Trotamundos con niños

Excursiones para toda la familia a un paso de Valencia
Águeda Montfort y Noel Arraiz
Editorial Xplora

Los viajeros más avezados suelen volverse sedentarios cuando se convierten en padres primerizos. Llevar a rastras un bebé no parece una opción apropiada. Los valencianos Águeda Montfort y Noel Arraiz no lo ven así. Son una pareja de consumados trotamundos, fotógrafos y editores, autores de la práctica guía Excursiones para toda la familia a un paso de Valencia y otros varios libros de viajes pensados para moverse con niños.

“Tuvimos claro que la llegada de nuestra hija Asia hace tres años, lejos de ser un impedimento, tenía que ser un nuevo aliciente para viajar y descubrir mundo, siempre con la naturaleza como excusa”, dicen Montfort y Arraiz. “Antes de que la niña cumpliera un año nos fuimos durante dos meses con la tienda de campaña a recorrer algunos de los lugares más emblemáticos de los Pirineos y los Alpes. Con dos años nos lanzamos a recorrer Islandia en bicicleta y este año, a la espera de una nueva viajera, hemos recorrido cerca de 200 kilómetros en bicicleta, andando, en kayak o a caballo alrededor de la isla de  Menorca. Para el próximo año tenemos en mente una nueva aventura al otro lado del charco, pero mientras eso llega aún tenemos muchos rincones por descubrir en nuestras montañas”.

Excursiones viajeras.

Excursiones para toda la familia, de Águeda Montfort y Noel Arraiz. Imagen cortesía de los autores.

En su propio sello editorial Xplora han publicado ya varios títulos sobre rutas con niños en el Pirineo aragonés, el catalán y Andorra, además de uno dedicado a la Comunidad Valenciana. Son libros muy prácticos que incluyen información completa para facilitar los desplazamientos al máximo.

“La elaboración de las guías es un proceso largo y laborioso”, comentan los autores. “El trabajo previo de selección resulta complicado ya que, además de procurar elegir las rutas más acordes e interesantes, buscamos que representen la mayor variedad de hábitats y entornos posibles. Una vez hecha la preselección comienza al trabajo de campo, que puede durar hasta un año, con el fin de buscar las mejores condiciones climáticas para documentarlas”.

Siempre que es posible experimentan las rutas en compañía de niños de diversas edades para comprobar sus reacciones. “Una vez las conocemos de primera mano, decidimos si son aptas o no para entrar en el libro”, indican. “Descartamos algunas y otras las rediseñamos si hay algo que no nos ha convencido. Una vez hecho el trabajo de campo queda todavía mucho delante del ordenador, hasta dar forma a los libros”.

Excursiones para toda la familia a un paso de Valencia, de Águeda Montfort y Noel Arraiz. Imagen cortesía de los autores.

Excursiones para toda la familia a un paso de Valencia, de Águeda Montfort y Noel Arraiz. Imagen cortesía de los autores.

Agua y montaña

En pleno agosto, con el litoral saturado de veraneantes, Montfot y Arraiz proponen una fórmula distinta combinando la montaña y el agua. En el interior de la provincia hay lugares excelentes donde disfrutar de excursiones refrescantes. Como expertos conocedores del paisaje sugieren tres lugares muy apropiados: La ruta del agua en Chelva, un paseo por el río Sot, en Sot de Chera, y la excursión a los charcos de Quesa.  “Tres buenos ejemplos para disfrutar de la montaña en verano, eso sí, evitando las horas centrales del día y llevando agua abundante”.

En cuanto a la adaptación del recorrido a la edad de los niños, éstas son sus recomendaciones:

—Hasta los dos y medio o tres años, la mayoría de los niños aún no hacen las rutas completas andando por sí solos y lo más normal es que avancen total o parcialmente en la mochila portabebés por lo que el abanico de posibilidades para realizar es muy amplio.

—A partir de los tres años comienzan a explorar el mundo por su propia cuenta, a mostrar mayor interés por lo que les rodea y exigen rutas más elaboradas y acordes a sus capacidades psicomotrices. La Calderona ofrece numerosas excursiones para esta franja de edad, como el Puntal dels Llops o el castillo de Serra.

—A partir de los seis años, si están acostumbrados a la montaña, pueden cubrir recorridos de cierta envergadura, recordando siempre los adultos que para ellos el monte no debe ser un desafío exigente sino un juego. Es un buen momento para realizar las primeras ascensiones y descubrir la montaña desde otra perspectiva. La cima del Benicadell o la Creu del Cardenal en la Murta son buenas opciones.

Información y vídeos de los viajes en:http://wildkids.es/wildtrips/

Guía de Trotamundos.

Excursiones para toda la familia a un paso de Valencia, de Águeda Montfort y Noel Arraiz. Imagen cortesía de los autores.

Bel Carrasco

Chema Cardeña: “El teatro ya casi no existe”

La puta enamorada, de Chema Cardeña, bajo dirección de Jesús Castejón
Con Eva Marciel, Federico Aguado y Javier Collado
Teatro Rialto (Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia), del 13 al 16 de noviembre
Sala Russafa (C/Denia, 55. Valencia), del 21 al 30 de noviembre

‘La puta enamorada’, escrita por Chema Cardeña, se estrenó en 1999 en Valencia y se hizo ese año con el Premio Max Aub al Mejor Texto. Ahora vuelve igual de enamorada, bajo la dirección de Jesús Castejón, pero quizás más desencantada por el contexto difícil que le toca vivir. “Entonces el teatro estaba en ebullición y ahora prácticamente no existe”, explica Cardeña. “No existimos”, apostilla, en referencia a los actores y al teatro sacudidos por la crisis especialmente virulenta con el sector de la cultura.

De izquierda a derecha, Javier Collado, Eva Marciel, Jesús Castejón y Chema Cardeña, durante la presentación de 'La puta enamorada' en el Teatro Rialto. Imagen cortesía de Sala Russafa.

De izquierda a derecha, Javier Collado, Eva Marciel, Jesús Castejón y Chema Cardeña, durante la presentación de ‘La puta enamorada’ en el Teatro Rialto. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Chema Cardeña señala que el 21% del IVA cultural “nos condena al suicidio”, dadas las “dificultades para mantener el teatro, mantener una obra en cartel y con ayudas que son simbólicas”. Y si “antes teníamos presencia y hasta molestábamos”, ahora ya “ni eso”. Ahora “somos como un ruido de fondo al que los políticos se han acostumbrado”. Todo esto lo dice en el Teatro Rialto, donde ‘La puta enamorada’ se representa hasta el 16 noviembre. Luego lo hará en la Sala Russafa del 21 al 30, protagonizada por Eva Marciel (La Calderona), Federico Aguado (Diego Velázquez) y Javier Collado (el pícaro sirviente).

“Los artistas no han sabido autogestionarse y dependen de los políticos y del dinero que manejan ellos”, afirma Castejón. Y tirando de ese hilo llegamos a esto: “Ahora ni gestionamos ni se nos hace caso”. El director de ‘La puta enamorada’ opina que todo ello se debe a la “inexistencia de tradición teatral” en un país como España que no la incluye en la educación, lo cual “es preocupante”. Precisamente la relación entre el poder y el arte es uno de los asuntos tratados en ‘La puta enamorada’ a su regreso a Valencia.

“El arte ha necesitado el poder y el poder ha utilizado el arte”, dice Cardeña de un texto que sitúa la acción en el siglo XVII del pintor Diego Velázquez. He ahí un tema que traspasa el tiempo. Sólo que ahora “al poder no le interesa el arte, luego estamos mucho peor”. Se entiende que en medio de esas tinieblas, la luz sea tan importante. “La luz es el cuarto personaje”, apunta Castejón. Y la luz es lo que encuentra Velázquez al aparecer en su vida La Calderona, la actriz amante del rey Felipe IV, que se convertirá en La Venus del espejo del pintor, por obra y gracia de Chema Cardeña.

Escena de 'La puta enamorada', de Chema Cardeña, bajo dirección de Jesús Castejón. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘La puta enamorada’, de Chema Cardeña, bajo dirección de Jesús Castejón. Imagen cortesía de Sala Russafa.

“Con La Calderona entra la luz en la vida de un Velázquez que era pintor de la corte, retratista de enanos y reyes feos”, afirma Jesús Castejón, que ha preferido desnudar el espacio escénico para que “la verdad aflore”. Y la verdad pasa por “la palabra y la emoción”. De ahí el miedo del director a que un exceso de elementos sobre el escenario tapara esa “búsqueda de la verdad”. Algo que tiene que ver con “el poder de la madre” y ese regreso al “seno materno” que representa para Velázquez la amante del rey. “Es un rayo de luz en su oscura vida”.

Para Cardeña, Velázquez se enamora de una mujer “libre, sin prejuicios”, que supone para él “un soplo de aire fresco” en medio de aquella corte que le encorseta. Pero una mujer ¿puta? “El título puede echar para atrás, sobre todo en un momento como el actual de mojigatería generalizada, pero la obra lanza una mirada a la sociedad de entonces, tan parecida a la actual. Basta sustituir el poder de los reyes por el de los políticos”, sostiene Cardeña.

‘La puta enamorada’ regresa a Valencia con funciones en dos espacios distintos: el Rialto y la Sala Russafa. “El público verá dos montajes diferentes, porque en Russafa, al ser la sala más pequeña, podrá tener a los actores más cerca, aunque igual se pierda algo de luz”, observa Cardeña. Todo ello en el “templo de la verdad” que para Castejón sigue siendo el teatro. “Nada que ver con lo que se representa en los Congresos”, agrega. He ahí de nuevo el poder y el arte de ‘La puta enamorada’.

Una escena de 'La puta enamorada', de Chema Cardeña, dirigida por Jesús Castejón. Imagen cortesía de la compañía.

Una escena de ‘La puta enamorada’, de Chema Cardeña, dirigida por Jesús Castejón. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Salva Torres