«El espíritu de Valencia ha cambiado»

Desayunos Makma en Mar de Avellanas
Abierto Valencia
29 y 30 de septiembre de 2017
Con Rosa Santos y Amparela Benlliure
Entrevista realizada por Vicente Chambó y Salva Torres, equipo de dirección Makma

Rosa Santos, presidenta de LaVAC, y Amparela Benlliure, coordinadora de Abierto Valencia, nos desgranan la programación del evento que supone la puesta de largo de las galerías valencianas que, desde la celebración de su primera edición hace ya cinco años, ha ido creciendo en todos los sentidos. ¿La clave?  La suma de esfuerzos.

Rosa Santos (izda) y Amparela Benlliure en un momento de los Desayunos Makma realizado en el restaurante Mar de Avellanas. Foto: Fernando Ruiz.

Rosa Santos (izda) y Amparela Benlliure en un momento de los Desayunos Makma realizado en el restaurante Mar de Avellanas. Foto: Fernando Ruiz.

«Las galerías cierran filas para acercar al público su actividad». Lo dice Rosa Santos, presidenta de LaVAC (Associació de Galeries d’Art Contemporani de la Comunitat Valenciana), que entiende Abierto Valencia como una iniciativa mediante la cual se abren las puertas «a esa gente que no se atreve a entrar en las galerías». Y para que estén todas representadas, incluidas las que tienen su ubicación fuera de Valencia, se cuenta este año con una novedad.

Así, la Galería Aural de Alicante, por ejemplo, mostrará su propuesta  en un espacio cedido por el Ayuntamiento de Valencia, concretamente la Galería del Tossal (ubicado en la Plaza Bolsería) “con el que hay abierta una negociación para incrementar la colaboración en años futuros”, recalca Rosa Santos, quien añade: “Cada galería apuesta por una gran exposición, tal vez la mejor del año, para abierto Valencia”.

Rosa Santos en un momento de los Desayunos Makma en Mar de Avellanas. Foto: Fernando Ruiz

Rosa Santos en un momento de los Desayunos Makma en Mar de Avellanas. Foto: Fernando Ruiz

Pero los esfuerzos, además de esa apertura al público, se han dirigido también hacia otros objetivos, como la obtención de ayudas económicas destinadas a la concesión de premios en forma de adquisición de obras. La Consellería d’Educació, Cultura i Esport, por ejemplo, contribuye con 3.000 € para comprar una obra que pasa al fondo del Consorcio de Museos.

“Desde el aspecto educativo, es importante seguir evolucionando. En este sentido, pretendemos llevar a todas las empresas posibles el mensaje de que invertir en arte puede provocar un retorno”,  subraya Amparela Benlliure, coordinadora de Abierto Valencia. “Para ello, hemos propuesto encuentros con los responsables de las empresas con el fin de concienciarlas de que a través del arte pueden ganar visibilidad, a la vez que están generando tejido cultural y riqueza”, añade.

Amparela Benlliure en un momento de los Desayunos Makma en Mar de Avellanas. Foto: Fernando Ruiz.

Amparela Benlliure en un momento de los Desayunos Makma en Mar de Avellanas. Foto: Fernando Ruiz.

Para Rosa Santos, “el espíritu de la ciudad ha cambiado, hemos pasado por una dura crisis, y no me refiero solo a lo económico, sino que hemos sentido vergüenza e impotencia al ver lo que ocurría en instituciones como el IVAM, a la que tanto daño se le ha hecho con esa imagen proyectada a base de tantos escándalos; ha sido terrible”.

“Ahora, en cambio, vemos las cosas con esperanza. Valencia ya forma parte del panorama del arte contemporáneo internacional desde un aspecto positivo, no solo por las galerías, sino también por el resurgimiento del IVAM, la creación de un espacio tan especial como Bombas Gens, o la próxima apertura del espacio Caixa Forum en Valencia”, apunta Rosa Santos.

Programa de Abierto Valencia 2017. Foto: Fernando Ruiz.

Programa de Abierto Valencia 2017. Foto: Fernando Ruiz.

En cuanto a la pasión por la profesión de galerista, la máxima responsable de Abierto Valencia, lo tiene muy claro: “Los galeristas, en medio de la vorágine que supone la apertura conjunta de la temporada, somos muy habilidosos para poder atender a todo el mundo”. Con respecto a su reciente nombramiento como presidenta de LaVAC, sustituyendo en el cargo a Olga Adelantado, también se muestra igual de convencida de lo que hace, porque “si no me permitiera disfrutar no lo sería”, apostilla.

Acerca del futuro de Abierto Valencia, cuya fiesta de apertura ya suscita un interés similar al que se produce en Madrid o Barcelona, Rosa Santos dice: «No le veo final. Cada año que pasa y a base de lucha se va sumando más gente, más coleccionistas, más dinámica».

Para Amparela Benlliure, Abierto Valencia está ya muy bien posicionado. «Llamas a coleccionistas y están interesados en venir. Este año vuelve a coincidir con la apertura de Barcelona, con la diferencia de que el año pasado llamabas y te decían que se iban a la de Barcelona y este año llamas y te dicen que vienen aquí».

Rosa Santos (a la derecha) y Amparela Benlliure en los Desayunos Makma en el restaurante Mar de Avellanas. Foto: Fernando Ruiz.

Rosa Santos (a la derecha) y Amparela Benlliure en los Desayunos Makma en el restaurante Mar de Avellanas. Foto: Fernando Ruiz.

Vicente Chambó

Juana Varela en La Plaza se Mueve

Pre-Broken, de Juana Varela
La Plaza se Mueve
Plaza del Patriarca. Valencia
Jueves 21 de septiembre de 2017, a las 20.00h

Pre-Broken es una mente llena de sonidos que se repiten, una carrera que se precipita hacia delante y hacia atrás. Pre-Broken es un tiempo anterior al momento presente.

Así es el espectáculo Pre-Broken de Juana Varela que llega a la Plaza del Patriarca de Valencia el jueves 21 de septiembre a las 20 horas dentro de la programación del proyecto La Plaza se Mueve.

Cartel del espectáculo de Juana Varela en La Plaza se Mueve.

Cartel del espectáculo de Juana Varela. Imagen cortesía de La Plaza se Mueve.

Una obra de danza contemporánea, de experimentación, que rompe con el equilibrio para hablar al espectador de la feminidad, de los sentimientos reprimidos, de la ruptura y de la búsqueda de un nuevo resurgir vital.

Tras presentarla en la pasada edición del festival Cabanyal Íntim, ahora la bailarina y coreógrafa Juana Varela traslada su pieza a la calle para reflexionar acerca de la belleza de lo etéreo, lo liviano, pero también de la fuerza, lo formal, el control y el azar utilizando el plástico transparente como hilo conductor.

Sobre La Plaza se Mueve

La Plaza se Mueve es una iniciativa impulsada por el restaurante Mar de Avellanas y Cervezas Alhambra, una propuesta que, en colaboración con diferentes proyectos culturales de la ciudad, pretende convertir a la Plaza del Patriarca de Valencia en un espacio cultural abierto y para todos los públicos.

En él tienen cabida desde la danza hasta los Brunch & Music, pasando por los mercados tradicionales, las actuaciones musicales en directo o los espectáculos teatrales. Para más información: www.laplazasemueve.com

Pre-Broken, de Juana Varela. Imagen cortesía de La Plaza se Mueve.

Pre-Broken, de Juana Varela. Imagen cortesía de La Plaza se Mueve.

La plaza se mueve

Plaza del Patriarca, Valencia
Premio de dibujo DKV MAKMA y
Festival del libro SINDOKMA
27 al 29 de octubre, y
diciembre-enero 2017-18

Marta Beltrán, ganadora de la III edición del premio de dibujo DKV MAKMA, tendrá obra en el marco del proyecto ‘La plaza se mueve’, coincidiendo con su propia exposición que acogerá el MuVIM entre el 14 de diciembre de 2017 y el 14 de enero de 2018. La obra de la artista granadina estará presente en uno de los eventos que tiene como impulsores al restaurante Mar de Avellanas, ubicado en la Plaza del Patriarca de Valencia y a Cervezas Alhambra, coincidiendo con las fechas navideñas.

Ejemplo. Una de las piezas de Marta Beltrán durante su montaje en Sevilla. Imagen cortesía Marta Dávila.

Ejemplo de una de las piezas de Marta Beltrán durante un montaje en Sevilla. Fotografía: archivo Marta Dávila.

‘La plaza se mueve’ es un proyecto que pretende dinamizar la citada Plaza del Patriarca mediante actividades relacionadas con la cultura. La reciente celebración del Festival Internacional de Cine Documental DOCS Valencia (del 11 al 21 de mayo pasado) en su área perimetral  es una muestra de ello.

Vista de la plaza del Patriarca desde el interior del Restaurante Mar de Avellanas.

Vista de la plaza del Patriarca desde el interior del Restaurante Mar de Avellanas. Fotografía: Vicente Chambó.

En este caso, MAKMA y ‘La plaza se mueve’ han contactado con la Galería pazYcomedias, ubicada igualmente en la citada plaza, para que la obra de Marta Beltrán cuente con la colaboración profesional de una galería de acreditada programación en la ciudad y pueda complementarse con la citada exposición del MuVIM.

Los miembros del jurado de la III edición del premio de dibujo DKV MAKMA, después de una complicada comisión reunida en el MuVIM, en la que decidieron otorgar el reconocimiento a Marta Beltrán Ferrer (Granada 1977) por su proyecto ‘La vendedora de fósforos’, se dieron cita en el restaurante Mar de Avellanas para firmar el acta que daba como ganadora a la artista andaluza. Si bien los acuerdos de colaboración ya estaban avanzados entre MAKMA y ‘La plaza se mueve’, el hecho de que el proyecto de dibujo de Marta Beltrán esté relacionado con el cine aporta un ingrediente más al vínculo entre ambas entidades.

De izquierda a derecha, Antonio Alcaraz y Alicia Ventura (miembros del jurado del premio de dibujo DKV MAKMA) Ismael Teira, asistente técnico. Salva Torres, y Vicente Chambó director y consejero de makma respectivamente,  Inmaculada Corcho y Óscar Alonso Molina, estos tres últimos también miembros del jurado. Fotografía María López.

De izquierda a derecha, Antonio Alcaraz y Alicia Ventura (miembros del jurado del premio de dibujo DKV MAKMA), Ismael Teira, asistente técnico, Salva Torres y Vicente Chambó director y consejero de Makma, respectivamente, Inmaculada Corcho y Óscar Alonso Molina, estos tres últimos también miembros del jurado, en el Restaurante Mar de Avellanas. Fotografía: María López.

Impulsado por el director de cine Freddy Mas Franqueza (Pego, 1979), responsable del mencionado restaurante Mar de Avellanas, y respaldado por cervezas Alhambra, el proyecto ‘La plaza se mueve’ busca aliados en su objetivo de pulsar diferentes iniciativas culturales en torno al dinamismo de la plaza, y esto se nota en un local rodeado de una atmósfera de debates y tertulias que da cabida a caras conocidas del mundo del cine en particular, y del arte y la cultura en general.

Claudia Peris Balaguer, Catherine Dubois y  Freddy Mas Franqueza en la rueda de prensa de 'La plaza se mueve'. Fotografía: m3 note.

Claudia Peris Balaguer, Catherine Dubois y Freddy Mas Franqueza durante la presentación de ‘La plaza se mueve’. Fotografía: m3 note.

En este caso, MAKMA se suma también a la contribución de ese dinamismo por parte de ‘La plaza se mueve’, con la celebración del Festival del Libro SINDOKMA, programado para los días 27 al 29 de octubre en La Nau, antiguo edificio de la Universitat de València, que tiene acceso por la Plaza del Patriarca. Una plaza que, a base de tanto impulso, sin duda se mueve.

Uno de los talleres didácticos de la pasada edición del festival del libro SINDOKMA que del 27 al 29 de octubre se celebrará en La Nau. Fotografía, archivo José Ramón Alarcón.

Uno de los talleres didácticos de la pasada edición del festival del libro SINDOKMA que del 27 al 29 de octubre se celebrará en La Nau. Fotografía: archivo José Ramón Alarcón.

Tastarròs, Valencia y el arte del arroz

Tastarròs 2017
Plaza del Ayuntamiento de Valencia
Domingo 21 de mayo de 2017

Innovador, vanguardista, tradicional, o clásico, el plato de arroz mostró algunas de sus formas más diversas en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia de la mano de “Tastarròs 2017”, un festival que nace en la cuna del arroz con denominación de origen Valencia para deleite de visitantes y degustadores (cerca de 15.000 según la organización), y que ha tenido su continuidad durante una semana en la carta de cada uno de los restaurantes invitados a participar en su segunda edición.

La mano del maestro revisa el punto del arroz. Imagen cortesía valenciagastronomica.com

La mano del maestro revisa el punto del sofrito. Imagen cortesía valenciagastronomica.com

Y es que el “arroz a la valenciana” primera denominación de la paella valenciana según Francisco de Paula Martí y Mora (1761-1827), se cocinaba junto a la marjal de l’Albufera teniendo como primeros ingredientes productos próximos, anguilas, judías verdes y caracoles entre otros. De estos “arroces a la valenciana” que pronto alcanzan el reconocimiento de viajeros y visitantes se va forjando la fama boca a boca, quedando registros escritos como demuestra el extracto del propio Francisco de Paula Martí,

Orson Welles comiendo paella en Valencia.  fotografía de Canito, imagen de la exposición de organizada por la Diputación de Valencia en el centenario del fotografo.

Orson Welles comiendo paella en Valencia. fotografía de Canito, imagen de la exposición organizada por la Diputación de Valencia con motivo del centenario del fotógrafo.

“Los valencianos tiene la vanidad, a mi parecer bien fundada, de que nadie ha llegado a saberle condimentar mejor que ellos, ni de más diferentes modos, y es preciso concederles la preferencia, pues con cualquier cosa que lo guisen sea de carne, pescado o con legumbres solas, es sin duda un bocado sabroso, y tanto mejor cuanto más sustancia se le echa. Nada tiene de extraño que los valencianos hayan llegado en esta parte a un grado de perfección…”

Paella de domingo en Benicalap, años 50. Fotografía archivo Rafael Solaz.

Paella de domingo en Benicalap, años 50. Fotografía, archivo Rafael Solaz.

Y no le falta razón ni rigor a la cita, a pesar del tiempo trascurrido desde 1818 en que está datado el documento, pues se antoja tarea difícil la de encontrar familias en Alicante, Castellón o Valencia sin un pariente que cocine arroz en cualquiera de sus variantes, amén de la liturgia en que se ha convertido realizar la paella en días festivos, rodeados de allegados y amigos que siguen protocolos tradicionales dependiendo de la zona geográfica de su procedencia, siendo el más extendido y casi único denominador común, compartir el fetget, que es retirado previamente al añadido del arroz para consumir y compartir como aperitivo.

Paella después de la cosecha del arroz. Imagen del archivo de Rafael Solaz.

Paella después de la cosecha del arroz. Fotografía, archivo Rafael Solaz.

Con el tiempo, el protocolo de esta liturgia ha ido profesionalizándose, seguramente y en muchos casos, de manera casual en el inicio en los años 60 del s. XX, como demuestran muchos ejemplos de amas de casa metidas a cocineras de bares y restaurantes que llenaban sus locales, o llauradors con talento en el arte de la paella emprendiendo aventuras como cocineros, chefs o regentando merenderos y restaurantes de playa que no daban abasto. Atender a los turistas en aquellos años era prioritario, y de las necesidades hicieron virtudes, y de su casta fue creciendo más si cabe, el mito de la paella y del arroz en la Comunidad Valenciana.

En pleno tastarròs. Foto de Rubén Salcedo.

En pleno «Tastarròs». Fotografía de Rubén Salcedo.

Pero esa generación de paelleras y paelleros, es únicamente un eslabón en la cadena de quienes han empuñado la paleta y colgado el delantal para satisfacer a los comensales más exigentes, paladares que proceden de rincones del planeta cada vez más variados y cada vez más deseosos de meter la cuchara en el plato.

Tastarròs. Plaza del ayuntamiento. 21 de mayo de 2017. fotografía de Rubén Salcedo.

«Tastarròs». Valencia, Plaza del ayuntamiento. Domingo 21 de mayo de 2017. Fotografía de Rubén Salcedo.

“Tastarròs” probablemente sea la forma de hacer visible la ceremonia en que se convierte el hecho de hacer el arroz, que concluye en la materialización de una filosofía de vida, y la existencia de la vida requiere celebraciones, y el fuego y la paella son una forma de festejar, de culminar, al igual que el fuego es sinónimo de celebración cuando acaba el invierno y llega la primavera, como las fallas, como el fin de la siega tiene su fiesta, porque el trabajo realizado con esmero hace sudar la frente y requiere su recompensa con el mejor de los guisos.

Tastarròs. Paza del Ayuntamiento de Valencia. Domingo, 21 de mayo de 2017. Foto de Rubén Salcedo.

Tastarròs. Valencia, Paza del Ayuntamiento. Domingo 21 de mayo de 2017. Fotografía de Rubén Salcedo.

En lo tribal de las celebraciones y en la contemporaneidad de la cocina que no renuncia a sus raíces, la D.O de Arroz de Valencia pone el acento y proclama la reivindicación de la obra de arte efímera en que se ha convertido el plato de arroz, reuniendo para ello a veinticinco restauradores locales y de cuya mano han servido una gran variedad de platos entre los que destacan suculentas curiosidades, como por ejemplo un arroz meloso de clóchinas al curry rojo; un arroz de sepia, calabaza y gambón; o un meloso de secreto de cerdo con coliflor y trufa negra. Entre los locales colaboradores hay una lista que merece la pena guardar, (por orden alfabético): Anou, Casa Clemencia, Dos Estaciones, El Almacén NCR, El Poblet de Quique Dacosta, Esencia, Forastera, Goya Gallery, La Tavernaire, Lienzo, Mar de Avellanas, Nou Gourmet, Rías Gallegas, Tavella, Trencadish, Sergio Peris Gastronòmic y Asados Express (todos ellos de València), Casa Llopis y La Granja (Sueca), La Ferrera (Playa de Pinedo), Estela (Tavernes Blanques), La Sequieta (Alaquàs) y Gastroadictos (Segorbe).

Entre todos ellos, se calcula que sirvieron unas 25.000 raciones a los congregados en la fiesta inaugural, y durante la semana posterior, han ido ofertado otras variedades de arroces en sus cartas conforme a lo citado anteriormente (consultar en www.arrozvalencia.org)

Definitivamente, el más ácido de los críticos evaluaría cada uno de los arroces degustados en «Tastarròs 2017» por encima del notable, si bien es verdad que según la práctica del buen degustador, se deben dejan pasar unos minutos entre plato y plato para apreciar los contrastes, hay que tener en cuenta que hay maestros arroceros que tienen el punto se sal más perceptible que otros, de los que podemos dar fe, todos tuvieron en cuenta el precepto básico:

«Qui guisa dolç guisa per a molts, qui guisa salat guisa per al gat»

Vicente Chambó