Dilema criminal en tono hilarante

Todos queríamos matar al presidente, de Ana Ramón Rubio
Reparto: Ana Caldas, Jaime Reynolds, Fede Rey, Juan Manuel Gurillo,
María Albiñana
Producción: Miguel Cañizares
España. 2017

‘Todos queríamos matar al presidente’, de la directora Ana Ramón Rubio, confluye en el inicio con un suceso de la novela ‘Crimen y castigo’, de Fiodor Dostoyevski. Un elemento narrativo, también, origen  de varias  películas del director Woody Allen, como  son ‘El sueño de Cassandra’ (2007), ‘Delitos y faltas’ (1989), ‘Match Point’ (2005) y ‘Scoop’ (2006).

En ambos relatos, ‘Crimen y castigo’ y ‘Todos queríamos matar al presidente’, la trama se desencadena tras el asesinato de un ser vil, mísero y despreciable, y el  dilema moral que plantea dicho asesinato.

Fede Rey en una imagen de la webserie 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Fede Rey en una imagen de la webserie ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Así, en ‘Crimen y castigo’ el origen de la novela se halla en la muerte de una vieja usurera. Una vieja descrita, por uno de los personajes, como “achacosa, necia, estúpida, mala, un ser que no es útil a nadie, sino por lo contrario hace daño a todo el mundo”. Y, en ‘Todos queríamos matar al presidente’, la historia se inicia con el asesinato del presidente del gobierno. Un presidente descrito por todos los personajes como un ser corrupto, lujurioso, ruin, pusilánime, oportunista, soez. Un presidente caracterizado por una falta de ética tanto en el ejercicio de su actividad política, como en su vida privada.

Por tanto, ambos personajes, la vieja y el presidente, activan el instinto asesino de sus compatriotas. El estudiante, uno de los personajes de la novela de Dostoyevski, dice: “(…) en cuanto a esa maldita vieja, sería capaz de matarla y robarle sin el menor escrúpulo de conciencia”.

Imagen de la webserie 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Imagen de la webserie ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Una camarera, uno de los personajes de la webserie de Ana Ramón Rubio, señala: “Lo que deberíamos hacer es aprovechar este momento que Dios nos ha dado para cargárnoslo”. Pero ese deseo de llevar a cabo un acto criminal plantea en los personajes de ambos relatos una disyuntiva moral: ¿es justificable el asesinato de un ser maligno, que es un azote para sus semejantes?

La respuesta dada por los personajes es de una clarividencia instintiva: sí, puesto que dicho asesinato será un bien para la humanidad. Una respuesta sustentada en el hecho de que el acto criminal no va a tener ninguna consecuencia policial, ni judicial para quien lo comenta.

Ahora bien, que el asesinato de la vieja usurera de ‘Crimen y castigo’ y el asesinato del presidente de ‘Todos queríamos matar al presidente’ no tenga, en principio, consecuencias policiales, no supone que no tenga efectos en los personajes. Todos sabemos que Raskolnikov, el protagonista de Dostoyevski, es invadido por una terrible “angustia de culpabilidad” que domina su espíritu hasta la locura.

Cartel de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Cartel de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Y ¿qué impresión va a causar en el ánimo de Rosana, la protagonista de la webserie, la muerte del  presidente? Rosana, al contrario de Raskolnikov, no queda atrapada en la tela de la culpabilidad y el remordimiento, sino en el miedo de poder ser descubierta y condenada por asesinato. Un miedo que le lleva a comportamientos y pensamientos disparatados y absurdos.

En este punto, la rítmica comedia de Rubio se bifurca del intenso drama de Dostoyevski. Pero, como dice muy bien Woody Allen, la comedia es tragedia más un poco de tiempo; sólo hay que esperar el momento oportuno para que la tragedia se convierta en comedia.

‘Todos queríamos matar al presidente’, la segunda premiada wedserie de Ana Ramón Rubio, tiene un ritmo trepidante que procede de todos los elementos estéticos y narrativos del relato. La puesta en escena, la interpretación, los diálogos, la música, el montaje, se amalgaman para sostener el hilarante suspense de la historia en cada capítulo, de los cuatro presentados en el preestreno en la Fábrica de Hielo de Valencia. Rubio ha conseguido que el drama del suspense de ‘Todos queríamos matar al presidente’, como la de su primera webserie, ‘Sin vida propia’, se acople al tono hilarante de la comedia.

Imagen de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Imagen de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Begoña Siles

El Muv! se traslada al Cabanyal

Muv! Circuito Música Urbana Valencia
Siete espacios del barrio del Cabanyal. Valencia
Del 11 al 13 de noviembre de 2016

Después de la primera edición del Muv! en el Barrio de Russafa el año pasado,   que supuso la presentación de este proyecto cultural en la ciudad de Valencia, Muv! Circuito Música Urbana Valencia traslada su sede al barrio del Cabanyal-Canyamelar con la intención de convertirse en un proyecto itinerante que se desarrolle en próximas ediciones en diferentes distritos de la ciudad.

Por la primera edición pasaron más de 5.000 personas como público asistente y colaboraron más de 300 músicos y artistas siendo una de las propuestas más relevantes del circuito musical local y con un objetivo claro en el desarrollo de la música en directo en el espacio urbano promocionando la escena musical y fomentando su diversidad y creatividad.

En esta segunda edición la idea es reproducir esta formula en los espacios culturales colaboradores del Cabanyal potenciando el dinamismo cultural en este barrio a través de un gran circuito musical donde conocer los proyectos más relevantes que se están desarrollando a nivel local, descubrir nuevas propuestas y estructurar un dialogo entorno al desarrollo de la música en la ciudad.

Arthur Caravan en el Muv! 2016.

Arthur Caravan en el Muv! 2016.

Ya se pueden adquirir en la web del Festival los pases para la programación de 26 conciertos y actividades que se desarrollarán los días 11,12 y 13 de noviembre en 7 espacios del Cabanyal, tales como La Fabrica de Hielo, el Teatro El Musical, las Sociedades Musicales Poblats Maritims, Ateneu Mercantil y Unión de Pescadores, no hay nada mejor que 27 amigos, y La Carbonera, así como  diferentes locales colaboradores, que conformarán los espacios escénicos donde desarrollar la programación y las diferentes actividades.

De nuevo el Festival sirve de contexto para que algunos artistas presenten su nuevo trabajos como es el caso de Arthur Caravan, Mireia Vilar o Ales Cesarini, o que presenten proyectos que se estrenan dentro el Festival como el proyecto presentado por el pianista Albert Sanz ‘Playground/ Pati de col.legi’ o ‘Decades of Gospel: Tributo a las raíces de la música Afro‑americana’ con la cantante estadounidense  Erin Corine acompañada del Coro Alameda.

Este año, además, se incorpora a la programación artistas de otros territorios como Martirio que celebra su 30 años de carrera en un concierto especial, Alba Molina que presenta un disco Homenaje a Lole y Manuel o la banda de afro-beat catalana Moya Kalongo.

Dentro de las propuestas más novedosas estarán presentes alguno de los Finalistas de Sona la Dipu 2016 como The Saltitos, Candela Roots o la banda ganadora de este año Meridian Response, junto a artistas que representan la diversidad musical de la ciudad como La Ranamanca, el grupo de Swing femenino Nina Dinamita y la Swing Milicia, La Trocamba Matanusca junto con el colectivo Barak Circ y artistas de diferentes estilos  como Pau Alabajos, Grup Instrumental, Arcana Has Soul, Orquesta Filarmónica Martín i Soler o Latino & Berenguer Quintet, entre otros.

Viktorija Pilatovic en el Muv! 2016

Viktorija Pilatovic en el Muv! 2016

El Muv! también quiera visualizar una escena importante que surge de multitud de músicos de diferentes procedencias instalados en Valencia y que han desarrollado sus proyectos musicales en esta ciudad como la cantante lituana Viktorija Pilatovic, el batería Mariano Steimberg’s con su banda de soul/funky  Steimberg´s Groove Ensemble o el guitarrista Orlando Bonzi con su proyecto Mano de Gato.

Como actividades paralelas, destacan para el público familiar e infantil diferentes conciertos como la presentación del proyecto María Ganduleta o talleres musicales de introducción al jazz o a la música Gospel y un encuentro con representantes del sector e instituciones bajo el título Pot ser València una Music City?, así como una exposición de fotos con los principales fotógrafos de la escena musical valenciana. Se podrán realizar durante el evento visitas guiadas por el Cabanyal-Canyamelar dinamizadas por la Plataforma Salvem El Cabanyal.

El Festival realizará una fiesta de presentación el día 13 de octubre con un concierto en el Ubik Café con el proyecto Green Onions, formado por músicos de bandas como Johnny B. Zero, Badlands, Vinewlatz o La Hora del Té.

Los pases disponibles para acceder a los conciertos estan a partir del 28 de septiembre disponibles on line en la web del Festival www.muvfest.org  y del 7 al 13 de Noviembre se habilitará una Taquilla en el espacio cultural La Col.lectiva en la c/ Cura Planelles, 2,  en el  Cabanyal.

Cartel del Muv! 2016

Cartel del Muv! 2016

En la Intimidad del Cabanyal

VI Festival Cabanyal Íntim
Art en viu a l’interior de les cases del barri
Diferentes casas del barrio del Cabanyal de Valencia
Del 5 al 15 de mayo de 2016

Estoy seguro que mucha gente de Valencia no ha transitado por las calles que conformaban la ampliación de Blasco Ibáñez, lo que algunos llaman la zona cero. Esa zona que pretendía ser devastada por excavadoras implacables, comandadas por el gobierno municicipal en un plan urbanístico que de haberse realizado, hubiera pasado a la historia como una insensatez. Es normal que la gente no pasee por esas calles, no son turísticas ni mucho menos, pero si no las pisas no puedes conocer la esencia de un barrio que pedía a gritos ayuda para no ser arrasado.

Al calor de esta situación nacieron muchas iniciativas para visibilizar el Cabanyal, darle voz a los sin voz y manifestar su sentimiento de pertenencia a la ciudad, no como un simple apéndice playero, sino como parte fundamental y fundacional de ella. Entre las propuestas que contribuían a esa labor estaba Cabanyal Portes Obertes, que bajo la idea de ver las casas que jalonaban el barrio, existía otra idea más profunda si cabe: la de lograr que la gente se paseara por el barrio buscando las susodichas casas y vieran por sus ojos, sin paliativos ni informaciones interesadas, cómo estaba el barrio, en qué situación de postguerra se estaba quedando, en definitiva, concienciar a los valencianos, cosa que no hacía la difunta Canal 9.

Cabanyal Íntim. Fotografia: Lorena Riestra.

Cabanyal Íntim. Fotografia: Lorena Riestra.

El arte, en su más pura esencia, cubrió el barrio con su manto de la mano de Cabanyal Íntim, quizás la propuesta más interesante, sugestiva y emocional de cuantas hayan poblado la barriada. Llevar el microteatro a espacios no convencionales, despojarlo del oropel de una sala o de un increíble hall. Llevarlo a las casas del barrio de forma literal. El objetivo: pues varios. El primero era visibilizar el barrio, en aquel momento los vecinos, con la necesaria aparición de Salvem el Cabanyal, estaban en lucha contra el consistorio, una lucha por su casa, su barrio y su dignidad. En segundo lugar llevar el arte a una zona que se creía muerta, pero que contenía el mayor número de actividades contraculturales de la ciudad. Y en tercer lugar, crear un espacio diferente de arte.

El espíritu del festival se aposenta en realizar obras en espacios no convencionales, y de paso ver, en petit comité, la singularidad del microteatro en casas que de otro modo no podrías disfrutar, pues son particulares. En esta edición, la sexta, decidimos adentrarnos en el festival, y lo hicimos de la mano, casi literal, de Esther Melo, la cual nos trató de un modo fantástico. Solo pudimos asistir a una jornada, pero bastó para imbuirnos del ambiente y la energía creada alrededor de él.

El lema de éste año no podía ser más profético: ‘El Porvenir’. Ese porvenir que esperemos le sea bueno al barrio, y de paso al resto de barrios de Valencia (no podemos olvidar la situación, por ejemplo, de Nazaret). El punto de quedada fue en La Colectiva, un antiguo colegio del barrio, en plena zona de la ampliación, donde se congregaba la gente para comprar las entradas anticipadas o para tomarse algo. Huelga decir que en La Colectiva se reúnen varias asociaciones, y que juntos procuran ofrecer un servicio al barrio para que esté mejore.

Imagen del espetáculo de Toni Aparisi e Iris Pintos. Fotografía: Lorena Riestra.

Imagen del espetáculo de Toni Aparisi e Iris Pintos. Fotografía: Lorena Riestra.

De allí nos vamos a La Fábrica de Hielo, una antigua fábrica reconvertida en un lugar de ocio, con actuaciones en vivo y exposiciones, todo eso junto al mar. Allí nos esperaban Toni Aparisi e Iris Pintos, éramos apenas seis personas en un espacio reducido, en la sala de exposiciones. Toni Aparisi es uno de los bailarines más importantes del país, logró en los pasados premios MAX siete de las nueve Manzanas a las que optaba por ‘Pinoxxxio’. En esta ocasión venía al festival con algo más pequeño, más íntimo (concepto capital en el evento) pero igual de intenso. “¿Qué está por venir?”, cinco escenas: “el sustento, la soledad, el amor, el tiempo y la muerte”, cargadas de drama, amor y algo, por qué no, de humor.

Como dato que demuestra la importancia de la interacción con el público, al finalizar la actuación los bailarines nos ofrecieron la posibilidad de ensayar las escenas con ellos entre semana, y así poder bailarlas en otra función con ellos. De allí volando, y por el camino viendo los estragos que ha sufrido el barrio, hacia una casa particular. La esencia misma del festival. Escaleras empinadas, poca gente, una escena a escasos centímetros de la cara. ‘Fxxk Revolution’ es una obra que nos lleva a la habitación de un prostíbulo, nos introduce en lo que sucede cuando la puerta se cierra y la chica se queda a solas con el cliente. Y sucede el desconcierto y el dolor de ser alquilada, de ser vendida.

Imagen de uno de los espectáculos de Cabanyal Íntim. Fotografía: Lorena Riestra.

Imagen del espectáculo FXXK Revolution. Fotografía: Lorena Riestra.

La obra, pero sobre todo sus intérpretes, nos dejan boquiabiertos, miro a mi alrededor, estoy en una buhardilla pequeña, se escuchan los gritos de los niños en la calle y puedo sentirme especial, exclusivo. Asistir a una obra en un espacio no convencional, como es la buhardilla de una casa, de la casa de alguien, no de la tuya, es una sensación emocional diferente. Gracia Hernández como prostituta está genial, nos descubre una paleta de sentimientos que navegan por aguas procelosas a un ritmo frénetico, de la rabia al miedo, del miedo al desbarajuste. Vicent Domingo da miedo, él es el cliente, el hombre que paga, que manda, el que puede hacer cualquier cosa, y eso da miedo.

No podemos olvidar la complicación organizativa que supone disponer de tantos, y muy variados, espacios donde se desarrolla la actividad. Es difícil coordinar voluntarios, espectáculos y cuadrar bien los horarios, que nada se pierda por el camino, y eso los creadores del festival lo tienen muy en cuenta y trabajan para que la organización funcione, que no hayan fallos, porque aún pareciendo fácil, todo se torna complejo cuando el laberíntico barrio lo desconoces o cuando las prisas te pueden hacer llegar tarde a algún evento. Muy buen trabajo por la organización que minimiza esos aspectos al máximo.

Imagen de uno de los espectáculos de Cabanyal Íntim. Fotografía: Lorena Riestra.

Imagen de uno de los espectáculos de Cabanyal Íntim. Fotografía: Lorena Riestra.

Otro detalle, que parece nimio pero no lo es, tiene que ver con el programa de mano, pues en cada espectáculo nos informan de si existe acceso para discapacitados o no, recordando que los espacios son lo que son y está bien disponer de dicha información para no asistir a un evento al que no se pueda acceder, facilitando así una mejor planificación de qué ver mucho más sencilla. Y mientras pienso esto, nos tenemos que volver a ir, por el camino vemos casas derrumbadas, solares, niños medio desnudos jugando en la calle, coches abandonados, olores pútridos. Las ruinas y desolación de una guerra que no ha llegado a su fin.

Y nos queda el plato más especial, el más curioso y obsceno. ‘Territorio Performance’ en el Teatre El Musical. Alto Voltaje Escénico era siete escenas, en tres horas, nosotros sólo vimos tres de esas representaciones. ‘El Bello de mi pierna’ de Colectivo Baguena, nos metía de lleno en los roles hombre-mujer con una escenografía escasa y minimalista. Nos encontrábamos en uno de los pasillos del teatro con unas cristaleras que le daban un aire más frío, más insensible, algo que entroncaba perfectamente con la performance. ‘El Ciclo de la Lucha’ fue una maravilla, Odette Fajardo estaba sentada en uno de los huecos que no están techados y allí fue contándonos con dolor el sufrimiento de un barrio, de un mundo que se muere, o que dejamos que se muera. En su performance comenzó a llover, de forma tímida, lo cual impregnaba de algo místico a la actuación.

Por último, en la Plaza del Rosari ‘Input/output (work in progress’ de Jaume Nieto, impactante como pocas. Pero hubo algo antes de que Jaume comenzara con su espectáculo, y es que un niño se colocó en el centro del círculo creado ex profeso para la performance, y comenzó a cantar y a bailar. Era un espontáneo que al principio se reía de todo, pero al que le fue cambiando la cara a medida que avanzaba la interpretación. El niño preguntaba y se interesaba, no estaba allí riéndose de nada, ya no, solo admiraba lo que sucedía con el misterioso personaje. Quizás fue un impacto para él, algo que desencajó su psique y se la recolocó de modo diferente,  entendiendo que a través de la cultura y las artes escénicas las mentes se pueden transformar, y ¿por qué no también el barrio?

Imagen de uno de los espectáculos de Cabanyal Íntim. Fotografía: Lorena Riestra.

Imagen de FXXK Revolution. Cabanyal Íntim. Fotografía: Lorena Riestra.

Javier Caro

Cabanyal Íntim en las casas del barrio

Festival Cabanyal Íntim
Barrio del Cabanyal en Valencia
Del 5 al 15 de mayo de 2016

Una veintena de espectáculos inéditos teatralizarán este fin de semana el barrio del Cabanyal con la inauguración el jueves de la 6ª edición del Festival Cabanyal Íntim, que lleva las artes escénicas de vanguardia al interior de las casas de este antiguo barrio de pescadores.

En su afán de dinamizar, rehabilitar y dar a conocer el patrimonio histórico del Cabanyal, el festival abrirá sus puertas a las 20.00h con una fiesta de inauguración en la Fábrica de Hielo (C/ Pavía, 37), edificio icono del barrio recientemente recuperado en el que antiguamente se producía el hielo para el negocio del pescado que se desarrollaba en la zona. Con La Diva como maestra de ceremonias, el festival desplegará la Passarela Cabanyalera Fashion, show performance de joyería artística y piezas corporales a cargo de Anna Maria Staiano, que presentará CorpoREacción. Un desfile al que le seguirá la acción nómada ‘Reliquias’ de Rosa Borredá, la música de Chiminchangs Comedy Band y que culminará con la actuación de DJ Bizarre.

Trinacria.

Trinacria. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim. 

La fiesta escénica más ecléctica

El festival más íntimo de la ciudad llenará las casas del barrio y otros espacios singulares este fin de semana -viernes 5, sábado 6 y domingo 7- y el próximo -jueves 12, viernes 13, sábado 14 y domingo 15- con el teatro más experimental y vanguardista. Propuestas multidisciplinares que prometen ser más que teatro, experiencias.

La finlandesa Anna Kurikka y la holandesa Ita Aagaard nos invitan a conocer la vida contemporánea de las ciudades desde el punto de vista de un pájaro a través de la poesía textual y visual de su pieza ‘Vidas en conserva’. La cía Las Libélulas nos adentra en la problemática actual de los desahucios con ‘La pluma y el martillo (belleza en la catástrofe)’, mientras que Transfermove nos ofrece una reflexión a través de la danza contemporánea sobre las preocupaciones universales del ser humano en ‘¿Qué está por venir?’

La Cía Mirmidones nos abre la habitación de un prostíbulo con ‘FXXK Revolution’ para mostrarnos todo lo que allí sucede, y Rafa Segura y Carla Chillida nos animan a desafiar el Miedo por venir en un espectáculo en el que un actor y una actriz cometen los máximos delitos posibles de la sección terrorista de la Ley Orgánica del Código Penal.

Las italianas Rita Deiola y Linda Vitolo proponen una historia sobre inmigración, ‘Trinacria’, para sumergirnos, desde la belleza, en la gesta de los desplazados y la acogida de inmigrantes en la isla de Sicilia, y Pilar Martínez presenta ‘Las madres presas’, una historia real que recupera la memoria de dos familias represaliadas por la dictadura.

Pimentó Show. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Pimentó Show. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Articuladas en el humor más irreverente y surrealista son las propuestas del transformista Miguel Vicente Clager, que nos descubre con su mezcla de performance, cabaret y vodevil ‘La puerta de atrás’, y el espectáculo de la Cia. Ma Elles que aterriza en festival con su ‘Pimentó show’.

El teatro familiar de objetos, sombras y gestos llega de la mano de Vudú Teatro para trazar la historia heroica por excelencia, ‘La odisea (de andar por casa)’, a través de los ojos de un adulto que entra y sale de los personajes con objetos que cobran vida. Y en clave cómico musical, la cía Bandada ofrece un concierto escénico para toda la familia en el que una coral de payasas se interroga sobre ‘Dónde está Merçe?’, la gran soprano desaparecida.

En su apartado de Íntims a la nit, Versonautas presenta un viaje sonoro y divertido que fusiona y traspasa los límites entre música y poesía en ‘Ama tu ritmo’; Cristina Soler recorre los escenarios de la niñez con la poesía dramatizada ‘De silenci i terra’; y personas migradas de diferentes procedencias compartirán con el público sus experiencias sobre inmigración y discriminación a través de los monólogos cortos, Visibilizando a las y los invisibles’, que pone en escena el colectivo Valencia Acoge.

Las madres presas. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Las madres presas. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Caminar como práctica artística y estética

El festival propone este año tres Paseos por el Cabanyal, recorridos para conocer y descubrir desde diferentes miradas y ángulos este conjunto histórico protegido, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1993. El italiano Marco Ranieri planea en su ‘Herbario urbano’ una ruta que descubre cómo los solares y las calles sirven de corredor biológico para numerosas especies vegetales. Domingo Chinchilla nos convida en su intervención urbana poética ‘Passeig’ a caminar por un barrio lleno de detalles que nos pasan desapercibidos. Y un paseo por este antiguo pueblo de pescadores, sus calles y el modernismo popular de sus casas es lo que nos sugiere la guía de turismo Marga Alcalá en ‘Paseando el Cabanyal’.

El festival presenta el sábado 7 de mayo la 2ª edición de Territorio Performance, espacio de experimentación y de vanguardia escénica que este año desembarca en las entrañas del Teatro El Musical. Siete artistas y/o colectivos procedentes de la geografía nacional e internacional habitarán con sus acciones performáticas el hall, las salas de ensayos, oficinas e incluso los cuartos de baños del teatro.

Junto a la programación, el festival ofrece una serie de actividades paralelas y gratuitas como ‘Green guerrilla’, propuesta del colectivo Cabanyal Horta que anima al espectador a colaborar en la creación de un huerto vertical para el barrio. Los amantes del séptimo arte pueden disfrutar, por su parte, de los Cinema fórums: ‘L’ovidi: el making off, proyección de la película que nunca se hizo’, producida por “Aire de Cine” e interpretada entre otros por Eduard Fernández y Rosana Pastor, y ‘Cine porvenir: política(s) de un cine porvenir’, una invitación a convivir y “conbeber” en un encuentro en el que las imágenes nos piensan y configuran.

FXXK Revolution. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

FXXK Revolution. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

“La corrupción valenciana proviene del franquismo”

València sic transit, de Francesc Bayarri
Companyia Austrohungaresa de Vapors

La ciudad de Valencia es escenario de un juicio sumarísimo a la Transición española en la última novela del periodista y escritor, Frances Bayarri, ‘València sic transit’, presentada el jueves 7 de abril en la Fábrica de Hielo, que inaugura un nuevo sello editorial Companyia Austrohungaresa de Vapors. El relato repasa cuatro décadas de historia desde el crepúsculo del franquismo a la celebración de la Copa América y mezcla personajes reales con otros imaginarios. “No es una novela política, sino una narración sobre la inconsistencia de una vida humana y la perplejidad ante los movimientos de la Historia”, dice Bayarri. “Sus principales personajes son a menudo ridículos, casi siempre alcohólicos, a veces drogadictos, y en ocasiones suicidas. Una galería de caracteres donde se puede reconocer la caricatura de una generación”.

Francesc Bayarri (Almàssera, 1961) es autor de las novelas ‘L’avió del migdia’, premio Valencia de Literatura 2001; ‘Febrer’ (2004); ‘Cita en Sarajevo’, premio de los Escritores Valencianos de 2007. Ha participado en los libros colectivos ‘Nosaltres, exvalencians y País Valencià’, segle XXI. Actualmente es jefe del Gabinete de Prensa de la Universitat de València. Antes de incorporarse a la Universitat, en 1996, trabajó como periodista en varios medios.

Cubierta del libro 'València sic Transit', de Francesc Bayarri.

Cubierta del libro ‘València sic transit’, de Francesc Bayarri.

Se han vertido un sinfín de opiniones sobre la Transición tanto a favor como en contra. ¿Cuál es su ‘juicio sumarísimo’ a este proceso?

Creo que hay dos grupos de opiniones. Las generadas desde el poder, que siguen el mismo patrón: período modélico, reconciliación, superación de las dos Españas… Y un segundo grupo crítico con esta visión. En mi opinión, la Transición fue una gran decepción, que sólo se puede explicar por el miedo de todos y por la ausencia de cultura democrática después de cuarenta años de devastación.

¿Se identifica plenamente con la voz del narrador de la novela?

La novela está narrada en primera persona. Ese protagonista comparte con el autor el tiempo biológico y casi todos los escenarios, además del conocimiento personal de algunos personajes, que son reales en muchos casos. Pero la visión del mundo va divergiendo al compás del avance de la historia, entre el narrador y el autor. En el período de la infancia del protagonista existe una mayor carga autobiográfica, pero la realidad se va diluyendo con el paso de los años.

¿Qué rasgos definen la generación que describe en su libro?

Es una generación marcada por una ausencia de cultura democrática, que no se puede compensar de la noche a la mañana, pero con unas esperanzas, quizá excesivas, en la democracia. Una generación tremendamente politizada, a la que el desencanto por los sueños rotos marcó para siempre. También una generación que abrió los ojos al mundo, a la sexualidad, justo en el momento que caía la dictadura y comenzaba el nuevo tiempo.

En la novela aparecen personajes históricos como Vicent Ventura o Joan Monleón. ¿Por qué esos y no otros?

Son personajes con los que he coincidido realmente. Ventura era cliente de la imprenta de mi padre, por ejemplo. Y luego coincidimos en algunas iniciativas. Monleón presentaba un espacio Radio Cadena en los años ochenta, la misma radio donde yo hacía un programa de 6 a 8 de la mañana. Aparecen muchos más personajes reales, como Toni Mestre, Rosa Solbes, J.J. Pérez Benlloch, Maria Beneyto, Juli Esteve, Ferran Belda…, mezclados con otros de ficción, que son los verdaderos protagonistas.

Francesc Bayarri. Imagen cortesía del autor.

Francesc Bayarri. Imagen cortesía del autor.

Gregorio Morán dice que la raíz de la corrupción de los políticos valencianos está en la época de Zaplana. “Hemos venido a forrarnos”, dixit. ¿Está de acuerdo con su juicio o discrepa?

La corrupción valenciana proviene del franquismo. Antes también existía, por supuesto, pero el franquismo, que fue una dictadura sanguinaria en los primeros años, se acabó convirtiendo al final en una simple cloaca de corrupción. Como la Transición no limpió a fondo los resortes del franquismo, muchas prácticas han continuado activas. Todo esto unido a la falta de cultura democrática que deja indefensos a los ciudadanos por el mal funcionamiento de los controles y las garantías exigibles a una democracia consolidada. Sin que yo quiera restar a Zaplana y a los suyos su contribución al despropósito.

Sic gloria. ¿Qué glorias y miserias ha generado esta Comunidad en los últimos años?

Contrariamente a la idea según la cual los valencianos somos más corruptos que nadie, yo creo que tampoco en esto destacamos. Aquí, unos corruptos contaban 12.000 euros en un coche con una vaca por testigo, cuando un solo hijo de Pujol desvió cientos de millones. Si algún día se conociera el origen geográfico del dinero escondido en paraísos fiscales, los valencianos, para desilusión de aquellos que dicen que somos los mejores en todo, quedaríamos en posiciones muy modestas. Una cosa es que aquí los corruptos sean muy brutos, y otra cosa es que exista mayor corrupción per cápita.

¿Qué opina del presente impasse político?

Prefiero no tener gobierno a tener un mal gobierno. A pesar de las presiones de los medios, de las empresas del Ibex, de los mercaderes internacionales, de los cocineros de encuestas… el país no va peor que cuando gobernaba Rajoy con mayoría absoluta, o Rita Barberá, o Carlos Fabra o Rafael Blasco. Otra cosa es que la situación no deba eternizarse. Confío en el sentido común de la izquierda para poder llegar a un acuerdo de mínimos, insatisfactorio para todos, pero que regenere la atmósfera de este país.

Háblenos de la nueva editorial, la Companyia Austrohongaresa de Vapors.

Se trata de una editorial muy pequeña, de carácter familiar que dirige mi hija Anna. Sólo pretendemos publicar cinco o seis títulos al año, de diferentes géneros, con preferencia por temas de memoria histórica.

Francesc Bayarri. Imagen cortesía del autor.

Francesc Bayarri. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco