Si Marx levantara la cabeza

Marx en el Soho
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Del viernes 21 al domingo 23 de octubre de 2016

Sala Russafa programa hasta la primera semana de diciembre la sexta edición de su Ciclo de Compañías Nacionales, una selección de compañías de mediano formato, contrastada trayectoria y gran calidad artística que, sin embargo, tienen pocas ocasiones de mostrar su trabajo en Valencia. Siete formaciones de distintos puntos de España, como Zaragoza, Barcelona, Sevilla o Madrid, permitirán conocer qué se cuece en otras escenas y que ofrecerán 5 estrenos en Valencia.

El primer estreno viene de la mano de la formación zaragozana La Casa Escénica, que del 21 al 23 de octubre  presenta ‘Marx en El Soho’, una ácida crítica a nuestra sociedad que parte de la premisa de que al teórico del marxismo se le permite volver a la Tierra durante una hora y cae por accidente en nuestra ciudad, en lugar del barrio londinense del Soho, donde esperaba aparecer.

Marx en el Soho. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Marx en el Soho. Imagen cortesía de Sala Russafa.

En un mundo eminentemente neoliberal e individualista, el creador del comunismo se topará con una zozobra social y económica que poco tiene que ver con el futuro que había imaginado. Una trama llena de humor e ironía que ofrece una original visión sobre este pensador, quien se verá en la necesidad de aclarar los conceptos que el tiempo y la Historia han ido tergiversando de sus ideas. Alfredo Abadía interpreta esta pieza de Howard Zinn que ha pasado por multitud de escenarios internacionales y que llega a Sala Russafa dirigida por Esmeralda Gómez.

Tras esta primera propuesta llegarán otros cuatro estrenos. Los murcianos La Nuca Teatro presentarán su montaje de  ‘Esperando a Godot’ (28-30 oct). Desde Barcelona, el teatro de Ruzafa acogerá la versión de  ‘Anna Karenina’ (3-6 nov), de Versus Teatre. Y desde Sevilla llegarán La Fundición con la comedia ‘La otra mano de Cervantes’ (11-13 nov), dirigida por el reputado Pedro Álvarez-Ossorio; y Producciones Imperdibles (Premio del Público de Sala Russafa Mejor Espectáculo Nacional 2013 por ‘Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?’), que presentarán su nueva propuesta, el original encuentro en el purgatorio entre Mozart vs Salieri (17-20 nov).

Tras esta batería de estrenos, volverá a Valencia ’40 años de paz’ (25-27 nov), de los madrileños La Abducción.  Un espectáculo candidato a 4 Premios Max 2016 y finalista a Mejor Autoría Revelación que formó parte de la primera edición del Festival Tercera Setmana, celebrado en Julio y con el que colaboró Sala Russafa.

Completa el Ciclo de Compañías Nacionales el regreso al teatro de Ruzafa de Miquel Noguera, uno de los cómicos más independientes y singulares, que agota localidades en cada visita a Valencia de su ‘Ultrashow’ (3 y 4 de diciembre).

Marx en el Soho. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Marx en el Soho. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Más monólogos de la vagina

Los monólogos de la vagina, de Eve Ensler, dirigido por José María Roca
Del 3 al 13 de diciembre de 2015
La fábrica de les joguines defectuoses, de Hop Teatre
Sábado 5 y domingo 6 de diciembre, 2015
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia

Una protagonista, centenares de maneras de llamarla y mil historias sobre ella. Sala Russafa comienza el mes de diciembre sin tapujos, con el estreno en la Comunitat de Los Monólogos de la Vagina (del 3 al 13), una comedia que, tras dos décadas, sigue siendo un éxito allí donde se representa.

Cuando en 1996 Eve Ensler escribió esta obra, nacida tras entrevistar a más de 200 mujeres de toda edad y rango sobre relaciones amorosas, sexo y violencia doméstica, nada hacía presagiar que además de conquistar a los espectadores de medio mundo, se convertiría en un referente en la lucha contra la violencia machista.

Escena de Los monólogos de la vagina, de Producciones Imperdibles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Los monólogos de la vagina, de Producciones Imperdibles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El humor, la ironía y la narración de anécdotas con las que resulta fácil empatizar han hecho que desde su estreno en Nueva York, hace casi 20 años, Los Monólogos de la Vagina se haya traducido en 45 idiomas y representado en cerca de 120 países por actrices tan conocidas y reconocidas como Jane Fonda, Oprah Winfrey, Glen Close, Whoopi Goldberg o Winona Ryder, entre otras.

El jueves 3 de diciembre llega al escenario del centro cultural la versión de la compañía sevillana Producciones Imperdibles. Una formación que en 2012 recibió el Premio del Público de Sala Russafa al Mejor Espectáculo de Teatro de Compañía Nacional por Yo me bajo a la próxima ¿y usted?

En esta ocasión, Antonia Zurera y Alicia Remesal, dos referentes de la escena andaluza, se suben a las tablas del teatro de Ruzafa preparadas para provocar la reflexión y hacer reír a carcajadas a través de diferentes monólogos en los que tratan temas como la menstruación, el orgasmo, el parto o la sexualidad. Esta ingeniosa y valiente pieza que derriba mitos, miedos y prejuicios para hablar sin tabúes del lugar donde empieza la vida, estará en cartel dos semanas, hasta el 13 de diciembre.

La fábrica de les joguines defectuoses, de Hop Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La fábrica de les joguines defectuoses, de Hop Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Versión de El soldadito de plomo

Otra propuesta que no conoce límites llega a la programación familiar de Sala Russafa esta semana. Esta vez de manos de la compañía castellonense Hop Teatre, que narra a través del teatro gestual y los títeres la entrañable fábula de un juguete inacabado que lucha por conseguir su sueño.

La fábrica de les joguines defectuoses (5 y 6 de dic), parte del cuento de H.C. Andersen, El soldadito de plomo. Como en él, su protagonista tiene solo una pierna y piensa que esto le hará imposible recorrer el mundo. Pero, casi por sorpresa, iniciará una aventura que le llevará a conocer a diferentes personajes como un ratón gigante, un señor con bigote, un pez enorme y por supuesto, una dulce y hermosa bailarina.

Con ellos y a través de la vivencia de inesperadas y mágicas experiencias, este juguete defectuoso entenderá para cumplir su sueño, no necesita las dos piernas, sino ilusión y valentía. Laia Porcar y Anna Dobón, dirigen e interpretan esta historia de superación especialmente indicada para espectadores a partir de los 4 años.

Escena de Monólogos de la vagina. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Los monólogos de la vagina, de Producciones Imperdibles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

‘T’estimo, però no tant’ se estrena en Valencia

T’estimo, però no tant, de José Luis Alonso de Santos, dirigido por Miquel Murga
Ciclo Compañías Nacionales
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 13 al 15 de noviembre de 2015

Sala Russafa arranca su ‘Ciclo Compañías Nacionales’, que durante un mes ofrecerá cuatro estrenos en la Comunidad Valenciana de formaciones venidas de diferentes puntos de España. La primera es la catalana Teatro Gaudí, que esta semana estrena en la Comunitat T’estimo, però no tant. Más adelante vendrán los espectáculos Cualquiera que nos viera (20-22 nov) de la compañía Zanguango, del País Vasco; La Maratón de Nueva York (27-29 nov), de los madrileños Criadero de Morsas; y los sevillanos Producciones Imperdibles presentarán una versión de Los monólogos de la vagina.

Todas ellas tienen en común el género, la comedia. Pero proponen diversos acercamientos, unos desde el enredo, otros echando mano de los gags visuales, otros renovando la puesta en escena tipo monólogo… “Es una selección de compañías de mediano formato pero gran calidad artística que, hasta ahora, no han tenido acceso a mostrar su trabajo en la Comunitat. En cierto sentido, las salas privadas valencianas estamos asumiendo algunas funciones del teatro público, como la exhibición de piezas más allá de los musicales populares o montajes con rostros famosos que encontramos en algunos teatros públicos”, admite Juan Carlos Garés, gerente de Sala Russafa, quien espera que esta dinámica poco a poco se vaya equilibrando.

Escena de T'estimo però no tant. Cortesía de Sala Russafa.

Escena de T’estimo però no tant. Cortesía de Sala Russafa.

El ciclo arranca con una versión catalana, actualizada y revisada de Pares y Nines, de José Luis Alonso de Santos, dramaturgo y Presidente de la Academia de las Artes Escénicas. T’estimo, però no tant retoma esta divertida pieza estrenada hace casi tres décadas, con gran éxito nacional de público y crítica. La nueva versión traslada sus protagonistas a L’Eixample de Barcelona, a un piso que dos amigos cuarentones comparten eventualmente, pese a su difícil relación, ya que ambos estuvieron casados con la misma mujer. Una historia que se complica cuando entra en sus vidas Nines, una joven vecina.

El comunicador, actor y director de escena Miquel Murga dirige esta comedia llena de enredo que habla sobre la amistad y las relaciones personales en estado puro, cuando las situaciones de crisis hacen aflorar lo más genuino de cada personalidad.

Tres personajes radicalmente opuestos son los protagonistas a los que interpretan tres actores catalanes. Josep Linuesa, con una sólida carrera cinematográfica y televisiva con títulos como El Cónsul de Sodoma, además de una larga trayectoria teatral con montajes como ¡Qué desastre de función!, es Robert, un profesor de instituto. El veterano de la escena catalana Ferran Castells, es Fede, un informático en un estado muy poco racional, y la seductora Nines está interpretada por la joven Mónica Corral, quien debuta con esta historia de amor y amistad, con toques de humor y cierto erotismo.

Imagen de ¿Caperucita roja?. Cortesía de Sala Russafa.

Imagen de ¿Caperucita roja?. Cortesía de Sala Russafa.

¿Caperucita roja?

Sala Russafa acoge además el estreno en la Comunitat Valenciana  de ¿Caperucita Roja? (14 y 15 nov), la nueva propuesta de la veterana compañía zaragozana Teatro Arbolé. Con 36 años de profesión y galardones como el Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia (2009), abordan el popular cuento creado por Charles Perrault  desde una nueva perspectiva, de ahí que incluyan su título entre interrogantes.

En esta nueva versión con títeres, el Lobo ya no es el peligro al que ha de enfrentarse la niñita perdida en el bosque, de camino a casa de su abuela. Manteniendo su moraleja sobre la importancia de obedecer a los mayores y la enseñanza sobre los peligros de la vida, ¿Caperucita Roja? se deshace de los mensajes negativos sobre los animales y presenta un final menos trágico, haciendo gala de un derroche de ingenio a la hora de dar una nueva vida en las tablas a esta famosa historia.

Escena de T'estimo, però no tant. Cortesía de Sala Russafa.

Escena de T’estimo, però no tant. Cortesía de Sala Russafa.

Alicia en Wonderland, función benéfica

Alicia en Wonderland
Función benéfica a favor de Valencia Ciudad Refugio
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Viernes 16 de octubre, a las 20.30h

Sala Russafa ha presentado su quinta temporada, que arranca con una función benéfica a favor de la iniciativa ciudadana ‘Valencia Ciudad Refugio’, auspiciada por la Concejalía de Bienestar Social, que tendrá lugar el próximo 16 de octubre en el centro cultural de Ruzafa.

“Siempre hemos tenido sensibilidad social, pero esta quinta temporada queríamos celebrarla dando un poco más de nosotros a los demás”, explicó Juan Carlos Garés, socio de la sala. Por eso, en la antesala de la campaña de las elecciones generales, han decidido arrancar con la versión para adultos Alicia en Wonderland, una sátira política que busca concienciar al público de su importante papel en el sistema.

“Queríamos empezar con una función benéfica y pensamos en preguntar a la Concejalía de Bienestar social a qué colectivo o acción podríamos destinarla. Nunca el contacto con nuestro Consistorio había sido tan fluido, la verdad. En aquel momento acababa de celebrarse la primera reunión de Valencia Ciudad Refugio y fue todo rodado porque la temática de la obra es muy afín”, apuntó Garés. Y es que la protagonista es una Alicia que intenta insertarse en una sociedad que no es capaz de acogerla, en la que el absurdo de la burocracia y el inmovilismo político tienen sedada a la población.

Imagen cortesía de Sala Russafa.

Representantes del Ayuntamiento, Valencia Ciudad Refugio y Sala Russafa en la presentación de la función benéfica de Alicia en Wonderland. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Para María Escalona, representante de ‘Valencia Ciudad Refugio’, la propuesta es muy positiva, “siempre el arte ha estado vinculado al cambio social y al desarrollo humano. La plataforma ciudadana quiere cambios en el modelo de sociedad en el que vivimos, las personas sienten y crean y se expresan a través del arte: lo mismo que en las revoluciones”.

Mientras que Roberto Jaramillo, Concejal de Cooperación al Desarrollo y Migración, y Consol Castillo, Concejala Delegada de Servicios Sociales, destacaron la necesaria colaboración que ha de establecerse con la iniciativa privada porque canaliza una concienciación social que cada vez es mayor. “En los últimos años, las políticas sociales han perdido protagonismo pero la gente cada vez siente que son más necesarias, de ahí que surjan iniciativas ciudadanas o desde instituciones privadas y es muy importante que las atendamos y que las potenciemos”, admitió la concejala.

Escena de Alicia en Wonderland. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Alicia en Wonderland. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El próximo 16 de octubre a las 20:30h, Sala Russafa acogerá la función benéfica de Alicia en Wonderland para la que va a abrirse una fila cero a través del servicio de venta de entradas online del teatro. El propósito es facilitar que colaboren quienes, pese a no poder acudir al teatro ese día, quieran contribuir a la causa. “Y próximamente vendrán otras iniciativas de carácter social, como una colaboración especial que vamos a hacer con Casa de la Caridad o la puesta en marcha de un taller de Artes Escénicas Inclusivas para personas con discapacidad”, avanzó Garés.

Para el equipo directivo de Sala Russafa, un lustro es una cantidad de tiempo que permite hacer un balance sobre el proyecto. “Ha sido como una maratón, desde que nos planteamos abrir el centro hasta que arrancaron las obras, abrimos y llegamos hasta aquí, no hemos parado de correr”, recordó Chema Cardeña, director artístico del teatro y del área docente, quien reconoció que inauguraron en lo peor de la crisis económica y que han tenido que lidiar con una bajada espectacular del consumo cultural en toda España y en especial en Valencia. “Por eso no queremos celebrar ahora este quinto cumpleaños, vamos a esperar a que finalice la temporada para ver cómo ha ido todo y, si el balance es positivo, lo celebraremos entonces y con todas las ganas”, apuntó Cardeña.

Mientras tanto, han diseñado una programación que incluye como primera propuesta (del 15 de octubre al 8 de noviembre) la vuelta de Alicia en Wonderland, la última coproducción del centro con la compañía valenciana Arden que fue todo un éxito la temporada pasada.

Después vendrá el ‘Ciclo Compañías Nacionales”, que traerá del 13 de noviembre al 13 de diciembre a formaciones de mediano formato y gran calidad artística que estrenarán cuatro espectáculos en la Comunidad Valenciana. “Una de nuestras señas de identidad es apostar por profesionales que hasta ahora y a pesar de hacer giras por todo el país, no han tenido acceso a los teatros públicos valencianos porque creemos que es importante que la gente pueda conocer este tipo de propuestas, que no son grandes musicales ni tienen rostros demasiado populares, pero que dan una idea del teatro que se está haciendo en España”.

Escena de T'estimo però no tant. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de T’estimo però no tant. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Con esta filosofía van a programar los nuevos montajes T’estimo però no tant, una comedia con tintes eróticos del Teatre Gaudí de Barcelona con Josep Linuesa; el humor absurdo (pero con mensaje) de Cualquiera que nos viera, una propuesta de la veterana formación vasca Zanguango y La maratón de Nueva York, un montaje de la compañía madrileña Criadero de Morsas en el que los actores se pasan toda la pieza corriendo, literalmente. Completa este primer ciclo de programación una alocada versión de Monólogos de la vagina, firmada por la compañía andaluza Producciones Imperdibles, ya asidua a Sala Russafa.

Además, vuelve el cabaret con el estreno de SomShow 2.0, una nueva versión del éxito de la temporada pasada que regresa con la incorporación de una conocida estrella en la troupe y novedades en el espectáculo. Y ya en Navidades, Arden y Sala Russafa estrenarán una producción escrita y dirigida por Chema Cardeña. Buscando al Mago de Oz (Oh, Europa!) parte de la famosa historia creada por L. Frank Baum, que Victor Fleming llevó al cine transformado en musical, para hacer un repaso lleno de humor y música a la Unión Europea, ese poderoso ente al que llevan todos los caminos de baldosas amarillas.

En primavera volverá el ciclo ‘Nova Escena Valenciana’, dedicado a las más recientes creaciones de compañías locales. Y para cerrar la programación escénica para adultos, en junio se retomará el Festival de Talleres de Teatro Clásico.

Escena de Caperucita Roja. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Caperucita Roja, de Teatro Arbolé. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Los niños también encontrarán esta temporada en la sala una programación regular, con funciones escolares concertadas entre semana y abiertas al público familiar los fines de semana. En el primer trimestre se podrá ver una selección con compañías valencianas y nacionales.

Arden, de Valencia, estrena su nueva pieza para el público familiar, Lazarillo. Y Teatre Practicable (Hop Teatre), de Castellón, presentará la pieza de títeres La fábrica de les joguines defectuoses. Desde Madrid, La Casa del Lector y la compañía Vuelta de Tuerca estrenarán en la CV una versión de Moby Dick. Otros estrenos autonómicos serán ¿Caperucita Roja?, de Teatro Arbolé (Zaragoza), y El Principito, de los murcianos Silfo Teatro. La programación se completa con Pulgarcito, de los vascos Teatro Paraíso. Y en navidades volverá el Festival de Teatro para Niños y Niñas Contaria, con una nueva edición.

Miquel Gil. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Miquel Gil. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Además de teatro, Sala Russafa mantendrá esta temporada una oferta musical: “arrancará en noviembre, con los conciertos de Miquel Gil y Efrén López dentro del MUV Circuito de Música Urbana Valencia. Y está previsto seguir colaborando con iniciativas como Valencia Negra, Russafa Escènica o Russafart”, apuntó David Campillos.

De parejas abiertas y madres pasotas

 

“Todos queremos más, y más, y más, y mucho más”. He ahí el estribillo de una popular canción. ¿Les suena? En esencia, podría ser la letra que ha provocado la crisis. Hablamos, sin duda, de la crisis económica, pero bien pudiera extenderse a la de pareja o a la familiar. Crisis, todas ellas, sustentadas en el posmoderno anhelo de la libertad sin restricción alguna. Queremos dinero, sexo y desprendernos cuanto antes del yugo paterno para gozar sin límites. Pues bien: las consecuencias ahí las tenemos; delante de nuestra hastiada vista.

El irreverente Darío Fo ya lo adelantó en sus obras de hace 30 y 40 años. Dos de ellas, Pareja abierta y La madre pasota, escritas junto a su esposa Franca Rame, se representan estos días en Valencia. La Sala Russafa y Teatre Flumen las acogen, respectivamente, para ofrecer el testimonio satírico de tanta libertad sin cortapisas. Pareja abierta, de la compañía Producciones Imperdibles, está protagonizada por Belén Lario y Javier Castro, y dirigida por José María Roca. La madre pasota, de Uroc Teatro, corre a cargo de Olga Margallo e interpretada por Petra Martínez y Juan Margallo.

“LA PASIÓN TIENE FECHA DE CADUCIDAD”

Pareja abierta es una comedia que nos habla de la rutina matrimonial. Porque, como explica José María Roca, “la pasión tiene fecha de caducidad”. Y no lo toleramos, puesto que siempre “queremos más y más”. De ahí que la pareja “progre” dibujada por Darío Fo y Franca Rame decida abrirse a otras relaciones “con total libertad”. Lo propone el hombre, y la mujer accede a regañadientes. Pero una vez abierta la veda…”Cuando ella se decide, la relación tiembla”, subraya el director de la obra.

Cuando Darío Fo escribió la pieza teatral a principios de los 80, “el hombre se comía el mundo y la mujer empezaba a emanciparse de manera tibia”. De forma que el “progrerío fácil” dictaba ese tipo de pareja abierta al estilo masculino. “El funcionamiento sexual del hombre es más primario”, precisa Roca. El famoso “aquí te pillo, aquí te mato”. Para la mujer, en cambio, el sexo “tiene más recovecos” y lo vive de una manera “menos oscura” que el hombre. Un reciente estudio acerca de la infidelidad así lo demuestra: ellos lo viven con sentido de culpa, mientras ellas le sacan más partido, recobrando el atractivo que les proporciona su aventura.

Es “un problema ancestral”, dice Roca. “Buscamos novedades cuando la pasión desaparece”. Por eso los hombres de 50 años pueden llegar a “comprarse motos grandes que le ponen en valor”, en lugar de ”buscar estímulos dentro de uno mismo”. Lo que adelanta José María Roca, porque así ha sucedido con anterioridad, es que las parejas que vayan a la Sala Russafa (hasta el 20 de enero), “saldrán discutiendo”.

“AHORA NO PUEDES PERMITIRTE SER PASOTA”

Petra Martínez es La madre pasota que hasta el domingo estará en Flumen. Una madre de afiliación progre que se las tendrá que ver con su hijo de extrema izquierda, orillado el padre tradicional. En su afán protector, la madre irá a manifestaciones hippies y terminará por asumir el pasotismo reinante para escarnio de un hijo que se volverá conservador. Un cambio de papeles, muy del gusto de Darío Fo, ahora entre una madre y su hijo. A Petra Martínez esa crisis familiar le lleva a la crisis económica actual.

“Antes los hijos se iban tarde de casa, pero es que ahora también e incluso vuelven”. Es “todo muy raro” por culpa de unos poderes a los que “se les ha ido la mano con la economía”. Petra Martínez protagoniza junto a su marido Juan Margallo el posterior Cosas nuestras de nosotros mismos, en la que ambos actores revisan la puesta en escena teatral de La madre pasota, rindiendo sus propias cuentas profesionales. “Crisis ha habido siempre, pero ahora es muy bestia”, subraya la actriz.

La guerra que esta madre mantiene con su hijo, por atraerle al redil familiar, se queda en nada, visto lo visto. “Quienes manejan todo, piensan que esta crisis económica es la menos mala de las guerras”. Porque Petra Martínez, tanto recorte y tanta subida del IVA, lo ve semejante a un conflicto bélico que arrasa con todo. “Un 50 % de la entrada se lo queda el teatro y el otro 50% es para ti, y de ahí tienes que restar el 21% del IVA, el 10% de autores y lo que te gastas en publicidad”. Por eso el pasotismo de la madre, que en su día describió Darío Fo, resulta actualmente impensable. “Ahora no puedes permitirte ser pasota”.