The Mastersons, calidez y armonía

The Mastersons (Gira española 2017 -Valencia, Zaragoza, Madrid, Avilés-)
11 de enero del 2017
Sala Loco Club
c/Erudito Orellana nº 11 de Valencia

No podía haber mejor gira para comenzar el 2017, afrontar la cuesta de Enero y la parte más dura del crudo invierno, que los tejanos The Mastersons. Así, usando el apellido conyugal del componente masculino, se denomina esta pareja bien avenida hasta el momento, formada por Chris Masterson y Eleanor Whitmore.

10959836_959231384088729_3122140022252985227_n

Estamos hablando de una de las sorpresas musicales más gratas de los últimos 5 años, concretamente desde que debutaron en el 2012 con su exquisita ópera prima “Birds fly south”, la cual fue corroborada provechosamente con el “Good luck charm” del 2014, su último álbum hasta la fecha.

426859_382193385125868_1284561719_n

10344836_804460142899188_2394281955558002645_n

Armonías vocales y melodías cálidas por bandera, de esas que se menean y se agitan entre el folk-rock de raíces americanas y el country alternativo más emocional. Podría decirse que se trata de unos dignos herederos de importantes nombres como The Jayhawks dentro de un proyecto más personal que la labor respectiva al violín y guitarra de sus dos miembros como músicos acompañantes de diversos nombres de prestigio, especialmente con The Dukes, la banda de Steve Earle.

11428505_1032022913476242_613960842346847932_n

Cuatro fechas, cuatro lugares componen la gira española de The Mastersons durante el mes de enero. El pistoletazo de salida será el día 11 en el Loco Club de Valencia. Consecutivamente el 12, 13 y 14 en Zaragoza (Las Armas), Madrid (Sala El Sol) y Avilés (Teatro Palacio Valdés). Para los tres primeros conciertos contarán, como músicos españoles acompañantes, con Roberto Loza y Javi Vacas, miembros de Los Coronas, Corizonas y Sex Museum, mientras que el concierto de Avilés será acústico. Después continuarán la gira europea por Francia, Holanda, Alemania, Suecia, Inglaterra y Escocia.

15542417_1583067471705114_1267318494764954576_n

Pues eso, poco más que añadir. Altamente recomendables.

Juanjo Mestre

Las ‘mamás belgas’ conquistan el mundo

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens
Diputación de Valencia y Ayuntamiento de Ontinyent

De Ontinyent a Bruselas, de Belgrado a l’Alfàs del Pi. La odisea de las mamás belgas, el grupo de mujeres judías que trabajaron de enfermeras en España durante la guerra civil,  ha interesado y conmovido a los habitantes de los cuatro puntos cardinales. El documental Les mamàs belgues, realizado por Sven Tuytens que relata por primera vez su odisea, se verá también en otros festivales internacionales como el Ekurhuleni International de Sudáfrica. El Centro Juan Carlos I de España de la Universidad de Nueva York y otras instituciones culturales se han interesado por él y, gracias a la intervención del hispanista Paul Preston, se proyectará  en Londres, en la London School of Economics, el próximo diciembre.

Todo empezó por una foto. Una imagen que representa a un grupo de mujeres en cuyos semblantes se trasluce cierta expresión de alivio. Fue captada en Barcelona, en 1937, y la mayoría de ellas eran judías que llegaron a España por medio de los sindicatos belgas huyendo de las primeras persecuciones nazis y que realizaron una gran labor como enfermeras en el Hospital Militar Internacional de Ontinyent.

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Más de 80 años después un documental relata la odisea de estas mujeres atrapadas entre dos guerras y marcadas por la tragedia, pues muchas acabaron en campos de exterminio nazis. Les Mamàs Belgues es un proyecto de Sven Tuytens, corresponsal de la Radiotelevisión belga en España desde hace seis años que ha contado con el apoyo económico del Área de Igualdad de la Diputación de Valencia, el Ayuntamiento de Ontinyent  y el asesoramiento del profesor de Didáctica Joan Torró.

“La idea del documental surgió de la foto de esas mujeres que encontré en el Centro de Estudios de la Segunda Guerra Mundial de Bruselas dirigido por Rudi Van Doorslaer”, dice Tuytens. “En los años ochenta el director de dicho centro escribió un artículo sobre ellas, y pensé que sería muy interesante conocer a fondo su historia. Los episodios de esa época están casi siempre protagonizados por hombres, los combatientes y brigadistas”.

Cartel de 'Las Mamás Belgas', de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Cartel de ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Debido al largo tiempo transcurrido, la idea podría haber acabado en agua de borrajas, pero la buena estrella condujo el proyecto a buen puerto. Fascinado por la historia, Jorge Rodríguez, exalcalde de Ontinyent y presidente de la Diputación, apostó por financiar el filme y los franciscanos que ocupan el vetusto edificio que fue Hospital Militar no pusieron ninguna pega para que se convirtiera por unos días en plató de rodaje. “Me dijeron que no nos dejarían rodar porque la guerra les traía malos recuerdos, pero los padres franciscanos me recibieron con los brazos abiertos y nos dieron todas las facilidades, tal vez por ser un interlocutor extranjero, alguien neutral”, comenta  Tuytens.

La centenaria Rosariet

La aportación del profesor JoanTorró que conocía a fondo la historia por ser natural de Ontinyent fue fundamental. A través de él se conectó con Rosariet, una anciana de 96 años que siendo muy joven trató a las Mamás belgas, como las llamaban cariñosamente los habitantes del pueblo. “Su testimonio es el hilo conductor del argumento, un elemento esencial”, indica Tuytens.

Con un presupuesto de 50.000 euros, el documental se rodó en noviembre de 2015 a lo largo de una semana por la productora valenciana Primera plana. Dura 26 minutos y se ha doblado a varios idiomas: castellano, valenciano con subtítulos en inglés, francés y neerlandés. Incluye imágenes inéditas cedidas por la Filmoteca valenciana como las que captan la llegada a la ciudad de 16 ambulancias donadas por Bélgica a principios de la guerra civil.

Fotograma del documental 'Las Mamás Belgas', de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Fotograma del documental ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Además de las belgas, trabajaron en el Hospital Militar mujeres procedentes de Holanda, Argentina, Cuba y países del este de Europa como Polonia, Rumanía y Hungría que empezaban a sufrir el efecto de los progroms antisemitas alentados por el nazismo. Muchas carecían de conocimientos de medicina pero eso no les impidió realizar una inestimable labor. Resistieron el avance franquista y un par de semanas antes del fin de la contienda partieron a Argelia francesa y desde allí regresaron a Europa. Unas se sumaron a la Resistencia y otras acabaron en los campos de exterminio entre ellas una que había sido madre durante su estancia en Ontinyent; con ella también murió su hijo de cuatro años, nacido en tierras valencianas.

Las mamás belgas. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Las mamás belgas, de Sven Tuytens. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Bel Carrasco

David de las Heras: La ilustración como refugio

Refugio, de David de las Heras
Pepita Lumier
C / Segorbe, 7. Valencia
Hasta el 14 de noviembre de 2015

David de las Heras, bilbaíno afincado en Barcelona, está de paso en Valencia, adonde ha venido a exponer su serie de ilustraciones en torno a la idea del refugio. Lo hace en la galería Pepita Lumier. Y para hacerlo utiliza el singular, Refugio, tanto para dar título al conjunto expositivo, como para ofrecer toda una declaración de intenciones de su propuesta. Porque David de las Heras no piensa en un solo refugio para referirse a esa sensación de protección que confiere el término y, por supuesto, la materialidad misma del espacio que lo propicia. Piensa en muchos, pero todos ellos terminan resumiéndose en uno: el propio proceso creativo en torno a la ilustración.

Ilustración de David de las Heras. Pepita Lumier.

Ilustración de David de las Heras. Pepita Lumier.

De manera que lo que propone en Pepita Lumier es un recorrido por algunas de sus últimas obras. Recorrido que le lleva a identificar el refugio “con el hogar en tanto sentimiento”, dice, para redondearlo así: “La ilustración como metáfora de ese refugio”. Ilustraciones que en el caso de ‘Hertog y Nassau’ le lleva a relacionar su obra con esa otra idea de frontera. “Hertog y Nassau son dos ciudades que se hallan entre Bélgica y Holanda”. De manera que su demarcación fronteriza, explica el ilustrador, complica la idea de conocer su pertenencia a uno u otro país. “La misma ciudad con fronteras repartidas”, subraya.

De las Heras juega con ello, volviendo borroso el rostro que ilustra la obra ‘Hertog y Nassau’, al tiempo que otorga cierta duplicidad a la imagen. “Es como si fueran dos gemelos, que saben lo que es compartir espacio en el útero materno”. A David de las Heras esa idea le subyuga; ese sentimiento de pertenencia al que aluden las fronteras. Fronteras que el artista concluye “son relativas”. Lo que cuenta, siguiendo el hilo de Rilke que ubicaba la patria en la infancia, es “el lugar metafórico donde cobijarse”. Y David de las Heras lo encuentra en el interior mismo de su obra.

Obra de David de las Heras. Pepita Lumier.

Obra de David de las Heras en Pepita Lumier.

Una obra por la que tanto pronto transitan mujeres con flores en la cabeza, refiriéndose el artista a un verso de Gabriel García Márquez, como figuras sin esa misma cabeza de cuyo cuerpo vuelven a brotar flores, o su serie de cuerpos humanos con cabeza de pájaro (“forma parte del libro ‘¿Cómo se visten los pájaros?’ todavía por publicar”). Cuerpos metamorfoseados o gestando alguna transformación interna que convierten esos mismos refugios, a los que alude la exposición, como lugares cuando menos inquietantes. Espacios, pues, de cobijo, mas un cobijo inestable, nada seguro.

Obra de David de las Heras. Cortesía de Pepita Lumier.

Obra de David de las Heras. Cortesía de Pepita Lumier.

La joven que a caballo parece huir hacia algún sitio, y que sirve de tarjeta de presentación de la muestra, también ilustra lo que quiere transmitir el artista. “Es una alusión al viaje, al movimiento de búsqueda”. Una especie de transición, de refugio que no se encuentra en ningún lugar concreto (de nuevo la idea de frontera difusa), de cobijo que únicamente alcanza cierta condición fija en el acto mismo de ilustrar. También se suceden la alusiones artísticas: la mirilla de Duchamp, los objetos de Magritte. Todo ello para terminar dando forma a esa percepción quebradiza del Refugio como espacio metafórico del que únicamente puede dar cuenta quien sabe ilustrarlo, narrarlo, contarlo, como hace David de las Heras en Pepita Lumier.

Ilustración de David de las Heras. Pepita Lumier.

Ilustración de David de las Heras. Pepita Lumier.

Salva Torres

Intramurs: 10 días, más de 300 artistas

Intramurs, Festival per l’art a València
Diferentes espacio del Centro Histórico de Valencia
Del 22 de octubre al 1 de noviembre de 2015

Intramurs, Festival per l´art a València, que ya celebra su segunda edición, es una propuesta pensada para la rehabilitación cultural del Centro Histórico de la ciudad a través del arte contemporáneo, urbano e interdisciplinar que tendrá lugar del 22 de octubre al 1 de noviembre.

Durante diez días las calles que se encuentran en el interior de la antigua zona amurallada se convertirán en el escenario de más de 300 iniciativas artísticas, gratuitas y para todos los públicos. Un festival urbano que promueve el acercamiento al mundo del arte y de la cultura, buscando nuevas fórmulas de uso del espacio público, promocionando el trabajo de los artistas participantes, reforzando el tejido social del barrio y buscando nuevas formas de expresión y difusión artística.

Salvia Ferrer, directora de Intramurs, en el centro, junto a miembros del equipo de organización, en la presentación del festival. Fotografía: Eva Máñez.

Salvia Ferrer, directora de Intramurs, en el centro, junto a miembros del equipo de organización, en la presentación del festival. Fotografía: Eva Máñez.

Holanda, país invitado

Este año y como novedad cuenta con la participación de Holanda como país invitado. En palabras de Salvia Ferrer, directora del festival, “pensamos en Holanda como paradigma de gestión e impulso del arte y del espacio público, es un país que nos inspira y un modelo del que podemos aprender muchísimo de cara a la puesta en marcha de iniciativas culturales como las que están surgiendo actualmente en la ciudad”.

En este sentido, Holanda está representada en Intramurs por artistas como los performers Judith Leysner y Raúl Marroquín, Saad Ali que realizará una intervención urbana en un mural, Monique Bastiaans o el crítico de arte e investigador Jean Bousmans. Además, se celebrará una mesa redonda en La Nau titulada ‘Holanda, un modelo de arte público’, moderada por Bastiaans y cuyos ponentes serán los artistas citados. La Embajada de Holanda también estará presente en el festival y ha colaborado muy estrechamente en la organización del festival.

Imagen del video realizado para la convocatoria de Intramurs 2015, realizado por Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para la convocatoria de Intramurs 2015, realizado por Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Nuevas rutas, nuevos contenidos.

La organización de mesas redondas y conferencias es otra de las novedades de esta edición. Charlas que buscan la aproximación y reflexionan sobre el barrio, el arte o los nuevos usos del espacio público. ‘Educar con arte’ en el Instituto Francés, ‘Habitar el Centro’ en el Octubre Centre de Cultura Contemporánea, ‘La ley mordaza, rompiendo la democracia desde el BOE’ en Solar Corona o ‘Nuevos usos del espacio público’ en Fundació Bancaixa, son algunas de las charlas destacadas.

Otra de las áreas de Intramurs que sobresalen este año es la referente a las actividades infantiles. Mini-Intramurs coge impulso, reivindica su papel y es prácticamente un mini festival dentro del festival. Decenas de actividades infantiles y talleres que buscan acercar el arte a los más pequeños, facilitarles el acceso a la cultura y promover experiencias artísticas entre los niños y adolescentes.

Las intervenciones urbanas, el arte de acción y la performance también tendrán este año un papel destacado. Intramurs es un festival genuinamente urbano, una nueva forma de entender el arte, que reivindica la importancia del Street Art y del uso del espacio público como espacio expositivo. De esta forma, las calles, las plazas, los balcones o los solares recuperados se llenarán de programación variada y serán el escenario de gran parte de las acciones del festival. Artistas como Jaime Vallaure, el colectivo Trashformaciones, Boa Mistura, mmmm o Democracia, mostrarán sus propuestas más atrevidas, coloristas y arriesgadas.

Imagen del video realizado para el Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para el Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Poesía

La poesía es otro de los ejes de Intramurs. Poesía en estado puro de la mano de Dionisio Cañas, Perú Saizprez, David Benedicte o Colectivo Cataclistics, entre otros. La ruta de escaparates toma relevancia también este año tras el éxito de la pasada edición. En esta ocasión 45 escaparates serán intervenidos por artistas, diseñadores, escaparatistas y arquitectos. La cerveza Alhambra Especial apoya esta ruta y posibilitará la entrega de tres premios a los mejores escaparates.

La música en directo es uno de los puntos fuertes de este año, aumentando notablemente las actuaciones y conciertos. De esta forma, el domingo 25 está prevista la tarde de rock en el solar del antiguo Teatro Princesa, con la actuación de Julio Galcerá, Bardo Delux, Kamadeva o Los Mocetones. Este año además se cuenta con el apoyo de los alumnos de la Berklee y la colaboración de Redbull.

Imagen del video realizado para Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

De la misma forma que la música, la moda pide su turno en Intramurs. Con el apoyo de Francis Montesinos, que abrirá su Atelier para que pueda visitarse, el happening de Isabel Messeguer en el Solar del IVAM y desfiles previstos en la Plaza de la Virgen. Y precisamente en esta plaza es donde se realizará una de las piezas más especiales del festival, aún por desvelar.

Además, se podrán disfrutar de piezas de danza, teatro, exposiciones colectivas, arte sonoro, vídeo arte, joyería, feria de autoedición, rutas guiadas, gastronomía, acciones callejeras, cortometrajes, inauguraciones, catas… En definitiva, Intramurs propone un barrio tomado durante diez días por el arte y la cultura, un barrio lleno de vida, atractivo para vecinos, turistas, artistas, comerciantes, hosteleros. Un barrio que, como bien muestra la imagen del festival este año, vuelva a estar en el centro de la diana.

Patrocinadores y colaboradores de Intramurs

Este año la cerveza Alhambra Especial es el patrocinador oficial de Intramurs. Un compromiso con la cultura valenciana y la ciudad, con el arte en todas sus expresiones. Caixa Popular también ha querido participar y apoyar este año en su interés por promover iniciativas culturales,enriquecedoras, vertebradoras y dinamizadoras de la sociedad valenciana. Fundació Bancaixa, un año más, vuelve a apostar por Intramurs, colaborando estrechamente con los artistas y acogiendo programación del festival. También Ideo, encargado de decorar el Espacio Ideo, y la Cámara de Comercio, que apoya también la sección de escaparates en su afán promover la actividad comercial, mediante la actividad artística.

Banderas colocadas en la calle Caballeros como parte del festival Intramurs. Fotografía: Eva Máñez.

Banderas colocadas en la calle Caballeros como parte del festival Intramurs 2015. Fotografía: Eva Máñez.

¿Luna de Valencia? In your arms o Valley

In your arms, Valley, A minor leap down
Candidatas MAKMA al Premio Luna de Valencia Sección Largometrajes
Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove
Del 19 al 26 de junio, 2015

La muerte, dice Fernando Savater en La infancia recuperada, “no sabe más que desmentir a la vida”. A partir de ahí, establece una diferencia entre la novela como “género desesperado” y la narración como “género esperanzado y esperanzador”. Si tomamos esta división, diríase que las películas que compiten en la Sección de Largometrajes al Premio Luna de Valencia de Cinema Jove son en su mayoría desesperanzadas. Tan sólo Summer, de la holandesa Colette Bothof, Sworn Virgin, de la italiana Laura Bispuri, y Underdog, del sueco Ronnie Sandahl, arrojan algún rayo de luz en medio de tanta penumbra.

En todo caso, la muerte que habita en los universos de In your arms, del danés Samanou A. Sahlstrom, A minor leap down, del iraní Hamed Rajabi, y Valley, de la francesa Sophie Artus, muestra paradójicamente la vitalidad del cine que acoge las respectivas angustias de sus protagonistas. En las tres, aunque de formas bien distintas, la desazón que provocan una enfermedad terminal, un embarazo fallido por muerte prenatal y una violencia sin sentido, se pulsa con hondura los límites de nuestra existencia cuando ciertos anclajes culturales fallan.

Fotograma de 'In your arms', de Samanou Acheche Sahlstrom. Sección Largometrajes de Cinema Jove.

Fotograma de ‘In your arms’, de Samanou Acheche Sahlstrom. Sección Largometrajes de Cinema Jove.

Samanou Sahlstrom, a rebufo del cine danés que de manera descarnada ejemplifica Lars Von Trier (cuyo hálito se deja sentir en In your arms), muestra el viaje sin retorno de Niels (Peter Plaugborg), quien acompañado de la enfermera María (Lisa Carlehed) viaja a Suiza en busca de la medicina legal que ponga fin a su vida. Durante el trayecto, el renegado Niels descubrirá que no todo está corrompido por la oscuridad de su enfermedad, al tiempo  que María, incapaz de desear, irá fundiéndose con la naturaleza que precisamente desfallece a su lado. La muerte anunciada desde el principio tendrá un final tan helador como purificante.

Fotograma de 'A minor leap down', de Hamed Rajabi. Sección Largometrajes de Cinema Jove.

Fotograma de ‘A minor leap down’, de Hamed Rajabi. Sección Largometrajes de Cinema Jove.

A minor leap down, he ahí su singularidad, muestra la extraña conducta de Nahal (Negar Javaherian)  tras conocer a los cuatro meses de embarazo que el feto está muerto y que tiene dos días para abortar. Ni su pareja (Rambod Javan), si su familia, ni el espectador, comprenden los actos que siguen a esa muerte prematura que Nahal no comparte con nadie. Podrida por dentro y extendiendo esa podredumbre al resto del cuerpo social, Hamed Rajabi seguirá fríamente los pasos de esa mujer cuya sola conducta alumbra pasajes insólitos del cine actual.

Fotograma de 'Valley', de Sophie Artus. Sección Largometrajes de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Valley’, de Sophie Artus. Sección Largometrajes de Cinema Jove.

Situada la acción en un pueblo al norte de Israel, Valley va más allá del conflicto palestino israelí, para centrarse en unos jóvenes de instituto habitados por la tensión de cierta violencia mal digerida. Violencia que tiene su origen en el desestructurado núcleo familiar y  que dará pie a consecuencias imprevistas. Sophie Artus, al estilo del cineasta Gus Van Sant, radiografía esa impotencia juvenil, cuyo contrapunto siempre es la prepotencia desafiante, arrojando una luz dura, áspera y sin concesiones de tanto desamparo disfrazado en unos casos de torpe arrojo y en otros de melancólica existencia.

Fotograma de 'Sworn virgin', de Laura Bispuri. Sección de Largometrajes de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Sworn virgin’, de Laura Bispuri. Sección de Largometrajes de Cinema Jove.

A estas tres brillantes representaciones de la vida zarandeada por la muerte, les seguirían en grado de interés las otras tres películas mencionadas, en las que la oscuridad sí deja entrever cierta luz. Así, Sworn Virgin, confusa diatriba en torno a la identidad corporal y su correspondiente libertad, se adentra en las cerradas costumbres de una aldea albanesa, para contraponerlas después con las más permisivas italianas. Hana Doda (Alba Rohrwacher) será primero mujer, después hombre, para poder cargar con un rifle en aquel contexto viril, hasta que el viaje a Italia en busca de su hermana permita articular tan fragmentada identidad.

Fotograma de 'Underdog', de Ronnie Sandahl. Sección Largometrajes de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Underdog’, de Ronnie Sandahl. Sección Largometrajes de Cinema Jove.

En Underdog, el brazo escayolado de la joven sueca Doni (Bianca Kronlöf) sirve de metáfora del lánguido universo descrito por Ronnie Sandahl, porque al tiempo que señala cierta quiebra anatómica, que sin duda entorpece la consecución de un trabajo en Noruega, revela igualmente la tozudez de quien, a pesar de los pesares, intenta nadar a contracorriente. En cierto modo, la escayola que Doni lleva en su brazo es la misma que llevan otros protagonistas de la película, igualmente quebrados por dentro, como sucede con Steffen (Henrik Rafaelsen) o Ida (Mona Christiansen). Universo quebradizo que falla en conjunto.

Fotograma de 'Summer', de Colette Bothof. Sección Largometrajes de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Summer’, de Colette Bothof. Sección Largometrajes de Cinema Jove.

Summer es, de todas las presentadas a concurso, la película más ágil, más fresca. Narrada en off por la joven Anne (Sigrid Ten Napel), discurre en un pueblo holandés dominado por una central eléctrica. Allí, al amparo de esa electricidad que provoca cortocircuitos familiares y tensión sexual entre los jóvenes, Anne descubre un amor inesperado por Lena (Jade Olieberg). Colette Bothof, al ritmo de la pegadiza música de Jacco Gardner, construye un imaginario adolescente plagado de buenos sentimientos.

Salva Torres

Lo nuevo de Mist y Lülla en Sala Russafa

Mist y Lülla
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Viernes 29 (20.30h) y sábado 30 de mayo (23.00h) de 2015

Sala Russafa centra su programación semanal en la música. El viernes 29 marcará el regreso de Mist, que vuelve tras siete años de silencio con un nuevo disco, ‘The Loop of Love’. Un descanso que su líder, Rick Treffers, ha aprovechado para dar salida a proyectos personales como ‘El Turista Optimista’, una divertida y entrañable colección de canciones en español surgida de la experiencia de vivir en Valencia los últimos cuatro años.

Rick Treffers, líder de Mist. Cortesía de Sala Russafa.

Rick Treffers, líder de Mist. Cortesía de Sala Russafa.

Este holandés creó Mist en Amsterdam, en 2002. La banda publicó tres álbumes y un EP que alcanzaron repercusión en Holanda, España, Alemania, Méjico y Chile, presentándolos en varias giras por Europa y América del Sur, y haciéndose un hueco en la música independiente nacional, gracias a su estrecha relación con nuestro país.

Ahora, afincado en España, retoma su antiguo proyecto con un nuevo disco en el que recupera su característico sonido onírico, lleno de pasajes cálidos, íntimos y envolventes. ‘The Loop of Love’ crea bucles en los que Treffers entra y sale para hablar del amor, de la intención de soltar lastres del pasado para empezar de nuevo, mezclando el optimismo como cierta nostalgia y melancolía.

Para defender este nuevo trabajo en directo en España, ha integrado en la banda a destacados músicos de la escena local como Gilberto Aubán (Gilbertástico), Remi Carreres (Comité Cisne), Sergio Devece (Corcobado) o Javi «Galope» (La Muñeca de Sal). Además, en su actuación en Sala Russafa contarán con la colaboración especial de la vocalista Rebeca Ibáñez (Uncle Son). Y Marta Domingo aportará su voz y violín en una velada de pop evocador, marcada por la cercanía, la sensibilidad y el positivismo que caracterizan a Treffers.

La banda valenciana Lülla. Fotografía: Rubén Soler.

La banda valenciana Lülla. Fotografía de Rubén Soler cortesía de Sala Russafa.

La programación musical del fin de semana se completa con la presentación en directo del tercer trabajo de la banda valenciana Lülla (sábado 30 mayo 23h). Una formación que cumple diez años sobre los escenarios y donde se encuentran músicos de la escena independiente valenciana como Juanjo Frontera (Frontera y Uncle Son), Javier Lacasta (Lola Puñales), Diego López (Ontario), Carolina Otero (The Someone Else’s y Mad Robot) y Juan Terol (Trinidad y Ontario).

Su anterior trabajo, ‘Fall in love with your self because I love no more’ (2012) tuvo una buena acogida por críticos como Julio Ruiz (Disco Grande, Radio 3), Pilar Arzak (Peligrosamente juntos, Radio 3), Carlos Pérez de Ziriza  (El País, Efe Eme, Rolling Stone…), Eduardo Guillot (Levante-EMV, Rockdeluxe, ByTheFest…) o Raúl Serrador (Mondo Sonoro), entre otros. Y fue seleccionado entre los mejores discos de la Comunidad Valenciana por publicaciones especializadas.

En Sala Russafa recorrerán las canciones de su nueva propuesta ‘Lülla’, editado por Malatesta Records. Un disco homónimo, influido por el género negro, en el que caben historias de asesinatos aparentemente involuntarios, mórbidas infidelidades descubiertas, novias de las sombras, inquietantes despedidas de femmes fatales, noches con niños perdidos (o abandonados) o leonas enamoradas de las dulces cebras que van a devorar… Elegantes medios tiempos que crean una atmósfera íntima y que se alternan con temas más luminosos,  combinando los instintos más salvajes y las emociones más desnudas.

 

Iris van Dongen, huidiza y enigmática

Iris van Dongen
Comrade shadow (La sombra del camarada)
Galería Luis Adelantado
C / Bonaire, 6. Valencia
Hasta el 16 de Enero de 2015

Para su segunda exposición individual en Valencia titulada ‘Comrade shadow’ (La sombra del camarada), Iris van Dongen (1975 Tilburg, Paises Bajos) muestra un recorrido por su trabajo de estos dos últimos años en el que incluye sus impresionantes retratos psicológicos de mujeres, junto con pinturas e instalaciones objetuales, que surgen de su interés por el coleccionismo de antigüedades.

Van Dongen es conocida principalmente por sus retratos en pastel, donde logra juntar la realidad con elementos de carácter transitorio: la expresión de apatía, la vitalidad, la nostalgia, el yo en proceso de desaparición, tratando de mantener el tiempo y a su vez quitarlo completamente. Nos lleva a un viaje infinito a través del tiempo, siempre acompañado por el florecimiento de la juventud.

Obras de Iris van Dongen. Cortesía de la galería Luis Adelantado.

Obras de Iris van Dongen. Cortesía de la galería Luis Adelantado.

Junto con los dibujos y pinturas, van Dongen presenta por primera vez la parte más objetual de su trabajo, tras varios años coleccionando cerámica holandesa Delft blauw (ya reconocidas mundialmente y que comenzaron a realizarse en el siglo XVII siendo copias más asequibles de las cotizadas porcelanas Chinas). El trabajo que hace van Dongen presentando varios jarrones de esas cerámicas sobre alfombras persas genera unas piezas escultóricas en las que los objetos presentados hablan al mismo tiempo sobre el trabajo y el ocio; el tiempo y el dinero, en unas composiciones que plantean cuestiones sobre la idea de lo auténtico en el arte.

También ha incluido esculturas africanas, que son presentadas con vitrinas de metacrilato extremadamente estrechas que se convierten en parte activa de las piezas, como dice van Dongen: “Son como unas gafas extrañas para las esculturas que han perdido la vista”.

Obras de Iris van Dongen. Imagen cortesía de la galería Luis Adelantado.

Obras de Iris van Dongen. Imagen cortesía de la galería Luis Adelantado.

Las paredes están salpicadas de sus conocidos dibujos al pastel de pequeño y mediano formato de bellas y atemporales mujeres que parecen sacadas de un mundo de fantasía idílico (retomando, quizás, la huida de la realidad del Simbolismo).

En la exposición, los objetos se presentan junto con los dibujos como confrontación entre el presente y el pasado y a su vez como huida de la realidad, presente especialmente en los intensos retratos, con una gran carga de melancolismo, que nos acerca a la pura esencia del ser creativo.

Obras de Iris van Dongen. Imagen cortesía de la galería Luis Adelantado.

Obras de Iris van Dongen. Imagen cortesía de la galería Luis Adelantado.

Después de sus estudios en la “Academie voor Kunst” en Hertogenbosch, Países Bajos, la artista ganó dos becas de residencia sucesivas en el “Kunstlerhaus Bethanien” en Berlín. Entre las numerosas exposiciones colectivas tanto en galerías como en museos podemos destacar el Nationalmuseum de Berlín, el Museo Vincent van Gogh de Ámsterdam, el Stedelik Museum de Ámsterdam, el CGAC en España, The Flag Art Foundation de New York, La Bienal de Tinara, White box de New York y el centro De Hallen de Holanda.

Su obra se encuentra en colecciones como: Smart Fine Art Collection, The Hunting Family Private collection, Van Dam Art Collection, Ruy Brandolini d’Adda; Paris, ABN AMRO Art Foundation, Glenn Furhman; Nueva York, Collection Nathalie Fournier, Lyon, Collection Defares, Aedes Real Estate Amsterdam. Rabo Bank Art Collection, Chadha Art Collection; Países Bajos, Gemeentemuseum Den Haag, Advaney Art, ING Collection Amsterdam, Marella Arte Contemporanea, Collection of Nicholas Rohatyn & Jeanne Greenberg Rohatyn; Nueva York, Collection Roel Arkesteijn, Michael & Susan Hort; Nueva York, Francesca Kaufmann, Sohohouse collection, Deutsche Bank art collection, Collection Wilfried en Yannicke Cooreman, Erik van Lieshout Collection, y la Ann Valerie Hash Collection entre otras.

Obras de Iris van Dongen. Cortesía de la galería Luis Adelantado.

Obras de Iris van Dongen. Cortesía de la galería Luis Adelantado.

Cinco días bailando y aprendiendo

Five days to dance, de Rafa Molés y Pepe Andreu
Cines Lys
Paseo de Ruzafa, 3. Valencia
Hasta el 31 de diciembre
Cineteca de Madrid, hasta el 4 de enero de 2015

Una pareja de bailarines aparece una mañana en el aula de un instituto. Es lunes y anuncian al grupo de adolescentes que tienen cinco días para subirse a un escenario y bailar. Una semana para cambiar las cosas. Un pequeño plazo pero una gran reto: mover a las personas cuando el mundo nos paraliza.

Una escena de 'Five days to dance', de Rafa Molés y Pepe Andreu. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

Una escena de ‘Five days to dance’, de Rafa Molés y Pepe Andreu. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

La danza obliga a estos jóvenes a romper sus roles sociales justo en el momento de sus vidas en el que éstos se están afianzando. El chico guapo deja de ser el más admirado, el tímido da un paso adelante… Bailar les obliga a tocarse. Se comunican, se igualan. Alguno no se liberará hasta el último instante.

Wilfried Van Poppel y Amaya Lubeigt son los coreógrafos. Él holandés, ella española. Llegan de Bremen. Dos bailarines que han trabajado con Pina Bausch, Susanne Linke o Urs Dietrich y que ahora han decidido trabajar con gente que jamás ha bailado. Lo hacen cada semana en Alemania pero también en muchas ciudades de toda Europa, entre ellas San Sebastián y Valencia.

Imagen de 'Five days to dance', de Rafa Molés y Pepe Andreu. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

Imagen de ‘Five days to dance’, de Rafa Molés y Pepe Andreu. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

La danza es el leguaje común. No importa el lugar. Éste es su reto: cinco días, una clase de adolescentes, un microcosmos en el que sucede un pequeño big-bang.

‘Five days to dance’ es un largometraje documental de la productora valenciana SUICAfilms en coproducción con la productora donostiarra REC. SUICAfilms vive del hambre de ir más allá en el lenguaje narrativo. Sin límites en las formas y sin miedos en los argumentos. El proyecto nace de la asociación entre Pepe Andreu y Rafael Molés. Apasionados por el formato documental y por sus posibilidades expresivas y de alcance social. A la pasión añaden su larga experiencia, de más de 15 años, en el mundo audiovisual y en la producción y la realización de documentales. Desde el sector público han contribuido al desarrollo de formatos poco explotados por la televisión comercial como la investigación y la Historia.

Detalle del cartel diseñado por Paula Bonet del documental 'Five days to dance', de Rafa Molés y Pepe Andreu.

Detalle del cartel diseñado por Paula Bonet del documental ‘Five days to dance’, de Rafa Molés y Pepe Andreu.

REC Grabaketa Estudioa lleva 20 años ofreciendo servicios globales de producción audiovisual. En 2004 inicia su producción documental con ‘The Pamps’ para ETB. También ha producido ‘Prohibido recordar’ (2010) o ‘To say goodbye’ (2010), que se estrenó en el Festival de San Sebastián.

Además, ha coproducido películas como ‘Kutxidazu bidea, Ixabel’ (2005), ‘Las Olas’ (2011) y el largometraje de animación ‘Gartxot, el bardo de Itzaltzu’ (2011). El último proyecto de REC, ‘Encierro’, es un relato sobre los corredores que participan en los encierros de San Fermín y se ha grabado en 3D.

Parte la financiación de ‘Five days to dance’ se consiguió mediante una campaña de crowdfunding que logró el apoyo de 119 personas.

Escena de 'Five days to dance'. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

Escena de ‘Five days to dance’. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

 

Pérez Contel, anticipado a su tiempo

Rafael Pérez Contel, precursor en la educación de las artes visuales en Valencia
En el año del 25 aniversario de su fallecimiento

Rafael Pérez Contel nace un 24 de octubre en el pueblo de Villar del Arzobispo (Valencia), municipio de la comarca de los Serranos cuyos habitantes hablaban el castellano con una importante variedad de valencianismos. Segundo hijo de una familia de origen humilde: su padre era minero. Su abuelo materno, Marcos Contel Aparicio, herrero del pueblo, es quien descubre y promueve las habilidades artísticas del niño. Su madre le enseña a leer y a reconocer los números. Es su primer maestro, Demetrio Gil de Boix, quien lo alienta a que ingrese en la escuela antes de tiempo. Sus progresos son tan prematuros que sin haber cumplido la edad reglamentaria sus padres lo matriculan en la escuela pública.

La obra de Pérez Contel es la de un creador íntimamente comprometido con el arte, la educación, el pensamiento, la cultura y la democracia. Un artista y docente que, dotado de una personalidad multifacética, renueva el panorama artístico y educativo en España.

Tres grabados de Linoleografía, de Rafael Pérez Contel.

Tres grabados de Linoleografía, de Rafael Pérez Contel.

En 1928 ingresa en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, allí  conoce a los artistas con quienes renueva el paisaje artístico de los años treinta. En el año 1933 se presenta en el primer cursillo convocado por el Ministerio de Instrucción Pública con el fin de seleccionar al profesorado de Enseñanza Media; actividad que hasta entonces impartían en exclusividad las órdenes religiosas.

En la primera eliminatoria madrileña sólo tres valencianos son seleccionados: Antonio Ballester, Francisco Carreño y Rafael Pérez Contel, los cuales al final del cursillo son nombrados profesores de los institutos de Valencia, Xàtiva y Alzira respectivamente. Es pues, en el Instituto de Alzira, donde Rafael Pérez Contel inicia su labor docente.

Portada actual de la revista Nuestro Instituto.

Portada actual de la revista Nuestro Instituto.

En 1933 le es concedida por oposición una pensión de escultura para España y el extranjero de la Diputación de Valencia, siendo también becario del gobierno francés. Como Catedrático de Dibujo, amplia sus estudios en el extranjero residiendo temporalmente en Francia, Bélgica, Holanda, Italia y Portugal, países en los que conoce a los artistas y museos más importantes del momento.

Al acabar la Guerra Civil la dictadura lo encarcela como represalia por defender la democracia y lo despoja de su plaza docente. A partir de ese momento, Rafael Pérez Contel se ve obligado a empezar de cero e iniciar alguna actividad remunerada que le permita vivir y mantener a su familia. Es una de las etapas más duras la que tiene que afrontar en estos años de su vida adulta.

“Cuando estuve encarcelado en la Cárcel Modelo de Valencia, atrapado por los ‘liberadores’ fascistas, por aquello de redimir Penas por el Trabajo, el Director de la cárcel nos permitía tener en los talleres, herramientas para la práctica del oficio de escultor. Tallaba figuras femeninas, la mayoría de ellas representando maternidades -mi primer hijo nació a los tres meses de estar encarcelado-, figuras que vendía mi mujer a los amigos o forofos de mis esculturas”.

Portadas de la revista Nuestro Instituto, de Rafael Pérez Contel.

Portadas de la revista Nuestro Instituto, de Rafael Pérez Contel.

En 1950, recupera su plaza docente y se le destina al Instituto José de Ribera de Xátiva. Se vincula entonces durante más de veinte años a una ciudad y a una institución que llega a amar profundamente. Es en Xàtiva, pues, la ciudad donde hallará el ambiente académico, intelectual y humano que estaba buscando desde hacía tiempo. El 6 de noviembre de 1983 es nombrado «Hijo Ilustre de la Ciudad de Xàtiva» junto a Francisco Carreño Prieto, Carmen Gómez Carbonell y Francisco Lozano Sanchis.

Las clases de dibujo de Rafael Pérez Contel no se limitan sólo a su asignatura, sino también a diversas actividades curriculares y extracurriculares; entre ellas, realizar salidas para investigar el patrimonio arqueológico de la región fomentando el conocimiento del arte íbero, las pinturas rupestres, los abrigos y las cuevas. También se preocupa porque sus alumnos conozcan la cerámica y las diversas técnicas que se pueden aplicar al barro, como el «socarrat», técnica en la cual se especializa. La música, las fallas, los juegos infantiles y el folklore también ocupan un lugar importante en su labor pedagógica.

Portada y contrapartida de Arte Infantil, de Rafael Pérez Contel.

Portada y contrapartida de Arte Infantil, de Rafael Pérez Contel.

Entre los años 1958 y 1971 se implica en reforzar la presencia de la revista Nuestro Instituto. Con un formato novedoso, crea un diseño con la idea de que estas publicaciones representen los movimientos artísticos que se desarrollan en ese momento en Europa.

Uno de sus trabajos más importantes como profesor y editor es Linoleografía, expresión gráfica con linóleo, un libro que se compone de aproximadamente doscientas páginas con ciento diez estampas originales realizadas por sus alumnos, un libro dedicado a su mujer e hijos. En su inicio, Pérez Contel escribe: “El arte es la piedra de toque de la cultura de una época y de un pueblo, y puede medirse por la comprensión del arte del momento en que se vive. El arte es también un medio educativo del que no podemos prescindir en los planes de la educación general de los hombres de mañana”.

Portada y contraportada de Linoleografía, de Rafael Pérez Contel.

Portada y contraportada de Linoleografía, de Rafael Pérez Contel.

Las estampas se encuentran organizadas en diferentes apartados que ilustran los diversos temas propuestos en sus clases: «Bodegones», «Paisajes de Játiva», «Animales», etcétera. Además de esta práctica docente de grabado, su innovación pedagógica supone que el trabajo de sus alumnos se vea destacado al ocupar la parte central de un libro o de una revista escolar dedicados a la enseñanza de las artes plásticas y visuales. Para su trabajo como editor contaba con el apoyo de las imprentas de los hermanos Bellver, y Ricardo Mateu de la ciudad de Xàtiva y Manuel Soler de la ciudad de Valencia.

Aunque su influencia en el ámbito educativo es importante, tiene una trascendencia limitada debido al rigor ideológico y a la censura impuestos en los años de una España sin democracia. Pese a estas dificultades, trabaja incansablemente para desarrollar su labor docente, investigadora y artística, lograda en gran medida gracias a su esfuerzo personal y el apoyo de sus amigos y compañeros de Xàtiva y Valencia.

Rafael Pérez Contel ha sido un profesor comprometido con su tierra, su cultura y su historia con una destacada trayectoria artística y una apasionada labor educativa. Su deseo cumplido fue aportar a sus alumnos una visión del mundo que en ese momento no existía.

Ilustración de Rafael Pérez Contel, con motivo de su capacitación en 1933.

Ilustración del propio Rafael Pérez Contel, con motivo de su capacitación en dibujo en 1933.

Alejandro Macharowski