María José Torrente: deconstruye, si algo queda

Re-Constructing Venus, de María José Torrente
Galería Cuatro
C / La Nave, 25. Valencia
Inauguración: jueves 15 de febrero de 2018, a las 20.00h

Venus: Diosa del amor, la belleza y la feminidad en la mitología Romana. En la cultura finisecular de la Modernidad con el término ‘Venus’ se alude a las representaciones de desnudos femeninos, aún cuando no hubiese indicios de que se tratase de la diosa.

Deconstrucción: Concepto filosófico asociado a Jacques Derrida que se ha extendido a campos que no son estrictamente filosóficos como la pintura, la arquitectura, la literatura e incluso la cocina.

Obra de María José Torrente. Imagen cortesía de la autora.

Obra de María José Torrente. Imagen cortesía de la autora.

La deconstrucción de ‘Re-Constructing Venus’, la exposición de María José Torrente que acoge la Galería Cuatro,  se encuentra tanto en el concepto previo -derivado del término filosófico- como en el proceso técnico. Así, la reconstrucción no pretende destruir de forma absoluta, más bien se trata de una fase previa que sirve para desectructurar o deshacer de forma analítica aquellos elementos que constituyen una estructura conceptual. Para poder reconstruir después. Solo así podrá haber un encuentro entre ruptura, reconstrucción y belleza.

Estas Venus contemporáneas representan figuras desmembradas, descoyuntadas, pero reconstruidas atendiendo a una particular manera de entender la armonía, el equilibrio y, en definitiva, la belleza.

Obra de María José Torrente. Imagen cortesía de la autora.

Obra de María José Torrente. Imagen cortesía de la autora.

Figuras rotundas de sólida arquitectura que se desvinculan del fondo. El espacio es un contenedor de la figura, como un limbo, un no lugar que sirve para exaltar la sensualidad y belleza formal en una época que se desentiende de las categorías estéticas y de otras. Una nueva y diferente mirada hacia la feminidad que no excluye la reflexión intelectual y estética. Del espectador depende explorar cada obra según la razón y su experiencia artística.

Las señoritas de Avignon se han citado con una artista en el ático de una calle céntrica. Y las señoritas no saben si hablar, tomar un café, posar para la artista o solo mirar. Vivimos en tiempos de deconstrucción o mejor, vivimos tiempos en los que ya nada queda por deconstruir. En tales circunstancias, no hay más que recoger los retazos, los trozos, los fragmentos producidos por las batallas deconstruccionistas y rehacer el mundo.

Cada artista tiene su método y no todos los métodos dan la misma importancia al proceso creativo. Pero en el método está la verdad y no hay verdad que de alguna forma no implique a la belleza, que resulta necesaria en toda reconstrucción. Las Venus de la Historia recobran la vida cuando se les otorga un nuevo sentido. Hace mucho tiempo se citaron en la calle Avignon unas señoritas con un encantador sátiro, ahora se han citado con una artista, María José Torrente, en el ático de una calle céntrica.

Obra de María José Torrente. Imagen cortesía de la autora.

Obra de María José Torrente. Imagen cortesía de la autora.

Manel Margalef en la Galería Cànem

Imput/Output. Codificación/Descodificación en el hemisferio izquierdo, de Manel Margalef.
En la Galería Cànem
C/ Antonio Maura, 6. Castelló de la Plana.
Hasta el 4 de Marzo.

Manel Margalef en tres tiempos:
1er tiempo: El objeto deconstruido

Hablamos de objetos y del proceso a los que los somete el artista. Objetos de procedencia industrial, extraídos de la realidad doméstica se convierten en piezas de arte, ahora bidimensionales, opuestos a la tradicional visión ilusoria de la realidad objetual. Esta presentación desencadena un proceso de nuevos significados, abriendo vías a diferentes posibilidades imaginativas y asociativas. Una metáfora visual que pone de relieve la importancia que para la interpretación supone ser entendidos como fenómenos de significación y no sólo de comunicación. Superando lo retiniano y por circuitos mentales vamos más allá de la apariencia. Estamos ante unas obras que actúan como paradigma, ya que, a pesar de oponerse a la representación, aluden a ella.

"Doble cuerpo", collage sobre madera, 2012. 120x100cm. Obra de Manel Margalef. Imagen por cortesía de la galería.

“Doble cuerpo”, collage sobre madera, 2012. 120x100cm. Obra de Manel Margalef. Imagen por cortesía de la galería.

2º tiempo; Psycho-objetos. Objetos, territorio, identidad.

Manel Margalef siempre fiel a un lenguaje conceptual de máxima austeridad y contención expresiva, también mediante la fotografía, produciendo objetos sin apenas intervención, acentúa el distanciamiento objetivo, y tal vez también afectivo, respecto a su obra. Reflexiona sobre el espacio personal, el hábitat como lugar de la memoria, pero también como refugio de la propia identidad. Y este concepto va más allá y llega a los utensilios, muebles y pertenencias que configuran una identidad y un espacio diferenciado. Pero en una sociedad de “usar y tirar” el planteamiento supera el afecto por el objeto la mirada nostálgica, la utilidad; cambiándolo por una curiosa experimentalidad (el registro) devolviendo el objeto a sus matrices iniciales. Manel Margalef psycho-reordena los elementos que componen el objeto inicial, poniendo ante nosotros su autoría (la psyche), una nueva condición, al final la condición humana. También la nuestra.

3er.Tiempo: Escenarios transitables. Autor-obra–espectador.

Una obra no es nada sin el observador, el receptor que la hace suya y que puede rehacerla mientras la transita. El espectador-receptor alcanza protagonismo en la configuración del sentido de las obras.

Horizonte de expectativas:
En el diálogo que el espectador mantiene con la obra es clave este concepto, dentro del cual la pieza es acogida y transitada, y que son una red de saberes previos que forman parte de la experiencia estética del receptor y desde la que se relaciona con la obra.

Estructura apelativa:
Hace referencia al repertorio de las perspectivas abiertas por las mismas obras dirigiéndose intencionalmente al espectador, y que reclaman de él el despliegue de la obra, de acuerdo con la distinción entre concreción y reconstrucción.

Vista de la exposición. Obra de Manel Margalef. Imagen por cortesía de la galería.

Vista de la exposición. Obra de Manel Margalef. Imagen por cortesía de la galería.

Receptor implícito:
Concepto esencial para pensar la transitablitat de la obra. Sería el receptor previsto, en la medida en que la obra contiene, o puede contener, el modelo de recepción y participación que reclama. Son las estructuras de la obra mediante las cuales los espectadores pueden vincularse con ella, gracias a los actos de comprensión y juego que la misma obra promueve y genera.
Con estos tres apuntes pensamos que habremos sido capaces de intervenir en las prácticas, como espacios transitables de una manera activa y participativa. El autor nos reclama que abandonemos la apacible comodidad de una contemplación pasiva y que participamos de lleno en la configuración de sentido abierto por la obra.

IMPUT/OUTPUT. CODIFICACION/DESCODIFICACION EN EL HEMISFERIO IZQUIERDO.

Es el título que el autor da a la exposición Manel Margalef (Amposta 1963) al final nos dice que el papel fundamental del objeto artístico es actuar de mediador entre el hombre y el mundo, es la prolongación de la experiencia humana , su condicionante cultural. La promoción de aquello vivido se genera sobre las bases objetuales de nuestro mundo fenomenológico inscrito dentro de la vida cotidiana. Los objetos son bienes que se convierten en sujetos de deseos con una función de portadores de signos y exponentes sociales, con la oposición entre lo privado y público, entre aquello artificial y natural. Continúa el autor : “los últimos proyectos artísticos que he llevado a cabo giran en torno a este último mecanismo psicológico, mi vínculo con el objeto queda bien definido y lo traslado plásticamente desde la carga y el servilismo que me genera su posesión “.

Vista de la exposición. Obra de Manel Margalef. Imagen por cortesía de la galería.

Vista de la exposición. Obra de Manel Margalef. Imagen por cortesía de la galería.