La sabiduría botánica de Joan Pellicer

Joan Pellicer, la saviesa de les nostres plantes
Museu Valencià d’Etnologia
C / Corona, 15. Valencia
Hasta el 10 de septiembre de 2017

El Museu Valencià d’Etnologia (MUVAET), dependiente del Área de Cultura de la Diputación de Valencia, dedica hasta el 10 de septiembre una muestra a Joan Pellicer, uno de los más importantes investigadores de la etnobotánica valenciana. ‘Joan Pellicer, la saviesa de les nostres plantes’ pretende rememorar esta singular figura y poner en valor su notable aportación al conocimiento de la etnobotánica valenciana, justo cuando se cumple el décimo aniversario de su muerte.

El diputado de Cultura, Xavier Rius, aseguró que «merece y es un honor, desde el Área de Cultura, poder rendir este homenaje a la figura y pedagógica obra de Joan Pellicer», a quien el diputado definió afectuosamente como «una especie de Cavanilles 2.0.». Rius destacó de Pellicer «su destreza a la hora de conjugar la sabiduría académica con la sabiduría popular», favoreciendo la divulgación de sus conocimientos. Por ello, deseó que esta muestra «pueda contribuir a dignificar su persona y que su obra y las numerosas aportaciones que hizo se extiendan entre los valencianos», aseveró.

La exposición está comisariada por Jorge Cruz Orozco, conservador del Museu Valencià d’Etnologia, y ha contado con fondos procedentes de la familia de Joan Pellicer, el Museu Valencià d’Etnologia, la Biblioteca Valenciana, el Jardín Botánico de la Universitat de València y Herbolario Navarro. Jorge Cruz incidió en que esta muestra pretende ser «un homenaje a los usos tradicionales que Joan Pellicer otorgaba a las plantas; una invitación a no olvidar su obra y leer su trabajo; además de una llamada a nuestros investigadores contemporáneos para que hereden el legado de Pellicer y continúen su campo de estudio», manifestó.

Por su parte, Júlia Pellicer, hija del etnobotánico, aprovechó la ocasión para agradecer «la delicadeza mostrada en el tratamiento de la persona y la obra de Joan Pellicer», al mismo tiempo que mostró su deseo de que esta exposición «sea un homenaje sentido a su figura».

De izda a dcha, Xavi Rius, Jorge Cruz, Anna Pellicer y Júlia Pellicer. Imagen cortesía de MUVAET.

De izda a dcha, Xavi Rius, Jorge Cruz, Anna Pellicer y Júlia Pellicer. Imagen cortesía de MUVAET.

El ‘jornalero de la cultura’

‘Joan Pellicer, la saviesa de les nostres plantes’ propone un recorrido por la infancia del etnobotánico, íntimamente arraigada en Bellreguard; la época de estudiante universitario y de cantautor; el interés por la etnobotánica y la decisión de dedicarse en pleno a la investigación; su método de trabajo de campo basado en los recorridos para estudiar la flora y en las entrevistas a los pastores, agricultores y personas entendidas en plantas, en definitiva; el trabajo de gabinete, que le permitía contextualizar los usos tradicionales en el mundo cultural mediterráneo y, más específicamente, valenciano; la caseta del Matissar, como la base de investigaciones etnobotánicas y, al mismo tiempo, refugio desde donde repensar el mundo en diarios y escritos; su labor divulgadora en cursillos, charlas, excursiones y durante los ocho años de colaboración con el programa ‘Medi Ambient’ de Punt2 (RTVV) que le proporcionaron una gran proyección y estima popular; finalizando en la obra de Joan Pellicer y su tesis doctoral (aún no publicada).

Este trayecto muestra la personalidad de Joan Pellicer, quien se denominaba a sí mismo «jornalero de la cultura» y siempre se desarrolló de forma muy austera, aspecto éste que se ha querido trasladar a la exposición. La grabadora con la que registró su última entrevista –el 13 de enero de 2007 a Pep Seguí ‘Carreño’, en la localidad de Barxeta–, la bicicleta con la que se desplazaba por los pueblos de su querida Diània –tal como él se refería a las comarcas centrales–; la mochila que le acompañó durante su última salida al campo; las hierbas recolectadas para hacerse infusiones; los tres volúmenes del Costumari Botànic; fotografías; publicaciones; documentación; y objetos del archivo personal del propio Pellicer; productos medicinales, alimenticios y de cosmética elaborados con vegetales.

En el patio de la Beneficència se ha creado un Hort Joan Pellicer, con la colaboración del Centro de Educación Ambiental de la Comunitat Valenciana, que exhibe una selección de plantas estudiadas por Joan Pellicer. Asimismo, alrededor de la muestra se ha organizado un programa de actividades complementarias, formado por dos etnoexcursiones a lugares vinculados a la figura de Juan Pellicer, como son la caseta del Matissar y la sierra de Mariola; una mesa redonda con expertos sobre su obra; la presentación del libro Diari de Sotaia, un original trabajo de Joan Pellicer que resulta inédito; y un programa de visitas guiadas a la exposición.

Esta muestra forma parte de una serie de exposiciones que el Museu Valencià d’Etnologia dedica a personas relevantes en el ámbito de la investigación etnológica. Esta serie se inició con ‘Joan Francesc Mira, l’ofici de mirar i escriure’, dedicada al antropólogo y escritor que fue el fundador del museo de la Diputación a comienzos de los años ochenta, y continuará con una muestra, en 2018 , dedicada a Fermín Pardo, uno de los principales especialistas en patrimonio inmaterial y folklore valenciano.

Joan Pellicer.

Algunos visitantes ante un video de la exposición ‘Joan Pellicer. La saviesa de les nostres plantes’. Imagen cortesía de MUVAET.

Juanli Carrión mete a Valencia en un jardín

OSS#Valencia (Outer Seed Shadow), de Juanli Carrión
Claustro de La Nau
C / Universitat, 2. Valencia
Hasta el 20 de diciembre de 2015

El proyecto OSS#VLC (‘Outer Seed Shadow: Valencia’), del artista Juanli Carrión y producido por la Universitat de València en colaboración con el Jardín Botánico y la galería Rosa Santos, se materializa en un jardín instalado en el Claustro de La Nau, que reproduce el mapa de la ciudad de Valencia a través de plantas escogidas por 19 inmigrantes durante las entrevistas realizadas a los mismos acerca de su historia de adaptación e identidad cultural. La intervención se podrá visitar hasta el 20 de diciembre.

Los paisajes están cargados de simbolismos y no solo definen lugares, sino también a las personas que los habitan. Las personas se adaptan a los diferentes contextos en los que viven, o se ven forzados a vivir, pero muchas veces su bagaje cultural en continua evolución crea paisajes internos cargados de significado y simbolismo que bien pueden verse reflejados en un jardín.

Vista del jardín de Juanli Carrión en el Claustro de La Nau. Cortesía del Centre Cultural La Nau.

Vista del jardín de Juanli Carrión en el Claustro de La Nau. Cortesía del Centre Cultural La Nau.

Bajo esta premisa el artista visual Juanli Carrión ha creado en el Centre Cultural La Nau de la Universitat de València el proyecto de arte público ‘OSS’ (‘Outer Seed Shadow’) que toma forma de “jardines geopolíticos”, en palabras del artista. Carrión empezó esta experiencia, que materializa la unión entre flora e interacción humana, en Nueva York donde realizó en 2014 una instalación similar en el Soho para analizar la inmigración de Manhattan. Ahora utiliza los mismos parámetros geopolíticos para esta nueva edición del proyecto en Valencia.

El jardín está construido a partir de maderas recicladas dibujando el mapa de Valencia. En su interior conviven las 19 plantas escogidas por los inmigrantes residentes en distintos barrios de la ciudad. Tras las entrevistas (una persona por cada distrito), cada inmigrante eligió una planta para su representación en el jardín. Estas plantas han sido colocadas según el lugar de residencia de cada uno de ellos en la ciudad.

La flora escogida configura un ‘jardín imposible’ en el que conviven plantas que difícilmente compartirían espacio si no hubieran sido escogidas para este proyecto. En ese parterre conviven tomateras elegidas por un inmigrante griego con bambú (Taiwán), geranios (Argelia), eucalipto (Kurdistán), ceibo (Uruguay), mate (Argentina)…

El título que da nombre al proyecto ‘outer seed shadow’ (sombra exterior de semillas) alude en términos botánicos a una región en la que existe un influjo de semillas pero donde debido a condiciones medioambientales adversas, la germinación o la supervivencia de los brotes es reprimida, causando la merma de representación de esta especie en la región. El proyecto extrae de ahí su nombre como contrapunto para la mítica idea del ser humano en una “tierra de las oportunidades”.

Juanli Carrión delante de su instalación artística. Imagen cortesía de La Nau.

Juanli Carrión delante de su instalación artística. Imagen cortesía de La Nau.

Pilar Pequeño deja sus Huellas en Railowsky

Huellas, de Pilar Pequeño
Fotolibrería Railowsky
C / Grabador Esteve, 34. Valencia
Inauguración: jueves 5 de febrero, a las 20.00h
Hasta el 5 de abril, 2015

‘Huellas’, a juicio de su autora, Pilar Pequeño, «es un trabajo sobre la acción del hombre en la naturaleza, el paso del tiempo, el abandono, la memoria y la recuperación por la propia naturaleza de los lugares que el hombre ha abandonado».

Y agrega: «A esta serie, que comienzo con fotografías en blanco y negro, incorporo en el año 2003 imágenes de un edificio construido en el siglo XIX a orillas del río Miño, muy cerca de su desembocadura, donde un jardín enmarañado en su abandono lo invade entrando por  los huecos de sus puertas y ventanas. Un lugar que para mí tiene el valor añadido de ser el colegio donde estudió mi padre en sus primeros años».

Fotografía de Pilar Pequeño de su serie 'Huellas'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Pilar Pequeño de su serie ‘Huellas’. Imagen cortesía de Railowsky.

Después de casi diez años, Pilar Pequeño ha querido volver para fotografiarlo otra vez, «ahora en color», subraya la artista, cuya obra presenta Railowsky hasta el 5 de abril.

Pilar Pequeño (Madrid, 1944) empezó a interesarse por la fotografía en 1980, tras algunos años en los que se dedicó al dibujo. Toda su obra está relacionada con la naturaleza, con series muy ligadas entre sí.

Fotografía de Pilar Pequeño de su serie 'Huellas'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Pilar Pequeño de su serie ‘Huellas’. Imagen cortesía de Railowsky.

Siempre utilizó imágenes en blanco y negro hasta que en 2009 ha dado cabida al color en su obra, yendo más allá del cromatismo tradicional. Invernaderos, paisajes y plantas, son objeto ineludible de su objetivo, y con ellas, el agua, la luz, la vida, la muerte.

Su obra se expone en numerosas galerías y se encuentra en diversas colecciones públicas y privadas. Museo Reina Sofía, IVAM, Tenerife Espacio de las Artes, Comunidad de Madrid, Colección Cualladó o Colección EXIT. En abril de 2011 le fue otorgada la Medalla de Oro Al Mérito en las Bellas Artes.

Fotografía de Pilar Pequeño de su serie 'Huellas'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Pilar Pequeño de su serie ‘Huellas’. Imagen cortesía de Railowsky.

Jardí Botànic: ¿Hay buenas y malas semillas?

Le Bonne Mauvaise Graine?
Exposición de Thierry Ardouin
Jardí Botànic de la Universitat de València
C / Quart, 80. Valencia
Inauguración: Miércoles 18 de junio, a las 19.00h.

Con 20 fotografías de gran formato de semillas “legales” e “ilegales” de rábano, guisante, guindilla, cebolleta, zanahoria, lechuga, haba o diferentes variedades de maíz, la exposición, con carácter divulgativo, pretende alentar al público general a descubrir cómo son y de dónde vienen los alimentos que nos comemos, cómo son sus semillas, y cuál es la problemática existente en torno a los diferentes sistemas de producción.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición 'Le bonne mauvaise graine?' en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición ‘Le bonne mauvaise graine?’ en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Comisariada por Doctornopo y con el apoyo del Institut Français de València, la muestra ‘Le bonne mauvaise graine?’ (‘Las buenas malas semillas?’), ubicada en el umbráculo del Jardín Botánico, se plantea como una intervención específica al aire libre que permite dar continuidad y coherencia al programa adaptándolo a las características del entorno. Además, la exposición al aire libre permite crear una experiencia cultural vinculada con el espacio y con las líneas de investigación del Jardí dedicadas al conocimiento de la diversidad vegetal, y a la conservación de especies y hábitats naturales.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición 'Le bonne mauvaise graine?' en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición ‘Le bonne mauvaise graine?’ en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Thierry Ardouin es un fotógrafo francés que dedica su trabajo a la observación de los lazos que mantienen las relaciones entre el hombre y su paisaje. Suele trabajar con fotografía de gran formato y para exteriores, con una voluntad de descontextualización del hecho artístico, con la que pretende crear entornos más cómodos y cercanos al espectador que le inviten a acercarse a la obra sin las reticencias que suelen despertar los espacios y formatos expositivos más convencionales.

La serie ‘Le bonne mauvaise graine?’, que se presenta en este proyecto, constituye un almanaque fotográfico de las semillas de algunos de los alimentos que forman parte de nuestro consumo diario.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición 'Le bonne mauviase graine?' en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición ‘Le bonne mauviase graine?’ en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.

Thierry realiza una serie de fotografías de semillas consideradas por el gobierno francés como certlegales/certificadas (incluidas en los catálogos oficiales y elaboradas con procesos tecnificados de producción) o ilegales/naturales, y plantea al espectador las siguientes preguntas: ¿Son iguales todas las semillas?, ¿se puede justificar la decisión de considerar ilegales determinadas semillas?, ¿hay semillas buenas y semillas malas?

Con la técnica de la microfotografía Thierry crea imágenes casi irreconocibles que ponen en evidencia la clara desconexión del hombre con la naturaleza y cómo elementos que, como las semillas, antes formaban parte de la cotidianidad de su vida, se convierten en algo ajeno y desconocido. Además, el visitante descubrirá en qué se diferencian y por qué las semillas “legales” y las “ilegales”, y podrá comparar el caso francés con el español, así como recorrer el Jardín en busca de las plantas y semillas naturales retratadas en la exposición.

La exposición se inaugura el 18 de junio en el Jardín Botánico. En el evento inaugural, al que asistirá el artista y representantes de todas las instituciones implicadas, se celebrará además un concierto del grupo Gener presentando su disco ‘El temps del llop’.

Fotografía de semillas de la exposición 'Le bonne mauvaise graine?' de Thierry Ardouin en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de semillas de la exposición ‘Le bonne mauvaise graine?’ de Thierry Ardouin en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.