El viaje a la locura de ‘Hamlet’

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Del 14 al 16 de junio de 2019

El Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa presenta su segunda propuesta esta semana, una original versión de ‘Hamlet’. Palabra y movimiento se entrelazan para aportar un nuevo acercamiento a una de las tragedias icónicas de William Shakespeare.  

El director, actor y dramaturgo Chema Cardeña se une al bailarín y coreógrafo Toni Aparisi para codirigir este montaje, desarrollado en el Taller de Danza Teatro para profesionales de Sala Russafa. El curso ha celebrado este año su segunda edición y se basa en la creencia de que ambas disciplinas están mucho más próximas de lo que podría parecer, ya que nacen de la misma raíz y utilizan parámetros expresivos muy similares.

Trabajando durante seis meses de manera complementaria el lenguaje corporal y textual, los actores han ido adquiriendo herramientas coreográficas mientras que los bailarines han trabajado el uso de la palabra, profundizando en ambos casos sus capacidades para dar vida a una historia sobre el escenario. El resultado de esta formación puede verse del viernes 14 al domingo 16 de junio con el estreno de la versión de Hamlet codirigida por Cardeña y Aparisi. 

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El montaje se sitúa en un hospital mental en el que los pacientes, alternando momentos de lucidez y psicosis, se sumergen en un experimento psiquiátrico. A modo de terapia, ejecutan una representación de la obra creada por Shakespeare. Un bailarín representa al Príncipe de Dinamarca que, ante la disyuntiva de tratar de hacer justicia o aceptar el asesinato de su padre por parte de su tío para robarle la corona, decide vengar el magnicidio, desencadenando la violencia y la tragedia a su alrededor. Los enfermos acompañan al protagonista de esta historia en un viaje a la locura que les ayuda a identificar emociones y a empatizar con ellas, encontrando en las artes escénicas un placebo para aliviar sus dolencias.  

“A pesar de que en la obra de Shakespeare el texto tiene un papel muy importante, se puede decir lo mismo con la palabra que con el cuerpo. Y la trama es lo suficientemente conocida, de manera que el espectador puede reconocer fácilmente las escenas, lo que está ocurriendo en la obra”, comenta Aparisi. 

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El propio elenco va componiendo la escenografía en una puesta en escena poco convencional, donde conviven e interactúan recursos expresivos de la danza y el teatro para recrear la traición, la venganza, el incesto y la corrupción moral. Una pieza que para Cardeña lo es todo: “toca todos los temas, las pasiones, los temores, las verdades… Tanto si te acercas a ella como espectador como si lo haces como artista, siempre te rompe el alma”, señala el dramaturgo y director de escena.

Una de las obras más inquietantes y certeras del autor inglés, que aborda asuntos como lo sobrenatural, el destino, el sentido de la vida y otras cuestiones filosóficas, casi inherentes al ser humano, de la mano de un cuerdo fingiéndose loco (¿o es al contrario?) cuya verdadera tragedia no es la pérdida de su padre, si no la de la cordura. 

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Este montaje forma parte del VIII Festival de Talleres de Teatro Clásico, que continúa su octava edición hasta el 30 de junio con Noche de Reyes (20-23 de junio) y El vergonzoso en palacio (28-30 de junio). Además, la programación paralela del festival incluye una muestra fotográfica sobre los montajes de posgrado realizados desde el inicio del festival, que puede visitarse en el hall del teatro. Y este jueves 13 de junio ofrece la exhibición del Taller de Danza para no profesionales Fina Estampa, con acceso gratuito. Toni Aparisi presenta esta pieza con coreografías propias y creaciones colectivas, realizadas en común entre los alumnos, que giran alrededor de la canción homónima, compuesta por la peruana Chabuca Granda y popularizada, entre otros intérpretes por Caetano Veloso o Maria Dolores Pradera. 

Sala Russafa, acostumbrada a las representaciones teatrales y a la música, se transforma en un lugar de autoexploración y conocimiento personal en la última sesión de la temporada de El Arte de Conocerte. Esta propuesta fusiona las técnicas de la psicología Gestalt con las de la improvisación teatral para ofrecer una experiencia de crecimiento personal, tanto a los que deciden participar como actores como a quienes acuden como público. En ambos casos es necesario inscribirse a través de la web del teatro www.salarussafa.es  

Óscar Cortés ha creado esta pieza con la colaboración del Doctor en Psicología y ex profesor de la Universitat de València Manuel Ramos.  Sobre las tablas, los intérpretes conocen las situaciones que han de ir solventando, descrubriendo creencias, prejuicios, miedos y fortalezas en ocasiones desconocidas, con las que pueden empatizar o disentir los espectadores.   Una curiosa forma de confrontarse con uno mismo y con la sociedad para cuestionar los patrones de conducta que quizá son un obstáculo o un desvío en el camino a la felicidad.   

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Corrupción en torno a un balneario

Un enemigo del pueblo, de Henrik Ibsen, dirigido por Iria Márquez
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 1 al 3 de julio de 2016

Hace más de 120 años, Henrik Ibsen tomó un símbolo de la pureza como el agua para hablar del deterioro de nuestra sociedad en ‘Un enemigo del pueblo’, una de sus obras maestras que este fin de semana Sala Russafa recupera en su V Festival de Talleres de Teatro Clásico (1-3 de julio).

Iria Márquez adapta y dirige la nueva versión de esta historia sobre una pequeña localidad cuya economía gira al rededor a un balneario. El conflicto entre el bien común y el interés económico saltará cuando se descubra que sus aguas están contaminadas. ¿Habrá que informar a los huéspedes y cerrar o mantener el secreto y la actividad?

Un enemigo del pueblo. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Un enemigo del pueblo. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Estamentos de poder, medios de comunicación y vidas particulares colisionan en esta trama de total actualidad. “Con el ambiente electoral que hemos estado viviendo las últimas semanas, te das cuenta de que ciertas cosas no han cambiado en más de un siglo: el intento de manipulación del pueblo, su infantilización por parte de los políticos, el discurso del miedo a perder cierto estatus de bienestar…”, apunta la directora, que ha incluido nuevos monólogos y ha creado algunos personajes para revitalizar la pieza.

“Cuando tocas un texto como éste, siempre hay que hacerlo desde el máximo respeto. Te documentas mucho sobre el autor, su estilo y estudias bien la pieza. En este caso, lo que he hecho es integrar nuevas tramas, que venían a alimentar la historia principal, y dar vida a personajes que servían para reforzar los principales mensajes de esta obra”, explica la dramaturga, actriz y directora.

El objetivo de Márquez era crear un montaje en el que los amantes de este texto pudieran reconocer el original y percibir ciertos desarrollos, que hacen avanzar un poco más la trama. En ese sentido, se ha alimentado la puesta en escena con referencias al agua como elemento fundamental, utilizando audiovisuales y ciertos apoyos en la escenografía. Además, se ha contado con la colaboración del bailarín Toni Aparisi (Premio Max 2016 al Mejor Bailarín) para diseñar el movimiento escénico en algunas partes de la representación.

Elenco de 'Un enemigo del pueblo'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Elenco de ‘Un enemigo del pueblo’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Todo ello en un montaje atemporal, con personajes vestidos en blanco y negro, al que acompaña una ambientación musical de artistas como Spiritualized, Godspeed You Black Emperor, Micah P. Hinson o Quincy Jones.

La obra está interpretada por Diego Lema, Isabel Sánchez, Pepe March, Vanessa Gradolí, Elena Marquina, Lydia Ramos, Sonia Ramada, Jorge López, Blanca Aparisi, Joan Espinosa y Salvador Muñoz, componentes de un taller de formación actoral impartido por Márquez en Sala Russafa durante ocho meses. “Lo mejor de estas experiencias es la ilusión y energía con la que enfrentan el proyecto, te devuelven una frescura y pureza que está en la esencia del teatro y que es totalmente contagiosa”, afirma Márquez.

El espectáculo se estrena el viernes 1 de julio y podrá verse hasta el domingo, dentro de la programación del V Festival de Talleres de Teatro Clásico que concluye su programación la próxima semana con la muestra de Teatro-Danza Inclusivo ¿Diez y… ocho? que tendrá lugar el próximo 10 de julio y que echará el telón a la V temporada de Sala Russafa.

Cartel de 'Un enemigo del pueblo'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Cartel de ‘Un enemigo del pueblo’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

‘Soñando Lorca’ y los Premios Russafa

V Festival de Talleres de Teatro Clásico
Soñando Lorca, de Iria Márquez (3-5 de junio)
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Premios del Público
Domingo 5 de junio, 2016, a las 20.00h

Arranca la quinta edición del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa, una muestra dedicada a reivindicar a los autores, temáticas, estilos y revisiones de piezas clave en la historia de las artes escénicas, con la que cada año el centro cultural de Ruzafa cierra su temporada. En esta ocasión, la programación se extenderá del 3 de junio al 10 de julio e incluye el estreno de cinco piezas para adultos y el reestreno de una obra para público familiar.

La primera propuesta es ‘Soñando Lorca’ (3-5 de junio), una obra creada y dirigida por Iria Márquez que abre una ventana a la vida de las mujeres y hombres soñados por el autor granadino. La propia Márquez firma este espectáculo en el que se entrelazan las tramas lorquianas de Doña Rosita la soltera, Yerma y Bodas de Sangre.

Cartel de 'Soñando Lorca', de Iria Márquez. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Cartel de ‘Soñando Lorca’, de Iria Márquez. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El punto de partida es que, tras la muerte del poeta, sus personajes tienen la posibilidad de revivir uno de los días de su existencia. Pasando de la mañana a la noche, de la ilusión a la desesperanza y de la vida a la muerte, se va componiendo un retablo de vidas desoladas que reflejan la España de mediados del siglo XX, una sociedad castradora donde las limitaciones del rol de la mujer y de las relaciones matrimoniales han creado una herencia que el espectador podrá reflexionar si aún está vigente.

El montaje es fruto del trabajo realizado durante 8 meses en uno de los talleres de interpretación impartidos en Sala Russafa y le dan vida Roma González, Anabel Gonmerlo, Alicia Lozano, Amparo Sospedra, José Enrique Pérez, José Pérez, Laura Yáñez, Sara Soler, Viqui Cervera, Joana Börsch, Lucía Galdón,  Susana Almendros y  Jorge López.

Gatacienta, de Amparo Vayá y Chema Cardeña. Sala Russafa.

Gatacienta, de Amparo Vayá y Chema Cardeña. Sala Russafa.

También dentro de la programación del V Festival de Talleres de Teatro Clásico se encuentra ¡Gatacienta! (5 de junio), una propuesta para el público familiar que propone nuevo acercamiento al cuento popular La Cenicienta desde un punto contemporáneo y muy gatuno

En 2013 se presentó esta obra escrita por Amparo Vayá y Chema Cardeña que ahora se reestrena, adaptada para ser interpretada por los alumnos de 6 a 12 años del Taller de Teatro para Niños del centro cultural. Nuevos papeles y tramas conforman a esta  revisión del cuento clásico en la que la protagonista es una gatita muy curiosa y feliz, poco  dispuesta a renunciar a su libertad y a sus amigos para casarse con Gatopríncipe. La propia Vayà dirige este montaje en el que 12 actores alevines dan vida a multitud de gatitos y ratoncitos, una divertida comedia especialmente recomendada para espectadores entre 4 y 10 años.

Siguiendo con la programación del festival, en las próximas semanas se estrenarán los montajes de Julio César (9-12 junio) y Macbeth (23-26 junio), fruto del Taller de Interpretación para postgraduados que dirige Chema Cardeña, en homenaje al cuarto centenario de la desaparición de W. Shakespeare.

La programación se completará en julio con el estreno de ‘El enemigo del pueblo’, un texto de H. Ibsen que en esta ocasión dirige Iria Márquez (1-3 julio). Y del espectáculo ‘¿Diez y ocho?’, una muestra del taller de Danza-Teatro Inclusiva de Sala Russafa que dirige Silvia Valentín.

El centro cultural dispone de un abono para poder disfrutar de los cuatro espectáculos para adultos por 18€, mientras que las representaciones por separado tendrán un precio de 6€ cada una y de 3€ para la función familiar.

Soñando Lorca, de Iria Márquez. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Soñando Lorca, de Iria Márquez. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Premios del Público

Esta semana se entregan los Premios del Público de Sala Russafa (5 de junio), una iniciativa que cumple cinco años y con la que se quiere dar voz y voto a los espectadores para que escojan las propuestas que más les han gustado de la programación ofrecida por el centro cultural, excluyendo las producidas o coproducidas por la sala o por Arden Producciones, compañía ligada a la dirección del teatro.

Durante toda la temporada, tras cada representación, el público puede participar puntuando de 0 a 10 el espectáculo que acaba de ver y depositar su voto en una urna. Al acabar la programación regular, se recopilan las papeletas de votación y se hace una media de la nota obtenida por cada propuesta. Las mejor puntuadas son las que conforman el palmarés de unos premios que reconocen al Mejor Espectáculo Valenciano, al Mejor Espectáculo Nacional, al Mejor Espectáculo de Danza, al Mejor Espectáculo para Niños y Niñas, al Mejor Trabajo Escolar y Mejor Colegio de los colegios asistentes a la campaña escolar y al Mejor Directo Musical. Unos galardones con los que colaboran Urban, Makma, Picadilly, C.C. Nuevo Centro, Edicions Bromera, Mondo Sonoro y el Restaurante Lamaldo.

Además, el propio público recibe el Premio al Mejor Espectador, que viene de escoger una al azar entre todas las votaciones recibidas. En este caso, el ganador recibe una entrada para el estreno de la siguiente temporada y una cena en Lamaldo. En el resto de premios, los colaboradores aportan el galardón, que no es más que un pequeño símbolo del merecido homenaje a unos profesionales de las artes escénicas que en la Comunidad Valenciana carecen de reconocimientos institucionales desde la desaparición de los Premios de la Generalitat y de los Premis Abril, otorgados por la profesión.

 

Hamlet se va a la India

Hamlet / Jaipur, de William Shakespeare, bajo dirección de Chema Cardeña
Ciclo de Compañías Valencianas
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 19 al 21 y del 26 al 28 de febrero de 2016

La ficción es un juego. Y, como tal, ha de permitir jugar con los personajes, moverlos de aquí para allá. Es lo que ha hecho Chema Cardeña en su personal versión Hamlet-Jaipur, que regresa a Sala Russafa dentro del ‘V Ciclo de Compañías Valencianas’, tras haber pasado por el Festival de Talleres de Teatro Clásico del centro cultural la temporada pasada, agotando las localidades y con una excelente acogida de la crítica.

En manos de Cardeña, el texto de Shakespeare da un magnífico salto temporal para trasladarse desde la corte monárquica de la Dinamarca anterior al cristianismo a la convulsa India del 1946. Y Hamlet se transforma en Harjinder, un joven que lucha por la independencia frente al Imperio Británico, al tiempo que se enfrenta al drama personal de asumir la muerte de su padre y sus consecuencias.

Escena de Hamlet / Jaipur, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Hamlet / Jaipur, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Para poder realizar esta versión, el director y dramaturgo ha creado un nuevo personaje, encargado de introducir la trama histórica. También ha adaptado el argumento original a la filosofía, religión y orografía hindús, haciendo desaparecer conceptos como el monoteísmo o los fantasmas, para incorporar otros más propios de esta cultura, como la conexión astral mediante la que se encuentran Hamlet/Harjinder y su difunto padre.

Todos estos cambios y una cuidada ambientación se ponen al servicio de la nueva lectura de esta historia que retrata como pocas la frágil frontera entre la lucidez de la locura. Un clásico del que estos días se estrena otra versión, esta vez firmada por la compañía Kamikaze, en el Teatro de la Comedia madrileño.

En Sala Russafa la encargada de llevarlo a las tablas es la formación Redola Teatre, creada a raíz de un curso de posgrado en interpretación para profesionales impartido en el centro cultural el pasado año cuya investigación culminaba, precisamente, con la puesta en pie de este montaje. Los jóvenes intérpretes Miguel De Aguilar, Pepe Mira, María Muñoz, Cristina Oliva, Raúl Pont, Miguel Serrano, Belén Tejedor, Omar Sánchez, José Ramón Torres y José Zamit se han constituido en compañía y vuelven de nuevo a las tablas de Sala Russafa. Del 19 al 28 de febrero permanecerá en cartel este valiente espectáculo para mayores de 18 años, en el que el cuerpo adquiere protagonismo, con desnudos en escena y un homenaje a la expresión corporal característica de las artes escénicas indias. Una oportunidad para disfrutar de un nuevo acercamiento a una de las más famosas y ricas tragedias de Shakespeare.

Escena de Hamlet/Jaipur. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Hamlet/Jaipur. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Hamlet-Jaipur cierra temporada en Russafa

Hamlet-Jaipur, de Chema Cardeña
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 25 al 28 de junio, 2015

Semana de despedidas para Sala Russafa. El centro cultural cierra su cuarta temporada y su Festival de Talleres de Teatro Clásico, una programación que del 5 al 28 de junio ha estrenado cinco propuestas para adultos y niños, piezas que retoman grandes obras y personajes de la literatura dramática para ofrecer nuevos y sorprendentes acercamientos.

El encargado de poner el broche a la cuarta edición del festival es Chema Cardeña, que del 25 al 28 de junio estrena Hamlet-Jaipur, una muestra de la atemporalidad y universalidad de la obra de Shakespeare. En esta ocasión, la tragedia se traslada de la corte medieval de Dinamarca a la convulsa India de 1946. Y Hamlet se transforma en Harjinder, un joven que lucha por la independencia frente al Imperio Británico, al tiempo que se enfrenta al drama personal de asumir la muerte de su padre y sus consecuencias.

Escena de Hamlet-Jaipur, de Chema Cardeña. Cortesía de Sala Russafa.

Escena de Hamlet-Jaipur, de Chema Cardeña. Cortesía de Sala Russafa.

Para esta versión, el director y dramaturgo ha creado un nuevo personaje, encargado de introducir la trama histórica. También ha adaptado el argumento original a la filosofía, religión y orografía hindús, haciendo desaparecer conceptos como el monoteísmo o los fantasmas, para incorporar otros más propios de esta cultura, como la conexión astral mediante la que se encuentran Hamlet/Harjinder y su difunto padre.

Los once actores del montaje forman parte de un taller para profesionales en el que, desde octubre, se ha profundizado en las técnicas interpretativas. Un perfeccionamiento que les ha permitido asumir el reto de adoptar la expresividad y los movimientos característicos de las artes escénicas indias, imprescindibles para ambientar el magnífico salto temporal y espacial de una de las más famosas y ricas tragedias de Shakespeare.

Con Hamlet Jaipur concluye el Festival de Talleres de Teatro Clásico y la IV temporada de Sala Russafa, de la que sus responsables ofrecen un balance positivo. Por el escenario del teatro han pasado 28 compañías de artes escénicas (18 de ellas valencianas, dando prioridad a la escena autóctona), que han ofrecido 137 representaciones de piezas para público adulto y familiar. Además, se han programado 23 conciertos de bandas también mayoritariamente valencianas.

Imagen promocional de 'Olvidando a Lear, de Mariola Ponce, espectáculo programado dentro del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa.

Imagen promocional de ‘Olvidando a Lear’, de Mariola Ponce, espectáculo programado dentro del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa.

Una oferta escénica de la que han disfrutado algo más de 16.000 espectadores. «Estamos muy contentos porque esta temporada, pese a todas las dificultades, hemos incrementado en cerca de 6.800 personas el público que ha venido a la sala», afirma Juan Carlos Garés, socio y gerente del centro cultural, quien remarca que en este recuento sólo se incluyen las propuestas programadas directamente por la sala. «Quedan fuera de estas cifras los asistentes a los más de 30 eventos, como galas benéficas, jornadas o encuentros que son fruto de la colaboración con iniciativas de calidad como Valencia Vibrant, Valencia Negra o Russafa Escénica, con las que hay una gran sintonía y que permiten que mucha gente pueda acercarse a nuestro teatro», remarca Garés.

Desde Sala Russafa se muestran satisfechos por haber logrado fidelizar al público en un momento de recesión en el consumo cultural y por lograr abrir una quinta temporada. «Este proyecto surgió en lo más crudo de la crisis económica y, aunque han habido momentos muy complicados, inesperadamente vamos a por nuestra quinta temporada. Así que estamos muy felices» afirma Garés quien se muestra esperanzado por los cambios en la orientación de las políticas culturales que puedan venir tanto a nivel nacional como local y autonómico.

Elenco de 'La dama boba', de Iria Márquez, espectáculo programado dentro del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa.

Elenco de ‘La dama boba’, de Iria Márquez, espectáculo programado dentro del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa.

La sala cerrará sus puertas tras el fin de semana para seguir trabajando en la programación de la próxima temporada, que arrancará a mediados del mes de octubre. Pero antes, en septiembre, volverá a ser sede de Russafa Escénica, un festival que nació casi al mismo tiempo que el teatro y con el que colabora desde sus inicios.

En esta edición, Sala Russafa acogerá las representaciones del espectáculo producido por el festival, La mejor familia del mundo, una propuesta de Eva Zapico. Además, la programación de Russafa Escénica recupera Réquiem, una de las piezas de Arden, la compañía fundadora de del centro cultural. Chema Cardeña vuelve a dirigir para la compañía valenciana Tito L’Efante esta comedia dramática sobre las relaciones familiares que ahora interpretan Raquel Ortells, Raúl Pont y Érica Molina.

Cartel de la obra 'Hamlet-Jaipur', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Cartel de la obra ‘Hamlet-Jaipur’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

 

El Rey Lear, en una residencia de ancianos

Olvidando a Lear, de Mariola Ponce
Festival de Talleres de Teatro Clásico
Sala Russafa
Sábado 20 y domingo 21 de junio de 2015, a las 20.00h

El Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa, que del 5 al 28 de junio programa nuevos acercamientos a obras y personajes clave en la historia de la literatura, acoge esta semana Olvidando a Lear (20 y 21 de junio) una interesante propuesta escrita y dirigida por Mariola Ponce que parte de El rey Lear y que es fruto del trabajo realizado con alumnos del Centro de Artes Visuales del Puerto de Sagunto.

«Cuando estábamos buscando ideas para el espectáculo, nos encontrábamos con noticias de personas que con su comportamiento y sus decisiones habían hecho mucho daño y nos preguntábamos qué sería de ellos cuando se hicieran mayores», recuerda Ponce, «nos interesaba plantearnos cómo reacciona alguien que ha sido malvado y que, con la edad, empieza a necesitar de los demás».

Cartel de la obra 'Olvidando a Lear, de Mariola Ponce. Cortesía de Sala Russafa.

Cartel de la obra ‘Olvidando a Lear, de Mariola Ponce. Cortesía de Sala Russafa.

Con este punto de partida, Ponce traslada a Lear, el famoso villano creado por Shakespeare, a una residencia de ancianos, a mediados del siglo XX, donde el alzhéimer le hace olvidar por momentos su crueldad, el daño que ha hecho, lo injusto que ha sido en el reparto de sus bienes… Y con el olvido, con su olvido, ¿ha de llegarle el perdón?

Cordelia aparece como una enfermera y el Conde de Kent se convierte en Dr. Kent, mientras que el protagonista se presenta como un hombre hecho a sí mismo, un déspota empresario que alterna episodios de lucidez y demencia, carcomida su memoria por la enfermedad y la vejez. Una versión que demuestra cómo los personajes creados por el maestro inglés pueden existir en cualquier época y contexto.

Tres alumnos que durante meses han profundizado en las técnicas interpretativas dan vida a este acercamiento al clásico de Shakespeare, absolutamente novedoso, que plantea un dilema en torno al valor de la palabra, el recuerdo y la condescendencia.

Futuras grandes estrellas

La programación del festival se completa esta semana con la demostración del Taller de Teatro para Niños que imparte la actriz y docente Amparo Vayà en Sala Russafa. Sus pequeños intérpretes suben a las tablas del centro cultural para contar la historia de ‘Una casa monstruosa’, una pieza terroríficamente divertida, escrita y dirigida por la propia Vayà.

Las futuras estrellas dan vida a seres espeluznantes, pero muy familiares, que viven situaciones hilarantes y sufren continuos enredos domésticos. Una propuesta para disfrutar con los monstruos de la casa de la que se realizará una única función el 21 de junio a las 12h, con un precio de 3€. Para el resto de la programación del festival se ofrece la posibilidad de disfrutar de los espectáculos con entradas simples (6€) o mediante un abono para cuatro representaciones a 18€.

Imagen de 'Olvidando a Lear', de Mariola Ponce. Cortesía de Sala Russafa.

Imagen de ‘Olvidando a Lear’, de Mariola Ponce. Cortesía de Sala Russafa.

Otelo en Sala Russafa

Ciclo Nueva Escena Valenciana
El moro de Venecia (Otelo), de Kalicnicta Teatre
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Viernes 27 y sábado 28 de marzo,  a las 20.30h, y domingo 29, a las 19.00h

El Ciclo de programación ‘Nueva Escena Valenciana», con el que Sala Russafa ha dado cabida desde el 30 de enero a propuestas de compañías autóctonas de reciente creación, se cierra con una pieza de Kalicnicta Teatre.

Este grupo, integrado por 11 jóvenes actores, se ha creado a raíz de uno de los talleres de interpretación de postgrado de Sala Russafa, destinado a profesionales de las artes escénicas e impartido por Chema Cardeña, director del área docente del Centro Cultural.

Una formación de siete meses en la que se tocaron diversas áreas y que tuvo como trabajo final  ‘El moro de Venecia (Otelo)’, montaje que formó parte del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa la pasada temporada.

Gracias a la buena acogida del público, los estudiantes se decidieron a constituirse en compañía y a mover esta obra, que del 27 a 29 de marzo podrá verse de nuevo en el teatro de Ruzafa, antes de salir de gira a ciudades como Sagunto. Un reestreno que coincide con el Día Internacional del Teatro, que el centro cultural celebrará leyendo el manifiesto de 2015 por las Artes Escénicas, escrito por el director polaco Krzysztof Warlikowski.

Toni Lloréns, Jaime Vicedo, Eusebio Játiva,  Azucena Abril, Lucía Abellán, Mª José Crespo, María Part, Fran de la Torre, María Poquet, Patricia Pérez y Sandra Perelló son el elenco de este novedoso acercamiento al texto de Shakespeare, dirigido por Cardeña, en el que se da especial relevancia a la expresión corporal y la danza.

Fotograma del 'Otelo' de Orson Welles, que la Sala Russafa acoge en versión de Kalicnicta Teatre.

Fotograma del ‘Otelo’ de Orson Welles, que la Sala Russafa acoge en versión de Kalicnicta Teatre.

Numerosas versiones, tanto en las óperas de Verdi y Rossini, como en el cine, de la mano de directores como Orson Welles (1952), Oliver Parker (95) o Hammudi Al-Rahmoun en una película española de 2012, han popularizado esta tragedia shakesperiana. Sin embargo, Cardeña propone un montaje diferenciado, en el que, partiendo de la simbología animal, se recrea un mundo en el que dominan los instintos y emociones más primitivas.

Un oso, un caballo o una serpiente, por ejemplo, inspiran la creación de personajes y se reflejan en el modo en que los actores dan vida a Desdémona, Otelo y al resto de personajes que interfieren en esta historia pasional, llena de manipulación e intrigas. Una potente historia, marcada por los celos y la codicia, dos de los sentimientos más irracionales y poderosos, capaces de animalizar a cualquier individuo.

Escena de 'El moro de Venecia (Otelo), de Chema Cardeña, por Kalicnicta Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘El moro de Venecia (Otelo), de Chema Cardeña, por Kalicnicta Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Nueva Escena Valenciana con ‘Romeo x Julieta’

Ciclo Nueva Escena Valenciana
Romeo x Julieta, de Chema Cardeña
Producen Verona Teatro y Sala Russafa
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 30 de enero al 8 de febrero, 2015

Sala Russafa inicia esta semana el Ciclo Nueva Escena Valenciana, una programación concebida para que compañías locales de nueva creación puedan mostrar la calidad de sus trabajos. «Cuando la programación de los teatros y salas públicas es tan escasa, creemos que es fundamental que la iniciativa privada apoye a la escena valenciana» apunta Juan Carlos Garés, director del centro cultural de Ruzafa. «Por eso hemos creado este ciclo, con voluntad de continuidad, para que compañías casi recién nacidas tengan la oportunidad de exhibir sus propuestas en un escenario y con una programación regular», subraya Garés.

La compañía Verona, creada por los actores y actrices de uno de los talleres de postgrado para profesionales de Sala Russafa, es la primera en abrir un ciclo que durará hasta el 29 de marzo y en el que participarán cuatro formaciones.

Después vendrá la compañía CanallaCo, que presenta una versión larga de la pieza ‘Poetas del Amor Hermoso’ (del 19 al 22 de febrero) que exhibieron en la pasada edición de Cabanyal Íntim. Continuará el ciclo con La Calva Producciones, quien representará una versión extendida del espectáculo ‘Fracasadas’ (27 y 28 de febrero), con el que participaron en la última edición del festival Russafa Escénica.

Y cerrará la programación la compañía Kalicnicta Teatre, también surgida de uno de los talleres de interpretación de postgrado de Sala Russafa que interpretará una versión de ‘El moro de Venecia (Otelo)’ (del 27 al 29 de marzo).

Escena de Romeo x Julieta, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Romeo x Julieta, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El amor hippie de Romeo y Julieta

«Haz el amor y no la guerra», parece ser el mensaje que Chema Cardeña lanza a Capuletos y Montescos en ‘Romeo x Julieta’, la propuesta que esta semana arranca el nuevo ciclo de programación de Sala Russafa. Se trata de una adaptación dirigida por Cardeña que nació la temporada pasada, dentro del tercer Festival de Talleres de Teatro Clásico, y que ha sido revisada y preparada para su lanzamiento como espectáculo.

Ahora, convertidos en compañía, los jóvenes actores Azucena Hernández, Érica Molina, Iván Cervera, Jaime Vicedo, Joss Doménech, José Ramón Torres, Nieves Soria, Nina Romero, Omar Micó, Victoria Ruíz, Omar Sánchez, Silvia Valero y Raquel Ortells dan vida a un particular acercamiento al popular romance prohibido.

Alejándola de opulentos castillos del siglo XVI y apoyándose en una cuidada ambientación musical, la trama se traslada al movimiento Flower Power de los 70′, cuando el cuero, los chalecos de flecos, las faldas vaporosas y las flores acapararon el protagonismo. Cuatro siglos separan al clásico de Shakespeare del movimiento hippie, aunque comparten inquietudes y valores como la tolerancia o la paz, en los que se basa este montaje colorista, lleno de fuerza y libertad, que ofrece una nueva perspectiva sobre la historia de amor más famosa de la literatura universal.

Escena de Romeo x Julieta, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Romeo x Julieta, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Sala Russafa: reinventando los clásicos

III Festival de Talleres de Teatro Clásico
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Hasta el 6 de julio

La enseñanza del arte dramático es una de las facetas de la Sala Russafa, un foco cultural en el barrio del mismo nombre que lucha contra viento y marea para aguantar el tirón de la crisis. A sus aulas han acudido este curso 76 alumnos de los que 24 son menores, un número superior a los anteriores, que demuestra que la afición crece.

Fruto de esa labor pedagógica es la tercera edición del Festival de Talleres de Teatro Clásico, que se celebra hasta el 6 de julio. “Difundir el teatro de corte clásico es uno de los motivos por los que creamos Sala Russafa, junto a la voluntad de apoyar a las nuevas generaciones de la escena valenciana, tanto en la formación como en la exhibición”, explica Chema Cardeña, director del Festival.

Figuras imperecederas y dramas eternos protagonizados por Don Juan, Otelo o Romeo y Julieta han sido reinventados para adaptarlos  al público contemporáneo de forma que su esencia cale y perdure. Beber en estas caudalosas fuentes  de sabiduría y conocimiento del alma humana es la base de la formación actoral que durante cinco meses ahonda no sólo en las técnicas de interpretación, sino también en otros aspectos del oficio. Así, los estudiantes deben escribir o reescribir textos para los personajes que interpretan, diseñar el vestuario, el cartel o escenografía de las piezas, entre otras de las muchas tareas relacionadas con el montaje de una pieza.

Integrantes de la compañía que representa 'Otelo'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Integrantes de la compañía que representa ‘Otelo’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

“El trabajo es muy distinto al que se realiza para un montaje teatral al uso, aquí hay mucho más tiempo y los actores tienen una implicación mayor en el resultado final”, dice  Cardeña. “Esto hace que las obras sean arriesgadas y rupturistas con el concepto más conservador de representación, llevando al escenario la investigación que en muchas ocasiones precede a la creación de un espectáculo”.

El cartel de esta tercera edición del Festival  incluye cuatro montajes: uno de actores aficionados, dos de profesionales y una compañía invitada.  El primero, Don Juan de tod@s se representó del 12 al 16 de junio, una pieza en la que conviven todos los Don Juanes que crearon Molière, Zorrilla, Lord Byron o Tirso de Molina.

Fiesta Shakespeare

Seguirán distintas versiones y adaptaciones de piezas de William Shakespeare, coincidiendo con la celebración del 450 aniversario del nacimiento del autor inglés. Romeo x Julieta, del 19 al 22 de junio, sitúa la apasionada historia de amor imposible en el Flower Power de los años setenta, en una comuna hippie que prepara la representación de los amores prohibidos entre los Capuleto y Montesco. Los alumnos del taller  llevan a las tablas un montaje novedoso, apoyado en la música de la época, que va mostrando paralelismos entre lo que ocurre en la comuna y lo que viven los personajes de la pieza más popular del dramaturgo inglés.

La tercera propuesta es El moro de Venecia (Otelo), del 26 al 29 de junio, cuando se cumplen más de 400 años desde su primera representación. Un nuevo acercamiento a esta pieza en la que tiene especial relevancia la expresión corporal y la danza. Los integrantes del curso de interpretación para profesionales de Sala Russafa parten de la simbología animal para recrear un mundo en el que dominan los instintos y emociones más primitivas.

El Festival culmina con la compañía de Teatro de Sombras Avoramar. Mariola Ponce y Vicent Ortolá (Teatres de la Llum) dirigen a un grupo de discapacitados físicos e intelectuales que encuentran en las artes escénicas una herramienta para integrarse, expresando inquietudes y aptitudes a través de su experiencia de la interpretación. Por tercer año consecutivo visitan el Festival, en esta ocasión con Enfadados con Shakespeare (6 de julio), un montaje en el que todos los miembros de la compañía aportan su particular visión de las emociones encontradas que tan bien supo retratar el autor inglés a través de sus personajes.

Sala Russafa pone a disposición del público un abono por 18€ para disfrutar de las cuatro propuestas de este Festival en el que se espera alcanzar el éxito de anteriores ediciones, con llenos prácticamente diarios. “Los espectadores tienen la oportunidad de descubrir nuevos talentos y de acercarse a piezas y personajes clásicos desde puntos de vista muy distintos a lo habitual” explica su director. “Al mismo tiempo a los actores, les damos lo fundamental: la opción de que les vean haciendo su trabajo”., concluye Cardeña.

Escena 'Romeo y Julieta'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena ‘Romeo y Julieta’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Bel Carrasco