Consuelo Císcar, ¡queda usted auditada!

Informe provisional de control financiero realizado al IVAM
Intervención General de la Generalitat Valenciana
Ejercicios 2009 al 2014
Con fecha 21 de mayo de 2015

Tarde o temprano se iba a saber: era un secreto a voces. Consuelo Císcar, más que dirigir el IVAM durante diez largos años, lo ha digerido masticándolo a dentelladas, a base de despilfarrar el presupuesto público como si de una orgía privada se tratara. Un informe provisional de control financiero realizado al Instituto Valenciano de Arte Moderno por parte de Intervención de la Generalitat así lo demuestra. El cúmulo de irregularidades es tal, ya sea a la hora de adquirir obras por encima de su valor en el mercado, tramitar comisariados a dedo, hinchar gastos de viaje o camuflar otra serie de gastos, que daría para un tratado de psicopatología económica.

Manifestación frente al IVAM. Fotografía: Tania Castro.

Manifestación frente al IVAM. Fotografía: Tania Castro.

Los ejemplos son múltiples y apabullantes. Bastará decir que, en una muestra aleatoria de obras adquiridas, Intervención concluye que en los casos de Xiaochum Miao, Natividad Navalón, Julio Quaresma, Javier Arce y Juan Carlos Nadal, sus obras The Deluge, Tiempo de arroz y sal, Della Bestia Triunphante, Removal Assignments y Haboob, respectivamente, fueron compradas por un precio superior al 1.520% (caso de la obra de Quaresma) al estimado por una valoración externa.

Tierra de arroz y sal, de Natividad Navalón. IVAM.

Tiempo de arroz y sal, de Natividad Navalón. IVAM.

Así, el precio de adquisición de Della Bestia Triunphante por parte del IVAM fue de 32.400€, frente a los 2.000 estimados. Por Removal Assignments se pagó 11.800€, cuando lo normal hubiera sido 2.500, mientras que por Tiempo de arroz y sal el IVAM desembolsó 128.400€, de los 75.000 que dictaminaba el valor de mercado. The Deluge (18.000 por 8.000) y Haboob (14.520 por 10.000) son las diferencias económicas de los otros dos casos, siempre según el informe de Intervención de la Generalitat.

Gerardo Rueda.

La moneda, el tiempo y el laberinto. Homenaje a Borges I, de Gerardo Rueda. IVAM

El IVAM también compró la obra La moneda, el tiempo y el laberinto. Homenaje a Borges II, de Gerardo Rueda, facturada en 10.586€, dentro de un lote que comprendía a su vez la donación de otras 77 obras del autor, sin que hasta la fecha haya sido entregada al instituto valenciano, al igual que sucede con 32 de las donadas. El actual director del IVAM, José Miguel Cortés, en las alegaciones presentadas al informe, manifiesta haber solicitado a la Fundición CAPA, encargada de dicha obra, su entrega “a la mayor brevedad posible”, al igual que reclama a su propietario las 32 restantes.

Haboob, de Juan Carlos Nadal. IVAM.

Haboob, de Juan Carlos Nadal. IVAM.

Los gastos de viaje y alojamiento de Consuelo Císcar durante 2009-2013 ascendieron a 137.717,82€. Gastos entre los cuales el informe detecta tres facturas de alojamiento correspondientes a tres habitaciones distintas de un mismo hotel de Basilea (Suiza) por importe de 3.825,65€ cada una. “Se ha comprobado que una de ellas corresponde al alojamiento de una persona que no tiene relación laboral con el IVAM (Pilar Mundina Gómez)”, mientras que las dos restantes “figuran a nombre de la Directora Gerente, sin que se haya podido verificar si se alojó una tercera persona sin identificar o si la habitación quedó desocupada”.

Removal Assignments, de Javier Arce.

Removal Assignments, de Javier Arce.

Lo mismo sucede con los gastos de alojamiento por valor de 855€ debidos a “una estancia de hotel de dos noches de Boye Llorens en Barcelona sin que conste relación laboral o profesional con el IVAM durante dichas fechas”. O los 12.146,76 correspondientes a gastos de desplazamiento de miembros del Consejo Rector para acudir a las sesiones de dicho órgano. Y es que, como recoge el informe, “el IVAM no dispone de ninguna norma interna que regule [esos] gastos de desplazamiento”.

Del Catálogo Razonado de Julio González, cuya obra estaba previsto se articulara en cinco volúmenes, a día de hoy únicamente publicados los del I al III, el IVAM adquirió 2.750 ejemplares, de los que se han vendido 22, 161 se han entregado de forma gratuita como protocolo y, ¡atención!, 2.567 (93,35% de los adquiridos con un coste de producción de 297.233€), “están almacenados como stock en las dependencias del Instituto”.

Los ejemplos de las irregularidades cometidas es tan amplio y revelador que José Miguel Cortés, en sus alegaciones, firmadas junto al Administrador Joan A. Llinares Gómez, afirma que “suponen un grave quebranto para el erario público y, en particular, para el maltrecho presupuesto del IVAM”. De hecho, Cortés y Llinares añaden que todos estos hechos “podrían constituir además conductas tipificadas en el ordenamiento jurídico penal”, por lo que entienden “necesario dar traslado a la Abogacía de la Generalitat al objeto de que se interpongan cuantas acciones sean necesarias”.

Consuelo Císcar. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Consuelo Císcar. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Salva Torres

Antonio Vega. Tu voz entre otras mil

Antonio Vega. Tu voz entre otras mil. Directora: Paloma Concejero.

Había que darse prisa. Ya sabemos cómo se las gastan en este país, los documentales duran en cartelera casi un abrir y cerrar de ojos. No en vano tuve que sufrir la contradicción, discordancia y desajuste entre el horario que ofrecía la cartelera a través de distintos medios de comunicación y el propio cine que presentaba este rockumental, el cual optó por descartar la primera sesión de la tarde del sábado por otro producto, digamos, más comercial y anodino.

Sea como fuere nada tenía que suponer un obstáculo en la ilusión de poder visionar “Tu voz entre otras mil”. La espera y el esfuerzo se verían recompensados unas horas después, y es que al fin y al cabo considero a Don Antonio Vega como una de las personalidades más carismáticas e interesantes del mundo del rock, muy por encima de un buen puñado de populares artistas internacionales de los que se han escrito ríos de tinta y de los que se sabe el color de las sábanas donde dormían, el del wáter donde cagaban o la marca del vehículo que conducían (entre otros detalles triviales), y de los que realmente su biografía y sus hazañas personales desde mi punto de vista no aportan mucho a la importancia de sus legados.

Cartel del documental: Antonio Vega,  tu voz entre otras mil.

Cartel del documental: Antonio Vega, tu voz entre otras mil.

El documental de Paloma Concejero llegaba con polémica incluida por las declaraciones de algún familiar sobre el resultado final, algo que en cierto modo no me pareció extraño, por una parte el bombo de la difusión promocional y por otra que la genial creatividad artística de Don Antonio siempre ha llevado aparejado un punto oscuro, sobre todo el procedente del mundo de las drogas. De muchos es conocido aquel cuchicheo del pasado tan frecuente como absurdo y banal de “ay, es una lástima que se drogue porque canta tan bien que si no se drogara…”. Había que verlo para tener una opinión subjetiva pero contrastada y lo que era de cajón es que nada me iba a perturbar la admiración hacia su obra, hacia su legado.

No sé si han faltado cosas, al menos el que suscribe no ha echado en falta nada que sea muy reseñable, quizás otro enfoque en algunos detalles tales como sus querencias e influencias musicales en sus inicios, una considerable incidencia de Nacha Pop, sacarle mayor partido a las profundidades de más letras, etc. Dos horas sobre la biografía de un artista pueden dar para mucho. Sobrar tampoco estoy seguro, quizás las declaraciones de Will More, actor underground de la movida madrileña en los ochenta, me parecieron lo más fuera de lugar, cual si se tratase de una “ida de olla”. Para colmo se vieron agraviadas con la discusión que mantiene durante unos segundos con su hermana Carmen, una de las musas de la movida y novia (o rollete) de Antonio en aquellos años, sobre el inicio de la adicción del artista con las drogas. Realmente no sé que coño pintaba el susodicho actor, no creo que fuese un personaje determinante como tercero en discordia para concederle este protagonismo, pero bueno, tengo claro que estos entresijos y decisiones nunca dejan plenamente satisfechos a casi nadie.

Me quedo con muchas cosas. Por ejemplo ese generalizado sentimiento de protección tanto hacia la persona como hacia el artista por parte de amigos, familiares y compañeros de profesión, también por ejemplo los aspectos relacionados con la drogodependencia que permiten crear un retrato más fidedigno de Don Antonio (evidentemente inevitables, no los veo tan exagerados, habría resultado cojo este trabajo si se hubiesen excluido o descartado), asimismo la emoción y admiración que flota durante toda la cinta hacia la obra del verdadero protagonista (por ella pasan un número abundante de canciones que representan cada una de sus etapas, desde sus primeros escarceos en el mundillo hasta los últimos años con Marga pasando por su período con Nacha Pop o en solitario), pero por encima de todo percibo un trabajo muy “currado”, muy elaborado, de mucha entrega, devoción y dedicación a partir de conversaciones y testimonios de familiares (su ex-mujer Teresa Lloret, su madre, hermanos, la madre de Margarita del Río,…), amigos (Basilio Martí, Nacho Béjar,… ), de rescatar documentos, imágenes o filmaciones en Super 8, a la postre imprescindibles para perfeccionar una estampa más veraz y fiable.

Antonio Vega. Tu voz entre otras mil

Gracias a este documental podemos entender bastantes aspectos de una personalidad extremadamente sensible, incluso frágil o vulnerable, soñador y muy vital, o de algunas letras de sus canciones que, en cierto modo, dejaban un halo de misterio o confusión acerca de su razón, ahí está aquella feliz infancia en el seno de una familia numerosa, aquella pasión por la física, por la astronomía, por el kárate o por el alpinismo, con datos a tener en cuenta como un nacimiento prematuro, una especial atención de su madre, un altísimo coeficiente intelectual o una adolescencia peculiar.

Antonio Vega. Imagen del documental.

Antonio Vega. Imagen del documental.

No creo que sea el mejor documental sobre artistas de rock pero dista de ser uno de los peores y estoy en desacuerdo con esa postura que manifiesta que se ha quedado solamente en un retrato de un drogodependiente que componía canciones y tocaba la guitarra. En un país donde todo el mundo se queja y nada es del gusto de todos, donde no se reivindica al unísono lo más ilustre y granado de nuestra cultura musical, se ha creado un granito de arena más sobre la trayectoria de un artista atípico y singular. Cinco años después de la muerte por cáncer de pulmón de Don Antonio su legado sigue más vivo que nunca, y su voz suena mejor que otras mil, o dos mil, o tres míl, o…, de eso no nos cabe la menor duda.

 

Juanjo Mestre.  http://woody-jagger.blogspot.com/

Bajo la melodía

Basso Continuo
Juan Carlos Nadal

Comisariado por Begoña M. Deltell

Las Cigarreras
C/ San Carlos, 78, Alicante
Hasta el 30 de junio de 2013

Juan Carlos Nadal, "Basso Continuo". Foto de Sala. Imagen cortesía de Galería Aural.

Juan Carlos Nadal, “Basso Continuo”. Foto de Sala. Imagen cortesía de Galería Aural.

Basso Continuo responde a un concepto que proviene de la música. Es una especie de rumor que existe bajo (basso) la melodía y que organiza toda la composición sin dejar de sonar (continuo) hasta que termina. Juan Carlos trabaja la improvisación bajo el impulso de la intuición y la experiencia en un acto casi performático, rítmico y coreográfico impuesto por el gran formato.

Presenta para esta gran exposición una serie grandes lienzos donde el gesto es el elemento predominante. Su obra exhibe un poderoso grafismo sobre la base de amplias manchas de color, generalmente monocromáticas en rojo vivo, berenjena oscuro, negro, gris o blanco, con las que conforma sólidas construcciones gestuales.

Sin duda, la escultura es una evolución o desarrollo natural de su pintura. El gesto adquiere dimensión, el campo pictórico trasciende el plano y conquista el espacio invadiendo al espectador física y mentalmente.

El artista muestra un interés por el pensamiento oriental, pues su gesto se aproxima a la pincelada de la caligrafía tradicional china y japonesa que podemos ver en toda una serie de grafitos sobre papel de medio y gran formato. Su obra tanto pictórica como escultórica muestra una energía firme, dirigida, expresiva y automática que precisa sin embargo de un cierto control en la que la herramienta empleada, la brocha, el rodillo, el grafito, o los sargentos y aprietos para plegar el aluminio, son prolongación de la mano, del brazo, del cuerpo. Su obra es fundamentalmente experimental sirviéndose de la pincelada ancha para modelar la luz generando una curiosa e inquietante mirada.

Apunta el artista “En todo mi trabajo, independientemente de la apariencia que tenga, siempre está inherente la mirada de pintor”.

Juan Carlos Nadal es licenciado en Bellas Artes de San Carlos por la Universidad Politécnica de Valencia. Obtiene en el 2011 la Beca Fundación ARTE Y DERECHO de Madrid. Entre sus individuales destacan las realizadas en las galerías Edgar Neville, Valle Ortí, PazyComedias de Valencia, Canem de Castellón y galería Aural de Alicante; en el Ayuntamiento de Valencia, Museo de la Universidad de Alicante, La Llotgeta de Valencia o la sala de La CAM en Alicante. Entre sus colectivas destacan galería Visor de Valencia, ARCO con el MUA, Diputación Provincial de Alicante, CAM de Elche, Atarazanas de Valencia, Feria Sevilla Arte Actual con Valle Ortí, Palacio Revillagigedo (Cajastur) en Gijón, CIGE (China Internacional Gallery Exposition) en Beijing, China; ArteSantander y ArtLisboa con Galería PazYcomedias, “Cartografías de la creatividad. 100% valencianos” en el Centro del Carmen de Valencia y en el Museo de Arte Moderno de Santo Domingo en La República Dominicana; Berliner Liste con Galeria 3Punts de Barcelona.

 

Juan Carlos Nadal, "Basso Continuo". Foto de Sala. Imagen cortesía de Galería Aural.

Juan Carlos Nadal, “Basso Continuo”. Foto de Sala. Imagen cortesía de Galería Aural.

Juan Carlos Nadal. Quifu

Galería Aural. Alicante

Hasta el 23 de febrero de 2013
Planta inferior

 

Juan Carlos Nadal nos presenta un proyecto en el que muestra un despliegue de posibilidades espaciales a la pintura. El gesto es el elemento predominante. Su obra exhibe un poderoso grafismo sobre la base de amplias manchas de color, generalmente monocromáticas en negro, gris o blanco, con las que conforma sólidas construcciones gestuales. El gesto adquiere dimensión, el campo pictórico trasciende el plano y conquista el espacio invadiendo al espectador física y mentalmente dando paso a la escultura.
El gesto de Nadal es caligráfico. El artista muestra un interés por el pensamiento oriental, pues su gesto se aproxima a la pincelada de la pintura japonesa tradicional. Su obra tanto pictórica como escultórica muestra una energía firme, dirigida, expresiva y automática que precisa sin embargo de un cierto control en la que la herramienta empleada, la brocha, el rodillo, o los sargentos y aprietos para plegar el aluminio, son prolongación de la mano, del brazo, del cuerpo. Su obra es fundamentalmente experimental sirviéndose de la pincelada ancha para modelar la luz generando una curiosa e inquietante mirada.