplinar”, destaca Pistolo, cuyo solo nombre asociado al de Purgatori, además de las pintas de los artistas, provocaba cierto miedo: “Nos veían como marginales”, apostilla. Aún así, lograron introducirse en las instituciones oficiales y tener su lugar en ARCO, al lado de otras propuestas alternativas e independientes. Juan Domingo afirma que ésta puede ser una de las razones por las que se disolvió el colectivo en 2001. “Algunos no veían con buenos ojos que participáramos en esos espacios públicos”. También influyeron cuestiones de tipo más personal.

Imagen de la exposición 'Un ataúd en el Purgatori. Centro del Carmen.

Imagen de la exposición ‘Un ataúd en el Purgatori. Centro del Carmen.

Salvia Ferrer insiste en poner en valor el trabajo de Purgatori, por el que pasaron artistas como Chema López, Xavier Monsalvatge, Bartolomé Ferrando, Carlos Mallol, Isbel Meseguer o Inma Picó.  “Los propios artistas se unieron para gestionar su propia obra”, dice. Y lamenta que toda esa “fuerza y mensaje tan interesante” no haya tenido continuación: “Ahora el sistema cultural valenciano es más pasivo”. Óscar Mora atribuye el fin de Purgatori a que la gente se volvió “más individualista”, aunque apunta cierta “vuelta a los espacios colectivos”. Entonces llegaban a hacer cuatro exposiciones al mes, con las 2.000 pesetas mensuales que ponía cada artista: “El volumen de trabajo era enorme”.

Para Ferrer, aquello cuajó por la “necesidad tan potente que tenían de expresarse”, favorecida por las condiciones de “absoluta libertad” que ofrecía Purgatori. Libertad basada en la “desacralización de cualquier objeto”, que descontextualizaban para “romper su imagen y darle otro uso”. Como el ataúd: “En el fondo, son cuatro tablas de madera”. Tablas a las que siguen aferrándose como muestra del poder que tiene el arte libre de ataduras. “Ahora creo que hay cierta autocensura”, concluye Domingo.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Imagen de la exposición 'Un ataúd en el Purgatori'. Centro del Carmen.

Imagen de la exposición ‘Un ataúd en el Purgatori’. Centro del Carmen.

Salva Torres

Intramurs: 10 días, más de 300 artistas

Intramurs, Festival per l’art a València
Diferentes espacio del Centro Histórico de Valencia
Del 22 de octubre al 1 de noviembre de 2015

Intramurs, Festival per l´art a València, que ya celebra su segunda edición, es una propuesta pensada para la rehabilitación cultural del Centro Histórico de la ciudad a través del arte contemporáneo, urbano e interdisciplinar que tendrá lugar del 22 de octubre al 1 de noviembre.

Durante diez días las calles que se encuentran en el interior de la antigua zona amurallada se convertirán en el escenario de más de 300 iniciativas artísticas, gratuitas y para todos los públicos. Un festival urbano que promueve el acercamiento al mundo del arte y de la cultura, buscando nuevas fórmulas de uso del espacio público, promocionando el trabajo de los artistas participantes, reforzando el tejido social del barrio y buscando nuevas formas de expresión y difusión artística.

Salvia Ferrer, directora de Intramurs, en el centro, junto a miembros del equipo de organización, en la presentación del festival. Fotografía: Eva Máñez.

Salvia Ferrer, directora de Intramurs, en el centro, junto a miembros del equipo de organización, en la presentación del festival. Fotografía: Eva Máñez.

Holanda, país invitado

Este año y como novedad cuenta con la participación de Holanda como país invitado. En palabras de Salvia Ferrer, directora del festival, “pensamos en Holanda como paradigma de gestión e impulso del arte y del espacio público, es un país que nos inspira y un modelo del que podemos aprender muchísimo de cara a la puesta en marcha de iniciativas culturales como las que están surgiendo actualmente en la ciudad”.

En este sentido, Holanda está representada en Intramurs por artistas como los performers Judith Leysner y Raúl Marroquín, Saad Ali que realizará una intervención urbana en un mural, Monique Bastiaans o el crítico de arte e investigador Jean Bousmans. Además, se celebrará una mesa redonda en La Nau titulada ‘Holanda, un modelo de arte público’, moderada por Bastiaans y cuyos ponentes serán los artistas citados. La Embajada de Holanda también estará presente en el festival y ha colaborado muy estrechamente en la organización del festival.

Imagen del video realizado para la convocatoria de Intramurs 2015, realizado por Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para la convocatoria de Intramurs 2015, realizado por Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Nuevas rutas, nuevos contenidos.

La organización de mesas redondas y conferencias es otra de las novedades de esta edición. Charlas que buscan la aproximación y reflexionan sobre el barrio, el arte o los nuevos usos del espacio público. ‘Educar con arte’ en el Instituto Francés, ‘Habitar el Centro’ en el Octubre Centre de Cultura Contemporánea, ‘La ley mordaza, rompiendo la democracia desde el BOE’ en Solar Corona o ‘Nuevos usos del espacio público’ en Fundació Bancaixa, son algunas de las charlas destacadas.

Otra de las áreas de Intramurs que sobresalen este año es la referente a las actividades infantiles. Mini-Intramurs coge impulso, reivindica su papel y es prácticamente un mini festival dentro del festival. Decenas de actividades infantiles y talleres que buscan acercar el arte a los más pequeños, facilitarles el acceso a la cultura y promover experiencias artísticas entre los niños y adolescentes.

Las intervenciones urbanas, el arte de acción y la performance también tendrán este año un papel destacado. Intramurs es un festival genuinamente urbano, una nueva forma de entender el arte, que reivindica la importancia del Street Art y del uso del espacio público como espacio expositivo. De esta forma, las calles, las plazas, los balcones o los solares recuperados se llenarán de programación variada y serán el escenario de gran parte de las acciones del festival. Artistas como Jaime Vallaure, el colectivo Trashformaciones, Boa Mistura, mmmm o Democracia, mostrarán sus propuestas más atrevidas, coloristas y arriesgadas.

Imagen del video realizado para el Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para el Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Poesía

La poesía es otro de los ejes de Intramurs. Poesía en estado puro de la mano de Dionisio Cañas, Perú Saizprez, David Benedicte o Colectivo Cataclistics, entre otros. La ruta de escaparates toma relevancia también este año tras el éxito de la pasada edición. En esta ocasión 45 escaparates serán intervenidos por artistas, diseñadores, escaparatistas y arquitectos. La cerveza Alhambra Especial apoya esta ruta y posibilitará la entrega de tres premios a los mejores escaparates.

La música en directo es uno de los puntos fuertes de este año, aumentando notablemente las actuaciones y conciertos. De esta forma, el domingo 25 está prevista la tarde de rock en el solar del antiguo Teatro Princesa, con la actuación de Julio Galcerá, Bardo Delux, Kamadeva o Los Mocetones. Este año además se cuenta con el apoyo de los alumnos de la Berklee y la colaboración de Redbull.

Imagen del video realizado para Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

De la misma forma que la música, la moda pide su turno en Intramurs. Con el apoyo de Francis Montesinos, que abrirá su Atelier para que pueda visitarse, el happening de Isabel Messeguer en el Solar del IVAM y desfiles previstos en la Plaza de la Virgen. Y precisamente en esta plaza es donde se realizará una de las piezas más especiales del festival, aún por desvelar.

Además, se podrán disfrutar de piezas de danza, teatro, exposiciones colectivas, arte sonoro, vídeo arte, joyería, feria de autoedición, rutas guiadas, gastronomía, acciones callejeras, cortometrajes, inauguraciones, catas… En definitiva, Intramurs propone un barrio tomado durante diez días por el arte y la cultura, un barrio lleno de vida, atractivo para vecinos, turistas, artistas, comerciantes, hosteleros. Un barrio que, como bien muestra la imagen del festival este año, vuelva a estar en el centro de la diana.

Patrocinadores y colaboradores de Intramurs

Este año la cerveza Alhambra Especial es el patrocinador oficial de Intramurs. Un compromiso con la cultura valenciana y la ciudad, con el arte en todas sus expresiones. Caixa Popular también ha querido participar y apoyar este año en su interés por promover iniciativas culturales,enriquecedoras, vertebradoras y dinamizadoras de la sociedad valenciana. Fundació Bancaixa, un año más, vuelve a apostar por Intramurs, colaborando estrechamente con los artistas y acogiendo programación del festival. También Ideo, encargado de decorar el Espacio Ideo, y la Cámara de Comercio, que apoya también la sección de escaparates en su afán promover la actividad comercial, mediante la actividad artística.

Banderas colocadas en la calle Caballeros como parte del festival Intramurs. Fotografía: Eva Máñez.

Banderas colocadas en la calle Caballeros como parte del festival Intramurs 2015. Fotografía: Eva Máñez.

Ciutat Vella, escenario artístico

Festival València Intramurs
Del 7 al 16 de Noviembre
Entrevista a Salvia Ferrer, directora del festival.

 

El Festival València INTRAMURS está dirigido por Salvia Ferrer y apoyado por diversos profesionales del mundo del arte y el diseño, la gestión cultural y la comunicación. Es un proyecto artístico multidisciplinar para la promoción del arte contemporáneo y la cultura urbana en Ciutat Vella, concretamente en la zona enclavada en el interior de las antiguas murallas de Valencia.

Salvia Ferrer estudió Comunicación Audiovisual. Es una artista interdisciplinar que ha expuesto en diversas muestras colectivas, tanto en museos valencianos como nacionales. Su formación en audiovisuales, su experiencia en este campo y en la organización de eventos de todo tipo, le ha permitido tener el bagaje necesario para poder orquestar grandes equipos de trabajo.

En la siguiente entrevista, Salvia Ferrer responde sobre los orígenes y objetivos del festival, sus preocupaciones, las actividades y los artistas. Participan también Óscar Mora, encargado de la producción y montaje del festival, y Gloria Gallo, del gabinete de comunicación y prensa.

 

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

¿Cómo nace el Festival Intramurs?

El festival nace por la necesidad de recuperar espacio urbano, de utilizarlo y reaprovecharlo a través del arte. Tiene sus orígenes a partir de festivales de este tipo, por ejemplo el año pasado Ciutat Vella Oberta tuvo una parte de intervenciones urbanas muy importante, y precisamente por eso hemos desarrollado este festival, focalizándolo exclusivamente en intervenciones urbanas y recuperación de patrimonio.

¿Cuáles son vuestros objetivos o qué caracteriza al festival?

Pretendemos plantear el enfoque del arte urbano, una disciplina que no tiene cabida en museos. Desde Intramurs queremos devolver el espacio público y urbano a este barrio que está de baja, ya que cada día cierra un negocio nuevo, y en definitiva buscamos invitar a la gente a que venga.

¿Qué papel juega Ciutat Vella en la dinámica del festival?

Pues es el espacio expositivo. Nuestro espacio no es ni un museo ni una galería, sino el centro histórico de Valencia.

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

Respecto a las actividades: durante los días del festival habéis facilitado que los artistas abran las puertas de sus talleres y estudios al público, ¿Cómo se gestiona esta actividad y cómo pensáis que puede responder el público y los artistas?

El tema de puertas abiertas es primordial, supone abrir las puertas de tu casa al público. Desde el punto de vista de los alumnos o estudiantes, yo creo que es muy importante, porque cuanto antes entres en contacto con los talleres, antes vas a encontrar una solución para poder proyectarte en el futuro como artista.

Por otro lado es importantísimo porque así conocemos el trabajo del otro, porque hoy en día no tenemos ninguna oportunidad de conectarnos. Supone tener acceso a la intimidad de esa persona que se brinda a mostrarse, y yo creo que es un acto muy positivo y señal de que las cosas parece que vayan mejorando.

En el plano y en la programación, aparecerá el horario y los días de apertura de los estudios y talleres del barrio. Allí estará el artista y lo bueno es que una vez finalice Intramurs ese taller va a seguir ahí y tú ya lo vas a conocer, ya vas a saber que existe y que puedes encontrarlo.

¿A quién iría dirigido?

A todo el mundo, pero de cara a un estudiante es muy importante. Yo recuerdo que el primer año de carrera ya quería ver cómo era el mundo profesional y en Valencia los estudios y talleres de artistas están muy difusos, nadie sabe donde trabaja. De hecho, hay gente que desconocía que compartía espacio con un artista puerta con puerta, y si no recuperamos esa información entre nosotros, estamos en peligro, es muy importante saber lo que hace el otro y de alguna manera poder conectarnos y hacer cosas conjuntamente.

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

¿Qué condiciones ofrecéis a los artistas que participan en el festival?

Pues estamos gestionando todo para ofrecer a los artistas los permisos que necesiten para llevar a cabo su trabajo. Les damos toda la cobertura que tiene el festival dentro de este marco, y por supuesto, se garantiza la difusión, formar parte de la página web del festival, que es importantísimo para el futuro.

Al final, la web será una galería donde estarán todos los proyectos de los artistas y los podrás consultar. Incluso cambiarán y se actualizarán, porque hay proyectos que están en constante crecimiento y de alguna manera la web pretende unirlo todo, también de manera posfestival.

¿Cómo lo gestionáis?

Intentamos resolverlo todo con un poco de ayuda que nos ha venido muy bien y sin ella no podríamos haber hecho nada, con esa financiación intentamos gestionar lo que necesitan los artistas. Hay algunas personas que necesitan mucha pintura, también andamiajes, grúas, etc.

Así que podemos decir que no tenemos un gran patrocinador pero sí tenemos patrocinio. Este festival está hecho por la voluntad y el esfuerzo de todo el pequeño comercio y los bares y restaurantes del barrio que han aportado lo que pueden.  A nivel institucional tenemos colaboración en la medida de lo que ha sido posible, desde universidades también nos han gestionado billetes porque tenemos artistas invitados, nos ha parecido muy importante que viniera gente de fuera y generar vínculos, ver trabajos de otros.

La ciudad genera unas actividades artísticas y siempre es un circuito cerrado conocido por nosotros, y el hecho de que venga gente de fuera a verlos renueva mucho el panorama actual.

En relación a las condiciones de los artistas, ¿Existe algún tipo de remuneración para ellos? ¿Qué beneficios obtienen?

Pues cada artista puede usar esta plataforma para auto-venderse. Por ejemplo, en las exposiciones en los locales, tú tienes un contacto directo con tu comprador, eso tienes que aprovecharlo, partimos de que cada uno tiene que resolver su venta. A mí me parece que es una apuesta, si tú crees en ti eres capaz de hacerlo.

De cara al tema artístico, queremos generar la confrontación de pensar sobre la precariedad del artista y la problemática que supone. Nosotros no estamos fomentando esa precariedad, sino al contrario, damos oportunidad y estamos intentando que haya un feedback a lo largo de todo el 2015 que continúe con el tiempo.

Intentamos encontrar soluciones para los artistas, moverlos y visibilizarlos para el resto del año. Generar un grupo organizado y responsabilizarse, o por lo menos tener la voluntad de moverse, para mí no es precariedad, es intentar buscar una solución que ahora mismo no hay.

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

¿Qué disciplinas artísticas acoge el festival?

Ofrecemos de todo un poco. Hay intervención urbana, y dentro de ésta hay happenings, performances, graffiti, pintura mural. También espacios expositivos donde hay exposiciones colectivas, ya sea de pintura, escultura, fotografía… Hay actuaciones musicales, arte sonoro, actividades infantiles enfocadas a generar sensibilidades artísticas.

También un ciclo de poesía fundamental, es impresionante por lo completo que es, a la gente que le guste la poesía lo va a disfrutar, ha supuesto un trabajo muy intenso y cerrado, es la programación más completa.

Hay danza, teatro, DJs, rutas para descubrir la ciudad, el que acuda va a pasear para descubrir cómo era el barrio de los gremios, Velluters.

Por ejemplo, entre semana hay ciclos de vídeo y también conferencias, queremos generar confrontación, a nivel de rehabilitación de patrimonio histórico, a nivel de derechos de imagen, de comercios, de cómo resolver iniciativas comerciales, toda la problemática que hay al crear una empresa. Queremos que la gente del barrio tenga un punto de encuentro y que cada uno encuentre una solución.

¿Qué supone para los negocios del barrio este festival?

Desde el festival se pretende regenerar este barrio, a todos los niveles, aunque sea de ilusión y optimismo. Los actores principales son los pequeños comercios y el Ayuntamiento de Valencia. El reporte que supone al pequeño comercio es que con su colaboración muestran su preocupación y su voluntad de que esto mejore, y parten por ellos mismos, porque son los que directamente van a tener beneficios, son servicios, bares, restaurantes… Son ellos los que van a asistir al festival.

Es su voluntad de que aquí suceda algo, porque al ser el centro histórico, el turismo viene por castigo, porque es la ciudad histórica. Esto ha hecho que el pequeño comercio se acomodara, también en ocasiones desatendiendo al propio habitante, y ahora están en proceso de intentar recuperarlo. Es cierto que hay turismo pero está también  la población que habita el barrio. Es un barrio bohemio por excelencia, históricamente, y la gente se ha tenido que ir de aquí. La idea es recuperar la esencia que se ha perdido.

Imagen cortesía del Festival València Intramurs.

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

¿Cuáles fueron las bases principales?

Las bases son que sepan nuestras condiciones. Poder posibilitar la pintura de un mural es muy complicado a nivel logístico, y nosotros resolvemos esas cosas. Otra de las bases es que cumplan el respeto a la gente, que su trabajo no ofenda a nadie y que tenga relación con el contexto en el que estamos aquí.

Óscar Mora: Que haya una relación con la sociedad y la arquitectura del barrio. Que la gente sea autónoma a la hora de montar y desmontar las cosas.

Gloria Gallo: Y que sean actividades autogestionadas. Nosotros facilitamos espacios que de otra manera sería imposible, cualquier plaza, un solar, etc.

Óscar Mora: Cuando hicimos la lista de programación las actividades se solapaban, porque son muchos espacios, pero intentamos que no se solape poesía con poesía, o performance con performance, que al final sea la elección del público.

Salvia Ferrer: Este es el resultado de la ilusión que hay, por más que yo te diga, yo creo que la única prueba es esta, la necesidad, la voluntad y las ganas que tiene la gente. Somos un grupo de doce personas que estamos trabajando intensamente solo porque nos apetece y por hacerlo mejor el año que viene.

Al final, no creo que sea un problema no cobrar, es importante que haya iniciativas. Y no existe solo este festival, está Incubarte, la Cabina de Mediometraje, Ciutat Vella Oberta, Russafart, Cabanyal Portes Obertes, hay una gran variedad de propuestas culturales en Valencia, y ojalá acabemos juntándonos todos como una propuesta interesante, como en Venecia, y sumemos los micro-esfuerzos para que coja toda la fuerza que hay, porque hay mucho talento y mucha vitalidad, pero dispersa.

¿Qué herramientas de promoción utilizaréis?

Tenemos la web y las redes sociales que están jugando un papel fundamental. Nuestro facebook está que arde y habrá cientos de millones de cambios que actualizar e intentaremos poder hacerlo. Luego, intentaremos que no se quede ahí el festival, sino generar dinámicas y relaciones con otros centros u otros países, convertirse en un motor para que sucedan cosas y para movernos.

No podemos pagar, pero estamos intentando que con la convocatoria que hemos tenido posibilitemos intercambios culturales y exposiciones. Es una búsqueda que estamos haciendo de todos por todos y estamos preocupados porque eso pase.

Yo me siento muy contenta con el equipo, que está esforzándose muchísimo. La gente no es consciente del esfuerzo que lleva esto detrás, aquí estamos atendiendo a cada uno de manera individual, un grupo reducido que se deja de lado otras prioridades y la verdad es que es algo emocionante.

Y por parte de todas las ayudas que estamos recibiendo, la que sea, desde el pequeño comercio hasta los voluntarios que hemos tenido, son todos imprescindibles.

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

Imagen cortesía Festival València Intramurs.

Patricia García Carbonell

 

Más información en:
www.intramurs.org
https://www.facebook.com/intramurs
https://twitter.com/intramurs

 

Deontologismos poéticos: David Trashumante

IMG_0227

Aproximarse a la figura de David Trashumante -heterónimo de David Moreno Hernández- (Logroño, 1978) supone merodear la figura de un vate multidisciplinar y pro-activamente escénico, cuyos vestigios se emparentan inexcusablemente con cada extremidad/eslabón y exudación geográfico-letrada del microcosmos poético durante las dos últimas décadas.

"Bajo Presiones" (2014). Poema visual. Imagen cortesía de David Trashumante.

“Bajo Presiones” (2014). Poema visual. Imagen cortesía de David Trashumante.

Gestor de plaquetas y fanzines, creador de poesía visual, colaborador en revistas literarias, cortometrajista, coordinador de eventos culturales, ganador de los últimos Slam poetry Madrid y SLAM VLC, así como finalista del IV Poetry Slam Nacional celebrado en Mallorca, el presente curso literario viene a consolidar su volcánica e incesante actividad de lustros a través de dos publicaciones que le sitúan en el horizonte de los ineludibles: “Tacto de texto” (Ediciones del 4 de agosto, 2014) y “El amor de los peces” (Unaria Ediciones, 2014).

En estos instantes coordina el área de poesía de “INTRAMURS. Festival per l’art a València”, bajo la dirección artística de Salvia Ferrer, que tendrá lugar del 7 al 16 de noviembre en el epicentro histórico de la ciudad, alojado entre murallas extintas, con el objetivo de promocionar el arte contemporáneo fraguado en las entrañas de su perímetro.

Cartel de la I Edición de INTRAMURS. Festival per 'lart a València.

Cartel de la I Edición de INTRAMURS. Festival per ‘lart a València.

¿Cuál es el concepto y objetivos que peculiarizan a INTRAMURS?

Intramurs intenta visibilizar el tejido social y cultural de una zona de la ciudad profundamente gentrificada: Ciutat Vella. Sobre todo quiere demostrar que todavía quedan vecinos y vecinas que hacen ciudad entre la marabunta de turistas.

Con esa energía nace INTRAMURS, energía por otra parte apoyada muy lateralmente por las instituciones gubernamentales. Podemos decir que es un festival autogestionado donde el aporte desinteresado de artistas y gestores culturales y los micropatrocinios de los bares, restaurantes y comercios de la zona, lo posibilitan. En este sentido, y a título personal, quiero evidenciar el calamitoso estado de las políticas culturales de la ciudad y la falta de visión de todos los agentes que la conforman, cegados en los grandes eventos y en lo mediático. La realidad es que Intramurs demuestra que con un poco de empeño podrían tener una ciudad llena de arte y cultura y fomentar un turismo de más calidad que el que nos visita, basado en el alcohol y la noche.

Lo más particular de INTRAMURS, por no desviarme de tu pregunta, es su vocación para  la acción, las actuaciones en directo, poesía, música, performance, intervenciones… van a ser lo predominante y, en su mayoría, en la calle. Queremos una ciudad para la gente y no sólo para los gerentes de lo público y sus intereses asociados. Una Ciudad Vella espontánea y viva, como fue antaño.

Imagen de portada de "Tacto de Texto". Imagen cortesía de David Trashumante.

Portada de “Tacto de Texto”. Imagen cortesía de David Trashumante.

Acercándonos con inmediatez a tus más reciente publicación, ¿qué elementos trascienden a la aliteración oclusiva del título “Tacto de Texto”?

Para mi la poesía es comunicación. Una vía entre el/la que lee, ve, toca, oye y el/la poeta que emite. Necesarios ambos a partes iguales para que el acto de la poesía tenga sentido pleno. Por ello, este poemario, tan coquetamente editado por Ediciones del 4 de Agosto, intenta jugar con el lector/a a través de la poesía discursiva, concreta, visual, interactiva y video-poética, siguiendo la estela de maestros como Joan Brossa y su “Tentetieso” o compañeros como Peru Saizprez.

Pero, ante todo, es una llamada al encuentro y a la reivindicación y la denuncia social con planteamientos lúdico-críticos. Un intento de tocamientos, textualmente hablando.

Portada de "El amor de los peces". Imagen cortesía de David Trashumante.

Portada de “El amor de los peces”. Imagen cortesía de David Trashumante.

Retomando tu publicación precedente, “El amor de los peces” -prácticamente agotada su primera edición-, ¿cómo surge esa idea prosopopéyica de vincular la naturaleza acuática con el amor?

El amor, entendido desde los convencionalismos sociales, es rígido, tiende a encarnar esteriotipos, a mi entender, excesivamente simplistas. Tiende a exacerbar el amor de pareja y a extrañarse con cualquier otra clase de amor. Por tanto, congela algo que en realidad es el fluido, que rebosa por los vasos comunicantes que nos unen a todos los seres humanos.

Abolido el concepto cristiano de pecado original, en realidad, todos y todas hemos venido a aprender a amar sin complejos, puros. He ahí quizás un posible sentido de la vida (uno hermoso como mínimo). Un sentido que no siempre alcanzamos a ver, perdidos como estamos, ahogados en medio del agua, sin saber que en lo que nos estamos ahogando es en la propia esencia adaptable, por ende multiforme, abundante y cálida agua del amor.

Por eso me vino una imagen recurrente. Seres humanos como cardúmenes de peces, diminutos en una inmensidad que nos supera, que se cruzan, se enamoran y se olvidan incesantemente. Este distanciamiento simbólico del fluir amoroso me permitió proponer un pequeño inventario de amores, basados en mi propia experiencia y reconociendo de antemano que hay tantos tipos de amores como peces en el mar, que convierten al libro -tan amorosamente editado por Amelia Díaz Benlliure y su editorial Unaria- en un poemario de amor inclusivo. Un poemario meditativo de lo amoroso que me ha reportado muchas alegrías en los recitales con las personas, ya que hemos reído, llorado, nos hemos mecido juntos y juntas en el undivagar de sus versos. Vamos, que me he sentido como pez en el agua.

Poema visual "Instrucciones". Imagen cortesía de David Trashumante.

“Instrucciones” (2006). Poema visual. Imagen cortesía de David Trashumante.

Respecto de tu venidero poemario, ¿cuáles son, a grandes rasgos, los pilares de su contenido?

La muerte. Del Eros me he pasado al Tánatos. “A viva muerte”, que sale en la editorial canaria Baile del Sol en enero, ha sido un libro duro de escribir. Un intento por enfrentarme a mi miedo profundo a la muerte, sin solución de continuidad, claro. Un darme una y otra vez contra el gran muro. El libro enfoca la muerte desde la propia experiencia simulada de la expiración, física y emocional y, a través de diversos registros estilísticos, intento que cualquiera que lo lea pueda trasladarse a ese instante final.

También hay apartados donde expongo la muerte desde su concepción política, cultural y social. Hay espacio para la denuncia, el debate y también, cómo no, la ironía y el sarcasmo. Un poemario de muchas caras pero que todas terminan en el mismo punto. Un “libro espiral”, como lo ha calificado Dionisio Cañas.

Además nace muerto, porque todo libro, y más con los tiempos que manejamos en el mundo editorial, desde que entregas el manuscrito hasta que lo publican, al ser impreso muere para la experiencia del poeta. Y como tal difunto cuenta con sus exequias textuales. Contiene a modo de prólogo un Libro de Firmas dónde poetas cómo Raúl Zurita, Ángel Guinda, Antonio Orihuela, David Benedicte, Alberto García Teresa, Ana Pérez Cañamares, Pedro Verdejo y el propio Dionisio han escrito sus “condolencias”; un panegírico del gran poeta de la imposibilidad, Eddie (J. Bermúdez) y un epitafio del maestro Enrique Falcón.

Un libro repleto de dignos/as plañideros/as que espero tenga su nicho de mercado en todas las cementerio-librerías del país. Al menos, creo que el formato va a ser económico.

www.davidtrashumante.blogspot.com

www.rtve.es/alacarta/videos/la-aventura-del-saber/aventura-del-saber-boek-visual-david-trashumante/2570818/

http://intramurs.org/es/inicio/

Jose Ramón Alarcón

 

 

 

 

 

 

Ciutat Vella Oberta: más de 100.000 entradas

Balance de Ciutat Vella Oberta: Festival de Artes Plásticas y Visuales
Días 8, 9 y 10 de noviembre
Reportaje gráfico: Eva Máñez

Más 200 artistas de todo el mundo, 43 espacios expositivos y 34 talleres abiertos al público dinamizaron durante los pasados días 8, 9 y 10 de noviembre Ciutat Vella, todo ellos dispuestos a “poner en valor el centro histórico con mayor concentración de comercios de Europa”, según destacó durante su presentación Julia Martínez, gerente de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Valencia. ¡Y vaya si lo hicieron! Las calles del céntrico barrio se llenaron de ciudadanos y turistas que colmaron y rebasaron las expectativas del grupo organizador.

Ciutat Vella Oberta, que en esto ha seguido los pasos de Russafart o Cabanyal Portes Obertes, otras dos sobresalientes actividades artísticas nacidas en sendos barrios emblemáticos de Valencia, recibió la visita de miles de personas. Los talleres y estudios de artistas no dieron abasto, como tampoco lo dio la página web diseñada para el evento y las redes sociales que superaron las 100.000 entradas. Los comercios de Ciutat Vella también notaron el impacto de tamaña actividad artística, foco de exposiciones de pintura y fotografía, proyecciones de cine, talleres infantiles, cuentacuentos, recitales de poesía, performances, actuaciones musicales, visitas guiadas, intervenciones en la calle, diseño, moda, gastronomía y una sorprendente ruta erótica comandada por Carles Recio.

Sin ayudas públicas, pero con un enorme entusiasmo, Ciutat Vella Oberta se puso en marcha gracias a la voluntad de artistas y ciudadanos y al apoyo económico, principalmente, de la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia (ESAT). La Fundación Inspirarte, Ibercaja y galerías como Cuatro, Espai Visor, Kessler-Battaglia y Punto, además de La Nau, Rector Peset, Ca Revolta, Carme Teatre e Inestable, se sumaron a la iniciativa para dejar constancia de que hay vida más allá del declive institucional. Y como muestra fehaciente del éxito de Ciutat Vella Oberta, les dejamos estas imágenes firmadas por Eva Máñez. Continuará…

Ciutat Vella Oberta. Fotografía: Eva Máñez

Ciutat Vella Oberta. Reportaje fotográfico de Eva Máñez.

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

7/11/2013. Inauguració Festival de les arts Ciutat Vella oberta

7/11/2013. Inauguració Festival de les arts Ciutat Vella oberta

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez