Taller infantil sobre la Ruta de la Seda

Taller infantil
“Tu libro de artista inspirado en la Ruta de la Seda y Valencia”
Producido por pintaValencia, mucho más que una academia de pintura
Sábado 19 de noviembre: 10:30 h.
Domingo 20 de noviembre: 12:00 y 17:30 h.
SINDOKMA (Festival del libro)
Russafa Gallery, Pedro II el Grande, 11

tallerSD

SINDOKMA es un festival del libro -coorganizado por MAKMA, la asociación Mostra LIJ y la Conselleria D’Educació, Investigació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana-, que reporta preeminencia a todas sus morfologías posibles, vertebrado por una apuesta de contenidos y perfiles heterodoxos -con la presencia de librerías y editoriales independientes, así como sellos de libro de artista- que prestará una especial atención al público infantil. Durante los días 19 y 20 de noviembre 2016, pintaValencia estará en la sede del festival (Russafa Gallery, Pedro II el Grande, 11) para que los más peques puedan realizar su propio libro de artista, conociendo la importancia de la Ruta de la Seda en Valencia.

El objetivo del taller es el de realizar un trabajo didáctico para público infantil en el que aunar el interés por la cultura en general, a través de los ámbitos literario, artístico, histórico y plástico en particular. Más de medio centenar de niños y niñas conocerán la importancia de la Ruta Occidental de la Seda de la UNESCO a propósito del nombramiento de Valencia como Ciudad de la Seda 2016.

MULTAQA OK.indd

Así, el taller didáctico producido por pintaValencia busca fomentar e impulsar el respeto a la interculturalidad entre los pueblos y el patrimonio artístico de la ciudad, focalizado en dos importantes monumentos como el Colegio del Arte Mayor de la Seda y la Lonja de los Mercaderes de la Seda.

El resultado se materializa en forma de libro de artista que recoge y atestigua la relevancia de la Ruta de la Seda en la cultura mediterránea, especialmente en Valencia, haciendo hincapié en la importancia que tenían antaño las moreras en el desarrollo de la sericultura, dado que las hojas de este árbol son el alimento fundamental del gusano de seda.

El taller es GRATUITO cuenta con un número de plazas limitado, por lo que es necesaria la reserva previa rellenando el formulario disponible en la web de pintaValencia. La duración aproximada de los talleres es de 45 minutos, y está dirigido a participantes de entre 5 y 12 años.

liceoOCT16.cdr

La seda y la mujer a través de los tiempos

Levedad. La seda y la mujer de todos los tiempos, de María Gómez
Hotel Las Arenas
C / Eugenia Viñes, 22-24. Valencia
Inauguración: viernes 8 de julio de 2016, a las 20.30h

Esculturas en yeso endurecido, talladas hasta llegar a formas sutiles y  evanescentes, inspiradas en las formas flotantes y movimientos de la seda. Ellas, estas mujeres de seda flotando libres, “son como la crisálida en su esplendor cuando se abre a la vida entre el filamento de seda que ella misma creó, trasmutando hacia la Ninfa que saldrá desnuda a la naturaleza. Será ese fino hilo utilizado en su metamorfosis, el que la cubra después como mujer”, explica María Gómez.

‘La Seda y la Mujer de todos los tiempos’ es el subtítulo que acompaña al más genérico de ‘Levedad’, con el que María Gómez presenta en el Hotel Las Arenas la serie de obras en torno a la esencia de los sentidos como un código genético que la acompaña piel con piel desde los tiempos más remotos y seguirá siéndolo mientras exista la Humanidad.

Levedad, de María Gómez. Imagen cortesía de la autora.

Levedad, de María Gómez. Imagen cortesía de la autora.

La seda ha tenido una estrecha relación con lo femenino, en una simbiosis  que la mujer reconoce: la belleza y la sutilidad de esos hilos conjugan y se transmutan con la elegancia natural, sensualidad, levedad y libertad, conectando con la “esencia” de los sentidos, el interior y elevación del espíritu, e incluso, la suntuosidad.

Las esculturas tuvieron su inicio hace varios años, surgido en la observación de la belleza y encantamiento de paisajes pirenaicos, donde la inmensidad y la atmósfera sobrecogieron a María Gómez. “Pudo ser el mismo silencio y la afonía de la brisa, la que me hizo imaginar paños de seda flotando sobre el blanco de la nieve y todos los verdes infinitos. Pensé, entonces, cómo llegaba ese preciado tejido a esos lugares tan duros y difíciles de alcanzar dadas sus barreras naturales”, explica la artista.

“A partir de ahí descubrí el duro camino que hacían los hombres hasta lograr el ‘tesoro de la seda’, que  llevaban consigo hasta los más recónditos rincones de su tierra, entregándolo como una ofrenda, para belleza y deleite de los sentidos. Hay una historia en todo este camino que me cautivó, en el que hombres y mujeres de todas las culturas han sido seducidos por la mágica atracción de la seda”, concluye.

La técnica, continúa señalando Gómez, “es muy dura de trabajar (yeso endurecido con colas animales como antaño) y talladas a bese de cincel y lijas (la idea de dominar la materia hasta que parezca ligera como una nube. Sin moldes ni modelos”.

Levedad, de María Muñoz.

Levedad, de María Gómez. Fotografía de Alfredo G. Carbonell.

“La corrupción es lo que más me cabrea”

El regreso del Catón, de Matilde Asensi
Planeta Libros

Matilde Asensi es sin duda la escritora valenciana que más libros de ficción vende. En el cambio de milenio se dio a conocer con El salón de ámbar y Iacobus, pero fue El último Catón (2001), su tercer título, el que la consagró a nivel internacional.  Tras su trilogía Martín Ojo de Plata, Asensi recupera la historia que le dio celebridad con El regreso de Catón, número uno en la lista de best sellers, una tirada inicial de 200.000 ejemplares y más de veinte millones de lectores. “No me abruman estas cifras”, dice la autora.  “Procuro que se queden fuera de mi vida y de mi trabajo, porque quiero seguir siendo yo, una persona normal que disfruta con lo que hace, sin presiones”.

En esta historia la pareja de arqueólogos y paleógrafos, Ottavia y Farag Boswell,  protagonistas de El último Catón, son 15 años más mayores, pero mantienen sus ansias de aventuras, y por encargo de unos ancianos archimillonarios emprenden la búsqueda de los huesos de Jesús y su familia. Con ese objetivo emprenden un largo y accidentado viaje que les lleva desde Canadá a Tierra Santa pasando por Mongolia, las alcantarillas de Estambul y la Ruta de la Seda. Acción, misterios y secretos antiguos se entretejen en las peripecias de los personajes que culminan su periplo en las entrañas del monte Merón, en la Alta Galilea, al norte de Israel. Una intrincada red de túneles y pasadizos creada 800 años atrás por los descendientes de los Asesinos, en la actualidad ismailitas nazaríes.

El regreso del Catón, de Matilde Asensi. Planeta

El regreso del Catón, de Matilde Asensi. Planeta

¿Le molesta que le comparen con Dan Brown o con Indiana Jones?

No, pero no lo entiendo. Es como comparar un coche con un pez. Aunque lo de Indiana Jones me gusta, al contrario que lo de Dan Brown.

¿Resucitó a Catón para complacer a sus seguidores o por deseo personal?

Por las dos cosas y, además, en ese orden: primero para complacer a mis lectores que pedían más de la misma canción como en la radio y, segundo y a continuación, ya por deseo personal.

¿Cómo les ha puesto 15 años encima a sus personajes?

Contando las cosas que les han ocurrido durante este tiempo. Como cualquiera de nosotros, siguen siendo los mismos pero con más experiencia, con más historia.

¿Cuál fue la parte más dura del proceso de documentación? ¿Estuvo personalmente en alguno de los lugares que describe?

Lo más difícil fue encontrar toda la bibliografía que necesitaba. Casi siempre necesito libros raros que ya no se encuentran en ninguna parte y, en El regreso del Catón, fue aún más difícil por la crisis y la falta de reediciones. Y, sí, estuve en muchos de los lugares que describo.

Matilde Asensi. Fotografía de Carlos Ruiz.

Matilde Asensi. Fotografía de Carlos Ruiz.

La Iglesia planea sobre toda la historia. ¿Se considera católica y/o practicante? ¿Qué opina del Papa Francisco?

No, no me considero católica ni practicante. Ni siquiera creyente. Pero he crecido dentro de esa fe y no de otra distinta. Quizá por eso puedo decir que Francisco me cae muy bien, es el Papa que necesitaba la Iglesia católica hace mucho tiempo.

Si se descubrieran los huesos de Cristo y su familia y se pidiera probar científicamente, ¿cómo cree que afectaría al cristianismo y al mundo en general?

Al cristianismo, en nada. La fe seguiría siendo la misma porque la fe siempre va más allá de cualquier argumento. Al mundo en general, como descubrimiento histórico, le aportaría un gran conocimiento sobre los orígenes de nuestra cultura occidental.

Usted es una defensora acérrima de Internet y las redes sociales. ¿No cree que también tienen su lado oscuro?

Tienen el mismo lado oscuro que la vida fuera de Internet. Internet y las redes sociales son un espejo de la sociedad, nada más.

Le esperan varias semanas de viajes y entrevistas para promocionar su obra. ¿Cómo lleva esa parte del oficio de escritor de éxito?

Es agotador, pero también muy satisfactorio porque entras en contacto con tus lectores. De todas formas, creo que es la parte más dura del oficio de escribir.

¿Qué es lo que más le cabrea de la realidad que vivimos?

La mentira y la corrupción política. La manipulación en la que nos hacen vivir para seguir agarrados a los cargos públicos. No entiendo cómo pueden dormir por la noche sin tener pesadillas o remordimientos. Si de verdad creen lo que dicen (cosa que considero imposible), es que viven dentro de una burbuja y no se enteran de lo que vive, opina y siente la gente de la calle.

Matilde Asensi. Fotografía de Carlos Ruiz.

Matilde Asensi. Fotografía de Carlos Ruiz.

Bel Carrasco

Valencia, en el camino de la seda

Valencia Ruta de la Seda 2016
Lonja de la Seda
C/ La Llotja, 2. Valencia
Jueves 8 de octubre de 2015

Fue todo como la seda. Aunque empezó como la lija: “Queremos que se nos trate con justicia y equidad”, dijo el presidente de la Generalitat Ximo Puig, en relación con el modelo de financiación. “No queremos polemizar con ninguna Comunidad Autónoma, lo único que decimos es que la Comunidad Valenciana es la peor tratada de España”. Y a renglón seguido anunció que el sábado 10 de octubre le iba a mandar una carta al presidente Rajoy solicitándole una “reunión inmediata adjuntándole el acuerdo de las Cortes Valencianas”. Luego llegó José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores, y limó asperezas: “El tema de la financiación es un tema urgente y necesario que tenemos que resolver entre todos”.

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, y José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores, en la entrada de la Lonja de la Seda poco después de atender a los medios.

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, y José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores, en la entrada de la Lonja de la Seda poco después de atender a los medios.

Eso ocurrió junto a la puerta de entrada de La Lonja de la Seda. En su interior aguardaban embajadores de 14 países, para ratificar el liderazgo de Valencia, recién incorporada, en la Ruta de la Seda 2016. Ese mismo año se cumplirá el vigésimo aniversario de la Lonja como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. De manera que una vez dentro de la joya del gótico civil valenciano, Puig y Margallo aparcaron sus diferencias para congratularse del insigne papel otorgado a Valencia, como extremo mediterráneo de esa Ruta de la Seda que comienza en el kilómetro 0 de Xi’an en China.

Margallo, de hecho, arrancó su alocución bajo la Cámara Dorada del Consulado del Mar tirando de un proverbio chino de Lao Tse: “Un viaje de 1000 millas comienza con un primer paso”. Y agregó: “Hoy Valencia está dando ese primer paso”. Todos reconocieron a José María Chiquillo, comisionado de la UNESCO, principal artífice de ese primer paso. Y Chiquillo, en plan Martin Luther King, recogía en el video promocional de Valencia Ruta de la Seda 2016 esta frase: “We have a dream: a world of silk” (Tenemos un sueño: un mundo de seda).

Imagen del encuentro en la Lonja de la Seda de Valencia de los embajadores de 14 países con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el Ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo.

Imagen del encuentro en la Lonja de la Seda de Valencia de los embajadores de 14 países con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el Ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo.

Valencia se ha metido de lleno en ese mundo. Algo que el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, destacó: “Servirá como la seda de hilo conductor en las relaciones interculturales entre los países” que integran esa Ruta. Para empezar esa recién iniciada singladura, Valencia acogerá los días 10, 11 y 12 de junio del próximo año el segundo encuentro de ciudades de la Ruta de la Seda del programa de la UNESCO. Lo hará coincidiendo a su vez con la inauguración del rehabilitado Colegio Mayor de la Seda, prevista para mayo.

Ximo Puig destacó la importancia del acto que se celebraba en el interior mismo de la Lonja de la Seda: “Es algo más que un apunte en los libros de historia; es una realidad viva que hermana a pueblos diversos”. También: “Puede ser un activo económico, social y cultural residenciar parte de esa Ruta en Valencia”. La participación por turno de gran parte de los embajadores allí reunidos ratificó esa declaración de buenas intenciones. Incluso hubo alguno, como el embajador de Croacia, que recordó el drama de los refugiados aprovechando la cálida entente: “A nuestro país han llegado 100.000 refugiados de Oriente Medio, que sería el equivalente, por población, a millón y medio en España”.

En el video promocional de Valencia Ruta de la Seda, se sucedían los parabienes de la Comunidad Valenciana como extremo mediterráneo de esa ruta; como destino turístico y cultural privilegiado, y como oportunidad de negocio. “La Ruta de la Seda puede ser un elemento fundamental de regeneración económica”, señaló Margallo, que incidió en el “espíritu de futuro” que “ha caracterizado a la Comunidad Valenciana”. Ximo Puig, alargando ese espíritu presente en torno a la seda, lanzó de nuevo el guante: “Vamos a ser leales con el Gobierno de España y sabemos que será de doble dirección”.

La Lonja de la Seda de Valencia.

Interior de la Lonja de la Seda de Valencia.

Salva Torres