40 recomendaciones discográficas del 2015

DISCOS 2015 MAKMA

Otro año más desde Makma no queremos que pase el 2015 sin volver a dejar de hacer una serie de recomendaciones discográficas por parte de quien ha estado durante todo el año escribiendo y publicando sobre el condumio musical. Otra cosecha excelente la de esta añada, tanto por cantidad como por calidad.

Dentro de un orden de preferencia muy subjetivo que tiene que ver con las sensaciones y emociones recibidas, ahí van las 40 recomendaciones musicales del año 2015.

01. RAFAEL BERRIO - Paradoja 201502. COURTNEY BARNETT - Sometimes i sit and think 103. MINUS 5 - Dungeon golds - 1 04. THE ORANGE HUMBLE BAND - Depressing beauty - A

 

 

 

1 – RAFAEL BERRIO – Paradoja (Donostia, España)
Es la existencia, no salen las cuentas. Obra maestra absoluta.

2 – COURTNEY BARNETT – Sometimes i sit and think, and sometimes… (Sydney, Australia)
Una nueva dama del rock con actitud y con mucho talento.

3 – THE MINUS 5 – Dungeon golds (Seattle, USA)
Del sótano de Scott McCaughey se ha extraído oro de muchos kilates.

4 – THE ORANGE HUMBLE BAND – Depressing beauty (Sydney, Australia)
Belleza y melancolía infinita de una humilde superbanda.

05. DATURA4 - Demon blues red06. GERMAN SALTO - Salto07. Danny-And-The-Champions-Of-The-World-What-Kind-Of-Love-108. THE NEW TROCADEROS - Thrills & chills 1

 

 

 

 

5 – DATURA4 – Demon blues (Freemantle, Australia).
Incombustible Dom Mariani, ahora con un cóctel de hard-rock, powerpop y psicodelia.

6 – GERMAN SALTO – Salto (Madrid, España).
Maravilla cósmica de un nuevo orfebre español en lengua anglosajona.

7 – DANNY & THE CHAMPIONS OF THE WORLD – What kind of love (Londrés, UK)
Seguramente el amor como fuente de inspiración. De la escuela emocional.

8 – THE NEW TROCADEROS – Thrills & chills (Portland, USA).
Demasiado beneficioso, demasiado fresco y demasiado desinhibido.

09. LA GRAN ESPERANZA BLANCA - Tren fantasma10. ROBERT FORSTER - Songs to play - 111. GUADALUPE PLATA 201512. NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years

 

 

 

 

9 – LA GRAN ESPERANZA BLANCA – Tren fantasma (Valencia, España)
Los principales pasajeros son los besos y las emociones.

10 – ROBERT FORSTER – Songs to play (Brisbane, Australia).
Pop diáfano y belleza otoñal con guiños a sus Go-Betweens.

11 – GUADALUPE PLATA – III  (Jaén, España).
El mejor blues pantanoso que se ha parido por estos lares.

12 – NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL – The Monsanto Years (Toronto, Canadá).
Combativa obra conceptual del más grande contra la famosa multinacional agroquímica.

13. PROMISED LAND SOUND - Use and delight (2015)14. CHENCHO FERNÁNDEZ - Dada estuvo aquí15. The Wave Pictures - Great Big Flamingo Burning Moon

16. Destroyer_Poison_Season_Album_Cover_Art

 

 

 

 

13 – PROMISED LAND SOUND – For use and delight (Nashville, USA).
Sonidos añejos que suenan modernos de unos jóvenes con una madurez inusual.

14 – CHENCHO FERNÁNDEZ – Dadá estuvo aquí (Sevilla, España).
Melancolía, arrogancia, amores, desamores en un universo muy personal.

15 – THE WAVE PICTURES – Great big flamingo burning moon (Wymeswold, UK).
Llevan la “richmanía” en el ADN. Espontáneos, incontinentes.

16 – DESTROYER – Poison season (Vancouver, Canadá).
Dan Bejar, más sensible, romántico, urbanita, delicioso y reconfortante.

17. DICK DIVER - Melbourne, Florida - 1 18. THE SONICS - This is The Sonics - 1 19. THE WATERBOYS - Modern blues - 1 20. Shmohawk 2015

 

 

 

 

17 – DICK DIVER – Melbourne, Florida (Melbourne, Australia).
De seda lisa es la orfebrería del jangle pop y del Dunedin sound.

18 – THE SONICS – This is The Sonics (Tacoma, USA).
50 años después han vuelto salvajes, crudos, primitivos, toscos y cavernarios.

19 – THE WATERBOYS – Modern blues (Edimburgo, UK).
Un desfile de héroes, de locos, de épica. Mike Scott nunca falla.

20 – SHMOHAWK – Shmohawk (Seattle, USA).
Melodías atemporales que recogen la esencia de The Byrds o de Big Star.

21. SEASICK STEVE - Sonic soul surfer22. THE CONNECTION - LABOR OF LOVE 123. Pops Staples -– Don't Lose This 124. PETE ROSS AND THE SAPPHIRE - The boundless expanse - 1

 

 

 

 

21 – SEASICK STEVE – Sonic soul surfer (Oakland, USA).
Recoge la rica herencia de John Lee Hooker y la transforma en moderna.

22 – THE CONNECTION – Labor of love (Portsmouth NH, USA).
Powerpop del puro, energético, sin aditivos ni contaminantes.

23 – POPS STAPLES – Don’t lose this (Chicago, USA).
Maravilla de disco póstumo para tiempos de poca fe.

24 – PETE ROSS AND THE SAPPHIRE – The boundless expanse (Edimburgo, UK).
Elegante obra conceptual sobre la existencia, entre el folk-rock y la psicodelia.

25. LOS RADIADORES - Gasolina, santos y calaveras - a26. ELVYN - Valley of the Kilowatt Hour (2015)27. CAROLINA OTERO & THE SOMEONE ELSES

28. DIAMOND RUGS - Cosmetics (2015)

 

 

 

 

25 – LOS RADIADORES – Gasolina, santos y calaveras (Valencia, España).
Nos trasladan directamente a las trincheras del rock’n'roll

26 – ELVYN – Valley of the kilowatt hour (Toronto, Canadá).
Powerpop melódico, armonías muy ‘byrds’

27 – CAROLINA OTERO & THE SOMEONE ELSES – Diastema girls  (Valencia, España).
Pop-rock alternativo bien ejecutado, sin disimulos, con una sonrisa imperfecta.

28 – DIAMOND RUGS – Cosmetics (Nashville, USA).
Rock’n'roll callejero que no aburre, ideal para corregir arrugas.

29. Sun-Kil-Moon-Universal-Themes 30. BARRENCE WHITFIELD & THE SAVAGES - Under the savage sky (2015) 1 31. MAD ROBOT - I declare war 32. EZRA FURMAN - Perpetual motion people - A

 

 

 

 

29 – SUN KIL MOON – Universal themes (San Francisco, USA).
Mark Kozelek es un genio que como mínimo sorprende, en acústico o en eléctrico.

30 – BARRENCE WHITFIELD & THE SAVAGES – Under the savage sky (Boston, USA).
La bestia tritura el rock & roll con un nuevo artefacto sónico incendiario.

31 – MAD ROBOT – I declare war (Valencia, España).
Distorsión de guitarras, magnetismo vocal y actitud crítica.

32 - EZRA FURMAN – Perpetual motion people (Chicago, USA).
Una base richmaníaca bien combinada. Desinhibido como pocos, va a más.

33. EMMYLOU HARRIS & RODNEY CROWELL - The travelling kind34. ADRIAN LEVI - My hidden pockets35. MIKAL CRONIN - MCIII36. BABY SCREAM - FAN FAN FAN

 

 

 

 

33 - EMMYLOU HARRIS & RODNEY CROWELL – The travelling kind (Nashville, USA).
Hay química, hay calidez, con dos incombustibles viejos lobos

34 – ADRIAN LEVI – My hidden pockets  (Valencia, España).
Elegancia, belleza, emoción, y encima con un buen trasfondo social.

35 – MIKAL CRONIN – MCIII  (Los Angeles, USA).
El alumno aventajado de Ty Seagall es un orfebre que continúa mejorando.

36 - BABY SCREAM – Fan fan fan  (Buenos Aires, Argentina)
Juan Pablo Mazzola se confirma como artesano del powerpop melódico.

37. KURT BAKER - Play it cool 139. THE BRIAN JONESTOWN MASSACRE -– Mini Album Thingy Wingy38. ULTIMATE PAINTING - Green lames - a40. Los Del Tonos - Salud!

 

 

 

 

37 – KURT BAKER – Play it cool (Portland, USA).
Nueva muestra del gran crack del powerpop más eléctrico y enérgico.

38 – THE BRIAN JONESTOWN MASSACRE -– Mini Album Thingy Wingy (San Francisco, USA)
Nos devuelven al período más psicodélico de Sus Majestades Satánicas.

39 – ULTIMATE PAINTING – Green lames (Manchester, UK)
La cara más amable y bucólica de la Velvet.

40 – LOS DELTONOS – Salud! (Cantabria, España)
Pasan los años y las décadas pero continúan mostrando un buen estado de salud.

¡Feliz 2016 a todos los lectores y amigos de Makma!

JJ Mestre

* Adaptación para Makma de los dos listados publicados en Espacio Woody/Jagger con reseñas más extensas y alguna muestra de audio.

Nuestro último verano en Escocia

Nuestro último verano en Escocia
Año: 2014
País: Reino Unido
Directores: Andy Hamilton y Guy Jenkin
Actores: Rosamund Pike, David Tennant, Billy Connolly, Celia Imrie, Emilia Jones, Ben Miller, Amelia Bullmore, Bobby Smalldridge, Alexia Barlier, Imogen Toner, Kirstin Murray

2. nuestro ultimo verano en escocia

Entiendo que hacer buen cine es complicado, por supuesto no está al alcance de cualquiera. Pero me parece mucho mejor y más sencillo una peli con un buen guión sin pretensiones de grandeza y magnificencia que la gran mayoría de bazofia que impera en la cartelera.

Cuando me la recomendó mi apreciado amigo Alberto, entre otras cosas por esas notas musicales más acuáticas, las de Mike Scott y mis siempre venerados Waterboys, capté el mensaje. Había que darle prioridad, apuntaba maneras.

3. nuestro ultimo verano en escocia

“Nuestro último verano en Escocia” es una exquisita peli británica con una importante carga de sensibilidad y de autenticidad, en la que se produce una interrelación entre dos mundos tantas veces demasiado distantes, el de los niños y el de los adultos.

El abuelo de la familia está a punto de cumplir 75 años y tiene cáncer. Su hijo mayor ha organizado una fiesta en su residencia escocesa para celebrar ese aniversario, quizás el último. Su segundo hijo se traslada con la familia ocultando los problemas matrimoniales por los que atraviesa junto a su esposa y que, en cierto modo, afectan a los hijos.

4. nuestro ultimo verano en escocia

Una buena fotografía con el bello paisaje escocés sirve de telón de fondo a las miserias y a los malos entendidos familares. Con un tono agridulce, entre comedia y algo de drama, son los niños, unos extravagantes pero simpáticos críos, quienes realizan el gran homenaje a su abuelo, al guerrero luchador. A partir de ese momento la situación adquiere tintes algo insólitos y surrealistas.

“Fisherman’s blues”, el ultramegatemazo de The Waterboys está presente en alguna escena pero tras las notas más emotivas de este film es cuando suena “You in the sky”, una maravillosa y no tan conocida copla que los chicos más acuáticos incluyeron en su “Book of lightning” del 2007.

5. nuestro ultimo verano en escocia

Muchos adultos deberíamos aprender más de los niños. Su mundo es mucho más sincero y menos hipócrita que el de los mayores. Y sí, a pelis como “Nuestro último verano en Escocia” de los veteranos guionistas y realizadores de televisión Andy Hamilton y Guy Jenkin (de lo mejorcito que he visto este año a mi gusto), hay que estar agradecidos. Y tanto.

JJ Mestre

  * Publicado artículo también en el siguiente enlace del Espacio Woody/Jagger

The Waterboys, grandeza y modernidad

The Waterboys
Modern blues
2015
Harlequin and Clown Records

Tras más de dos docenas de audiciones, como requería la ocasión, bien efectuadas, con concentración y abstracción, del nuevo “Modern blues” de Mike “Big” Scott y sus WATERBOYS me he sentido capacitado por fin para escribir unas líneas sobre este trabajo. La verdad, no quería precipitarme, de sobras es conocida entre mis íntimos (y entre los que no son tanto) una confesable devoción por el legado de este artista.

??????????

Mike Scott

Para que nos hagamos una idea, cuando oigo la voz de Mike Scott se me disparan las alarmas de forma peculiar desde el pabellón auditivo, algo similar a lo que podría ser cuando se cruza con la vista una hembra de buen ver. Estas cosas pasan y tampoco hay que darles mayor importancia. Quizás sea un poco como esos “Destinies entwined”, el hipertemazo con el que abren fuego y la causa sea el azar de la vida que siempre nos aproxima. Porque unidos por el destino nos vende el “big” tal y como otros nos venden sus productos, porque nos gusta que nos ofrezca el “big” tal y como otros nos ofrecen un maravilloso Edén. Nuevos dioses, nuevos guías pero al fin y al cabo lo único claro es que el amor en todas sus manifestaciones es el auténtico motor vital. A los que conocemos y nos congratula el estilo de los Waterboys no nos extraña ese misticismo o espiritualidad que rodea una canción que en cierto modo enlaza con un álbum que no obtuvo buenas críticas, el “Dream harder” de 1993, un disco exquisito pero el primero con el que ciertos sectores se empeñaron en liquidar, desprestigiar, vapulear,…, qué fácil es decir eso de que a fulanito o menganita se le ha pasado el arroz.

Ojo, resulta obvio que muchas bandas o artistas de rock dejan de mantener su nivel de calidad cuando transcurre la década en la que gozaron de sus primeros éxitos (o mejor decir, valga la redundancia, de las mejores críticas). Pocos fueron los supervivientes de los 80’s y muchos menos los que después de treinta años mantienen la cota de clase y pedigrí de aquellos años. Me vienen ahora a la cabeza Steve Wynn, Robyn Hitchcock,… y, sobre todo, Mike Scott con sus Waterboys.

-- THE WATERBOYS - Modern blues - 1

The Waterboys – Modern blues

Al gran “Big” siempre le ha gustado reivindicar con carácter cíclico las diferentes etapas de su dilatada trayectoria. Por ello no resulta tan sorprendente ese acercamiento al sueño más difícil. En cambio, con “November tale” hay un héroe, hay un aventurero, hay dudas sobre la fe y sobre las religiones pero por encima de todo hay un desfile de locos dentro de un tema del que se podría decir que conecta a nivel musical con, por ejemplo, aquella maravilla y ninguneada obra maestra “Still burning” que el gran “Big” publicó en solitario allá por el 97 y donde en realidad era tan Waterboys como en el resto de sus obras.

Pocas son las sensaciones de que este álbum ha sido grabado en Nashville, quizás un “Still a freak” que posee esa pincelada americana junto a un épico in crescendo marca de la casa, toda una declaración de intenciones de un artista motivado, ilusionado, apasionado, un rara avis en esto del rock que explora otros territorios que le puedan generar inspiración. Quizás por ello resulta después ideal “I can see Elvis” donde es capaz de imaginar a Elvis fumando porros con Bob Marley y Jimi Hendrix, en un nuevo desfile de locos donde también participan Keith Moon, Charlie Parker, John Lennon, Marvin Gaye,…, hasta incluso Juana de Arco y Platón.

Una que no me acaba es “The girl who slept for Scotland”, quizás demasiado ñoña y sensiblera, aunque puedo llegar a entender la necesidad de que un artista de su magnitud necesite transmitir recuerdos de sábanas, de ríos salvajes y de actos de amor entre estrellas, en este caso desde Dublín hasta el amanecer escocés. ¿Qué será de ella? Otra cosa es “Rosalind”, tiene blues y tiene modernidad. Sin duda Rosalind se casó con el hombre equivocado dentro del tema que a mi gusto mejor define los tiros por donde quiere ir ahora Mike Scott con sus Waterboys.

-- THE WATERBOYS - Modern blues - 4

Mike Scott

Cual si fuera un cruce de caminos resulta “Beautiful now”, ella era hermosa y para un caballero todavía lo es más ahora, me evoca a una especie de encuentro musical entre el Boss y los Dire Straits del “Making movies”. Y llegamos a “Nearest thing to hip”, muy, muy bonita, todo un “mistake brilliant”, de lo mejor del disco me parece esta atípica canción que no provoca un intenso primer flechazo pero que luego se va abriendo paso, más y más. Contiene el espíritu del León de Belfast y resulta muy adecuada para escuchar degustando un café y un dulce en algún viejo tugurio, donde deambulen los fantasmas de Sun Ra, Charlie Parker, Miles Davis o John Coltrane.

Y llegamos al final, algunos nunca lo entenderán, no profundizarán, a otros no les interesará y otros tantos no lo valorarán. A los suficientes nos da lo mismo, “Long strange golden road” es todo grandeza, la misma, la idéntica, la que en otros tiempos nos enseñó que habían héroes, un camino por recorrer, Jack Kerouac, la épica y la existencia de diosas de la lujuria y de la belleza, musas por las que los hombres hacen sacrificios, deidades del pecado y ninfas que simbolizan todo aquello que hay de bello en el mar.

Que nadie espere del “Modern blues” unos irrepetibles “This is the sea” o “Fisherman blues”. Ni esto es el mar ni la fisherman-star tiene que hacer méritos en forma de históricas obras maestras para captar personal a estas alturas de la vida. Ni tan siquiera considero que supere a ese anterior fantástico artefacto sónico que fue en el 2011 “An appointment with Mr. Yeats”. Pero una cosa hay que tener en cuenta, con otro episodio de su segunda división pocos del año en curso están o estarán por encima de sus caderas. La inicial desconfianza por excesivas connotaciones comerciales, similares a la del discazo de The War on Drugs en el pasado 2014, o porque el órgano hammond sea más protagonista que el violin, se van disipando en cada audición. Apuesto que más de un crítico implacable y voraz recapacitaría si escuchase estas coplas en vivo y en directo.”Modern blues” es suficiente, es notable y al final Mike Scott siempre es “big”.

JJ Mestre

  * Publicado también en Espacio Woody/Jagger

La sucesión de ilusiones de The War on Drugs

La sucesión de ilusiones de The War on Drugs

War on Drugs, el término americano que se utilizó para la campaña contra la producción, consumo y comercio ilegal de drogas durante el mandato de Richard Nixon a principios de los setenta. Fue el nombre de esta banda de Philadelphia lo primero que me impactó en casa de my friend Lou para, acto seguido, escuchar Burning  y sentir esa preliminar atracción que me indica dónde puede haber material musical que merece la pena. Después my tete Joserra en su Land lo elevó a los altares para, insistentemente a posteriori, sentar cátedra en el Exile SH Magazine sobre este artilugio polifónico que mucho me temo, ahora ya sin dudas, estará encaramado en los puestos altos de muchas listas (de las que merecen confianza) sobre mejores discos del 2014.

The_War_On_Drugs-Lost_In_The_Dream-4

Y es que al final tuve que rendirme ante la evidencia a pesar de que me asaltaron ciertas dudas iniciales por las que, incluso, me costaba reconocer dónde estaba el origen de las mismas. Tuvieron que ser más de media docena de audiciones para rastrear y delimitar concretamente esa indecisión, ese titubeo o desconfianza que me impedía admitir que estábamos ante algo grande. Ahora, superadas esas vacilaciones o en un momento determinado absurdos recelos, creo que eran las connotaciones comerciales de algunos de los cortes de este viaje entre sueños las que me provocaban pensar si ese primer flechazo se podría mantener en el tiempo.

Y así, como quien no quiere la cosa, el descubrimiento de “Lost in the dream” me ha servido para indagar en la trayectoria de THE WAR ON DRUGS, de la que no tenía ni pajolera idea. Tercer disco tras “Wagonwheel” del 2008 y “Slave ambient” (que por cierto está de lujo también) del 2011. Verifico muchos nombres que me vienen a la cabeza y que se corresponderían con el mencionado artículo de Joserra porque todo sea dicho, los clava, a partir de ese poso tan denso y ochentero, desde Mike Scott y sus Waterboys a Arcade Fire, desde Mercury Rev a David Bowie, desde Blue Nile a los Cure, desde Al Stewart a Fleetwood Mac o Dire Stratis, desde Pink Floyd a Bruce Springsteen…, para adquirir toda la obra una sensación de épica grandilocuente que pudiera resultarle rimbombante a más de uno pero que por otra parte también tiene mucha lógica en que puede generar bastantes incondicionales y simpatizantes hacia esa exquisitez de arreglos que contiene.

The_War_On_Drugs-Lost_In_The_Dream- portada

La sucesión de fantasías empieza con una hipnosis ambiental de pop sofisticado y enigmático, “Under the pressure”, que podría gozar perfectamente de la bendición de Paul Buchanan. Ídem de lo mismo para una melancólica y sentida “Suffering” o para una etérea “Dissapearing”.

Con los “Red eyes” no miran de reojo sino de frente y con la cabeza bien alta al “Funeral”, la gran obra maestra del S.XXI que los Arcade Fire publicaron en el 2004, mientras que un corte como “All ocean in between the waves” debería pincharse en todas las discotecas del mundo porque lo tiene todo para ser bailada y así, de paso, dejar a un lado tanta tontería y tanto producto mediocre, anodino y vulgar que mueve a los jóvenes en muchos locales nocturnos.

“Eyes to the wind” es una puta maravilla, apunta seriamente a mi canción del año este medio tiempo que se halla en una encrucijada fabulosa, a caballo entre la big music de Mike Scott y el soft rock de Al Stewart. Y el viento nos arrastra a un inquietante pasaje instrumental como “The haunting idle” que podría evocar a Pink Floyd y que, en cierta forma, sirve de preámbulo a una apasionada y efervescente “Burning”, un tema que no vendría nada mal que escuchara el Boss. Y ya de paso, que se agenciara unos auriculares y disfrutara de momentos de enajenación, a buen seguro también de asombro y estupefacción, con “Lost in the dream”, la que da título al álbum y que también contiene muchos matices del pequeño gran Willie Nile.

Cierra “In reverse”, auténtica joya de preciosismo desorbitado, una despedida a lo grande que invita a volver a empezar otra vez con esta fantástica sucesión de ilusiones.

JJ Mestre

http://woody-jagger.blogspot.com/