La pureza de las formas de Silvestre Moros

20 esculturas, 1 escultor. Silvestre Moros
Ca la Vila
Plaça Major, 1. Llíria (Valencia)
Hasta el 30 de septiembre de 2017

«Siempre he tendido hacia el esquematismo buscando la síntesis como forma de abstracción. Creo que he hecho una lectura personal de la forma tratando de aprovechar lo esencial» (Silvestre Moros)

La exposición ’20 esculturas 1 escultor. Silvestre Moros’ presenta una selección de los trabajos planteados por el artista desde 2013 hasta la actualidad. Se trata de una revisión de sus dos últimas series escultóricas, oportunamente complementadas con algunas piezas que se ha considerado pertinente aportar a la mirada del presente.

Obras de Silvestre Moros. Imagen cortesía de la organización.

Obras de Silvestre Moros. Imagen cortesía de la organización.

Optando por la pureza de las formas que huyen de lo accesorio, la serie con mayor presencia en esta muestra está compuesta por cabezas que conjugan armoniosamente líneas y volúmenes que, en su conjunto, son un modelo de síntesis, capacidad expresiva, economía de medios y concepción espacial de volúmenes.

La otra serie escultórica la componen piezas con un eje vertebrador común relativo a aspectos formales, que bien podrían aludir a formas musicales. Unas obras en las que la sutileza de una línea curva de gran plasticidad y dinamismo, dibuja en el espacio con singular sencillez y elegancia plástica formas cargadas de ritmo y movimiento, revelando el dinámico poder espacial de la escultura.

Obras de Silvestre Moros. Imagen cortesía de la organización

Obras de Silvestre Moros. Imagen cortesía de la organización

La pluralidad de variantes sobre un mismo tema ha sido eficazmente resuelta en ambas series desde materiales tan diversos como la madera, el mármol, el bronce y el acero. De este modo, es innegable la gran significación que cobra la materia, así como la consecuente diversificación de la gama cromática de las obras.

Se suman a la muestra cuatro relieves pertenecientes a etapas cronológicamente anteriores a las de las dos series mencionadas, que aportan nuevas claves del personal lenguaje de Silvestre Moros y evidencian la coherencia de su trayectoria. Todos ellos permiten un análisis de suavidades y curvas de gran poder sensual, al tiempo que la mirada se concentra en la globalidad de la obra por su carácter simplificado.

Silvestre Moros. Imagen cortesía de la organización

Silvestre Moros. Imagen cortesía de la organización

Un políptico compuesto por seis paneles de dibujo sobre madera completa la exposición. Se trata de dibujos a tamaño real de una de las estanterías de su estudio en la que Silvestre Moros ha ido colocando proyectos, bocetos y esculturas de pequeño formato. La presencia de esta pieza en la sala no solo nos permite asomarnos al taller del artista, sino también a su obra gráfica.

Vista de la exposición en Ca la Vila.

Vista de la exposición ’20 esculturas, 1 escultor. Silvestre Moros’, en Ca la Vila de Llíria. Imagen cortesía de la organización.

Laura Silvestre García
Comisaria de la exposición. Profesora de la Universitat Politècnica de València

El Asimov de Llíria

Pascual Enguídanos
Ciencia ficción contemporánea
Homenaje del Ayuntamiento de Llíria

La mayoría de valencianos que en los años ochenta devoraban las series de Asimov y Herbert ignoraban que en Llíria nació quien puede considerarse uno de los padres de la ciencia ficción contemporánea  en España. Pascual Enguídanos (1923-2006) es también uno de los autores más prolíficos que jamás han existido, con un total de 368 títulos publicados, 129 historias de ciencia ficción y 149 del Oeste. Pese a esa gran producción su nombre ha pasado al olvido y muy pocos lo recordaban. Hasta ahora. Una década después de su muerte coincidiendo con las Fiestas de San Miguel, el Ayuntamiento de Llíria le ha dedicado un homenaje que reivindica su memoria mediante una exposición abierta en la Casa de Cultura hasta fin de mes y que en octubre será visitada por los escolares. El historiador Francesc Rozalén, la bibliotecaria Dolores López y la concejala de Cultura Carmen Feltrer han sido los principales impulsores de esta iniciativa.

Imagen de Pascual Enguídanos.

Imagen de Pascual Enguídanos.

Enguídanos comenzó a escribir a principios de los cincuenta espoleado por motivos económicos pero al mismo tiempo por una capacidad narrativa impresionante que se plasma en sus libros. Eran aquellas novelitas de quiosco que valían cinco pesetas y se renovaban cada 15 días. La única forma de entretenimiento de las clases populares que, en una España de color gris marengo bajo la sombra de la censura y la represión, proporcionaba sueños accesibles a todo color. Aunque menospreciado por la crítica y considerado un género menor, este tipo de literatura popular posee sus propios méritos. La rapidez es uno de ellos. Enguídanos escribía un par de novelas cada mes, a veces tres. Empezó con historias románticas que no le satisfacían y pronto pasó a los temas bélicos en la serie Comando, a la intriga policíaca y a las aventuras del Oeste para Bruguera que fueron traducidas al portugués y exportadas a Brasil.

Pero sin duda su creación más importante se incluye en la ciencia ficción, concretamente La Saga de los Aznar, una serie de 59 libros editada en dos etapas, 1953-1959 y 1974-1978, considerada la mejor serie de ese género en España, concebida antes de la explosión de autores norteamericanos que colonizaron el estilo y temática de los escritores europeos.

Imagen de una de las vitrinas de la exposición. Ayuntamiento de Llíria.

Imagen de una de las vitrinas de la exposición de Pascual Enguídanos. Ayuntamiento de Llíria.

“Enguídanos escribió una ciencia ficción no contaminada por las producciones literarias y cinematográficas norteamericanas que desde los años cincuenta y sesenta han dejado una influencia que no se puede soslayar”, dice el profesor García Bilbao. “Su obra fresca y original, permite que hoy se le considere como el primero de los autores contemporáneos de la ciencia ficción española”.

Firmó estos libros con pseudónimos, George H. White y Van S. Smith,  como hacían muchos otros escritores, pues en el desierto cultural que era España a mediados del pasado siglo los nombres foráneos atraían la atención de los lectores.

Enguídanos fue un autodidacta, ávido lector y comprometido con las actividades culturales de su ciudad natal. Colaboraba en una revista literaria, Estímulo, en Radio Juventud y con la Unión Musical. Amante del cine soñaba que sus libros del futuro espacial fueran llevados a la gran pantalla y en una ocasión hubo tratos con el cineasta Juan Piquer, pero no llegaron a nada.

Vitrina de la exposición de Pascual Enguídanos.

Vitrina de la exposición de Pascual Enguídanos.

A partir de los 40 años empezó a trabajar como funcionario en Obras Públicas y cada día hacia el trayecto Llíria -Valencia en el trenet de madera. Durante la travesía dejaba volar la imaginación y trenzaba sus historias. Juan Miguel Aguilera, escritor e  ilustrador, ha realizado un vídeo inspirado en estos viajes. Junto a Javier Redal, también consagrado a la ciencia ficción, lograron localizar a Enguídanos que había cambiado de residencia. En 1994, el Congreso de Fantasía y Ciencia Ficción celebrado en Burjassot le brindó el primer homenaje público.

Enguídanos dejó de escribir un año antes de su jubilación, en 1978, y su ingente obra no ha sido completamente ignorada. Los años siguientes recibió varios premios y desde 1999, cuando la editorial Silente reeditó su Saga, los seguidores de los Aznares del espacio organizan un congreso anual, Aznar.com e intercambian mensajes en foros de internet. Gracias a la iniciativa del Ayuntamiento de Llíria las nuevas generaciones conocerán de primera mano la vida y obra del prolífico escritor valenciano.

Detalle de una de las novelas de Pascual Enguídanos.

Detalle de una de las novelas de Pascual Enguídanos.

Bel Carrasco

Las bandas se apartan de Les Arts

Ciclo Les Bandes a Les Arts
Comunicado de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV)

No pudo ser. Desde hace meses la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV) y Les Arts se citaron para intentar establecer un convenio de trabajo que permitiese una colaboración entre ambas entidades. La inicialmente buena disposición de Davide Livermore, intendente de Les Arts, y Pedro Rodríguez, presidente de la FSMCV, no ha llegado a buen fin debido a las dificultades encontradas en el camino.

La necesidad de Les Arts de cerrar y publicitar su programación para la temporada 2016-2017 puso límite a la fecha de cierre de los acuerdos, pero desgraciadamente el diálogo entre todas las partes implicadas no ha llegado a concretarse debido a los retrasos que la Administración autonómica ha tenido en materia de cultura y que han impedido que tanto su Subdirección general de música como la propia entidad CulturArts contaran a tiempo con interlocutores válidos para los diálogos necesarios que permitieran incrementar los recursos del ciclo Les Bandes a Les Arts.

Imagen de un concierto, cortesía de la FSMCV.

Imagen de un concierto, cortesía de la FSMCV.

La directiva que preside Rodríguez puso como condición inicial que “se ha acabado el que las bandas vayan gratis a actuar” y que deberían de recibir una cantidad por sus actuaciones con la que parcialmente sufragar los gastos que conlleva un desplazamiento y actuación de este tipo. Las cantidades de las que se ha hablado eran de 2.000 euros, IVA incluido, para las bandas pequeñas y medianas, y 5.000 euros para las más grandes. Estas cantidades han sido inasumibles para Les Arts que percibe 60.000 euros de la Generalitat para la organización del ciclo y que, según apunta, se utilizan para abonar los gastos de apertura de salas, programas, personal, etc., no quedando dotación presupuestaria para cubrir gastos de las bandas actuantes.

En estas condiciones el coliseo valenciano ofrecía tan sólo tres fechas en toda la temporada para un concurso en el que las bandas concurriesen con sus proyectos y la FSMCV ha considerado que “no podemos participar en la convocatoria de un concurso así. El esfuerzo que tienen que hacer las Bandas para presentar un proyecto no creemos que sea razonable para solo optar a dos o tres fechas”, ha comunicado la institución musical a la ópera valenciana. No obstante, se incluirán algunas fechas para conciertos de banda en la programación de la temporada próxima fruto del diálogo mantenido durante estos meses.

La FSMCV ha ofrecido sucesivos borradores de acuerdo a Les Arts que incluían diferentes temas de trabajo en común, pero el escollo económico y la falta de interlocución ha hecho que tan sólo se hayan podido ofrecer tres fechas para la realización de conciertos mediante un concurso en el que participarían las más de 500 bandas de música, algo que la FSMCV considera totalmente insuficiente.

Existía además otra propuesta de las Bandas de Buñol, Cullera y Lliria a la FSMCV para participar en el concurso propuesto con conciertos inéditos por parejas y que habían denominado ‘cara a cara’. La propuesta tendrá que esperar a momentos mejores. La FSMCV ya ha informado a estas bandas de que su ofrecimiento no ha sido tenido en cuenta por la sala operística de referencia en nuestra comunidad.

“Esperamos que para el año o temporada próxima podamos hacer más cosas si al final conseguimos regularizar un diálogo con Culturarts y con la Subdirección de música que permita ampliar el ámbito de relación FSMCV-Les Arts o Bandas de música-Generalitat. Diálogo que en la presente legislatura no termina de arrancar”, explicó Rodríguez.

A pesar de todo ello asegura que “la FSMCV no va a cesar en el empeño de que así sea, utilizando todos los medios a nuestro alcance, como hemos hecho en otras ocasiones”.

Concierto de bandas.

Certamen provincial de bandas. Imagen cortesía de la FSMCV.

 

Un centenar de artistas arropa a d’Edeta

Al voltant de Silvestre d’Edeta. La Dona
Las Atarazanas
Plaza Juan Antonio Benlliure. Valencia
Hasta el 15 de septiembre

Ya habrá quien lo estudie, pero lo cierto es que el desnudo femenino es figura recurrente en la historia del arte. El feminismo más ortodoxo lo atribuye al dominio patriarcal. Vamos, que al ser hombres los que mayoritariamente han ocupado el centro de la mirada artística, es lógico que tomen por objeto el cuerpo de la mujer deseada. ¿Y cuando es la mujer quien mira? Pues resulta que, a falta de la oportuna investigación por hacer, vuelve el cuerpo femenino a ser objeto de la representación. El sexo, de hecho, era por extensión, hace hasta bien poco, exclusivamente el cuerpo femenino.

Obra de Francisco Ivars. Homenaje a Silvestre d'Edeta. Las Atarazanas

Obra de Francisco Ivars. Homenaje a Silvestre d’Edeta. Las Atarazanas

Manuel Silvestre Montesinos, más conocido por Silvestre d’Edeta, ya se tuvo que encoger de hombros cuando su escultura de la Plaza de la Virgen, dedicada al Río Túria, fue tachada de machista. Tuvo que explicar que el río, en la mitología, es figura masculina, mientras que la acequia, por donde discurren sus aguas, es femenina. Es lo que tiene confundir la igualdad jurídica con la manifiesta diferencia sexual. Diferencia que, en el caso de Silvestre d’Edeta, recorre de parte a parte su extensa obra. Tan extensa como los 104 años que el artista de Llíria está a punto de cumplir.

Para celebrar tamaña longevidad y virtudes artísticas, el colectivo Arteenred, junto a ex alumnos y compañeros de profesión, le rinde homenaje con una exposición en Las Atarazanas. Y puesto que el cuerpo femenino es figura recurrente en la obra de Silvestre d’Edeta, los 98 artistas que participan en el homenaje han creado piezas en torno a esa mujer repetida, que no repetitiva, en los trabajos del escultor valenciano. Y, así, Al voltant de Silvestre d’Edeta: La Dona es finalmente el título de la exposición que el martes se inaugura en Las Atarazanas.

Obra de José Manuel Ramos. Homenaje a Silvestre d'Edeta. Las Atarazanas

Obra de José Manuel Ramos. Homenaje a Silvestre d’Edeta. Las Atarazanas

Más de 120 obras llenarán el amplio recinto municipal. En el centro, unas 25 piezas del propio Silvestre, y alrededor de ellas, los 98 trabajos de los artistas que rinden homenaje al maestro. “Es como si arropáramos al artista”, explica José Manuel Ramos, organizador de la muestra y presidente del colectivo Arteenred. Tan arropado estará Silvestre d’Edeta que “casi nos falta espacio”, señala Ramos, sorprendido por tan efusiva respuesta en un lugar como Las Atarazanas, ya de por sí enormemente amplio.

Pinturas, algunas de 2,70 x 2, esculturas que alcanzan en ocasiones los seis metros de largo, grabados, cerámicas, videoarte y hasta una performance, llenarán el espacio del Grao. Entre los artistas que estarán Al voltant de Silvestre, cabe destacar a Aurora Valero, Enric Mestre, Silvia Llop, Francisco Ivars, Sofía Porcar, Nassio Bayarri, Amparo Santamarina, Rafael Raga, Stella Manaut, el propio José Manuel Ramos, Amparo Carbonell, Vicente Ortí, Josep Lluís Galiana y Miguel Molina. Artistas que, cada uno en su estilo y disciplina artística, han transformado La Dona de Silvestre, más académica, en una mujer adaptada a los tiempos actuales.

Obra de Enric Mestre. Homenaje a d'Edeta. Las Atarazanas

Obra de Enric Mestre. Homenaje a d’Edeta. Las Atarazanas

“Sus figuras femeninas están hechas en la época en que primaba el realismo”. José Manuel Ramos explica de la siguiente forma esa repetición casi obsesiva de la mujer en la obra de Silvestre: “Hablamos de un trabajador incansable y de alguien que no es un innovador, sino que ha ido remodelando sus planteamientos artísticos”. En Las Atarazanas se producirá tal “mezcla de culturas, de espacio y de tiempo”, subraya Ramos, que permitirá aunar “planteamientos realistas con otros más vanguardistas, conjugando pasado y presente”. La misma mujer, entendida de formas diferentes.

De hecho, hay esculturas que remiten al cuerpo femenino ondulado, más geométrico, desdibujado bajo capas de pintura, como pura ovulación, alzando su perfil al cielo o hundiéndose en la tierra. Decenas de figuras femeninas entroncando con la mujer en todas sus facetas, que Silvestre ha ido esculpiendo a lo largo del tiempo: “Luchadora, trabajadora, reivindicativa, madre”. Todas ellas Al voltant de Silvestre d’Edeta, que enfila su 104 cumpleaños magníficamente arropado.

Obra de Aurora Valero, para el Homenaje a Silvestre d'Edeta. Las Atarazanas. Imagen cortesía de Arteenred

Obra de Aurora Valero, para el Homenaje a Silvestre d’Edeta. Las Atarazanas. Imagen cortesía de Arteenred

Salva Torres