Arte para ayudar a niños con lesiones cerebrales

IV Semana del Arte Marina d’Or
Puente de la Constitución
Oropesa del Mar. Castellón
Del 5 al 8 de diciembre

La IV Semana del Arte Marina d’Or, que ha tenido entre sus principios básicos apoyar y defender el trabajo artístico de los creadores, quiere demostrar la generosidad de este colectivo apoyando a la Fundación Borja Sánchez para niños con lesiones cerebrales. El principal reto que tiene la fundación en estos momentos es conseguir el dinero para adquirir el Robot Lokomat, un aparato que reproduce la marcha fisiológica de la persona. Según explican desde la Fundación: “Es un robot que beneficiaría a nuestros superhéroes, ya que el tratamiento precoz y la rehabilitación en edad temprana de los niños es el único medio capaz de estimular y corregir en la medida de lo posible estas deficiencias”.

El director general de Marina d’Or, Jesús Ger, ha manifestado: “Si existe una fundación como la de Borja Sánchez que nos pide ayuda vamos a estar con ellos apoyándoles en todo lo que necesiten. Por eso pido que durante el evento de la Semana del Arte el público venga a participar en todas las actividades que hemos preparado y así el objetivo del Robot Lokomat esté más cerca”.

Tsailing es la obra con la que Nacho Puerto participa en la IV Semana del Arte Marina d'Or. Imagen cortesía de la organización.

Tsailing es la obra con la que Nacho Puerto participa en la IV Semana del Arte Marina d’Or. Imagen cortesía de la organización.

La Fundación Borja Sánchez tendrá un espacio capital en la IV Semana del Arte donde muchos artistas han cedido obra para que parte de los beneficios se destinen a la consecución de la adquisición del robot. Además, los artistas que dispongan de stand y también quieren sumarse a esta iniciativa podrán hacerlo libremente.

El primero que ha asumido el reto para dar ejemplo al resto ha sido el padrino de esta edición, Jerónimo Uribe, que ha anunciado que un porcentaje de las ventas de todas sus obras expuestas será para la Fundación. Hasta el momento los artistas que han aceptado prestar su obra al stand solidario son: Jere (con una obra escultórica donada íntegramente para la Fundación), Pablo D’Antoni, Nacho Puerto, Mª Ángeles Aguilera, Traver Griñó (gracias a su viuda), Paco Puig, Rosendo Esteller, Jaume Tarín, Salomé Monfort y Ana Vernia. La participación en este stand está limitada y solo previa invitación de la organización. Una vez más la organización de la Semana del Arte contará con la inestimable colaboración del gestor cultural Felipe Usó.

Obra de Mª Ángeles Aguilera con la que participa en la IV Semana del Arte Marina d'Or. Imagen cortesía de la organización.

Obra de Mª Ángeles Aguilera con la que participa en la IV Semana del Arte Marina d’Or. Imagen cortesía de la organización.

La Fundación Borja Sánchez para niños con lesiones cerebrales se constituyó en octubre de 2010 con el propósito de llegar a todas las familias con niños que tuvieran cualquier tipo de lesión cerebral y poner a su disposición la comprensión, ayuda y capacidad de unir los esfuerzos para dirigirlos hacia una mejora de calidad de vida de los más pequeños y familias afectadas por cualquier tipo de lesión cerebral.

La Fundación es una organización de interés social, sin ánimo de lucro, que trabaja con el convencimiento de llegar a ser un referente profesional de compromiso social en la investigación y aplicación práctica de conocimientos médicos, estableciendo para ello todo tipo de relaciones y alianzas con organizaciones y asociaciones afines. Dispone de una Unidad Multidisciplinar en el Hospital Provincial, una sala de fisioterapia y una más de terapia ocupacional.  Además de un aula multisensorial, equipada con elementos sensoriales donde el niño explora, descubre y disfruta del mundo de los sentidos.

El sueño de las Geishas, obra con la que Ana Vernia participa en la IV Semana del Arte Marina d'Or. Imagen cortesía de la organización.

El sueño de las Geishas, obra con la que Ana Vernia participa en la IV Semana del Arte Marina d’Or. Imagen cortesía de la organización.

Ernesto Casero y sus taxonomías

Taxonomías, de Ernesto Casero
Gris. Magatzem d’Art
Literato Azorín, 14. Valencia

La naturaleza imita al arte, escribió Óscar Wilde, en uno de sus habituales tours de force. Y, en efecto, a veces da la sensación que la naturaleza es resultado de un proceso creativo, y que tanta belleza y biodiversidad tan sólo pueden tener una explicación artística. El mundo se divierte pergueñando formas, combinando colores, integrando coreografías, combinándolo todo con composiciones musicales y dotando de nexos inverosímiles a los seres vivos.

Obra de Ernesto Casero. 'Taxonomías', en Gris Magatzem d'Art.

Obra de Ernesto Casero. ‘Taxonomías’, en Gris Magatzem d’Art.

Ernesto Casero juega con estos estímulos y desarrolla su amplio y sorprendente catálogo de formas biológicas. Tras ellas hay un dibujo excepcional, una mirada sabia de fisiólogo y de artista. Aquellos seres que Casero dibuja no sólo han de resultar admirables, sino funcionalmente posibles, o al menos que así lo parezcan. Sus láminas nos remiten al universo de la Historia Natural, a los fantásticos dibujos de los libros de Haeckel, o incluso a los catálogos especializados de malacólogos y entomólogos.

Obra de Ernesto Casero. 'Taxonomías', en Gris Magatzem d'Art.

Obra de Ernesto Casero. ‘Taxonomías’, en Gris Magatzem d’Art.

Sus modelaciones de plastilina son un paso más: aquella vitrina museística de corales, equinodermos, poríferos, radiolarios, poliquetos, diatomeas, pólipos,…tiene un encanto especial. Hace unos años se descubrió en Canadá un yacimiento de fósiles del BurgessShale, de mediados del Cámbrico, que permitió el hallazgo de todo un universo de seres absolutamente extravagantes, entre ellos una especie que los biólogos llamaron Hallucigenia, por su prodigiosa anatomía. Viendo la obra de Casero he recordado aquel yacimiento, de formas biológicas tan bellas e inauditas. La naturaleza imita al arte, sin duda, y en Ernesto Casero tiene un buen maestro.

Obra de Ernesto Casero. 'Taxonomías', en Gris Magatzem d'Art.

Obra de Ernesto Casero. ‘Taxonomías’, en Gris Magatzem d’Art.

Martí Domínguez

José Morea, la letra con imaginación entra

Abece-Dario-Dario, de José Morea
Sala de la Muralla del MuVIM
C / Quevedo, 10. Valencia
Hasta principios de mayo

El lenguaje, creado con las letras del abecedario, permite la comunicación verbal. Y no siempre. Sobran los ejemplos de personas que hablando el mismo idioma son incapaces de entenderse. Lo cual hace pensar que, más allá de su función gramatical, el lenguaje puede ser todo un arte. Por dos razones: porque obliga a descifrar las palabras del otro que se me resiste, y porque las propias palabras pueden ser fuente de cierto placer sonoro o estético. De esto último se ocupa José Morea en la exposición Abece-Dario-Dario que acoge la Sala de la Muralla del MuVIM.

Letra del 'Abece-Dario-Dario' de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Letra del ‘Abece-Dario-Dario’ de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Liberadas de su estricta funcionalidad comunicativa, las letras de Morea campan a sus anchas dando saltos de contento al verse de pronto fuera de la casa común del lenguaje. Ya no están ahí para ser entendidas, sino para ser disfrutadas. En lugar de cumplir su habitual cometido, el de juntarse para ser utilizadas como instrumento de comunicación, Morea lo que hace es unirlas para que dancen libremente, desprejuiciadas, al modo en que los poetas conjugan el lenguaje para que las palabras se sientan por encima de rutinas, costumbres y estereotipos.

Una de las letras del 'Abece-Dario-Dario' de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Una de las letras del ‘Abece-Dario-Dario’ de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Así, la Ñ, con la vigulilla del bigote puesto encima, ahora es una N con cierto gusano resbalando por su espalda. Al igual que la W se repite tres veces para que resuene la uve doble de la red social. Y qué decir, por ejemplo, de la F, lo suficientemente animada para mostrar un rastro de afectuosidad. El Abecede-Dario-Dario de José Morea no hace más que dejar que las letras hablen por sí solas, dotándolas de vigor plástico, colorista, lúdico, al tiempo que se establecen relaciones insospechadas entre ellas y consigo mismas.

Letra del 'Abece-Dario-Dario' de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Letra del ‘Abece-Dario-Dario’ de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Actuando por fuera del lenguaje, en tanto correa de transmisión de dóciles significados, las letras de Morea permiten el regocijo estético y la recreación de palabras con fines menos utilitaristas y más imaginativos. Si antaño la letra en las escuelas con sangre entraba, ahora es a base de creatividad como buscan hacerse un hueco en el corazón del espectador. Alcanzar la mente tampoco está excluido del Abecede-Dario-Dario de José Morea, pero de producirse tamaña conexión ya no será por la estricta vía del proceso comunicativo, sino por la banda más ancha del placer artístico.

Letra del 'Abece-Dario-Dario' de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Letra del ‘Abece-Dario-Dario’ de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Sacadas de sus casillas, las letras de Morea dejan de cumplir su función ”fisiológica” de procrear significados apareándose unas con otras, para vivir por su cuenta y riesgo aventuras en solitario. Será el espectador quien las ligue unas con otras, en busca del sentido que le pueda merecer tan emocionada danza. A José Morea se le vio igualmente contento el día de la inauguración de su Abece-Dario-Dario en la Sala de la Muralla. En compañía de sus letras, que ha ido juntando con esfuerzo durante años, algunas prácticamente recién acabadas, Morea se puso en la piel del antropólogo que hurga en palabras descoyuntadas provenientes de un lugar remoto.

Una de las letras del 'Abece-Dario-Dario' de José Morea que se expone en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Una de las letras del ‘Abece-Dario-Dario’ de José Morea que se expone en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Salva Torres