Aragó Cinema, mejor que en casa

Aragó Cinema
Reapertura de los antiguos Cines Aragón
Avenida del Puerto, 1. Valencia
Viernes 27 de noviembre de 2015

“El home cinema no es suficiente”. Así lo entiende Ignasi García Piera y sus otros ocho socios de la cooperativa La Cinemista encargada de revitalizar los antiguos Cines Aragón, ahora reconvertidos en Aragó Cinema. Su intención es recuperar para la gran pantalla al público más hogareño: “Creemos que el cine debe ser una experiencia compartida” en una sala grande. También la de proyectar películas de difícil distribución comercial, al tiempo que recuperar aquellas otras que han tenido un estreno efímero. Todo ello bajo el espíritu del propio nombre que anima su singladura.

Cartel de Barry Lyndon en la entrada junto a la cafetería de los nuevos Aragó Cinema.

Cartel de Barry Lyndon en la entrada junto a la cafetería de los nuevos Aragó Cinema.

“La Cinemista es un concepto del poco conocido director José Val del Omar, para quien el cine tenía la capacidad de transformar a los individuos”, señaló García Piera durante la presentación del proyecto que arranca este viernes 27 de noviembre con un soberbio plantel de películas, entre ellas ‘B’ de Bárcenas, de David Ilundain. Junto a él estuvieron en la presentación Alicia Serrano, presidenta de La Cinemista, y Mentxu Suárez, encargada de comunicación. Los tres subrayaron esa apuesta de Aragó Cinema por abrirse al público valenciano, a sus creadores y a todas esas películas que de una u otra forma “han pasado desapercibidas”.

Eso sí, Piera advirtió que el tipo de educación de La Cinemista no tenía nada que ver “ni con la prepotencia, ni con la soberbia”, sino con la promoción “de la igualdad”. Para ello, tienen pensado abrir una línea pedagógica con colegios e institutos de manera que el cine sirva de complemento a las asignaturas. Un ejemplo: “Un profesor puede enseñar a sus alumnos la Guerra Mundial viniendo a ver al cine Sin novedad en el frente o Apocalypse Now”, precisó Piera.

Las películas se proyectarán en formato digital y en 35mm, al contar con uno de los antiguos proyectores de los Cines Aragón. También habrá en los nuevos cines, literatura, pintura y arquitectura, con el fin de compartir experiencias utilizando los diferentes medios creativos. En cuanto a la rentabilidad del proyecto, estimaron que para cubrir gastos la afluencia de público debía estar en torno a los 10.000 espectadores al mes. Cuentan para ello con lo atractivo de la propuesta y con precios populares, que van de los 3,5 a 4€ los días laborables, al “sablazo”, afirmó Piera con ironía, de los 5€ los fines de semana. Habrá bonos de 5€, de 10+1 y una edición limitada de 300 bonos al precio de 100€ para ver películas durante un año en cualquier sesión.

Aragó Cinema arrranca con B de Bárcenas, de David Ilundain.

Cartel de la película B de Bárcenas, de David Ilundain, con la que arranca Aragó Cinema.

Los nuevos Aragó Cinema dispondrán de cuatro salas con un total de 750 butacas, en las que se proyectarán de siete a ocho películas por semana. Arrancan con la polémica ‘B’ de Bárcenas, del navarro David Ilundain, que ha tenido serios problemas de distribución en muchas capitales, entre ellas Valencia. La película contará el día de su estreno con la presencia del director, junto al que estará el periodista Sergi Tarín.

Algunos carteles de las películas con las que arranca la programación de Aragó Cinema.

Algunos carteles de las películas con las que arranca la programación de Aragó Cinema.

Además de la película de Ilundain inspirada en la obra teatral Ruz-Bárcenas, se proyectarán Puro vicio, de Paul Thomas Anderson, la colombiana Los Hongos, de Óscar Ruiz Navia, Les Combattants, de Thomas Cailley, El Gran Lebowski, de Ethan y Joel Coen, y La señora Brackets, la niñera, el nieto bastardo y Emma Suárez, de Sergio Candel, quien estará igualmente presentando su película. También habrá sesiones matinales para el público infantil, empezando el sábado 28 con Mi vecino Totoro, animación japonesa de Hayao Miyazaki.

Salva Torres

¡Eh, volver al cine!

Aragó Cinema
Reapertura de los antiguos Cines Aragón
Avenida del Puerto, 1. Valencia
Viernes 27 de noviembre de 2015

“Nos han llamado de todo: ilusos, románticos, locos”. Y, sin embargo, Ignasi García Piera, uno de los nueve intrépidos promotores de la reapertura de los antiguos Cines Aragón, reconvertidos ahora en Aragó Cinema, tiene claro que, habiendo algo de eso, parten con los pies en el suelo: “Hay detrás un plan de viabilidad y negocio”. Plan fundamentado a partir de los datos del Ministerio de Cultura y de la SGAE de 2013 que sostienen que, en una ciudad con un millón de habitantes como Valencia, “el 10% va al cine semanalmente”.

Además, cuentan con la inercia positiva que ha supuesto la constitución formal de la Red CineArte en el marco del pasado Festival de Málaga. Red creada para la organización de salas independientes de exhibición, que tiene por principios, refrendados en un decálogo, impulsar el cine como expresión cultural. “Valencia siempre ha sido muy cinéfila y se merecía una sala nueva que atraiga al espectador con precios razonables (entre 3,5 y 5€) y una oferta de películas diferente a la homogénea que existe ahora”, señala Piera.

Una de las salas de Aragó Cinema, a una semana de su reapertura.

Una de las salas de Aragó Cinema, a una semana de su reapertura.

Los nuevos Aragó Cinema dispondrán de cuatro salas con un total de 750 butacas, en las que se proyectarán de siete a ocho películas por semana. Arrancarán el próximo viernes 27 de noviembre con la polémica ‘B’ de Bárcenas, del navarro David Ilundain, que ha tenido serios problemas de distribución en muchas capitales, entre ellas Valencia.

Junto al estreno del film que se inspira en la obra teatral Ruz-Bárcenas, se proyectarán Puro vicio, de Paul Thomas Anderson, la colombiana Los Hongos, de Óscar Ruiz Navia, Les Combattants, de Thomas Cailley, El Gran Lebowski, de Ethan y Joel Coen, y La señora Brackets, la niñera, el nieto bastardo y Emma Suárez, de Sergio Candel. Tanto Ilundain como Candel está previsto que vengan a presentar sus películas. También habrá sesiones matinales para el público infantil, empezando el sábado 28 con Mi vecino Totoro, animación japonesa de Hayao Miyazaki.

Aragó Cinema sigue el ejemplo que se está ya implantando en otras ciudades como Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca, Gijón o Málaga, siguiendo la estela de la Red CineArte. Los nueve valencianos de Cinemista Coop V. que impulsan el proyecto en cooperativa de trabajo asociado son, como explica el promotor, “cada uno de su padre y de su madre; hay un filólogo, un aparejador, un ex librero, un contable y hasta un oficial de albañil”. Les une su firme convicción de que el cine es cultura social por el que merece la pena arriesgar. “Es una apuesta”, reconoce Ignasi Piera, pero una apuesta que, yendo en la línea del “cine de reestreno del D’Or o de versión original de los Babel”, posee la particularidad de abrirse a otros campos.

Antiguo rótulo de los Cines Aragón, ahora reconvertidos en Aragó Cinema.

Antiguo rótulo de los Cines Aragón, ahora reconvertidos en Aragó Cinema.

“No competimos con ellos, sino que complementamos su oferta, tanto en versión original como doblada, trayendo una gran variedad de películas que no se han llegado a estrenar y apostando igualmente por los clásicos”. Piera explica que habrá asimismo conferencias, presentaciones de libros y exposiciones. También está previsto que sea la sede del Documental del Mes, prolongación del Festival Internacional de Cine Documental DocsBarcelona, y que en enero acoja durante tres días un festival de cortometrajes, entre otras iniciativas. “Un cine actualmente no puede ser únicamente un espacio para ver películas”, concluye.

Los nuevos Aragó Cinema mantienen el aroma de antaño con esos rótulos en la entrada de cada sala, donde figuran las palabras Documental, Descanso y Película. “Lo de documental no es por que antes se proyectarán películas de este género, sino que se llamaba así a los trailers de ahora”. Piera está seguro de que la gente “vendrá a los Aragó” porque el espíritu de la nueva etapa contiene esa llamada explícita al público que desea una segunda oportunidad. “¡Eh, volver al cine!”, reclama a una semana de que Valencia recupere uno de sus cines con más solera, casi diez años después de haber cerrado sus puertas.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Entrada a la sala 4 de Aragó Cinema, con el rótulo antiguo que se mantiene.

Entrada a la sala 4 de Aragó Cinema, con el rótulo antiguo que se mantiene.

Salva Torres

Animación japonesa: Takahata vs. Miyazaki

Takahata versus Miyazaki y la animación japonesa en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy 2014
Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy 2014
Celebrado del 9 al 14 de junio

Kaguya Hime no Monogatari (El cuento de la princesa Kaguya) es la última película de Isao Takahata, producida por el Studio Ghibli, y recientemente preestrenada en Francia en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy, donde el autor recibió el Cristal d’honneur en la ceremonia de apertura.

El cuento de la princesa Kaguya está basado en un cuento popular japonés, El cortador de bambú. La leyenda cuenta que la princesa Kaguya (luz brillante) proveniente de la luna, nació dentro de un junco de bambú y fue encontrada allí por un cortador de bambú. Desde el inicio, la película es una explosión de libertad en el trazo y en el estilo de la animación, especialmente la primera parte, donde lo cotidiano y la tranquilidad de vivir en el campo invade al espectador. El trazo no está cerrado, se mantiene el grafito del primer gesto, de los esbozos, con un movimiento libre y espontáneo.

Isao Takahata tras la proyección de la película. Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy 2014.

Isao Takahata tras la proyección de la película. Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy 2014.

También se pudo ver proyectada en el festival la última película de Hayao Miyazaki Kaze Tachinu (El viento se levanta), estrenada recientemente en los cines. Ambas películas fueron producidas al mismo tiempo por el estudio Ghibli, y debían estrenarse simultáneamente, pero la película de Takahata se prolongó más de lo previsto.

El viento se levanta nos cuenta la historia ficcionada de Jirô Horikoshi, diseñador aeronáutico que diseñó cazas de combate japoneses, y la entrada de Japón en la Segunda Guerra Mundial. Los aviones, presentes a lo largo de la filmografía de Miyazaki, y el viento, mantienen el espíritu de libertad y de entusiasmo de los protagonistas; pero la belleza de la naturaleza y el paisaje se verán transformados en un infierno rojo, contradiciendo al protagonista en la realización de sus sueños, y al propio autor, reflejado en muchos aspectos en la figura de Jirô. Curiosamente la palabra Ghibli significa viento del siroco en Libia, y a su vez es el nombre de un avión italiano utilizado en la Segunda Guerra Mundial.

Respectivos carteles de El cuento de la princesa Kaguya, El viento se levanta y del documental El reino de los sueños y la locura.

Respectivos carteles de El cuento de la princesa Kaguya, El viento se levanta y del documental El reino de los sueños y la locura.

El futuro del Studio Ghibli se presenta incierto, ya que ambas películas pueden ser la última de sus dos autores más importantes. Takahata y Miyazaki junto con Toshio Suzuki fundaron en 1985 el Studio Ghibli. Según Toshio Suzuki, el que ambas películas se hayan producido a la vez ha sido una táctica con la que encorajar a ambos autores, en una especie de competición, como un último gran esfuerzo para poder realizar estas dos maravillosas películas. Toshio Suzuki ha anunciado también que deja el cargo de productor en el estudio, pasando a ocupar el puesto de manager general.

El documental Yume to Kyouki no Oukoku (El reino de los sueños y la locura) de Mami Sunada, proyectado también en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy, retrata al Studio Ghibli y el universo de ambos autores, especialmente el de Miyazaki, de una manera muy cercana. El documental fue realizado durante la producción de ambas películas y parece completar, a modo de trilogía, el fin de una era en el Studio Ghibli, con sus tres co-fundadores como protagonistas.

Fotograma de La isla de Giovanni, de Mizuho Nishikubo, producida por Production I.G.

Fotograma de La isla de Giovanni, de Mizuho Nishikubo, producida por Production I.G.

En la sección oficial del festival, en competición, pudimos ver Giovanni no Shima (La isla de Giovanni), de Mizuho Nishikubo, producida por el estudio Production I.G. La isla de Giovanni representa la llegada de las tropas rusas a una isla japonesa en la Segunda Guerra Mundial desde el punto de vista de dos de los niños de la aldea. Retrata la amistad de estos con la hija del comandante y la convivencia entre las familias rusas y japonesas en la pequeña isla. La película ha recibido la mención del jurado en la categoría de largometrajes. El estudio Production I.G. también ha participado en el festival presentando su nuevo proyecto en producción, en los llamados Work in progress. Sarusuberi (Miss Hokusai), dirigida por Keiichi Hara, será la historia de la relación entre Hokusai, el pintor, y su hija, también artista y colaboradora de su padre. Keiichi Hara es el autor de títulos como Colorful y El verano de Coo.

La isla de Giovanni se suma a películas como La tumba de las luciérnagas de Takahata, Nagasaki 1945 – Angelus Bell de Seiji Arihara o El viento se levanta de Miyazaki, películas que se adentran en la Segunda Guerra mundial y en la memoria colectiva de los japoneses. Como una recurrente sanación, estas películas representan la historia de Japón, su destrucción y recuperación, desde la experiencia de sus personajes y basándose en hechos reales. Borrando límites con el documental, la animación les ha permitido ir un poco más allá en la narración de los hechos, sin estar ceñidos a la imagen real, pudiendo alimentar al mismo tiempo la parte más poética y más dramática de la experiencia de sus personajes.

Julia Català Roca