Los ángeles caídos de JARR

JARR. Fallen Angels
Galería Cuatro
C / La Nave, 25. Valencia
Hasta el 13 de diciembre de 2016

Hay que estar preparado para el gran milagro, la explosión que anuncia el fin de una era, el fin de la fe y la ciencia. Juntas sucumben ante la fuerza catódica del ojo de Horus. Es el Apocalipsis hipersónico que precede a la llegada del hombre cósmico. En medio del caos, algunos falsos profetas venden su aritmética de la salvación, una fusión del núcleo de la culpa sin remedio, inútil ante lo inexorable. El fin ya está aquí, y el arte es la única escapatoria.

Jarr ya daba muestras de un raro misticismo desde su niñez artística. Entre la premonición y el sarcasmo tenía por costumbre darnos un par de sopapos con el trazo hiriente de sus figuras en medio de un relato simbólico de la realidad; no era un pintor fácil. El gran público aplaudía sus Culonas, vibraba con oros y formulaciones pop al tiempo que algunos coleccionistas se quedaban paralizados cuando, de entre medio de una maraña de objetos, descubrían cuerpos entregados al pecado carnal. Era irreverente como una reacción inevitable ante una sociedad antropófaga, de corrupción insaciable y falsedad suprema.

El bello pintor maduraba su rabia contenida a través del collage, el assamblage, indagando en las pinturas combinadas de Rauschenberg. Era capaz de fijar horas la mirada en la cabeza de la cabra del Monograma, que ejercía sobre él una irradiación neodadaísta de inestimables consecuencias. Acción, reacción, pintura es igual a coser, pegar, taladrar, fundir, marchar, dibujar cincelar, gotear, escribir. Arte, construir una lógica delirante e inédita que hace totalmente consecuente la evolución de su obra a lo largo de más de dos décadas sin tregua.

Obra de JARR. Imagen cortesía de Galería Cuatro.

Bordados I, de JARR. Técnica mixta sobre lienzo, 33×20 cm. Imagen cortesía de Galería Cuatro.

Jarr siempre había estado envuelto en un aura profética y barroca: el pan de oro empapaba su obra de una esencia mística y su peculiar iconografía unía la fascinación del pop con el legado de la imagen devocional como trasfondo. Pero ahora todo explota en un fuego purificador donde los Ángeles Caídos de Rilke se convierten en auténticos Art Toys y juegan un papel vital en la creación de una nueva iconografía cristológica.

Estos seres negros, con alas doradas y ojos seráficos, idénticos en forma y variados en el mensaje, vinculan a Jarr con la tendencia actual del Costum Art que incita a la producción en serie de obras de arte con materiales alternativos. La transmutación de sus figuras es paralela a su nuevo lenguaje, una técnica mixta de figuras construidas y elaboradas manualmente por el artista donde la acción de coser/pintar tiene como fin capturar el tiempo dentro un objeto. De ahí la emoción profunda de sus obras, que hieren suavemente el corazón desde la desnudez, la sinceridad y la inocencia.

Así vemos un palpitante Sagrado Corazón, un Calvario culminado por figuritas de soldados en batalla o una Torre de Babel que se va descomponiendo constantemente a través de la acción de las llamas de las candelas. Sus míticos cubos incorporan ahora el número, que indaga en la herencia pitagórica en el cristianismo, y una delirante interpretación del símbolo animal que une a Plinio, los bestiarios con el repertorio icónico del Pop.

Pitágoras, serie Ángeles caídos, de JARR. Figura manual en lienzo. 42 x 26 cm.

Pitágoras, serie Ángeles caídos, de JARR. Figura manual en lienzo. 42 x 26 cm. Imagen cortesía de Galería Cuatro.

Pero además de esa lectura cósmica Jarr no olvida la base social de su arte, su compromiso con la realidad, por esos sus crucificados llevan las coronas de alambre, en una clara alusión a la masacre diaria de la inmigración.Es la repuesta de este inquietante artista, que siempre juega con el símbolo y la expresión, con el significado y la emoción, ante la injusticia, la desfachatez política, la corrupción, todas las formas de terrorismo y la deshumanización del mundo. El arte como compromiso es el motor de toda su obra, a veces sacrificando el aplauso y con una virulencia estética no siempre entendida.

Me pude dar cuenta que estaba presenciando su propio Big Bang, el punto de inflexión, de regeneración cósmica, tomando como base el mundo simbólico desde los inicios de nuestra civilización: los dioses egipcios, la sabiduría griega, el arte paleocristiano y la imagen devocional.

A pesar de la profundidad de su mensaje, Jarr apuesta por el guiño inocente y lúdico que siempre acompaña a sus obras y empapado de originalidad y una refrescante magia nos promete una nueva era presidida por el arte y la ilusión. Fue así cómo, sin apenas darme cuenta, me sumé al lema #soloelartemesalva.

Alejandro Villar

 

Nuevas tensiones del bodegón de caza

Bodegons de Caza-doras
Colegio Mayor Rector Peset
Plaza Horno de San Nicolás, 4. Valencia
Inauguración: jueves 14 de abril, a las 20.00h
Hasta el 29 de abril de 2016

El Colegio Mayor Rector Peset y el colectivo Cazadoras Asociados presentan la muestra ‘Bodegons de Caza-doras’, en la Sala de la Muralla de la institución universitaria. La exposición estará abierta hasta el próximo 29 de abril.

En ella, el colectivo Cazadoras Asociados interroga las claves del género pictórico denominado “bodegón de caza” y lo somete a nuevas tensiones  expresivas y perceptivas de la mano de los artistas Guillermo Peyró, Ximo Amigó, Enrique Carrazoni, Rubén Tortosa, Paco Sebastián, Julio Bosque, Pepe Romero,  Calo Carratalá, Joan Verdú, Jarr, Bia Santos, Antonio Girbés, Enrique Llinares, José Morea y Manolo Rey Fueyo.

Así, una de las obras canónicas de este género en la Historia del arte, ‘Bodegón del cardo y perdices’, del pintor del siglo XVI Juan Sánchez Cotán,  resuena poderosa en los trabajos de  Guillermo Peyró, Ximo Amigó y Enrique Carrazoni así como en la instalación de Rubén Tortosa.

Por su parte, el repertorio iconográfico del género, aspecto al que alude Paco Sebastián en su obra, incluye objetos para hablar de la muerte o la violencia, pero también de banquete y celebración. Así, las armas, evocadas en la instalación de Julio Bosque y en la pintura de Pepe Romero, en este caso las propias del artista.

O los animales, protagonistas de las pinturas de Calo Carratalá y Joan Verdú y las instalaciones de Jarr y Bia Santos. El asunto se complica cuando la pieza representada es un ser humano, como en la fotografía de Antonio Girbés o las pinturas de José Morea y Enrique Llinares.  Por último, la pintura de Manuel Rey Fueyo remite al ineluctable paso del tiempo y a la necesidad de expiación.

Obra de Enrique Carrazoni. Imagen cortesía de Cazadoras Asociados.

Obra de Enrique Carrazoni. Imagen cortesía de Cazadoras Asociados.

Pinceladas colectivas, silencio administrativo

Pinceladas colectivas
Galería Imprevisual
C / Doctor Sumsi, 35. Valencia
Hasta el 11 de septiembre de 2015

Que 150 artistas se reúnan para dar forma a un proyecto que nació en 2011 con fecha de caducidad, su presentación en las jornadas de clausura de Russafa Conviu de ese año, ya merece justa consideración. No es fácil aglutinar a tanto artista, con sus egos respectivos y estilos diversos, en torno a una propuesta que arrancó mediante la creación de un cuadro obra de Miguel Ángel Aranda, al que se fueron sumando otros 20 artistas, con sus añadidos a la obra realizada en vivo y en directo durante 15 días en la Galería Imprevisual.

Obra de Miguel Ángel Aranda que dio origen a Pinceladas colectivas. Galería Imprevisual.

Obra de Miguel Ángel Aranda que dio origen a Pinceladas colectivas. Galería Imprevisual.

Las figuras o siluetas incorporadas a ‘La plaza de las artes’, título del cuadro que sirvió de germen creativo, fueron adquiriendo vida propia una vez concluido el proyecto. Así fue como, poco a poco, Pinceladas colectivas adquirió la dimensión que hoy tiene: centenar y medio de artistas interviniendo libremente esas figuras expuestas hasta el 11 de septiembre en Imprevisual, la galería en la que se gestó tamaño proyecto.

Hablamos de artistas como Gabriel Alonso, Javier Calvo, Calo Carratalá, Pepa Castillo, Javier Chapa, Raúl Dap, Rafa de Corral, Ramón Espacio, Xus Francés, Jarr, Sebastián Nicolau, Concha Ros, Ana Vernia o Vinz, del largo etcétera que nutre con sus aportaciones individuales la propuesta colectiva. Artistas en su mayoría valencianos, a los que se suman autores nacionales e internacionales, ya sean europeos o latinoamericanos. Artistas que reunidos en torno a esa plaza de las artes inicial han terminado por conformar el políptico denominado Avenida de Proyecto, cuyo conjunto se vende al precio de 46.700€.

Pinceladas colectivas. Galería Imprevisual.

Obra de Xus Francés en Pinceladas colectivas. Galería Imprevisual.

Una cantidad estimada a partir de los 300€ en que se valora cada pieza por separado y con la que se pretenden sufragar los costes de producción de las figuras, de los 300 catálogos editados y pagar el trabajo de los 150 artistas que hasta la fecha han intervenido en el proyecto. Porque el proyecto, a tenor de la pasión con la que arrancó de la mano de Miguel Ángel Aranda, al alimón con Arístides Rosell, seguirá creciendo.

De hecho, las 150 figuras expuestas en una de las paredes de Imprevisual, justo enfrente del cuadro mayor que dio origen al conjunto, se dividen según los fondos de color rojo y amarillo que aparecen en los costados de ‘La plaza de las artes’. De manera que ya se piensa en su continuación, tomando ahora como referencia los tonos azul y negro que dominan el cielo y la tierra de la obra de Aranda. Una obra que viene a reflejar, mediante esa cabeza que se multiplica en todas direcciones, el carácter multidisciplinar y abarcador de todos los puntos de vista.

Obra de Vinz en Pinceladas colectivas. Galería Imprevisual.

Obra de Vinz en Pinceladas colectivas. Galería Imprevisual.

Pinceladas colectivas, a pesar de la dimensión que ya tiene y del vuelo que va tomando, no ha despertado el más mínimo interés por parte del Ayuntamiento de Valencia. “Lo hemos presentado en Casas de Cultura, en La Rambleta y en diversos ayuntamientos, entre ellos el de Valencia, siempre con resultado adverso”. Y cuando se refiere Arístides Rosell a “resultado adverso”, se refiere a la nula respuesta una vez presentado el proyecto, lo que significa el acostumbrado silencio y falta de sensibilidad hacia propuestas que, como ésta y tantas otras, merecerían al menos una explicación acerca de las razones por las que se desestiman.

En cualquiera de los casos, Pinceladas colectivas sigue su rumbo porque, como señala Miguel Ángel Aranda, hay un motor que mueve el proyecto: “la pasión”. Una pasión compartida por 150 artistas a los que se van sumando otros nuevos en lo que han dado en llamar ‘Anexos’: prolongación lateral de la obra inicial que, pese al silencio administrativo, da mucho de qué hablar. Entre otras cosas, de aquello que todas esas figuras y siluetas contienen como pálpito de la heterogénea visión del mundo.

Vista de algunas de las obras de Pinceladas colectivas en la Galería Imprevisual.

Vista de algunas de las obras de Pinceladas colectivas en la Galería Imprevisual.

Salva Torres

Imprevisual se llena de pinceladas colectivas

Pinceladas colectivas
Imprevisual Galería
C / Doctor Sumsi, 35. Valencia
Inauguración: viernes 3 de julio, a las 20.30h
Hasta el 11 de septiembre de 2015

148 artistas nacionales e internacionales se reúnen el próximo 3 de julio en la Galería Imprevisual de Valencia. El proyecto Pinceladas Colectivas, promovido por Miguel Ángel Aranda con la colaboración de Arístides Rosell, ha sido el nexo de unión entre artistas de España, Italia, Francia, Portugal, Argentina, Cuba, Colombia, Santiago de Chile, Brasil, Venezuela y de otros muchos que llegarán desde USA, India o África.

Iniciado en 2011 en el barrio de Ruzafa de la ciudad de Valencia, se mostrará por primera vez al público en la Galería Imprevisual de Valencia, momento en el que también se presentará el catálogo del proyecto con las obras de todos los artistas hasta hoy presentes. Colaboran en la edición del catálogo, Imprevisual Galería, Ubik Café y Es Estudio.

Cartel de la muestra Pinceladas colectivas. Cortesía de Imprevisual Galería.

Cartel de la muestra Pinceladas colectivas. Cortesía de Imprevisual Galería.

La extensa lista de artistas participantes es la que sigue: Alicia Arnau Iborra, Aristides Rosell, Vicent Marco Puig, Francesc Marco, Manuel Veleta, Alfonso Renza Campo, Ivano Stocco, Gabriela Cardosa, Galería Espacio, Alberto Biesok & Mompar Momparler, Isabel Isabel Marin, Javier Calvo, Paloma Gómez Carrasco, Concha Ros, María Maria Rey, Guillermo Santana, Ana Nuño, Abel Davila, Alejandro Casanova Barberán, José Rafael Pontones, Eduardo Lozano Martínez, Josep Gomar, Baldomero, Juan Vicente Martínez, Victoria Soriano, Cruz Sanchez, Miguel Ángel Aranda, Araceli Carrion Lorente, Cristina López Ramírez, Pepa Castillo…

Figura de Arístides Rosell en Pinceladas colectivas. Cortesía de Imprevisual Galería.

Figura de Arístides Rosell en Pinceladas colectivas. Cortesía de Imprevisual Galería.

Mariana Zubiaurre, Sabela Baña, Fernando Jiménez Fernández, Javier Jiménez Quintana, Miguel García Cano, Juanjo Sanchis, Natalia Auffray, Molina Ferrer, Inma Coll Aleixandre, Xavi Garcia, Tere Martínez, David Gonzalez, Tito, Carmen Casanova, Antonio Barroso, Lola Calzada, Elena Martí Elena Marti Manzanares, Susana Do Santos, Carmen Lucía Palés Chaveli, Tomas Tomás Saavedra Rojas, Vinz Feel Free, Nena Wapa Wapa, Aldo Alcota, From The Tree, Maria Eugénia Medeiros, Uqu Worshop, Pilar Palomares, Andrés Vicente Blasco Martínez, Elena Zanca, Lisa Gingles, Ferran Capilla, Camilla Marinoni, Rebeka Catalá, Remy J. López, Juan Canovas, Manuel Martínez Ojea…

Rafa de Corral, Ramón Adelantado, Katya Di Matteo, Encarnación Domingo, Alejandra Morenilla, Juan Carlos Viñas, José Carlos García Luque, Pepe Díaz Pepe Diaz Puche, Beatriz Diaz Ceballos, Jordi Gamón Blanch, Curro Canavese, Julio Castillo, BichoBola-Creativo, David Pasamontes Díaz, Luis Viguer Soler, Julia Lorenzo Oliver, Emeterio Ovejero Marcos, Albae Mostazovska, José Miguel Alguer Romero, Michele Bono, Progreso, Virginia Bernal Méndez, Gabriel Alonso Marín, Antonio Azorín, Ana Higueras, Rubén Fuentes González, Evelyn Carell…

Figura de Concha Ros en Pinceladas colectivas. Cortesía de Imprevisual Galería.

Figura de Concha Ros en Pinceladas colectivas. Cortesía de Imprevisual Galería.

Ana Vernia, Susana Palés Chaveli, Néstor López, Eduardo Oroná, Olga Eugenia Martinezv, Ismael Abarca, Michel Touma, Ofelia Ruiz, Javier Chapa, José Jose Vicente Guerrero Tonda, María José Pérez Vicente, Carlos Michel Fuentes, Alessandra Pulixi, Pepa Alonso Arróniz, Xus Frances Gandia, Margarida Nunes, Burguitos, Marion Wesson, Jose Antonio Picazo, Carlos Codoñer, José Luis Hernandiz, María Navarro, Paco Lopez Gomez, Rafael Monzó Valls, Carolina Valls, José Juan Gimeno, David Marqués Serra, Inés Navarro…

Calo Carratalá, Salva Nebot, Gem Diaz, Francisco Sebastián Nicolau, Susana Roig Hervas, Raquel Carrero , Pintado A Mano Amelia, Workshop/Gallery, María Albero, Alejandra de la Torre, Amadeo Valldepérez, Pedro Velver, JARR, Raul Dap, Berta Llonch, Victor Camara Merino, Jose Luis Garcia Ibañez, Marta Karjalainer, José Miguel Vera, Ana Karina Lema y Ramón Espacio.

Obra de Miguel Ángel Aranda en Pinceladas colectivas. Cortesía de Imprevisual Galería.

Obra de Miguel Ángel Aranda en Pinceladas colectivas. Cortesía de Imprevisual Galería.

 

Cazadoras Asociados: el arte se pone a tiro

Galería de tiro, por Cazadoras asociados
Sala de la Muralla
Colegio Mayor Rector Peset
Plaza Horno de San Nicolás, 4. Valencia
Hasta el 8 de mayo

El artista es un cazador. No persigue animales furtivos y salvajes, sino resignificar lo insignificante o lo que pasa desapercibido. El artista empuña sus armas –la línea, el color, el volumen, la electrónica- para alumbrar lo que no se suele, o no se quiere, ver y obligar a hacerle frente, mirarlo de otra manera, y pensarlo. Y, como el cazador, cultiva la paciencia, anda alerta, se arriesga y persevera.

Vista general de la exposición 'Galería de tiro', en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

Vista general de la exposición ‘Galería de tiro’, en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

Esta afinidad y, en especial el hecho de haber realizado las reuniones de constitución como colectivo en la antigua sede de una asociación de cazadores, impulsaría a un grupo de artistas de consolidada trayectoria individual a adoptar el nombre de Cazadoras asociados para las acciones, o exposiciones, que emprendieran juntos. No tardarían mucho en convocar una con el arte de la caza como leitmotiv. Su resultado se muestra en esta sala.

La exposición reúne 17 piezas, una por cada uno de los participantes. Todas ellas tienen como referencia la diana, dispositivo utilizado como blanco de tiro y figura polisémica donde las haya.

Vista de la exposición 'Galería de tiro', en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

Vista de la exposición ‘Galería de tiro’, en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

De manera paradójica, el uso recurrente de los círculos concéntricos, motivo que habitualmente conforma la diana, resalta la singularidad de cada obra, su propio “relato”, un relato derivado del código expresivo, las inquietudes y la intención de cada autor.

Algunas de las obras están gobernadas por la crítica al abuso de poder o a la violencia, otras incluyen alusiones autobiográficas o remiten a la filosofía zen, la literatura o el arte; las hay que interaccionan con el espectador…; todas emocionan.

Obras de la exposición 'Galería de tiro', en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

Obras de la exposición ‘Galería de tiro’, en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

Puestas en común, configuran una sugestiva galería de tiro. A su vez, entablan diálogos cruzados entre ellas que propician nuevas interpretaciones, matices inesperados. Se trata de dejar que la mirada se cobre, complacida, la perturbadora verdad que contienen.

Buen tiro.

Adenda: los participantes en la exposición son Ximo Amigó, Julio Bosque, Calo Carratalá, Enrique Carrazoni, Toni Domènech, Antonio Girbés, Jarr, José Morea, Guillermo Peiró Roggen, Manolo Rey Fueyo, Pepe Romero, Manuel Sáez, Bia Santos, Sebastián Nicolau, Rubén Tortosa, Lukas Ulmi y Joan Verdú. Por su parte, el también miembro del colectivo y gerente del IVAM, Joan Llinares, se suma por primera vez a una de las acciones del grupo retomando así una actividad en la que dio sus primeros pasos profesionales.

Obras de la exposición 'Galería de tiro', en el Colegio Mayor Rector Peset. Gentileza de Cazadoras asociados.

Obras de la exposición ‘Galería de tiro’, en el Colegio Mayor Rector Peset. Gentileza de Cazadoras asociados.

Toni Picazo

Homenaje a Evarist Navarro en el Rector Peset

Homenaje a Evarist Navarro
Sala la Muralla del Colegio Mayor Rector Peset
Plaza Horno de San Nicolás, 4. Valencia
Inauguración: miércoles 28 de enero, a las 20.00h
Hasta el sábado 31 de enero, 2015

Cazadoras Asociados en colaboración con el Colegio Mayor Rector Peset de la Universidad de Valencia dedican una exposición colectiva a la memoria de Evarist Navarro, ideólogo y principal impulsor de este colectivo de artistas.

En la muestra participan los miembros del grupo: Ximo Amigó, Julio Bosque, Calo Carratalá, Enrique Carrazoni, Toni Domènech, Antonio Girbés, Jarr, José Morea, Guillermo Peiró Roggen, Manolo Rey Fueyo, Pepe Romero, Manuel Sáez, Bia Santos, Sebastián Nicolau, Rubén Tortosa, Lukas Ulmi y Joan Verdú. Por su parte, Carmen Calvo y Miquel Navarro también han querido sumarse a este homenaje.

Tarjeta del homenaje que Cazadoras Asociados rinde a Evarist Navarro.

Tarjeta del homenaje que Cazadoras Asociados rinde a Evarist Navarro.

Cada uno de los 19 artistas que participan en esta colectiva expresa, a través de su propio lenguaje estético, su reconocimiento al artista y a la persona, con referencias explícitas en algunos casos, o de manera más indirecta en otros. La exposición también incluye el último trabajo de Evarist Navarro, una pintura al óleo que el artista realizó estando ya gravemente enfermo.

Evarist Navarro (Castelló de Rugat, 1959-2014) formó parte de la generación de artistas valencianos cuya obra ocupó un lugar destacado en la renovación de la escultura en España en los años ochenta del siglo XX. Formado entre Barcelona y Valencia, doctor en Bellas Artes y profesor de la Universidad Politécnica de Valencia, su obra está presente en numerosas intervenciones de obra pública en nuestro país, así como en colecciones de instituciones públicas como el IVAM.

Morada de Chipi, obra de Evarist Navarro expuesta en el IVAM. Cortesía del museo valenciano.

Morada de Chipi, obra de Evarist Navarro expuesta en el IVAM. Cortesía del museo valenciano.

Cazadoras Asociados pintan a Crimea

Crimea, por Cazadoras Asociados
Café Malvarrosa
C / Historiador Diago, 20. Valencia
Hoy viernes 28 de marzo, de 20.00 a 23.00 horas

Ya habían hecho una exposición express en una finca por la Petxina, ocupando las paredes de la escalera y vendiendo alguna que otra pieza entre subidas y bajadas de piso. Ahora repiten experiencia, tras haber pasado un cierto tiempo que se les hacía largo. Reunidos en el Café Malvarrosa, barruntando proyectos que no terminaban de ver la luz, decidieron espolear el ánimo con un arranque súbito. José Morea propuso una exposición sobre Crimea, porque allí terminó la segunda gran guerra y parecía iniciarse la tercera, y motivados por tan explosiva declaración de intenciones el colectivo Cazadoras Asociados se puso manos a la obra. El resultado, fruto de ese trabajo express, se verá hoy viernes en el Malvarrosa: 12 obras de 12 artistas con el conflicto ucraniano como excusa creativa.

Obra de Ximo Amigó para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa

Obra de Ximo Amigó para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa

“Crimea se plantea más como concepto, que como cuestión política”, explica Morea, que tampoco descarta el trasfondo ideológico, porque “a los artistas nos preocupa lo que pasa a nuestro alrededor”. Y lo que pasa allá a lo lejos, con Rusia volviendo a aparecer como el malo de una película con enrevesada trama, ha servido de acicate a los artistas de Cazadoras Asociados, mezcla de sustantivo femenino y adjetivo masculino como prueba de la contradicción que motiva al grupo. Un grupo formado por 18 artistas de diferentes estilos y motivaciones que, reducido para esta ocasión a 12, han encontrado en Crimea el objeto de sus respectivas propuestas plásticas.

Juegos de palabras

Las hay, lógicamente, de todas formas y colores: “Desde el pop a la abstracción lírica, pasando por la figuración fría”, según revela Joan Verdú, que junto a Ximo Amigó, Julio Bosque, Calo Carratalá, Toni Doménech, Marcelo Fuentes, Antonio Girbes, JARR, Guillermo Peyró Roggen, Manolo Rey, Pepe Romero y el propio José Morea, conforma la docena de Cazadoras Asociados en torno a Crimea. Los desastres bélicos siempre han concitado la mirada entre estupefacta y crítica de los artistas. Quizás porque lo real de la experiencia humana, en tanto hábitat de lo incognoscible, es después de todo el motor de la creatividad: de la nada, o partir de su experiencia, nacen a duras penas ciertas pinceladas de vida.

Obra de Marcelo Fuentes para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa.

Obra de Marcelo Fuentes para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa.

Joan Verdú, por ejemplo, se centra en el juego de palabras. De manera que Crimea deja de ser Crimea, para convertirse en A crime por la simple traslación de una de sus letras. Y, así, el crimen, sin duda triste paisaje de todo conflicto bélico, aparece como una de las referencias mayores en la obra express de Verdú, amortiguador jocoso de ese fondo real que nubla el pensamiento durante la guerra. José Morea también hurga en la llaga del dolor con cataplasmas lingüísticas. En su caso, Crimea se transforma en Lacrimea. Una lágrima roja fruto de la herida abierta en la extinta Unión Soviética, de la que sigue manando un río de sangre roja.

Nada corriente

Como señalan Morea y Verdú, cada cual ha tratado el tema de Crimea a su manera,  a veces con alusiones más o menos directas, o bien abordando la irrupción de la nueva bestia con veladuras, metáforas o abstractos acercamientos. “No somos una corriente artística, porque cada uno es de su padre y de su madre, pero sí es verdad que solemos crear en torno a determinadas temáticas”, apunta Joan Verdú. En este caso, Crimea, como antes lo fue el tema de la escalera. Y luego vendrán otros. De hecho, ya tienen prácticamente cerradas las dos próximas exposiciones express, que prefieren no adelantar. Una en el refugio del Instituto Lluis Vives y la otra… “Mejor no lo pongas, porque falta sellar el acuerdo”, apunta Verdú.

Obra de Guillermo Peyró Roggen para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa.

Obra de Guillermo Peyró Roggen para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa.

“Huyendo de lo comercial”, explica Morea, Cazadoras Asociados busca mediante todas estas intervenciones plásticas de un solo día, que el arte se salga de las vías convencionales para iluminar otros derroteros, otras salidas de madre. El Café Malvarrosa, donde ahora suelen reunirse después de hacerlo en el antiguo estudio de Paco Bascuñán, será el nuevo laboratorio de experimentación de este inquieto, cáustico, dubitativo e imprevisible colectivo de artistas ahora en pie de guerra. Mejor dicho, a pie de guerra. Les duele lo que pasa y van y lo pintan.

Obra de José Morea para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa

Obra de José Morea para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa

Salva Torres