Serigrafías de apoyo a Intramurs

Carpeta de serigrafías
Festival Intramurs

La galería Tapinearte ha presentado la carpeta de serigrafías con el trabajo que varios artistas han cedido para apoyar la segunda edición del festival Intramurs que tuvo lugar el pasado mes de octubre. Los artistas son: Mauro Entrialgo, Isabel G. Mondragón, Jorge Carla, Manolo Sánchez, Mavi Escamilla, Domingo Mestre, Azucena González, Democracia, Joan Verdú, Josechu Dávila y Eugenio Simó.

En total se han editado 150 carpetas, numeradas y firmadas por los artistas participantes. Una colección de once obras de 22×22 cm. cuyo precio de venta al público es de 150€. El dinero recaudado se destinará a sufragar distintos gastos del festival.

Obra de Mauro Entrialgo. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Mauro Entrialgo. Imagen cortesía de Intramurs.

Mauro Entrialgo (Vitoria-Gasteiz, 1965) ha dibujado y escrito historietas para periódicos (El País, Diario 16, Diario Vasco, Gaceta del Norte, Público…), revistas (El Víbora, Makoki, El gran musical, Playboy, Primera Línea, Cinemanía…) e internet. Tiene más de treinta libros publicados de este medio. Es socio fundador y miembro de la junta de dirección de la revista TMEO. Desde hace más de diez años mantiene una página semanal en el semanario El Jueves.

Isabel G. Mondragón por cortesía de Intramurs.

Isabel G. Mondragón por cortesía de Intramurs.

Isabel G. Mondragón es artista performer y poeta. Tiene una obra muy sutil y apenas acaba de empezar su trayectoria, la puedes seguir en este blog: https://lasposterioris.wordpress.com/sintoma-lorena-izquierdo-e-isabel-gmondragon/

Obra de Jorge Carla. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Jorge Carla. Imagen cortesía de Intramurs.

Jorge Carla (Madrid, 1974) es valedor de una pintura sinónimo de liberación y triunfo, transmite un trazo que no viaja hacia la nada, porque la ha abandonado. Fiel a su trabajo, a la dignidad del artista, del hombre, Carla no ha divergido por modas o modismos al uso, y con todo ello en un Arte Contemporáneo sin rumbo, lo convierte en un artista sólido.

Obra de Manolo Sánchez. Cortesía de Intramurs.

Obra de Manolo Sánchez. Cortesía de Intramurs.

Manolo Sánchez es diseñador gráfico y pintor. Lo suyo son las sombras cinematográficas, porque son muchos los iconos del cine recogidos en su obra; sombras bélicas, principalmente de la guerra civil española, sombras de vampiros y de mujeres fatales, igualmente cinéfilas.

Obra de Mavi Escamilla. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Mavi Escamilla. Imagen cortesía de Intramurs.

Mavi Escamilla (Utiel, 1960) se interesa más por el dibujo. Incluso ha llegado a manifestar que no pinta, sino que dibuja. No es de extrañar que no utilice pinceles para su obra. Como ella misma dice: “Cuando pinto prefiero la abstracción, me gustan los chorretones, las manchas, el gesto. La unión de estas dos pulsiones es lo que da ese aspecto a mi obra”.

Obra de Joan Verdú. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Joan Verdú. Imagen cortesía de Intramurs.

Joan Verdú (Alzira, 1959) es, según sus propias palabras,”hijo del pop y nieto del surrealismo” o “calígrafo que pinta y pintor que escribe”. Todas las semanas su pluma vitriólica y provocativa marca tendencia en el arte valenciano desde su columna «Versus Omnia», en Posdata, suplemento del diario Levante-EMV.

Obra de Domingo Mestre. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Domingo Mestre. Imagen cortesía de Intramurs.

Domingo Mestre (United artists from the Museum) es activista visual, escritor y productor cultural. Licenciado en BBAA por la UPV y máster interuniversitario en Gestión Cultural UV/UPV. En la actualidad forma parte de la Asamblea que gestiona el Solar Corona de Valencia y del equipo de organización del festival de arte urbano Intramurs, per l’art a València.

Obra de Democracia. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Democracia. Imagen cortesía de Intramurs.

DEMOCRACIA es un equipo de trabajo formado en Madrid por Iván López y PabloEspaña. La opción del trabajo en grupo responde a la intención de abordar una práctica artística centrada en la discusión y el enfrentamiento de ideas y formas de acción. Democracia trabaja también en la edición (son directores de la revista Nolens Volens) y en el comisariado (No Futuro, Madrid Abierto 2008, Creador de Dueños, Arte Útil). Fueron fundadores y miembros del colectivo El Perro (1989-2006).

Obra de Azucena Rodriguez. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Azucena González. Imagen cortesía de Intramurs.

Azucena González (Valencia, 1980) se hace cargo en su obra de la fragilidad que nos constituye, por mucho que lo olvidemos parapetados tras los múltiples caparazones ideológicos. Y lo hace, como quien sintiendo fríos los dedos junta sus manos, a base de la temperatura que ofrece el color.

Obra de Josechu Dávila. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Josechu Dávila. Imagen cortesía de Intramurs.

Josechu Dávila (Madrid 1966) es un artista reputado y multidisciplinado que trabaja con el vacío, el desaprovechamiento y la inutilidad como referencias, trastocando situaciones para generar emociones que queden en terreno de nadie.

Obra de Eugenio Simó. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Eugenio Simó. Imagen cortesía de Intramurs.

Eugenio Simó (Torrent, 1972) es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia, cursando estudios en dicha universidad y en la Accademia de Belli Arti di Venezia. Desarrolla su trabajo como diseñador dirigiendo el estudio de diseño que lleva su nombre y compaginándolo con su faceta de artista plástico.

La ¿última? exposición de Manolo Sánchez

‘De luces a sombras’, de Manolo Sánchez
Aula de Cultura La Llotgeta
Plaza del Mercado, 4. Valencia
Hasta el 25 de julio

“Cuando no hay luz el principio del túnel es como el final, sombra”. Esta afirmación de Nilo Casares sirve de preámbulo a la exposición de Manolo Sánchez en La Llotgeta de la que él es comisario. Porque la falta de luz en los ojos del artista, que va perdiendo progresivamente la visión, es la que provoca que el casi centenar de obras expuestas parezca provenir del reino de las sombras. Sombras cinematográficas, porque son muchos los iconos del cine recogidos en la exposición; sombras bélicas, principalmente de la guerra civil española, sombras de vampiros y de mujeres fatales, igualmente cinéfilas.

Obra de Manolo Sánchez en la exposición 'De luces a sombras' en La Llotgeta. Imagen cortesía del comisario Nilo Casares.

Obra de Manolo Sánchez en la exposición ‘De luces a sombras’ en La Llotgeta. Imagen cortesía del comisario Nilo Casares.

Sombras todas ellas debidas al hilo de luz con el que cuenta Manolo Sánchez a la hora de pintar. Con el 5% de visión en un ojo y el 15% en el otro, el artista de Chiva se las ingenia para mostrar 93 obras realizadas casi a tientas, en la que se presume que puede ser su última exposición. Razón por la cual Nilo Casares animó a Sánchez para que produjera tan prolífica serie dedicada a su gran pasión por el cine clásico de los años 50.

'De luces a sombras' de Manolo Sánchez, en La Llotgeta. Imagen cortesía de Nilo Casares.

‘De luces a sombras’ de Manolo Sánchez, en La Llotgeta. Imagen cortesía de Nilo Casares.

Recreando algunos de los iconos de ese cine clásico, principalmente del género negro, del oeste y de vampiros, Manolo Sánchez ha invertido el proceso de creación. Primero los ha dibujado y luego los ha trasladado a la pantalla del ordenador, donde con la lupa de aumento ha podido concluir una obra dominada por la escala de grises, que finalmente ha impreso en un papel especial. El resultado es ‘De luces a sombras’, un amplio muestrario de rostros astillados cuya proximidad al constructivismo se debe más a las limitaciones físicas que a una cuestión de estilo.

Obras de Manolo Sánchez en 'De luces a sombras'. Aula de Cultura La Llotgeta.

Obras de Manolo Sánchez en ‘De luces a sombras’. Aula de Cultura La Llotgeta.

“Son los destellos que él va teniendo”, explica Nilo Casares en relación con la serie de trabajos expuestos en La Llotgeta. Trabajos de un pintor con “mirada cinematográfica”, subraya el comisario. Una mirada que parece conjugar la falta de luz con su propia pasión por un tipo de cine, igualmente dominado por las sombras en las que parecen envueltos los personajes. Detectives repletos de claroscuros, mujeres zarandeadas por una vida turbia o vampiros saliendo de la oscuridad a punto de chupar la sangre de una víctima. También está la guerra civil española, que Sánchez rememora mediante vivencias de su pasado en Chiva.

Obra de Manolo Sánchez en 'De luces a sombras'. Aula de Cultura La Llotgeta. Imagen cortesía del comisario Nilo Casares.

Obra de Manolo Sánchez en ‘De luces a sombras’. Aula de Cultura La Llotgeta. Imagen cortesía del comisario Nilo Casares.

Diseñador gráfico y pintor, Manolo Sánchez accedió a trabajar ‘De luces a sombras’, tras encontrarse con Nilo Casares en La Filmoteca de Valencia para ver Amanecer de Murnau. Esa paradoja de quien perdiendo la vista convoca al comisario de su futura exposición para contemplar entre sombras dicho amanecer de película, también es característico del artista: “Tiene un gran sentido del humor”, puntualiza Casares. Humor de quien alumbra 93 piezas a partir del chorro de sombras que anega su mirada.

Obra de Manolo Sánchez en 'De luces a sombras'. Aula de Cultura La Llotgeta. Imagen cortesía del comisario Nilo Casares.

Obra de Manolo Sánchez en ‘De luces a sombras’. Aula de Cultura La Llotgeta. Imagen cortesía del comisario Nilo Casares.

De ahí el oportuno título ‘De luces a sombras’. La luz de las estrellas cinematográficas y de los resistentes al franquismo derivando, gradualmente, merced a la amplia paleta de tonalidades grisáceas, hacia el reino de las sombras. Manolo Sánchez, haciendo de la necesidad virtud, ha explotado al máximo la escasa luz de sus ojos para mostrar un caleidoscopio de rostros de enorme fuerza expresiva. Casi un centenar de obras al filo de lo imposible, con La Llotgeta haciendo de testigo mudo de la que puede ser la última exposición de Manolo Sánchez. Salvo que el Amanecer de Murnau le haya vuelto a iluminar por dentro.

Obra de Manolo Sánchez en 'De luces a sombras'. Aula de Cultura La Llotgeta. Imagen cortesía del comisario Nilo Casares.

Obra de Manolo Sánchez en ‘De luces a sombras’. Aula de Cultura La Llotgeta. Imagen cortesía del comisario Nilo Casares.

Salva Torres