«Lo de Valencia no es enfermedad, es pandemia»

Desayunos Makma en Lotelito
Entrevista a Joaquín Leguina, por el equipo de dirección de Makma (José Luis Pérez Pont, Vicente Chambó y Salva Torres)
Presentación en Valencia de su libro ‘Historia de un despropósito’
Editorial Temas de Hoy

A Joaquín Leguina, un molesto Zapatero, le llegó a decir: “Leguina escribe muy buenas novelas…pero, la verdad, últimamente en política no atina demasiado”. ¿Y quién lo hace? A tenor de lo ocurrido en los últimos años, diríase que la sentencia de Zapatero bien pudiera ser el reflejo, no de Leguina, sino de los sucesivos gobiernos que han creado la burbuja económica, la han explotado y siguen, erre que erre, traspasándose las culpas. Para dar cuenta de tamaño agujero político, Joaquín Leguina ha escrito Historia de un despropósito, cuyo subtítulo ofrece elocuentes pistas de por dónde van los tiros: Zapatero, el gran organizador de derrotas.

Joaquín Leguina. Fotografía: Biel Aliño.

Joaquín Leguina. Fotografía: Biel Aliño.

Entre bocado y bocado de una tostada de pan con tomate y sorbos de caña, Leguina va tejiendo con sus palabras el descosido producido por las políticas de Zapatero. Bueno, más que políticas…”A Zapatero le gustaba levantarse por la mañana y tener una ocurrencia, para salir luego en los periódicos”. Porque, como dice el que fuera durante doce años presidente de la Comunidad de Madrid, la “trivialidad ideológica” de Zapatero consiste precisamente en eso, en la “falta de sustancia, de basamento”. Para que semejante insustancialidad haya calado dentro del PSOE, ha sido necesario pasar “de la confrontación de ideas, al comentario”.

Joaquín Leguina, en un momento de los 'Desayunos Makma'. Fotografía: Biel Aliño

Joaquín Leguina, en un momento de los ‘Desayunos Makma’ en Lotelito. Fotografía: Biel Aliño

“ES NECESARIA UNA LIMPIEZA DEMOCRÁTICA”

“En los orígenes del partido se discutía y no pasaba nada, pero ahora sólo hay comentarios elogiosos hacia los mandos”. En Historia de un despropósito va incluso más lejos: “La prensa ha ayudado mucho”, confundiendo “interesadamente la confrontación de ideas con la división interna”. De ahí la “obsesión por la imagen” de Zapatero, que redujo el debate al lema: “Vale más un gramo de imagen que un kilo de acciones”. Concepción que muestra, en opinión de Leguina, el “camino hacia ninguna parte” de la sociedad reflejo de esa política descafeinada.

Joaquín Leguina. Fotografía: Biel Aliño.

Joaquín Leguina. Fotografía: Biel Aliño.

Leguina, que arrastra las frases empujadas por un deje socarrón, se enerva cuando piensa en la solución a tamaño despropósito. “Es necesario hacer una limpieza democrática, que pierda el PP, y me da igual quién gane, porque esto está lleno de mierda”. Y como está al tanto de lo que sucede en Valencia, no duda en hacer extensible ese tufo maloliente. “Esto de Valencia no es una enfermedad, sino una pandemia, porque lo de aquí ocurre en muchos otros sitios”. Recuerda, sin ir más lejos, que él estuvo en la inauguración del IVAM hace 25 años (“aquél era un proyecto hermoso”), pero desde que “esta señora [Consuelo Císcar] se casó con quien se casó, se ha ido llenando de mierda”. Y apela, de nuevo, a la limpieza democrática.

Joaquín Leguina, en un momento de los 'Desayunos Makma' en Lotelito. Fotografía: Biel Aliño.

Joaquín Leguina, en un momento de los ‘Desayunos Makma’ en Lotelito. Fotografía: Biel Aliño.

“ESTAMOS EN UN CAPITALISMO SIN CAPITALISTAS”

Limpieza para sanear la economía. “Estamos en un capitalismo sin capitalistas”, porque quienes manejan la Bolsa “son tiburones”, cuya fuerza consiste en “poder largarse en cualquier momento”. En su blog, Leguina pone el caso de César Alierta, presidente de Telefónica con un sueldo anual de 14 millones, que se llevará otros 6,2 en acciones por sus desvelos a favor de la empresa. Es decir, lo que ganará un funcionario de grado alto en 400 años de trabajo. ¿Cómo se corrige esto? “Con medidas políticas que nadie termina de tomar”. Un despropósito más. Suma y sigue.

De Elena Salgado, única ministra que estuvo durante todos los años de gobierno Zapatero, dice, a rebufo de lo apuntado, que “trató bien a los de arriba y mal a los de abajo”. En el contexto valenciano, cita a Ciprià Císcar, hermano de la directora del IVAM, “uno de los tíos más cultos que conozco, aunque no le sirva de nada”, para dejar constancia del cúmulo de despropósitos que va desgranando en las 280 páginas del libro. Entre ellos ( y van…), el reparto del pastel de las televisiones privadas. Eso sí, Leguina subraya el acierto de Zapatero a la hora de despolitizar Televisión Española. “Pero, ¿por qué no despolitizó todas las televisiones, incluidas las autonómicas? Pues porque no se atrevió con los nacionalistas”.

Joaquín Leguina, en un momento de los 'Desayunos Makma' en Lotelito. Fotografía: Biel Aliño

Joaquín Leguina, en un momento de los ‘Desayunos Makma’ en Lotelito. Fotografía: Biel Aliño

“TÚ DICES LEY DE MECENAZGO EN HACIENDA Y TE SACAN EL REVÓLVER”

Y aquí Leguina coge aire. “¡Qué necesidad tenía Zapatero de meterse en el juego perligrosísimo que le propuso Maragall! Además, ¿qué quiere decir una España plural? Porque si es plural, entonces Cataluña también debe ser plural. Zapatero abrió un melón que llevó a la frustración y a una reforma estatutaria que, como en el camarote de los Hermanos Marx, termina siempre con la frase ‘y además dos huevos duros’. Eso fue un desastre, que llevó a la ruina al PSC [Partido Socialista de Catalunya] y a despertar los instintos de los separatistas”.

Y la cultura, ¡ay, la cultura! “La concepción de [Cristóbal] Montoro y sus muchachos es que la cultura es entretenimiento y si lo es, pues toma 21%”. Y si al dinero público no se le espera, tampoco caben muchas esperanzas con la entrada de ingresos por la vía privada. “Tú dices Ley de Mecenazgo en Hacienda y te sacan el revólver”. Total, que el despropósito continúa, a falta de esa limpieza democrática que el autor de Tu nombre envenena mis sueños estima de rigurosa necesidad. Porque “apretarse el cinturón puede ser bueno, pero es incompatible con –a la vez- bajarse los pantalones”. Y de eso nada. Palabra de Joaquín Leguina.

Joaquín Leguina. Fotografía: Biel Aliño

Joaquín Leguina. Fotografía: Biel Aliño

Salva Torres

«La bajada del IVA afecta a unas élites»

La jungla de los listos, de Miguel Ángel Revilla
Editorial Espasa
De venta en librerías

Miguel Ángel Revilla. Fotografía: Miguel Lorenzo

Miguel Ángel Revilla. Fotografía: Miguel Lorenzo

Miguel Ángel Revilla, ex presidente de Cantabria y ahora escritor de relumbrón, acumula pelos en su todavía abundante cabellera y en su ya característico mostacho, pero carece de ellos en la lengua, que blande cual espada dispuesta a cortar cabezas, sobre todo las corruptas que dominan a su juicio el mundo. Se sienta tan campante y, en cuestión de minutos, disecciona la escandalosa realidad sin miedo a una posible réplica en forma de denuncia. “Nadie hasta ahora lo ha hecho, porque lo que digo es la pura verdad”.

Y lo que dice en las 237 páginas de La jungla de los listos es que el mundo se halla “en manos de empresarios corruptos”. Empresarios que han dejado de serlo, para convertirse en especuladores. Todo ello, claro está, gracias a la colaboración de una clase política entregada al poder que detenta esa oligarquía financiera. El Banco de Santander de Emilio Botín forma parte de ella, aunque Revilla, repartiendo mandobles, se explica.

“A BOTÍN HAY QUE HACERLE LA OLA”

“A Botín hay que hacerle la ola”, dice en respuesta a la obra que la Fundación Botín está realizando en la bahía de Santander, donde se construye el Centro de Arte como buque insignia de la proyección cultural de Cantabria. “Aquí no le juzgo como banquero, que es de la jungla de los listos, sino como alguien que deja un legado chollo para los cántabros”. Asumiendo que Botín “es un señor inmensamente rico” que, sin embargo, “mantiene su domicilio social en Santander, pagando lo que tiene que pagar”, Revilla sostiene que, “como casi todos los ricos al final de sus días, quiere dejar, en un alarde filantrópico, huella de su riqueza construyendo una magnífica obra con su dinero, y no con dinero del gobierno y de los contribuyentes. Ojalá tuviéramos 100 como él en Cantabria”.

Miguel Ángel Revilla. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Miguel Ángel Revilla. Fotografía: Miguel Lorenzo.

“ME VETARON EN CANAL 9”

De la Comunidad Valenciana, a la que vino a presentar su libro, dice que desde fuera se la ve como un lugar en el que “se han cometido excesos de nuevo rico”. Y cita los casos de la vela, de la Fórmula 1, del fútbol, de Calatrava. También de Canal 9. “El año pasado vine a presentar mi primer libro [Nadie es más que nadie] y me vinieron a buscar en taxi para una entrevista. Y resulta que cuando llegamos, alguien dio la contraorden de que no se me entrevistara, por lo que tuve que coger otro taxi que, eso sí, me pagaron, y volver al hotel”. “Creo que era una televisión muy manipulada”, agrega.

A pesar de manifestarse en contra de las televisiones autonómicas, por el coste que suponen, Revilla precisa que Valencia, “por su peculiaridad lingüística”, debería haberla mantenido. “Yo no la hubiera cerrado, pero, eso sí, dejándola en su justa dimensión, porque tenía una plantilla escandalosa”. Como le parece escandaloso que se baje el IVA del arte y no se haga lo mismo con el de los libros, el cine o el teatro. “La bajada del IVA demuestra que los que gobiernan lo hacen para determinadas élites. Porque, ¿cuántos compran cuadros, el uno por mil? Y, sin embargo, el 70% de la población consume libros, teatro y cine, y el IVA no se ha rebajado. Me parece escandaloso”.

“LA ÉLITE POLÍTICA ESTÁ AL SERVICIO DE LAS FINANZAS”

Como le parece escandaloso el “ejército perfectamente organizado” que ha propiciado la crisis y que, de seguir así, impedirá salir de ella. De ese ejército enumera sus cuatro patas: las agencias de noticias, que difunden “rumores interesados”, los medios de comunicación, que “los airean”, las agencias de rating (“unas caraduras”) y los bancos de negocio internacionales, como Goldman Sachs o Lehman Brothers, a quienes pertenecieron Mario Draghi, gobernador del Banco Central Europeo, y Luis de Guindos, ministro de Economía, respectivamente.

Miguel Ángel Revilla. Fotografía: Miguel Lorenzo

Miguel Ángel Revilla. Fotografía: Miguel Lorenzo

“EL 30% DEL DINERO MUNDIAL ESTÁ EN PARAÍSOS FISCALES”

“Una de las recientes ponencias en Davos dice claramente que las élites políticas del mundo están al servicio de las grandes finanzas”. Lo cual hace posible que “el 30% del dinero mundial esté en paraísos fiscales de 57 lugares”. Revilla asegura que todo eso se acabaría “en dos días”, si hubiera “políticos que no estuvieran a las órdenes de esos empresarios especuladores”. Y agrega: “Fíjate lo fácil que sería cargarse todos los paraísos fiscales en una reunión del G-20”. Pero como “todo esto es un tinglado”, el ex presidente de Cantabria se limita en La jungla de los listos a levantar acta del funcionamiento de tamaño chiringuito.

Y no hay nada que lo detenga. Echa mano de la idea de “puerta giratoria” para explicar el hecho de que presidentes del gobierno, ministros o presidentes autonómicos acaben su labor política para entrar en empresas públicas, semipúblicas o multinacionales. La lista es larga: José María Aznar en Endesa; Felipe González, en Gas Natural; Ángel Acebes, en Iberdrola, Elena Salgado, en Endesa; Rodrigo Rato, en Telefónica o Banco de Santander. “La puerta giratoria se detendría con una simple ley que impidiera a un ministro o presidente de gobierno trabajar en la empresa privada que haya tenido algún contrato con la administración”.

Miguel Ángel Revilla. Fotografía: Miguel Lorenzo

Miguel Ángel Revilla. Fotografía: Miguel Lorenzo

“AQUÍ VOTAMOS A GAVIOTAS, PUÑOS O ROSAS, PERO NO A PERSONAS”

Esa jungla descrita por Revilla en su libro es concebible por la “falta de educación” del pueblo español. “Aquí no se votan a personas, sino a gaviotas o a puños y rosas”. Del mismo modo que la gente es capaz de “asaltar el palco de un equipo de fútbol” y, sin embargo, “no hace nada cuando te quitan la sanidad pública”. Lo cual tiene su lógica, dado el asombro que suscita el que un país “con el 25% de la población en el umbral de la pobreza y seis millones de parados pague cien millones a un tío por dar patadas a un balón”.

Y una cosa curiosa más. “En los últimos veinte años, las rentas salariales han tributado un promedio de veinte mil euros al año, según las estadísticas. Las rentas empresariales declaradas alcanzan, de media, diez mil euros. ¿Alguien cree que los trabajadores ganan más que los empresarios?”. Tal respuesta, y su correspondiente incredulidad, forma parte inextricable de esa jungla de los listos por la que Miguel Ángel Revilla se mueve, abriéndose paso con el látigo de sus palabras. Sin pelos en la lengua.

Miguel Ángel Revilla. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Miguel Ángel Revilla. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Salva Torres

Risas y alguna lágrima en el Olympia

Una pareja de risa, de Neil Simon, bajo dirección de Juan José Afonso
Teatro Olympia
C/ San Vicente Mártir, 44. Valencia
Hasta el 2 de febrero

El buen humor, como la felicidad, se vende en frascos pequeños y en dosis homeopáticas. Por eso no es de extrañar que quienes se dedican profesionalmente a hacer reír sufran en su vida cotidiana su ración de amargura y lágrimas. Ni tampoco que célebres dúos humorísticos que funcionan en perfecta armonía y compenetración sobre el escenario  tengan sus trifulcas y conflictos entre bambalinas.  El Gordo y el Flaco, Dean Martin y Jerry Lewis, Tip y Coll, los miembros de Martes y Trece o de Cruz y Raya, Quique Camoiras y Juanito Navarro son algunos de los casos más o menos próximos en el tiempo y el espacio de sobra conocidos.

Escena del espectáculo 'Una pareja de risa', de Neil Simon. Imagen cortesía de Teatro Olympia

Escena del espectáculo ‘Una pareja de risa’, de Neil Simon. Imagen cortesía de Teatro Olympia

Esta es la situación que plantea Una pareja de risa, adaptación de una comedia clásica de Neil  Simon que aterriza en el Teatro Olympia hasta el  próximo domingo de la mano de dos actores que no necesitan presentación: Javier Gurruchaga y Guillermo Montesinos. Gurruchaga es Paco, gloria del humor ibérico de los setenta y ochenta, que intenta encontrar algún trabajo ‘de lo que sea’ a base de torturar a su sobrino y representante Ricky. Montesinos es Clemente, otra vieja gloria que vive de gorra en el chalé de su hija rica. Ambos formaron un famoso dúo humorístico, separados por desavenencias, que un extravagante productor televisivo intenta resucitar para un programa especial.

A lo largo de hora y media de humor ingenioso igual tierno que ácido, con un toque amargo, el espectador asiste a ese reencuentro decisivo. “Paco y Clemente son dos sexagenarios algo desgastados y con achaques, pero impregnados de amor al teatro”, dice Montesinos. “Por encima de sus  diferencias ambos quieren morir con las botas puestas sobre el escenario, pues en esta profesión nadie se jubila”.

Según Gurruchaga, la adaptación del texto de Simon realizada por Juan José Afonso y Miguel Hermoso Jr., es muy clásica “sin guiños ni localismos”, afirma. “Se trata de una historia universal que podría haber ocurrido en tiempos de Aristófanes, pero que en este caso la protagonizan dos desgraciados de hoy día, conscientes de que la vida se les acaba y que como buenos corredores de fondo procuran llegar a la meta”.

Javier Gurruchaga y Guillermo Montesinos, en 'Una pareja de risa'. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Javier Gurruchaga y Guillermo Montesinos, en ‘Una pareja de risa’. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Gurruchaga se enamoró de The Sunshine Boys, la pieza de Simon, que vio representar en un teatro de Londres en el verano de 2012, cuando participaba con su Orquesta Mondragón en la International Beatles Week en Liverpool. Como un homenaje al mítico grupo se incluye en el montaje el tema When i’m sixty-four (Cuando tenga 64 años), muy apropiado a la situación que refleja la obra.

«Me fascina que 40 años después de que Simon escribiera esta obra, sus chispeantes diálogos llenos de ingenio y doble sentido sigan vigentes”, señala Gurrruchaga. Esa mirada divertida, desternillante y a veces ácida sobre el otoño de unos actores, sobre el otoño de todos nosotros, me parece maravillosa”.

Tanto él como sus compañeros de reparto que incluye a Silvia María y Alfonso Flores se manifestaron en contra de la imagen promocional de la obra en la que aparecen caracterizados como payasos. “Esa imagen representa sólo unos minutos de la obra y en ella hay mucho más que un número cómico”.

Los veteranos actores deploraron también la situación del teatro debida a los recortes e impuestos, como el aumento del IVA cultural al 21%. «En la Gran Vía madrileña, que antes era el Broadway español, sólo hay ahora tiendas de bragas y calzoncillos”, ironizó Gurruchaga.

Por su parte, Montesinos se mostró muy contundente al decir: «No hay crisis, lo que hay es una gran estafa a nivel político y financiero. Molesta todo lo que suena a cultura e inteligencia. Nos tienen tanta mala leche que van a por nosotros». También  destacó «el dolor y la vergüenza» que pasa fuera de la Comunitat con medidas como el cierre de Radiotelevisió Valenciana.

Guillermo Montesinos y Javier Gurruchaga, en 'Una pareja de risa'. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Guillermo Montesinos y Javier Gurruchaga, en ‘Una pareja de risa’. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Bel Carrasco

LOS ARTISTAS PLANTAN AL MINISTERIO

Desde la UNION (Unión de asociaciones de artistas visuales) y en nombre de las asociaciones que forman parte de la misma, queremos expresar nuestra negativa a colaborar con el actual Ministerio de Educación, Cultura y Deportes en la selección de las personas que puedan formar parte del jurado del Premio Velázquez.

Esta negativa viene a estar justificada por la falta de diálogo con el sector demostrada cumplidamente por el Ministerio en esto años, y por la actitud del actual Gobierno de la Nación que no podemos sino calificar de hostil hacia nuestro sector en particular, y al de la cultura en su conjunto.

Desde la llegada del mismo, los artistas visuales venimos sufriendo el desinterés y desistimiento de las políticas que podrían ayudar a paliar la situación de crisis en la que vivimos, y hemos visto agravados nuestros problemas con una política fiscal feroz que está abocando al sector a su desaparición y a la marginalidad.

Entendemos que frente a estas políticas destructivas y estériles no podemos dar otra respuesta que nuestra negativa razonada a colaborar con el Ministerio, ya que nos demuestra día a día que no sabe, o no puede, velar por la sostenibilidad de las artes en nuestro país. Baste recordar el hecho de que el Estado Español sigue sin solucionar ni implementar cuestiones tan urgentes como el Estatuto del Artista, la ley de mecenazgo o el retorno al IVA cultural.

La Unión de Asociaciones de Artistas Visuales está totalmente decidida a participar y colaborar con las iniciativas gubernamentales cuando éstas dialoguen de un modo comprometido y constante con los profesionales que representan a los distintos sectores de la cultura y respondan a las necesidades y problemáticas que requieren unas medidas urgentes, eficaces e inmediatas. Mientras tanto, y lamentablemente, no tenemos otra opción que negarnos a colaborar hasta que veamos una sincera voluntad de cambio.

21-IVA-Cultura

Seducción iconográfica, elegante protesta

Artur Heras. Antológica
Fundación Chirivella Soriano
C / Valeriola, 13. Valencia
Hasta el 5 de enero de 2014

Hay artistas que llevan impreso en su figura la propia obra. Como si los años de pertinaz trabajo, de interrogación constante, hubieran penetrado de tal forma los poros de su piel, que ya fueran indisolubles el genio y la figura. Es lo que le sucede a Artur Heras (Xàtiva, 1945). Su obra, aunque posee sin duda múltiples capas, se construye principalmente alrededor de dos: una seductora, tejida con signos iconográficos de indudable atractivo plástico, y otra más radical, elaborada a partir de elementos y objetos cuya elegancia formal atenúan la carga de profundidad presente en su trabajo a lo largo del tiempo. Seducción y elegante protesta extensibles a su figura y al discurso del que se nutre.

L'etern combat, de Artur Heras, en la Fundación Chirivella Soriano. Imagen cortesía del autor.

L’etern combat, de Artur Heras, en la Fundación Chirivella Soriano. Imagen cortesía del autor.

Recorriendo junto a él la exposición A cent metres del centre del món, en referencia al Museo de Arte Contemporáneo de Perpiñán dirigido por Vicent Madramany, de donde proceden las 44 piezas de la antológica (“sí, yo diría que es una antológica”), se percibe rápidamente esa mezcla de seducción y protesta disparada con silenciador. Seducción por la abundancia de elementos iconográficos, cromatismos,  y esos grandes formatos que invitan al espectador a meterse dentro. Y protesta, porque la obra de Artur Heras está salpicada de agujeros, desgarros, crítica social en forma de elocuentes collages y una tensión dramática propiciada por el continuo balanceo entre lo amable y lo áspero.

“LA POLÍTICA CULTURAL ES UN POCO PATÉTICA”

“Hay piezas que tienen sin duda un componente de protesta, de grito, pero no sólo vinculado a un momento determinado –el franquismo-, sino que es un hilo conductor que aparece y desaparece a lo largo de mi trabajo”. Artur Heras lo vincula también a su pintura gestual, aunque matiza que más que crítica del momento “hay un ejercicio de memoria”. Y haciendo memoria conviene recordar que Artur Heras fue director de la Sala Parpalló durante 15 años. Una Sala Parpalló ahora “aparcada y disuelta” en el MuVIM. Como disuelta parece la cultura en la actualidad. “La política cultural es un poco patética; está todo mal, con el 21% del IVA y un cierto viraje hacia la superficialidad, aunque Russafa parece estar vivo”.

The Pilar entre aguas, de Artur Heras, en la Fundación Chirivella Soriano. Imagen cortesía del autor.

The Pilar entre aguas, de Artur Heras, en la Fundación Chirivella Soriano. Imagen cortesía del autor.

Artur Heras recuerda aquellos años 80 del pasado siglo “más solidarios”, donde había cierto “entusiasmo social” ahora desaparecido. “Ahora la voz social está más anestesiada”, en el marco de una ciudad como Valencia donde “no se deberían permitir ciertas barbaridades, tanto desde el punto de vista urbanístico como desde el cultural”. Salen a relucir ciertos nombres de la política valenciana, aunque no merezca la pena insistir en ello por el vuelo rasante al que conduce tan bajo perfil ilustrado. De manera que volvemos A cent metres del centre del món, en alusión al museo de Madramany, tan próximo a la estación de tren de Perpiñán.

“LA IDEOLOGÍA NO ES BUENA CONSEJERA”

“El límite del cuadro es un código cerrado”, por eso Artur Heras suele salirse de él, así como utiliza grandes formatos “para poder meterte dentro de la pintura, como en los murales, a modo de capilla”. Se trata de salir del “espacio bidimensional del muro” y volar lejos, muy alto. “Necesito que el cuadro me apasione; me tire hacia algún sitio”. Nada más lejos de su voluntad que saber de antemano las ligazones que promueven esa tensión dramática en su obra. “La abstracción es más un pozo, un objeto enfocado, mientras que cuando utilizas otros elementos iconográficos, incluso ruidos y sonidos, la obra se va por otros derroteros”.

Ramsés II o és Franco? de Artur Heras, en la Fundación Chirivella Soriano. Imagen cortesía del autor.

Ramsés II o és Franco? de Artur Heras, en la Fundación Chirivella Soriano. Imagen cortesía del autor.

Y siempre lo hace, incluso en aquellas piezas más explícitas de la exposición que hasta enero acoge la Fundación Chirivella Soriano. Por ejemplo: la que alude al encuentro de Franco con Hitler en la estación de Hendaya, con tren eléctrico incorporado a tan espectacular obra. “No es buena consejera la ideología, por eso no me preocupa que alguien quiera ver crítica social. Yo me nutro de historias para crear”. Al igual que se nutre de la “confluencia de lenguajes plásticos”, incorporando “distintos elementos de la cultura pop y de factura más realista”, que van a desembocar en esa “pintura gestual” dominante en el conjunto de su trabajo.

Las 44 piezas de la colección de Vicent Madramany (“bueno, hay dos de mi propiedad”) abarcan desde las primeras de 1964 a las últimas de 2013, y eso que Artur Heras dice producir “de manera lenta”. Para qué correr cuando de lo que se trata es de admirar el combate que libra la naturaleza humana en los trabajos de Artur Heras. Combate entre el reino amable de la seducción iconográfica y el más turbio desgarro interior que amenaza con destruir la estabilidad del cuadro. A cent metres del centre del món. Incluso menos.

Mío, de Artur Heras, en la Fundación Chirivella Soriano. Imagen cortesía del autor

Mío, de Artur Heras, en la Fundación Chirivella Soriano. Imagen cortesía del autor

Salva Torres

La escena valenciana, contra viento y marea

Temporada teatral 2013 / 2014
AVETID, Associació Valenciana d’Empreses de Teatre i Circ
C / San Vicente Mártir, 41. Valencia

La escena valenciana comienza la temporada 2013/2014 cargada de nuevos proyectos e ilusiones. Con más voluntad que medios, las empresas teatrales siguen perseverando para que el teatro valenciano continúe vivo. A pesar de las adversas circunstancias, como la terrible bajada de contratación o el exagerado incremento del IVA cultural no están dispuestas a rendirse. Prueba de ello es la gran actividad escénica que las compañías de calle han mantenido durante este verano. Produccions Scura ha paseado los diversos espectáculos de Scura Splats, La Banda del Drac y La Furtiva por todo el territorio nacional, finalizando el periodo estival con su presencia en varias ferias y festivales: La Feria de Tàrrega con un pequeño stand, el Festival de Cadences de Arcachon (FR) representando el espectáculo «Las chaussures en l’air» y con «Sabates» que, junto con el espectáculo «Sortilegi» de Màgic 6, han estado programados en el MIM de Sueca. El Teatre de l’Home Dibuixat, también ha  participado en dos importantes festivales franceses: Festival Changé d’Air (Changé) y Festival Le Chainon-Manquant (Laval).

Este otoño viene repleto de celebraciones, ya que son varias las compañías de AVETID que cumplirán años durante esta nueva temporada. La Pavana, L’Om-Imprebís y Zircó Producciones, cumplirán 30 años, mientras que el Circo Gran Fele y Albena Teatre conmemorarán su vigésimo aniversario.

Entre los espectáculos para adultos que se presentan por primera vez esta temporada podemos destacar: “Decamerón Negro” y “Otro mundo es posible” de L’Om- Imprebís, que se han estrenado en el Teatro Cervantes de Alcalá de Henares el 28 y 29 de septiembre respectivamente; Olympia Metropolitana apuesta fuerte en el Teatro Talía con «Un Déu salvatge», primera versión en valenciano de la exitosa obra de Yasmina Reza; La Ferroviaria estrenará en la Muestra de Autores Contemporáneos de Alicante, «La dona sense atributs», a partir de la novela homónima  de Carles Cortés; Albena Teatre presentará su nueva producción «Ficció», con autoría y dirección de Carles Alberola a finales de noviembre en el Teatro Flumen, y continuará con sus actos de celebración del 20 aniversario con la reposición de «Spot», que se representará en el mismo teatro durante estas navidades; Circo Gran Fele, también dentro de los actos de celebración de su aniversario, entre los que se encuentran numerosas actividades paralelas como exposiciones interactivas, talleres o feria,  ha creado el espectáculo «Viaje a la Luna», una producción que se estrenó en el Festival Sagunt a Escena y estará estas Navidades en el Teatro Principal de Valencia.

Otro mundo es posible, de L'Om Imprebis.

Otro mundo es posible, de L’Om Imprebis.

Asimismo, La Pavana participa en la coproducción de «Terapias / Terapiak» de Christopher Durang con la compañía vasca Vaivén, espectáculo estrenado por la propia compañía en 2004 y que se presentará en diciembre en La Rambleta.

Durante esta temporada los espectáculos de las  compañías valencianas recorrerán importantes festivales como «Kafka i la nina viatgera», de Albena Teatre, en el Festival Temporada Alta de Girona y la Fira d’Arrel Tradicional de Manresa; el «Sueño de la Razón» de La Ferroviaria se paseará en noviembre por el Festival D. Quijote de Paris; «La Bella y La Bestia» de la Carreta Teatro se estrenará en el Festival Medieval de Elche del 29 al 31 de octubre, para posteriormente girar por las ciudades de  Valladolid, Palencia y Granada.

Muchos otros espectáculos recorrerán diversos lugares de nuestra comunidad y de la geografía nacional como «Midsummer» de Albena en el Teatro del Mar de Mallorca; «Una Jornada Particular» de la Pavana que visitará Catalunya, Madrid y Galicia, o «Una hora i mitja de retad», propuesta de la misma compañía que se presentará en febrero en el Talia.  L’Om-Imprebís continuará su gira en la Coruña, Murcia y Pamplona con «Transición»; Saga Producciones llevará al Teatro Principal de Valencia (del 30 de octubre al 3 de noviembre) un clásico de la zarzuela de los maestros Lleó, Perrín y Palacios, «La Corte del Faraón». Además de continuar con la gira nacional de «Educando a Rita» que próximamente (20 de octubre) visitará el Teatro Arniches de Alicante.

De izquierda a derecha, Jaime Linares, Pilar Almeria, Empar Canet y Pep Ricart, en Un déu salvatge.

De izquierda a derecha, Jaime Linares, Pilar Almeria, Empar Canet y Pep Ricart, en Un déu salvatge.

Las compañías también han trabajado en numerosas propuestas para los más pequeños y público familiar como: CeBe Muntatges Teatrals, que apuesta por la colaboración España – Colombia,  presentando «El faro de los corazones extraviados» basado en un cuento homónimo de Celia Santos en coproducción con la compañía El Submarino invisible del Capitán Nemo de Bogotá. Entre otras coproducciones, esta vez con El Centre Teatral Escalante, tenemos «L’Home Invisible» de La Pavana, que se estrenará en enero de 2014 y continuará representándose hasta marzo. Igualmente en coproducción con el Escalante, la compañía L’Horta Teatre pone en escena «Cyrano de Bergerac»,  en cartel de octubre a diciembre y «Martina i el bosc de paper», en esta ocasión una producción exclusivamente propia que estrenarán el 10 de noviembre en la sala l’Horta. Son varias las compañías que estrenan sus nuevas producciones en salas propias como: El Teatro de la Caixeta, que presentará «Aladino» el 9 de octubre en el Teatret, y Zircó Producciones, que como plato fuerte dentro de las actividades de conmemoración de su aniversario, pone en escena el próximo diciembre una nueva versión de una de sus primeras producciones (1984) «Bandidubi«, ahora  «Bandidubi 3D» . Otras propuestas para público familiar dentro del género musical es la de Màgic 6 que presenta el «Gato con Botas. El Musical«, y Jácara Teatro que estrena «Gominoles» con la que pretende endulzar la vida de los jóvenes espectadores y concienciarlos de la importancia de la moderación en el consumo y la buena higiene bucal.

Otros espectáculos para niños y niñas que recorrerán los teatros son: «Cuento de Navidad» de la Ferroviaria,  que iniciará la temporada en Valladolid y Miranda de Duero; «La bella dorment» y «La pell de gallina» de L’Horta por la Comunidad Valenciana, Cataluña y Navarra; «Uhhhh!!», «Hamelin», «Escobas», «Por Qué NO?», «Presence», «El Florit Pensil» de Màgic 6. Fòrum Teatre i Educació  inicia su decimonovena campaña de teatro educativo para el aprendizaje de la lengua inglesa con numerosas producciones como:  «Destination: London», «The secret diary of the ripper», «Mary Magic in flower», «Mari Magic at the north pole», «Mary Magic and the sound of the leaves», «Animals»  y «Livingstone, I suppose». Mientras que la incansable  «Piedra a piedra«, una propuesta de El Teatre de l’Home Dibuixat, estrenará su versión del espectáculo en alemán actuando en el Instituto Cervantes de Munich. Además se paseará  por numerosos lugares y festivales como: el Festival Découvertes, images et Marionnettes de Tournai en Bélgica,  Big Break festival (Rusia), el Festival International de Théâtre pour Enfants Néapolis de Túnez , País Vasco francés o  Suiza.

A todas estas propuestas escénicas que nos ofrecen las compañías de AVETID, se pueden sumar las creaciones del Centre Dramàtic de Vila-real «Hamlet» y «Tartufo», que gestiona desde sus inicios, hace dos años, el Teatro de la Resistencia. Así como la nutrida oferta escénica que  presentan las numerosas salas privadas que forman parte de nuestro colectivo como son el Teatro Olympia, el Flumen, Talia, la sala Zircó y las dedicadas al teatro para niños y niñas como L’Horta, la Estrella, El Teatret, La Carreta y ahora los nuevos espacios del Teatre de Lluerna, que ha abierto sus puertas recientemente en el barrio de Benimaclet, o el Teatro la Estrella que ha abierto una nueva Sala en Alcalá de la Selva (Teruel), una antigua masía rehabilitada en plena naturaleza. Mientras que en las otras dos salas de Valencia (La Petxina y el Cabanyal) celebrarán el 9º Festival amigos titiriteros durante el último trimestre del año.

AVETID, con todas estas propuestas, se dirige a todos los públicos para que llenen las salas, para que con su presencia mantengan vivo el teatro y circo valencianos. Sin público no hay teatro, sin público no hay magia, sin público nuestro trabajo resulta incompleto. Nos encanta recibir el aplauso cálido y entusiasta del patio de butacas, nos encanta poder llegar al interior de los espectadores, nos encanta poner una sonrisa en sus caras. Y por eso queremos cuidar, mimar y querer esa parte tan importante del hecho teatral. EL PÚBLICO.

De izquierda a derecha, Jaime Linares, Pilar Almeria, Pep Ricart y Empar Canet, en Un déu salvatge.

De izquierda a derecha, Jaime Linares, Pilar Almeria, Pep Ricart y Empar Canet, en Un déu salvatge.

 

La cultura valenciana contra el IVA

Este viernes 28 de junio de 2013 ha tenido lugar una intervención de la Plataforma Valenciana x la Cultura (PVxC), representada en esta ocasión por José Luis Pérez Pont, en el pleno del Ayuntamiento de Valencia, en el punto correspondiente a la moción presentada por Salvador Broseta, del grupo socialista municipal, solicitando el pronunciamiento de este ayuntamiento acerca de la reducción del IVA cultural.

Tras las intervenciones de los diferentes grupos se ha producido la votación, que ha contado con el voto favorable de los grupos de la oposición (PSPV, Compromis, EUPV) y con el voto en contra del grupo de gobierno (PP), por lo que no ha prosperado. Alfonso Grau ha sido el encargado de dar respuesta a la moción, evidenciando una significativa falta de argumentos y un enorme desinterés por estudiar medidas de apoyo al sector cultural de la ciudad de Valencia.

Reproducimos integramente la intervención de José Luis Pérez Pont en el turno de palabra, conforme a los tiempos pautados:

«Buenos días.

Presido la Asociación Valenciana de Críticos de Arte, me acompaña Tania Blanco, presidenta de la asociación de Artistas Visuales de Valencia, Alicante y Castellón. Intervengo en representación de las asociaciones de artistas, galeristas, críticos y comisarios de arte de la Comunitat Valenciana, con sede en la ciudad de Valencia y en nombre de la Plataforma Valenciana por la Cultura que incluye a todas y cada una de las principales organizaciones profesionales y empresariales de los distintos sectores que integran la cultura valenciana.

Antes de que se produjera el incremento del IVA al 21%, hace aproximadamente un año, desde el sector cultural español y valenciano se venía solicitando a las distintas composiciones gubernamentales del Estado español una reducción de la tasa entonces vigente, con el propósito de equipararla a la establecida en otros estados de la Unión Europea. Lejos de atenderse la demanda de las empresas y los profesionales, el gobierno de España determinó elevar la presión impositiva sobre unos bienes que por sus características mantienen un delicado equilibro que puede verse, y se ha visto, gravemente alterado y perjudicado. 

Consideramos que aplicar a la cultura un incremento del IVA al 21% vulnera el artículo 44 de la Constitución Española, pues lejos de facilitar el acceso de todos a la cultura lo que hacen los poderes públicos es elevar límites infranqueables para aquellos que por la actual coyuntura ven ya de por sí mermada su capacidad económica. Aplicar una tasa del 21% de IVA a los bienes y servicios culturales significa hacer que la cultura sea inaccesible para una parte creciente de la población valenciana y española, a la vez que se convierte en una medida que discrimina negativamente el acceso de los individuos a la cultura, haciendo que quiebre uno de los principios rectores de la política social y económica amparado por la Constitución Española.

Por otra parte, la cultura es a su vez un motor económico de la sociedad, además del sentido simbólico que representa y que nos distingue como pueblo con la atribución de signos que añaden un valor intangible. Nuestra actividad cultural tiene una repercusión directa en la cuenta de resultados de sectores como el turístico, tan relevante en la economía valenciana. Es por ello que consideramos y solicitamos que este Ayuntamiento se pronuncie de manera inequívoca en el apoyo al sector de la cultura valenciana, desarrollando medidas correctoras que neutralicen la repercusión del impuesto (como se prevé ya en los ayuntamientos de Vitoria y Granada) o estableciendo una mediación con el gobierno de España a propósito de equiparar la tasa de IVA cultural a la de los principales estados europeos. Los efectos en destrucción de empleo y debilitamiento del tejido profesional y empresarial de la cultura valenciana se han hecho evidentes en el transcurso de este año, afectado además por la pérdida de competitividad que representa para las empresas y profesionales de la cultura participar en el entorno del mercado europeo, soportando una presión fiscal que nos sitúa en desventaja por ser excesivamente superior al aplicado en el resto de países.

El sector profesional y empresarial de la cultura valenciana apela a ustedes mediante esta intervención para que contribuyan en función de la responsabilidad de su acción de gobierno a atender esta demanda. Gracias.»

Russafa en Dansa: bailar en la oscuridad

II Festival Russafa en Dansa
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Hasta el 19 de mayo

Cultura viene de cultivar. Es decir, de transformar el yermo terreno improductivo en espacio abonado para el crecimiento. Allí donde nada florece, de pronto algo germina. Un país sin cultura es un país negado para la prosperidad. También es cultura la silla eléctrica, sin duda. Y todo parece indicar que es este otro lado sombrío de la cultura el que ahora predomina, al menos desde hace tiempo en nuestro país. Por eso en lugar de cultivar, como hacen en otros sitios, aquí soltamos descargas eléctricas, en forma de desplantes, a la creatividad.

Björk, en la película de Lars Von Trier, Bailar en la oscuridad, escenifica a la mil maravillas lo que desprende el título cinematográfico. Una muchacha que lleva una vida aburrida y sórdida logra sobrevivir a base de imaginativos números musicales, que alumbran su gris existencia. La cultura, en forma de baile, ventilando su contaminada vida. El Festival Internacional Dansa València viene a ser ese oxígeno para una danza amenazada de muerte. La Sala Russafa, con cuatro propuestas escénicas, se suma a ese aire acotado en unos pocos espacios: Teatro Principal, Rialto, Carme Teatre y Espacio Inestable. Toni Aparisi, Manuel Cañadas e Isabel Pérez, directores de La historia de un soldado, ¡Petroff solo quiere bailar! y Miradas, respectivamente, trazan el perfil de esa danza vigorosa por dentro y pálida por fuera.

Historia de un soldado. Toni Aparisi. Russafa en Dansa

Historia de un soldado. Toni Aparisi. Russafa en Dansa

“DINÁMICA DE SUBVENCIONES”

Toni Aparisi cree que la danza “lleva bailando en la oscuridad mucho tiempo”. Y ello se debe a la acumulación de muchos factores: “Se generó una dinámica de subvenciones, sin pensar si un espectáculo era vendible o no, de manera que se programó sin cuestionar la rentabilidad. A su vez, nosotros nos hemos mirado al ombligo, sin buscar las formas de autofinanciación”. A eso hay que añadir el hecho de que los programadores culturales, en muchos casos, “son gestores de su propio gusto” y no rompen esa “barrera para dar un voto de confianza a otros espectáculos”. Y, para colmo, el IVA. “En otros países más potentes tienen un IVA cultural más pequeño, porque si la institución pública no puede ayudarte, sí puede hacerte la vida más fácil”. La “suma de todos estos factores” sumió a la danza en la actual  “gran depresión”.

“¿Quién da el primer paso para que esto cambie?”, se pregunta Aparisi. Y plantea, entre otras cosas, “acercarse al público con espectáculos más accesibles”, para lo cual se hace necesario una “programación que acoja coreografías vanguardistas, que ayudan al público en esa transición”. También reclama un mayor espacio en los medios y la tendencia progresiva hacia la “autofinanciación”. Hasta que tal cosa suceda, la danza seguirá siendo “una cuestión vocacional, en la que toca reinventarse”. Que es lo  que hace Toni Aparisi con La historia de un soldado (o lo que traen las guerras), que arrancó ayer y estará en la Sala Russafa hasta el domingo. En ella, un soldado vende su violín (alma) al diablo, para librarse de la guerra y hacerse rico. Una obra “legible”, con música “muy descriptiva” de Stravinsky a cargo de la Orquesta Ciutat de Llíria, y de actualidad por cuanto refleja la “codicia y avaricia que provocan tantas guerras”. Ahora, “los recortes son aquellos disparos”, subraya Aparisi.

Cía Perros en Danza. Petroff solo quiere bailar. Russafa en Dansa

Cía Perros en Danza. Petroff solo quiere bailar. Russafa en Dansa

“HAY QUE CULTIVAR LA DANZA”

Para Manuel Cañadas, de la compañía Perros en danza, la situación es “dramática”, tanto por la “falta de público” como por el “escaso apoyo estatal”. Además, “a la hora de programar los teatros no se arriesgan”, llevándonos en este sentido “mucho adelanto” otros países europeos. Y, por si fuera poco, la crisis. “Ahora se nota más, porque se invierte menos en cultura, y si haces un espectáculo que se sale del divertimento, menos aún, porque se prefieren obras aligeradas para que la gente pase un rato feliz en medio de la crisis”. Por todo ello, toca “resistir, sobrevivir” y, sobre todo, “cultivar la danza” de cara al futuro.

Con su espectáculo ¡Petroff solo quiere bailar! (coreografía panfletaria para momentos de crisis), que estará en la Sala Russafa los días 18 y 19, Cañadas lanza un grito evidente. “Se trata de cuestionar para qué sirve bailar, y bailar es sentir, desarrollarse como persona”. La coreografía panfletaria, que él utiliza irónicamente, pretende reivindicar la energía de Petroff, su “libertad de expresión”, con la simple ayuda de una silla, flexos de luz, una maleta y dos marionetas. Todo ello al servicio de la “defensa de la danza, desde la necesidad creativa”.

Miradas. Ballet Español Fusión. Imagen cortesía de Russafa en Dansa.

Miradas. Ballet Español Fusión. Imagen cortesía de Russafa en Dansa.

“ALGO ESTAMOS HACIENDO MAL ENTRE TODOS”

Isabel Pérez, de la compañía valenciana Ballet Español Fusión, lo ve “fatal”, porque “salvo las grandes compañías, las demás nos las vemos para sobrevivir, y eso que presupuestamos de lo más ajustado”. Pues ni así. Aparte de los bolos que no han cobrado, se encuentran encima con ayuntamientos que “no tienen ningún miramiento y pasan de todo”. Incluso los hay “kafkianos”. Y pone un ejemplo: “Me dijeron que si podía reducir el espectáculo a tres cuartos de hora para que fuera más barato…¡como si fueran metros de cable!”.

Isabel Pérez da clases en el Conservatorio y se encuentra con padres que le preguntan de qué va la danza española. “Algo estamos haciendo mal entre todos”, se cuestiona. De manera que entre “la desinformación que todos queremos tener” y el “gasto en grandes producciones, que desequilibra el reparto público, vivir de esto es muy difícil”. Aún así, ahí sigue con Miradas, el espectáculo programado en ‘Russafa en Dansa’ para los días 15 al 17. Un espectáculo puramente visual, con música de Jesús Serrano, y ocho bailarinas que actúan “sin cortes, cambiándose muy rápido de vestuario y sin tiempo para pestañear”. Un espectáculo que ha triunfado en otros países y que aquí todavía busca un patrocinador que le de más vuelo. El que necesita la danza, en perpetuo baile con la oscuridad.

Salva Torres