‘Fes Cultura’ con cada vez menos plantilla

Comunicado del Comité de Empresa del Institut Valenciá de Cultura (IVC)
Jueves 29 de marzo de 2018

El Comité de Empresa del Institut Valencia de Cultura (IVC) manifiesta su indignación ante los despidos de cuatro trabajadores de la Dirección Territorial de Castellón. El citado Comité mantuvo una reunión con la dirección del IVC el lunes pasado, tras varios requerimientos, ya que desde diciembre no habían conseguido reunirse con la dirección, tras la publicación de una RPT (Relación de Puestos de Trabajo) bastante diferente a la realidad de la plantilla.

Uno de los puntos del orden del día era la situación de los trabajadores de Castellón, ya que el pasado mes de julio diez fueron advertidos por el director general del IVC, Abel Guarinos, que iban a ser despedidos. Tras estas noticias, el Comité manifestó que no se iban a consentir los despidos sin antes agotar todas las vías posibles de negociación con los trabajadores; desgraciadamente ya hemos padecido un ERE y sus consecuencias  todavía las seguimos sufriendo.

Detalle del logotipo de Fes Cultura.

Detalle del logotipo de Fes Cultura del IVC.

Esta actuación del director general es, cuanto menos, reprobable por cuanto el Comité ha sabido, con posterioridad a los despidos, que esta propuesta fue llevada al último Consejo de Dirección del Institut Valencià de Cultura y aprobada por éste. Los representantes de los trabajadores-as se sienten engañados y ninguneados en la que es su principal función, ya que no fueron informados en la reunión que mantuvieron con Abel Guarinos Viñoles y dos integrantes del equipo directivo de la empresa el día antes de la comunicación de los despidos a los trabajadores afectados. En esa reunión del pasado lunes 26 de marzo, el director general sólo habló de vaguedades y de la imposibilidad de mantener en plantilla a estos trabajadores; en concreto, utilizó el término de amortizaciones.

No entendemos que la política de la Conselleria de Cultura y la de la Dirección del Instituto pase por el despido de trabajadores, precisamente por la merma de la plantilla y la sobrecarga de trabajo en todos los departamentos. Nos resulta incomprensible que un gobierno que ha hecho del lema ‘Fes Cultura’ el leit motiv de su política en este ámbito, se muestre indiferente e insensible a la realidad del día a día de las trabajadoras y trabajadores del que debiera ser uno de sus buques insignia y que son, en definitiva, «la mano de obra» que la hace posible.

La situación del Institut Valencià de Cultura es crítica a muchos niveles, los directores adjuntos programan y programan sin entender que la plantilla está al borde del colapso. Y el malestar va en aumento. Dicha plantilla se compone de muchos interinos, la mayoría desde hace más de 15 años. Con esta actitud entendemos que a partir de ahora se puede despedir a cualquier persona justificando que su trabajo ya no es necesario, lamentablemente igual que hace cinco años hizo el PP con muchos profesionales del entonces Culturarts.

Fachada del Institut Valencià de Cultura.

Fachada del Institut Valencià de Cultura.

“Es muy complicado, mucho, reabrir RTVV”

La encrucijada de RTVV, por Rosa Vidal
Palacio de Colomina
C / l’Almodí, 1. Valencia
Conferencia pronunciada el miércoles 3 de diciembre, 2014

Se cumple poco más de un año de la triste defunción de RTVV. Algunos dicen que el cuerpo del ente público venía presentando, debido a sucesivos atracones presupuestarios, cierta obesidad mórbida. Una plantilla sobredimensionada que había que adelgazar por la vía rápida, a golpe de ERE, como así fue. Quienes se dedicaron a engordar Radio Televisión Valenciana, ya sea contratando con desparpajo o nutriéndose a costa del erario público, decidieron lavarse las manos y cortar por lo sano, más bien insano, de ese cuerpo pesimamente gestionado.

Rosa Vidal, ex directora de RTVV, en un momento de su conferencia en el Palacio de Colomina. Imagen cortesía de la Universidad CEU-Cardenal Herrera.

Rosa Vidal, ex directora general de RTVV, en un momento de su conferencia en el Palacio de Colomina, entre Vicente Navarro de Luján, a su derecha, y Juanjo Bas (izquierda). En el otro extremo, Elías Durán. Imagen cortesía de la Universidad CEU-Cardenal Herrera.

Rosa Vidal, jurista y abogada del Estado, llegó con la misión de establecer un plan de adelgazamiento que permitiera mover aquel cuerpo tan obeso. RTVV se había adelantado practicando un ERE que después se consideró nulo. De manera que el plan de adelgazamiento quedó sin efecto y la Generalitat entendió que el colesterol, propiciado por su malísima alimentación, ya poco importaba que fuera bueno o malo, puesto que tocaba cebar, ahora con dinamita, al enfermo. Sin vuelta atrás. ¿O no?

Fotografía de Miguel Lorenzo, actualmente expuesta en el Octubre Centre de Cultura Contemporània.

Fotografía de Miguel Lorenzo, actualmente expuesta en el Octubre Centre de Cultura Contemporània.

Rosa Vidal, ex directora general de RTVV, intervino en el Palacio de Colomina de la Universidad CEU Cardenal Herrera para mostrar “la encrucijada de Radio Televisión Valenciana”, tal era el título de su conferencia, un año después del fallecimiento del ente público, sin duda por causas nada naturales. Y lo que dijo, en presencia de numerosos ex trabajadores y ex consejeros de RTVV, es que la reapertura de la radiotelevisión pública valenciana era “muy complicado”, incluso “mucho, mucho”. Y ofreció sus razones, más bien inquietudes legales, en caso de que tal cosa se planteara, a modo de aviso a navegantes (PSPV, Compromís y EU han lanzado promesas en este sentido).

«Si se toma la decisión de abrir una nueva televisión pública sin haber completado el proceso de liquidación y sin sentencia del Constitucional sobre el ERE derivado del cierre y sobre el recurso presentado contra la propia ley de supresión, se abre una incertidumbre jurídica y podría incurrirse en fraude de ley». Y la sentencia del máximo tribunal, según Vidal, no llegará hasta dentro de dos años. Esto para el caso de querer poner en marcha una nueva RTVV. Si lo que se pretende es reabrirla, el escenario sería este otro.

Fotografía de El Flaco, expuesta en el Octubre Centre de Cultura Contemporània.

Fotografía de El Flaco, expuesta en el Octubre Centre de Cultura Contemporània.

«Pasaría por derogar la ley de supresión y retirar tanto el recurso de inconstitucionalidad como la demanda de conflicto colectivo, además de intentar la retirada de la mayoría de las 1.700 demandas presentadas por los trabajadores, negociando con ellos a título particular. Y luego habría que tramitar y aprobar una nueva ley en las Cortes Valencianas», explicó Vidal. Lo dicho: tanto abrir una nueva como reabrir la extinta RTVV es muy, muy complicado. Palabra de quien ha sido directora general del ente público y ahora trabaja como letrada en el bufete Broseta Abogados.

Sobre la decisión de la Generalitat de quitarse de encima y por las bravas el peso que había adquirido RTVV por culpa de los sucesivos engordes, Rosa Vidal apuntó que cabían otras alternativas. La nulidad del ERE no tenía por qué llevar asociado el cierre, que es lo que “el dueño del ente, en este caso la Generalitat, decidió”. También manifestó su extrañeza por lo apuntado en el preámbulo de la ley de supresión del servicio, “donde se cita una sentencia (la del ERE del TSJ) en la que no se habla de cierre”. En cuanto al proceso de liquidación en vigor, Vidal señaló que no sólo se refería al ámbito laboral y financiero, sino que abarcaba igualmente los contratos a terceros, “que hay que cumplir”, y la liquidación tecnológica, al ser RTVV la titular de la red.

Fotografía de Biel Aliño, actualmente expuesta en el Octubre Centre de Cultura Contemporània.

Fotografía de Biel Aliño, actualmente expuesta en el Octubre Centre de Cultura Contemporània.

Salva Torres