La Cabina programa un viaje insólito con ‘Junun’

Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia – La Cabina
Inauguración: Sala Auditori del Palau de les Arts
Jueves 3 de noviembre, a las 20.30h
Del 3 al 13 de noviembre de 2016

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, organizado por el Aula de Cinema de la Universitat de València, CulturArts y Conselleria de Cultura a través de la Dirección General, encara su novena edición con una gran gala de inauguración que se celebrará el jueves 3 de noviembre a las 20.30h en la Sala Auditori del Palau de les Arts Reina Sofía. Este año son varios los platos fuertes que conforman la programación que, durante 11 días, inundará la ciudad del mejor cine de entre 30 y 60 minutos. Entre ellos está el mediometraje que formará parte de Sección Amalgama, ‘Junun’, documental del director Paul Thomas Anderson (‘Boogie Nights’, ‘Magnolia’, ‘Pozos de ambición’) y protagonizado por el guitarrista de la mítica banda Radiohead, Jonny Greenwood.

Cartel de 'Junun', de Paul Thomas Anderson. Imagen cortesía de La Cabina.

Cartel de ‘Junun’, de Paul Thomas Anderson. Imagen cortesía de La Cabina.

El Festival crece año tras año, prueba de ello es la gran cantidad de películas recibidas, más de 380, de las cuales se han seleccionado 25 de 13 nacionalidades diferentes (Francia, Austria, Macedonia, España, Polonia, Finlandia, Chile, Alemania, Georgia, Rusia, Grecia, Estados Unidos y Bélgica) para la Sección Oficial. Los miembros del jurado, formado por profesionales del mundo del cine y los medios de comunicación, decidirán los premios de las diferentes categorías: Mejor mediometraje, director, guión, actor, actriz, fotografía y música.

La temática, como viene siendo una característica del Festival, es muy variada, pero cabe destacar el tratamiento de diversos temas sociales en películas como ‘Haramiste’ (la confrontación del deseo y las costumbres), ‘San Cristóbal’ (la marginación de la homosexualidad) o ‘El día de la abuela’ (la vejez y la soledad). Pero tampoco se olvida la comedia como en ‘Clitopraxis’, ‘El secuestrador de perros’ o ‘La balada de Ella Plummhof’, entre otras.

Fotograma de 'El funeral'. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘El funeral’. Imagen cortesía de La Cabina.

Algunos de los mediometrajes de Sección Oficial han pasado por festivales internacionales y han conseguido diversos galardones, lo que da muestra de la calidad de las películas seleccionadas en La Cabina. Ejemplo de ello, entre otros, son los filmes ‘La Gruta’, ganadora del Premio de Prensa y Mención Especial del Jurado del Festival de Clermont-Ferrand 2016; ‘Limbo’, seleccionada en la Semana de la Crítica de Cannes; ‘El secuestrador de perros’, premio Mejor Guión en el Rhode Island International Film Festival 2016; ‘Storm Cells’, Mención Especial en el Festival Internacional de Cine de Huesca 2016; ‘San Cristóbal’, Premio Teddy en la Berlinale 2015; ‘El día de la abuela’, Premio del Público en el Festival Internacional de Cine de Varsovia 2015; o ‘El Funeral’, Segundo Premio del Público del Festival de Clermont-Ferrand 2016.

Desde la pasada edición, se añadió a La Cabina la Sección Amalgama, consagrada a películas de no-ficción y otros lenguajes: documental creativo, cine experimental, video-arte, videoclip… En esta ocasión, son 10 los mediometrajes que forman parte de esta sección que será inaugurada el día 4 de noviembre en el Aula Magna del Centre Cultural La Nau, por el film ‘Junun’, del director estadounidense nominado a varios Oscar, Paul Thomas Anderson. ‘Junun’ narra el viaje a Rajastán del músico Jonny Greenwood, guitarrista de Radiohead, donde ensaya y graba un disco con un grupo de músicos indios. Es un viaje musical insólito por el que Greenwood nos guía a través de músicas vivas y enérgicas.

Fotograma de 'Junun', de Paul Thomas Anderson. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Junun’, de Paul Thomas Anderson. Imagen cortesía de La Cabina.

Jazz celtibérico

JazzEñe 2015
Fundación SGAE, en colaboración con CulturArts-Generalitat Valenciana, la Universitat de València, AC/E (Acción Cultural Española) y Radio 3
Teatro Rialto
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Del jueves 24 al sábado 26 de septiembre de 2015

Internacionalizar el jazz español y llevarlo a los principales festivales de jazz europeos. Es el objetivo de Jazz Eñe que concluye el sábado en el Teatro Rialto tras un intenso programa de actuaciones, a las que han asistido en calidad de ojeadores, programadores de 15 festivales de Francia, Alemania y Finlandia, entre otros.  Organizado por la Fundación SGAE, en colaboración con CulturArts, Jazz Eñe ha ofrecido un ciclo de doce conciertos de grupos españoles que han demostrado su alto nivel en vivo y directo.

Un comité artístico encargado de diseñar el programa seleccionó 12 propuestas entre un total de 319, y se  incluían también encuentros profesionales entre los grupos participantes, otros músicos, y los directores de festivales y programadores europeos invitados.

David Mengual Slow Quartet en Jazz Eñe. Imagen cortesía de SGAE Valencia.

David Mengual Slow Quartet en Jazz Eñe. Imagen cortesía de SGAE Valencia.

Por el escenario del Rialto han desfilado nombres habituales y conocidos, junto a  jóvenes y prometedores  talentos: Albert Sanz Trio, Alexey León Quintet, aupaQUARTET, David Pastor & Nu-Roots, Lucía Martínez–Agustí Fernández Duo, Siks Haedo, Sir Charles + 3 o Yelo.

El viernes actúa Lucía Martínez-Agustí Fernández Duo, unión de Lucía Martínez, joven artista con gran experiencia en el mundo del jazz, el folk, la música clásica, una versátil multiinstrumentista y compositora, y de Agustí Fernández. Con una carrera asentada y un merecido reconocimiento internacional, Fernández es uno de los músicos españoles de mayor proyección y una referencia mundial en el mundo de la música improvisada.

Imaginando Miró de Ignasi Terraza Trio en Jazz Eñe. Imagen cortesía de SGAE Valencia.

Imaginando Miró de Ignasi Terraza Trio en Jazz Eñe. Imagen cortesía de SGAE Valencia.

También lo hace Siks Haedo, cuyo mundo musical proviene de una necesidad de expresión emocional, de la búsqueda de un sonido personal y de una gran variedad de fuentes de inspiración, desde el jazz a la música clásica, pasando por la música africana. Estas influencias se reflejan en su estilo de composición dando lugar a melodías líricas, simples y cantables, armonías modernas, pasajes improvisados y variaciones, desplazamientos y modulaciones rítmicas.

Albert Sanz Trío aporta un punto de vista muy personal en el que el jazz moderno se funde con el flamenco y el folclore mediterráneo. Con la inclusión del gran percusionista Sergio Martínez y el jovencísimo contrabajista Rubén Carles, el nuevo trío invita a sumergirse en las aguas del mediterráneo atemporal y revivido.

David Pastor & Nu Roots es un trío liderado por el trompetista David Pastor que cuenta con José Luis Guart en el piano eléctrico, órgano y teclados y Toni Pagès a la batería y laptop. Pastor despliega con maestría su talento, celebrando la música que le ha influenciado durante su vida. Su nuevo trabajo supone una recuperación de la tradición del blues en su repertorio, combinada con composiciones propias, versiones de piezas latinas, brasileñas y también de pop-rock adaptadas al lenguaje del jazz.

Nono García en Jazz Eñe. Imagen cortesía de SGAE Valencia.

Nono García Trio en Jazz Eñe. Imagen cortesía de SGAE Valencia.

Las actuaciones concluirán el sábado con David Mengual Slow Quartet, Ignasi Terraza  Trio, Carmen París y Nono García Trio. David Mengual Slow Quartet propone compartir un espacio libre, pausado, a veces reflexivo, para compensar un poco el ritmo imposible que nos toca vivir. Imaginando Miró es el nuevo espectáculo de Ignasi Terraza Trío,  donde el jazz y la pintura se dan la mano en una serie de piezas inspiradas en los cuadros del famoso pintor.

El cuarto trabajo discográfico de la artista aragonesa Carmen París conjuga lo mejor de cada estilo: la fuerza de expresión y el brillo de la jota con la riqueza armónica y rítmica del jazz. París pone en valor la música de raíz española, la proyecta internacionalmente y la coloca a la altura de la música culta inspirada en lo popular como antaño lo hicieran los maestros de zarzuela.

La nota final la pondrá Nono García, guitarrista versátil y uno de los creadores más originales de música flamenca en clave de jazz de la costa de Cádiz, cuna del flamenco tradicional. Su disco Viaje a la Breña reúne composiciones que, sugiriendo ambientes del jazz o de otras músicas del Atlántico, retorna a su lugar de inspiración en el Estrecho de Gibraltar.

Carmen París. Jazz Eñe. Imagen cortesía de SGAE Valencia.

Carmen París. Jazz Eñe. Imagen cortesía de SGAE Valencia.

Bel Carrasco

Arquilecturas: el mundo en tres dimensiones

Arquilecturas, de Silvana Andrés y Sonia Rayos

Acercar la arquitectura a los niños a partir de cuatro años, fomentar su creatividad e interés hacia el entorno físico, su curiosidad por diversos modelos de ciudades y desarrollar su inteligencia visual-espacial. Son algunos de los principales objetivos de Arquilecturas un novedoso proyecto puesto en marcha por la profesora de Plástica Silvana Andrés y la arquitecta Sonia Rayos. Consiste en talleres de arquitectura para niños en los que se trabaja con medios de representación arquitectónica como maquetas, fotomontajes, collages, planos, dibujos y medios digitales entre otros materiales.

Los primeros talleres de Arquilecturas se realizaron el pasado curso con gran éxito en diversos espacios culturales y en el Colegio de Arquitectos de Valencia. “En colaboración con la Concejalía de Juventud, este otoño ofreceremos los talleres a los centros educativos que lo soliciten, y también formamos parte del  Plan Joven de la Ciudad de Valencia”, dicen Andrés y Rayos. “A partir de octubre impartiremos el curso completo de extraescolares en colegios, en algunos aún pendientes de la matrícula y en otros, como el CEIP Pinedo, con dos grupos por la alta demanda. Participaremos en varios certámenes culturales, como Intramurs en octubre, y en noviembre en los talleres infantiles del festival femenino She’s the fest en las Naves”.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Conscientes de la importancia de la imagen como herramienta de comunicación, Andrés y Rayos han incluido el diseño gráfico con la colaboración de Ibán Ramón, autor de la identidad corporativa y del dossier de presentación.

Para poner en marcha su proyecto se han inspirado en otros semejantes que funcionan en  Europa. Entre ellos “las escuelas Vittra, colegios públicos suecos con una arquitectura increíble. ARKKI una escuela de arquitectura finlandesa para niños y jóvenes. Francesco Tonucci, con su proyecto Ciudad de los Niños, en el que se propone que las ciudades estén estructuradas y pensadas para los más pequeños.  Las propuestas de Maushaus en San Sebastián. También la revista de arquitectura para niños AMAG que es un referente, no sólo por las propuestas sino también porque trabaja con material de libre acceso OER recursos educativos abiertos”.

¿Cómo se les ocurrió la idea de Arquilecturas?

Procedemos de dos campos diferentes, la Arquitectura y las Bellas Artes, y nos apasiona confrontar nuestros puntos de vista sobre la concepción del espacio. Compartimos inquietudes sobre dos aspectos que nos parecen fundamentales en la educación. En primer lugar, la necesidad de introducir en los colegios la educación de la ciudadanía en el campo de la arquitectura y el espacio urbano. En segundo lugar, el interés sobre la función de la arquitectura en el ámbito de los espacios educativos, convencidas de que la calidad del aprendizaje está directamente influenciada por las características del entorno.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

¿Cómo se aproxima un tema tan complejo a la mente infantil?

Al hablar de arquitectura para niños se puede interpretar la propuesta como entretenimiento, pero ese no es el objetivo de Arquilecturas. Que en los talleres utilicemos el juego como medio, no quita para que en esencia, el objetivo sea formativo. Tampoco se trata de formar futuros arquitectos, pero sí de aprender a pensar a partir de experiencias.  Queremos abrir las posibilidades del aprendizaje infantil con múltiples lenguajes, con múltiples lecturas de la realidad. La arquitectura nos habla del espacio que habitamos, nos interesa aproximarnos a la arquitectura superando lo descriptivo y adentrándonos también en un trabajo narrativo. Nos parece esencial conectar los conocimientos sobre arquitectura con la vida de los niños, trabajar los espacios donde suceden cosas que afectan a la vida de las personas.

¿Cómo se desarrolla un taller?

Priorizamos el juego como herramienta básica de aprendizaje. El juego no es únicamente algo lúdico, requiere de constancia y esfuerzo. Los adultos estamos presentes en los talleres como mediadores, no nos interesa que el proceso se quede solo en autoexpresión, manejamos conceptos arquitectónicos e introducimos un lenguaje técnico que despierta la curiosidad de los niños. Mediante la introducción del estímulo son los niños los que plantean las preguntas, entendemos que de otro modo no puede darse un aprendizaje significativo. Por ejemplo, en el taller ‘Mi casa tiene raíces’, conocen los cimientos del edificio y las zapatas, recuerdan el nombre asociándolo con sus zapatos, soplan sobre un árbol de papel con y sin raíces, experimentan y sacan sus propias conclusiones. En el taller de ‘Le Corbu’ conocen a ese señor de gafas que hacía casas. Les enseñamos la Unite d´habitation de Marsella y la terraza donde el arquitecto tuvo en cuenta a los niños. Les explicamos lo que es el hormigón y construyen entre todos una estructura para una vivienda plurifamiliar en la que colocan después sus propios diseños de viviendas pasantes.

Profesora de Plástica durante 13 años, Silvana Andrés critica la reducción de esta asignatura convertida en optativa. “Al pasar a ser optativa en secundaria, un alumno puede acabar bachillerato sin haber recibido educación artística desde primaria. Es un gran error, pues todos los niños tienen imaginación y creatividad, el problema es mantenerla cuando se acaba la infancia. De hecho los niños entienden muy bien el arte y tienen muchos menos prejuicios que la mayoría de los adultos. Vivimos en un mundo repleto de estímulos visuales que afectan directamente al desarrollo de nuestros alumnos, por esto es fundamental dotarles de las herramientas apropiadas para desarrollar un espíritu crítico. Este es el objetivo prioritario de la asignatura, el desarrollo del pensamiento crítico visual. La educación artística es investigación, reflexión, enseñar a pensar y trabajar además con un lenguaje universal”, concluye Silvana Andrés.

El próximo mes Arquilecturas inaugura su sede en el barrio de Russafa (Calle Buenos Aires, 26)

Arquilecturas.

Sonia Rayos (izquierda) y Silvana Andrés, responsables del proyecto Arquilecturas. Imagen cortesía de las autoras.

Bel Carrasco

André y Dorine, contra el Alzheimer

André y Dorine, de Garbiñe Insausti, Joé Dault, Edu Carcamo e Iñaki Rikarte
Compañía Kulunka Teatro (País Vasco)
Centre Teatral Escalante
C / Landerer, 5. Valencia
Domingo 26 de abril, a las 18.00h

En el patio de butacas siempre se mezclan risas y alguna que otra lágrima en las más de 200 funciones de ‘André y Dorine’ que se han realizado por una veintena de países (China, Francia, USA, Nepal, Taiwán, Siberia, Ecuador, Argentina, Cuba, Rusia, Finlandia, Turquía…). Una pieza que el Escalante estrena en Valencia el próximo domingo 26 con una función benéfica a favor de la AFAV (Asociación de Familiares Alzheimer Valencia).

Su director, Iñaki Rikarte, explica que el proyecto surgió a raíz de una noticia que vieron en un diario sobre el filósofo André Gorz:  ”Nos inspiró la idea de tratar el amor en la vejez porque es algo de lo que rara vez se habla. Poco a poco, mientras se desarrollaba la trama, entró el tema del Alzheimer para reflexionar sobre el pasado, la identidad que conforman nuestros recuerdos, quiénes somos cuando empezamos a olvidar lo que fuimos”.

Imagen de 'André y Dorine', de Kulunka Teatro. Cortesía de Centre Teatral Escalante.

Imagen de ‘André y Dorine’, de Kulunka Teatro. Cortesía de Centre Teatral Escalante.

En el trato de esta dolencia han huido de clichés para dirigirse a todos los públicos porque los niños, adolescentes y adultos extraen lecturas muy distintas sobre esta historia en la que tres actores interpretan a 15 personajes en el viaje al pasado y redescubrimiento de una pareja de ancianos tocada por el alzhéimer. Una enfermedad capaz de borrar momentos de su biografía, pero también de hacer que André y Dorine los vivan como si fuera la primera vez.

Humor y emoción se entremezclan en esta pieza sin palabras, que utiliza la gestualidad, la expresividad estética de las máscaras y una sensible ambientación musical. “Elegimos este tipo de puesta en escena porque queríamos que cada espectador pusiera el rostro y las expresiones a los personajes, según sus sentimientos al ver la obra. Creemos que el público también hace la función, por eso una misma escena a unos les despierta una sonrisa mientras que otros ríen abiertamente y otros se conmueven. Es realmente gratificante pensar que estamos tocando a la gente, que de verdad les generamos emociones”, comenta el director de la obra, ganadora de galardones como el Premio Villanueva Mejor Espectáculo en 2011 (La Habana, Cuba) así como el Premio del Público y a la Mejor Dramaturgia en el BE FESTIVAL 2012 (Birmingham, Reino Unido).

El director del Escalante, Vicent Vila, vio ‘André y Dorine’ en la pasada edición de la Mostra Internacional MIM de Sueca y tuvo claro que tenía que ser una de las apuestas fuertes de la programación para esta temporada.  ”Había que traer esta obra para que se pudiera ver en Valencia por su calidad artística y, sobre todo, por su temática social”, comenta Vila, para quien el espacio adecuado para este tipo de propuestas es, sin duda, el teatro público.

Imagen de André y Dorine, de Iñaki Rekarte. Teatre Escalante

Imagen de André y Dorine, de Kulunka Teatro. Cortesía de Centre Teatral  Escalante.

Silmäterä: ¡Peligro, mujer protectora!

Silmäterä, de Jan Forsström
Sección oficial de largometrajes
Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Del 20 al 27 de junio

Madre no hay más que una, pero cuando su figura se engrandece hasta querer abarcarlo todo, siendo más-que-una la totalidad, surgen los problemas. Problemas para el hijo que, de sentirse protegido, pasa a reclamar el aire que le falta por tan asfixiante delirio de seguridad. Silmäterä, del director finlandés Jan Forsström, narra el caso de una de esas madres sobreprotectoras. Marja (Emmi Parviainen) es una madre soltera feliz de tener para sí a su hija Julia (Luna Leinonen Botero). Hasta que llega Kamaran (Mazdak Nassir) reclamando su paternidad, para desatar en ella un irracional estado de sitio en defensa de su queridísima hija.

Emmi Parviainen (izquierda) y Luna Leinonen Botero en un fotograma de 'Silmäterä', de Jan Forsström. Cinema Jove.

Emmi Parviainen (izquierda) y Luna Leinonen Botero en un fotograma de ‘Silmäterä’, de Jan Forsström. Cinema Jove.

Silmäterä se presentó a concurso en Cinema Jove después de que lo hiciera la rumana Roxanne, de Vali Hotea. Merece la pena su visionado una al lado de la otra, porque de la comparación entre ambas películas saltarían chispas en un debate posterior. En ambas hay dos hombres solicitando su justa paternidad, pero el destino de los acontecimientos es muy distinto en una y otra. En Silmäterä, Kamaran es despreciado como padre de esa hija, lo cual provoca sucesivos desatinos en la mente de Marja, mientras en Roxanne, la paternidad reclamada va encontrando apoyos, por dolientes que sean, en pos de una verdad que se le trata de ocultar.

Emmi Parviainen en un fotograma de 'Silmäterä', de Jan Forsström. Cinema Jove.

Emmi Parviainen en un fotograma de ‘Silmäterä’, de Jan Forsström. Cinema Jove.

Silmäterä, he ahí su principal virtud, ahonda en la sobreprotección de esa madre soltera, mostrando los estragos de su obsesión. La muestra sin caer en la tentación, tan posmoderna, de terminar deleitándose con el sin sentido al que convoca el progresivo avance hacia el abismo, de una mujer entrega a la defensa numantina de su hija. Kamaran, que tan sólo pretende el reconocimiento de su paternidad y poder conocer a Julia, será el detonante de la explosividad de Marja, posesiva hasta límites suicidas.

Jan Forsström debuta en el largometraje con Silmäterä, y lo hace con grandeza. No sólo por saber trasladar a la pantalla un material tan ignífugo sin quemarse, sino por hacerlo asumiendo riesgos en la interpretación por parte de dos jóvenes (jovencísima Luna Leionen) actrices. El salto al vacío le sale bien, porque la película sigue los avatares de esa madre y su hija, cuanto más unidas igualmente condenadas a un suicida aislamiento. Soledad que ya viene marcada por el trabajo nocturno de Marja y esa pléyade de trabajadores de diferentes países, a modo de metáfora de la difícil convivencia entre culturas diversas.

Luna Leinonen Botero en un fotograma de 'Silmäterä', de Jan Forsström. Cinema Jove.

Luna Leinonen Botero en un fotograma de ‘Silmäterä’, de Jan Forsström. Cinema Jove.

Forsström no rehúye este conflicto social, pero apunta en otra dirección: “Estoy también interesado en las cuestiones sociales, pero opino que son a menudo un subproducto de la psicología”. Y la psicología de esa madre soltera que tiende a proteger a su hija pistola en mano si hace falta, es lo que reclama toda la atención del director finlandés. Y a ello se entrega, mostrando el paulatino descenso a los infiernos de Marja, cuya irracionalidad se nutre de los fantasmas que van poblando su cabeza, por efecto de una maternidad que niega la función paterna.

Silmäterä, como ya sucediera en Nagima o en Ártico, otras dos películas a concurso, pero ofreciendo una salida bien distinta, habla de la maternidad y las dificultades para sacar adelante un hijo, cuando la existencia está cogida con hilos. Con tan finísima urdimbre emocional, Forsström teje una historia cuyo giro final la engrandece. Sin duda candidata al Premio Luna de Valencia.

Emmi Parviainen en un fotograma de 'Silmäterä', del director finlandés Jan Forsström. Festival Internacional de Cine de Valencia - Cinema Jove

Emmi Parviainen en un fotograma de ‘Silmäterä’, del director finlandés Jan Forsström. Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove

Salva Torres

El inconformismo de Cinema Jove

Presentación de la programación de la Sección Oficial de Largometrajes y Cortometrajes
Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Del 20 al 27 de junio de 2014

Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, andaba buscando un titular que ofrecer a la prensa, poco antes de la presentación en el Hotel Astoria de los diez largometrajes y 56 cortos que integrarán las secciones oficiales. No quería destacar ninguna película por encima de las demás, porque todas las seleccionadas poseen “un alto nivel”, dijo. Tampoco era digno de destacar que hubiera este año una película española a concurso (Ártico, de Gabriel Velázquez), porque tratándose de un festival internacional es lo de menos. Finalmente, casi sin querer, fue decantándose por la verdadera singularidad de Cinema Jove, singularidad que salta a la vista: su apuesta por el cine joven.

Fotograma de 'Ártico', de Gabriel Velázquez. Película de la Sección Oficial de Largometrajes de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Ártico’, de Gabriel Velázquez. Película de la Sección Oficial de Largometrajes de Cinema Jove.

“Películas y cineastas a los que podemos atribuir las cualidades de la juventud: el inconformismo”, subrayó Maluenda. Inconformismo “no sólo temático, reflexivo, sino de carácter formal”, añadió. César Campoy, miembro de la comisión de selección, abunda en este sentido al destacar el cine “comprometido” de estos jóvenes directores, “testigos y altavoz de aquellos que nunca han tenido (ni tendrán) ni voz, ni voto”. De manera que los diez largometrajes a concurso poseen ese grado de inconformismo propio de la juventud, al que Campoy agrega otro carácter más: la “dignidad”.

Fotograma de 'Cumbres', de Gabriel Nuncio. Película de la Sección Oficial de Largometrajes de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Cumbres’, de Gabriel Nuncio. Película de la Sección Oficial de Largometrajes de Cinema Jove.

Esa dignidad inconformista, contestataria, atraviesa el conjunto de las películas seleccionadas, ninguna de las cuales repite país de procedencia. Habrá película española, la mencionada Ártico; Cherry Pie, del suizo Lorenz Merz; Violet, de Bas Devos (Bélgica, Holanda); Obietnica, de la polaca Anna Kazejak; Nagima, de Zhanna Issabayeva (Kazajstán); Cumbres, del mexicano Gabriel Nuncio; Silmäterrä, del finlandés Jan Forsström; la alemana Finsterworld, de Frauke Finsterwalder; Mandariinid, de Zaza Urushadze (Georgia, Estonia), y la rumana Roxanne, de Vali Hotea.

Fotograma de 'Roxanne', de Vali Hotea. Película de la Sección Oficial de Largometrajes de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Roxanne’, de Vali Hotea. Película de la Sección Oficial de Largometrajes de Cinema Jove.

Un listado de películas “exigente con el espectador”, según Campoy, que ofrece la posibilidad de viajar al encuentro de cineastas desconocidos, que merece generalmente la pena descubrir. Al encuentro de sus trabajos y de los conflictos, estos sí universales, que dibujan el perfil de nuestra condición humana. El jurado encargado de otorgar el Premio Luna de Valencia al mejor largometraje está compuesto por Juan Manuel Chumilla-Carbajosa, de quien se proyectarán dos de sus trabajos, The Unmaking of y El infierno prometido, Christine Repond, cuyo primer largometraje, Silberwald, recibió una mención especial en el Cinema Jove de 2011, y Teona Mitevska, que inauguró hace dos años el festival con The woman who brushed off her tears, protagonizada por Victoria Abril.

La sección de cortometrajes está encabezada por 14 trabajos españoles, dos de ellos valencianos (Bikini, de Óscar Beràcer, y La ropavejera, de Ignacio Ruipérez). Álvaro Yebra, miembro de la comisión de selección de cortos, explica el por qué de tamaña representación: “España cuenta con una de las mejores cosechas de cortos de los últimos años”. Como precisó Maluenda, están ahí “no por chauvinismo, sino por su indudable calidad”. Máxime cuando este año la selección ha sido más exigente que nunca, al haberse duplicado la cantidad de cortos presentados: de los 700 del pasado año a los 1.400 de la presente edición. Ferenc Cakó, que recibirá el Premio Luna de Valencia Especial por su brillante contribución al cine de animación, la actriz Malena Alterio y la realizadora Claudia Pinto integran el jurado de la sección de cortometrajes. 56 obras de todos los estilos, temáticas y países, reflejo del inconformismo que ya es marca de Cinema Jove.

Fotograma de Obietnica, de Anna Kazejak. Película de la sección oficial de largometrajes de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Obietnica’, de Anna Kazejak. Película de la sección oficial de largometrajes de Cinema Jove.

Salva Torres

“El miedo está pasando, las galerías venden”

Entrevista a Carlos Urroz, director de ARCOmadrid 2014

¿Cuál es el balance de la última edición de ARCO en cuanto a número de visitantes, participación y venta?

El balance de ARCOmadrid 2014 es positivo. Según la valoración generalizada de las galerías, se han registrado mejores resultados que en los últimos años. El número de visitantes ha sido de 100.000 personas, con un crecimiento en el número de entradas vendidas los días de público. En relación a las ventas, es un dato que las galerías no facilitan, de manera que no puedo dar cifras concretas.

Las galerías valencianas volvieron satisfechas con las ventas, pero discrepaban en la valoración. Para unas, ha sido un ARCO más tradicional, más sólido, mientras para otras, han faltado propuestas arriesgadas. ¿Cuál es su valoración a este respecto?

Posiblemente en épocas de crisis las galerías tienden a arriesgar menos y se apuesta sobre seguro. En cualquier caso creo que lo verdaderamente importante e interesante es ofrecer piezas de calidad.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA

¿Ha ayudado la bajada del IVA al repunte del sector del arte o, como han dicho algunos galeristas, la supuesta bajada ha creado más confusión que beneficio real?

La bajada al 10% del IVA ha favorecido. Fue una noticia antes de la feria muy positiva. Dicho esto, lo ideal sería que las galerías se considerasen no sólo como revendedores, sino como lugares de cultura, y tuvieran un IVA reducido igual que los artistas.

Los cantos de sirena de la crisis, ¿son ciertos? ¿Se ha empezado a notar en ARCO cierto despegue de la economía?

Sí. Desde luego en ARCO se ha desarrollado una importante actividad profesional  y comercial dentro de un escenario de  optimismo y recuperación. El miedo que existía se está pasando y las galerías han empezado a vender.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

¿Hay un arquetipo de comprador en ARCO? ¿Se puede hablar de una cierta procedencia?

Como ya saben, desde ARCOmadrid invitamos a 250 coleccionistas de todo el mundo, pero hay que destacar igualmente que los coleccionistas españoles se están también reactivando.

Usted ha llegado a decir que ARCO es un lugar donde coleccionistas, comisarios y directores de museos pueden descubrir artistas. ¿Ha habido algún descubrimiento este año?

ARCOmadrid es una feria de descubrimiento donde los coleccionistas, comisarios y directores de museos que van a muchas ferias vienen aquí a descubrir algo nuevo. La idea de los solo shows y los duos ha hecho muy visible a los artistas y estoy seguro de que habrán profundizado en la obra de determinados artistas expuestos.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

Hay quien ha criticado el gasto excesivo de ARCO a la hora de traer coleccionistas. Se hablaba de un millón. ¿Es correcta la cifra? ¿Le parece un pilar fundamental de ARCO la atracción del coleccionismo?

Sin duda. De hecho es la acción mejor valorada por los galeristas.

Opening, Solo Project, Solo/Duo, ¿Qué tal han funcionado?

Muy bien. Cada programa tiene su identidad y creo que los comisarios de Opening y Solo Projects han hecho una buena selección de galerías y proyectos. En la próxima edición mantendremos los programas.

¿Ha despertado la expectación que esperaban las propuestas del país invitado, Finlandia? ¿Cuál ha sido en este sentido la mayor sorpresa?

#FocusFinland ha sido uno de los atractivos de la feria. Creo que su participación ha dejado patente la rica escena artística del país y su dinamismo.

Hay quienes como Eduardo Arroyo la tienen tomada con ARCO, de la que ha dicho que es una feria cursi. ¿Es una impostura u obedece a cuestiones más profundas? 

Cada uno debe hacer la observación que considere. En cualquier caso, en la misma entrevista el artista reconoce la utilidad y el interés de las ferias.

¿Se puede avanzar algo de ARCO 2015, ya sea en la programación o en la línea a seguir?

En 2015 tendremos a Colombia como País Invitado, noticia que comunicamos recientemente con una fantástica acogida por parte del sector y del público. Es un país en un momento artístico muy bueno y que está despertando un enorme interés. Su participación será uno de los atractivos de ARCOmadrid. Además, mantendremos el resto de programas: Opening, Solo Projects y Programa General en el que está incluida la opción de SOLO/DUO.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

Salva Torres

El deseo femenino a debate en La Llotgeta (y III)

Mujer y Cine: En torno al deseo femenino
XIII Jornadas de Hª y Análisis Cinematográfico
Luis Martín Arias, Profesor de la Universidad de Valladolid
Aula de Cultura La Llotgeta
Plaza del Mercado, 4. Valencia
Martes 10 y Miércoles 11 de Diciembre

Pregunta.- Mujer y cine, en torno al deseo femenino. ¿Es diferente al masculino? ¿En qué sentido?

Respuesta.- La mujer, o mejor dicho, lo femenino, es un tema que ha apasionado siempre a los mejores artistas en todos los ámbitos, incluido por supuesto el cine. Es uno de los grandes temas de la estética y de lo poético. La ventaja de explorar estas cosas en el arte es que podemos intentar alcanzar un conocimiento que, sin dejar de ser subjetivo, esté más cerca de la verdad y del mandato socrático – platónico del “conócete a ti mismo”; siempre y cuando pongamos en juego instrumentos de análisis que nos permitan desembarazarnos de la ideología y de la política, que lo contaminan todo y lo embarullan hasta un punto en el cual es imposible el más mínimo razonamiento.

Fotograma de 'Su juego favorito', de Howard Hawks.

Fotograma de ‘Su juego favorito’, de Howard Hawks.

El problema es que un análisis riguroso se encuentra con que el concepto de “deseo” es muy impreciso, incluso, o especialmente, en psicoanálisis; pero aún así podemos decir que ni para Freud ni para Lacan el deseo femenino es diferente del masculino. Para Freud en ambos sexos es siempre inconsciente y sólo se realiza en la fantasía del sueño o en el síntoma, mientras que para Lacan el deseo de uno es el deseo del Otro y dicho deseo además no tiene objeto, a diferencia de la necesidad (hambre, sed o excitación sexual), por eso esta la podemos colmar y aquel no, que por tanto queda siempre insatisfecho.

Fotograma de 'Su juego favorito' de Howard Hawks.

Fotograma de ‘Su juego favorito’ de Howard Hawks.

Pregunta.- El incomprendido deseo femenino por parte de los hombres, que desemboca en muchos casos en la llamada violencia de género, ¿se soluciona con más educación o intervienen otros factores a tener en cuenta? ¿Como cuáles?

Respuesta.- Mi opinión es que el deseo de la mujer no es ni más ni menos comprensible que el del hombre. La mal llamada violencia de “género” es un concepto puramente político e ideológico y por tanto puede y debe quedar completamente fuera de una poética del deseo. No quiero ni estoy cualificado para opinar de este asunto, que inevitablemente sería en términos políticos e ideológicos, pero en todo caso este problema debería enfocarse no con apriorismos interesados sino con datos científicos, serios y objetivos; por ejemplo debería estudiarse a fondo por qué donde hay más muertes atribuidas a ese tipo de violencia es en países muy avanzados socialmente como Finlandia o Suecia.

Jeanne Moreau en 'Jules y Jim', de François Truffaut.

Jeanne Moreau en ‘Jules y Jim’, de François Truffaut.