Un Chéjov del siglo XXI

El jardí de les cireres, de Antón Chéjov, adaptación de Manuel Molins dirigida por Joan Peris
Teatre El Micalet
Guillen de Castro, 73. València
Del 7 de noviembre al 2 de diciembre de 2018

La compañía Teatre Micalet estrenó el 7 de noviembre El jardí de les cireres (El jardín de los cerezos) obra póstuma de Antón Chéjov escrita en 1903, un año antes de su muerte, que sintetiza las inquietudes y temáticas de este autor universal. Adaptada por el dramaturgo Manuel Molins, Premio de Honor de las Artes Escénicas de la Generalitat, y dirigida por Joan Peris, forman parte del reparto: Pilar Almeria, Josep Manel Casany, Cristina García, Berna Llobell, Laura Romero, Ximo Solano y Guille Zabala.

No es la primera vez que el público puede ver esta obra en valenciano. Juli Leal, en 1974 y 1984, hizo sendos montajes con la compañía Carnestoltes. Pero esta primera versión de  Chéjov para el sigo XXI es una aportación muy personal de la compañía Teatre Micalet que bajo la dirección de Peris ha reducido el elenco a siete personajes enfatizando las similitudes entre los albores del siglo XX y la actualidad como dos momentos claves de cambios de ciclo histórico. “Teníamos este título en cartera hace mucho tiempo pero El Jardí... requiere madurez tanto de edad como profesional”, dice Pilar Almeria. Una madurez que tras 23 años de vida y una veintena de producciones  la compañía ha alcanzado plenamente.

El jardí de les cireres. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

El jardí de les cireres. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

A través de las vicisitudes de una familia de la aristocracia obligada a desprenderse de un precioso jardín improductivo, símbolo de su status, Chéjov retrata la encrucijada entre la agonía del zarismo y la revolución soviética. Describe la transición desde el protagonismo absoluto de la aristocracia al nacimiento de una nueva casta formada por los descendientes de los antiguos siervos liberados que se han enriquecido, a costa muchas veces de la debilidad de sus antiguos amos ociosos.

Nobles decadentes, los nuevos arribistas y los que sueñan con el cambio social. “Los personajes de la obra representan estos tres prototipos sociales que coinciden en un tiempo y espacio”, comenta Almeria. Gran conocedor del alma humana y compasivo siempre con sus personajes, Chéjov presenta una galería de seres humanos que asisten al destino que les ha tocado vivir. “Lo que les ocurre, salvando las distancias, es parecido a la situación actual”, señala la actriz. “Se percibe una sensación de derrota y la gente anda desorientada porque se producen cambios muy rápidos y el futuro se vislumbra incierto”.

Una de las dificultades que encuentran los intérpretes en este texto es ser capaces de expresar lo que se lee entre líneas, lo que subyace en los diálogos. “Los personajes parecen personas vulgares y da la impresión de que en sus vidas no pasa nada interesante pero por debajo palpitan intensos sentimientos y grandes cambios que en este caso giran en torno al amor y el dinero”, añade Almeria.

Aunque ha pasado más de un siglo desde que Chéjov escribió este texto, “hoy se empiezan a ver síntomas de un mundo en descomposición”, dice Molins. “Un ultraliberalismo que hace peligrar las conquistas sociales conseguidas con tanto esfuerzo  e incluso se habla de un retorno a la esclavitud por las reformas laborales de la derecha en complicidad con el FMI. Crecen los partidos xenófobos y homófobos, mientras el electorado mayoritario se distrae con pantallas, móviles, tabletas y la televisión. Estamos en un cambio de época y eso es también lo que presenta nuestra versión de Chéjov”, concluye Molins.

La puesta en escena refleja el carácter simbólico presente en la obra de autor ruso. El vestuario recuerda al de principios del pasado siglo pero sin rigor histórico. Aprovechando las posibilidades de la sala, se ha creado un espacio trasversal que sumerge al espectador en la casa donde ocurren los hechos y en los laterales se insinúan unas sombras que recuerdan las ramas de los árboles. Tras dos meses de ensayos la veterana compañía cumple el sueño de sumar a su repertorio este gran clásico universal.

El jardi de les cireres

El jardi de les cireres. Imagen cortesía de Teatre Micalet

Bel Carrasco

Objetos cotidianos geniales

Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos
Obra Social “la Caixa” en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia
Paseo Marítimo de la Malvarrosa, junto al Hotel Las Arenas. Valencia
Hasta el 5 de septiembre de 2016

“Una playa no se inventa, se descubre”. Así explicó Vicente Ibarra, jefe de Demarcación de Costas en Valencia, la diferencia entre invento y descubrimiento. Lo hacía después de que fuera presentada la exposición Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos, producida y organizada por la Obra Social La Caixa en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia. Bajo una carpa instalada en el Paseo Marítimo, junto al Hotel Las Arenas, hay reunidos 27 de esos objetos inventados por esos héroes ocultos, desconocidos, que luego otros descubrieron  hasta alcanzar el rango de objetos hoy ya casi imprescindibles en nuestra vida cotidiana.

Imagen relativa al mosquetón de montaña.

Imagen relativa al mosquetón de montaña. Obra Social “la Caixa”.

“Forman parte de nuestro paisaje diario y con su sencillez nos hacen hoy la vida más fácil”, destacó Jordi Peris, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia. Se refería a objetos como la tirita, el lápiz, la cinta adhesiva, el paraguas, el tetrabrik, el sacacorchos, la bombilla, la pinza para tender o, los más hispanos, como el botijo o la fregona. Objetos tras los cuales aparecen los nombres de personas desconocidas, salvo quizás el caso más enciclopédico de Thomas Alva Edison como inventor de la bombilla, que Guillem Ferran, comisario de la exposición, abundó en su cualidad de héroes.

“Un héroe es alguien que te salva la vida”, dijo. Y muchos de esos objetos si no han salvado en todos los casos la vida de las personas, sí la han hecho más cómoda. Por eso afirmó Ferran que la exposición tenía un carácter positivo, didáctico y motivador”. Y apeló al “si quieres, puedes”, tan en boga hoy en día como lema del emprendedor. El espacio CaixaLab Experience, que viene a cerrar el circuito expositivo, pretende ser ese laboratorio interactivo y multimedia donde los visitantes (“esperamos alcanzar los 25.000”, dijo Felipe Pulido de CaixaBank) podrán aprender ese concepto de emprendimiento.

Imagen del invento de la bombilla. Obra Social "la Caixa".

Imagen del invento de la bombilla. Obra Social “la Caixa”.

Inventores, descubridores, o emprendedores ahora, de los que fue dando cuenta Guillem Ferran en un recorrido por la muestra. Edison era el más conocido, pero a su lado iban surgiendo los nombres de Louis Leitz, inventor del archivador de anillas en 1896, Jacques Conté (lápiz), Al Fielding y Marc Chavannes (plástico de burbujas), Gideon Sundbäck (cremallera), Georges de Mestral (velcro), Hans Haupt, por su primer paraguas plegable de bolsillo, Earle Dickson (tirita), o Manuel Jalón, ingeniero aeronáutico español, por su fregona.

Ferran puso el acento en el diseño, puesto que muchos de esos objetos han ido avanzando en el tiempo y cambiando de imagen. La exposición, dispuesta a base de grandes caja de madera a modo de cabinas, reúne los 27 objetos cotidianos haciéndose eco de las variaciones formales que ha ido introduciendo el diseño, ya sea mediante distintos tipos de sacacorchos, de pinzas para colgar la ropa, de clips, de gomas elásticas, de bolígrafos, lápices y latas, y hasta de bolsas de té o aceiteras antigoteo descubiertas por Rafael Marquina.

Imagen relativa al invento de la tirita. Obra Social "la Caixa".

Imagen relativa al invento de la tirita. Obra Social “la Caixa”.

El propio Ferran se hace la siguiente pregunta: ¿Y por qué es interesante fijarse en esos objetos cotidianos? “Porque, en tanto que productos industriales, encarnan ideales de la modernidad que aún hoy son relevantes: economía de materiales, funcionalidad y durabilidad”, contesta él mismo. La durabilidad sería hoy puesta en cuestión por quienes apuntan hacia la obsolescencia programada de los productos, aunque ya el humorista Perich avanzara que el gran invento de Edison no fue la bombilla, sino la bombilla eléctrica que se funde.

De Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos también se pueden extraer reflexiones como estas: “¡Hay que prestar atención a los detalles! ¡El trabajo en equipo siempre merece la pena! ¡Hay que aceptar lo inesperado!” Y lo inesperado, para quien camine por el Paseo Marítimo de la Malvarrosa, es encontrarse de pronto con ese puñado de objetos cotidianos transformados en “clásicos que han sobrevivido a la moda y al cambio”, concluyó Ferran.

Imagen relativa al invento de las notas adhesivas. Obra Social "la Caixa.

Imagen relativa al invento de las notas adhesivas. Obra Social “la Caixa.

Salva Torres

Los mítines: ¿a quién y para qué?

Proyecto de ensayo y reportaje fotográfico
Gala Font de Mora

Según la RAE, un mitin (del inglés meeting) es una reunión donde el público escucha los discursos de algún personaje de relevancia política y social. Más descriptivo imposible. Wikipedia tiene otra definición más relevadora: mitin es tanto un discurso como una estrategia de naturaleza política, en su vertiente discursiva es un reclamo electoral, expositivo y persuasivo, cuya finalidad es conseguir adeptos o clientes.

Mitin del PSOE en la Plaza de Toros de Valencia en mayo de 2015. Fotografia: Gala Font de Mora.

Mitin del PSOE en la Plaza de Toros de Valencia en mayo de 2015. Fotografia: Gala Font de Mora.

Reclamo electoral. ¿Su finalidad? Conseguir adeptos o clientes. ¿Estamos seguros de ello? No de que sea un reclamo electoral, que parece que lo es, sino de que trate de lograr adeptos y, lo que es más sorprendente, clientes. Los que van a un mitin, ¿no son simpatizantes o militantes? Si además son clientes, ¿qué producto se vende en un mitin?

De estas y otras cuestiones pretende dar cuenta un proyecto todavía inconcluso, que aúna exposición de fotografía, charlas y proyección de películas, en torno a los mítines. Porque además de preguntarnos por su finalidad y el tipo de público que acude a ellos, nos interesa poner el acento en su necesidad. ¿Son, de hecho, necesarios en la era virtual de las redes sociales? Y de serlo, ¿qué necesidades cubren?

Mitin del PP en la Plaza de Toros de Valencia en mayo de 2015. Fotografía: Gala Font de Mora.

Mitin del PP en la Plaza de Toros de Valencia en mayo de 2015. Fotografía: Gala Font de Mora.

Las fotografías realizadas por Gala Font de Mora durante la campaña electoral del pasado mes de mayo de 2015 permiten que fijemos nuestra atención en el lenguaje corporal, gestual y simbólico del público receptor de esos discursos políticos que se ofrecen como reclamo en los mítines. Son fotografías tomadas en los mítines centrales realizados por algunos de los principales partidos que concurrían a las elecciones en Valencia. Conjunto de fotografías reveladoras del ambiente que rodea a ese encuentro de personas en torno a un líder más o menos carismático. En todo caso, un líder que reúne un conjunto de supuestas virtudes sobre las cuales se depositan muchas esperanzas.

Mitin de Compromis en el Parque de Cabecera en mayo de 2015. Fotografía: Gala Font de Mora.

Mitin de Compromis en el Parque de Cabecera en mayo de 2015. Fotografía: Gala Font de Mora.

Alrededor del conjunto de fotografías de Gala Font de Mora, se pretende debatir acerca de la importancia de los mítines, siglos después de que la oratoria y la retórica grecorromanas dejaran paso al concepto de mitin tal y como se dio a conocer en el siglo de la Ilustración y que, hoy en día, mantiene su vigencia con notables y significativos cambios a causa de la irrupción de las nuevas tecnologías. Charlas debate con expertos en la materia, así como un ciclo de películas con trasfondo político, ayudarán a abordar la importancia de los mítines en una sociedad del espectáculo distinta a la que conocíamos hace no mucho tiempo.

Reportaje fotográfico de Gala Font de Mora

Mitin de Podemos en la Facultad de Geografía de la Universitat de València en mayo de 2015.

Mitin de Valencia en comú-Podemos en la Facultad de Geografía de la Universitat de València en mayo de 2015.

Mitin del PP en la Plaza de Toros de Valencia en mayo de 2015.

Mitin del PP en la Plaza de Toros de Valencia en mayo de 2015.

MItin del PSOE en la Plaza de Toros de Valencia en mayo de 2015.

MItin del PSOE en la Plaza de Toros de Valencia en mayo de 2015.

Mitin de Compromis en el Parque de Cabecera en mayo de 2015.

Mitin de Compromis en el Parque de Cabecera en mayo de 2015.

Mitin de Valencia en Comú / Podemos en la Facultad de Geografía de la Universitat de València en mayo de 2015.

Mitin de Valencia en Comú-Podemos en la Facultad de Geografía de la Universitat de València en mayo de 2015.

Mitin del PSOE en la Plaza de Toros de Valencia en mayo de 2015.

Mitin del PSOE en la Plaza de Toros de Valencia en mayo de 2015.

Mitin del PP en la Plaza de Toros de Valencia, con Rita Barberá, Alberto Fabra y Mariano Rajoy, en mayo de 2015.

Mitin del PP en la Plaza de Toros de Valencia, con Rita Barberá, Alberto Fabra y Mariano Rajoy, en mayo de 2015.

De izquierda a derecha, Áurea Ortiz, Jordi Peris, Pablo Iglesias, Antonio Montiel y Fabiola Meco. Fotografía: Gala Font de Mora.

De izquierda a derecha, Áurea Ortiz, Jordi Peris, Pablo Iglesias, Antonio Montiel y Fabiola Meco en el mitin de Valencia en comú-Podemos, en la Faculta de Geografía de la Universitat de València en mayo de 2015. Fotografía: Gala Font de Mora.