Las geometrías posibles en Galería Odalys

Las geometrías posibles
Galeria Odalys. Madrid
Hasta el 12 de marzo de 2015

Las geometrías posibles cuenta con obras de artistas contemporáneos residentes en España, Irlanda y Reino Unido que evidencian el desarrollo de la geometría en el siglo XXI a través de las más diversas derivaciones creativas.

ROBERT FERRER I MARTORELL. Serie “Ritmes d’expansió”. 2014.

ROBERT FERRER I MARTORELL. Serie “Ritmes d’expansió”. 2014. Cortesía galería Odalys.

En la exhibición se podrá observar como converge la influencia de la sobriedad del movimiento holandés De Stijl y la explosión lírica del constructivismo ruso con las tendencias presentes en el panorama artístico actual, denotando así, la continuidad atemporal de lo que más que un movimiento, representa una rama fundamental de las artes visuales.

Los artistas reunidos en esta muestra si bien están influenciados por grandes figuras de las vanguardias europeas del siglo XX, se enfrentan al fenómeno artístico de manera muy original y propia, apropiándose de diversos medios para expresar su sensibilidad hacia el mundo que les rodea.

RICHARD CALDICOTT Sin título. 2012. Bolígrafo e impresión sobre papel.

RICHARD CALDICOTT. Sin título. 2012. Bolígrafo e impresión sobre papel. Cortesía galería Odalys.

Así podemos observar artistas como el español Iñaki de Eguino, quien rescata el concepto suprematista ruso de Malevich otorgando prioridad a las formas geométricas elementales como el cuadrado sobre los elementos disuasorios del color y las formas complejas. Eduardo Barco, igualmente alude a los conceptos austeros del color y lo aplica a formas geométricas irregulares cargadas de dinamismo.

De igual manera, el británico David Rhodes da prioridad a la forma sobre el color en lienzos de gran formato sobre el cual incorpora líneas rectas blancas que dan la sensación de cruzarse fuera del plano pictórico. El artista coreano Eok Seon Kim quien fusiona las estructuras lineales minimalistas del artista estadounidense Frank Stella con elementos vibratorios proporcionados por el color aplicado a discreción que recuerda el cinetismo de las fisicromías de Carlos Cruz Diez.

MARK JOYCE Encuentros cercanos. 2014. Acrílico sobre madera.

MARK JOYCE. Encuentros cercanos. 2014. Acrílico sobre madera. Cortesía galería Odalys.

Otros artistas como Carlos Cartaxo y Jorge Varas escapan del ámbito bidimensional a través de esculturas elaboradas en madera, el primero emplea colores intensos que destaca la naturaleza geométrica de sus composiciones, mientras el segundo equilibra la intervención humana representada en las formas geométricas con las propiedades naturales del medio.

En las obras de los artistas Andrew Bick, Mark Joyce y Richard Calldicot la forma comparte el papel protagónico con el color. En el caso de Andrew Bick, la aplicación del color difiere mucho de la objetividad constructivista y se asemeja más a la aplicación dinámica y emotiva dada por los expresionistas abstractos.

Las construcciones geométricas irregulares sobre fondos de colores de las obras de pequeño formato de Richard Calldicot invitan al espectador a un encuentro íntimo con un mundo que si bien es abstracto, subconscientemente trae reminiscencias al mundo de las máquinas y partituras musicales.

Mark Joyce, al igual que Andrew Bick aplica el color de manera bastante dinámica y, tanto por los colores aplicados como por las formas (menos concretas que las de Bick), sus obras están dotadas de gran dinamismo y vibración.

ANDREW BICK OGVDS-GW #5. 2014. Acrílico, óleo, lápiz, acuarela y cera. sobre lienzo sobre madera.

ANDREW BICK OGVDS-GW #5. 2014. Acrílico, óleo, lápiz, acuarela y cera. sobre lienzo sobre madera. Cortesía galería Odalys.

Luego tenemos las instalaciones de Robert Ferrer, que a diferencia de la sobriedad característica de las instalaciones y esculturas minimalistas, éstas generan una sensación de inestabilidad debido en primer lugar a las dimensiones de los cilindros suspendidos, y en segundo lugar, a la sensación de tiempo detenido que otorga el conjunto. Finalmente tenemos la obra del artista Irlandés Patrick Fitzgerald, cuyas formas curvas e irregulares en muchas ocasiones escapan del mundo geométrico y se refugian en lo orgánico. En sus obras lo concreto se diluye con frecuencia en elementos biomorfos que evocan la naturaleza efímera del mundo.