‘Gloriana’, De Benjamin Britten, en el Teatro Real

‘Gloriana’, de Benjamin Britten
Una producción del Teatro Real, la English National Opera y la Vlaamse Opera (Ópera Flamenca) de Amberes
Teatro Real
Plaza de Isabel II, Madrid
Hasta el 24 de abril de 2018

El Teatro Real ofrece, hasta el 24 de abril de 2018, diversas funciones de ‘Gloriana’, de Benjamin Britten, en una nueva producción del Teatro Real, en coproducción con la English National Opera y la Vlaamse Opera (Ópera Flamenca) de Amberes.

Será la séptima ópera del gran compositor inglés que se presenta en el Teatro Real desde su reapertura ─’Peter Grimes’ (1997), ‘El sueño de una noche de verano’ (2006), ‘La violación de Lucrecia’ (2007), ‘Otra vuelta de tuerca’ (2010), ‘Muerte en Venecia’ (2014) y ‘Billy Budd’ (2016)─, además de las obras infantiles ‘El pequeño deshollinador’ (2005, 2006 y 2008) y ‘El diluvio de Noé’ (2007).

Gloriana. Makma

‘Gloriana’ llegará por primera vez a Madrid bajo la batuta del director musical del Teatro Real, Ivor Bolton ─cuya lectura de ‘Billy Budd’, el pasado año, fue unánimemente aplaudida─ y con dirección de escena de David McVicar, muy fiel a la dramaturgia de la ópera. Este prestigioso director escocés vuelve a demostrar su meticuloso y hondo trabajo actoral, que ya se ha podido ver en 2010, también con un título de ‘Britten’ ─una intimista e inquietante versión de ‘Otra vuelta de tuerca’─ y posteriormente en ‘La traviata’ y ‘Rigoletto’, ambas de 2015.

Benjamin Britten (1913-1976) compuso ‘Gloriana’ para celebrar la coronación de la reina Isabel II de Reino Unido, que ha cumplido recientemente 65 años de reinado. El solemne y pomposo estreno de la ópera en el Covent Garden de Londres el 8 de junio de 1953, con la presencia de los más altos dignatarios del Reino Unido y de la realeza europea, resultó un estrepitoso fracaso, ya que la ópera retrata con crudeza un episodio poco digno de la atribulada vida de la reina Isabel I (1533-1603), que se debate entre sentimientos y pasiones “demasiado humanos”, sin el aura heroica que esperaba el público selecto congregado para la ocasión.

Ver a la mítica “reina virgen” renacentista, ya en edad avanzada y en el apogeo de su  reinado ─n el que florecieron William Shakespeare, Francis Bacon o Christopher Marlowe─namorada del joven (y casado) conde de Essex y actuando con ira y despecho, o despojada de su peluca en la intimidad de sus aposentos, supuso tal desconcierto para los asistentes, que la crítica castigó a Britten sin compasión, confundiendo el valor intrínseco de la partitura con la inadecuación de su tema a las circunstancias festivas del acontecimiento.

Imagen de un instante de la representación de 'Gloriana', de Benjamin Britten. Fotografía de Javier del Real, cortesía del Teatro Real.

Imagen de un instante de la representación de ‘Gloriana’, de Benjamin Britten. Fotografía de Javier del Real, cortesía del Teatro Real.

Después de un largo letargo, y ya alejada del contexto social de entonces, ‘Gloriana’ fue poco a poco imponiéndose en la programación de los teatros, por la calidad musical y dramatúrgica de la ópera, que alterna momentos de magnificencia operística casi verdianos con escenas de intimismo, una orquestación refinada llena de evocaciones de la música renacentista ─obre todo de Purcell─ y personajes herederos del teatro shakesperiano.

Son precisamente dos británicos conocedores de la rica tradición teatral inglesa y de la obra de Britten los encargados de dirigir la producción que se estrenará en el Teatro Real.

David McVicar sitúa a la Reina en el centro de un mundo palaciego corrompido e hipócrita, que ella controla con mano de hierro, en la misma medida en que es atentamente vigilada por súbditos y cortesanos, en una Europa inmersa en luchas religiosas y territoriales.

Isabel I se mueve en una escenografía depurada y conceptual de Robert Jones, que enfatiza el trabajo actoral de los intérpretes. El rico vestuario isabelino concebido por Brigitte Reiffenstuel, inspirado en pinturas de la National Gallery de Londres, asume un carácter casi escenográfico. La ópera reflejará así, en la escena, la ósmosis que traspasa también la música de Britten, escrita en el siglo XX pero impregnada de olores y colores renacentistas.

Ivor Bolton estará al frente de un doble elenco encabezado por las sopranos Anna Caterina Antonacci y Alexandra Deshorties, que estarán secundadas por un reparto muy coral ─Leonardo Capalbo y David Butt Philip (Robert Devereux, conde de Essex), Paula Murrihy y Hanna Hipp (Frances, condesa de Essex), Duncan Rock y Gabriel Bermúdez (Charles Blount, Lord Mountjoy), Sophie Bevan y Maria Miró (Penelope, Lady Rich, hermana del conde de Essex), Leigh Melrose y Charles Rice (Sir Robert Cecil, secretario del Consejo), David Soar y David Steffens (Sir Walter Raleigh, capitán de guardia)─ acompañadas por el Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real y los Pequeños Cantores de la JORCAM.

Imagen de un instante de la representación de 'Gloriana', de Benjamin Britten. Fotografía de Javier del Real, cortesía del Teatro Real.

Imagen de un instante de la representación de ‘Gloriana’, de Benjamin Britten. Fotografía de Javier del Real, cortesía del Teatro Real.

 

Apocalipsis ecológico en La Neomudéjar

‘Apocalipsis’, de Mahé Boissel
Museo La Neomudéjar
Antonio Nebrija s/n, Madrid
Hasta el 6 de mayo de 2018

“El apocalipsis ahora es ecológico y los humanos somos los primeros responsables”.

El Museo La Neomudéjar, Centro de Artes de Vanguardia y Residencia Artística Internacional, acoge, hasta el 6 de mayo de 2018, la exposición ‘Apocalipsis’, de la artista francesa Mahé Boissel, cuyo horizonte proposicional asienta una visión femenina sobre el fin del mundo.

“Estamos viviendo el Apocalipsis. Aquí y ahora”. En palabras de la autora, vivimos el fin del mundo “cada día, representado por los horrores de múltiples guerras y catástrofes naturales. Es algo universal y globalizado”.

Con ‘Apocalipsis’, Boissel no pretende realizar un catálogo exhaustivo de hechos, ni un inventario histórico. La artista, que desarrolla su trabajo principalmente entre Madrid y Marsella, recopiló durante años todo tipo de fotos y portadas de periódicos sobre catástrofes naturales. En este proyecto reúne todos los materiales que ha utilizado hasta hoy, como son pintura, dibujo, tela y escritura.

Imagen de una de las obras que forman parte de 'Apocalipsis', Mahé Boissel. Fotografía cortesía de La Neomudéjar.

Imagen de una de las obras que forman parte de ‘Apocalipsis’, Mahé Boissel. Fotografía cortesía de La Neomudéjar.

La exposición comprende casi trescientas obras, algunas de gran formato (210×140 cm, 162×114 cm, 162×130 cm), realizadas en tela, papel o lienzo.

Todo el proyecto se articula alrededor de una escultura central, un ángel –mujer–, que viene a anunciarnos el fin. Este ángel está hecho con guantes encontrados en las calles y en los parques. Por debajo de las faldas de esta escultura, nos guían caminos, hechos también de guantes, que apuntan a las representaciones de las catástrofes pronosticadas: terremotos, inundaciones, incendios, etc.

“Digamos que no tengo otro compromiso que el de mi lugar en el mundo como artista. Mi único prejuicio es ser la mirada de una mujer en la sociedad”.

“Cuando me conmueve la tierra, hay apocalipsis a la esquina del bosque Se lo digo: el tiempo antes/ de tiempo es un papel de artista
La noche calca el instante
El sueño recorta un lienzo
Yo escribo la revancha de las chicas de ojos claros Y las mañanas cayeron todas
Aquí viene el caballo con cara de plomo
Aquí viene la bella con tez de muerto
Remendé los lugares interrumpidos del pensar
Los hilos rojos bajaron la ladera de los montes
Mi corazón en avalancha vio cómo llegaba el Apocalipsis”
(Mahé Boissel)

Imagen de una de las obras que forman parte de 'Apocalipsis', Mahé Boissel. Fotografía cortesía de La Neomudéjar.

Imagen de una de las obras que forman parte de ‘Apocalipsis’, Mahé Boissel. Fotografía cortesía de La Neomudéjar.

 

Fallece el coleccionista Vicent Madramany

Vicent Madramany (L’Alcudia, 1946). Coleccionista y mecenas
Director de À cent mètres du centre du monde, de Perpignan (Francia)
Sábado 31 de marzo de 2018
Con motivo de su fallecimiento el 29 de marzo, reproducimos la entrevista realizada en la Fundación Chirivella Soriano como parte responsable de la exposición de Artur Heras.
Descanse en paz.

“Coleccionistas de verdad hay muy pocos”, advierte Vicent Madramany. Le faltó añadir que él es uno de ellos. Director del museo de arte contemporáneo de Perpiñán, que lleva el significativo nombre de À cent mètres du centre du monde, en alusión a Dalí, Madramany se acercó a Valencia como parte responsable de la exposición de Artur Heras en la Fundación Chirivella Soriano. De las 44 piezas exhibidas, 42 pertenecen a su colección; las otras dos son propiedad del propio artista. Piezas de gran formato que, a modo de antológica, permiten contemplar 50 años del trabajo de Heras, los que van de 1964 a 2013 (Ver: https://www.makma.net/seduccion-iconografica-elegante-protesta/).

Aunque “lo importante son los artistas”, razón por la cual Vicent Madramany prefirió mantenerse en un segundo plano durante la presentación de la antológica, lo cierto es que su trayectoria como coleccionista bien merece un aparte. Su trabajo de importación y exportación de frutas le llevó, entre otros lugares, a Perpignan, donde fue barruntando la idea de crear un museo de arte contemporáneo. Idea que dio sus frutos (nunca mejor dicho), tras la compra de un viejo almacén de frutas y verduras, que se hallaba muy cerca de la estación de tren de Perpignan, a la que Salvador Dalí dedicó una de sus obras tras delirante visión: “El universo, que es una de las cosas más limitadas que existe, sería –guardando las proporciones, similar por su estructura a la estación de Perpignan”.

Vicent Madramany, junto a la obra 'Consum nacional brut' de Artur Heras. Foto: MAKMA

Vicent Madramany, junto a la obra ‘Consum nacional brut’ de Artur Heras. Foto: MAKMA

Madramany, haciendo uso explícito del delirio daliniano, bautizó su museo tomando como referencia esas palabras y los aproximadamente 100 metros que lo separaran de la estación de tren: À cent mètres du centre du monde. Museo del que provienen la 42 piezas de Artur Heras y donde Madramany acumula y exhibe obras principalmente de artistas valencianos y franceses. “El coleccionista es la persona que intenta hacer un homenaje a los artistas coleccionando su obra para que perdure en el tiempo”. Nada que ver con los coleccionistas que, como champiñones, brotaron a causa del esplendor inmobiliario. “Hay quienes han comprado arte por una finalidad especulativa, como un producto financiero”.

Madramany entiende que esa “especulación del producto artístico” ha terminado por “marear mucho” el mercado del arte. “Ha habido un exceso de artistas y de obras”, lo mismo que “hay muchos museos que son almacenes de obras mediocres”, y pone como ejemplos el Hermitage de San Petersburgo o el Louvre de París. “Prefiero el Museo del Prado o la National Gallery de Londres”. Para Madramany, “la pintura, salvo milagros, no es una inversión”. Y como “el olvido” suele ser a su juicio el “destino normal de la mayor parte de la obra creativa”, la función del coleccionista es la de poder “rescatar” de ese olvido a los artistas.

Vicent Madramany, junto a la obra 'Consum nacional brut' de Artur Heras. Foto: MAKMA

Vicent Madramany, junto a la obra ‘Consum nacional brut’ de Artur Heras. Foto: MAKMA

“Hay mucha gente que invierte, pero coleccionistas de verdad, los que lo hacen por placer, no abundan, y no es el principal motor del mercado del arte”. Conjugar ese placer, que permite dar testimonio de la “obra bien hecha”, con la justa proporción de rentabilidad derivada del valor creativo, es lo que Vicent Madramany persigue con su colección de obras en À cent métres du centre du monde. Casi medio centenar está ahora en la Fundación Chirivella Soriano. Piezas de gran formato, porque “una obra cuando es buena tiene más fuerza a tamaño grande”. Que es lo que le suceden a las 44 piezas de Artur Heras. Madramany está de enhorabuena.

Vicent Madramany, al lado de la obra 'El sueño del capitán España' de Artur Heras. Foto: MAKMA

Vicent Madramany, al lado de la obra ‘El sueño del capitán España’ de Artur Heras. Foto: MAKMA

Salva Torres

El realismo mágico de ‘La balada del hombre pájaro’

‘La balada del hombre pájaro’, Francisco J. de los Ríos (Teatro del Sótano)
Con Manuel Aguilar, Jennifer Baldoria y Jorge Bódalo
Sala La Ulsina
Palos de la Frontera 4, Madrid
Estreno: viernes 6 de abril de 2018 a las 20:00

El crítico y literato José Antonio Pertuondo definía el realismo mágico como “una actitud frente a la realidad”; una actitud para mostrar lo irreal o extraño como algo cotidiano y común.

Y eso es ‘La balada del hombre pájaro’, un alegato por la vida y por la paz, que desborda lirismo mientras se “disfraza” de irreal para ocultarse del horror de lo cotidiano.

Es, también, un ejercicio para la reflexión, un mea culpa recitado en susurros, una oportunidad para emprender, de nuevo, el vuelo.

Manuel Aguilar. Makma

Manuel Aguilar interpreta al Hombre Pájaro, con una sensibilidad y una fuerza que convierten su trabajo en una creación digna de estudio. Sinceramente, verle interpretar esta obra es algo que se queda en la memoria. Es evidente que este personaje le estaba esperando, agazapado en un rincón durante años, escondido entre montones de notas, para saltar sobre él y fusionarse. Dudo mucho que pueda librarse de él. Manuel Aguilar será ya un Tangata Manu para siempre.

Jennifer Baldoria nos regala una nueva lección de interpretación orgánica, en su línea, reafirmando el estilo característico de Teatro del Sótano. Trágica y vulnerable, interpreta a la MUJER, abriéndose paso entre los restos de un mundo caótico, luchando por volver “a ser”, porque esta obra habla también de la necesidad de ser para alguien y así poder existir.

Jorge Bódalo nos demuestra que no existen los “papeles pequeños”, rematando la obra con unos minutos finales gloriosos, en los que su voz, grave y magnífica, resuena en la soledad de un vertedero-cementerio.

En cuanto a mí, solo puedo añadir que han merecido la espera estas casi dos décadas de reescribir una y otra vez este texto que, irremediablemente, se instalará en la memoria de aquellos que “buscan desentrañar el misterio que se esconde y palpita en el mundo” (Franz Roh).

Jennifer Baldoria y Manuel Aguilar durante un instante de 'La balada del hombre pájaro'. Fotografía cortesía de la compañía.

Jennifer Baldoria y Manuel Aguilar durante un instante de ‘La balada del hombre pájaro’. Fotografía cortesía de la compañía.

Francisco J. de los Ríos
Director de Teatro del Sótano

Realidad cinematográfica transfronteriza en el XV FCAT

XV Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger (FCAT)
Tarifa
Del 27 de abril al 5 de mayo de 2018
Tánger
Del 26 de abril al 3 de mayo de 2018

El Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger (FCAT) cumple 15 años en su edición de 2018 dando a conocer las cinematografías del continente africano en España y América Latina. A través de filmes que hablan de la cotidianidad de sus lugares y no sólo y necesariamente de derechos humanos, el FCAT ha conseguido que se conozca la diversa y rica realidad de África de la mano de sus cineastas.

Los 15 años del FCAT se han celebrado en Madrid, en un acto en la librería Ocho y Medio, donde se ha presentado la edición de este año, que se celebrará entre el 27 de abril y el 5 de mayo. La directora del festival, Mane Cisneros, ha destacado que el FCAT “cumple el viejo sueño de unir a través de la cultura dos continentes convirtiéndose así en el único evento cinematográfico transfronterizo y transcontinental que se celebra en simultáneo en España y Marruecos”.

FCAT. MAKMA

El acto ha comenzado con una muestra de apoyo a la comunidad senegalesa en Madrid y con una llamada a la calma para que se respete la diversidad en un barrio multicultural único en Europa como es Lavapiés.

El alcalde de Tarifa, Francisco Giráldez, para quien la cultura es “la mejor herramienta” para la unión, ha acudido a la cita en Madrid donde ha destacado que “creer en las alianzas culturales, en el atractivo de las fronteras significa invertir tiempo y recursos”. El primer edil tarifeño ha añadido que “quince años son poco para cambiar dinámicas, pero son un principio para que las fronteras se ablanden”.

Durante la presentación se ha desvelado el cartel del FCAT 2018 que protagoniza el actor español Emilio Buale, quien inició su carrera en el cine de la mano de Imanol Uribe con la película ‘Bwana’. La imagen de este año reivindica a la afrodescendencia española en el cine, las artes escénicas y la música en un cartel que también simboliza los 15 años del Festival de Cine Africano y su ayuda a esta visibilización. “El FCAT se ha convertido en una cantera de especialistas del cine africano en España”, en palabras de Mane Cisneros.

El actor Marius Makon, el consejero cultural de la embajada de Marruecos en España Abdellah Dghoughi, la directora del FCAT Mane Cisneros, el concejal delegado de cultura de Tarifa Antonio Cádiz y el alcalde de Tarifa Francisco Ruiz en la presentación del FCAT 2018 en Madrid. Fotografía cortesía del festival.

El actor Marius Makon, el consejero cultural de la embajada de Marruecos en España Abdellah Dghoughi, la directora del FCAT Mane Cisneros, el concejal delegado de cultura de Tarifa Antonio Cádiz y el alcalde de Tarifa Francisco Ruiz en la presentación del FCAT 2018 en Madrid. Fotografía cortesía del festival.

De hecho, la afrodescendencia española será el centro de atención en el VI Árbol de las Palabras, el espacio de encuentro y reflexión del FCAT enmarcado en el Programa ACERCA de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). El festival volverá a ser lugar de encuentro, de conocimiento, de intercambio y de comunicación de los actores, actrices, gentes del cine y artistas africanos y españoles de origen afrodescendiente con el resto de la sociedad española. A este encuentro se sumarán artistas internacionales de la diáspora, con el objetivo de crear redes y promover contactos que puedan llevar a futuros proyectos comunes África-Diáspora.

En el Árbol de las Palabras se debatirá sobre la complejidad del sector en sus diferentes realidades y lo harán artistas de Reino Unido-Zambia, Italia-Ghana o Francia-Senegal, además de españoles hijos de la diáspora como Santiago Zannou, Armando Buika, Silvia Albert, Lucía Mbomío, Marius Makon, Malcolm Sitté, Astrid Jones, Emilio Buale, Will Shepard o Farah Hamed, entre otros. Poesía, teatro y el espectáculo de afroflamenco contemporáneo de Yinka Esi Graves pondrán la guinda a este espacio de reflexión.

Asimismo, se ha anunciado que el FCAT 2018 dedicará una retrospectiva al histórico cineasta marroquí Ahmed Bouanani (1938–2011) quien, aunque nacido en Casablanca, estudió cinematografía en el Institut des Hautes Études Cinématographiques (IDHEC) en París. Bouanani no solo trabajó como director, sino también como montador y guionista para otros directores marroquíes, además de publicar varios volúmenes de poesía. Esta retrospectiva se presentó por primera vez en el marco de la Berlinale 2017.

La cantante Biselé, nacida en Canarias de padres guineanos y cuyo nombre artístico está tomado del de la tribu de su madre, fue la encargada de pone música a la presentación madrileña con un concierto acústico donde sonaron sus canciones con sabor a mundo: Jazz, flamenco e influencias guineanas.

FCAT. MAKMA

Más información en http://www.fcat.es/

 

Danny y sus campeones, pasión, alma y raíces

Danny And The Champions of The World
Gira España 6,7,8,9 y 10 marzo – Vitoria (Hell Dorado), Valencia (Loco Club), Madrid (El Sol), Bilbao (Kafe Antzokia), Valles Piloña (AMC Bocanegra)
Sala Loco Club
C/Erudito Orellana nº 12
Valencia
Miércoles 7 de marzo del 2018 a partir de las 22:00 horas
Entrada anticipada 15 € Web Loco Club · Taquilla 18 €

danny champions of the world-1

Danny And The Champions of The World

Desde que comenzase la década 10 del S.XXI ha ido creciendo considerablemente el reconocimiento popular de Danny y sus Campeones del Mundo, sobre todo a partir de sus últimos discos, el “Hearts and arrows” del 2011, el “Stay true” del 2013, el “What kind of love” del 2015 y el más reciente “Brilliant light” del 2017. A destacar también el directo “Live Champs!” del 2014, un trabajo que demostró el enorme potencial que poseen en vivo.

danny-and-the-champions-of-the-world-brilliant-light-1

Portada del disco ‘Brilliant light’ de Danny & The Champions of The World

Es el mencionado “Brilliant light” la razón principal de la nueva gira por España del australiano afincado en Reino Unido. Se trata de un trabajo doble compuesto por 18 canciones, algunas de las cuales podrían considerarse como las mejores de su carrera. Ejemplos de ello son “Bring me to my knees”, “Consider me” y “Gotta get things right in my life”.

Asimismo, y pese a la excesiva cantidad de cantinelas que obran en su contenido, hay otros temas destacables en ese disco como “Waiting for the right time”, “It’s just a game (that we were playing)”, “Never in the moment”… Y por supuesto qué decir de “In hit me” o de tres baladas como “You’ll remember me”, “Swift street” o “Don’t walk away”.

danny champions of the world-3

Sus influencias son muy dispares, de auténticas instituciones musicales de la talla de Otis Redding, Arthur Alexander, Willy DeVille, Bob Dylan, Tom Petty… El tono épico de sus guitarras y el excelente acompañamiento musical por parte de los miembros de la banda de Campeones son otros factores a destacar. Al final podríamos decir que su estilo es música de raíces americana que cabalga entre folk, country, soul, rock y rhythm&blues.

danny_champions-gira-españa-2018 0

Cartel de la gira española Marzo 2018 de Danny and The Champions of The World

Para un servidor que ha tenido el privilegio de verles alguna vez en directo, mención especial a aquella extraordinaria experiencia en el Castillo de Frías (Burgos) dentro del Festival homenaje a The Last Waltz, es una vivencia imborrable, una auténtica ceremonia gracias a ese cóctel apasionado y arrebatador, cuyo buen rollo tanto conecta con los asistentes.

danny champions of the world-2

Danny And The Champions of The World

Lugares como Vitoria Gasteiz en Helldorado, Loco Club en Valencia, El Sol en Madrid, Antzokia en Bilbao y Piloña en Asturias son los sitios por donde pasará el Tour de Danny and The Champions of The World. Dificílmente, por no decir imposible, alguien saldrá decepcionado de una de las citas de esta esperada y recomendable gira. Ineludible para los amantes de la música popular de calidad.

Juanjo Mestre

Dirección femenina: coraje de mujer

La librería, de Isabel Coixet (Goyas a Mejor película, dirección y guión adaptado)
Verano 1993, de Carla Simón (Goyas a Mejor dirección novel, actor de reparto y actriz revelación)
Premios Goya
Sábado 3 de febrero de 2018

“Lo que más valoro de un ser humano es la virtud que comparte con dioses y animales: el coraje”. Estas son las palabras del Sr. Brundish, personaje de ‘La librería’, que dirige a su interlocutora la Sra. Green, protagonista de la película, para añadir a continuación: “Y usted Sra. Green posee esa cualidad en abundancia”.

Fotograma de 'La librería', de Isabel Coixet.

Fotograma de ‘La librería’, de Isabel Coixet.

Y verdaderamente hay que tener mucho coraje no sólo para abrir una librería en un pueblo pequeño de la costa norirlandesa en los años cincuenta, sino también para colocar en el escaparate y recomendar abiertamente la lectura de la polémica obra de Vladimir Nabokov, ‘Lolita’.

Un estado de ánimo que comparte Frida, la niña protagonista de la opera prima, ‘Verano 1993′, de Carla Simón. En ella, relata el valor de la citada Frida, una niña de seis años, para adaptarse a su nueva vida tras la muerte de su madre. ‘Verano 1993′ narra la experiencia de un duelo vivido con llanto silencioso, inocente y valiente.

Fotograma de 'Verano 1993', de Carla Simón.

Fotograma de ‘Verano 1993′, de Carla Simón.

Oda a la creación

‘La librería’ y ‘Verano 1993′ son una oda al coraje para vivir, para creer y crear en la vida. Un coraje que las dos directoras han transmitido a sus personajes femeninos y a sus respectivas historias. Un coraje exhalado de la intensa y personal mirada creadora de ambas realizadoras. Así, la experimentada mirada de Isabel Coixet -16 películas reconocidas y premiadas a nivel nacional e internacional- y la novel de Carla Simón han conseguido conmover al público, a los miembros de la Academia de Cine español y a los miembros de los jurados  de diversos festivales.

Un impetuoso valor creativo que supera cualquier impedimento que la industria cinematográfica pueda imponer a las mujeres, demostrando que  cuando la creación está adherida a las entrañas angustiosas del creador, ésta consigue derribar todas las barreras hasta ofrecer la obra al mundo.

Ahora bien, se deberían impulsar ciertas políticas sociales, económicas y educacionales para que ese tránsito sea menos abrupto y el camino de la creación fuese menos intrincado y más llano en su andadura. De ese modo, probablemente, más mujeres se animarían a adentrarse por esa senda de la creación y, con ello, quién sabe, tal vez habría más mujeres nominadas y galardonadas en los festivales.

Fotograma de 'La librería', de Isabel Coixet.

Fotograma de ‘La librería’, de Isabel Coixet.

Begoña Siles

‘El alma dormida’, vuelve la gira de Lapido

José Ignacio Lapido
Sala Loco Club
Calle del Erudito Orellana, 12 Valencia
Viernes 2 de febrero a partir 23:00 h
Entradas: 14 € anticipada, 18 € en taquilla
Punto de venta: http://www.lococlub.org/ y CRETIN (C/ Quart nª 41 de Valencia)

Vuelve 'El alma dormida', la gira de Lapido

Imagen de Lapido extraida del videoclip canción “¡Cuidado!”

A partir del pasado mes de septiembre del 2017 se dispararon las expectativas cuando veía la luz el nuevo single promocional de José Ignacio Lapido. Hablamos de “¡Cuidado!”, un tema sumamente adictivo donde el compositor, a través del librepensamiento, nos ponía alerta para cuestionar muchas cosas, convirtiéndose inmediatamente en uno de los grandes himnos del granadino. Con una temática similar se ha extraído un segundo single en el presente 2018, “La versión oficial”, con videoclip incluido.

En cuanto al último álbum la fecha elegida en que se hizo oficial su publicación fue el 20 de octubre. Con título “El alma dormida”, era un trabajo muy esperado ya que tuvo que retrasarse debido a la exitosa “Maniobra de resurrección” con los 091 durante el 2016.

Lapido-nuevo-disco-El-Alma-Dormida

Portada del disco “El alma dormida” de José Ignacio Lapido

Está producido conjuntamente por Raúl Bernal, Víctor Sánchez, Pablo Sánchez y el propio Lapido. Como viene siendo frecuente en los últimos tiempos el maestro está acompañado por su banda habitual, es decir, Víctor Sánchez, Raúl Bernal, Popi González y Jacinto Ríos.

Vuelve 'El alma dormida', la gira de Lapido-2

Lapido en los estudios de grabación con Víctor Sánchez, Raúl Bernal, Popi González y Jacinto Ríos. Imagen incluida en el reportaje ‘El despertar de un alma del rock’ del diario GranadaHoy

A nivel general podemos decir que algunas letras son trascendentales y tienen que ver con el rápido transcurso existencial, como la extraordinaria “Lo que llega y se nos va”, escrita a partir del fallecimiento de su madre y con el punto de partida en las “Coplas a la muerte de su padre”, la elegía de Jorge Manrique en el S.XV.

También temas que tocan la lucha social en “Como si fuera verdad”, sobre reivindicación de su trayectoria en “Nuestro trabajo”, sobre las películas y las bandas de los años 60 en “Dinosaurios”, sobre misticismo en “Estrellas del Purgatorio”, sobre cruces de caminos en “No hay prisa por llegar”, o sobre esos rincones del corazón en “Enésimo dolor de muelas”, “Mañana quien sabe” o “La escalera de incendios”. Todas ellas completan un disco que marca el estado de madurez de un artista cuya regularidad debería estar mejor considerada.

jose-ignacio-lapido-

José Ignacio Lapido

Durante los meses de noviembre y diciembre se presentó “El alma dormida” en Murcia, Sevilla y Granada. La Sala Loco Club de Valencia acoge la reanudación de una gira imprescindible antes de pasar por Madrid, Barcelona, Zaragoza, Córdoba, Málaga, Bilbao… Si Lapido se pone en línea de tiro ningún aficionado a la música de calidad realizada en uno de nuestros ricos idiomas debería perdérselo. Altamente recomendable es poco.

Juanjo Mestre

Surfing Magazines, otro proyecto de David Tattersall

The Surfing Magazines
Sala Loco Club
Calle del Erudito Orellana, 12
Valencia
25 de enero a partir 22:00 h

the surfing magazines gira

Franic Rozycky, Charles Watson, David Tattersall y Dominic Brider.

Una de las grandes sorpresas musicales del pasado año 2017 fue el nuevo proyecto de David Tattersall, líder de The Wave Pictures, acompañado de su inseparable bajista Franic Rozycky, del guitarra y también vocalista Charles Watson (de Slow Club’s), y del batería Dominic Brider.
the sufing magazines disco

Portada disco The Surfing Magazines

De gira andan por nuestro país, presentando un notable disco homónimo cuyas melodías se acercan al blues psicodélico sixtie, al surf en algunas incursiones instrumentales a lo Link Wray, al garage o al beatpop, con influencias dispares, desde Bo Diddley a los Doors, pasando por los Modern Lovers.
Cartel de la gira por España de The Sufing Magazines.

Cartel de la gira por España de The Sufing Magazines.

Dentro de ese tour intenso por Gijón, Oviedo, Almendralejo, Madrid, San Sebastían, Bilbao, Zaragoza y Barcelona tienen previsto recalar en la mítica Sala Loco Club de Valencia el próximo 25. Una oportunidad altamente recomendable para saber cómo se las gasta en vivo este recomendable combo.



Juanjo Mestre

La metafísica del objeto de Iván Araujo

‘Todas las mañanas del mundo’, de Iván Araujo
APPA art gallery
Concepción Jerónima 21, Madrid
Hasta el 21 de enero de 2018

La galería madrileña APPA art gallery acoge la exposición ‘Todas las mañanas del mundo’, una selección de más de una treinta de obras del artista Iván Araujo (Madrid, 1971) -cuyos fundamentos técnicos transitan la pintura, el grabado, el libro de artista y la escultura-, que podrá visitarse hasta el próximo 21 de enero de 2018.

Sin duda, adentrarse en el horizonte de ‘Todas las mañanas del mundo’ supone inmiscuirse en el acervo simbólico de un artista exigente para con el espectador, manejando una fértil acepción o requerimiento de esta rigurosidad que conmina al observador a ser partícipe último de cuantos elementos se concitan en su propuesta.

Para ello se requiere desperezar la energía primera, adoptar la porosidad de ideas como fundamento de partida, permitir que eclosione, vigorosa, la intelección para dejarse conducir “por ese paisaje que se vislumbra tras la mirada atenta de las cosas y que se impresiona como un sedimento en la memoria”, tal y como sugiere y manuscribe el artista a propósito de la denominación de su propuesta expositiva.

Imagen de la obra 'Bodegón Infinito XIX', de Iván Araujo. Fotografía cortesía de APPA art gallery.

Imagen de la obra ‘Bodegón Infinito XIX’, de Iván Araujo. Fotografía cortesía de APPA art gallery.

Gravita ‘Todas las mañanas del mundo’ en rededor del objeto, erigido en raquis y símbolo, en elemento vertebrador y semiótico, en pieza elemental y última; “un objeto que siempre tiene que ver con el autor” y su entorno, con el espacio que ocupa y que lo rodea. Araujo implementa, de este modo, un guiño a la naturaleza muerta como género pictórico, “como fuente de sinergias entre los distintos objetos que presenta, silenciosa pero siempre vibrante, y con una historia contada a medias entre mi descripción de un escenario y el espectador que le da vida en su imaginación”.

Y vibrante debe ser su homenaje a la propia pintura en tanto que avezado y erudito espectador de cuantas referencias conscientes y explícitas se dan cita en la inquietante nómina de lienzos que conforman una de la extremidades de la muestra. Se asilan, afianzados en sus bodegones –formulados como espacios cronológicamente suspendidos, en los que palpita la premeditada ausencia del personaje– la memoria límbica de la pintura metafísica –escenografía cuasiteatral de Giorgio de Chirico o Carlo Carrá–, el eclecticismo de la Transvanguardia italiana –y la alegoría de la figura humana que postula Domenico “Mimmo” Paladino–, el objeto imposible y teselado de Maruits Cornelis Escher o las arquitecturas citadinas y límpidas de Aldo Rossi. Incluso abandonan la bidimensionalidad del cuadro y se transmutan en apuestas escultóricas de colores patinados “que hablan de una manera silenciosa”; maderas encontradas y ensambladas en búsqueda de un equilibrio de formas, que cortan el plano con una singular combinación de sutileza y descarnamiento que se aleja del bulto redondo de la tridimensionalidad convencional, a modo de ejercicio de eclosión desde la superficie pictórica.

Imagen de la obra 'Frutero', de Iván Araujo. Fotografía cortesía de APPA art gallery.

Imagen de la obra ‘Frutero’, de Iván Araujo. Fotografía cortesía de APPA art gallery.

Deambulan por su pintura, como si de una trepidación epidérmica se tratase, los elementos primigenios, el germen de la idea (dibujo), la recurrente y obsesiva fascinación de los símbolos revelados en fetiche (el agua, los fluidos corporales, los canales neuronales, las herramientas del artista): “Se convierte entonces la pintura, el mismo hecho de pintar, en la re-presentación (en el sentido de volver hacer presente) de lo que yo llamo el universo de imágenes interiores. Este universo está poblado de símbolos que flotan en el cuadro y que a modo de satélites gravitan describiendo elipses imaginarias y solapándose entre planos de pura pintura. Pintar no es un hecho aislado, marginal o referenciable a determinadas situaciones o estados de ánimo, sino es la consecuencia última y final de mirar hacia dentro, de la búsqueda del autoconocimiento”.

Y de entre cuantos objetos de culto se congregran, ineludible resulta ser la omnipresencia del libro, no solo demandado por Araujo como fuente de inspiración, sino pretendido como hontanar de creación y “contenedor de las imágenes y de la poesía”, apuesta morfológica y lírica sobre la que el autor deposita su oficio en la especialidad en la edición gráfica, mediante la técnica del grabado calcográfico, y la edición contemperonáea o de libro de artista.

Se asite, por tanto, a un espacio en el confluyen factores como el trabajo volumétrico y de sedimento, los aguafurtes a linea directa y las aguatintas, fondinos, las posibilidades expresivas de las matrices reiteradas y planchas, de la estampación y el collage; rudimentos que axulian a reflexionar sobre la resolución y el tiempo, sobre la serenidad y la incertidumbre “de lo que está por venir (…) el libro de artista es la proyección de muchas de las ideas que están ahí, vibrando, pero no se sabe cómo van a germinar”.

Imagen de la obra 'Casa de la lluvia', de Iván Araujo. Fotografía cortesía de APPA art gallery.

Imagen de la obra ‘Casa de la lluvia’, de Iván Araujo. Fotografía cortesía de APPA art gallery.

Si ‘Todas las mañanas del mundo’, además, principia una dialéctica sobre el objeto en el espacio interior-exterior, en ‘Todas las casas que hay en mí’ – instalación de doce arquitecturas que completa el recorrido– Iván Araujo materializa la casa/símbolo que tan presente parece haberse aferrado a su trayectoria e imaginario estético, componiendo una polisémica fábula de introspección arquitectónica acerca del lar como útero materno; casas prácticamente ciegas que exhortan al abismo de ausencias y a un lirismo punzante que proviene de ciertas sugestiones: ‘Casa de la lluvia’, ‘Casa para los días lentos’, ‘Casa de las lágrimas perdidas’, casas en las que confinar los turbios enveses de la imaginación y el crudo misterio de las “pequeñas historias contenidas” en cada una de ellas.

Ensueños y enigmas que nosotros, espectadores, debemos aportar como rúbrica definitiva de ‘Todas las mañanas del mundo’, permeable cosmogonía antihermética que “invita a ser interpretada, a ser recorrida por dentro”. Porque, según sentencia el propio Araujo, “cada uno ve en la obra lo que necesita y quiere ver, pero siempre hay unas claves que están inmersas en la obra y que exigen al espectador una cierta lucha con el cuadro. Desde luego, en mi trabajo pretendo que sea así”.

El artista Iván Araujo posa frente a la obra 'Bodegón Infinito XVI', presente en 'Todas las mañanas del mundo'. Fotografía: Merche Medina.

El artista Iván Araujo posa frente a la obra ‘Bodegón Infinito XVI’, presente en ‘Todas las mañanas del mundo’. Fotografía: Merche Medina.

Jose Ramón Alarcón