70 Binladens

70 BINLADENS
Cines Kinépolis – Paterna
Desde el 8 de marzo de 2019

Durante la presentación de ayer en Cines Kinépolis, estuvieron los actores Bárbara Goenaga y Daniel Pérez Prada, definiendo este último la película como «una mezcla entre “TARDE DE PERROS, SOSPECHOSOS HABITUALES, PLAN OCULTO y LA ESTANQUERA DE VALLECAS». Por su parte, Koldo Serra dice sobre la película, rodada en Bilbao, su ciudad natal, que “Desde que llegó a mis manos el guión de 70 BINLADENS, siempre he creído que era una película que tenía que hacerse. Por un lado, porque es un thriller clásico con un ritmo endiablado y por otro, porque no se suelen ver filmes de estas características protagonizados por mujeres. Dos mujeres, interpretadas magistralmente por Emma Suárez y Nathalie Poza, enfrentadas y a la vez necesitadas por exigencias de la tensa trama. Si, había que hacerla.”

Raquel (Emma Suárez) es una mujer desesperada. Su situación personal le ha llevado a una coyuntura en la que necesita 35.000 euros (conocidos coloquialmente como “70 binladens”), y los necesita en las próximas 24 horas. Su última esperanza es un préstamo bancario.

La irrupción de dos atracadores (Nathalie Poza y Hugo Silva) cuando está a punto de cerrar la transacción complicará su situación: El tiempo corre en su contra y Raquel debe salir de banco con el dinero, sea al precio que sea.
Koldo Serra, que ya impresionó a crítica y público con su cortometraje El tren de la bruja en 2003 ganando el Melies de Oro y de Plata, entre diferentes premios, presenta su tercer largometraje después de Bosque de sombras en 2006 y Gernika en 2016.

Con guión de Asier Guerricaechevarría, Javier Echániz y Juan Gil Bengoa, la complicidad de su director de fotografía habitual, Unax Mendia (Grand Piano, No habrá paz para los malvados) y una banda sonora compuesta por Fernando Velázquez (Lo imposible), Koldo Serra se rodea de un sólido elenco de actores donde sobresale el trío principal (Emma Suárez, Nathalie Poza e Hugo Silva). Les acompañan en la gran pantalla, conforme hemos citado Bárbara Goenaga (Agnosia, Los Cronocrímenes), Dani Pérez Prada (La mano invisible), Susana Abaitua (Viaje al cuarto de una madre) y Fernando Albizu (Rumbos), entre otros.

70 binladens

70 BINLADENS, está producida por Sayaka Producciones (Nahikari Ipiña, Borja Cobeaga, Borja Crespo, Nacho Vigalondo y Koldo Serra), productora de Colossal, Gernika, Negociador y Open Windows, además de Pokeepsie Films, productora de Álex de la Iglesia y Carolina Bang y LA PANDA. La película cuenta con la participación de ICAA, RTVE, ETB y Movistar +.

 

Bajo el mismo techo que Juana Macías

‘Bajo el mismo techo’, de Juana Macías.
Los Preestrenos de Kinépolis
Festival de Cinema de Paterna Antonio Ferrandis
Cines Kinépolis
Heron City-Paterna, Valéncia
Febrero de 2019

El estreno de ‘Bajo el mismo techo’, dirigida por Juana Macías y protagonizada por Silvia Abril y Jordi Sánchez, tuvo lugar el pasado día 1 de febrero de 2019 en los Cines Kinépolis. La comedia narra los sinsabores de una separación, que si bien deja patente los más comunes desacuerdos, Macías los eleva a la enésima potencia con gags y tópicos en los que el espectador se reconoce fácilmente.

Imagen: cortesía de Universia. Cartel promocional de 'Bajo el mismo techo'

Imagen: cortesía de Universia. Cartel promocional de ‘Bajo el mismo techo’

La directora utilizará como eje central para construir su fantasía la problemática por todos conocida, como fenómeno de la burbuja inmobiliaria. Es más, comenta que está basada en lo que nos ha pasado en los últimos años, tanto como sociedad como individualmente, ya que destaca conocer a varios matrimonios en una situación similar a la que se muestra en la película.

Este punto de partida contará con un sinfín de elementos que orquestan un caos falsamente abrazado con la utilización de un humor fácil y desenfadado, como ente liberador y, en ocasiones, canalizador de tensiones, mostrando un espejo que devuelve nuestro reflejo desacralizado. Y para reírse de uno mismo, pocos actores podrían encarnar mejor este papel que los protagonistas, de quienes la directora contesta que resultó muy fácil y divertido trabajar con ellos, ya que, al conocerse de otros papeles, la química y la conexión a la hora de  trabajar creó un ambiente más desternillante si cabe. Además, puntualiza que si bien cada uno cuenta con sus propios métodos de estudio, la mezcla resulta excelente y acompasada.

Imagen: cortesía por Filmafinitty. Fotograma de rodaje del film, en que encontramos a los protagonistas con la directora.

Imagen: cortesía por Filmafinitty. Fotograma de rodaje del film, en que encontramos a los protagonistas con la directora.

Otro de los puntos significativos radica en la actualidad y en la inmediatez, e integra profesiones actualmente en auge, como el mundo de los creadores de contenidos online, ya que, como bien dice Macías, resulta necesario aportar visibilidad y seriedad a propuestas laborales que antes no podíamos ni siquiera soñar, destacando la necesidad de una apertura de mente frente al futuro inmediato.

Más allá de la problemática que desarrolla el metraje, resulta interesante ahondar en dos temas recurrentes, como es la visión del cine español tanto desde el punto de vista del espectador, como de los propios cineastas y, por otro lado, la problemática de género, en cuanto al reconocimiento de los profesionales del cine.

Si bien es cierto que frente al cine español siempre ha existido la creencia de que sus temáticas se encallan dentro de dramas sociales con cierto carácter sexualizado, debemos remarcar que no es cierto, puesto que existen metrajes de una calidad altísima. Es más, con el reconocimiento que en la actualidad están alcanzando tanto actores como actrices a nivel internacional, debería hacernos dudar sobre esta premisa inicial.

Al preguntarle a Macías, ella alega que el cine español se encuentra en continuo crecimiento, hablando de una expansión de varios géneros como el thriller, el drama y, evidentemente, la comedia. También hace hincapié en la apertura del cine español a grandes producciones y, por supuesto, un inevitable cambio generacional, lo cual viene cargado de nuevas propuestas frescas y actualizadas.

Imagen: cortesía de Juana Macías Detalle en la rueda de prensa

Imagen: cortesía de Juana Macías Detalle en la rueda de prensa

En cuanto a las cuestiones de género (y ante un año bastante convulso y reivindicativo en toda la industria cinematográfica), resultaba totalmente necesario abordar esta situación, ya que pertenece a un cambio que apuesta por productoras femeninas, y la necesidad de la creación de proyectos ambiciosos dirigidos por mujeres. Si bien es cierto que nos hallamos en un recorrido arduo y, en ocasiones, difícil, cada vez existen más mujeres guionistas, más temáticas de igualdad y, como Juana Macías defiende, el cine crea referentes.

Y este será uno de los puntos claves dentro de la asociación de mujeres cineastas a la que ella pertenece, impulsando y creando pluralidad en los puntos de vista, otorgando voz y dando visibilidad a un amplio abanico de ejemplos. El público ríe, llora, crece, teme ,y sobre todo, reflexiona. El cine tiene esa capacidad de trasladarnos muy lejos de nuestros asientos, con la intención de contribuir a la formación de conciencias bien amuebladas y, fundamentalmente, hacernos felices, entretenernos y liberarnos de nuestras preocupaciones mundanas.

Victoria Herrera

Un Vistazo a «Las Leyes de la Termodinámica».

El pasado 20 de abril se estrenó la película «Las Leyes de la Termodinámica», película de Mateo Gil. Nosotros pudimos asistir a su preestreno en Kinépolis (València) y en el presente artículo trataremos tanto lo que nos pareció como las reflexiones que hemos hecho en torno a ella. Se trata de ese tipo películas que demuestran como su director puede tratar una gran variedad de géneros, en este caso se trata de una comedia romántica enmarcada en el contexto de un falso documental. Para ello, Mateo Gil se ha servido de un reparto poco numeroso, pero eficaz. Hablamos de Vito Sanz, Berta Vázquez, Chino Darín y Vicky Luengo.

El argumento es simple. Se trata la típica formula de «chico conoce chica», pero con unas cuantas variaciones. Los protagonistas no se enamoran al instante, sino que poco a poco se observa como el personaje de Vito Sanz acaba ganándose al de Berta Vázquez mediante su personalidad y la atracción que supone la curiosidad que despierta todo aquello que estudia. Él ya se encontraba en una relación que le iba bien, una chica que le entendía, que le quería y que sabía apreciar todas las cosas que para la gente en general serían meras «frikadas».

Pero como suele ocurrir, la relación se encuentra en un punto en que la monotonía es tal que cualquier mero accidente, y usamos esta palabra en el sentido más científico posible, puede hacer que todo se desmorone. De hecho, eso es lo que ocurre. En un momento de la película, en el que todos los protagonistas entran en juego y en que solo la parte masculina se conocía de antemano ocurre este accidente mediante el cual terminan por conocerse y se inician dos relaciones paralelas. La primera, la de los protagonistas, se basará en el menosprecio del protagonista hacia él mismo respecto a su amada. A causa de estas inseguridades provocadas por verse inferior a ella en todos los aspectos, le trasladará todas sus dudas a ella y ocasionará su ruptura. Por otro lado, los otros dos protagonistas llevarán una relación en la que él no puede evitar querer estar con otras mujeres, pero que al final se percatará de que verdaderamente solo quiere a la pareja que en este encontronazo conoce.

Chino Darín y Vicky Luengo en "Las Leyes de la Termodinámica". Fotografia cedida por Sony pictures.

Chino Darín y Vicky Luengo en «Las Leyes de la Termodinámica». Fotografía cedida por Sony pictures.

Todo esto, e insistimos, todo, se encuentra explicado mediante las leyes de la termodinámica por el propio protagonista. ¿A qué se debe? Hemos de tener en cuenta que él se encuentra realizando su tesis doctoral y, además, es un apasionado de todo lo que tiene que ver con su disciplina. Así pues, traslada todo cuanto estudia y sabe a todos los ámbitos de la vida. Muestra de manera constante como las personas nos encontramos siempre predeterminadas a hacer todo tipo de acciones, ya sea despejarnos dando un paseo, enamorarnos e incluso llevar a cabo nuestras necesidades biológicas, algo que se puede ver a lo largo de todo el filme.

Manel (Vito Sanz) colaborando en una clase de la universidad como ayudante. Fotografía cedida por Sony Pictures.

Manel (Vito Sanz) colaborando en una clase de la universidad como ayudante. Fotografía cedida por Sony Pictures.

Los datos que se trasladan a la pantalla son totalmente verídicos, y es aquí donde entra en juego el falso documental. A lo largo de la película aparecen una serie de científicos de gran renombre, según el propio director, que nos explican, o más bien aclaran, cuáles son las fuerzas que intervienen en cada parte de la trama, mostrándonos, eso sí, de una manera magistral, en cuanto a lo formal, y muy didáctica, todos los procesos termodinámicos correspondientes. Se recurre a esquemas visuales y planos dentro de la trama en que se expone con flechas, líneas y dibujos todo lo que ocurre en la ficción en relación con la ciencia. En este punto es muy destacable la escena de la discoteca, en la que los principales protagonistas se dan el primer beso a la vez que se explica la atracción gravitatoria.

Aunque el planteamiento y la idea son muy originales, debemos exponer también que acaba por volverse algo tedioso. A lo que nos referimos es a que se trata de conceptos entendibles y muy bien explicados, pero que, al ser expuestos de manera tan rápida y tajante sacan al espectador de la trama constantemente. Lo que queremos decir es que tal vez al realizar toda esta serie de explicaciones de manera tan perfeccionista se corta el hilo de la historia, ya que, debemos esforzarnos en comprenderlas. Claro está que, si estamos familiarizados con el tema, estos tramos de la película pueden volverse muy disfrutables, puesto que se conocen los conceptos. Sin embargo, si se trata de un espectador estándar, que no conoce dichos conceptos, le estaríamos mostrando, a priori, objetos a los que debe dar significado para poder llegar a comprender la relación entre éstos y lo que ocurre en pantalla. Esto ya representa un esfuerzo comprensivo que, en nuestra opinión, separa al espectador de la trama principal. Sin embargo, si conocemos los conceptos, lo único que tenemos que hacer es aplicar las ideas, por lo tanto, el esfuerzo es menor y el disfrute, mayor.

La idea de que las emociones humanas se encuentran determinadas en gran parte no es algo nuevo en nuestros tiempos. Son numerosos los estudios que cada vez más asocian la aparición del amor con procesos químicos que se generan en nuestro organismo. Sin embargo, la película usa la termodinámica, es decir, física, no química. Esto la convierte en una temática de lo más original. El protagonista, como hemos comentado, se encuentra obsesionado con ello, de hecho, puede darse el caso de que nos traslade en cierta manera esa obsesión, puesto que a lo largo de la película se despierta en el espectador un sentimiento de curiosidad que en cierto modo le lleva a querer saber que nueva ley intervendrá en el siguiente punto de la trama argumental.

Llegados a este punto, y como se avanza nada más comenzar la película, la relación entre los dos protagonistas termina. Sin duda, esta es otra de las partes del filme que se explica mediante leyes de la física, pero a estas alturas, eso no nos sorprende. El protagonista entra en una espiral de depresión y obsesión con respecto a su amada, lo que le pasó a él con su expareja le acaba de pasar a él. Busca en todos los rincones posibles teorías, explicaciones que le den respuestas a sus dudas, incluso culpa al personaje de Berta Vázquez. Todo esto termina en una escena rápida y con un texto conciso que no solo da un golpe de realidad al protagonista, sino también al espectador. Hablamos del momento en que Elena (Berta Vázquez) se gira para decirle a Manel (Vito Sanz): «¡Las leyes de la termodinámica no se pueden aplicar al amor!».

Manel (Vito Sanz) pensativo en el lugar de trabajo de su amigo (Chino Darín). Fotografía cedida por Sony Pictures.

Manel (Vito Sanz) pensativo en el lugar de trabajo de su amigo (Chino Darín). Fotografía cedida por Sony Pictures.

Es en este punto en el que se descubre la tesis de la obra. El hecho de que bien es cierto que se puede fantasear con que exista cierta relación entre las leyes físicas y el amor, esto no deja de ser lo que es, fantasía. El amor es mucho más que eso. Creer que todo se encuentra determinado no solo es antinatural, también es retorcido. De hecho, tras esto se muestra como realmente, Manel es quien precipita la relación al fracaso con una serie de flashbaks en los que se pone en manifiesto como esconde su frustración, inseguridad y baja autoestima tras su especialidad, que son las ciencias. De hecho, que lleve a cabo esta actitud es síntoma no solo de sumisión, sino también de su falta de voluntad o de valor para enfrentarse a lo adverso, puesto que, para él, todo está predestinado y es inmutable. De esta manera se libera de su actitud en la relación y, además, le es más fácil culpar a los demás, en este caso, a Elena. Él mismo es quien desde un principio cree que todo acabara porque se ve en un plano inferior en todos los sentidos a su nueva pareja.

Elena (Berta Vázquez). Fotografía cedida por Sony Pictures.

Elena (Berta Vázquez). Fotografía cedida por Sony Pictures.

La película, sin duda, representa una propuesta muy original por lo que plantea. Porque puede llegar a esconder más cosas de las que se puede ver a simple vista. Se nos muestra una trama que permite al espectador reflexionar entorno a ella, puesto que, todos alguna vez hemos comparado el amor con cualquier cosa con el fin de simplificar algo que de por sí es de las emociones más sumamente complejas que pueden experimentar los seres humanos, con un sinfín de factores que lo condicionan, por no hablar del más importante, el libre albedrío. La manera en que se exponen los puntos que hacen referencia a las leyes de la termodinámica son muy interesantes y, a nuestro juicio, en cuanto a su contenido formal, muy agradables, ya que acompañan de manera espléndida las explicaciones, así como, a su vez, enriquecen la experiencia visual en algunas escenas como la de las dos rupturas emocionales mediante planos superpuestos.

Manel (Vito Sanz) y su exnovia en una de las escenas en que se ven los planos superpuestos. Fotografia cedida por Sony Pictures.

Manel (Vito Sanz) y su exnovia en una de las escenas en que se ven los planos superpuestos. Fotografía cedida por Sony Pictures.

Como hemos comentado anteriormente, probablemente, aquello que no nos ha parecido lo mejor es el hecho de que se reiteren tanto las relaciones entre leyes y trama, entre concepto y objeto. Probablemente, sea mucho más disfrutable si se realiza un segundo visionado en el que ya tengamos más o menos claras las ideas planteadas y así relacionarlas mejor, para no tener que prestar tanta atención a éstas y que de esta manera el juego que establecen sea más ostensible para el espectador. Aun así, se trata de una propuesta muy original y que invita a la reflexión y al disfrute de todo aquel que esté dispuesto a pasar un rato reflexionando sobre algo tan enigmático como es el amor.

Momento en que todos los protagonistas: Vito Sanz, Chino Darín, Berta Vázquez y Vicky Luengo sufren el accidente que les hace conocerse. Fotografia cedida por Sony Pictures.

Momento en que todos los protagonistas: Vito Sanz, Chino Darín, Berta Vázquez y Vicky Luengo sufren el accidente que les hace conocerse. Fotografía cedida por Sony Pictures.

Retorna el cine documental de Plisson

El gran día, de Pascal Plisson
Cines Kinépolis
Avenida de Tomás y Valiente s/n, Paterna, Valencia
Estreno el 29 de enero de 2016

Mañana viernes, el Kinépolis de Paterna estrena El gran día, la película sucesora de la gran triunfadora de los premios César 2014 en la categoría de documental, Camino a la escuela, ambas dirigidas por el director francés Pascal Plisson.

Como en Camino a la Escuela, El gran día vuelve a centrarse en la vida de cuatro jóvenes de países remotos del planeta que llevan meses y años preparándose para afrontan ese día un desafío que cambiará para siempre sus vidas y les acercará más a sus sueños. Una vez más, el director francés se adentra en la realidad de dos chicos y dos chicas de entre 11 y 19 años para contar una conmovedora y maravillosa historia sobre el esfuerzo humano, la importancia de la educación, la dedicación, la esperanza y el coraje.

El documental, distribuido en España por Abordar Casa de Películas, se estrenará mañana 29 de enero en 60 salas de todo el país. El gran día cuenta con el apoyo de la ONG internacional para la ayuda de la infancia, Save The Children, y de los principales fondos y entes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dedicados a la infancia y la cultura, Unicef y Unesco, respectivamente, y la Obra Social “la Caixa”. Un apoyo nacional e internacional que reconoce el valor humano, educativo y cultural de un largometraje apto para todos los públicos, y especialmente dirigido a niños y adolescentes.

Un instante fotográfico de la película 'El gran día'. Imagen cortesía de OS la Caixa.

Un instante fotográfico de la película ‘El gran día’. Imagen cortesía de OS la Caixa.

La película, que también goza de la colaboración de la Fundación Atresmedia y Europamundo, saldrá en los cines de toda España en versión original subtitulada en castellano y catalán, y en versión doblada al castellano, catalán y euskera. Pascal Plisson (1959, París) es un director y guionista autodidacta, ganador del premio César al mejor documental en 2015 por Camino a la escuela y autor de diversos documentales sobre la naturaleza y África, como Massai, guerreros de la lluvia.

El documental narra la historia de Nidhi (15 años, India), Deegii (11 años, Mongolia), Tom (19 años, Uganda) y Albert (11 años, Cuba), dos chicas y dos chicos procedentes de diferentes puntos del mundo que, a pesar de sus diferencias, comparten la misma pasión y perseverancia por llegar a sus metas, mejorar su situación y la de sus familias.

Sus historias conmueven por los desafíos tan diferentes que deben afrontar y por el que se han estado preparando durante meses e, incluso, años: un examen de acceso de matemáticas, una audición para jóvenes contorsionistas, el examen final para convertirse en guarda forestal y un combate de boxeo para acceder a una prestigiosa escuela.

Nidhi quiere ser ingeniera. Vive en el norte de la India (Benares) y su familia no tiene los medios necesarios para facilitarle el acceso a la Universidad. Además, el hecho de ser niña en la India es un reto mayor. Sin embargo tiene una posibilidad de cumplir su sueño: aprobar el “Súper 30”, una prueba a la que anualmente se presentan más de 5.000 aspirantes y que únicamente superan los 30 mejores. Pasar la prueba le permitirá formarse y prepararse durante un año para el examen de ingreso en la Universidad.

La joven Deegii, tiene un claro objetivo: quiere convertirse en contorsionista profesional. Su sueño es formar parte de uno de los mejores circos del mundo en Singapur. Por ello, se prepara para una audición que puede lanzar su carrera y, si la supera, le dará acceso a un programa de formación donde podrá continuar sus estudios y formación. Tras años de entrenamiento, Deegii sólo tiene cuatro minutos para convencer al jurado de que es una de las mejores.

Fotograma de la película 'El gran día'. Imagen cortesía de OS la Caixa.

Fotograma de la película ‘El gran día’. Imagen cortesía de OS la Caixa.

Por su parte, Tom quiere ser guarda forestal. Después de dos largos años de preparación y estudio, llega el momento de realizar el examen de ingreso. Si lo supera verá cumplido su sueño de trabajar en su pasión: la protección del medioambiente y de los animales de su país, Uganda, y más concretamente del Parque Nacional Queen Elizabeth.

Por último, El gran día nos traslada a la parte pobre de la Habana, donde vive Albert. El joven sueña con convertirse en el mejor boxeador de su generación. Para conseguirlo debe ser aceptado en la Academia de Estudios del Deporte, donde podrá adquirir los conocimientos necesarios sobre este deporte y continuar con su formación escolar. Pero para poder ser aceptado debe participar en la competición más importante de su vida.

La localización de los personajes y el casting fueron decisivos en la construcción de un documental. Tras tiempo de investigaciones y viajes, se priorizaron historias reales, únicas, que mostraran el día a día del joven en su cultura (su entorno, medio ambiente, familia, hogar, etc.). Los 4 protagonistas seleccionados no son actores. Se hicieron entrevistas con cada uno de ellos y sus familiares: el entusiasmo y entrega de todos ellos fue un factor clave para su elección. Fruto de la colaboración de la Obra Social “la Caixa”, la película inspirará un sólido proyecto educativo que se desarrollará en escuelas de toda España. Dirigido, principalmente, al alumnado de entre 12 y 16 años, el proyecto tiene como objetivo que los escolares descubran realidades distintas a las suyas y puedan generar debate en clase sobre diferentes temas que la película aborda, tales como los valores de la perseverancia, el esfuerzo y la autosuperación.

La película de Pascal Plisson recuerda el importante rol que la familia y la comunidad educativa juegan en la consecución de retos profesionales de los jóvenes, particularmente, en países donde el nivel de pobreza es elevado; así como la necesidad de la educación en dichas circunstancias.

Las escuelas y centros educativos podrán acceder a sesiones personalizadas de visionado de El gran día, así como a su material didáctico preparado, a través del formulario accesible en la página web: www.elgrandia.org