ESAT, LaChapelle y otros asuntos primerizos

Exposición colectiva: alumnos de ESAT
Nou Sabors (C/Cádiz), A rajatabla, ¡Madre mía!, Moss (C/Vivons)
Barrio de Ruzafa. Valencia
Inauguración simultánea: jueves 5 de marzo, a las 19.30h

Se nota, qué duda cabe, la mano de Alberto Adsuara, el fotógrafo, el maestro. Y el fotógrafo, ahora maestro en la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) de Valencia, ha decidido que sus alumnos de primero de la asignatura ‘Fotografía de Estudio’ se inspiren en David LaChapelle. Inspiración que se verá en uno de los cuatro locales de Ruzafa que acogerán tan primerizos trabajos. En el resto, habrá imágenes relacionadas con el objeto de la asignatura, a rebufo de la inspiración del propio aliento creativo de Adsuara.

Fotografía de Lu de López para la serie LaChapelle en la exposición de ESAT en Ruzafa. Imagen cortesía de la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia.

Fotografía de Lu de López para la serie de LaChapelle en la exposición de ESAT en Ruzafa. Imagen cortesía de la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia.

Tras dos meses y medio de fotografía ‘full time’, a tiempo completo, cinco días a la semana, los alumnos de ESAT («están como locos, emocionados», dice Adsuara) expondrán las imágenes fruto de tan intensa enseñanza en cuatro espacios del barrio de Ruzafa: Nou Sabors (en Calle Cádiz), Moss, A rajatabla y ¡Madre mía! (los tres en calle Vivons). Una muestra múltiple que tendrá inauguración simultánea el día 5 de marzo, a las 19.30 horas.

Fotografía de Javier Cillero para la exposición de ESAT en Ruzafa. Imagen cortesía de la Escuela Superior de Tecnología de Valencia.

Fotografía de Javier Cillero para la exposición de ESAT en Ruzafa. Imagen cortesía de la Escuela Superior de Tecnología de Valencia.

En un radio menor de 100 metros, con vistas a ser incrementado en próximas ediciones, jóvenes estudiantes de fotografía vivirán la experiencia de ver expuesta su obra recién horneada, con lo que ello supone de intensa formación y posterior riesgo expositivo. Y puestos a correr riesgos, nada mejor que tomar como modelo a LaChapelle, fotógrafo del glamour bizarro, irreverente y creador de atmósferas inquietantes. Algunas de ellas, recreadas por los alumnos de Adsuara, ya sea tomándole a él como palmaria referencia o siguiendo los consejos del maestro, también él fotógrafo de turbadoras escenografías.

Fotografía de Miguel Ángel Boto para la exposición de alumnos de ESAT en locales de Ruzafa. Imagen cortesía de ESAT.

Fotografía de Miguel Ángel Boto para la exposición de alumnos de ESAT en locales de Ruzafa. Imagen cortesía de ESAT.

La iniciativa de trabajar en grupo una fotografía, para una vez definida su puesta en escena intervenir cada cual por separado hasta conformar una serie tan homogénea como diferente, hace de la serie LaChapelle una experiencia única. Y del mismo modo que David LaChapelle transforma a iconos tan de sobra conocidos como Michael Jackson o Lady Gaga en misteriosas figuras mutadas por efecto del retoque religioso, también los alumnos de ESAT tienen la posibilidad de crear su particular escenografía,  ligeramente modificada por los diferentes retoques individuales.

Fotografía de Reveca Gómez para la exposición de alumnos de ESAT en cuatro locales de Ruzafa. Imagen cortesía de ESAT.

Fotografía de Reveca Gómez para la exposición de alumnos de ESAT en cuatro locales de Ruzafa. Imagen cortesía de ESAT.

La experiencia de mostrar estos primerizos trabajos en una exposición simultánea, puede tener un eco mayor de prosperar el proyecto pensado para los alumnos de tercero de fotografía. En este caso, sería el Museo de Bellas Artes San Pío V el beneficiado, al mostrar una obra más elaborada de jóvenes estudiantes que toman cuadros del museo valenciano como inspiración. Sería una bocanada de aire fresco para una pinacoteca que lo necesita. El comité científico del Consorcio de Museos tiene la última palabra. Hasta entonces, Ruzafa abre de nuevo sus puertas al arte, con esta exposición de alumnos de ESAT que viven «como locos» su tierno debut.

Fotografía de Lu de López en la exposición de alumnos de ESAT en Ruzafa. Imagen cortesía de Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia.

Fotografía de Lu de López en la exposición de alumnos de ESAT en Ruzafa. Imagen cortesía de Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia.

Sillas ilustradas en el Mercado Central

Visual Talent, concurso organizado por ESAT
Prueba en el Mercado Central de Valencia
Martes 22 de julio, de 9.00 a 18.00 horas
Hasta el sábado 26 de julio, 2014

Bajo la cúpula interior del Mercado Central de Valencia, allí donde los puestos de fruta, charcutería, verdura y carne sueltan infinitos aromas, sabores y colores, diez jóvenes estudiantes de bachillerato artístico se afanaban por sintetizar cuanto veían a su alrededor en una humilde y funcional silla. El concurso Visual Talent de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) los había reunido allí para que superaran una prueba. Tenían que intervenir diez sillas de Ikea, bajo la atenta mirada del ilustrador Ajubel, encargado de supervisar los trabajos.

El ilustrador Ajubal dando instrucciones a los diez jóvenes seleccionados en Visual Talent, al comienzo de la prueba en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

El ilustrador Ajubal dando instrucciones a los diez jóvenes seleccionados en Visual Talent, al comienzo de la prueba en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

Una vez ilustradas las sillas y el panel que servía de base, los estudiantes se maquillaron por cortesía de Tevian para formar parte de la intervención. Luego fotografiaron el resultado, que será expuesto en la recién abierta tienda de Ikea en Alfafar, para concluir una prueba que les llevó toda la mañana y parte de la tarde. Eran los diez elegidos, de entre un total de 50 jóvenes de bachillerato artístico de toda España, que tras superar la criba del fin de semana encaran la recta final de un concurso al que se han presentado más de 1.000 propuestas.

Un joven durante la prueba de Visual Talent en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Un joven durante la prueba de Visual Talent en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Los hay de Valencia, Ribarroja, Gijón, Calahorra, Zaragoza, Sevilla, Cádiz y Jaén. Cinco chicos y otras tantas chicas con “diferentes personalidades” y de “diferentes disciplinas artísticas”, explicó la actriz encargada del audiovisual Cristina Fenollar, que compiten por lograr los tres premios o becas de estudio en ESAT, valorados cada uno en 20.000€. “Estoy alucinada, porque son muy jóvenes, con mucho talento y que aguantan la presión bien”. Fenollar recordó que, después de todo, es un concurso en formato Talent Show “con su parte de reality”. La grabación de todo cuanto ocurra durante la semana será posteriormente editado y ofrecido a alguna televisión.

Dos de los jóvenes participantes en el concurso Visual Talent, durante la prueba en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Dos de los jóvenes participantes en el concurso Visual Talent, durante la prueba en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Las sillas de Ikea fueron intervenidas con ilustraciones próximas al cómic, a la abundante fruta de los puestos circundantes, al colorista ambiente del Mercado Central o al conceptualismo de ciertas propuestas. Los maquillajes tenían que ver con alusiones a los propios trabajos, algunos tocando de refilón el carácter ilustrativo de la prueba. Como apuntó Ajubel, “es una prueba muy dura, que a algunos profesionales de la ilustración les hubiera costado hacer”. En poco más de tres horas, los diez supervivientes de Visual Talent tuvieron que dejar listas las 10 sillas, para sumergirse después en el maquillaje y la práctica fotográfica.

Una joven seleccionada en Visual Talent, durante la prueba de ilustración en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Una joven seleccionada en Visual Talent, durante la prueba de ilustración en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Alberto Adsuara, Director de Producción del concurso organizado por ESAT, destacó el intenso trabajo previo, ya que el fin de semana tuvieron que descartar a 40 de los jóvenes participantes. Lo hicieron tras llevar a cabo tres pruebas en Las Naves: la realización en dos horas y media de un autorretrato en blanco y negro de 2 x 1,5 metros, bajo la supervisión de Carlos Romero, coordinador de Visual Talent; una prueba de ideación, entre conceptual y proyectual, dirigida por el artista Solimán, y otra fotográfica, en la que los estudiantes tenían cinco minutos cada uno para fotografiar a la modelo Alicia Rincón en los baños de Las Naves. Alberto Adsuara, encargado de esta última prueba, recuerda “el denso calor” durante las más de tres horas que duró la actividad.

Los diez elegidos deberán esta semana afrontar otras tres pruebas. En la primera, los estudiantes elegirán lo que hacen, tras haberse tenido que ceñir a la disciplina de la ilustración en el Mercado Central. El jueves, un fantasma imaginario tomará las dependencias del Círculo de Bellas Artes de Valencia, en torno al cual deberán realizar un audiovisual. Y la más espectacular llegará de la mano del artista fallero Manolo Martín, en cuyo taller se prepara una singular prueba. La traca final, con los premiados, será el sábado en una gran fiesta Visual Talent. Para entonces, las sillas Ikea ya gozarán de un merecido e ilustrativo reposo.

Uno de los diez jóvenes seleccionados en el concurso Visual Talent, durante la prueba de ilustración de sillas en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

Uno de los diez jóvenes seleccionados en el concurso Visual Talent, durante la prueba de ilustración de sillas en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

Salva Torres