La Diputación hace piruetas con el Teatre Escalante

Teatre Escalante
Programación 2019-2020
Diputación de Valencia
Jueves 28 de junio de 2019

“La Administración pública tiene una estructura muy complicada”, lamentó Josep Policarpo, director del Teatre Escalante. Complicada hasta la extenuación. “Han sido tres años de impasse”, continuó diciendo, quien deja el teatro dependiente de la Diputación de Valencia, tras finalizar su contrato en agosto. “Nos hemos instalado en una transitoriedad definitiva”, añadió. El Escalante lleva todo este tiempo sin una sede estable, después de abandonar su espacio de la calle Landerer por problemas estructurales y la falta de acuerdo con sus propietarios.

Tres largos años de dimes y diretes en torno al nuevo espacio. “Una sede estable es necesaria”, volvió a reclamar Policarpo. Se habló de Espai Moma, donde estaban a punto de recalar a falta de unos flecos administrativos que se han ido enredando. Luego se apuntó como posible sede La Marina. Y nada de nada. “Continuamos con la itinerancia”, de manera que “esa necesidad imperiosa la deberá trabajar el nuevo diputado”. Toda una legislatura perdida, que le llevó al director del Escalante a pronunciarse con elegante suavidad, no exenta de crudeza: “Políticamente se ha de asumir la responsabilidad y no hacer dejación de funciones”.

Anna i la màquina del temps, de Dacsa Produccions. Imagen cortesía de Teatre Escalante.

Josep Policarpo se refería a una Diputación de Valencia que ni sabe, ni contesta, al menos durante todo este tiempo. Su plaza, en teoría, volverá a salir a concurso público, aunque de momento tampoco se sepa nada. De nuevo, la pesada Administración pública. Pesada y dubitativa. Por eso Policarpo aseguró que era “difícil valorarlo ahora”, si se presentaría o no a ese hipotético concurso: “Dependerá del grado de compromiso que tenga la Diputación con el Escalante. Si eso no se dice públicamente, pues igual no habrá tantos candidatos”.

La dejación de funciones ha llevado a dibujar un nuevo panorama, “que el Escalante pase al Institut Valenciá de Cultura”, según dejó caer Policarpo, haciéndose eco de las declaraciones del conseller de Cultura, Vicent Marzá. “Es digna y realizable”, aunque eso tenga que contemplar “otro régimen jurídico”, lo cual supondría, viendo la pesadez administrativa, volver a las declaraciones voluntariosas, carentes de efectividad. “Ha faltado el compromiso y la voluntad por parte del presidente de la Diputación”, señaló de forma taxativa Policarpo.

Estrella, de Jokin Oregi. Imagen cortesía de Teatre Escalante.

El director del Escalante, que dijo haber hecho “de la necesidad virtud” y definir su mandato como una “carrera de obstáculos que hemos ido superando”, describió con cierta amargura esta última etapa: “Había cierto orgullo por el Teatre Escalante, los políticos le tenían cariño. Y eso se ha perdido en los últimos años” de gobierno progresista venido, en este caso, a menos. Una lástima, teniendo en cuenta el arduo y valorado trabajo de Jaume Policarpo, a quien le llovieron agradecimientos por parte del sector teatral, que quiso acompañarle en su última comparecencia pública como responsable del Escalante. Al menos, si las cosas no cambian.

Luego fue desgranando sus logros al frente del teatro de la Diputación. “El gran reto era reformar el modelo de teatro público, porque estaba desvirtuado. No había igualdad de oportunidades, ni programas artísticos de largo recorrido, ni transparencia en la gestión”. Su intención ha sido “rearmarlo, modernizar la gestión, dar paso a nuevas compañías y renovar los lenguajes”. Un cambio que se ha reflejado, por ejemplo, en el estreno de ocho espectáculos propios durante las tres últimas temporadas, destacando los proyectos de La Teta Calva, Pot de Plom, Gabi Ochoa, Otra Danza, El Pont Flotant, Lucas Escobedo, Dacsa Produccions y Crit, “que nunca habían trabajado en proyectos públicos de esta envergadura”, subrayó el director del Escalante.

Josep Policarpo (quinto de izda a dcha), junto a Rosa Pérez Garijo y diversos representantes teatrales. Imagen cortesía del Escalante.

Ya metido en la nueva temporada, destacó el espectáculo Lluna, la única producción propia, en la que L’Horta Teatre combinará las artes escénicas con la ciencia y la tecnología, bajo la dirección de Juan Pablo Mendiola. Es la única producción del Escalante para este año, porque, como indicó Policarpo, la ausencia de un espacio estable dificulta, con tan poco tiempo y las dudas reinantes, la posibilidad de programar otras que necesitan “cinco semanas como mínimo para hacerlas”. El Teatre Principal, el Centre del Carme, el Teatre Martin i Soler del Palau de les Arts, y La Mutant (otro espacio que sigue en el aire), son los lugares por donde itinera el Escalante, y ninguno de ellos puede ofrecer esas condiciones mínimas necesarias para desarrollar una producción propia.

Por el contrario, se repondrán tres de sus espectáculos más emblemáticos: Anna i la màquina del temps (Dacsa), Les aventures de Tomasa Sawyer (La Teta Calva), y Yolo (Lucas Escobedo). Además, continuará con los ciclos Teatre de la Memòria, Teatre i Mùsica, Escena Diversa, y Menut Teatre, al tiempo que seguirá colaborando con los festivales Russafa Escènica y Dansa València. Todo ello a falta de que la Diputación se pronuncie sobre el futuro del Escalante, un año más navegando en aguas de nadie.

Flou Papagayo, de Clara Poch y Marçal Calvet. Imagen cortesía de Teatre Escalante.

Salva Torres

Lo que nos separa y nos une

Les set diferències, de El Pont Flotant
Teatre Talia
C / Caballeros, 31. Valencia
Del 26 de marzo al 6 de mayo de 2018

El Teatre Escalante produce el primer montaje de la compañía valenciana El Pont Flotant dirigido a público infantil. La propuesta, programada del 26 de marzo al 6 de mayo en el Teatro Talia, es una reflexión sobre la diversidad y lleva por título ‘Les set diferències’. El lenguaje del cuerpo, la música, el juego, el humor y la mezcla de las historias reales de los intérpretes con la ficción son algunos de los ingredientes de un espectáculo que reflexiona a propósito de lo que realmente nos separa y nos une a las personas.

“El Pont Flotant son una de las voces más personales del teatro valenciano actual. Sus espectáculos siempre tienen un componente humano y social, a menudo autobiográfico, que los acerca mucho al espectador. Todos los miembros de la compañía están inmersos en la aventura de la maternidad-paternidad y pensé que estarían haciéndose mil y una preguntas sobre la niñez y cómo enfrentarse al reto de la educación de los hijos…”, valoró el director artístico de Teatre Escalante, Josep Policarpo, acerca de su apuesta por la compañía.

Presentación de 'Les set diferències' en el Teatre Talia. Imagen cortesía de Teatre Escalante.

Presentación de ‘Les set diferències’ en el Teatre Talia. Imagen cortesía de Teatre Escalante.

‘Les set diferències’ nos muestra en escena a personas de rasgos físicos y de orígenes muy distintos. Sobre el escenario suben seis intérpretes, dos valencianos y cuatro procedentes de Guinea Ecuatorial, Bangladesh, Perú y China. Hay pieles negras, blancas, rosas; ojos alargados, redondos; labios gordos, delgados; africanos, asiáticos, europeos… Un montón de formas y colores, un abanico de lenguas, de costumbres y de maneras de entender la vida que resumen la diversidad humana con la que convivimos día en día.

“La obra se llama ‘Las siete diferencias’, pero habla precisamente de lo contrario, de la igualdad. Es muy importante que desde pequeñas y pequeños eduquemos en determinados valores, entre ellos el de la igualdad de derechos, independientemente de sexo, raza y estatura”, subrayó la diputada de Inclusión Social, Teatros y Memoria Histórica, Rosa Pérez Garijo.

“El gran reto ha estado en cómo dirigirnos al público infantil, cómo acercarnos a él conservando nuestro lenguaje, nuestra mirada personal. Pensar, sentir desde nosotros pero con un ojo en esa mirada curiosa, rápida -siempre van por delante-, atenta, inquieta y exigente de los niños para que les resulte atractivo, entretenido, sugerente. Y, al mismo tiempo, documentarnos sobre su conocimiento y sus opiniones sobre el tema. Nuestra mirada a través de la suya”, detallaron Pau Pons y Jesús Muñoz, que asumen la dramaturgia y el protagonismo de la octava obra de la compañía. Sus otros dos miembros, Joan Collado y Àlex Cantó, se encargan en esta ocasión de la producción y la escenografía.

El escenario está conformado por una mesa, cuatro sillas y un surtido de cajas que guardan todo tipo de objetos. Por su calidad practicable, las cajas han dado mucho juego a la compañía para jugar, como lo harían los niños, e inventar historias. Así mismo, las cajas tienen un gran papel simbólico, pues representan el viaje, la mudanza y el cambio. “Es todo aquello que te llevas cuando te vas a otro lugar, pero también, por defecto, todo aquello que no cabe, que no puedes llevarte. Las cajas son los recuerdos, la memoria, por eso también nos ayudan a reconstruir parte de esas historias”, agregaron Pons y Muñoz.

Pau Pons durante la presentación de 'Les set diferències', de El Pont Flotant. Imagen cortesía de Teatre Escalante.

Pau Pons durante la presentación de ‘Les set diferències’, de El Pont Flotant. Imagen cortesía de Teatre Escalante.

Tolerado para bebés

Menut Teatre
Organizado por Teatre Escalante
MuVIM
C / Quevedo, 10. Valencia
Domingos 7, 14 y 21 de mayo de 2017, a las 17.00 y 18.00h

Sonidos, colores, formas y movimiento. Desde la más tierna infancia los sentidos se despiertan ávidos de sensaciones que estimulen el cerebro y lo ayuden a desarrollarse. Desde la más tierna infancia los niños abren los ojos y los oídos al exterior. Lo que ocurre a su alrededor, en las pantallas…y también en escena. Los espectadores más enanos han sido invitados al ciclo Menut Teatre organizado por el Escalante como broche final de su temporada. Las funciones tendrán lugar en el MuVIM, los tres próximos domingos de mayo, a las 17 y 18 horas. El aforo es limitado, así que conviene conseguir las entradas, a cinco euros.

«Este ciclo pretende fomentar el contacto con el teatro desde edades muy tempranas a través de espectáculos muy  sensoriales en los que los bebés disfruten y se dejen llevar por todo el imaginario y las emociones que los actores les propongan», dice Josep Policarpo, director del Escalante.

Afuera es un lugar.

Afuera es un lugar, de la compañía Arena en los bolsillos. Imagen cortesía del Escalante.

El próximo domingo 7 de mayo se inician las representaciones con ‘Afuera es un lugar’, el segundo espectáculo de la compañía granadina Arena en los bolsillos. En su decidida apuesta por el teatro para bebés, este montaje de títeres cuenta con la experimentada dirección de la Premio Nacional de Teatro, Rosa Díaz. Su propuesta, para infantes a partir de un año, rinde homenaje a la libertad y a la curiosidad, ese material mágico con el que se alimenta y nutre el conocimiento.

Planeta Ka. Imagen cortesía del Escalante.

Planeta Ka. Imagen cortesía del Escalante.

Los pequeños exploradores podrán también disfrutar de ‘Planeta Ka’, un espectáculo e instalación sensorial coproducido por el Festival El més petit de tots i Imaginart, que  propone a niños y niñas de uno a tres años adentrarse en un universo desconocido y misterioso. Un territorio montañoso de colores y texturas diversas, suelos irregulares, pendientes para escalar o por donde dejarse caer, efectos sonoros y visuales que se activarán con la presencia de los intrépidos aventureros.

El ciclo Menut Teatre se cerrará el trecer domingo de mayo con ‘Screen Man’, de Teatre de L’Home Dibuixat. Un montaje para bebés a partir de dos años que recibió el Premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud otorgado por el Ministerio de Cultura, en 2011. Una propuesta en la que la manipulación de imágenes, títeres y objetos, sitúa a los pequeños espectadores en un universo mágico que se desarrolla ante sus ojos. Los deseos y los sueños se dan cita en esta historia que propone un camino para su consecución, la perseverancia y la pasión.

Afuera es un lugar, de la compañía Arena en los bolsillos. Imagen cortesía del Teatre Escalante.

Afuera es un lugar, de la compañía Arena en los bolsillos. Imagen cortesía del Teatre Escalante.

Bel Carrasco

Un Escalante para adultos

Ciclo de Memoria Histórica
Escalante Centre Teatral
Teatre el Musical
Plaça del Rosari, 3. Valencia
Del 20 al 22 de diciembre de 2016

El Escalante Centre Teatral, dependiente de la Diputación de Valencia, presenta este diciembre una programación que, por primera vez dentro de sus más de tres décadas de recorrido, se abre al público adulto con su ciclo Memoria Histórica. Junto a éste, la programación familiar e infantil estará presente con Nadal al Escalante en 7 espectáculos que invitan al juego, la experimentación y la interacción a través de las artes escénicas.

Entroncar con nuestro pasado, ya sea éste real o imaginado, es lo que articula el ciclo de Memoria Histórica, que llegará del 20 al 22 de diciembre al Teatro El Musical (TEM)– espacio al que se ha trasladado la programación hasta que terminen las obras del edificio-  con 4 espectáculos que examinan el mundo con una visión crítica.

Programados por el actual director del Escalante, Josep Policarpo, el ciclo se abrirá con La piedra oscura, de Centro Dramático Nacional y Lazona Teatro. Una vibrante pieza sobre la memoria como espacio de justicia y la necesidad de redención, con texto de Alberto Conejero, reconocida con 5 Premios Max: Mejor espectáculo teatral, autoría, dirección, diseño escénico e iluminación (20 diciembre-20:00h-TEM).

La piedra oscura, Centro Dramático Nacional y Lazona Teatro. Imagen cortesía Escalante Centro Teatral.

La piedra oscura, Centro Dramático Nacional y Lazona Teatro. Imagen cortesía Escalante Centro Teatral.

De la mano de Meriyanes Produccions en Kilòmetres conoceremos la historia de una familia y su particular periplo dentro del marco de la Guerra Civil. Con ella recorreremos kilómetros cargados de lucha e ilusión, oportunidades y desesperación, risas y llantos (21 diciembre-20:00h-TEM). A mí nunca me cortó la cabeza, de Lupa Teatro y Yo maté a Carmencita Polo, de Mafalda Bellido (22 diciembre-20:00h-TEM) son las dos piezas cortas de autoras valencianas que cerrarán el Ciclo de la Memoria Histórica con dos historias muy distintas, íntimas y cercanas, que combinan el humor y el drama para buscar la complicidad del público a través de dos originales relatos.