Historias de ‘pelotaris’

‘L’home bo’, de Caterva Teatre
Sala Russafa
Dénia 45, València
Del 19 al 22 de noviembre
Sábado 21 de noviembre de 2020

Julio Palau (Juliet D’Alginet) y Antonio Reig (Rovellet), eternos rivales en la pista y compañeros fuera de ella, y su antecesor en el terreno de juego, Alberto Arnal (El Xiquet de Quart). Son los tres protagonistas de ‘L’home bo’, un montaje de Caterva Teatre en torno al mundo de la pilota valenciana que llega este fin de semana a Sala Russafa dentro de la décima edición de su Cicle de Companyies Valencianes.

Tres figuras del trinquet viajan en el tiempo para relatar sus historias y experiencias. Un espectáculo centrado en una de las tradiciones valencianas más genuinas que transforma el escenario en un ‘trinquet’ para retratar el mundo de la pilota valenciana con una visión humana y social más allá de lo deportivo.

“La idea nació cuando Jaume, uno de los integrantes de la compañía nos contó una anécdota personal que nos impresionó”, recuerda Fernando Soler de Caterva Teatre. “Siendo niño tuvo la oportunidad de acompañar a Juliet d’Alginet ya anciano a ver una partida. El juego se detuvo cuando entraron y los espectadores se pusieron en pie para homenajear a aquel señor que para el público, era todo un símbolo, mucho más que un deportista retirado”.

Escena de ‘L’home bo’, de Caterva Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Desde hace doce años Soler, junto a Robert de La Fuente y Jaume Ibáñez montan espectáculos que pueden situarse dentro del ‘teatro de la emoción’, en los que  exploran sentimientos como la amistad, la confianza o el cariño. “Nos interesan los temas sociales, pero desde un punto de vista humano”, afirman.

Durante los años del franquismo la ‘pilota’ valenciana se convirtió en un reducto donde la gente se reencontraba con su lengua materna y con las tradiciones autóctonas que el régimen trataba de borrar. «El juego acabó convirtiéndose en un refugio, en un signo identitario. Y es que las reglas, el vocabulario de la ‘pilota’ refleja cómo somos los valencianos. No hay un árbitro como en el fútbol, está ‘l’home bó’, al que hace referencia el título de la obra. Pero son los propios jugadores quienes anuncian sus faltas y, si no están claras, se consulta directamente al público», señala Soler.

Escena de ‘L’home bo’, de Caterva Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Durante el proceso creativo los componentes de Caterva Teatre entrevistaron a jugadores y aficionados, buceando en la historia y presente de este deporte. Tras muchas sesiones para poner en común el material, sus ideas y lo que querían transmitir, nació una pieza que tiene mucho de documental porque se apoya en personajes, partidas e historias reales.

Como en anteriores montajes de Caterva Teatre,  la dirección y dramaturgia apuestan claramente por el teatro contemporáneo. Se incorpora música en directo, la puesta en escena se trabaja potenciando la parte plástica y se naturaliza al máximo la interpretación.

«Al salir a escena nos presentamos al público con nuestros nombres reales y decimos que vamos a interpretar a tres pilotaris. Obviamente, no tenemos el tipo, ni la edad que irán teniendo los personajes a lo largo de la obra. Pero la representación teatral es un juego, como lo es la ‘pilota’, y nosotros queremos invitar los espectadores a jugar con nosotros», comenta Soler.

Tras su estreno en enero, en el marco de Graners de Creació, iniciativa en la que participa Sala Russafa, el espectáculo ha tenido una gran acogida. “Había mucha expectación por parte de los aficionados y jugadores con los que habíamos estado documentándonos. Tuvimos la suerte de que incluso uno de los personajes principales de la obra, Rovellet, pudiera verla. Y a todos les emocionó mucho, nos hicieron sentir que era un espectáculo necesario para la gente de dentro y fuera del mundo de la ‘pilota’, una buena manera de acercarse a esta tradición”.

Pelotaris
‘L’home bo’, de Caterva Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

MAKMA

Savia nueva en Rambleta

Proyecto europeo Under 25 para jóvenes residentes
Espai Rambleta, Escuela del Actor y Espacio Inestable
Muestra colectiva: 28 de julio de 2016 en Rambleta
Bulevar Sur, esquina Pío IX. Valencia

Rambleta ha presentado a los doce jóvenes, cuatro de ellos valencianos, seleccionados por el proyecto europeo Under 25, Alternative routes to ripen through theater. Los elegidos, de entre 18 y 24 años, están ya disfrutando de su estancia en Valencia de las residencias y laboratorios  impartidos por profesionales de primer nivel como Roger Bernat, Cristina Blanco, Bea Fernández (La Poderosa),  Agost Produccions y La Dula.  El formato de los laboratorios será teórico-práctico y compaginará sesiones de trabajo internas con otras abiertas al público.

Espai Rambleta, la Escuela del Actor e Inestable son la representación valenciana de esta iniciativa que, mediante los laboratorios, dibujarán algunas de las líneas motoras del proyecto como son la investigación en (nuevos) lenguajes y (nuevas) dramaturgias, (nuevas) audiencias y relaciones con los espectadores, y (nuevos) espacios de residencia.

Un nutrido grupo de periodistas culturales y algunos agentes del sector -Gabi Ochoa, Esther Melo, Leo Santos, Patricia Pardo, Jacobo Pallarés o Maribel Bayona-, acudieron a una amena presentación en Rambleta a la que también asistieron los representantes de  Torres Vedras y Manchester.

Sonia Martínez (Rambleta) y Jaume Ibañez (tutor de Under25 en Valencia) condujeron la presentación en la que tanto Joao García (Torres Vedras) como Steph Broken (Peshkar, Manchester) mostraron su excitación ante este “desafío de convivencia y creación artística” que llega, además, en un momento clave para el devenir de Europa en general y del Reino Unido, mostrándose esperanzador en cuanto a la posible marcha de las relaciones culturales y profesionales entre UK y el resto de países europeos tras los recientes resultados del referéndum.

El compromiso con los jóvenes talentos y la cultura que ha caracterizado a Rambleta desde sus inicios envuelve a este proyecto que consistirá en un proceso de convivencia, creación y crecimiento de estos nuevos artistas y que desembocará en una muestra colectiva el próximo 28 de julio. Tras la exhibición, finalizará la estancia en Valencia para reanudarse en Torres Vedras, Portugal (del 12 de enero al 12 de febrero de 2017), y en Manchester (del 15 de junio al 16 de julio de 2017).  Todo el proceso, además, será contado por los propios alumnos a través de un  blog y una cuenta de Instagram creadas para la ocasión.

Como ya se avanzó el día de su presentación desde la organización, “el objetivo de Under25 es facilitar la emergencia de nuevas voces, discursos y producciones únicas y contemporáneas, así como promover el intercambio cultural y lingüístico entre los países participantes, siempre con el fin de estimular la creación de nuevos públicos y trabajo con las audiencias”.

Residentes en Rambleta. Fotografía de Pablo Ortuño cortesía de Espai Rambleta.

Residentes en Rambleta. Fotografía de Pablo Ortuño cortesía de Espai Rambleta.

Caterva Teatre debuta en Las Naves

‘Paciente’, de Caterva Teatre
Las Naves
LN3 Espai Mutant
Juan Verdeguer 16, Valencia
Sábado 20 (20:00) y domingo 21 (19:00) de febrero de 2016

Caterva Teatre presenta ‘Paciente’ este fin de semana en LN3 Espai Mutant de Las Naves. La primera creación propia de la compañía está codirigida por Jaume Ibáñez y Fernando Soler y refleja toda la marea de emociones y actitudes que se generan en una familia cuando uno de sus miembros es diagnosticado de una enfermedad mental. Se trata de la primera vez que llevan su montaje a un teatro y buscan esa intimidad con el público que ha caracterizado su trayectoria.

Caterva Teatre nació en 2011 del impulso de tres estudiantes de la Escuela del Actor de Valencia que querían encontrar y transmitir su propio lenguaje teatral. Comenzaron a actuar hace cuatro años en un piso de Patraix de treinta metros cuadrados, para un público reducido, de unas 30 personas como máximo, “porque las circunstancias de la vida teatral y cultural de la ciudad nos llevaron a eso”, explica Fernando Soler, uno de los dos directores del montaje. A partir de ahí generaron su propio lenguaje teatral, muy cerca del público, “intentando que se llevara un trozo de la función a casa y llegara a formar parte de ésta”.

Un instante de la representación de la obra 'Paciente'. Imagen cortesía de Las Naves.

Un instante de la representación de la obra ‘Paciente’. Imagen cortesía de Las Naves.

‘Paciente’ es el resultado de tres piezas cortas anteriores: ‘Paciente Cero’, que se estrenó en 2014 en el festival Russafa Escènica; y las dos siguientes, ‘Paciente Hache’ y ‘Paciente Coma’, (febrero y abril de 2015). De ellas, cuenta Jaume Ibáñez: “las dos primeras reflejan el punto de vista de los familiares y la tercera aborda la visión que, de la situación, tiene el propio enfermo”.

Fernando Soler insiste en que “estamos contando algo necesario, alguien tiene que hablar de la enfermedad mental, de la dependencia, sin esconder nada”. A partir de un texto de Robert de la Fuente, basado en su propia experiencia personal, Caterva Teatre formula una propuesta de teatro social alrededor de un entorno cotidiano, en el que todos podemos vernos reflejados, para contar qué pasa en una familia, y cómo reaccionan sus diferentes miembros, cuando uno de ellos no puede valerse por sí mismo.

Dirigida por Jaume Ibáñez y Fernando Soler, uno de los principales retos de ‘Paciente’ es, en palabras de los miembros de Caterva Teatre, hablar con naturalidad de una realidad, la enfermedad mental y la dependencia, “muy cercana, que nos toca a todos, pero que se esconde en un cajón y de la que, por lo mismo, falta información”. Además, da voz a todo el abanico de actitudes que toma cada uno de los familiares ante el mismo problema (la implicación, la desidia…).

Un instante durante la representación de la obra 'Paciente'. Imagen cortesía de Las Naves.

Un instante durante la representación de la obra ‘Paciente’. Imagen cortesía de Las Naves.

La gran carga social del teatro de Caterva proviene de la necesidad de dar visibilidad a una enfermedad, la mental, que todavía se apoya en tabúes y miedos que llevan a ocultarla. Tratar la dependencia no sólo como un problema de personas mayores, sino que afecta también a jóvenes enfermos que no son autosuficientes.

El teatro social que ha programado Las Naves con ‘Paciente’ pretende dar voz a esa realidad para que no se oculte y para que todos seamos conscientes de la respuesta ante la cuestión de ¿qué pasa en una familia cuando uno de los miembros se convierte en dependiente?