Autenticidad en estado puro

‘Glory of the Artifice’ /’Liquid Portraits’, de Christto & Andrew
Galería Espai Tactel
C / Denia, 25. Valencia
Hasta el 29 de abril de 2016

Los fotografías de Christto y Andrew expuestas en Espai Tactel narran situaciones que podrían parecer banales, en un principio, pero con detenerse un par de segundos, conceptos transversales de historia, política o economía quedan transformados, casi puestos en ridículo, plasmados como si de una inocentada se tratara. Este extraño efecto lo consiguen dotando a sus fotografías de particularidades de intemporalidad. La figura sobre fondo monocromático es el eje estético del que estos dos artistas no suelen alejarse. Los primeros y medios planos son lo común en cuanto a la aparición de personas, mientras que los bodegones destacan por los colores saturados.

La residencia en Qatar de los artistas les hace tomar símbolos de una cultura popular que puede no sernos cercana. Los arquetipos pertenecen a la sociedad oriental, que hoy en día se encuentra en constante cambio, casi alcanzando límites vertiginosos. Es precisamente este proceso el que pretenden captar, la continua contraposición de lo tradicional y lo moderno. Lo realizan a través de una construcción artificial, donde ponen en relieve perfiles falsificados que se manifiestan en un todo, aunándose en una perfecta sintonía con el objeto representado. Oriente y Occidente y sus respectivas e inherentes particularidades sociales se mezclan ininterrumpidamente conformándose en extraños productos de la globalización. Este proceso ha sido bautizado por Eduardo García Nieto como “zona de fricción”, metáfora visual que explica a la perfección lo que Christto y Andrew transmiten con sus obras.

'Advent of absolute knowledge' una de las obras de la exposición. Imagen cortesía de la galería.

‘Advent of absolute knowledge’ una de las obras de la exposición. Imagen cortesía de la galería.

A pesar de todo, la exposición posee una coherencia narrativa que rememora, inevitablemente, composiciones clásicas de la historia del arte: naturalezas muertas o retratos de semi-perfil. Esta perspectiva es perfectamente identificada por el espectador pues hablamos, de nuevo, de un espectador occidental que reconoce, aunque no sea consciente, los parámetros de la pintura renacentista italiana y ha crecido con ellos. El choque impulsivo es ocasionado, casi inmediatamente, debido a la extrañeza que supone admirar dichas estructuras desde una paleta cromática tan abarrotada. El sfumato de Da Vinci que querríamos esperar ha desaparecido a través de la lente fotográfica.

Para finalizar, cabe resaltar que la variedad y diferenciación suele ser un hecho normal en otros conjuntos artísticos, pero en este caso, de las prácticas de Christto y Andrew surgen piezas perfectamente encajadas y en las que no se es capaz de distinguir autoría individual. No se puede negar que las obras de Christto y Andrew en Espai Tactel nos hacen reflexionar sobre los patrones que nuestra actual cultura social ha ido pre-estableciendo en cada individuo y cómo poco a poco han acabado por extenderse a otras sociedades.

Vista general. Imagen cortesía de la galería.

Vista general. Imagen cortesía de la galería.

María Ramis

Miki Leal, por los cerros de Úbeda

Balada heavy, de Miki Leal
Galería Luis Adelantado
C / Bonaire, 6. Valencia
Hasta el 10 de abril

Miki Leal, en fructífero diálogo con Isabel Puig (de AVALEM: Asociación Valenciana de Educadores de Museos), fue presentando su obra, ‘Balada heavy’, el día de la inauguración en Luis Adelantado. Y entre las cosas que dijo, y dijo unas cuantas a rebufo de los interesantes apuntes de su narradora acompañante, esta reflexión: “Construyo la imagen desde dentro, pero me interesa lo que sucede alrededor”. Algo parecido destacó Isabel Puig, en relación con el bodegón de los vinilos: “El vinilo es una excusa para irse al fondo, a lo que sucede alrededor”. “Hago lo figurativo y luego me pongo a jugar para irme por otros sitios”, agregó el artista.

Obra de Miki Leal en la exposición 'Balada heavy'. Imagen cortesía de Galería Luis Adelantado.

Obra de Miki Leal en la exposición ‘Balada heavy’. Imagen cortesía de Galería Luis Adelantado.

Diríase que Miki Leal se va por los cerros de Úbeda al entonar (pintar) esa ‘Balada heavy’ que da título al conjunto expositivo. Da igual que en el centro de su obra haya cuatro músicos de jazz recortados de una revista, las figuras de una foto de Cartier-Bresson, que pose junto a su primo con mucho verde detrás, que haya bodegones, paisajes o esos vinilos. Da lo mismo, porque Miki Leal lo que pretende es dejarse llevar por los recuerdos que emanan de cada una de esas presencias centrales.

Modern jazz, de Miki Leal en 'Balada heavy'. Imagen cortesía de Luis Adelantado.

Modern jazz, de Miki Leal en ‘Balada heavy’. Imagen cortesía de Luis Adelantado.

De ahí la importancia, que subrayó Isabel Puig, de poner especial “atención a los bordes, a las rupturas”. Del centro, pues, a la periferia. O por decirlo de otra forma: Miki Leal reúne objetos de grato recuerdo para él y, a partir de esos objetos que capitalizan su recuerdo, se extravía por los meandros de la memoria. Una memoria que hace “guiños” a la historia del arte, a su afición por la música, y más en concreto por el jazz y, por supuesto, a todos esos objetos (camisas, zapatos, discos, cuernos de jabalí africano, nudos de árbol) de su “mundo personal”.

Bodegón de Miki Leal en la exposición 'Balada heavy'. Cortesía de Galería Luis Adelantado.

Bodegón de Miki Leal en la exposición ‘Balada heavy’. Cortesía de Galería Luis Adelantado.

Miki Leal se aproxima a todo aquello que le toca, le motiva, le subyuga, con firme convicción (de ahí que lo ubique en el centro de su obra), para después interponer, velar o sumar elementos que hagan de ese recuerdo una labor arqueológica. El artista agrega geometrías, rayaduras, bordes negros o material cerámico a cuanto constituye el objeto de sus recuerdos, de forma que la balada heavy a la que alude el título de la exposición sea una música original que te lleva a otra parte.

Vista general de la exposición 'Balada heavy', de Miki Leal. Imagen cortesía de Luis Adelantado.

Vista general de la exposición ‘Balada heavy’, de Miki Leal. Imagen cortesía de Luis Adelantado.

“Tiene un aspecto terapéutico”, apuntó Miki Leal, tras observar ese desplazamiento de lo figurativo a lo abstracto; de lo nítido a lo difuso. Terapia que entronca el recuerdo con la inevitable reinterpretación de aquello que propició cierta experiencia singular. De la supuesta objetividad, en tanto suceso real que deja su huella indeleble en la memoria, a la subjetividad como rememoración de un pasado que, en tanto nos conmueve, es necesariamente reactualizado.

Por eso las figuras y los objetos pierden su condición inicial de prístino recuerdo, para disolverse, difuminarse o simplemente mezclarse con toda suerte de evocaciones presentes. Que Miki Leal se vaya por los cerros de Úbeda es una manera de decir que, en el fondo, los recuerdos siempre tienen esa condición de extravío, de carácter incierto y errático. Lo que hace el artista, con la evocación musical que propone en la galería Luis Adelantado, es reinterpretar aquello que sintió al contemplar un cuadro, una fotografía o poseer ciertos objetos, con pinceladas que transforman su obra en un lúdico recorrido sensorial por los vericuetos de la memoria.

Obra de Miki Leal en la exposición 'Balada heavy'. Imagen cortesía de Galería Luis Adelantado.

Obra de Miki Leal en la exposición ‘Balada heavy’. Imagen cortesía de Galería Luis Adelantado.

Salva Torres

Pedro Paricio, rayos y centellas

Pedro Paricio
Galería Muro
C / Corregería, 5. Valencia
Hasta finales de noviembre

A Pedro Paricio lo descubrió Basilio Muro, poco antes de que pasara como un rayo por Halcyon Gallery de Londres. Cuenta el veterano galerista valenciano que Paricio le envió su obra por Internet en 2010. Como quería verla al natural, Paricio se vino desde Tenerife a Valencia y enseguida entró en una colectiva. “Le vendí lo que trajo”, recuerda Muro. Como recuerda que, al año siguiente, lo que valía 1.900€ pasó a venderse por 90.000. Corría, y de qué forma para Pedro Paricio, el año 2011. El año en que vendió en Halcyon Gallery toda la obra expuesta el día de su apertura.

Una de las obras de Pedro Paricio expuesta en la Galería Muro.

Una de las obras de Pedro Paricio expuesta en la Galería Muro.

Desde entonces, la obra de Pedro Paricio no ha hecho más que seguir la trayectoria que deja el rayo y la centella de que se nutre su propio trabajo. Porque rayos hay muchos en sus piezas de apabullante color y geometría. Como centellas golpean contra ese cielo arrebatado en forma de expresivos gestos. Y a base de rayos y centellas, o lo que es lo mismo, a base de chispazos eléctricos y cortocircuitos que parecen tejer insospechadas conexiones neuronales, la obra de Pedro Paricio ha ido tomando un extraño cuerpo.

Cardenal, obra de Pedro Paricio, en la Galería Muro de Valencia.

Cardenal, obra de Pedro Paricio, en la Galería Muro de Valencia.

Quizás se deba a la naturaleza propia del artista que siempre ha querido ser. “Cuando eres artista, la sociedad te permite hacer cosas que, de no ser por el arte, harían que te tacharan de loco. Escogí el arte porque quería vivir una vida diferente”. La máquina racional que supuestamente somos, y que en su obra diríase plasmada en esas formas geométricas, enseguida deja paso al deslumbrante color de alucinados gestos. De manera que toda su pintura se arrebata en torno a líneas que se quiebran por la fuerza de un fondo que, como si fuera un cráter, amenaza con destruirlo todo.

Basta fijarse en la pieza del Cardenal, que apunta hacia su admirado Bacon. La cabeza, todo lo geométrica que se quiera, descansa sobre unos hombros que van triturando esa geometría, en torno al pecho incandescente que alberga cierto rostro, cierta criatura. A la altura, pues, del corazón, algo inquietante provoca el desparrame formal de esa cabeza. Una vida, sin duda diferente, alojada en el interior mismo de esa otra vida más cuerda, más colorista, más geométrica.

Helado atómico, obra de Pedro Paricio, en la Galería Muro de Valencia.

Helado atómico, obra de Pedro Paricio, en la Galería Muro de Valencia.

Pedro Paricio no deja de trasladar a su obra ese vaivén entre los rayos, o corrientes eléctricas del cerebro, y las centellas que, a modo de fogonazos, vienen a perturbar la conexión lógica entre la causa y su efecto. Las obras expuestas en la Galería Muro, coincidiendo con el ‘Elogio de la pintura’, cuya muestra en el Museo Tenerife Espacio de las Artes (TEA) se inauguró al tiempo que la de la Valencia, reflejan esos dos mundos en conflicto que el artista acoge como revelación del ser. “Cuando estoy contento, voy a ver arte. Cuando estoy triste, voy a ver arte. El arte da sentido a mi vida”.

Una vida que Pedro Paricio, por ser diferente en tanto artista, muestra con toda sus contradicciones. La del ser racional próximo a perder la cabeza, y la del loco que se salva por la campana de un último gesto pletórico de sentido. Las referencias al cine (The Sopranos), la propia pintura (Cardenal) y, sin duda, también el humor (Helado atómico), convierten su pintura en un caleidoscopio de sensaciones tan pronto alegres por el arrebatado color, como alumbrando cierta tristeza al colisionar la geometría contra un fondo matérico.

Una de las obras de Pedro Paricio que se puede ver en la exposición de la Galería Muro.

Una de las obras de Pedro Paricio que se puede ver en la exposición de la Galería Muro.

Salva Torres

Arroyo y Márquez: imágenes conmovedoras

Missions and World Civilizations, de Lorna Arroyo y Miguel Márquez
Presentación del libro en Railowsky
C / Grabador Esteve, 34. Valencia
Jueves 26 de junio, a las 20.00h

‘Missions and World Civilizations’, realizado por los fotógrafos Lorna Arroyo y Miguel Márquez en colaboración con Unesco y prologado por Javier Marzal y Hugo Doménech, sintetiza un trabajo fotográfico muy amplio, desarrollado en África, Asia y América del Sur y centrado en los países de Malí, India, Tailandia y Haití. En ellos se da cuenta de los avances logrados y los retos superados durante algunas de las etapas más difíciles de estos lugares, como la situación actual de la mujer india, las consecuencias del terremoto de Haití de 2010, la lacra de la prostitución infantil en Tailandia o los momentos previos al golpe de Estado en Malí de 2012.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro 'Missions and World Civilizations'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro ‘Missions and World Civilizations’. Imagen cortesía de Railowsky.

“Actualmente, resulta realmente muy difícil sentirse conmovido por las imágenes. Son tantas las que nos rodean que, con los años, hemos ido creando una suerte de caparazón protector que nos permite estar, en apariencia, inmunizados contra el dolor y la muerte que muchas imágenes contienen y comunican. La oferta iconográfica del sufrimiento es tan amplia que, en la mayoría de las ocasiones, no llega más que a rozarnos sin descargar su verdadera significación”, dicen Marzal y Doménech en el prólogo del libro.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro 'Missions and World Civilizations'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro ‘Missions and World Civilizations’. Imagen cortesía de Railowsky.

“No es el caso”, continúan diciendo, “de las fotografías de Lorna Arroyo y Miguel Márquez, uno de los trabajos más impactantes que hemos tenido oportunidad de ver en los últimos años. Y una experiencia visual así no es algo frecuente. Sin duda, nos hallamos ante un trabajo fotográfico realizado con un enorme rigor, una gran sensibilidad y una poderosa fuerza visual que permiten constatar la calidad de este trabajo”.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro 'Missions and World Civilizations'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro ‘Missions and World Civilizations’. Imagen cortesía de Railowsky.

“Missions constituye un trabajo fotográfico con una enorme calidad técnica y una potente mirada, en el que se produce una perfecta imbricación de la forma y el fondo, tanto de la materialidad de la imagen en su dimensión plástica y compositiva como la complejidad enunciativa que las fotografías proponen, y que nos permiten situar este trabajo fotográfico a la altura de los grandes nombres del fotoperiodismo contemporáneo”, concluyen Marzal y Doménech.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro 'Missions and World Civilizations'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro ‘Missions and World Civilizations’. Imagen cortesía de Railowsky.