Francis Montesinos: «Falta cultura de la moda»

Desayunos Makma en Lotelito
Con Francis Montesinos y Rafa Sánchez -diseñador de producción de la firma-, con motivo de su participación en la próxima Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid
Entrevistados por Salva Torres, Jose Ramón Alarcón y Merche Medina, del equipo de redacción de Makma

Con motivo de la próxima edición de la Mercedes-Benz Fashion Week, que se celebrará en IFEMA Feria de Madrid, del 18 al 23 de febrero, Makma desayuna con uno de los iconos de la moda valenciana, a nivel nacional e internacional, desde hace más de cuarenta años, que se sigue reinventando temporada tras temporada: Francis Montesinos.

Piezas y ornamentos que forman parte de 'Fashion Reliquary', en el estudio de Francis Montesinos. Fotografía: Merche Medina.

Piezas y ornamentos que forman parte de ‘Fashion Reliquary’, en el estudio de Francis Montesinos. Fotografía: Merche Medina.

“Hay una mirada, una intención con esta colección, porque es algo tuyo”

El viernes 19 de febrero, el modisto presenta su colección ‘Fashion Reliquary’, un homenaje que su firma brinda a los grandes creadores contemporáneos de la moda española, desde Jesús del Pozo a Manuel Piña, pasando por Pertegaz, Elio Berhanyer, Fortuny, Balenciaga y Paco Rabanne, entre otros. “Hay una mirada, una intención con esta colección, porque es algo tuyo”.

Montesinos incide en la necesidad de ricerca (búsqueda), como reseña el diseñador valenciano Rafa Sánchez -quien retorna al equipo del modisto valenciano tras su paso por  los ateliers de Dolcce y Gabbana y Vivienne Westwood-; una búsqueda que comienza a partir de la idea primigenia de la colección y que culmina con la materialización definitiva.

Detalle gestual de Francis Montesinos durante el Desayuno Makma. Fotografía: Fernando Ruiz.

Detalle gestual de Francis Montesinos durante el Desayuno Makma. Fotografía: Fernando Ruiz.

Tal y como se desprende del título de la colección O/I 16-17, ‘Fashion Reliquary’ incide en el concepto de reliquia entendido y asociado a la idea de joya u objeto preciado que se conserva cuidadosamente. Este punto de partida se implementa en el repertorio mediante su “eterno punto a mano para vestidos cortos, largos, abrigos e incluso pantalones, paleta de colores neutrales armonizados con suaves felpas en crudos, grises y verdes -fusión de Manuel Piña y Jesús del Pozo-, transparencias en encajes, organza -Balenciaga-, tules, con aplicaciones nobles de metal y piel de Paco Rabanne, paños y lanas en tonos otoñales, a lo Pertegaz. Lentejuelas, plisados, damascos a lo Fortuny, sedas en todas sus versiones y los estampados, marca e imagen grabada a fuego para la casa Montesinos, inspirados, en esta colección, en las reliquias de la iconografía católica, en color burdeos de fondo y oro, como marco excepcional de todas las ‘joyas’ de la colección”.

“No ha sido fácil de encauzar  la retirada de la circulación de todas las licencias y productos que la marca tenía en el mercado”

El modisto valenciano, ‘Aguja de Oro’ en 1985 y Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes en 2006, se encuentra en un punto de inflexión decisivo y enérgico en su vida como diseñador y empresario. Una nueva etapa que, según confesaba a Makma, “no ha sido fácil de encauzar, después de algunos acontecimientos mediáticos que han condicionado la retirada de la circulación de todas las licencias y productos que la marca tenía en el mercado, así como otras desavenencias internas”. Por fortuna, Gene Simmons, bajista de la icónica banda de rock neoyorkina Kiss, se cruzaba en su camino. Admirador del diseñador y sabedor de su trayectoria profesional, le encargaba (proponía) el reto de crear su propia marca. Un proyecto muy ambicioso que le ha dado otra perspectiva del diseño y de la imagen, “un reto meterse en otra piel”, así como conocer otros procesos, protocolos y maneras de funcionar a nivel internacional. “Hay que pensar a lo grande, o haces artesanía y lujo o no puedes competir”, apuntaba Rafa Sánchez.

Detalle de parte de la estética e iconografía sobre su trabajo con Gene Simmons. Fotografía: Merche Medina.

Detalle de parte de la estética e iconografía sobre su trabajo con Gene Simmons. Fotografía: Merche Medina.

Montesinos y Rafa Sánchez, en plena conversación sobre los pulsos presentes de la moda, coincidían en señalar y diferenciar el low fashion, basado en la búsqueda de tejidos y tendencias, a propósito de lo que se percibe o bien de lo que la moda determina y cómo se materializa en la calle -“las modas en el mundo varían dependiendo del lugar dónde vivas”-, en contraposición con la moda que encontramos en grandes cadenas de ropa -que beben de las tendencias de la moda hecha de manera más artesanal, calidad de tejidos, etc-, a unos precios más accesibles.

“La crisis ha destilado tanto a empresas como tejidos y todo el engranaje que este sector mueve”

Así mismo, Francis Montesinos se mostró crítico acerca de la formación y especialización de los mass media que escriben sobre moda y, en general, con sus comentarios y críticas. El diseñador, consciente de la juventud de la industria de la moda de este país, considera que “hay una falta de conocimiento de la historia de la moda, falta de coherencia y una deficiencia en la especialización de los periodistas que escriben sobre moda, que debería solventarse con la mayor brevedad para posicionar nuestra industria y hacerla más competitiva a nivel internacional. Falta cultura de la moda.”. Igualmente dubitativo se manifestaba el precursor de la llamada “Pasarela del Carmen” con la situación de la moda en Valencia, ciudad en la que proliferaban agencias de modelos e incipientes diseñadores a los que se les daba cabida en este tipo de eventos, a los que “habría que cuidar y formar, ya que es la única manera de crear un tejido empresarial sólido”, por lo que “ha sido una pena que, tras mi marcha, todo aquello se pervirtiese hasta el punto de desaparecer”. A pesar de ello, el modisto manifestaba su optimismo, ya que “parece que hay algo diferente, se vislumbra un resurgimiento en áreas como la cultura, la moda, la industria del textil y otras áreas” en las que «veo muchas posibilidades de recuperación”, a pesar de que en su sector “la crisis ha destilado tanto a empresas como tejidos y todo el engranaje que este sector mueve”.

Francis Montesinos (derecha) y Rafa Sánchez (segundo por la izquierda) conversan con el equipo de Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Francis Montesinos (derecha) y Rafa Sánchez (segundo por la izquierda) conversan con el equipo de Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Montesinos siempre ha sido un visionario, cuyas colecciones se han erigido en un icono testimonial de los cambios en la sociedad, habiendo sublimado el color, los bordados, la seda, el algodón, entre otros materiales puros que no se usaban en la primera línea de la confección. De este modo, el diseñador prefiere trabajar con lo que él denomina “materiales puros y nobles”, así como con el estampado -que se ha revelado en sello inconfundible de su firma- y la orientación inelubible hacia “las cosas bien hechas”, ya que “desde muy pequeño supe lo que era una camisita, una pantalonera, una tricotosa, una modista, cómo se debe hacer un cuello. Afortunadamente yo tuve la suerte de conocer a la señora Concha, ella me enseñó a coser y esto es fundamental para construir una prenda.”.

“Me veo con ganas de hacer las cosas bien, volver a empezar, con los míos, a ser yo el presidente de la marca”

Tras conversar sobre su devenir artístico, rememorando, entre otras cuestiones, su colaboración con el artista y pacifista americano Mat Lamb en “Umbrellas” y su homenaje a Dalí y a su musa Gala, para el que, “de hecho, fue la primera vez que utilizamos el digital para imprimir el estampado de las telas”, Francis Montesinos concluye el desayuno dibujando un horizonte futuro sobre el que aventura que “me veo con ganas de hacer las cosas bien, volver a empezar, con los míos, a ser yo el presidente de la marca. Estoy contento, veo que las cosas están saliendo, confío plenamente en mi equipo y eso hace que la marca vaya mucho más aprisa. Se nota que hay equipo. Vamos dirigidos al mercado internacional. Abrir este mercado es enriquecedor y muy necesario para cubrir objetivos”.

Francis Montesinos en plena conversación con el equipo de Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Francis Montesinos en plena conversación con el equipo de Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Merche Medina

Albañil de día, diva de noche

La Margot. Serio de día, coqueta de noche
Espai Rambleta
Bulevar sur, esquina Pío IX. Valencia
Miércoles 27 de enero, 2016, a las 19.30h

Día y noche, sexo y muerte, hombre y mujer, represión y escándalo. El concierto de la vida es un recital de dualidades que a veces se encarna de forma fortuita en personas que, simplemente, estaban allí en el momento oportuno, proclives a hacerse notar. Como Antonio Campos, el hombre de las dos caras, con una doble faceta vital; señor de pueblo y sofisticada diva. Durante años se transformó en una Sara Montiel tan espléndida y rumbosa como la auténtica despertando pasiones.

Fotograma de La Margot. Serio de día, coqueta de noche. Espai Rambleta. Imagen cortesía de los autores.

Fotograma de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Espai Rambleta. Imagen cortesía de los autores.

Nacido en Bétera, en 1948, Campos es paradigma de esas dualidades de la existencia. En su adolescencia y primera juventud trabajó como repartidor de barras de hielo y albañil, pero soñaba con deslumbrar al público proyectando el encanto de  su voz y su imagen. En 1977, en la vorágine política y social que trajo la Transición, hizo realidad su sueño, subió a un escenario y enamoró a los espectadores imitando a Sara Montiel con perfección gestual y una socarronería muy mediterránea. Antonio Campos Ramos, con el nombre artístico de Margot, se convirtió rápidamente en una gran estrella de la noche valenciana.

Fotograma de 'La Margot. Serio de día, coqueta de noche'. Imagen cortesía de los autores.

Fotograma de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Imagen cortesía de los autores.

Cuatro décadas más tarde este entrañable personaje revive ante las cámaras en un documental de setenta minutos que cuenta su vida y milagros, La Margot. Serio de día, coqueta de noche, dirigido por un veterano de la escena, Enrique Belloch. El filme se estrena en Espai Rambleta el día 27 de enero, con la idea de animar a exhibidores y distribuidores a difundir este peculiar biopic.

En Rambleta fue precisamente donde hace un año se gestó el proyecto, a raíz de una actuación de Margot, con sus espléndidos 67 años, en un número de cabaret dirigido por Tonino Guitián.

Enrique Belloch, director de 'La Margot. Serio de día, coqueta de noche'. Imagen cortesía del autor.

Enrique Belloch, director de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Imagen cortesía del autor.

“La película se ha hecho a golpe de pasión, porque las subvenciones nunca han sido mi fuerte”, dice Belloch. “Un proyecto en el que intervienen mis amigos de toda la vida, el periodista Rafa Marí y el escultor Miquel Navarro. El primero ha participado en la escritura del guión y producido el documental junto a Malvados. Miquel es el director artístico, autor del cartel, y es entrevistado a fondo con otros protagonistas de la Transición valenciana como el diseñador Francis Montesinos y la senadora del PSOE Carmen Alborch”.

El rodaje de exteriores tuvo lugar en la ciudad de Valencia, la Malvarrosa, Pinedo, La Albufera, Picassent y Bétera, población natal de Antonio Campos. Los interiores, en su casa, el  estudio del escultor Miquel Navarro, la ermita del Calvario en Bétera, Espai Rambleta y casa Román.

Además del protagonista, intervienen: Tonino Guitián, Maribel Casany, Carmen Alborch, Francis Montesinos, Miquel Navarro y Rafael Marí Sancho.

“Tras su estreno esperamos que el documental circule en la programación comercial por todos los cines del mundo”, bromea Belloch. “También trataremos de comercializarla vendiéndola a algunas televisiones y explotándola en DVD”.

Fotograma de 'Margot. Serio de día, coqueta de noche'. Imagen cortesía del autor.

Fotograma de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Intramurs: 10 días, más de 300 artistas

Intramurs, Festival per l’art a València
Diferentes espacio del Centro Histórico de Valencia
Del 22 de octubre al 1 de noviembre de 2015

Intramurs, Festival per l´art a València, que ya celebra su segunda edición, es una propuesta pensada para la rehabilitación cultural del Centro Histórico de la ciudad a través del arte contemporáneo, urbano e interdisciplinar que tendrá lugar del 22 de octubre al 1 de noviembre.

Durante diez días las calles que se encuentran en el interior de la antigua zona amurallada se convertirán en el escenario de más de 300 iniciativas artísticas, gratuitas y para todos los públicos. Un festival urbano que promueve el acercamiento al mundo del arte y de la cultura, buscando nuevas fórmulas de uso del espacio público, promocionando el trabajo de los artistas participantes, reforzando el tejido social del barrio y buscando nuevas formas de expresión y difusión artística.

Salvia Ferrer, directora de Intramurs, en el centro, junto a miembros del equipo de organización, en la presentación del festival. Fotografía: Eva Máñez.

Salvia Ferrer, directora de Intramurs, en el centro, junto a miembros del equipo de organización, en la presentación del festival. Fotografía: Eva Máñez.

Holanda, país invitado

Este año y como novedad cuenta con la participación de Holanda como país invitado. En palabras de Salvia Ferrer, directora del festival, “pensamos en Holanda como paradigma de gestión e impulso del arte y del espacio público, es un país que nos inspira y un modelo del que podemos aprender muchísimo de cara a la puesta en marcha de iniciativas culturales como las que están surgiendo actualmente en la ciudad”.

En este sentido, Holanda está representada en Intramurs por artistas como los performers Judith Leysner y Raúl Marroquín, Saad Ali que realizará una intervención urbana en un mural, Monique Bastiaans o el crítico de arte e investigador Jean Bousmans. Además, se celebrará una mesa redonda en La Nau titulada ‘Holanda, un modelo de arte público’, moderada por Bastiaans y cuyos ponentes serán los artistas citados. La Embajada de Holanda también estará presente en el festival y ha colaborado muy estrechamente en la organización del festival.

Imagen del video realizado para la convocatoria de Intramurs 2015, realizado por Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para la convocatoria de Intramurs 2015, realizado por Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Nuevas rutas, nuevos contenidos.

La organización de mesas redondas y conferencias es otra de las novedades de esta edición. Charlas que buscan la aproximación y reflexionan sobre el barrio, el arte o los nuevos usos del espacio público. ‘Educar con arte’ en el Instituto Francés, ‘Habitar el Centro’ en el Octubre Centre de Cultura Contemporánea, ‘La ley mordaza, rompiendo la democracia desde el BOE’ en Solar Corona o ‘Nuevos usos del espacio público’ en Fundació Bancaixa, son algunas de las charlas destacadas.

Otra de las áreas de Intramurs que sobresalen este año es la referente a las actividades infantiles. Mini-Intramurs coge impulso, reivindica su papel y es prácticamente un mini festival dentro del festival. Decenas de actividades infantiles y talleres que buscan acercar el arte a los más pequeños, facilitarles el acceso a la cultura y promover experiencias artísticas entre los niños y adolescentes.

Las intervenciones urbanas, el arte de acción y la performance también tendrán este año un papel destacado. Intramurs es un festival genuinamente urbano, una nueva forma de entender el arte, que reivindica la importancia del Street Art y del uso del espacio público como espacio expositivo. De esta forma, las calles, las plazas, los balcones o los solares recuperados se llenarán de programación variada y serán el escenario de gran parte de las acciones del festival. Artistas como Jaime Vallaure, el colectivo Trashformaciones, Boa Mistura, mmmm o Democracia, mostrarán sus propuestas más atrevidas, coloristas y arriesgadas.

Imagen del video realizado para el Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para el Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Poesía

La poesía es otro de los ejes de Intramurs. Poesía en estado puro de la mano de Dionisio Cañas, Perú Saizprez, David Benedicte o Colectivo Cataclistics, entre otros. La ruta de escaparates toma relevancia también este año tras el éxito de la pasada edición. En esta ocasión 45 escaparates serán intervenidos por artistas, diseñadores, escaparatistas y arquitectos. La cerveza Alhambra Especial apoya esta ruta y posibilitará la entrega de tres premios a los mejores escaparates.

La música en directo es uno de los puntos fuertes de este año, aumentando notablemente las actuaciones y conciertos. De esta forma, el domingo 25 está prevista la tarde de rock en el solar del antiguo Teatro Princesa, con la actuación de Julio Galcerá, Bardo Delux, Kamadeva o Los Mocetones. Este año además se cuenta con el apoyo de los alumnos de la Berklee y la colaboración de Redbull.

Imagen del video realizado para Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

De la misma forma que la música, la moda pide su turno en Intramurs. Con el apoyo de Francis Montesinos, que abrirá su Atelier para que pueda visitarse, el happening de Isabel Messeguer en el Solar del IVAM y desfiles previstos en la Plaza de la Virgen. Y precisamente en esta plaza es donde se realizará una de las piezas más especiales del festival, aún por desvelar.

Además, se podrán disfrutar de piezas de danza, teatro, exposiciones colectivas, arte sonoro, vídeo arte, joyería, feria de autoedición, rutas guiadas, gastronomía, acciones callejeras, cortometrajes, inauguraciones, catas… En definitiva, Intramurs propone un barrio tomado durante diez días por el arte y la cultura, un barrio lleno de vida, atractivo para vecinos, turistas, artistas, comerciantes, hosteleros. Un barrio que, como bien muestra la imagen del festival este año, vuelva a estar en el centro de la diana.

Patrocinadores y colaboradores de Intramurs

Este año la cerveza Alhambra Especial es el patrocinador oficial de Intramurs. Un compromiso con la cultura valenciana y la ciudad, con el arte en todas sus expresiones. Caixa Popular también ha querido participar y apoyar este año en su interés por promover iniciativas culturales,enriquecedoras, vertebradoras y dinamizadoras de la sociedad valenciana. Fundació Bancaixa, un año más, vuelve a apostar por Intramurs, colaborando estrechamente con los artistas y acogiendo programación del festival. También Ideo, encargado de decorar el Espacio Ideo, y la Cámara de Comercio, que apoya también la sección de escaparates en su afán promover la actividad comercial, mediante la actividad artística.

Banderas colocadas en la calle Caballeros como parte del festival Intramurs. Fotografía: Eva Máñez.

Banderas colocadas en la calle Caballeros como parte del festival Intramurs 2015. Fotografía: Eva Máñez.

Una mujer llamada Teresa

‘Teresa de Ávila’, de Enrique Belloch
Teatro Talía
C / Caballeros, 31. Valencia
Hasta el 14 de septiembre

Algunos personajes históricos poseen un carácter tan universal y potente que mantienen su vigencia a lo largo de los siglos. Vidas intensas, obras brillantes que se reutilizan una y otra vez como materia prima de historias imaginarias. Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida como Santa Teresa de Jesús, es uno de esos personajes memorables e inmortales. Su figura ha inspirado desde composiciones musicales a obras de teatro, o películas, como las de Juan de Orduña (1961) o Josefina Molina (1984).

La gran mística y viajera se sube de nuevo a escena en un montaje dirigido por Enrique Belloch que estrena la temporada del teatro Talía, ‘Teresa de Ávila’ y permanecerá en cartel hasta el 14 de septiembre. Blanca Beneito, una  actriz de 25 años, se pone en la piel de una mujer adelantada a su tiempo, capaz de enfrentarse al poder.

Una escena de 'Teresa de Ávila', de Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

Una escena de ‘Teresa de Ávila’, de Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

“Fue muy activa y muy fuerte, de una gran determinación para hacer las cosas que quería”, dice Beneito. “En este aspecto me identifico mucho con ella, pero fue duro ponerme en situación para encarnarla a lo largo de su vida, desde los 15 a los 67 años”.

Fue Beneito quien instó a Belloch para montar una pieza en la que pudiera demostrar sus dotes actorales. La obra elegida, una de las escritas por José María Rodríguez Méndez, ‘Teresa de Ávila’, que Belloch recibió como legado tras la muerte de su amigo y colega.

Un ‘milagro’ de la santa

Recién salido de una de esas malas rachas en las que se acumulan de forma dramática golpes y pérdidas, el veterano hombre de teatro y cine reemprende una nueva etapa bajo el efecto milagroso de la santa y el apoyo de sus incondicionales amigos. “He pasado una temporada de pena y aflicción por la muerte de seres queridos y la desaparición de mi productora a causa de los impagos de Canal Nou”, confiesa. “Pero ya he salido del hoyo gracias en gran parte a la ayuda de mis amigos”.

Varios de ellos participan en el proyecto: Francis Montesinos en el vestuario, Ángel Aguadé en la escenografía, Paco Belda en la iluminación y el cineasta José Enrique March en la producción.

Una escena de 'Teresa de Ávila', con Blanca Beneito, dirigida por Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

Una escena de ‘Teresa de Ávila’, con Blanca Beneito, dirigida por Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

Rodríguez Méndez fue un gran amante de los escritores místicos, pero en esta obra resalta sobre todo la dimensión humana de Teresa, “una mujer de mucho carácter, incluso agresiva y violenta, que plantó cara a los poderes establecidos”, dice Belloch. Decidió incorporar los personajes de dos pícaros, que encarnan Pablo Carbonell e Isidoro Gasque, para darle «más forma y agilidad espectáculo».

Escoltada por ellos,  Beneito describe a lo largo de 80 minutos, todo un tour de forcé, la evolución de una mujer singular, apoyada por cambios de vestuario a modo de liturgia que se realizan en escena. De la lujosa ropa de noble al sobrio hábito de monja.

El montaje incluye la actuación del coro Veus en l’aire, acompañado de música de cítara interpretada por monjas del Convento Carmelitas Descalzas de Puzol. La obra forma parte de los actos de celebración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa que se celebra el próximo año.

Blanca Beneito en una escena de 'Teresa de Ávila', de Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

Blanca Beneito en una escena de ‘Teresa de Ávila’, de Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

Bel Carrasco