María García Ibáñez: origen, territorio, pertenencia

María García Ibáñez. Cóncavo
Galería Paula Alonso
Lope de Vega, 29.  Madrid
Inauguración: jueves 10 de septiembre a las 20 horas
Hasta el 31 de octubre de 2015

La galería Paula Alonso en Madrid inaugura la exposición individual de la artista María García Ibañez, que continúa en la línea de trabajo de la artista en torno al territorio, el origen y la pertenencia. El catálogo que acompañará la exposición esta vez ha contado con la colaboración del escritor Juan Cárdenas, uno de los jóvenes escritores latinoamericanos con más proyección del momento.

maria garcia ibanez cartel

El punto de partida en proyectos anteriores de María Garcia Ibañez es lo que considera la unidad mínima de una posible vivienda nómada, de ‘posesión’ de la tierra, reducida al máximo, a la propia escala humana y se sirve para ello de la figura del petate centroamericano, una alfombra de palma tejida que se pliega en sí misma, se enrolla y se usa para protegerse de la inclemencia del suelo, para comer, para parir y en otro tiempo como sudario al morir.

Entonces el dibujo y el tejido se vinculan con la tierra desde la línea que se traza en el suelo, resultando una demarcación, un límite y también una huella, que resuelve mediante métodos de captura similares a los utilizados en arqueología, como el frottage o los moldes directos, que permiten obtener las impresiones de la forma y paso del tiempo.

En esta ocasión la proyección de esa escala humana se abrirá hacia el plano tridimensional, pero a la vez sigue manteniendo el interés de la artista porque el trabajo vaya desde y a través del dibujo. Con este fin, la artista se sirve de la forma esquemática de la excavación, de una cata en una superficie figurada, por medio de una geometría sintética, concreta, dejando a la vista un subsuelo que muestra los horizontes geológicos, los estratos acumulados de un terreno seccionado.

De esta porción extraída resulta un hueco y formas reversibles que son a veces vacío y otras relleno, como ocurre en el díptico “Hole” o de una manera muy distinta, en la serie de dibujos a lápiz “Cestas”, un muestrario de las diferentes formas de comenzar a tejer cestas, tejidos de palma que serán contenedores.

Dibujos “Cestas”, 2015. Grafito y acuarela sobre cartulina. Mosaico de 9 dibujos. 41X31 cm/obra. Cortesía de la artista.

Dibujos “Cestas”, 2015. Grafito y acuarela sobre cartulina. Mosaico de 9 dibujos. 41X31 cm/obra. Cortesía de la artista.

Dibujos “Cestas”, 2015. Grafito y acuarela sobre cartulina. Mosaico de 9 dibujos. 41X31 cm/obra. Cortesía de la artista.

Dibujos “Cestas”, 2015. Grafito y acuarela sobre cartulina. Mosaico de 9 dibujos. 41X31 cm/obra. Cortesía de la artista.

María García Ibañez nació en Madrid en 1978 y vive hoy en día entre Mexico y Madrid. Ha participado en distintos proyectos culturales y expuesto de forma colectiva e individual, entre los últimos destacan: Arada (Individual en Guijarro de Pablo, México, 2015), Fühlst du nicht an meinen liedern dass ich eins und doppelt bin (Colectiva en Galeria Peter Kilchmann, Suiza, 2015), Tierras Continuas (Individual en AJG Gallery, Sevilla, 2014), The prehistory of the Image (STUK Center, Bélgica, 2014), Recollective (Galeria Puerta Roja, Hong Kong, 2014), Ruta Mística (Museo MARCO, Monterrey, México, 2013) Micrographia (Individual en Puerta Roja & Cat Street Gallery. Hong Kong, 2013), Apuntes para una madriguera (Individual en Miscelánea, México DF, 2012). Becas y ayudas para la producción de sus proyectos que ha obtenido son entre otros: la C12 (Secretaria de Cultura de Oaxaca, México), Ayuda para creadores en el extranjero (Ministerio de Cultura, España, 2012), Beca para producción C11(Oaxaca, México, 2011), Residencia para creadores de Iberoamérica en México (AECID, CONACULTA, FONCA, 2009), la beca de movilidad para creadores (Matadero, Centro de arte, Madrid, 2008) y la beca internacional para artistas del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Juan Cárdenas nació en Popayán, Colombia, en 1978; vive actualmente entre Colombia y Ecuador. El autor del libro de relatos ‘Carreras delictivas’ (2008) y de la novela corta ‘Zumbido’ (2010), ha traducido a autores como William Faulkner, Gordon Lish, Muriel Spark, Norman Mailer, Nathaniel Hawthorne, Thomas Wolfe, Eça de Queirós o Machado de Assis y entre 2008 y 2010 gozó de una beca de creación en la prestigiosa Residencia de Estudiantes de Madrid. En 2013 publicó en Periférica su primera novela extensa, ‘Los estratos’, que fue recibida con elogios por la crítica de España y América y obtuvo en 2014 el Premio Otras Voces, Otros Ámbitos a la mejor novela de culto (escrita en castellano y publicada en España el año anterior). Acaba de publicar su última novela ‘Ornamento’ en la editorial Periférica.

 

El balance de las galerías valencianas en ARCO

Galerías valencianas en ARCO, JustMad y ArtMadrid: del 19 al 23 de febrero
Balance expositivo

Entre la “patraña” del IVA y el continuo trajín de la gente, coleccionistas (medio millar en ARCO, según la organización), curiosos y público en general, las galerías valencianas que acudieron a las distintas ferias de Madrid no dieron abasto. A Mira Bernabeu, que tomó hace nueve años junto a Miriam Lozano el testigo de Pep Benlloch en Espai Visor, la sonrisa le delataba. El Museo Reina Sofía le había comprado la serie completa de 60 fotografías de Sergio Zevallos. “Estamos muy satisfechos”, dice ahora con más calma. Pasado el aluvión, prefiere no echar las campanas al vuelo. “No se puede hablar de señal de recuperación”. No al menos hasta que pasen “dos o tres años que confirmen este aire de mejora”.

Mira Bernabeu y Miriam Lozano, de Espai Visor, en Arco. Imagen cortesía de la galería.

Mira Bernabeu y Miriam Lozano, de Espai Visor, en Arco. Imagen cortesía de la galería.

A Mira Bernabeu se le ve cauto, quizás atemperado el éxito de Madrid por la realidad de Valencia. “Este año las ventas han estado equilibradas entre coleccionistas nacionales y extranjeros”. Eso sí, valencianos, ni uno. “Los coleccionistas valencianos compran sólo pintura en ARCO, lo cual es un poco provinciano”. Entre eso y que “no ha habido propuestas arriesgadas”, salvo la “pieza de cristal de Dan Graham”, y sí “un alza de lo tradicional”, Mira Bernabeu prefiere seguir a lo suyo, que es pensar ya en la próxima feria de arte en Colonia.

UN ARCO “SÓLIDO”

Entre el “ARCO del cambio” y el “ARCO muy digno” se mueven Olga Adelantado, de la galería Luis Adelantado, y Rosa Santos. La primera dice que los coleccionistas españoles “se han movido este año”; vamos, que han empezado a comprar de nuevo. En su caso, obras sobre todo de Darío Villalba, Luis Gordillo y el joven Rubén Guerrero. “Se ha criticado de ARCO que ha sido más tradicional, pero a mí me ha parecido más sólido”, remacha Olga. Rosa Santos se mostraba igualmente contenta: una de sus artistas, Andrea Canepa, había obtenido el Premio a la Joven Artista Revelación, lo cual ha supuesto la adquisición de obra para el Centro de Arte 2 de Mayo de Móstoles. DKV Seguros también compró obra de Greta Alfaro.

Obra de Andrea Canepa en el stand de la galería Rosa Santos en ARCO.

Obra de Andrea Canepa en el stand de la galería Rosa Santos en ARCO.

“Me han comprado los coleccionistas españoles que suelen hacerlo”, principalmente obra de Xisco Mensua y Chema López. Lo que a Rosa Santos le seguía causando extrañeza era el confuso asunto del IVA. “Nos ha afectado de manera negativa, porque mucha gente, incluidos periodistas, siguen pensando que aplicamos el 10%, incluso había gente que alucinaba cuando le hablábamos del 21%”. Graciela Devincenzi, de Alba Cabrera, presente en ArtMadrid con One Project del artista Rubén Fuentes, subraya que la mal explicada bajada del IVA hace quedar al galerista como “el malo de la película”. Al ser únicamente el artista quien puede aplicar ese 10% en la venta de su obra, a las galerías “incluso nos puentean”, sostiene Devincenzi, todavía recuperándose del inmenso trajín ferial.

Obra de Antonio Fernández Alvira en el stand de Espai Tactel en JustMad. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Antonio Fernández Alvira en el stand de Espai Tactel en JustMad. Imagen cortesía de Espai Tactel.

LA AUSENCIA DE CONSUELO CÍSCAR

Vicente García, de Vali30, vuelve de ArtMadrid con una “impresión buena”. La Casa de Cristal del Centro Cibeles fue testigo de largas colas para entrar. Hasta un total de 20.000 visitantes. Vicente García vendió sobre todo obra de Antonio Gadea, Manolo Páez y Equipo Crónica. Lo del IVA no le parece crucial. “Es importante en las subastas y, sin duda, en ARCO, porque allí la compra es institucional”. Más importancia le da al hecho de que Madrid sea una ciudad “mucho más abierta que Valencia”, donde todos los que pasan por allí se sienten “cómodos” y alejados del “localismo” que observa tanto en Valencia como en Barcelona.Ismael Chappaz, que junto a Juanma Menero lleva la galería Espai Tactel, ha vuelto de JustMad “muy bien para la época en que estamos”. Los primeros días no paraban de descolgar obra de su stand, vendiendo principalmente piezas de David Méndez Alonso, Antonio Fernández Alvira y Javier Palacios. Del IVA dice que es “un desastre” que no se resolverá hasta que no haya una Ley de Mecenazgo. Y le extrañó no ver a la directora del IVAM Consuelo Císcar, que estuvo presente la pasada edición, cuando directores como Manolo Borja-Villel, del Reina Sofía, visitan “todos los años” la feria.

Obra de Rubén Fuentes en el stand de Alba Cabrera en ArtMadrid. Imagen cortesía de la galería.

Obra de Rubén Fuentes en el stand de Alba Cabrera en ArtMadrid. Imagen cortesía de la galería.

“PEQUEÑA RECUPERACIÓN”

De “patraña” califica Juan Cárdenas, de Kir Royal, lo del IVA, aunque piensa que el problema de fondo del mundo del arte no es ése: “La mayoría de galerías no sale fuera, cuando lo importante sucede en Nueva York, Londres y ahora China, que tras abrirse al exterior es un país de oportunidades”. Él ha vendido en JustMad obra de Keke Vilabelda y Fernando Bayona. “Los coleccionistas se han animado, dejando atrás esa mala de conciencia por comprar en tiempos de crisis”. Nacho Agrait, de Punto, piensa que hay una “pequeña recuperación”, a pesar de la “confusión” creada por la bajada del IVA: “Ha sido un parche mal puesto”.

Vicente Benlliure, de la galería Benlliure, estuvo en ArtMadrid y vio “algo más de alegría que otros años”. No se vende como hace seis o siete, pero sí “mejor que hace dos años”. En su caso, obras sobre todo de Manolo Valdés, Carmen Calvo o Chillida. Trinidad Hernández, de la galería Del Palau, habla de “trampa” del IVA y se queda con los contactos adquiridos en ArtMadrid. Julián Romero, de Trentatres Gallery, que acudió al Just On Paper de JustMad con las artistas Henrike Scholten y Raquel Carrero, regresa igualmente ilusionado con su participación en la feria por los contactos logrados: Feria de Estrasburgo y Swab de Barcelona. Las galerías valencianas, incluidas PazyComedias (JustMad), Aural de Alicante y Cànem de Castellón (ARCO), regresan pues con buenas sensaciones, a pesar del viento desfavorable de la crisis ¿amainando? y el mareo de una pésimamente explicada bajada del IVA. Habrá que seguir remando.

Obra de Darío Villalba. Imagen cortesía de la galería Luis Adelantado.

Obra de Darío Villalba. Imagen cortesía de la galería Luis Adelantado.

Salva Torres