Una decena de conciertos online para Serenates 2020

Serenates 2020
Universitat de València | Institut Valencià de Cultura
Edición online del 24 de junio al 3 de julio
Miércoles 17 de junio de 2020

El festival Serenates, que organizan cada año la Universitat de València y el Institut Valencià de Cultura, se celebrará del 24 de junio al 3 de julio con una novedad importante: la 33 edición de este histórico festival se hará en formato digital a causa de la imposibilidad de reunir público en el claustro de la Universitat de València por la situación de pandemia provocada por la COVID-19. Los diez conciertos gratuitos se trasladan a los canales de YouTube del Centre Cultural La Nau de la Universitat de València y del Institut Valencià de Cultura, coorganizadores del festival. Todos se emitirán a las 20 horas a través de estos canales, desde donde, además, se podrá recuperar el concierto con posterioridad.

Para la edición de este año, que tiene la colaboración y el patrocinio de la Diputación de Valencia, el Ayuntamiento de València, el Palau de la Música, la Fundación Banco Sabadell, Caja Popular, EASD València y Clemente Pianos, se han programado una decena de conciertos: seis han sido grabados ex professo para este festival y cuatro más corresponden bien a conciertos de ediciones anteriores, o bien a material grabado que se recupera en esta edición tan especial de Serenates.

La rectora de la Universitat de València, M.ª Vicenta Mestre, ha destacado que, con los cambios que está suponiendo vivir una nueva normalidad a consecuencia de la COVID-19, la edición de este año, que es la número treinta y tres, continúa con el espíritu de más de tres décadas de festival y será una edición histórica que recupera actuaciones memorables e incorpora nuevas interpretaciones, y se abre así a todos los públicos a través de los medios sociales. Además, ha agradecido la colaboración de todas las instituciones y estructuras universitarias que han hecho posible la programación de este año, deseando que “pronto volveremos a encontrarnos en persona compartiendo el placer de la música en directo en los espacios emblemáticos de la que es su universidad: la Universitat de València”.

Cartel de Serenates 2020 elaborado por los alumnados de la EASD València Clara Bayo Molina, Teresa Dehesa Díaz y Laura Jover Laguarda.

La directora adjunta de Música y Cultura Popular del IVC, Marga Landete, añade que “en el IVC hemos estado trabajando para conservar y reprogramar nuestras actividades desde el primer momento. Queremos la máxima seguridad sanitaria, recuperar la actividad de los artistas y ofrecer al público una programación de máxima calidad. Estas serenatas digitales cumplen estos tres objetivos y estoy segura que satisfarán tanto al público como a los propios artistas, que están deseando volver en el escenario”.

Por su parte, el diputado de Cultura, Xavier Rius, señala que “es un placer colaborar con la Universitat de València en este proyecto y en otros como Escena Erasmus y el festival La Cabina. Con la cultura que hace la Universitat de València tenemos una colaboración estable, porque apoya las líneas que también son estratégicas para la Diputación: la cultura de proximidad y de calidad, y de apoyo a los sectores profesionales y a las jóvenes promesas”.

El cartel de este año, como los de las últimas ediciones, ha sido elaborado por el alumnado de la EASD València. Las alumnas ganadoras de esta edición son Clara Bayo Molina, Teresa Dehesa Díaz y Laura Jover Laguarda, con un trabajo grupal que representa visualmente de manera muy acertada los principales atributos del festival con un lenguaje visual polisémico, sugerente del espacio donde se hace el festival (el claustro de La Nau) y la música.

Programación día a día: Un clásico de verano que se reinventa digitalmente

El festival Serenates (#Serenates2020) se inaugurará el miércoles día 24 de junio con el concierto que la cantautora Maria del Mar Bonet ofreció en 2014 junto a la Orquestra Filharmònica de la Universitat de València. En la primera noche del festival, la cantante mallorquina y Medalla de la Universitat interpretará ‘Bellver’. En este trabajo, que obtuvo el Premio Cubadisco en 2011 en la ciudad de la Habana, Bonet repasa su carrera en formato sinfónico. El concierto recoge los temas más significativos de su universo musical, marcado por las influencias mediterráneas. El repertorio incluye quince canciones griegas, turcas, sardas, italianas, catalanas y mallorquinas, entre las que también hay espacios para las jotas y temas propios seleccionados por la cantante.

El jueves 25 de junio, el festival Serenates se reafirma en el apoyo a los músicos valencianos y ha programado la actuación del grupo de cámara La Remembrança, que ofrecerá un concierto con obras de Vivaldi y Mozart.

El viernes 26 de junio, Serenates recuperará ‘Cantúria Cantada’, el concierto con que el ya desaparecido Carles Santos y el Cor de la Generalitat inauguraron hace cinco años el festival Serenates. En aquella ocasión, el polifacético músico de Vinaròs, también Medalla de la Universitat de València, presentó una de sus últimas creaciones: un espectáculo creado para 37 voces y un clarinete que reúne pasajes destacados de sus obras vocales.

El sábado 27 de junio llegará el turno de València Baryton Project, un grupo que se dedica a la interpretación de música para baryton, un instrumento musical de cuerda frotada de la familia de la viola de gamba, de uso habitual a la Europa del siglo XVIII, que cayó en desuso debido a su gran dificultad de interpretación.

El día siguiente, el domingo 28 de junio, será el turno de las formaciones universitarias. Actuará una sección de cámara de la Orquestra Filharmònica de la Universitat de València y del Orfeó Universitari de València. Del programa, hay que destacar el estreno de la obra ‘Alter eros’ de José Vicente Fuentes, así como otras piezas de W. A. Mozart, F. Mendelssohn y D. Shostakóvich.

El lunes 29 de junio, el pianista valenciano establecido en los Estados Unidos, Jorge Tabarés, dedicará su recital a Alicia de Larrocha, una de las pianistas españolas más importantes del siglo XX, que consiguió poner la música española en la escena internacional y a quien el joven pianista ha dedicado su primer disco.

El martes 30 de junio se rendirá homenaje a los valores del festival: formación, creación e innovación, a través de fragmentos de espectáculos creados ex professo para Serenates durante la última década por la Orquestra Filharmònica de la Universitat de València, el Orfeó Universitari de València y el Grupo de Danza de la Universitat de València, junto a estudiantes de otros centros de enseñanzas artísticos.

Ya en julio, en el concreto del miércoles día 1 actuará Cafè de Fel, un tándem de poesía de verso libre en valenciano y música jazz, a cargo de tres mujeres, que acercan la historia del jazz a través de las pioneras que rompieron moldes y transmutaron los estereotipos de género.

El jueves 2 de julio continuará el ‘jazz’ a través de jóvenes promesas valencianas. Se trata del concierto de la Jove Big Band Sedajazz, dirigida por Francisco A. Blanco Latino. 23 jóvenes músicos protagonizan este concierto, que se grabó en directo en enero de 2020 en La Mutant y que ahora formará parte de la programación de Serenates.

Serenates 2020 se despedirá el viernes 3 de julio con la Orquesta de València, dirigida por Ramón Tebar, con el concierto ‘Carmen sin palabras’, un programa de música de inspiración española con obras de R. Shchedrin y G. Giménez.

Grabación en La Nau del grupo de cámara La Remembrança. Fotografía de Eduardo Alapont cortesía de los organizadores.

MAKMA

‘El tutor burlat’ comienza su gira con Les Arts Volant

‘El tutor burlat’ |‘Les Arts Volant’
Les Arts (Cultura de la Generalitat) en colaboración con la Diputación de València y el Ayuntamiento de València
A partir del 27 de junio
Domingo 14 junio de 2020

‘Les Arts Volant’ llevará la ópera ‘El tutor burlat’, del compositor valenciano Vicente Martín i Soler, por diferentes poblaciones de la geografía valenciana, gracias a la colaboración de Cultura de la Generalitat, el Área de Cultura de la Diputación de València y la Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales del Ayuntamiento de València.

‘Les Arts Volant’ es un proyecto de difusión cultural impulsado desde Les Arts, en colaboración con la Diputación de València y el Ayuntamiento de València, que nació en 2017. Su propósito es hacer llegar la ópera a cualquier rincón del territorio, especialmente a aquellos lugares con escasa actividad musical o donde sería complicado llevar a cabo una representación por carecer de los medios técnicos o instalaciones necesarias.

Para ello, la compañía de ‘Les Arts Volant’ viaja en un gran camión preparado para transformarse en escenario a su llegada a la plaza de cualquier localidad y, posteriormente, ofrecer una ópera en directo interpretada por los artistas del Centre de Perfeccionament del Palau de les Arts, acompañados al piano.

Para esta cuarta gira, el título escogido es la amable, elegante, dulce y algo pícara ‘Il tutore burlato’, de Vicente Martín i Soler, que se presenta en su versión traducida al valenciano por Enedina Lloris. Jaume Policarpo es el director de escena de esta nueva producción, con vestuario de José María Adame e iluminación de Antonio Castro.

Como principal novedad desde que se inició el proyecto, ‘Les Arts Volant’ tendrá cobertura autonómica, tal y como ha anunciado Jesús Iglesias Noriega, ya que Cultura de la Generalitat ha incluido ‘Les Arts Volant’ dentro de las acciones de ‘reaCtivem’ para la recuperación de la vida cultural valenciana.

Con cinco representaciones durante los meses de junio y julio en localidades que han ostentado la capitalidad cultural valenciana, el camión-escenario visitará por primera vez municipios de las comarcas de Alicante y de Castellón como Altea y Villafranca del Cid, para cumplir con la vocación autonómica del proyecto.

“Tras un periodo de consumo digital, debemos recordar a la ciudadanía la experiencia del arte en vivo. No sólo hay que pensar en quienes pueden venir a Les Arts, sino también en los que por distancia o circunstancia no pueden hacerlo. Por ello, ‘Les Arts Volant’ es la más potente herramienta para acercar y dar a conocer la lírica sin limitaciones de cualquier tipo”, ha añadido Iglesias Noriega.

La gira autonómica se fusionará con la gira provincial que auspicia el Área de Cultura de la Diputación, y se verá complementada con las actuaciones en Les Arts, y posteriormente, tras un pequeño descanso en agosto, con las actuaciones en los barrios de València, a propuesta del Ayuntamiento.

Con todo, se prevé un intenso ciclo que contará con hasta 21 representaciones entre finales de junio y principios de octubre.

La gira 2020

La gira para este año 2020 arrancará en la pedanía La Barraca d’Aigües Vives (27 de junio), localidad a la que seguirán Sagunto (28 de junio), Villafranca del Cid (1 de julio), Potries (2 de julio), Godella (4 de julio), Alcublas (5 de julio), Casinos (8 julio), Palau de les Arts (10 y 11 de julio), La Pobla del Duc (15 de julio), Benirredrà (16 de julio), Ayora (18 de julio), Corbera (19 de julio), Gandia (21 de julio), Altea (22 de julio), Atzeneta d’Albaida (24 de julio) y Buñol (25 de julio).

Una escena de ‘El tutor burlat’. ‘Les Arts Volant 2020’.

Tras un paréntesis en el mes de agosto, el equipo de ‘Les Arts Volant’ retomará la gira concentrando sus últimas actuaciones en los barrios de la ciudad de València: Benicalap (25 de septiembre), Sant Marcel·lí (26 de septiembre), Parc Central (27 de septiembre), Malva-rosa (2 de octubre), Patraix (3 de octubre) y Aiora (4 de octubre).

El diputado de Cultura, Xavier Rius, ha manifestado su emoción al ver crecer y consolidarse el proyecto, pues “desde las primeras conversaciones que mantuvimos las administraciones implicadas para activar este proyecto, a finales de 2016, supimos que teníamos ante nosotros un enorme reto. Descentralizar la cultura y poder ofrecer productos de gran calidad cultural a todos los rincones de nuestra geografía, por pequeños que fueran. Es una tarea sobre la que debemos volcar todo nuestro ánimo”. También ha incidido en que “‘Les Arts Volant’ representa los mejores valores de la creatividad valenciana: una apuesta por la excelencia musical y las artes visuales como nexo de hermanamiento entre los pueblos valencianos”.

“No cabe duda de que las tres administraciones implicadas estamos consolidando un proyecto que produce una gran satisfacción y gozo allí donde llega el camión de ‘Les Arts Volant’”, ha remarcado el diputado de Cultura, Xavier Rius.

Por su parte, la concejala de Patrimonio y Recursos Culturales del Ayuntamiento de València, Glòria Tello, también ha querido mostrar su entusiasmo con ‘Les Arts Volant’. “Durante tres años hemos llenado los barrios y rincones de València con una representación única que ha cautivado a todo tipo de públicos. Nuestro deber como responsables de la cultura es el acercamiento a la ciudadanía y la democratización de la cultura, y más si cabe con un proyecto que ha superado todas nuestras expectativas”.

La concejala del Ayuntamiento ha resaltado que “he tenido ocasión de asistir a casi todas las representaciones, y me ha resultado muy emocionante ver al público cautivado por unos actores y cantantes que se entregan por completo”. Desde el Ayuntamiento de València, ha proseguido Tello, “tratamos de fomentar nuevos hábitos de consumo cultural entre el vecindario y estamos convencidos de que un año más ‘Les Arts Volant’ provocará la satisfacción de nuestros conciudadanos, a quienes quiero invitar a no perderse esta singular representación”.

La obra

Les Arts recupera la primera ópera que escribió Vicente Martín i Soler para este proyecto divulgativo, que además de descubrir la lírica a nuevos públicos, permitirá dar a conocer la figura del compositor valenciano más internacional de todos los tiempos.

“Martín i Soler llevaba casi diez años ausente en el repertorio de Les Arts”, ha recordado Jesús Iglesias Noriega. Por ello, el director artístico ha señalado la importancia de que una iniciativa como ‘Les Arts Volant’ ponga en valor su obra. “En el siglo XVIII un valenciano rivalizó en popularidad con Mozart en la Viena imperial, pero todavía sigue siendo un desconocido para la gran mayoría de la población, también la valenciana. Gracias a la colaboración de Generalitat, Diputación y Ayuntamiento no sólo vamos a hacer la ópera más cercana a la ciudadanía, sino que también vamos a poner en valor el patrimonio cultural de este territorio”, ha añadido.

Jovial y fresca como el paisaje de la campiña romana donde ocurre su trama, esta comedia primera de Martín i Soler evoluciona desde la crítica velada a las férreas normas sociales establecidas a mediados del siglo XVIII hacia la defensa de la libertad y el amor por encima de la convención y la conveniencia, a la vez que expone con cordial clarividencia el nuevo posicionamiento social de la mujer en los años previos a la Revolución Francesa.

Para ello, Jaume Policarpo propone una puesta en escena con una estética inspirada en las tarjetas postales románticas del siglo XIX, de colores tenues, pastel. La escenografía, que también ha diseñado el director valenciano, es “un personaje más. En este caso, hablamos de paneles alegres que se van moviendo para crear espacios distintos, que dan pie al humor y al juego escénico”.

El punto de contraste lo aporta el vestuario, encomendado a José María Adame, que conjuga colores más intensos y elementos actuales, que resaltan con la iluminación de Antonio Castro.

El reparto de ‘El tutor burlat’ está formado por los artistas del Centre de Perfeccionament Aida Gimeno (Violante), Vittoriana De Amicis (Dona Menica), Oleh Lebedyev (Fabrizio) y Omar Lara (Pippo), junto con los cantantes valencianos David Ferri (Don Lelio) y Gonzalo Manglano (Anselmo). Carlos Sanchis acompañará al piano en todas las representaciones del espectáculo.

‘El tutor burlat’. ‘Les Arts Volant 2020’.

MAKMA

El legado musical de Noel Estrada

#MAKMAOpinión #MAKMAEfemérides | Noel Estrada (cantante y compositor puertorriqueño)
Jueves 4 de junio de 2020

“… Pero un día volveré,
a buscar mi querer,
a soñar otra vez,
en mi viejo San Juan”
(Noel Estrada)

El 4 de junio es el aniversario del nacimiento de Noel Estrada (1918-1979), el compositor de ‘En mi viejo San Juan’. Estrada nació en Isabela, nuestro hermoso pueblo costeño, que todavía conserva la virginidad de algunas playas según las encontrara Cristobal Colón al descubrir la isla de Puerto Rico.

Allí fue que Noel nació –hace 102 años–, gracias a que la familia de su madre –doña Juanita Suárez Banucci de la Rosa, enfermera de profesión– vivía en este pueblo y todavía era costumbre, en aquel entonces, ir a parir en la casa de la familia. Ya de vuelta a la ciudad capital con el recién nacido, Noel pertenecería a una familia convencional cuyo padre, Eloy Estrada Fornet, era maestro de escuela y ministro de la Iglesia Evangélica, pianista y amante de la música. Con el tiempo, además de sus padres, el hogar contaría con un total de siete hermanos en su residencia de la calle Buret, en Santurce. Noel estudió en la Central y luego ingresó en la Universidad de Puerto Rico, donde se especializó en empresariales, y desde donde comienza su vida laboral como servidor público en el Departamento de Hacienda.

El cantante y compositor Noel Estrada en San Juan (Puerto Rico). Fotografía cortesía del autor.

En resumen, con motivo de su efeméride aquí describimos, a vuelo de pájaro, los orígenes del compositor. Sin rastros de estudios musicales formales, aparte de la existencia del piano de su padre y la autoenseñanza musical, encontramos, precisamente, la grandeza de Noel. Ya a los 25 años de edad, en 1943, se había convertido en un compositor internacional. Para entonces, aparte de destacarse por la composición de una serie de boleros que ya eran conocidos en el panorama de la música popular puertorriqueña –como ‘El amor del jibarito’ o ‘Lo nuestro terminó’–, además de sus villancicos navideños y el cultivo de otros géneros y ritmos típicos del Caribe, daba un paso adelante como el cantautor de la melodía internacional que todos conocemos: ‘En mi viejo San Juan’ (2 de agosto de 1943). De aquí en adelante, además de su vida como funcionario público, sería reconocido internacionalmente como músico innato y compositor, completando así su vida profesional.

Noel Estrada, aparte del compositor y músico que conocemos, en todos los años que le dedicó al Gobierno, desde su humilde posición de jefe de Protocolo del Departamento de Estado, del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, durante el transcurso de todas las administraciones y partidos políticos, ya fuese en La Fortaleza, o en la Alcaldía de San Juan, fue un embajador gubernamental y cultural a través de toda su carrera profesional. Algo que también le quitó tiempo y energía a su música, que pasaba a un segundo plano en muchas ocasiones, y etapas de su vida productiva, a la vez que luchaba con sus problemas de salud, el progreso, el deterioro y las complicaciones de una diabetes juvenil que padecía desde los 17 años.

Para complementar su labor gubernamental, tenemos la aportación de su música, como regalo del cielo. El legado de su obra maestra, del título musical con que nos identificamos a nivel internacional, ‘En mi viejo San Juan’, esta le sirvió de música de fondo a sus casi 40 años de servicio público. Tal vez no nos damos cuenta, y con el tiempo se nos escapa u olvidamos la relevancia de la gran aportación de nuestro compositor y maestro que nos ha dejado una gran herencia con la que, cuando viajamos fuera de la isla, contamos sin ni siquiera tomarlo en consideración. Aquel bolero que compuso a petición de su hermano menor Eloy (Eloíto), que participaba en la Segunda Guerra Mundial, nos sirve de aval, de pasaporte cultural o talismán, en tantas ocasiones…, pero lo damos por contado y garantía. Es una herencia musical que nos toca a todos por igual.

El cantante español Raphael junto a Noel Estrada. Fotografía cortesía del autor.

¿Quién no siente nostalgia en algún momento por el primer amor? ¿Qué puertorriqueño no recuerda o se identifica con algún paseo placentero de juventud por nuestra ciudad capital? ¿Quién no se emociona o experimenta algún sentimiento especial y profundo al estar en el extranjero. «pues lo quiso el destino». y recordar alguna imagen de nuestra ciudad amurallada de más de 500 años? ¿Quién no ha dejado su «corazón frente al mar en el viejo San Juan» en alguna ocasión? En esto consiste el valor universal de esta composición. La mayoría de los intérpretes de peso de la canción hispanoamericana de su generación lo han reconocido y la han cantado con la misma emoción, o más, haciéndola muy suya con sus respectivos ritmos y estilos, que los mismos puertorriqueños. Ahí están como evidencia todas las interpretaciones disponibles para el público en general, dentro y fuera de Puerto Rico, desde Javier Solís (México), Libertad Lamarque o Ginamaría Hidalgo (Argentina), Rocío Dúrcal o Sara Montiel (“la última de los famosos en grabarla”, como me solía repetir con orgullo “la violetera”) (España), Felipe Pirela (Venezuela), o nuestros queridos cantantes internacionales Daniel Santos o José Feliciano, solo por mencionar algunos ejemplos.

Pero Puerto Rico está en deuda con Noel Estrada. Aparte de la admiración y cariño genuino que siempre recibió de los lideres políticos para quienes trabajó por tantos años, y todo el disfrute del transcurso de su vida artística, ninguna de estas dos plataformas serían lo suficiente, económicamente hablando, para dedicarse por completo a la música, que era el mayor de sus talentos, y la verdadera vocación y felicidad de Noel Estrada. Sería muy justo y productivo, en términos culturales, poder conmemorar y hacer honor al insigne compositor de fama y reconocimiento internacional tras su centenario. No estaría demás recordarlo y reconocerlo como figura pública y como el caballero de gran espiritualidad y sensibilidad que siempre fue.

Nos dejó físicamente el 1 de diciembre de 1979, pero vivirá para siempre por medio de su legado musical a nivel mundial. Le sobreviven su viuda, Norma Barada Ríos, sus hijos Joel y Edwin, y sus nietos Noel Sebastián y Gabriel. Todavía en su residencia de Hato Rey quedan su piano, su guitarra, y la mayoría de las distinciones que recibiese, entre ellas la Cruz de Caballero de la Orden de Isabel la Católica, o el Diploma de Excelencia como compositor, otorgado por don Miguel Alemán, Presidente de México, y la famosa compositora Consuelo Velázquez. Los mismos permanecen en el lugar donde los dejó hace 41 años y donde los mantiene su viuda, su fiel compañera durante sus últimos 20 años de vida, independientemente de la diferencia de edad y las difíciles situaciones de salud que juntos atravesaron. Una historia de esos amores que ya no existen. Sus instrumentos musicales se conservan en la misma posición, como si Noel regresara en cualquier momento a practicar en su piano, como solía hacer por las mañanas, las melodías que más le gustaban de sus otros colegas compositores puertorriqueños, como Rafael Hernández o Silvia Rexach.

Israel Rolón-Barada

Dani Cardona: «Me hubiera encantado nacer optimista»

#MAKMAMúsica #MAKMAEntrevistas | Dani Cardona (músico, productor, escritor y artista plástico)
Lunes 25 de mayo de 2020

Quizás porque en ese cuerpo delgado y ágil no cabe mucho ego, tal vez porque mirar tan azul y reconocerse desde la ironía da pie a que su personalidad asome lúcida entre resquicios de talento, autenticidad y preste más atención a estéticas razones. El nombre de Dani Cardona aparece en muchísimos de los discos que se han editado en nuestra ciudad en las últimas décadas, su trabajo exquisito en el estudio de grabación es siempre valorado por las bandas, pero no lleva bien los halagos. Cuando se habla mucho de él coge su moto y se va.

Dani Cardona durante un concierto de Desguace Café en 16 Toneladas. Fotografía de Susana Sánchez Marfil.

Estudió Bellas Artes, es músico –ha formado parte de grupos ya míticos como Los Flacos, Doctor Divago o Una Sonrisa Terrible–, productor, artista plástico y desde hace unos años escribe relatos en los que cuenta retazos de infancia, andanzas de juventud roquera, pasajes sorprendentes en los que a veces la casualidad o el destino juegan bazas inesperadas en garitos nocturnos, locales de ensayo, estudios de pintura, sótanos y escenarios.

¿Cómo estás llevando este tiempo de confinamiento, Dani?

Pues, en general, es el tiempo el que me ha llevado a mí. Yo he sido obediente y me he quedado quieto, pero a él no le ha dado por ahí. Tiene muy mala idea.

La última vez que la vida te hizo parar y quedarte en casa unos meses escribiste el libro ‘Fractura de tibia y peroné’. ¿Saldrá una nueva publicación de este enclaustramiento?

El libro está en marcha, lo estaba antes del encierro, ahora lo complicado es reunir fuerzas para promocionarlo –una vez más– por un circuito independiente (y angosto). Mi único modo de promoción siempre han sido pequeñas fiestas. Tengo que inventar algo nuevo. Además, no sé en qué fase permitirán sonreír y firmar libros a la vez.

Además de escribir, eres músico, eres artista plástico… Tú lo tienes más fácil para soportar la monotonía de los días.

Pues no creas, primero porque la monotonía no me disgusta. Y no soy un tío muy prolífico; a veces, el sentido de culpa de no estar haciendo nada no me deja hacer nada; no sé cómo lo llevarán otros, pero no ha sido un ambiente favorable para mí. Aun así, lo he peleado.

¿Qué has descubierto de bueno durante estos meses tan distintos?

Durante casi dos meses he estado casi convencido de que el mundo podía cambiar (para bien); que las personas seríamos capaces de sacudirnos la rabia que veníamos arrastrando y empujaríamos, a partir de ahora, en la misma dirección. Pero esta idea se va desintegrando conforme las fases avanzan hacia la normalidad.

También he descubierto libros en mi estantería que no sabía que tenía y que me han encantado. Ah, y he descubierto que tenía vecinos en la puerta de enfrente de mi rellano –¡los descubrí un día por el balcón!–.

¿Qué te da más miedo de lo que nos espera?

Precisamente que tengamos miedo unos de otros. Y tener miedo a la enfermedad. Vivir con miedo.

¿Sacaremos algún aprendizaje o todo seguirá igual?

Me hubiera encantado nacer optimista (son un tipo de personas a las que envidio terriblemente).

Dibujo de Dani Cardona. Fotografía cortesía del autor.

¿Por qué en tus dibujos y en tus cuadros aparecen tantos aviones?

Pues, en primer lugar, tengo que confesar que tengo muchísimo vértigo, y que en las pocas ocasiones en que he subido en avión lo he pasado fatal… Mi hobby es el patinaje artístico sobre ruedas. Lo descubrí gracias a mi hija –tarde…, me hubiera encantado patinar en serio–. En el parque donde practico, observo, casi a diario, enormes atardeceres, como los de los grandes cuadros del Museo del Prado, pero atravesados por líneas de aviones que los convierten en arte pop. Me hacen pensar… Sé que es una extraña relación, pero los aviones tienen que ver con el patinaje artístico.

Y te parecerá una locura, pero después del confinamiento, patinar tiene algo de diferente, y me desconcertaba no saber el qué. Y gracias a tu pregunta lo he descubierto: ¡no hay aviones!

Formas parte de las bandas Desguace Café y Ramonets. Este parón os afecta muchísimo porque aún tardaréis en subiros a un escenario. ¿Cómo lo sobrelleváis?

Antes de la gran movida, con Ramonets, aparte de los ensayos, todas las semanas nos reuníamos al menos una vez para intentar gestar ideas nuevas, proponer acciones o directrices de trabajo. Desde que estamos confinados hemos tenido ¡una reunión diaria! a través de videoconferencia. No puedo más. No los aguanto. Espero que todo vuelva pronto a la antigua normalidad.

Por otro lado, estoy aprovechando el encierro para aprender a tocar la batería –con carácter retroactivo– en el colchón de la cama. No se puede ser más incoherente; ahora entiendo el porqué de mi desordenada carrera artística. En cualquier caso, tengo una idea para que vuelvan los conciertos: aforos a tope, pero con entrada solo permitida a los que ya hayan pasado por la enfermedad (espero que Simón lo vea tan claro como yo). Si no funciona, la cosa está malita.

Desguace Café es mi proyecto más personal. Eso se dice siempre de los proyectos que no dan dinero. En ese sentido es muy muy personal. Y lo cierto es que hace tiempo que no sacamos a pasear las chaquetas, sobre todo porque nuestro otro proyecto, Ramonets, ha tenido mucha actividad (Roberto –el guitarrista– y yo estamos en los dos proyectos). Isa Terrible ha estado también a tope con la carrera de Bellas Artes. Con la nueva normalidad, los espectáculos de poco aforo parece que tendrán más sentido. Una vez vino una sola persona a vernos, o sea que yo creo que lo vamos a petar. No, ahora en serio, quizás sea un buen momento para ese tipo de propuestas, así que…, ¡a ensayar!

Años 80. Dani Cardona en la puerta del mítico Gasolinera. Fotografía cortesía del autor.

Hace un tiempo, después de más de 20 años grabando y produciendo a infinidad de grupos, decidiste cerrar tu estudio. ¿Echas de menos bajar al sótano, pasar horas escuchando y trabajando en las creaciones de otros músicos?

Lo cierto es que tengo sentimientos encontrados. Después de dos décadas en el estudio había muchas cosas que también empezaban a pesarme. Todo negocio que dependa de un alquiler tiene una parte de esclavitud. Ahora lo estaría pasando muy mal. Además, creo que no supe adaptarme, y los nuevos tiempos me pasaron por encima. La tecnología, los nuevos métodos de grabación…, todo eso me viene un poco grande. Para mí, grabar era un trabajo casi artesanal, preciosista y, en ese sentido, no sé si quiero estar al día. Te contaré una anécdota para que entiendas mi postura: cuando era jovencito, en casa de un amigo, este le preguntó a su padre “¿Papá, cuándo vamos a tener video (se refería al moderno VHS)?”, a lo que su padre le respondió “¿Qué te crees, que yo no lo quiero? Estoy esperando a que lo perfeccionen”. Pues el caso es que yo también he decidido esperar a que todo mejore… Aunque me temo que mi amigo se quedó sin video.

Por otro lado, echo muchísimo de menos estar implicado en el proceso de creación de tantas cosas interesantes. La ilusión con la que alguien entra en un estudio de grabación es una energía brutal, adictiva.

A través de las páginas de tus libros llegan vivencias, relatos, anécdotas de la València underground de los ochenta, de los noventa… Pasaban tantas cosas y se cuentan tan poco. Nuestra ciudad vive ajena, muchas veces, a una historia reciente plagada de nombres imprescindibles, de grupos y sonidos interesantes. ¿Crees que otros lugares han reivindicado más o mejor su cultura musical más alternativa?

En todas las épocas ocurren cosas interesantes, pero en esa época tuve la sensación de ser testigo del nacimiento de una independencia musical y artística, con sus nuevas normas estéticas e ingenuas formas de funcionar. Yo la viví con mucha intensidad, al igual que vivo mi presente. Pero el ejercicio de recordar me hace más risa. Soy capaz de reírme de mi yo pasado porque es como reírse de otro. De otro que no sea yo, nunca lo haría.

En cuanto a nuestra ciudad, creo que València ha sido muchas veces víctima de su extrema modernidad. Lo moderno suele existir a costa del rechazo al pasado reciente, y aquí hemos pecado un poco de reivindicar lo supermoderno riéndonos de lo moderno, y lo ultramoderno chafando a lo super… Yo tengo que confesar que soy megaultrasupermoderno. Mmm, espera… Ya no.

Dani Cardona en el balcón de su casa durante el confinamiento. Fotografía cortesía del autor.

Marisa Giménez Soler

“Ya que no podemos salir a las calles, salimos a las redes”

#MAKMAOpinión | #ApagónCultural
12 de abril de 2020

Mañana, tarde, noche
Mañana, tarde …
Mañana …

Mañana, tarde, noche. Mañana, tarde, noche. Mañana, tarde, noche… Así pasan las horas en nuestro confinamiento. Nos hemos acostumbrado, ahora más que nunca, a que nuestro móvil sea la ramificación de nuestro brazo, y gran parte de nuestro entretenimiento lo visualizamos en esa pantalla. Bibliotecas, museos, galerías y cientos de artistas desde el primer momento han abierto sus puertas virtuales e ideado iniciativas culturales para aligerar el peso de la cuarentena, pero no todos nos hemos parado a pensar de qué podrían vivir estos durante y después de ella.

Las redes sociales explotaron el 9 de abril en un mar de protestas con el hashtag #ApagonCultural, creado por la Unión de Actores y Actrices, desembocando en una huelga de 48 horas en la que se pretendía que la cultura no estuviera disponible en plataformas streaming, ni en ninguna red social. ¿La razón? Como dice Trimagasi en la película ‘El Hoyo’, obvia: el ministro de Cultura no ofreció medidas para mitigar la crisis que va a tener que superar el sector artístico. En otros países, como en Alemania, Francia o Italia, la cultura se ha declarado un bien de primera necesidad con medidas especiales para protegerla. Por el contrario, José Manuel Rodriguez Uribes aludió a Orson Welles, el pasado martes, para poder recalcar que “primero va la vida y luego el cine”. Así, algunos artistas se han visto con la cuenta a cero y con un futuro desalentador, viendo cómo se hunden, mientras al resto nos intentan rescatar de las peores situaciones.

Ilustración de yyyyoa (Yolanda Tortosa Sanz).

Seguramente, lo que más ha molestado a este sector es que se les ha vendido como un grupo insolidario que desea medidas especiales para no caer en el círculo de la crisis que nos afectará a la mayoría de nosotros. Pero esa afirmación no es justa ni cierta. Como se ha podido comprobar en este tiempo de cuarentena, empresas de artes escénicas y musicales, artistas plásticos, músicos, y de todos los sectores culturales en general, han subido vía online sus obras de forma gratuita con el fin de aportar luz, risas, conciencia social y compañerismo. Como siempre se ha demostrado en cada situación difícil. Además, se sienten confusos al ver como Deportes sí que ha obtenido una ayuda de 50 millones de euros para las federaciones deportivas.

Ilustración de de.be.pe (Diego Blanco Prieto).

Debido al descontento generalizado y la rápida respuesta por parte de la cultura, que abarca a más de 700.000 trabajadores, el gobierno actual ha optado por escuchar las demandas del sector. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha anunciado que se reunirá con representantes del sector junto al ministro de Cultura para escuchar sus reivindicaciones. Por ello, los convocantes de la huelga han decidido suspenderla para dar un voto de confianza al Ejecutivo.

Sin embargo, aunque los ánimos se hayan calmado, los artistas siguen airados; significativa es la declaración de Juan Echanove mostrando su descontecto: “Nosotros llevamos soportando esto desde el comienzo de la democracia. Se lo voy a explicar: cada cosa que ocurre cae sobre la cultura como una losa de granito. (…) En lo que a mí respecta, ya no eres mi ministro de Cultura, porque si no tengo cultura para qué coño quiero un ministro”.

Tamara Pérez

Escenarios, cine y arte. #QuédateEnCasa con el IVC

Canal ‘#QuédateEnCasa’
Institut Valencià de Cultura (IVC)
2 de abril de 2020

El Institut Valencià de Cultura (IVC) amplía esta semana la oferta del canal ‘#QuédateEnCasa’ con la intención de seguir en contacto con las espectadoras y espectadores y de ofrecer a la ciudadanía diversos contenidos culturales relacionados con las artes escénicas, el cine, la música y las artes plásticas.

Cada quince días el canal ofrecerá una programación de todas las áreas del IVC a lo largo de nuestro territorio. “El canal ‘#QuédateEnCasa’ nació con el objetivo de seguir en contacto con las espectadoras y espectadores, de ofrecer a la ciudadanía diversos contenidos culturales relacionados con el IVC; de seguir dando visibilidad a los profesionales valencianos de los sectores audiovisuales, escénicos, musicales y plásticos, y de colaborar para hacer más ligero el confinamiento en nuestras casas.

Canal ‘#QuédateEnCasa’ de esta semana

En el apartado audiovisual, los usuarios pueden acceder a otra de las películas restauradas por el Arxiu Fílmic de la Filmoteca del Institut Valencià de Cultura; se trata de ‘Fogueres de San Chuan’, testimonio de cómo se vivían las fiestas de San Juan hace cerca de 100 años, plasmado en el documental que hizo Pascual Orts, recuperado y restaurado por la Filmoteca Valenciana.

‘El último abrazo’, de Sergi Pitarch. Fotografía cortesía del IVC.

También hay material audiovisual en ‘#lafestadelcurtacasa2’, con dos ciclos, el primero de estos, para todos los públicos y con el título ‘Cuando todo pase’, es una sesión para tomar conciencia de las carencias del sistema, una llamada de atención sobre las responsabilidades de todos como sociedad, e incluye los cortos ‘Acabe de tindre un somni’, de Javier Navarro, ‘Cuando todo pase’, de Suso Imbernón, ‘Dent de lleó’, de Jorge Bellver, ‘Un lugar’, de Iván Fernández de Córdoba y ‘Uno’, de Javier Marco.

El otro ciclo de cortos, con el título ‘Un poc d’història’, servirá para aprender algo más sobre nuestra historia reciente; tres documentales que nos transportan al pasado y, al mismo, tiempo nos remiten a momentos relacionados con el presente. El primero –‘Fallas del 37. L’art en guerra’, de Oscar Martín– centra su atención en las Fallas de 1937; el segundo –‘El último abrazo’, de Sergi Pitarch– se revela como un emotivo viaje en el tiempo en el que descubrimos a una persona en el contexto de la guerra y la posguerra españolas; y el tercero – ‘The neverending Wall’– es un maravilloso paseo animado por el museo de arte contemporáneo al aire libre más grande del mundo: el Muro de Berlín.

En el apartado de artes escénicas, se mantienen las producciones ‘Alexandria’, escrita por Guadalupe Sáez y Mertxe Aguilar, y dirigida por Juan Pablo Mendiola, y la producción de danza ‘Més a prop’, un espectáculo alrededor de las emociones básicas con dirección y coreografía de Noèlia Liñana.

Y se incorpora la producción del IVC ‘Faust’, estrenada en diciembre de 2018 en el Teatre Rialto. Esta versión del clásico de Goethe, hecha por Arturo Sánchez Velasco y Jaume Policarpo y dirigida por el propio Policarpo, recibió los premios a la mejor escenografía y a la mejor iluminación en los Premis de les Arts Escèniques de la Generalitat de 2019.

La mejor zarzuela de la mano del Cor de la Generalitat

En el apartado de música, la primera propuesta de esta semana es la del Cor de la Generalitat, interpretando ‘La mazurca de las sombrillas’, uno de los números más populares de la zarzuela ‘Luisa Fernanda’, de Federico Moreno Torroba, en una producción con dirección escénica de Emilio Sagi y dirección musical de Jordi Bernàcer.

La otra propuesta musical es la actuación de la Jove Orquestra de la Generalitat, unidad artística dependiente del IVC, dirigida por Manuel Galduf, y con el barítono José Antonio López, que interpreta ‘Hijo de la luz y de la sombra’, obra para barítono y orquesta sinfónica. Esta última obra fue compuesta por Voro Garcia en 2010 por encargo del Institut Valencià de la Música y está dedicada a Miguel Hernández con motivo del centenario de su nacimiento.

‘Una veu, una imatge’, comisariada por María Virginia Jaua en el Espai d’Art Contemporani de Castelló (EACC). Fotografía cortesía del IVC.

Por último, se presenta el CD ‘Manuel Palau. Concerts’, que recoge los dos únicos conciertos que escribió el maestro Palau interpretados por la Jove Orquestra de la Generalitat, bajo la dirección de Manuel Galduf con Rafael Serrallet (guitarra) y Bartomeu Jaume (piano) como solistas. Son el ‘Concierto levantino’ para guitarra, grabado en 2007, y el ‘Concierto dramático’ para piano, grabado en 2008.

En el apartado de artes plásticas se propone una aproximación a la exposición ‘Una veu, una imatge’, que se encuentra en el Espai d’Art Contemporani de Castelló (EACC); una muestra colectiva que incluye 13 artistas españoles, o que residen en su mayoría en España, concebida expresamente para el EACC por la escritora, editora y comisaria María Virginia Jaua.

Con esta exposición, Jaua busca llevar aún más lejos el trabajo que ha estado desarrollando en el ámbito del análisis y la reflexión sobre la construcción de imaginarios contemporáneos, indagando y explorando las diferentes maneras de leer e interpretar las imágenes que nos rodean.

MAKMA

Petit Mal presenta en vinilo ‘Andar sobre hielo frágil’

Presentación del vinilo ‘Andar sobre hielo frágil’, de Petit Mal
Sala SGAE Centre Cultural de Valencia
Blanquerías 6, València
Jueves 16 de enero de 2020 a las 19:00

El grupo valenciano Petit Mal presentará el jueves 16 de enero de 2020, a las 19:00, en la Sala SGAE Centre Cultural de Valencia, la edición en vinilo de su disco ‘Andar sobre hielo frágil’.

Versión en vinilo de ‘Andar sobre hielo frágil’, de Petit Mal. Fotografía cortesía de Discos Sféricos.

El acto, de entrada gratuita, será conducido por el periodista José Ramón Alarcón (MAKMA y Ecomunicam) y contará con las intervenciones de dos de los componentes del grupo, Anna Sanz de Galdeano (violín y coros) y Suso Giménez (letras, guitarra acústica y voz), a quienes acompañarán también Paco Morillas (productor del álbum), Antonio Ballesteros (diseñador de la identidad gráfica del disco), Marisa Giménez (directora de Discos Sféricos), Javier Pérez (director y presentador del programa Club de Amigos del Crimenen Radio Klara) y Enrique Victoria (actor e historiador). Petit Mal cerrarán la sesión interpretando en directo algunas de las piezas incluidas en ‘Andar sobre hielo frágil’.

Integrado originalmente por Suso Giménez, Anna Benavent y Juan Luis Salmerón, Petit Mal se estrenó discográficamente en 2005 con ‘Finlandia’. Con el tiempo, el álbum se ha convertido en una joya casi de culto para los aficionados al pop intimista, melancólico y de alta sensibilidad. Tanto es así que una década después, cuando la banda llevaba ya varios años en barbecho, once artistas y grupos locales de distintas generaciones y estilos (Gilbertástico, El Ser Humano, Néstor Mir y Perro Grande, entre otros) versionaron a modo de homenaje las canciones de ‘Finlandia’. El resultado se pudo disfrutar en ‘Visiones finlandesas’. Entre ‘Finlandia’ y su tributo, Suso Giménez reformó Petit Mal para registrar en 2008 un epé de cinco temas titulado ‘Me conoces bien’. Acto seguido volvió a guardar la guitarra en el armario.

Videoclip de la canción ‘Andar sobre hielo frágil’, de Petit Mal. Diseño de Antonio Ballesteros y animación de Manuel Olías.

La aparición en 2015 de ‘Visiones finlandesas’, no obstante, animó al cantante, compositor y guitarrista a retomar su proyecto y, de este modo, el trío original, acompañado por Anna Sanz de Galdeano y distintos artistas invitados (como el actor, autor y director teatral Xavo Giménez, que se les unió al banjo, el veterano batería y percusionista Dani Cardona o el afamado teclista Gilberto Aubán), se reunió para grabar un nuevo trabajo, ‘Andar sobre hielo frágil’, bajo la producción del también bajista Paco Morillas. Con estas canciones, Petit Mal regresó a los escenarios con excelentes críticas durante el año 2019.

Bandcamp de ‘Andar sobre hielo frágil’, de Petit Mal

MAKMA

Alarcón celebra su festival de música ecléctica

IV El Ruso Festival de música ecléctica de Alarcón
Alarcón (Cuenca)
Del 26 al 28 de julio de 2019

Reunir con ánimo de conciliar valores, ideas y tendencias. Así nació El Ruso Festival de música ecléctica de Alarcón y con esa misma filosofía ha llegado a su cuarta edición, celebrada este año entre el 26 y el 28 de julio. Nada mejor para arrancar que los soportales del ayuntamiento, un espacio abierto que, a modo de ágora griega, sirvió de escenario para dar la bienvenida al festival con el proyecto del inclasificable Gilbertástico, alter ego de Gilberto Aubán. El artista valenciano actuó solo, cual trovador del siglo XXI, y una vez más consiguió dar coherencia a una mezcla de estilos de lo más variada, una propuesta musical que aúna folk, jazz, psicodelia y ritmos balcánicos. Además, sentado al piano deleitó al público con un homenaje a Franco Battiato, una de sus mayores influencias.

Veinticuatro horas después, la tarde noche del sábado acogió el resto de conciertos. En esta ocasión el escenario ganó en altura y en vistas con el traslado a la terraza del restaurante de Raúl Poveda, ‘La cabaña de Alarcón’, uno de los patrocinadores del festival y parada ineludible en una visita a la localidad. El primer plato del menú lo cocinó el director artístico del festival, Néstor Mir, a quien su inquietud artística le ha movido más allá de los confines de la música para adentrarse también en las artes escénicas, la narrativa y el audiovisual. Agitador sociocultural y alma mater de la discográfica independiente Malatesta Records, Mir es un especialista en escribir y musicar historias cotidianas para discos arriesgados y atrevidos. En la cuarta edición del festival optó por presentarse en versión one man band para dar voz a parte de su repertorio más reciente acompañado de una Fender Jaguar, un secuenciador y un looper, aparatos que sumó a su propuesta asesorado por las alcoyanas Júlia, artistas invitadas a la primera edición del festival en el verano de 2016.

Con los últimos rayos de sol llegó Petit Mal. El anaranjado atardecer acompañó en escena a este grupo liderado por Suso Giménez, asiduo al festival y que en esta ocasión estuvo acompañado por Anna Sanz de Galdeano al violín, y Lourdes Casany al bajo acústico. Juntos interpretaron buena parte del nuevo álbum de Petit Mal. ‘Andar sobre hielo frágil’ha visto la luz casi 15 años después de ‘Finlandia’, pero mantiene su esencia. Canciones intimistas de aire nostálgico con melodías delicadas, letras que conjugan el existencialismo y el día a día en un propuesta musical que busca la emoción y lo consigue. También hubo tiempo para recordar grandes éxitos de ‘Finlandia’ como ‘Yo soy tu fan¡ y para versionear, con absoluta libertad, temas clásicos como el ‘China girl’, coescrito por Iggy Pop y David Bowie.

Gilberto Aubán, Gilbertástico, durante su actuación en el festival. Fotografía: Marisa Giménez Soler.

Después de cenar se encargó de amenizar el postre la dulce y potente voz de Elen & Roseville, proyecto personal de Elena G. Morillas, acompañada por el artista de Java (Indonesia) Hans van de Stadt (ármonica, voz y guitarra). Su propuesta musical, también ecléctica, hizo viajar al público por diferentes rincones del mundo. A través de la unión de diferentes estilos musicales y letras compuestas en francés, inglés y árabe, Elen & Roseville camina con equilibrio entre el rock, el blues, el folk francés y la música étnica.

Fue el broche final a la parte musical de un festival alejado de modas y carteles de renombre, pero con proyectos de indudable calidad. Una propuesta sólida que goza de la belleza de la intimidad en un entorno medieval envidiable. También del apoyo incondicional del Ayuntamiento de Alarcón.

Paralelamente a la propuesta musical, el festival tiene su vertiente cultural con sede en el Museo del Ruso, espacio de arte contemporáneo dirigido por Marisa Giménez Soler, directora del festival, galerista y comisaria de arte, pero sobre todo una mente inquieta que desde aquellos maravillosos años de La Esfera Azul no ha parado de idear interesantes proyectos. El museo fue parte del desaparecido palacio de los Castañeda, del que solo se conserva la imponente portada del siglo XVI y su nombre procede del pintor y coleccionista ruso Miguel Ourvantzoff, que vivió durante años en Alarcón.

Posado grupal de artistas, músicos, gestores y patrocinadores del festival. Fotografía cortesía de Marisa Giménez Soler.

En su pequeña y única sala, y coincidiendo con el festival, se ha inaugurado la exposición ‘Colectiva ecléctica’, que reúne tres propuestas completamente diferentes: obras de Calo Carratalá (Torrent, 1959), Felicia Puerta (Murcia, 1967) y Fernando García del Real (València, 1967).

Calo Carratalá, considerado uno de los exponentes del nuevo paisajismo contemporáneo, muestra obras de su viaje a Tanzania, una mirada cautivadora sobre la naturaleza. La obra de Felicia Puerta, profesora de la Facultad de Bellas Artes de València, se caracteriza por la abstracción pura, la geometría y el minimalismo, plasmados en texturas y una sobria paleta cromática. Fernando García del Real se expresa a través del collage digital. Sus obras destilan un atractivo estilo retro contemporáneo que sorprende por la original descontextualización de imágenes, con claras influencias del cine, la música, la literatura y el cómic.

El festival es una ocasión perfecta para conocer Alarcón, pero cualquier momento es bueno para descubrir un lugar que atrapa. Un pueblo asentado sobre un promontorio y rodeado por una doble muralla, la medieval y la formada por un meandro del Júcar. Coronado por una fortaleza medieval de origen musulmán, Alarcón ofrece al visitante una buena dosis de arquitectura religiosa y civil que le valieron el reconocimiento de conjunto histórico artístico hace ya más de tres décadas.

Petit Mal durante un instante de su concierto durante la cuarta edición de El Ruso Festival de música ecléctica. Fotografía: Marisa Giménez Soler.

Carmen Pastor

Vargas Blues Band abre La Puerta Negra

‘Move On’, de Vargas Blues Band
La Puerta Negra
Montegón 8, Alicante
Viernes 7 de junio de 2019

Artistas incomparables que se adelantaron a la noche de San Juan y prendieron la calle Montengón y aledaños con un fabuloso concierto de blues y rock en una Alicante en vísperas de sus fiestas de hogueras.

La Puerta Negra inauguró con un concierto de los grandes. Local nocturno de conciertos al más puro estilo hollywoodiense, como lo era el Whisky a Go Go o la mítica sala The Viper Room –de la que fuera propietario Johnny Depp–. Así es la sala de la Puerta Negra, pero no está en California, sino en el casco antiguo de Alicante. Gran sonido, sala intima, heterogénea, donde participan diversos estilos musicales que, posiblemente, marque una etapa en el la noche alicantina. Sin embargo, si el local estaba ambientado en Los Ángeles, la música era sureña.

Portada del disco ‘Move On’, de Vargas Blues Band, con Javier Vargas y John Byron Jagger.

La noche en que vino al mundo nos trajo un gran porción del Mississipi. La Vargas Blues Band, capitaneada por Javier Vargas, posicionados especialmente en la parte del Delta, ofrecieron un destacado concierto salvaje. Condimentado con un poco de The Rolling Stones y mucho de John Byron Jagger, ofrecieron un gran espectáculo de primerísimo nivel.

Javier Vargas –que comenzó su carrera de guitarrista hace más de 40 años en jam sessions en pequeños clubs nocturnos y volvió a sus raíces–, el virtuoso artista, recordó que el blues nació en locales como La Puerta Negra.

El guitarrista madrileño –uno de los mejores del mundo–, acompañado por el gigante Luis Mayo al bajo y voz, con un formidable Peter Kunt a la batería y voz, y el carismático, ingenioso y buen cantante Byron Jagger, presentaron su último disco ‘Move On’. Recordaron a aquellas noches californianas donde los grandes grupos empezaba a tocar en ese tipo de salas, pero está aquí en Alicante.

Vargas Blues Bland durante un instante de su concierto en La Puerta Negra de Alicante. Fotografía: Lorena Riestra.

Raúl Bartleby

Las sociedades musicales como atractivo turístico

Music Immersion Travel
Turisme Comunitat Valenciana, FSMCV y Trovalia
Jueves 6 de junio de 2019

Se presenta ’Music Immersion Travel’, el primer programa del mundo que aúna música y turismo con la finalidad de convertir a las sociedades musicales como destino turístico experiencial en la Comunitat Valenciana.   Este programa se ha creado gracias a la colaboración entre Turisme Comunitat Valenciana, la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV) y el tour-operador Trovalia.

El objetivo de ‘Music Immersion Travel’ es permitir que amantes de la música de todo el mundo conozcan y experimenten cómo se vive la música y formen parte de este movimiento artístico y social único en el mundo que representan las sociedades musicales en la Comunitat, reconocida internacionalmente como “tierra de músicos” por excelencia.

Music Immersion Travel. Imagen extraída del video promocional por cortesía de FSMCV.

De esta forma, y comenzando por el mercado de EEUU por su fuerte vinculación a la cultura musical, se ofrecerá a músicos y aquellas personas con una fuerte motivación musical, que conozcan personalmente qué es una sociedad musical, cómo funciona, cuál es su día a día, qué es ser músico en activo, así como participar en actividades propias de éstas como conciertos, pasacalles, y formar parte de elementos culturales y festivos tan importantes y representativos como pueden ser las Fallas, Hogueras o entradas de Moros i Cristians. 

Music Immersion Travel es una gran oportunidad tanto para los turistas como para las sociedades musicales. Los turistas podrán experimentar lo que supone ser músico en una tierra como la Comunitat Valenciana, reconocida internacionalmente por la excelencia de nuestras bandas de música, conocer de primera mano nuestro movimiento y experimentar los grandes valores que se generan en las personas que pertenecen a este colectivo, vivir emociones y experiencias únicas al disfrutar de la música desde dentro. Y las sociedades musicales, además del enriquecimiento cultural que supondrán estos encuentros, lograrán una nueva fuente de financiación, fundamental para su desarrollo”, explicó Daniela González, presidenta de la FSMCV.

Music Immersion Travel. Imagen del video promocional por cortesía de FSMCV.

Por su parte, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, puso en valor esta iniciativa “tan novedosa como atractiva, dirigida a posicionarnos en el mundo como un destino competitivo con productos de calidad que nos hacen únicos”. En este sentido, recordó que “a través de la estrategia de Crea Turisme llevamos tiempo trabajando en la transformación de recursos en productos turísticos que nos abran la puerta a nuevos mercados, además de ayudarnos a desestacionalizar y a resultar atractivos ante visitantes de mayor poder adquisitivo que buscan experiencias únicas e innovadoras”, al tiempo que ha hecho hincapié en que “este producto nos ayuda a vertebrar el territorio y a exportar nuestra imagen como una tierra de música y de músicos”. “No podemos estandarizarnos en un mercado cada vez más global, sino que tenemos que unirnos para crear sinergias y poner en valor nuestra propia identidad”, concluyó. 

Junto a esto, Raúl Caldevilla, de Trovalia declaró que “en nuestra Comunitat ‘Destino’ estamos construyendo entre producto y productores un referente  turístico musical de primer nivel. Prueba de ello es ‘Music Immersion Travel’, una apuesta por un turismo internacional experiencial. Estamos y estoy especialmente emocionado por esta iniciativa tan necesaria para el crecimiento de calidad turística de nuestros destinos”.

Las sociedades musicales fueron nombradas Bien de Interés Cultural Inmaterial (BIC) en 2018, lo que refuerza su papel como agentes clave en la potenciación y conservación de uno de los bienes culturales más característicos de la Comunitat como es la música popular y, de ahí, su gran valor en cuanto a promoción y difusión turística de la Comunitat.

Music Immersion Travel. Imagen del video promocional por cortesía de FSMCV.

Bajo la marca ‘Music Immersion Travel’ y desde la web www.musicimmersiontravel.com, se ofrecerán paquetes turísticos concretos de cada sociedad musical que participe en el proyecto. Actualmente, la Comunitat cuenta con 553 sociedades musicales distribuidas en todas las comarcas de las tres provincias, lo que significa que son un agente de gran proyección para vivir y conocer la Comunitat Valenciana a través de la música.

Los paquetes turísticos serán comercializados en los diferentes canales de distribución del tour-operador Trovalia. Como fase inicial de este proyecto, se ha editado un catálogo que incluye las primeras experiencias ofertadas por las sociedades musicales, a las que se irán añadiendo nuevas en las sucesivas ediciones, un catálogo que de momento se encuentra ya en más de 2.000 agencias de viajes de Reino Unido, Alemania, Francia y Países Bajos, así como en más de 2.500 agencias a nivel nacional. También se ha realizado una impresión de 500 ejemplares en papel para su uso en ferias profesionales a nivel europeo y nacional y se ha editado la revista Trovalia Experience donde se informa sobre este proyecto.

Music Immersion Travel. Imagen del video promocional por cortesía de FSMCV.

En esta fase inicial participan sociedades musicales de Castellón, Valencia y Alicante, como son la Unión Musical Alqueriense (Les Alqueries), la Sociedad Artisticomusical La Vall de Càrcer, la Agrupación Musical La Nova de Banyeres y la Sociedad Musical La Paz de San Juan de Alicante, una oferta que se irá ampliando al resto de sociedades musicales. 

Algunos de los beneficios que conferirá ‘Music Immersion Travel’ son, por un lado, diversificar la oferta turística existente en la Comunitat así como desestacionalizar el turismo y, a través de las sociedades musicales, exportar la marca Comunitat Valenciana en el exterior. Permitirá conocer no sólo nuestro patrimonio musical, sino vivir la riqueza gastronómica, natural y cultural de nuestro territorio.

Music Immersion Travel. Imagen del video promocional por cortesía de la FSMCV.