Esculturas para llevar

Artefactus Espai d’Art
C/ Mestre Ángel Palencia, 6. Xàbia (Alicante)
Hasta el 28 de marzo de 2015

10 Verónica Adler -MAKMA

“Es la Arquitectura una ciencia que debe ir acompañada de otros muchos conocimientos y estudios, merced a los cuales juzga de las obras de todas las artes que con ella se relacionan. Esta ciencia se adquiere por la práctica y por la teoría.

La  práctica es una continua y repetida aplicación del uso en la ejecución de proyectos propuestos, realizada con las manos sobre la materia, correspondiente a lo que se desea formar. La teoría, en cambio, es la que puede explicar y demostrar, de acuerdo con las leyes de la proporción y del razonamiento, la perfección de las obras ejecutadas.

Por tanto, los arquitectos que sin teoría, y sólo con la práctica, se han dedicado a la construcción, no han podido conseguir labrarse crédito alguno con sus obras, como tampoco lograron otra cosa que una sombra, no la realidad, los que se apoyaron sólo en la teoría.”[1]

2 Verónica Adler -MAKMA

Quizás sea la necesidad de transmitir la esencia de la arquitectura a través de mis piezas lo que ha hecho de ellas una arquitectura que nace de las manos, es como si proyectar fuera dibujar en el aire. La arquitectura como una medio de expresión que busca las formas, los volúmenes, la simplificación, las proporciones.

Recuerdo durante mi formación la necesidad de resolver los proyectos intentando conseguir que cumplieran las tres cualidades conocidas como las virtudes de Vitruvio: firmitas, utilitas, venustas. Que funcionara pero al mismo tiempo que fuera resistente, que sea resistente y además bello. Este intento de cumplir lo aprendido me ha llevado a crear una arquitectura que está pensada para ser llevada, son objetos que se adaptan, se transforman en la piel, se convierten en parte fundamental, hasta alcanzar el carácter de lo escultórico.

5 Verónica Adler -MAKMA

¿Pero qué hay de la necesidad de que la pieza “resista”?, pues bien esta primera condición ha provocado que mi formación en el conocimiento de las estructuras se traslade a este nuevo campo, ahora no se trata de calcular un edificio, se trata del estudio y del análisis de la pieza, la cinemática aplicada,  teniendo en cuenta su evolución en el tiempo bajo la acción de las fuerzas. El interés por aplicar el movimiento, no basta con que sea estática, necesito que varíe y es en esta búsqueda del equilibrio donde se generan las formas.

Introduciendo conceptos y elementos estructurales como las rótulas la pieza va modificando su posición, para que no sea un único objeto, sean dos, tres o más….  El movimiento y con él la versatilidad, la capacidad de adaptarse con sencillez a diversas funciones, adquiriendo el carácter de lo inconstante.

1 Verónica Adler -MAKMA

Siempre he tenido una fascinación especial por las máquinas, o mejor dicho por su interior, el sistema mecánico que permite su funcionamiento, sus engranajes, ruedas, cadenas, resortes… en definitiva el sentido de la obra mecánica. Es por ello que las piezas han evolucionado buscando esta semejanza, convirtiéndose en artificios mecánicos o artefactos, pero no en sentido peyorativo, sino según el origen etimológico de la palabra, “arte factus” la obra mecánica hecha con arte.  Esta relación condiciona los materiales con los que la obra se realiza, ya no se trata de manejar la plata, el oro… en los que pensamos directamente cuando hablamos de joyería. Se busca la experimentación con otros materiales, el latón, el cobre, caucho, neopreno… usados a escala industrial y raramente aplicados en este ámbito.

Sin embargo no sólo es el interior de la máquina lo fascinante, sino también su exterior, “la carcasa” el armazón exterior que sirve de soporte y protección de la pieza. El contenido queda expuesto o incluido en un elemento al que también se le confiere dicha versatilidad, no quedándose exclusivamente en la función de proteger sino que además debe permitir exponer la pieza. El diseño de la máquina como un todo, no sólo su interior (la pieza) sino también su exterior (la carcasa).

3 Verónica Adler -MAKMA

El resultado es un objeto que no se puede clasificar dentro de joyería, ni dentro de la escultura, ni en la arquitectura, es el resultado de los vínculos existentes entre las diversas materias, una reflexión sobre el arte, donde se interrelaciona la mecánica, la escultura, la joyería y la arquitectura.

Verónica Adlert

9 Verónica Adler -MAKMA

Verónica Adlert es Doctor Arquitecto por la U.P.V. y profesor asociado en el Departamento de Mecánica de los Medios Continuos y Teoría de las Estructuras de la misma Universidad desde julio de 2014. También es miembro del Equipo Coordinador de la Titulación “Especialista Universitario en Rehabilitación de Edificación” en el Centro de Formación de Posgrado de la U.P.V. Ha colaborado en el Departamento de Mecánica de los Medios Continuos y Teoría de las Estructuras en diversos trabajos profesionales de cálculo estructural desde el año 2000, mucho antes de acabar sus estudios en la Escuela de Arquitectura con una calificación en su Proyecto Final de Carrera de Matrícula de Honor en el año 2006. Además de todo esto ha realizado el Máster Oficial en Conservación del Patrimonio Arquitectónico, especialidad Técnicas de Intervención, dentro del programa de doctorado en Arquitectura, Edificación, Urbanística y Paisaje de la U.P.V. en 2009 con una calificación de Matrícula de Honor.



[1] Marco Lucio Vitruvio Polión ”Los Diez Libros de la Arquitectura” Libro Primero, Capítulo I, p.5, Ed Iberia, S.A., 2000.

Las fotos e historias de David Rota

Common Greatness: una foto y una historia
David Rota
Microteatre València
C / Cádiz, 59. Ruzafa (Valencia)
Del 4 al 29 de marzo, 2015

El proyecto que David Rota expondrá del 4 al 29 de marzo en Microteatre València se llama ‘Common Greatness: una foto y una historia’. Con él pretende, a través de la fotografía y acompañada de un pequeño texto, que la gente se presente por su historia, es decir, por lo que ha vivido.

Imagen de David Rota en la exposición Common Greatnes: una foto, una historia.

Imagen de David Rota en la exposición ‘Common Greatness: una foto y una historia, en Microteatre València. Cortesía del autor.

Como todo está en evolución, ‘Common Greatness’ también ha ido creciendo, ya que Rota empezó haciendo fotos únicamente sonriendo y escuchando la historia de viva voz para después transcribirla. Luego dejó de centrarse únicamente en la sonrisa para dar más juego con la fotografía, ya sea apoyándose en objetos que traían los participantes, o variando la expresión, el encuadre, la proporción, el tamaño de la imagen, o cualquier elemento que le ayudara a representar a la persona y lo que ha vivido.

Del mismo modo, la historia, que escuchaba, transcribía y daba forma, ha dado paso (gracias al consejo de uno de sus profesores, Mario Rabasco) al manuscrito del propio participante, en el que en un par de líneas resume, de su puño y letra, sus propias vivencias.

Imagen de David Rota en la exposición 'Common Greatness: una foto y una historia' en Microteatre València. Cortesía del autor.

Imagen de David Rota en la exposición ‘Common Greatness: una foto y una historia’ en Microteatre València. Cortesía del autor.

La intención del trabajo es variada pero destaca, por encima de todo, el mostrar la idiosincrasia, la psicología y/o la personalidad de cada uno a partir del retrato y de sus propias reflexiones.

Expresiones, objetos, muecas, guiños, encuadres o cualquiera de los elementos antes señalados, así como el tamaño de letra, los posibles acompañamientos a la escritura, la separación, la decoración, el nerviosismo, la repetición de palabras, o incluso faltas de ortografía, todo en conjunto forma la personalidad del retratado, al que se le pone imagen e historia.

Cada uno cuenta lo que quiere, pues esa peculiaridad es la que le hace ser la persona que es. Es la magia que envuelve y gira en torno a la persona en particular. Una foto y una historia, en resumen.

Imagen de David Rota en la exposición 'Common Greatness: una foto y una historia' en Microteatre València. Cortesía del autor.

Imagen de David Rota en la exposición ‘Common Greatness: una foto y una historia’ en Microteatre València. Cortesía del autor.

Fotografia de David Rota en la exposición 'Common Greatness: una foto y una historia' en Microteatre València. Cortesía del autor.

Fotografia de David Rota en la exposición ‘Common Greatness: una foto y una historia’ en Microteatre València. Cortesía del autor.

Fotografía de David Rota.

Fotografía de David Rota en la exposición ‘Common Greatness: una foto y una historia’ en Microteatre València. Cortesía del autor.

El cuerpo punto a punto de Pilar Redón

Cuerpo y Línea sobre plano, de Pilar Redón
Aula de Cultura La Llotgeta
Plaza del Mercado, 4. Valencia
Hasta el 26 de marzo

“La línea (geométrica) es un ente invisible. Es la traza que deja el punto al moverse y es por lo tanto su producto. Surge del movimiento al destruirse el re-poso (total del punto)” Vasily Kandinsky

Haciendo desde el título un guiño agradecido al maestro Kandinsky, se presenta la obra de Pilar Redón. Nos vamos a encontrar con más de un centenar de imágenes evocadoras, realizadas punto por punto, con lápiz, sobre papel. Los cuerpos que han construido esos puntos, que Pilar ha ido ordenando en la superficie material llamada a re-cibir el contenido de la obra, el plano básico del que nos habla Kandinsky, son dibujos, sí, pero no son solo dibujos.

Obra de Pilar Redón en el Aula de Cultura La Llotgeta.

Obra de Pilar Redón en el Aula de Cultura La Llotgeta, (Valencia).

Son espacios de evocación que contienen historias maravillosas, de búsquedas y recorridos, de encuentros y descubrimientos, de inquietudes, de asombro y miedo a lo desconocido. Contienen la historia de un viaje, del viaje que esos puntos han hecho acompañando la mirada analítica y el pensamiento de Pilar, guiados por sus manos educadas en la proporción y el equilibrio, en la armonía y la composición.

Un viaje que ha ido fraguandose en distintos territorios, en espacios públicos y privados, en su estudio, en el Círculo de Bellas Artes, tras sesiones y sesiones de observación y reflexión, de práctica artística, desde la disciplina y la exigencia personal. Como si nos acercáramos a un libro de viajes, ilustrado por un explorador del S. XIX, descubriremos al entrar en el espacio de la exposición, cómo se han ido registrando minuciosamente los datos de ese viaje.

Obra de Pilar Redón en 'Cuerpo y Línea sobre plano'. Aula de Cultura La Llotgeta.

Obra de Pilar Redón en ‘Cuerpo y Línea sobre plano’. Aula de Cultura La Llotgeta, (Valencia).

Un observador atento será capaz de reconstruir, casi paso a paso, cada etapa del recorrido, cada luz y cada sombra. Las formas, las proporciones, los cuerpos imperfectos, tranquilos y orgullosos, que se saben el centro y quieren compartirlo. Y de esos cuerpos, sus rostros, sus miradas cómplices, su invitación a contemplarlos y la promesa de algo que trasciende la superficie de la forma.

Da la sensación que, al dejar de mirarlos, cambiarán la pose o desaparecerán difuminados. Una advertencia: no saldremos ilesos, nos van a afectar las sensaciones y el despliegue de la experiencia estética y, a partir de ahora, nuestra mirada sera más experta. Disfrutemos.

Obra de Pilar Redón. La Llotgeta.

Obra de Pilar Redón en la exposición ‘Cuerpo y Línea sobre plano’. Aula de Cultura La Llotgeta, (Valencia).

Amparo Carbonell Tatay