Valencia, tierra de tebeos, de héroes

Herois del tebeo valencià, de Quico Díaz, producido por Estrela Audiovisual
100 años de cómic en Valencia
Presentado en La Filmoteca de Valencia
Miércoles 18 de febrero, 2015

Lo dice Paco Roca en un momento del largometraje ‘Herois del tebeo valencià’, dirigido por Quico Díaz: “Valencia siempre ha sido tierra de tebeos”. Y añade: “En proporción a la población y los autores de cómic, Valencia está a la cabeza”. Un enorme caudal de talento creativo si no dilapidado, sí al menos despilfarrado. Lo lamentable del caso es que tamaña dejación se puede extender a los músicos, los artistas plásticos, los diseñadores, los publicistas y los cineastas. Bastaría repasar la nómina de tanto talento desperdiciado para enrojecer de vergüenza. Para aquél, claro está, que la tenga.

Ilustración de Roberto Alcázar y Pedrín, obra de Alberto Marcet Aparicio. 'Herois del tebeo valencià'. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Ilustración de Roberto Alcázar y Pedrín, obra de Alberto Marcet Aparicio. ‘Herois del tebeo valencià’, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts IVAC.

El caso es que ‘Herois del tebeo valencià’ se presentó en la Sala Berlanga de la Filmoteca de Valencia, reuniendo a ilustres veteranos y jóvenes de la historieta, para dejar muestra fehaciente de un fenómeno igualmente extensible a otras parcelas de la cultura: que vivir de la creación en nuestro país es asunto heroico. Quico Díaz, con sano criterio, se limitó a recalcar que su labor como director ha sido la de ofrecerse como “hilo conductor del talento de todos esos dibujantes” que aparecen en la película producida por Estrela Audiovisual.

Enrique Pertegás en el largometraje documental 'Herois del tebeo valencià', de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts.

Enrique Pertegás en el largometraje documental ‘Herois del tebeo valencià’, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts.

Precisamente Ignacio Estrela, en calidad de productor, insistió en el agradecimiento hacia todos ellos: “Son más héroes que los héroes que dibujan”. Porque heroico es sacar adelante una obra, sin duda fruto de la pasión, que carece de un mínimo tejido industrial y una eficaz gestión del dinero público. “La Conselleria de Cultura todavía nos debe, a febrero de 2015, el pago de la deuda contraída en 2013”. Estrela lo dijo teniendo al lado a José Luis Moreno, que sustituyó a Manuel Tomás al frente de CulturArts de la Generalitat Valenciana, y al que, no obstante, salvó de la quema. “Es lo único bueno que ha hecho CulturArts”.

El guerrero del antifaz, de Manuel Gago, en 'Herois del tebeo valencià, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts IVAC.

El guerrero del antifaz, de Manuel Gago, en ‘Herois del tebeo valencià, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Sergio Bleda, uno de los heroicos dibujantes que aparecen en la película, también lo explica en una de sus intervenciones: “El inconveniente de trabajar en España es que no hay industria”. Ni industria ni políticos que lo remedien, y mira que llueve sobre mojado. Lluvia que arrecia en ‘Herois del tebeo valencià’ en forma de testimonios tan sufrientes como llenos de vida. Los diversos avatares por los que han pasado esos heroicos dibujantes, atrincherados en su enérgica creatividad a prueba de censura y limitación de medios, atraviesan de cabo a rabo el documental.

'Arrugas', de Paco Roca. 'Herois del tebeo valencià'. Filmoteca de CulturArts IVAC.

‘Arrugas’, de Paco Roca. ‘Herois del tebeo valencià’, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Quico Díaz, he ahí su mérito, lo que hace es dejar jugar a tanto talento, ensamblar con criterio y ritmo narrativo sus testimonios, e intercalar fragmentos de sus obras para que el tiempo del largometraje pase en un suspiro. Cien años de historia del cómic valenciano muy bien llevados. Debe ser cosa de la genética de los ilustradores, dibujantes, historietistas o como quiera que les llamemos. Porque lo cierto es que los Manuel Gago, Enrique Pertegás, José Varona, José Ortiz, Joan Ramos, Miguel Quesada (que llegó a dibujar una historia incluso literalmente dormido), Alberto Marcet, César Álvarez, Rafael Boluda, Sento Llobell, Sergio Bleda, Jordi Bayarri, Mique Beltrán, Cristina Durán, Paco Roca y tantos otros, lejos de mostrar el calvario que supone su creación en circunstancias tan adversas, diríase animados por una savia interior alucinógena.

Flecha Roja, de Rafael Boluda. 'Herois del tebeo valencià'. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Flecha Roja, de Rafael Boluda. ‘Herois del tebeo valencià’, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Y aunque no sea lo mismo cobrar “un 10% de una tirada de 200 ejemplares [caso español] que ese mismo 10% de una de 3.000 [casos francés y norteamericano]” (Sergio Bleda), lo cierto es que no hay ejemplo malo que pueda con la entusiasta creatividad de estos heroicos dibujantes. Ni siquiera la irrupción de las nuevas tecnologías, que amenazan con destruir el papel impreso. “Las nuevas tecnologías han ayudado al desarrollo del tebeo y de los dibujantes” (Sento Llobell). Y, en todo caso, el fetiche del papel juran que perdurará. Como juran seguir contando historias, envenenados como están por la energía que desprende el dibujo. Héroes del tebeo valenciano, porque la pasión nada sabe de circunstancias adversas.

Ilustración de Sergio Bleda de su obra 'El lado salvaje'. Herois del tebeo valencià, largometraje documental de Quico Díaz.

Ilustración de Sergio Bleda de su obra ‘El lado salvaje’. Herois del tebeo valencià, largometraje documental de Quico Díaz. Filmoteca de Valencia.

Salva Torres

Dibujantes y/o héroes del tebeo valenciano

Herois del tebeo valencià
Filmoteca de Valencia
Plaza del Ayuntamiento, 17
Miércoles 18 de febrero, a las 11.00h

El Guerrero del Antifaz, Roberto Alcázar y Pedrín, Marco Antonio, La Patrulla X, Pumby, Iron Man, Vampirella, La pandilla de los 7, Pequeño Pantera Negra… Estos personajes han marcado la infancia de muchas generaciones. Sus dibujantes relatan sus inicios, su evolución, éxitos y penurias. ‘Herois del tebeo valencià’ es un largometraje documental que recorre los 100 años del cómic en Valencia, desde los orígenes del tebeo hasta los últimos fanzines digitales.

Flecha Roja, de Rafael Boluda. 'Herois del tebeo valencià'. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Flecha Roja, de Rafael Boluda. ‘Herois del tebeo valencià’. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Un merecido homenaje a todos los dibujantes que a menudo son injustamente olvidados y que con sus historietas consiguieron desarrollar la imaginación, transmitir las culturas de otros países y enseñar a leer a millones de españoles. Los testimonios de estos grandes artistas demuestran que los verdaderos héroes no fueron sus personajes, sino ellos.

En Valencia se encuentran gran parte de los autores que han marcado la manera de entender el cómic en nuestro país, ya que en la época dorada del tebeo varias de las editoriales más importantes eran valencianas.

Ilustración de José Bleda. 'Herois del tebeo valencià'. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Ilustración de José Bleda. ‘Herois del tebeo valencià’. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Durante 60 minutos se plasman las opiniones y los diferentes puntos de vista de reconocidos artistas ligados a la cultura en sus diferentes vertientes. Muchos de ellos no habían sido nunca entrevistados. Un film cercano al autor y a su vida, donde se proyectan multitud de imágenes de tebeos originales de la época, fotografías, documentos históricos, dibujos originales, pequeñas animaciones y cómics recientes, además de imágenes grabadas en la actualidad.

Dirigido por el valenciano Enrique Díaz y producido por Estrela Audiovisual, el documental se presentará para la prensa y amigos, el próximo miércoles 18 de febrero en la Sala Luis García Berlanga de la Filmoteca de Valencia.

'Arrugas', de Paco Roca. 'Herois del tebeo valencià'. Filmoteca de CulturArts IVAC.

‘Arrugas’, de Paco Roca. ‘Herois del tebeo valencià’. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Antes de la proyección habrá una rueda de prensa con la presencia del equipo técnico y la mayoría de los artistas entrevistados: José Varona Luna “Ché”, Emilio Frejo Gutiérrez, Alberto Marcet, Miguel Quesada, Arturo Rojas de la Cámara, Rafael Boluda, César Álvarez “Zesar”, Manolo Molero, Paco Roca, Rafa Fonteriz, Francisco Ruizge, Sento Llobell, Mique Beltrán, José Fonollosa, Jesús Huguet, Sergio Bleda, Salvador Larroca, Cristina Durán, Miguel Ángel Giner, Jorge Parras, Joseba Basalo, Joan Ramos Monllor. El proyecto ha recibido ayudas de CulturArts Generalitat Valenciana y del Ayuntamiento de Xàtiva.

Ilustración de Roberto Alcázar y Pedrín, obra de Alberto Marcet Aparicio. 'Herois del tebeo valencià'. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Ilustración de Roberto Alcázar y Pedrín, obra de Alberto Marcet Aparicio. ‘Herois del tebeo valencià’. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Stanbrook, 1939: la memoria a flote

Stanbrook, 1939. El exilio republicano hacia el norte de Àfrica
EX.IL exiliados e ilustrados
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Hasta el 30 de noviembre

Hay maletas, objetos, documentos, mapas, fotografías y material audiovisual. “La mayor parte inédito y muy íntimo”, subrayó Ricard Camil, comisario de la exposición ‘Stanbrook, 1939. El exilio republicano hacia el norte de África’. Maletas en las que apenas cabía lo imprescindible para sobrevivir e imprescindibles recuerdos. Objetos tan hacinados como los propios exiliados republicanos en el carguero británico ‘Stanbrook’, que a duras penas zarpó del puerto de Alicante salvando los proyectiles franquistas.

Fotografía de la exposición 'Stanbrook, 1939', en la que se pueden ver las condiciones de los exiliados republicanos en los campos de trabajos forzados de Argelia. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Fotografía de la exposición ‘Stanbrook, 1939’, en la que se pueden ver las condiciones de los exiliados republicanos en los campos de trabajos forzados de Argelia, en la muestra de La Nau de la Universitat de València.

La dura travesía de las 2.638 personas que huían a bordo del ya mítico buque, sin reparar en el cruel destino que les aguardaba en Orán (Argelia), es recreada en La Nau de la Universitat de València con motivo del 75 aniversario del exilio republicano. “No es una conmemoración, sino la rememoración de un pasado que tratamos de rescatar de forma digna”, señaló Camil. Junto a él, haciendo de tripas corazón, estaba Laura Gassó, hija de Antoni Gassó Fuentes, internado en varios campos de trabajos forzados y de castigo en el desierto argelino.

Instalación de las maletas usadas por los exiliados republicanos en su huida hacia Argelia en el carguero Stanbrook, en la exposición 'Stanbrook, 1939' de La Nau.

Instalación de las maletas usadas por los exiliados republicanos en su huida hacia Argelia en el carguero Stanbrook, en la exposición ‘Stanbrook, 1939’ de La Nau.

También estaba presente Rosa Brines, de la Plataforma Stanbrook. “Es de justicia”, aclaró, con respecto a la exposición rememorativa. “En este país no se está por la labor de reconciliación nacional. Y eso nos duele”. Como le dolía comprobar el apoyo de las instituciones argelinas, a la hora de acceder a los lugares de aquel exilio, mientras el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo “ni respondió a nuestras cartas”. Finalmente fue el embajador de Argelia en España quien facilitó los visados.

Instalación imitativa de las traviesas de tren en las que trabajaron los exiliados republicanos para la construcción del Transahariano, en la exposición 'Stanbrook, 1939' de La Nau de la Universitat de València.

Instalación imitativa de las traviesas de tren en las que trabajaron los exiliados republicanos para la construcción del Transahariano, en la exposición ‘Stanbrook, 1939’ de La Nau de la Universitat de València.

A pesar de los pesares, y de ese “velo para que no se conozca la República impuesto por la Transición”, según Camil, la memoria de aquella lamentable huida de los exiliados y posterior abandono en tierras argelinas sale a flote en La Nau. Como si fueran restos de un cruento naufragio, la Sala Estudi General recoge testimonios escritos de quienes vivieron aquella triste odisea, gracias a diarios como el de Antoni Gassó, pasajero 753 del Stanbrook. Fotografías de familiares ilustran las penosas condiciones de trabajo en los campos de concentración (centros de acogida, según las autoridades francesas).

En primer plano, Manuel Azaña, del ilustrador Micharmut, con Francisco Ayala al fondo, obra de Juan Miguel Aguilera, en la exposición 'EX.IL exiliados e ilustrados' de La Nau.

En primer plano, Manuel Azaña, del ilustrador Micharmut, con Francisco Ayala al fondo, obra de Juan Miguel Aguilera, en la exposición ‘EX.IL exiliados e ilustrados’ de La Nau.

Traviesas ferroviarias, a modo de instalación, recuerdan la construcción del ferrocarril transahariano pactado entre Francia y Alemania. Allí se dejaron la piel, y en muchas ocasiones la vida, los exiliados republicanos forzados a un trabajo tan cruento como ignominioso. Algunas de las imágenes sepia lo rememoran. Como hay objetos que recuerdan el interior del Stanbrook. Camil destaca, procedente del Museo Histórico Militar de Cartagena, la cola del torpedo alemán que hundió el carguero británico, meses después de su odisea hacia Argelia.

Max Aub, ilustrado por Ajubel, y Angelí Castanyer i Fons, obra de Txemacantropus, en la exposición 'EX.IL exiliados e ilustrados' de La Nau.

Max Aub, ilustrado por Ajubel, y Angelí Castanyer i Fons, obra de Txemacantropus, en la exposición ‘EX.IL exiliados e ilustrados’ de La Nau.

Paco Roca se suma a la rememoración con las viñetas de su cómic ‘Los surcos del azar’, que narra la odisea de la partida hacia Orán. Y, de la mano de Paco Roca, Mac Diego introdujo la particular visión que 36 ilustradores valencianos ofrecen de otras tantas figuras ilustres del exilio republicano en la muestra ‘EX.IL exiliados e ilustrados’, en la Sala Oberta de La Nau. La lista es larga, pero valgan a modo de ejemplo, los nombres de Max Aub, Josep Renau, Manuel Azaña, Clara Campoamor, Pedro Salinas, Dolores Ibarruri, Federica Montseny, Luis Buñuel o Amado Granell, ilustrados respectivamente por Ajubel, Rafa Fonteriz, Micharmut, Luis Demano, Carlos Ortín, María Herreros, Juan Almela, Mique Beltrán y el propio Paco Roca.

En primer plano, Castelao, del ilustrador Ortifus, en la exposición 'EX.IL exiliados e ilustrados' de La Nau.

En primer plano, Castelao, del ilustrador Ortifus, en la exposición ‘EX.IL exiliados e ilustrados’ de La Nau.

Imagen del carguero británico Stanbrook en la exposición 'Stanbrook, 1939. El exilio republicano hacia el norte de África'. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Imagen del carguero británico Stanbrook en la exposición ‘Stanbrook, 1939. El exilio republicano hacia el norte de África’. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

 

Salva Torres

Only Paper, una vuelta a los orígenes

Only Paper. Exposición colectiva

Espai Rambleta

Bulevar Sur esquina Pío IX. Valencia

Hasta el 7 de noviembre

La tan cacareada muerte del papel parece haberle dado vida. La pasada semana se presentó en Valencia la revista de humanidades y economía La maleta de Portbou, en puro papel. Y, ahora, María Tinoco y Cristina Chumillas han comisariado una exposición ecléctica, que tiene, eso sí, como denominador común el papel. Un total de 14 artistas, completamente diferentes entre sí, exhibe su obra realizada en diferentes tamaños y formato, pero toda ella en papel. Only Paper es, sin duda, un título apropiado para reflejar esa unanimidad artística en torno a un soporte material que muchos dan por muerto, ante el arrasador avance de la tecnología, pero que no deja de renacer de sus cenizas.

Obra de Moisés Mahiques para Only Paper en Espai Rambleta.

Obra de Moisés Mahiques para Only Paper en Espai Rambleta.

Terminará siendo un objeto de culto al que acudirán los amantes de la buena vida artística. Entretanto, ahí sigue, mostrándose fuerte como Ulises ante el canto de sirenas digital que amenaza con hundirlo. Para ello, María Tinoco y Cristina Chumillas se sirven de 14 artistas cuya fuerza mayor reside en la consistencia que les proporciona tan frágil papel. Papel de todos los estilos, temáticas y colores. Papel ilustrado, collage, dibujo, “papercut”, diseño y hasta viñetas de cómic. Todo ello en la planta cuarta de Espai Rambleta, diseño de Tactelgraphics y que el DJ Cryïng Hemeroteqüe se encargó de sonorizar durante la inauguración.

Detalle de la obra de Tactelgraphics para Only Paper en Espai Rambleta.

Detalle de la obra de Tactelgraphics para Only Paper en Espai Rambleta.

Siendo el papel el elemento aglutinador de Only Paper, el variopinto abanico de propuestas de la exposición deja de chirriar bajo el manto protector de esa principal línea argumental. De este modo, el batiburrillo deja de ser tal para transformarse en un caleidoscopio de propuestas que tan pronto arrancan una sonrisa irónica al espectador, como le producen una acidez estomacal fruto del cóctel amargo que destilan en conjunto algunas imágenes.

Predominan las propuestas irónico festivas de El Rotor, Sergio Mora, Sobelman Corta y Pega (Elisa Gómez Sobelman), (Mamen) Agente Morillas y, ya más mordaces, Marcos Martínez, Valero Doval y, sobre todo, Eneko Las Heras, cuyo humor destila un aroma próximo al que destapa Chema Madoz con sus imaginativas fotografías. Elena Mir y Felipe Pantone se salen de ese universo crítico y sardónico, para plantear sutiles juegos ópticos mediante relieves y manieristas grafismos.

Detalle de la obra de Rafa Fonteriz para Only Paper en Espai Rambleta.

Detalle de la obra de Rafa Fonteriz para Only Paper en Espai Rambleta.

Tactelgraphics (Ismael Chappaz y Juanma Menero) prefiere enfundarse el chándal y mostrar un inquietante rostro cubista, que bien pudiera remitir al provocador manifiesto futurista de Marinetti (“no hay belleza sino en la lucha”). Como luchando anda Paula Bonet, con sus rostros de mirada angelical, mejillas sonrosadas y una mirada que por fuera seduce, mientras aflora cierta angustia existencial en sus pupilas. Las viñetas de Rafa Fonteriz, dentro de un marco narrativo de cine negro, también muestran esa contrariedad de lo bello y lo siniestro.

Obra de Agente Morillas para Only Paper en Espai Rambleta

Obra de Agente Morillas para Only Paper en Espai Rambleta

Y mientras todos ellos emplean entre tres y 11 imágenes para rendir pleitesía al papel, Antonio Fernández Alvira y Moisés Mahiques concentran sus respectivas propuestas en una sola imagen. Fernández Alvira, en esa línea de tensión que, en el fondo, recorre el conjunto, muestra dos cuerpos en lucha salpicados de guirnaldas y medallas, como estampa histriónica del poder. El dibujo “reiterativo” de Moisés Mahiques sobresale por su minucioso trabajo de figuras en bucle sobre fondo negro. Quizás sea ésta, de hecho, la mejor manera de decir que el papel sigue vivo, por su inacabada trayectoria en tiempo de sucesivos enterramientos. 

Detalle de la obra de Eneko para Only Paper en Espai Rambleta

Detalle de la obra de Eneko para Only Paper en Espai Rambleta

Salva Torres

Mr. Pink se apunta a un bombardeo…de sexo

Comixxx. Exposición colectiva

Galería Mr. Pink

C/ Guillem de Castro, 110. Valencia

Hasta el 14 de junio

Dicen que los seres humanos hemos creado el erotismo para compensar la represión sexual fundamento de toda cultura. De manera que, al igual que la gastronomía modula nuestro instinto depredador, el erotismo sería un modo de canalizar la pulsión sexual que nos habita. Aceptamos las cortapisas sexuales que favorecen la laboriosidad cotidiana, a cambio de inundar el espacio social con imágenes alusivas al acto sexual del que procedemos. Represión sexual y deseo van, por tanto, unidos. Cuando la represión pierde su sentido, confundida con la simple coacción, la pulsión adquiere mando en plaza para dar rienda suelta a nuestra animalidad.

Viñeta de Adrián Bago, Comixxx. Galería Mr. Pink

Viñeta de Adrián Bago, Comixxx. Galería Mr. Pink

La galería Mr. Pink, y los 11 ilustradores que llenan su espacio con viñetas de alto contenido calórico, es una muestra ejemplar del erotismo en los tiempos del cólera. Comixxx, que así se titula la magnífica exposición, forma parte de la muestra Art(o) de Sexo comisariada por MacDiego, a su vez enmarcada en el Salón Erótico de Feria Valencia. Comics e imágenes, como contrapunto al despliegue más realista, en carne viva, del salón directamente escorado a la más explícita sexualidad. En Mr. Pink, el sexo salta a la vista, contenido en viñetas de todos los tipos y colores. De manera que la sexualidad, con alusiones directas a la violencia que sin duda está en el germen de la vida, se manifiesta sin tapujos pero siguiendo los cauces de la luminosa creatividad que la contiene.

Viñeta de Rafa Fonteriz. Comixxx. Galería Mr. Pink

Viñeta de Rafa Fonteriz. Comixxx. Galería Mr. Pink

¿Que hay cerebros explotados en las viñetas de Paco Roca? Sin duda. ¿Que Jordi Bayarri muestra fornicaciones sin parar? Pues también. ¿Que las mujeres boxeadoras de Sergio Bleda son de armas tomar? Claro está. Lo mismo que hay pollas erectas (Luis Demano), coños como gargantas profundas (Adrián Bago), sexo y drogas en Benidorm (Toni Payá), provocativas cuestiones ingenuamente expresadas (Manuel Bartual), mujeres fantásticas (Rafa Fonteriz) y oscuramente seductoras (Josep de Haro), irónica felicidad (Calo) y terror barroco (Jorge Parras). Comixxx está repleto de una sexualidad desbordante, cáustica, provocadora, mordaz, ingenua, sin duda explícita, que, no obstante, y a pesar de la bomba de relojería que parece a punto de estallar, termina segregando sustancia gris producto de la imaginación allí desplegada.

Ciencia ficción, género negro, historias cotidianas, en blanco y negro o en color, limpias o sucias, con más o menos texto (Bago advierte: “¡Leed la historieta y dejad de mirar las cartelas!”), todo está ilustrado para compensar con la imaginación la más limitada fisiología sexual. Precisamente a la que se llega por la vía de la pornografía, lugar estrechamente vinculado a la pura y dura fisiología del más explícito orgasmo. Cuestión, qué duda cabe, de posturas: o la más gimnástica tabla de ejercicios sadianos, o el más sugerente despliegue de imágenes con historia, que es a lo que íbamos al hablar de Comixxx.

Ilustración de Jordi Bayarri. Comixxx. Galería Mr. Pink

Ilustración de Jordi Bayarri. Comixxx. Galería Mr. Pink

Salva Torres

Erotismo por todo lo alto de La Rambleta

Art(o) de Sexo. Exposición colectiva
La Rambleta
Bulevar Sur esquina con Avda. Pío IX. Valencia
Hasta el 20 de junio

Alguien dijo que el gran arte, siempre es erotismo disimulado. ¿Nada que ver con la más explícita pornografía? MacDiego, comisario de la exposición Art(o) de Sexo, no lo tiene claro. De hecho, pidió a los cerca de 80 artistas participantes que se dejaran de zarandajas y le enviaran aquello que tenían guardado en sus cajones. Que se soltaran, vamos. Y se soltaron tanto que la muestra ha llegado al casi centenar de obras. La sexta planta de La Rambleta se dará así un hartazgo de imágenes, del 31 de mayo al 20 de junio, para calentar motores de cara al próximo Salón Erótico de Valencia. Se trata, según su comisario, de la “más grande exposición que se ha hecho en España sobre este tema”.

Horacio Silva. Art(o) de sexo. La Rambleta

Horacio Silva. Art(o) de sexo. La Rambleta

Habrá imágenes acordes con la literatura de esta guisa: “Cuando te vi, oh cuerpo en flor desnudo, creí ya verle a Dios en carne viva”. Y otras más similares a ésta: “Quiero morir jodiendo por sorpresa y que me entierren con la picha tiesa”. ¿Erotismo, pornografía? “Poner límites a la imaginación no tiene sentido”. Y MacDiego va mucho más allá: “En el telediario hay más porno del que yo voy a enseñar en La Rambleta”. Y lo que va a enseñar es la obra de un gran número de artistas valencianos que, por una u otra razón, no habían tenido la oportunidad de exhibir piezas de contenido erótico, con más o menos calorías.

Paula Bonet. Art(o) de Sexo. La Rambleta

Paula Bonet. Art(o) de Sexo. La Rambleta

CALENTANDO LA CIUDAD

Horacio Silva, Paula Bonet, Uiso Alemany, Sam, Ana Elena Pena, Paula Sanz, Ortifus, Mavi Escamilla, Santiago Relanzón, Joan Verdú, Alex Francés, Pepe Morea o el propio MacDiego, entre otros, son los encargados de “calentar la ciudad una semana antes del Salón Erótico”, previsto del 6 al 9 de junio en el recinto de Feria Valencia. Para ello, la sexta planta de La Rambleta, de 45 metros de largo por 30 de ancho, será totalmente ocupada para que el público se dé la gran comilona implícita en el título Art(o) de Sexo. “Pues sí, porque con tal mogollón de erotismo, la gente va a salir cansada”.

No se trata de una exposición con dibujitos o piezas de pequeño formato, sino una muestra a lo grande y, qué duda cabe, por todo lo alto de esa sexta planta. “Hay obras de metro y medio, como la de Horacio Silva, o de más de dos metros, como la de Uiso, y hasta de tres, como en el caso de Morea”. Fotografías, esculturas, dibujos, pinturas, joyería, ilustración, diseño, video: todo dispuesto para que ese “pueblo valenciano tan calentón” disfrute con tan magnánima exposición. La galería Mr. Pink completará el hartazgo con una muestra del mejor cómic subido de tono: Paco Roca, Rafa Fonteriz, Jordi Bayarri, Sergio Bleda, Manuel Bartual, Adrián Bago, Jorge Parras, Calo, Luis Demano…

ana Elena Pena. Art(o) de Sexo. La Rambleta

ana Elena Pena. Art(o) de Sexo. La Rambleta

PASIONES INCONFESABLES

Desde el más crudo realismo a la abstracción, de lo explícito a lo simplemente sugerido, Art(o) de Sexo da cumplida cuenta de todo el arco del erotismo, ése que Bataille decía unir a la santa y al voluptuoso en sus mismas pasiones inconfesables. No es una vuelta a la naturaleza animal, instintiva, procaz, sino un llamamiento al desorden de los sentidos en el marco del arte. Que Valencia, de tradición imaginativa y calenturienta, como subraya MacDiego, haya tenido que esperar tanto tiempo para semejante cita con el erotismo, es un misterio sin resolver.

Enrique Carrazoni.Art(o) de Sexo. La Rambleta

Enrique Carrazoni.Art(o) de Sexo. La Rambleta

De momento ahí están esas cruces gamadas con pintalabios; esas alusiones de explícita sexualidad a la Fórmula 1 valenciana; ese berlanguiano zapato de tacón y su correspondiente látigo, o la singular tomatina púbica. El erotismo está para eso: para confrontarnos con las más grandes alturas y las más bajas pasiones; con lo más sagrado y lo más profano. ¿Provocación? Toda. Evocación, también. Porque para estar Art(o) de Sexo hace falta poner a prueba los límites de la razón. ¿Miedo al escándalo? “Yo esos problemas no tengo”, remacha MacDiego. Ni los 80 artistas que, sin disimulo alguno, muestran su arte en la sexta planta de La Rambleta.

David Vivó. Art(o) de Sexo. La Rambleta

David Vivó. Art(o) de Sexo. La Rambleta

Salva Torres