Rodando en skate

Cruzando el sentido
Iván Fernández de Córdoba

No hay muchas formas de viajar sin pagar un billete o gastar gasolina. Una de las más originales es moverse en monopatín. Es lo que hace Alonso, un joven en busca de un sueño y de sí mismo, que emprende en solitario una larga travesía desde Valencia a Galicia, del Mediterráneo al Atlántico. A lo largo del periplo tropieza con personajes que influyen en su evolución personal y que le ayudan a descubrir quién es realmente.

Es el argumento de Cruzando el sentido, primer largometraje del joven director de 25 años, Iván Fernández de Córdoba formado en Ciudad de la luz y gran aficionado al skate. La película se presentó en el Festival Cinema Jove, en el Festival de Sax (Alicante), donde obtuvo el Premio al Mejor Proyecto, y se proyectó el 10 de septiembre en la sala de la SGAE de Valencia. Dentro de la fórmula de road movie, la historia mezcla de forma original la ficción con tintes de falso documental.

Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Dos años de tiempo, 8.000 euros reunidos a base de crowfunding  y toneladas de trabajo e ilusión se plasman en este filme.  “La película se rodó a lo largo del 2014, pero el montaje no se finalizó hasta abril de este año”, cuenta Fernández de Córdoba. “Como tiene una financiación low cost, pasamos malos ratos, condiciones duras sin ninguna comodidad, pero no todo fue sufrir. En las entrevistas a modo falso documental disfrutamos y nos reímos mucho”.

En Galicia tuvieron un encuentro con la guardia civil. “Estábamos rodando una escena con el actor protagonista, Román Méndez de Hevia, que estaba desnudo y ensangrentado”, cuenta el joven director. “Los aldeanos nos vieron de lejos y, asustados, llamaron a las fuerzas del orden. Un coche de la guardia civil se acercó y tras una breve conversación, se fueron entre risas deseándonos suerte”.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Los realizadores contaron con el apoyo de tiendas y marcas relacionadas con el mundo del skate, así como de varios  bares que utilizaron como escenario para grabar algunas secuencias. Fernández de Córdoba escribió el guión junto a Natxo Fuentes y en la fase de rodaje, el equipo principal lo formaban: Víctor Montoya, Noelia Martínez, Ana Martínez y Román Méndez de Hevia, el actor protagonista que debuta con esta película.

“Fue un rodaje muy duro, de guerrilla”, confiesa Fernández de Córdoba. “Nos metíamos cinco personas y un montón de material en el coche y allá que nos íbamos. La fuimos rodando en sentido inverso, de Galicia hacia Valencia aprovechando las mejores condiciones de luz. En los exteriores intentábamos rodar siempre a la mejor hora y que la localización jugara a nuestro favor. Era muy importante colocar bien la cámara, no queríamos perdernos nada imprescindible de la historia”.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Cortesía del autor.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Cortesía del autor.

La historia está llena de referencias a road movies como Easy Rider, París Texas o Una historia verdadera, que marcaron al joven director. También refleja su visión del mundo, un alegato contra las prisas de nuestra sociedad y la obsesión por alcanzar enseguida los objetivos y las metas marcadas.

Rodada con un reducido equipo técnico, entre tres y seis personas, la película tiene una factura digna de una producción convencional. Se utilizó una Canon 5D Mark II para la ficción y una Sony FDR-Ax 100 para el documental.

Otros profesionales de la Comunidad Valenciana que intervinieron en el proyecto son: Albert Forner, Emilio Mencheta, Olga Alamán, Paco Sarro, Álex Viciano, Lola Moltó y Mariam Torres o Juli Mira, entre otros.

Cruzando el sentido se dividirá en una decena de capítulos una vez finalizado su recorrido por festivales y cines. Los primeros serán publicados de forma online y gratuita. Para ver el total del metraje, el espectador tendrá que comprar el dvd/bluray o acudir a una plataforma de pago.

Secuencia de la película Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Secuencia de la película Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Cisco Fran, las enfermedades raras y Harry Dean

Cisco Fran, las enfermedades raras y Harry Dean. 

Cisco Fran, experto dylanita donde los haya, compositor, vocalista y alma mater de La Gran Esperanza Blanca, uno de los mejores grupos musicales nunca suficientemente reconocidos ni reivindicados en la capital del Turia o en el pop-rock español, se halla en un momento álgido de su carrera artística.

Durante el pasado mes de octubre veía la luz pública un nuevo single de LGEB que llevaba por título «Cisco Fran canta a Harry Dean». Se trataba de un nuevo homenaje a un actor al que ya brindaron el título del álbum editado en el 2002. Ahora simplemente una exquisita canción inédita dedicada al que fuera protagonista de «Paris Texas», también conocido por sus trabajos de actor secundario en films como “La leyenda del indomable”, “El Padrino II”, “Alien, el octavo pasajero», “La ultima tentación de Cristo”, “Corazón salvaje”,…

La Gran Esperanza Blanca - Cisco Fran canta a Harry Dean

Al aspecto musical se suma ahora también su faceta de escritor con la publicación de un nuevo libro que lleva por título «Enfermedades raras». Se trata de una serie de relatos que se mueven entre la demencia y la admiración por la naturaleza de las cosas, donde los sueños muestran su lado más real a través de dudas y anhelos, entre seres fascinantes y fascinados dignos de esos “medicine shows” que tanto gustan a su autor.

enfermedades raras

“…Permitidme que os hable, que os lleve a las tierras desoladas, vacuas y solitarias de la imaginación, del futuro, pasado y presente simultáneos. Que os lleve al páramo fértil que anhela que lo inunden riadas de locura y belleza…” “…No había manera que se callase. La tenía detrás de mí en un bar de por sí ruidoso, pero su voz metálica, jabonosa, amalgamada de alcohol y apestosa saliva, sobresalía como un pezón encerrado en una camiseta de Victoria’s Secret cualquier madrugada invernal a dos bajo cero…” Estos dos fragmentos, extraídos respectivamente de los relatos “Vampiro” y “Lenguaraz”, son dos muestras de lo que se puede encontrar el lector en este recomendable libro, a la venta en la Librería Bartleby sita en la calle Cádiz nº 50 del barrio valenciano de Ruzafa.

Además ya está anunciado el nuevo disco de La Gran Esperanza Blanca, será para el principios del 2015 y llevará por título “Tren fantasma». Noticia más que ilusionante para los que somos fieles incondicionales de LGEB.

JJ Mestre