‘Hangar 52’, de la mano del mago Yunke


‘Hangar 52’ , de la mano de Mago Yunke
Auditorio Cultural Leopoldo Peñarroja
Polígono la Moleta, 1, 12600 la Vall d’Uixó, Castellón
22 de noviembre 2019

El Auditorio Leopoldo Penarroja de La Vall d’Uxó acoge a uno de los mejores magos del mundo para inaugurar su gira llamada ‘Hangar 52’. Hablamos de Yunke, un ilusionista de origen castellonense que comenzó haciendo trucos de magia en comuniones y eventos “sin importancia” pero que, tras varios años trabajando y estudiando para ser el mejor en lo que hace, lo consigue. 

Yunke cuenta con el máximo reconocimiento en el mundo de la magia, habiendo logrado alzarse con el Premio Mundial de Grandes Ilusiones en el Campeonato de Magia de 2018, que ya logró ganar anteriormente en Lisboa en el 2000.

Yunke haciendo viajar al público al Antiguo Egipto – Imagen realizada por Irene Valdés durante el espectáculo

En este espectáculo, el mago de larga trayectoria mezcla desde grandes secretos nunca desvelados de Leonardo Da Vinci, hasta experimentos de la NASA de teletransportación, pasando por puertas interestelares del antiguo Egipto, rituales de guerreros de la Gran Muralla China y aviones desaparecidos de la Segunda Guerra Mundial, a través de increíbles efectos de luz, fuego, músicas – que transmiten sensaciones tales como tensión, melancolía o alegría- y sonido, resultando una coreografía para el espectador sencillamente memorable. 

Secretos de Leonardo Da Vinci – Imagen realizada por Irene Valdés durante el espectáculo

Cabe añadir, además, que la performance hace uso de una gran cantidad de medios audiovisuales, como son la cámara mediante planos secuencia en directo (con el típico “fallo” del retardo del sonido con la imagen), iluminaciones claras, oscuras, con tonos cálidos y fríos, y la propia voz en directo que capta el micrófono del gran ilusionista. No obstante, aunque sea una demostración hecha para captar la atención del público y su inconsciente, no deja atrás el humor en ningún momento.

Yunke en una de esas ‘ilusiones’ que provoca al espectador – Imagen realizada por Irene Valdés durante el espectáculo

Tras su periplo internacional, vuelve a España estrenando su espectáculo poniendo como condición que sea en su tierra natal. Hangar 52 «vuela» a Madrid, donde permanecerá del 5 de diciembre al 12 de enero. Sin duda, un viaje que vale la pena hacer. 

Saludo grupal de todos los participantes de la performance – Imagen realizada por Irene Valdés durante el espectáculo

Irene Valdés

Sencillamente, amor

Magia a la luz de la luna, de Woody Allen
Intérpretes: Colin Firth, Emma Stone, Maarcia Gay y Jacki Weaver
Estados Unidos, 2014

Probablemente Woody Allen, para sobrevivir a la angustia de la vida y de la muerte, nos regala una película todos los años desde 1982. Cada año una historia diferente, pero todas ellas salpicadas con mayor o menor intensidad de su irónico humor que se trasluce en la verborrea y las situaciones neuróticas de sus personajes. Tras la agria comedia, Blue Jasmine, sobre la especulación inmobiliaria y bancaria y la venganza femenina, la simpática, entretenida comedia romántica Magia a la luz de la luna. Sí, Magia a la luz de la luna es una película entretenida.  Con una narración concisa, clara y con buen ritmo consigue hacernos sentir la existencia menos molesta, por lo menos por dos horas. Y, ¡ya es mucho!.

Fotograma de 'Magia a la luz de la luna', de Woody Allen.

Fotograma de ‘Magia a la luz de la luna’, de Woody Allen.

Magia a la luz de la luna  pivota  sobre  la dialéctica de lo material y lo trascendental, lo racional y lo irracional, lo inteligible y lo ininteligible, lo natural y lo sobrenatural, lo mágico y lo científico,  lo masculino y lo femenino. Una dialéctica que Woody Allen inserta en la trama y en la caracterización de los personajes.

Veamos. El espacio temporal donde la historia se ubica ya marca ese contraste entre lo sensitivo-emocional y lo material-racional. La película  está ambientada en el espacio apacible y estival de la naturaleza del mediterráneo francés  a finales de los años veinte en plena expansión tecno-industrial. Y en ese ambiente surge la historia de amor entre el mago Stanley Crawford y la falsa médium Sophie. Él y ella enfrentados. Él, mejor mago del mundo, cuyos excepcionales trucos se sustentan en el conocimiento del pensamiento cognitivo, científico y tecnológico, frente a ella, una actriz desconocida, contratada para interpretar el papel de una mujer con poderes sobrenaturales. Él, invitado por un colega suyo para desenmascarar a esta médium, se ve envuelto en una farsa donde su pensamiento racional, científico, material se va a desmoronar.

Fotograma de 'Magia a la luz de la luna', de Woody Allen.

Fotograma de ‘Magia a la luz de la luna’, de Woody Allen.

Él frente a ella: ella mira a él, él mira a ella. Ambos atrapados por la mirada. Una mirada  que atraviesa la conciencia racional de él hasta penetrarle en el corazón. Y surge el amor: un sentimiento que nace de lo irracional-inconsciente de la mirada.

Magia a la luz de la luna nos cuenta una sencilla historia donde el amor atraviesa la dialéctica de lo material y lo trascendental, lo racional y lo irracional, lo inteligible y lo ininteligible, lo natural y lo sobrenatural, lo mágico y lo científico,  lo masculino y lo femenino. Fin.

Fotograma de 'Magia a la luz de la luna', de Woody Allen.

Fotograma de ‘Magia a la luz de la luna’, de Woody Allen.

Begoña Siles