Inversión matricial, en la Casa Bardín

Inversión Matricial. Do it yourself
de Alberto Santonja
Comisariada por Gabriel Songel González
Hasta el 21 de septiembre en la Casa Bardín
c/ San Fernando 44, Alicante

Con INVERSIÓN MATRICIAL, Alberto Santonja (Ibi, 1969) nos invita a participar de su reciente obra centrada en este doble sentido y juego de palabras. La inversión supondría la predisposición e invitación a ver los objetos cotidianos desde otra perspectiva más crítica y reflexiva de nuestros hábitos de consumo y hábitos de visualización de los mismos. Lo matricial es la referencia a los objetos pensados, proyectados y ejecutados para ser reproducidos en series cortas o tiradas masivas.

La trayectoria de Santonja ha estado siempre a caballo entre el Arte y el Diseño, entre la artesanía y la producción industrial, entre lo visual y lo icónico, y le ha permitido desarrollar puntos de encuentro entre todos los campos mencionados y cada obra que nos propone, ha supuesto una concreción de las múltiples contradicciones, dobles sentidos, iconos descontextualizados y cualquier observación de la vida cotidiana que le ha llevado a pararse, reflexionar y recrear el contrasentido que le ha producido.

De esta forma, podemos encontrar a lo largo de la exposición desde esculturas modeladas, a esculturas configuradas con objetos reciclados o descontextualizados, ready mades, autorretratos, instalaciones, moldes para series, y todo tipo de medio expresivo de sus observaciones. El lenguja común de todos ellos podríamos decir que es el lenguaje industrial, el aspecto de lo matricial para ser repetido masivamente. Por esta razón el autor se ha centrado en símbolos e iconos fácilmente reconocibles para el espectador, y así hacerlo partícipe de la observación y reflexión crítica.

INVERSON MATRICIAL 08

Dentro d elos lenguajes industriales utilzados cabría destacar el lenguaje del serctor juguetero, muy vivido por el entorno familiar y local del autor de la población de Iibi, conocida como cuna del sector juguetero en España. Pero no por ello debemos pensar que es una obra local. Todo lo contrario. La obra que nos presenta Alberto Santonja es un recorrido personal en lo conceptual, entre el arte y el diseño, y en lo geográfico, entre Iib y Valencia; y en lo experiencial en sus viajes y observaciones por el mundo.

De hecho, es una obra difícil de encasillar en una corriente concreta, porque va desde lo dadaista de los ready mades, al pop art usando iconos gráficos publicitarios, a las instalaciones povera, o a conceptos indusriales del Do it yourself, háztelo tú mismo. Es, por tanto, un lenguaj ecléctico más preocupado por provocar la concexión con el espectador que por encasillarse en una tendencia concreta.

Tenemos la ocasión de conocer a este artista polifacético a través de sus obras sobre la vida cotidiana, que nos invita a adoptar un punto de vista diferente al convencional que provoque la autocrítica o simplemente que nos hace fijarnos en detalles que, habitualmente, nos pasan desapercibidos.

INVERSIÓN MATRICIAL es una invitación a la observación y a la reflexión pero también a la diversión que deseamos nos haga pasar un rato interesante.

Gabriel Songel González

INVERSON MATRICIAL 03

Diseño, solidaridad y juguetes

II edición de Brew Toys
Biblioteca de Las Naves
C/Juan Verdeguer 16. Valencia
Del 25 al 26 de junio

Se producen en ediciones limitadas, vírgenes, en blanco. Toman la resina, el vinilo, la madera, el metal y hasta el papel como soporte. Se presentan en formas amables, pero no son siempre para niños. Y artistas y artesanos componen sobre su esqueleto la que terminará por ser su forma y concepto definitivo, el de un Art Toy: piezas a medio camino entre lo pueril y lo escultórico que en manos de coleccionistas alcanzan la veneración.

Entre juguetes para adultos y la cerveza de la marca valenciana Zeta Beer, que de nuevo patrocina e hilvana la temática, se levanta esta nueva edición de los Brew Toys. La segunda, que como novedades suma la colaboración de la ADCV a través de un debate abierto, agranda el espacio y se traslada a Las Naves, y acelera el formato a un único fin de semana (25 y 26 de junio) que concentrará todo el proceso de factura de los Toys. Todo en vivo, de libre acceso y continuando, también, con la divertida y exitosa subasta de las piezas que en esta segunda edición, destinará todo lo recaudado a un proyecto solidario.

Los nombres a cargo de la experiencia son Flüke, Dr. Zamenhof, Mr. Zyan, Mr. Simon, Kilo, Dani Salvador, Ink Bad Company, Alberto Silla, Lawerta, Mik Baro, Vinyl Escape, Jorge Lizandra, Swing, Cristian Fish, Juan Carlos Iñesta, Juan Díaz-Faes, Alicia García, Joan Quirós, Kike Correcher y Syntetyk que, además de intervenir, organiza y coordina esta segunda edición de Brew Toys.

I edición BrewToys. Imagen cortesía de la organización.

I edición BrewToys. Imagen cortesía de la organización.

En total, veinte creativos valencianos de distintos ramos (ilustradores, diseñadores gráficos, ceramistas…) que se enfrentarán, durante todo el sábado 25 de junio, al horror vacui de un Toy en blanco de la Gas Collection de Vinyl Escape. Un punto de partida común, desde el que cada uno de los participantes deberá dejar su impronta. Cada uno con sus técnicas de trabajo, desde cero. Un sábado único tanto para los artistas, que trabajarán rodeados de compañeros en un espacio común y contrarreloj; como para los aficionados, amigos y curiosos que quieran empaparse de su pericia y creatividad.

Juguetes inspirados en la cerveza. Pintados en aerosol, rediseñados, modificados estructuralmente, pasados a la cerámica o tatuados de hand lettering. Brew Toys que  también se subastarán en la misma biblioteca de Las Naves en una jornada concebida como una fiesta para todos los públicos. Un domingo (electoral, además) que entre pujas, subastas, adjudicaciones y las mejores cervezas de ZETA, destinará todo lo recaudado al Free Design Bank. Un proyecto maravilloso liderado por el diseñador y docente Manuel Bañó, que apuesta, a través de los fundamentos del diseño, por empoderar a los artesanos de países azotados por la pobreza.

El juguete en Alicante: un siglo de historia

Presentación de la revista Canelobre: Joguets. La historia del juguete en Alicante
Exposición de juguetes antiguos
Casa Bardín. Calle San Fernando, 44. (Alicante)
Inauguración: 17 de diciembre de 2013 a las 19,45 horas
Hasta el 23 de febrero de 2014

El departamento de Revistas del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert, organismo de la Diputación de Alicante, presenta un nuevo número del monográfico Canelobre dedicado al juguete en la provincia de Alicante. Se trata de un extenso recorrido por su historia de la mano de José Ramón Valero Escandell, doctor en Geografía e Historia y autor de numerosos libros dedicados a esta industria, y Alfonso Payá, perteneciente a una de las sagas jugueteras más importantes de la provincia. Este Canelobre contará con interesantes aportaciones de estudiosos sobre esta materia que nos introducirán en este particular mundo y nos llevarán a cada uno de los museos alicantinos especializados en el juguete: Ibi y el juguete de lata, Dénia y la madera, y la muñeca en Onil. Además, estudia el proceso histórico, el progreso industrial y analiza el mundo del juguete desde los más diversos aspectos: la memoria, la innovación tecnológica, la función de la publicidad, el valor educativo o el testimonio de antiguos protagonistas. Por último, tres coleccionistas contarán su experiencia atesorando piezas y juguetes de gran valor sentimental.

Uno de los juguetes de la exposición. Imagen cortesía de la Casa Bardín

Uno de los juguetes de la exposición. Imagen cortesía de la Casa Bardín

En el Consejo de Revistas del IAC surgió la idea de acompañar la presentación de este número 62 de Canelobre de una exposición del juguete antiguo formada por fondos de la familia Payá, entre ellos una espectacular maqueta de tren de 1930 que ocupa 18 metros cuadrados, y aportaciones del Museo Valenciano del Juguete de Ibi, Museo de las Muñecas de Onil y el Museo del Juguete de Dénia; en total más de doscientas piezas que abarcan el período desde finales del siglo XIX hasta los años ochenta. Además, contaremos con la cesión de la casa de muñecas propiedad de la familia Bono Guardiola, réplica de la Casa Bardín de principios del siglo XX. La muestra se prolongará durante dos meses en las instalaciones de la Casa Bardín, coincidiendo además con el periodo navideño durante el cual, tiene previsto abrir sus puertas también los fines de semana.

Uno de los juguetes de la exposición. Imagen cortesía de

Uno de los juguetes de la exposición. Imagen cortesía de la Casa Bardín

Árbol ‘in’ urbe

Árbol objeto, de Álvaro Tamarit
Galería Alba Cabrera
C / Félix Pizcueta, 20. Valencia
Hasta el 10 de enero

Los árboles en las ciudades es el último vínculo que nos conecta con la naturaleza de la que hemos sido voluntariamente desterrados. Una naturaleza pródiga y benéfica, pero también hostil y destructora, que de amante madre puede mudar en un instante en cruel madrastra. El árbol en la urbe nos recuerda de dónde venimos, cuando una ardilla podía atravesar la península desde Gibraltar a los Pirineos yéndose por las ramas. También dónde podemos acabar, en un árido desierto, donde la felicidad y la belleza serían espejismos imposibles.

Obra de Álvaro Tamarit, en 'Árbol objeto'. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Obra de Álvaro Tamarit, en ‘Árbol objeto’. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Implantados entre el asfalto y el cemento, cada uno en su respectivo alcorque, los árboles prestan su sombra en los sofocantes meses estivales, consumen los detritos de los coches y ponen una nota de gracia y color en un ambiente gris. ¿Quién no ha soñado alguna vez en vivir en la copa de un árbol gigantesco como Tarzán, o en el interior de un tronco hueco, como la pandilla de Peter Pan?

Algunas personas tienen una conexión especial con estos vegetales que pueden vivir cientos de años y  saben morir dignamente de pie.

Ciudad con cubierta vegetal, de Álvaro Tamarit. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Ciudad con cubierta vegetal, de Álvaro Tamarit. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Algunas incluso los convierten en materia artística, como Álvaro Tamarit (Xàbia, 1976) cuya última exposición,  Árbol objeto, en la sala Alba Cabrera, es una reflexión sobre su importancia en el complejo y delicado tapiz de la vida.

“Llevo años trabajando sobre este tema, el uso que damos a los árboles y a la madera, una materia viva que derrochamos demasiado”, dice Tamarit. “En esta muestra presento una mezcla de piezas antiguas y otras más recientes”.

Los trabajos de Tamarit combinan el procesamiento de la madera con el soporte collage analógico y los relieves en tres dimensiones. Esculturas singulares que ensalzan  la belleza de la madera, bajorrelieves de ciudades invadidas de vegetación, grandes árboles que acogen ciudades. También objetos juguetes a la manera de Joaquín Torres García, como su barco biblioteca, inspirado en la noticia de que un cargamento de libros iba a ser enviado a África por mar.

Obra de Álvaro Tamarit, en 'Árbol objeto'. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Obra de Álvaro Tamarit, en ‘Árbol objeto’. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

A diferencia de otros artistas que buscan durante años su propio camino y lenguaje, Tamarit confiesa que desde que estudiaba en Bellas Artes “tenía mi propia forma de pensar y sabía cuál iba a ser mi camino siempre en libertad”.

En su taller de Xàbia la madera es la gran protagonista y utiliza fotografías de sus viajes, imágenes de periódicos y revistas para componer sus collages, “siempre analógicos”, reivindica.

“Utilizo algunas máquinas sencillas como lijadoras o taladros, pero las manos son las que más trabajan”, apunta.

Vive entre Xàbia y Cambridge, un eje privilegiado que le permite contrastar las grandes diferencias en la apreciación del arte entre España e Inglaterra. “Allí dan ayudas desde 100 a 2.000 euros a devolver sin interés para que la gente adquiera piezas artísticas”, comenta.

Sus últimas exposiciones se presentaron en Alemania, Holanda y en Valencia, en la galería Set.

Bel Carrasco

Obra de Álvaro Tamarit, en 'Árbol objeto'. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Ciudad en la sierra, de Álvaro Tamarit, en ‘Árbol objeto’. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.