Pequeñas obras para causas mayores

I edición Anónimos
Fundación San Antonio Benagéber
Espai Rambleta
Bulevard Sur, esq. Pio IX. Valencia
Del 30 de junio hasta el 2 de julio

Más de 400 obras originales en formato postal  (20×15 cm) invadirán el centro cultural La Rambleta. La razón tiene nombre propio o no, según se mire: ‘Anónimos’, una iniciativa pionera convocada por la Fundación San Antonio de Benagéber con el objetivo de recaudar fondos para la residencia de mayores que gestiona. Esta entidad sin ánimo de lucro trabaja por la atención de personas de la tercera edad con un alto grado de dependencia o sin recursos desde hace casi cuatro décadas.

Un concepto pionero en la ciudad

En concreto, bajo el lema ‘pequeñas obras para causas mayores’, ‘Anónimos’ ha reunido a 250 artistas, tanto consagrados como emergentes. Así, pintores, ilustradores, poetas, cocineros, escultores, etc. han plasmado su trabajo empleando postales como soporte. Pero más allá de esta particularidad, la singularidad de la convocatoria reside en que la autoría de las creaciones no se descubre al público hasta que se adquieren, por lo que se invita a dejarse llevar por una suerte de flechazo artístico.

Imagen cortesía Talemtum.

Imagen cortesía Talemtum.

Originales únicos al acceso de todos

Las postales se pondrán a la venta con un precio inicial de 20 euros el primer día, mientras que el segundo se bajará a 15 euros y el último, a 10 euros. De este modo, los visitantes de la exposición en La Rambleta podrán adquirir obras originales de figuras de primer nivel, como Paco Roca, Horacio Silva, Sento Llobell, Miquel Navarro, Francisco Nicolau, Artur Heras, Calo Carratalá, Ricard Camarena, Luis Eduardo Aute o Carles Sans, entre otros. Paralelamente, además, se ha querido contar con la participación de artistas noveles.

Arte y música para una buena causa

Con todo, la primera edición de ‘Anónimos’ dará su pistoletazo de salida el jueves 30 de junio a las 20 horas en La Rambleta con un acto que también comprenderá conciertos gratuitos: Barón Dandy y sus Rumberos a las 22 horas y Twise a las 23:30 horas. Este proyecto se ha puesto en marcha gracias a María Aranguren y a la complicidad de Mac Diego, así como a un esfuerzo de meses que ha comprendido la toma de contacto con decenas de artistas de toda España. La mayoría de ellos han respondido a esta llamada con trasfondo solidario: posibilitar que la Residencia de Mayores de la Fundación San Antonio de Benagéber pueda seguir garantizando unas condiciones de vida digna a la tercera edad.

“Mi mami es 2.0”

¡Socorro! Mi madre tiene facebook, de Carles Ponsí
Grafito Editorial
Splash Sagunt Comic Festival
Jueves 11, viernes 12 y sábado 13 de febrero de 2016

Las redes sociales no sólo han atrapado a los jóvenes. Los mayores también se han enganchado lo que tiene inesperadas consecuencias en el ámbito familiar. ¿Qué es lo peor que te puede pasar si tu madre tiene Facebook?

“Que se pase el día comentando asuntos privados en el muro público”, responde Carles Ponsí, autor de un desternillante cómic sobre el tema que acaba de publicar el sello valenciano valenciano Grafito Editorial. “Muchas madres de amigos lo hacen, y es desternillante. Una vez leí un comentario de una que decía ‘Te dejaste el Hemoal en casa’. Glorioso”.

Viñeta de ¡Socorro! Mi madre tiene facebook', de Carles Ponsí. Imagen cortesía del autor.

Viñeta de ¡Socorro! Mi madre tiene facebook’, de Carles Ponsí. Imagen cortesía del autor.

Del clásico mamporro de zapatilla al golpe de ratón. Tu peor pesadilla se hace realidad. Has recibido una solicitud de amistad de tu madre en Facebook. Algo terrible, pero sólo el principio.

Este cómic de 96 páginas ayuda a sobrevivir al nuevo tipo de madre 2.0. Gran experto en el tema, Ponsí aconseja que nunca enseñes a tu progenitora “que existe un botón con el cual puedes ocultar las cosas que no quieres que vea tu familia”, indica.  “En general, mejor dejarles que lo descubran solas. Mi madre hace unos descubrimientos alucinantes. Lo último una web que te selecciona vistas random de Google Street View que es genial”.

¡Socorro! Mi madre tiene facebook, de Carles Ponsí. Imagen cortesía del autor.

¡Socorro! Mi madre tiene facebook, de Carles Ponsí. Imagen cortesía del autor.

Carles Ponsí adelanta un futuro muy real en el cual el protagonista vive rodeado de familiares que se inician en las nuevas tecnologías y convirtiéndole en un cómodo servicio de asistencia técnica.

“A los mayores les cuesta mucho aprender que Twitter es una red social muy loca repleta de sarcasmos y trolls provocadores”, comenta. “Lo que más disfrutan  es  poner un álbum con 300 fotos de sus hijos y nietos para que lo vea todo el mundo. Un sueño hecho realidad”.

Como antídoto a un posible enganche a las redes, Ponsí recomienda leer cómics. “La adicción se debe en parte en basar nuestro ocio y nuestro contacto social en lo que podemos hacer por la pantalla. ¡Pero eso lo podemos disfrutar más allá! El ocio está por todas partes, las personas con las que hablamos son de carne y hueso ¡Vayamos a encontrarlas! Hay que ver este medio como un complemento, no una parte de nuestra vida”.

Portada de ¡Socorro! Mi madre tiene facebook, de Carles Ponsí. Grafito Editorial.

Portada de ¡Socorro! Mi madre tiene facebook, de Carles Ponsí. Grafito Editorial.

¡Socorro! Mi madre tiene Facebook es el quinto título que publica el sello valenciano Grafito Editorial. El álbum sale a la venta este mes y se puede comprar en la tienda on-line de la editorial y en las librerías que lo soliciten. El primer comprador se ahorrará gastos de envío y recibirá tres regalos. Una guía indispensable para sobrevivir a los ataques geeks de cualquier miembro de su familia, un póster a todo color,  y una ilustración con su madre en modo hacker. Los que compren el cómic antes del 29 de febrero entrarán en el sorteo de una página original firmada por Carles Ponsí.

La gira de presentaciones y sesiones de firmas  comenzará los días 12, 13 y 14 de febrero, en el stand de Grafito Editorial, durante la celebración de las jornadas de cómic Splash Sagunt Comic Festival.

Mami 2.0.

¡Socorro! Mi madre tiene facebook, de Carles Ponsí. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Morán: “Hoy la censura es económica no política”

El cura y los mandarines, de Gregorio Morán
Editorial Akal

El término intelectual es relativamente moderno. Fue acuñado en Francia a finales del siglo XIX, durante el llamado affaire Dreyfus, e inicialmente se usó despectivamente para designar a quienes apoyaban al capitán judío, representantes del mundo de la cultura y del arte como Émile Zola, Octave Mirbeau o Anatole France. Más tarde adquirió un significado positivo. La figura del intelectual se entiende como la de un hombre sabio, testigo crítico del poder, una mezcla de Pepito Grillo y mosca cojonera que vigila excesos y abusos, y vela por la ética y el bien común. ¿Qué pasa cuando los intelectuales relajan su función crítica y se dedican a jalear y enaltecer a los poderosos?

Es lo que ha ocurrido estas últimas décadas en España denuncia Gregorio Morán en su último trabajo, un ensayo de 800 páginas, ‘El cura y los mandarines. Historia no oficial del Bosque de los Letrados’ (Akal), que se presentó recientemente en la UNED de Valencia. Un lúcido y exhaustivo repaso a nuestra reciente historia cultural y política, entre 1962 y 1996, concebido desde “la ironía y el sarcasmo más que desde la ira”, dice Morán.

Este trabajo de Morán fue en principio un proyecto para la editorial Crítica, del grupo Planeta, pero un capítulo sobre la Real Academia Española (RAE) en el que se juzga con dureza al anterior director Víctor García de la Concha, algunos de sus integrantes y las normas de la casa, provocó un desencuentro y, finalmente, lo editó Akal.

Portada de 'El cura y los mandarines', de Gregorio Morán. Editorial Akal.

Portada de ‘El cura y los mandarines’, de Gregorio Morán. Editorial Akal.

¿Qué pasó con todos aquellos intelectuales que en los sesenta fueron progres, en los setenta moderados, en los ochenta conservadores y en los noventa carcas? 

Esa evolución se debe en parte a la edad, pero también a que en los sesenta tenían escasos intereses personales que defender y ahora sí los tienen. Los intelectuales de mi generación son ya mayores, piensan en el retiro y se han hecho institucionales. Quieren ser académicos, ganar premios y se preocupan más de medrar que de su propia obra. Entre los últimos intelectuales beligerantes e independientes sólo se me ocurre mencionar a Sánchez Ferlosio, Juan Goytisolo y, por supuesto a Rafael Chirbes.

¿Le guarda rencor a Planeta?

Ningún rencor. Como dice uno de los personajes de El Padrino, no se trata de nada personal, sólo una cuestión de negocios. También un indicio de que hoy día el problema de la censura es económico no político o ideológico.

¿Por qué eligió a Jesús Aguirre , el cura como hilo conductor?

Aguirre fue quizá el más exitoso de los intelectuales de su generación, aunque no el más el brillante. Un personaje fascinante que superó grandes dificultades como hijo que fue de madre soltera, que llegó a ser duque de Alba consorte y estuvo en todas las salsas políticas y culturales de su época. Todo el mundo hablaba mal de él, pero su trayectoria es alucinante. Estuvo en las huelgas mineras del 62, en el contubernio de Munich, y hasta ofició la única misa por Grimau tras ser ejecutado. Dio un giro radical desde la defensa de la lucha armada a ser duque de Alba. Me fascinaba la animosidad que existía hacia Jesús Aguirre, el desdén que sufría por su propio grupo. No le consideraban un igual y, sin embargo, yo le considero el más representativo.

Cultura y poder. ¿Un amor imposible en este país?

El Franquismo despreció la cultura y la Transición tampoco le dedicó mucho interés. Los socialistas  trataron mejor que la derecha a los intelectuales y artistas, pero se cobraron los favores con el tema de la OTAN, que nadie regala nada y menos el poder. También el PP de Aznar tuvo su mandarinato cultural pero esa época no está incluida en mi libro.

Alguna predicción para las próximas elecciones.

Me he equivocado en muchas ocasiones en este aspecto, pero veo con buenos ojos la irrupción de Podemos. No sé si ganarán o no, pero creo que su existencia es positiva porque traen aires y savias nuevos contra una casta imperfecta, corrupta y agotada, incapaz de regenerarse desde dentro.

Gregorio Morán (Oviedo, 1947) es autor de un puñado de libros fundamentales para interpretar la historia cultural y política de la España contemporánea. Entre ellos: ‘Adolfo Suárez: historia de una ambición’,  ‘Miseria y grandeza del Partido Comunista de España 1939-1985’, ‘El precio de la transición’, ‘El maestro en el erial: Ortega y Gasset y la cultura del franquismo’, ‘Los españoles que dejaron de serlo’, ‘Adolfo Suárez: Ambición y destino’.

Gregorio Morán. Cortesía del autor.

Gregorio Morán. Cortesía del autor.

Bel Carrasco