The Soul Jacket, de gira con su tercer álbum

The Soul Jacket
Miércoles 5 de abril del 2017
Sala 16 Toneladas
C/Ricardo Micó nº 3 de Valencia
Entrada: 6 € taquilla o gratuita presentando en taquilla la entrada del concierto de Los Deltonos.

makma-1

Los gallegos The Soul Jacket continúan infatigables desde que el pasado 17 de marzo comenzara la gira de presentación de su tercer álbum.

“Wood mama” en el 2012 y “Black cotton limited” en el 2014 pusieron los cimientos de este nuevo trabajo donde se consolidan definitivamente en el mundillo musical dentro de un estilo que bebe directamente de las raíces americanas.

Portada 'Untitled-volume-III', tercer álbum de The Soul Jacket

Portada ‘Untitled-volume-III’, tercer álbum de The Soul Jacket

El folk-rock, el country, el blues, el rock sureño, la psicodelia, son estilos que están muy presentes a lo largo de un “Untitled – Volume III” que ha contado con la producción de Hendrik Röver de los Deltonos.

THE SOUL JACKET

Entre sus nuevas canciones hay sensaciones campestres, taberneras, con claras influencias de The Band y con arrebatos guitarreros que nos pueden recordar a Lynyrd Skynyrd, Led Zeppelin, Jimi Hendrix o Neil Young.

A destacar temazos como “Behind the hill”, “Mare in the night”, “Arrows” o “Big chief” dentro de un album que por encima de todo se caracteriza por el equilibrio y la homogeneidad.

soul-jacket-gira

Esta gira les ha llevado por Vigo, Londres, Ponferrada, León, Barcelona, Orihuela. Cualquiera de las citas restantes confirmadas como Valencia, Zaragoza, Estepona, Algeciras, Aldeamayor, Madrid, Lugo, A Coruña, Santiago de Compostela, Ferrol u Orense son buenas oportunidades para comprobar el nivel que cosecha esta recomendable banda de Vigo.

Juanjo Mestre

Dani de la Torre, Luis Tosar y El Desconocido

El desconocido
Año: 2015
Vaca Films
País: España
Director: Dani de la Torre
Actores: Luis Tosar, Javier Gutiérrez, Goya Toledo, Elvira Mínguez, Fernando Cayo, Paula del Río, Marco Ruiz, Luis Zahera, Ricardo de Barreiro, María Mera, Antonio Mourelos

el-desconocido

No creo que sea una peli para tirar cohetes pero se deja ver y además posee aspectos harto interesantes, algunos de los cuales seguramente nos resultarán familiares.

El primer desconocido en todo esto es su director Dani de la Torre, de Monforte de Lemos (Lugo) para más señas, que debuta con este thriller en esa gran pantalla que es el cine.

Rodada íntegramente en A Coruña, se podría exponer como breve sinopsis que el personaje principal de la trama es un director de una sucursal bancaria (Luis Tosar) que es amenazado y chantajeado por una llamada anónima, la de un afectado por pretéritas cláusulas y activos tóxicos de esa entidad. A partir de ahí se produce un descomunal in crescendo de adrenalina y de situaciones que dotan a la peli de una gran carga emocional.

el-desconocido-644x330

Ninguno de los actores me acaba de convencer en su papel (ni la mujer Goya Toledo, ni los hijos, ni Fernando Cayo o Elvira Mínguez en sus respectivas labores de jefes de policía y artificieros, ni Javier Gutiérrez como malo/perjudicado/vengador), salvando al gran Tosar que lo borda y acapara hasta introducirnos totalmente a los espectadores en el ajo. Pues sí, hay que insistir en ello, el también lucense se sale y se erige a sus casi 44 años como uno de los actores españoles más brillantes de la historia, con un currículum impresionante, cuyos trabajos en el cine, a pesar de la diversidad y heterogeneidad de los mismos, siempre parecen hechos a su justa medida.

Otros aspectos que creo que merece la pena destacar en “El desconocido”, además del omnipresente Luis Tosar, son los primeros planos de la fotografía así como la tensión-suspense, angustia y claustrofobia que poseen algunas escenas. También el modo en que se muestran las difíciles relaciones familiares (mención especial a la comunicación con los hijos) pero, por encima de todo, la forma en que se coloca en el ojo del huracán los grandes fraudes y estafas que han cometido los bancos (nunca está de más recalcarlo) con personas humildes y honestas.

ElDesconocido_cartaz

El final de la peli me parece bastante superfluo. Aún así, lo dicho, no estamos ante una obra maestra del cine español pero, teniendo en cuenta la abundante basura cinéfila americana que impera en la cartelera, vale la pena comer unas palomitas y entretenerse con este buen producto español.

JJ Mestre

Las catedrales de Manuel Jorge

Catedrales, de Manuel Jorge
Galería Isabel Bilbao
Avenida Ausiàs March, 9-11. Jávea (Alicante)
Hasta el 11 de septiembre de 2015

El Museo Soler Blasco, la Casa del Cable y Ca Lambert, son los tres espacios municipales de Xàbia/Jávea, en donde se darán cita alrededor de 200 obras de Manuel Jorge y que representan una parte de las más de 2000 obras que forman la colección de la Fundación Manuel Jorge.

Con motivo de la magna exposición y en colaboración con la Fundación Manuel Jorge, Isabel Bilbao Galería de Arte expone una serie expresamente pensada para serigrafía de temática y título Catedrales. Consta de una treintena de obras cuya tirada varía entre 10 a 25 ejemplares firmados y numerados. Esta serie se convierte en la única creación bidimensional de Manuel Jorge a la venta hasta el momento, dada su voluntad y la de la Fundación de que la colección permanezca unida.

Catedrales, de Manuel Jorge, en Isabel Bilbao, por cortesía de la galería.

Catedrales, de Manuel Jorge, en Isabel Bilbao, por cortesía de la galería.

La colección de la Fundación Manuel Jorge consta de más de 2000 obras entre las que se incluyen bocetos, dibujos, pinturas y varias series de obra gráfica. En sus archivos figuran esbozos, planos y fotografías de toda la obra arquitectónica realizada por Manuel Jorge desde 1959. La fundación, garante de la obra de Manuel Jorge, realiza diversas actividades, programa exposiciones y edita publicaciones sobre los trabajos del arquitecto pintor.

Manuel Jorge nace en Chantada (Lugo) en 1929. En 1959 obtiene el título de Arquitecto Superior y en 1965 el de Doctor Arquitecto. En 1960, vive y pinta en Menorca y en 1961 expone en la Galería Biosca de Madrid, dirigida en aquel entonces por Juana Mordó.

Durante el año 1961 se traslada a Cadaqués (Girona) donde conoce a la pintora finlandesa, Christina Snellman, quien pronto se convertiría en su esposa. A partir de 1963, Manuel Jorge y Christina Snellman se instalan en Jávea (Alicante) donde erige sus primeros proyectos arquitectónicos.

En 1975 se trasladan -Manuel y Christina- a París (Francia). Viven y pintan en la Cite Internacionale des Arts, fundada en los años cincuenta según una idea de Eero Snellman, el padre de Christina. Viajan por España, Escandinavia, Inglaterra, Italia, Rusia, Grecia, Centro Europa, los Estados Unidos de América, Egipto, Arabia Saudí, Australia…

A partir de mediados de los setenta el matrimonio alterna su vida en Jávea con viajes a Finlandia y otros países y ciudades del mundo. Manuel ha combinado desde entonces sus dos pasiones: la arquitectura y la pintura; siempre al lado de su mejor amiga y compañera, Christina.

Tarjeta de presentación de la exposición Catedrales, de Manuel Jorge, en Isabel Bilbao. Cortesía de la galería.

Tarjeta de presentación de la exposición Catedrales, de Manuel Jorge, en Isabel Bilbao. Cortesía de la galería.

 

Monsalvatge y la política o ese peligro permanente

11 años de peligro permanente, de Xavier Monsalvatge
Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí
C / Poeta Querol, 2. Valencia
Hasta el 4 de mayo

El peligro permanente del que habla Xavier Monsalvatge (Godella, 1965) se puede entender nada más entrar a su exposición en el Museo de Cerámica de Valencia. Bajo el elocuente título de la muestra figura esta frase de George Orwell (1984): “En  nuestra época no existe tal cosa como ‘mantenerse fuera de la política’. Todas las cuestiones son cuestiones políticas, y la política misma es una masa de mentiras, evasivas, tonterías, odio y esquizofrenia”. El peligro, pues, resulta evidente: no hay salida posible, porque todo es política y, por tanto, lamentable falsedad.

Detalle del cartel de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí de Valencia.

Detalle del cartel de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí de Valencia.

Monsalvatge se hace cargo de esa poderosa ficción en 11 años de peligro permanente, exposición de lozas, porcelanas, serigrafías y alguna pintura acrílica, junto a diversos objetos dispuestos en vitrinas, que sirven de soporte ilustrativo de toda esa “masa de mentiras” que constituye la política. Los 11 años a los que alude el título de la muestra se refieren al tiempo que Monsalvatge ha pasado en diferentes lugares, para dar forma al conjunto expositivo mostrado en una de las salas del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, que celebra este año su 60 aniversario.

Obra de Xavier Monsalvatge en la exposición '11 años de peligro permanente'. Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Obra de Xavier Monsalvatge en la exposición ’11 años de peligro permanente’. Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Sargadelos (Lugo), La Rambla (Córdoba), Fuping (China), Bornholm (Dinamarca), Milwakee y Filadelfia (Estados Unidos) y Çan (Turquía) fueron las ciudades que el artista de Godella frecuentó y de las que extrajo el fruto del trabajo que ahora expone. De los peligros que ha ido corriendo durante esta última década, Monsalvatge nos advierte mediante una obra salpicada de títulos harto significativos: Vamos a contar mentiras, Estamos perdidos, Estudio de frenología, 14 de septiembre, Conexiones incorrectas. Jarrones, platos y cabezas escultóricas acogen ese discurso crítico y desencantado con la política y el poder financiero, que Monsalvatge ilustra con brillante pulso narrativo y poderosa pincelada.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en el  Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Por sus piezas de loza y porcelana van desfilando escenas de políticos, a los que parecen darles cuerda el propio engranaje mecanizado de la sociedad posmoderna. También hay manos industriosas alimentando “con ahínco” las tuberías de un sistema angustioso, expresionista, alienado. Tanto es así, que una de las porcelanas de la exposición (Study of phrenology) recoge en una cabeza la confusa fragmentación del desorden impuesto.

Porcelana de Xavier Monsalvatge en la exposición '11 años de peligro permanente' en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Porcelana de Xavier Monsalvatge en la exposición ’11 años de peligro permanente’ en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Ése es el peligro del que nos advierte Monsalvatge con su agobiante escenografía sobre cerámica y del que nos avisa de entrada con la cita de George Orwell. Por si fuera poco, en las ocho vitrinas de la exposición va dejando huellas literarias del agujero de lo real que se abre a causa de ese totalitarismo de la política: Muerte accidental de un anarquista (Darío Fo) o Sobre la historia natural de la destrucción (W.G.Sebald), además del propio 1984 de Orwell, son algunos de esos textos admonitorios.

Piezas en una vitrina de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Piezas en una vitrina de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Monsalvatge también tiene tiempo de cartografiar la costa mediterránea y más allá, siguiendo la estela náutica de Piri Reis (1465-1554), creador de uno de las mapamundis más importantes del mundo. Y de fotografiar y pintar diferentes edificios industriales tomando como referencia el barrio viejo de Filadelfia, donde prosigue su crítica de la política aprovechando que en esos momentos había sido reelegido Obama como presidente de los Estados Unidos. 11 años de peligro permanente parece llevarnos de la mano de la cerámica por ese mundo al borde el abismo que Orwell decreta por culpa de tamaña contaminación política. Si algo nos puede salvar, a juzgar por las imágenes de Xavier Monsalvatge, es el propio acto creativo destinado a conservar la belleza allí donde todo apunta hacia su destrucción.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en la exposición '11 años en peligro permanente'. Museo Nacional de Cerámica González Martí.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en la exposición ’11 años de peligro permanente’. Museo Nacional de Cerámica González Martí.

Salva Torres