Las ‘mamás belgas’ conquistan el mundo

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens
Diputación de Valencia y Ayuntamiento de Ontinyent

De Ontinyent a Bruselas, de Belgrado a l’Alfàs del Pi. La odisea de las mamás belgas, el grupo de mujeres judías que trabajaron de enfermeras en España durante la guerra civil,  ha interesado y conmovido a los habitantes de los cuatro puntos cardinales. El documental Les mamàs belgues, realizado por Sven Tuytens que relata por primera vez su odisea, se verá también en otros festivales internacionales como el Ekurhuleni International de Sudáfrica. El Centro Juan Carlos I de España de la Universidad de Nueva York y otras instituciones culturales se han interesado por él y, gracias a la intervención del hispanista Paul Preston, se proyectará  en Londres, en la London School of Economics, el próximo diciembre.

Todo empezó por una foto. Una imagen que representa a un grupo de mujeres en cuyos semblantes se trasluce cierta expresión de alivio. Fue captada en Barcelona, en 1937, y la mayoría de ellas eran judías que llegaron a España por medio de los sindicatos belgas huyendo de las primeras persecuciones nazis y que realizaron una gran labor como enfermeras en el Hospital Militar Internacional de Ontinyent.

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Más de 80 años después un documental relata la odisea de estas mujeres atrapadas entre dos guerras y marcadas por la tragedia, pues muchas acabaron en campos de exterminio nazis. Les Mamàs Belgues es un proyecto de Sven Tuytens, corresponsal de la Radiotelevisión belga en España desde hace seis años que ha contado con el apoyo económico del Área de Igualdad de la Diputación de Valencia, el Ayuntamiento de Ontinyent  y el asesoramiento del profesor de Didáctica Joan Torró.

“La idea del documental surgió de la foto de esas mujeres que encontré en el Centro de Estudios de la Segunda Guerra Mundial de Bruselas dirigido por Rudi Van Doorslaer”, dice Tuytens. “En los años ochenta el director de dicho centro escribió un artículo sobre ellas, y pensé que sería muy interesante conocer a fondo su historia. Los episodios de esa época están casi siempre protagonizados por hombres, los combatientes y brigadistas”.

Cartel de 'Las Mamás Belgas', de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Cartel de ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Debido al largo tiempo transcurrido, la idea podría haber acabado en agua de borrajas, pero la buena estrella condujo el proyecto a buen puerto. Fascinado por la historia, Jorge Rodríguez, exalcalde de Ontinyent y presidente de la Diputación, apostó por financiar el filme y los franciscanos que ocupan el vetusto edificio que fue Hospital Militar no pusieron ninguna pega para que se convirtiera por unos días en plató de rodaje. “Me dijeron que no nos dejarían rodar porque la guerra les traía malos recuerdos, pero los padres franciscanos me recibieron con los brazos abiertos y nos dieron todas las facilidades, tal vez por ser un interlocutor extranjero, alguien neutral”, comenta  Tuytens.

La centenaria Rosariet

La aportación del profesor JoanTorró que conocía a fondo la historia por ser natural de Ontinyent fue fundamental. A través de él se conectó con Rosariet, una anciana de 96 años que siendo muy joven trató a las Mamás belgas, como las llamaban cariñosamente los habitantes del pueblo. “Su testimonio es el hilo conductor del argumento, un elemento esencial”, indica Tuytens.

Con un presupuesto de 50.000 euros, el documental se rodó en noviembre de 2015 a lo largo de una semana por la productora valenciana Primera plana. Dura 26 minutos y se ha doblado a varios idiomas: castellano, valenciano con subtítulos en inglés, francés y neerlandés. Incluye imágenes inéditas cedidas por la Filmoteca valenciana como las que captan la llegada a la ciudad de 16 ambulancias donadas por Bélgica a principios de la guerra civil.

Fotograma del documental 'Las Mamás Belgas', de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Fotograma del documental ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Además de las belgas, trabajaron en el Hospital Militar mujeres procedentes de Holanda, Argentina, Cuba y países del este de Europa como Polonia, Rumanía y Hungría que empezaban a sufrir el efecto de los progroms antisemitas alentados por el nazismo. Muchas carecían de conocimientos de medicina pero eso no les impidió realizar una inestimable labor. Resistieron el avance franquista y un par de semanas antes del fin de la contienda partieron a Argelia francesa y desde allí regresaron a Europa. Unas se sumaron a la Resistencia y otras acabaron en los campos de exterminio entre ellas una que había sido madre durante su estancia en Ontinyent; con ella también murió su hijo de cuatro años, nacido en tierras valencianas.

Las mamás belgas. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Las mamás belgas, de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Bel Carrasco

Aquellas ¿mamás? Belgas

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens
Investigación: Sven Tuytens y Joan Torró
Producido por la Diputación de Valencia

“Las mujeres aparecen muy poco y, cuando aparecen, lo hacen como acompañantes de sus esposos o como ´ángeles’ que curan enfermos”. La historiadora Renée Lugschitz lo dice para referirse al papel de las mujeres en conflictos bélicos como la Guerra Civil, adonde acudieron cientos de ellas como brigadistas y de las que da cuenta en su libro ‘Luchadoras en España. Mujeres extranjeras en la Guerra Civil Española’. El documental ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens, producido por la Diputación de Valencia fruto de la investigación del propio Tuytens y Joan Torró, pudiera pensarse que va en esa dirección.

Fotograma de 'Las Mamás Belgas', de Sven Tuytens.

Fotograma de ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens.

La película, presentada recientemente en el Teatro Echegaray de Ontinyent, narra las peripecias de las 21 mujeres belgas que trabajaron como enfermeras en el Hospital Militar de dicha localidad valenciana entre 1937 y 1939. Pero ni fueron ‘mamás’ en el estricto sentido que se le supone, ni ejercieron únicamente de ‘ángeles’ curando enfermos. Lo explican Tuytens y Torró por separado, pero al unísono: “Es la propia gente de Ontinyent que las llamaban así de forma cariñosa y coloquial, por la actitud positiva y de cuidado que tenían con los enfermos”.

“Para el Ontinyent de entonces, la llegada de aquellas mujeres liberales, cultas y muy politizadas era algo revolucionario”, subraya el director. Mujeres que procedían de Amberes, ciudad adonde a su vez llegaron procedentes de países del este, en su mayoría judías y comunistas que huían del fascismo. “Sabían que el nazismo iba a invadir Europa, que existían campos de concentración y por tanto estaban advertidas del peligro existente, de ahí que decidieran luchar contra ello”. Y su lucha consistió en venirse a España en el marco de las Brigadas Internacionales. “Me interesaba hablar de ellas, porque se suele olvidar que muchas brigadistas fueron mujeres”.

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens.

María Rosario Llin Belda en ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens.

Las Mamás Belgas recoge esa lucha diaria por cuidar a los numerosos heridos que llegaban al Hospital Militar de Ontinyent durante la contienda bélica. Lucha narrada con voz en off, imágenes de archivo de la Filmoteca de Valencia y del documental ‘Víctimas de vida’, de Cartier Bresson, así como “ficción dramatizada”, según explica Torró. La historia parte de las pesquisas iniciadas por Sven Tuytens tras una entrevista con el historiador Rudy Van Doorslaer en su despacho de Bélgica. “Me contó la historia de la novia de un famoso brigadista, lo del hospital belga de Ontinyent y me mostró la foto de unas mujeres tomada en la Plaza de Cataluña en mayo de 1937”. En el centro de la imagen destacaba Vera Luftig.

“Era la líder, una mujer muy comunista, siempre en el centro de todas las historias y que entró en la resistencia mediante la red de espionaje ‘La orquesta roja’, que planeaba el asesinato de Hitler y en la que Vera se ocupaba de los mensajes codificados”. Tuytens señala que todas esas mujeres aguantaron hasta el último momento en el Hospital Militar, a pesar de las advertencias: “Si queréis ir a Francia, es el momento”, les dijeron ante el avance de las tropas nacionales. Finalmente, salieron en avión hacia Argelia, entonces colonia francesa, de ahí a Francia y Bélgica, donde fueron buscadas por los nazis. “Su historia termina mal: persecuciones, vidas rotas y caída en el olvido”.

Fotograma de 'Las Mamás Belgas', de Sven Tuytens.

Fotograma de ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens.

Para que tal cosa no suceda, es por lo que Sven Tuytens realiza Las Mamás Belgas, ahora de camino a festivales internacionales de cine, en trámites para su pase por televisión y a la espera, tras la nueva documentación aparecida, del libro que escribirá junto a Joan Torró. María Rosario Llin Belda, enfermera superviviente de aquella lucha en el hospital, es de los pocos testimonios vivos: “Hay que aprovechar porque dentro de poco no quedará nadie que haya vivido todo aquello”. ‘Una historia de mujeres en tiempos convulsos’, como reza el subtítulo de la película, protagoniza no por ‘ángeles’ sino por mujeres que sufrieron en sus carnes el peligro del fascismo.

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens.

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens.

Salva Torres