La verdad de ‘El desentierro’

‘El desentierro’, de Nacho Ruipérez
Ganadora de seis estatuillas en la primera edición de los Premios del
Audiovisual Valenciano
Teatro Principal de Alicante
Viernes 16 de noviembre de 2018

La película ‘El desentierro’ “habla sobre la verdad”. Con estas palabras presentó el director Nacho Ruipérez su ópera prima, tras la proyección en el marco de la actividad ‘Encuentros con profesionales’, organizada por el profesor de Producción Santiago Maestro y director del departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad CEU-Cardenal Herrera. Ahora bien, ¿de qué verdad habla este thriller?

‘El desentierro’ se inicia con el encuentro de dos amigos y, además, primos hermanos, Jordi (Michael Noher) y Diego (Jan Cornet), en el funeral del padre de Diego, conseller de la Generalitat muerto en un accidente de tráfico.

Fotograma de 'El desentierro', de Nacho Ruipérez.

Fotograma de ‘El desentierro’, de Nacho Ruipérez.

Un entierro, el del padre de Diego, que abocará a la trama hacia el desentierro del cuerpo del padre de Jordi. De ahí el título de la película. Un título que describe no sólo un suceso concreto de la trama, sino que expresa el sentido latente del largometraje.

La acción de enterrar y desenterrar al padre muerto llevará a los protagonistas a enfrentarse con la verdad de unos acontecimientos ocurridos hace veinte años. La trama, configurada como un juego de muñecas rusas, irá destapando, desde diversos puntos de vista, la verdad de esos acontecimientos.

La investigación policial, propia de un thriller, llevará a los dos primos a ir desvelando una trama de corrupción urbanística y prostitución, en la cual sus respectivos padres estuvieron involucrados. Los protagonistas, por tanto, se verán confrontados a toda una recopilación de pruebas y testimonios que dejará al descubierto una  verdad objetiva sobre el pasado de sus ascendientes.

Fotograma de 'El desentierro', de Nacho Ruipérez.

Fotograma de ‘El desentierro’, de Nacho Ruipérez.

Una verdad desgarradora no por objetiva, sino por dejar patente la otra verdad, la subjetiva, aquella que moviliza los deseos y las ilusiones de cada sujeto, de cada protagonista, y que poco tiene que ver con la otra verdad.

En ‘El desentierro’ comparece esa verdad subjetiva que apesadumbra a los protagonistas por estar arraigada al espacio familiar.  Una verdad que ha revelado los deseos y las ilusiones más nobles o innobles de cada personaje.

Desenterrar el cadáver del padre y, con él, la verdad, supone enterrar, paradójicamente, al padre. Implica desprenderse de los fantasmas tormentosos del pasado familiar para iniciar un camino hacia el futuro. Y ‘El desentierro’ habla de esa verdad: aquella que emerge cuando el pasado familiar se desentierra.

Fotograma de 'El desentierro', de Nacho Ruipérez.

Fotograma de ‘El desentierro’, de Nacho Ruipérez.

Begoña Siles

Proyecta, universitarios tras la cámara

Proyecta 2013. IX Certamen Universitario de Creación Audiovisual

Sala Luis García Berlanga. IVAC-La Filmoteca

Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia

Viernes 14 de junio, a partir de las 9.00h.

Estamos tan acostumbrados a las malas noticias, que las buenas prácticamente pasan desapercibidas. O podemos decirlo de otra manera: parece que sólo prestáramos atención a lo que se tambalea, en lugar de fijarnos también en lo que se consolida. Tal es el caso del certamen Proyecta, que cumple su novena edición pasando como de puntillas. Y no debería. El Certamen Universitario de Creación Audiovisual, organizado por la Universidad CEU Cardenal Herrera, lleva casi una década sirviendo de escaparate creativo a universitarios de todo el mundo. Ni siquiera la crisis económica, que muchos han utilizado como excusa idónea para bajar más de una persiana, ha podido con un certamen que en nada alcanzará sus diez años.

Imagen de Joan Rojeski, de Joan Santonja, cortometraje ganador del Proyecta 2012.

Imagen de Joan Rojeski, de Joan Santonja, cortometraje ganador del Proyecta 2012.

Proyecta 2013 celebrará su novena edición en la Sala Berlanga de la Filmoteca de Valencia, donde este viernes se proyectarán los trabajos finalistas y se entregarán con posterioridad los premios. Unos premios repartidos en cada una de las categorías del certamen: cortometraje, documental, videoclip y videocreación y audiovisual publicitario. Nueve cortometrajes, cinco documentales, 10 videoclips o videocreaciones y 17 audiovisuales publicitarios competirán por los premios en metálico, que van de los 1.200 euros al mejor corto, a los 1.000 u 800, en las otras categorías. También habrá un Premio de la Delegación de Alumnos del CEU a la mejor pieza audiovisual, de 400 euros, y el que concede la Fundación Carolina Torres Palero al Mejor Alumno, de 200 euros.

Aeterna, de Miguel Ángel Font, mejor videocreación de Proyecta 2012

Aeterna, de Miguel Ángel Font, mejor videocreación de Proyecta 2012

La Sala Berlanga acogerá por segundo año consecutivo un certamen que tuvo hasta entonces a los Cines Kinépolis como anfitriones de la gala final. Porque esta es la originalidad del certamen Proyecta; lo que le convierte en único en su género en España. No hay ningún otro certamen universitario que proyecte los trabajos finalistas en la gran pantalla de una sala comercial. Proyecta lo viene haciendo desde sus orígenes y, como todo lo original en este país, avanza con las dificultades propias de un contexto ajeno a la creatividad y las buenas noticias.

Porque buena noticia es que más de 100 creaciones audiovisuales, de universitarios de cinco nacionalidades, se hayan presentado a esta ya novena edición de Proyecta. Y mejor noticia aún es que esos jóvenes talentos, además de poder ver sus trabajos en una gran pantalla, reciban premios en metálico, cuando la cultura se concibe en nuestro país como espacio del más puro entretenimiento. Hace bien poco, un representante de nuestras instituciones públicas valencianas, se preguntaba acerca del por qué se debía pagar a los artistas. Con ese caldo cultivo, ni Proyecta ni ningún otro empeño creativo, crecerá en terreno tan yermo. Por eso la celebración este viernes en la Sala Berlanga del IX Certamen Universitario Internacional de Creación Audiovisual, por obra y gracia de la Universidad CEU Cardenal Herrera, es una buena noticia y una fiesta.

Imagen de Joan Rojeski, de Joan Santonja, cortometraje ganador de Proyecta 2012

Imagen de Joan Rojeski, de Joan Santonja, cortometraje ganador de Proyecta 2012

Salva Torres