Sillas ilustradas en el Mercado Central

Visual Talent, concurso organizado por ESAT
Prueba en el Mercado Central de Valencia
Martes 22 de julio, de 9.00 a 18.00 horas
Hasta el sábado 26 de julio, 2014

Bajo la cúpula interior del Mercado Central de Valencia, allí donde los puestos de fruta, charcutería, verdura y carne sueltan infinitos aromas, sabores y colores, diez jóvenes estudiantes de bachillerato artístico se afanaban por sintetizar cuanto veían a su alrededor en una humilde y funcional silla. El concurso Visual Talent de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) los había reunido allí para que superaran una prueba. Tenían que intervenir diez sillas de Ikea, bajo la atenta mirada del ilustrador Ajubel, encargado de supervisar los trabajos.

El ilustrador Ajubal dando instrucciones a los diez jóvenes seleccionados en Visual Talent, al comienzo de la prueba en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

El ilustrador Ajubal dando instrucciones a los diez jóvenes seleccionados en Visual Talent, al comienzo de la prueba en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

Una vez ilustradas las sillas y el panel que servía de base, los estudiantes se maquillaron por cortesía de Tevian para formar parte de la intervención. Luego fotografiaron el resultado, que será expuesto en la recién abierta tienda de Ikea en Alfafar, para concluir una prueba que les llevó toda la mañana y parte de la tarde. Eran los diez elegidos, de entre un total de 50 jóvenes de bachillerato artístico de toda España, que tras superar la criba del fin de semana encaran la recta final de un concurso al que se han presentado más de 1.000 propuestas.

Un joven durante la prueba de Visual Talent en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Un joven durante la prueba de Visual Talent en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Los hay de Valencia, Ribarroja, Gijón, Calahorra, Zaragoza, Sevilla, Cádiz y Jaén. Cinco chicos y otras tantas chicas con “diferentes personalidades” y de “diferentes disciplinas artísticas”, explicó la actriz encargada del audiovisual Cristina Fenollar, que compiten por lograr los tres premios o becas de estudio en ESAT, valorados cada uno en 20.000€. “Estoy alucinada, porque son muy jóvenes, con mucho talento y que aguantan la presión bien”. Fenollar recordó que, después de todo, es un concurso en formato Talent Show “con su parte de reality”. La grabación de todo cuanto ocurra durante la semana será posteriormente editado y ofrecido a alguna televisión.

Dos de los jóvenes participantes en el concurso Visual Talent, durante la prueba en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Dos de los jóvenes participantes en el concurso Visual Talent, durante la prueba en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Las sillas de Ikea fueron intervenidas con ilustraciones próximas al cómic, a la abundante fruta de los puestos circundantes, al colorista ambiente del Mercado Central o al conceptualismo de ciertas propuestas. Los maquillajes tenían que ver con alusiones a los propios trabajos, algunos tocando de refilón el carácter ilustrativo de la prueba. Como apuntó Ajubel, “es una prueba muy dura, que a algunos profesionales de la ilustración les hubiera costado hacer”. En poco más de tres horas, los diez supervivientes de Visual Talent tuvieron que dejar listas las 10 sillas, para sumergirse después en el maquillaje y la práctica fotográfica.

Una joven seleccionada en Visual Talent, durante la prueba de ilustración en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Una joven seleccionada en Visual Talent, durante la prueba de ilustración en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Alberto Adsuara, Director de Producción del concurso organizado por ESAT, destacó el intenso trabajo previo, ya que el fin de semana tuvieron que descartar a 40 de los jóvenes participantes. Lo hicieron tras llevar a cabo tres pruebas en Las Naves: la realización en dos horas y media de un autorretrato en blanco y negro de 2 x 1,5 metros, bajo la supervisión de Carlos Romero, coordinador de Visual Talent; una prueba de ideación, entre conceptual y proyectual, dirigida por el artista Solimán, y otra fotográfica, en la que los estudiantes tenían cinco minutos cada uno para fotografiar a la modelo Alicia Rincón en los baños de Las Naves. Alberto Adsuara, encargado de esta última prueba, recuerda “el denso calor” durante las más de tres horas que duró la actividad.

Los diez elegidos deberán esta semana afrontar otras tres pruebas. En la primera, los estudiantes elegirán lo que hacen, tras haberse tenido que ceñir a la disciplina de la ilustración en el Mercado Central. El jueves, un fantasma imaginario tomará las dependencias del Círculo de Bellas Artes de Valencia, en torno al cual deberán realizar un audiovisual. Y la más espectacular llegará de la mano del artista fallero Manolo Martín, en cuyo taller se prepara una singular prueba. La traca final, con los premiados, será el sábado en una gran fiesta Visual Talent. Para entonces, las sillas Ikea ya gozarán de un merecido e ilustrativo reposo.

Uno de los diez jóvenes seleccionados en el concurso Visual Talent, durante la prueba de ilustración de sillas en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

Uno de los diez jóvenes seleccionados en el concurso Visual Talent, durante la prueba de ilustración de sillas en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

Salva Torres

Más de un mes con Collado

Joaquín Collado
Agrupación Fotográfica Valenciana (Agfoval)
C / Beata, 8. Valencia
Y otros espacios: Ateneo, MuVIM, Railowsky, Rector Peset
Abril y mayo

Todo empezó en los años cincuenta, cuando Joaquín Collado se compró una cámara para retratar a su hijo. Lo que nació como un simple hobbie familiar se convirtió en pasión. Un largo y exhaustivo recorrido por todos los rincones de la ciudad de Valencia que, captados por su sensible mirada, configuran un retrato de su evolución antropológica y social. A partir de este mes el rico archivo Collado sale a la calle en una iniciativa de la Agrupación Fotográfica Valenciana (Agfoval), Un mes con Collado.

Más de un mes, casi dos de actividades y exposiciones con las que se pretende hacer un reconocimiento a la obra del fotógrafo valenciano que retrató con maestría y ternura el Barrio chino y otros rincones de Valencia, captando con su cámara la evolución de la ciudad y sus ciudadanos a lo largo de varias décadas.

Fotografía de Joaquín Collado. Imagen cortesía de Agfoval.

Fotografía de Joaquín Collado. Imagen cortesía de Agfoval.

Con esta iniciativa se pretende hacer justicia a su obra, ponerla en valor, difundirla, darla a conocer, estudiarla, analizarla y situarla en el lugar que le corresponde. Las imágenes de Joaquín Collado son la aportación valenciana a la fotografía humanista que se inició en los años cincuenta, con fotógrafos como Cartier-Bresson o Doisneau.

“Es interesante analizar los paralelismos entre la obra de Collado y esta nueva forma de hacer fotografía”, dice Luis Carrasco comisario de una de las muestras. “Especialmente, si se tiene en cuenta, como señala el mismo Collado, que era difícil conocer en aquellos tiempos a los grandes fotógrafos. Fue más adelante cuando se empezó a tener acceso a sus libros y ver lo que hacían”.

A través de la mirada amable, próxima y humana de Collado, la sociedad valenciana cuenta con un “acta notarial” de sus gentes y de sus tradiciones. Collado ha resumido su actitud frente a la fotografía con estas palabras: “Cuando se quiere hacer una foto de personas, lo más importante es la conversación”.

Además de su obra, Collado ha aportado a Valencia “más de cincuenta años de trabajo por la fotografía, organizando salones de otoño, eventos como Valencia Imagen, cediendo fotos a libros valencianos, colaborando con las instituciones del ámbito de la cultura, etcétera. Todo ello desde su entrega como secretario y presidente de la Agrupación Fotográfica Valenciana”, señaló Carrasco.

Exposiciones y actividades

El homenaje incluye tres exposiciones simultáneas y complementarias en distintos espacios de la ciudad que se inaugurarán a lo largo de este mes. Miradas en la sede de Agfoval, Manifestaciones religiosas, en el Ateneo, y La Valencia olvidada en el MuVIM.

Además se celebrarán numerosas actividades paralelas. El jueves 15 de mayo, la charla ‘Cómo leer una foto. Lectura de tres fotografías de Collado’, coordinado Manuel Marzal, a las 19,30 horas en la sede de Agfoval. El martes 20, Balaguer, Sampedro, Rives, Solaz y Carrasco realizarán un visionado de la obra del fotógrafo valenciano, ‘Análisis de la obra de Collado’, en el Colegio Mayor Rector Peset.

Las actividades continuarán el domingo 25, en el que se celebrará el taller ‘Fotografiar con Collado las fotos de Collado’. Un recorrido que comenzará a las 10 horas en la plaza de la Virgen y discurrirá por San Esteban, la plaza Nápoles y Sicilia, el Mercado y el Barrio Chino.

En junio, los sábados 7 y 28, a las 12 horas, se realizarán visitas guiadas a la exposición del MuVIM a las que asistirá el propio Collado. El martes 10, tendrá lugar en la Librería Railowsky la mesa redonda ‘Hablemos de Collado, sin Collado’, en la que colaboran Amics de Railowsky.

La charla ‘Collado, 30 años con Nuevo Centro’, se celebrará el jueves 12, a las 19 horas, en la zona de animación de Nuevo Centro.  Y el jueves 19 se realizará en el salón de actos del MuVIM una entrevista al fotógrafo que a sus 83 años todavía se mantiene en activo y mantiene su mirada atenta a cualquier “instante decisivo”.

Fotografía de Joaquín Collado. Imagen cortesía de Agfoval.

Fotografía de Joaquín Collado. Imagen cortesía de Agfoval.

Bel Carrasco