Proyecto Nuevos Comisarios de Room Art Fair

Proyecto Nuevos Comisarios
Room Art Fair

ROOM ART FAIR abre la convocatoria a comisarios noveles para su participación en la Feria a través de sus proyectos. Cada trabajo seleccionado será mostrado durante los tres días de RAF5 en una de las suites del Petit Palace Santa Bárbara (Madrid).

Además de la exhibición, propiciaremos el establecimiento de relaciones entre los comisarios seleccionados, las galerías, editoriales, media partners y coleccionistas que participarán en esta quinta edición. Los proyectos seleccionados aparecerán en el catálogo que se publicará y difundirá ampliamente.

Además, el comisario y un acompañante se alojarán gratuitamente en el hotel donde se celebra ROOM ART FAIR #5 los días 25, 26, 27 y 28 de febrero.

Proyecto Nuevos Comisarios. Imagen cortesía de Room Art Fair.

Proyecto Nuevos Comisarios. Imagen cortesía de Room Art Fair.

BASES

Plazo:

El plazo de recepción de proyectos de comisariado queda abierto del 21 de diciembre al 1 de febrero de 2016.

Participantes:

Siguiendo con los objetivos principales de ROOM ART FAIR, queremos dar visibilidad a nuevos comisarios con poca experiencia en la práctica curatorial.

Podrán concurrir comisarios de cualquier nacionalidad de forma individual o colectiva, en este segundo caso deberán nombrar un representante del equipo curatorial.

Proyectos:

Los criterios de valoración se centrarán en que los proyectos presentados tengan en cuenta y se ajusten a la filosofía de ROOM ART FAIR, esto es: propuestas novedosas, con formatos cómodos, uso de diversos soportes y técnicas que se adecuen a la suite de un hotel de aprox. 20/25 metros cuadrados. Buscamos proyectos que sean elaborados teniendo en cuenta la fisionomía y concepto de habitación de un hotel, aunque la temática es totalmente libre.

Máximo 3 artistas por proyecto.

Se seleccionarán máximo 3 proyectos.

Proyecto Nuevos Comisarios. Imagen cortesía de Room Art Fair.

Proyecto Nuevos Comisarios. Imagen cortesía de Room Art Fair.

Condiciones:

Además de los límites de exponer en una habitación (no estará permitido sacar ninguna pieza del mobiliario de las habitaciones), hay que tener en cuenta que: cada habitación cuenta con un plasma que se podrá utilizar para el visionado de vídeo y un ordenador portátil con conexión a Internet. Para el uso del plasma el comisario en ese caso deberá utilizar su propio reproductor de dvd u ordenador y cableado necesario (Euroconector para DVD y cable RGB para ordenador).

Cada habitación cuenta con mobiliario básico y baño. Se valorarán aquellos proyectos que utilicen las diferentes partes de la habitación.

El comisario, en caso de ser necesario, deberá correr con los gastos de transporte de las piezas. Desde la organización invitamos a pensar en proyectos portátiles, efímeros, sin grandes necesidades técnicas.

Está totalmente prohibido pintar, dañar o alterar… cualquier elemento de la habitación. Los comisarios asumirán los costes de una posible reparación por los daños causados. Solo se podrán utilizar para colgar obras 10 cuelgafáciles que la organización proveerá. Cualquier otro tipo de perforación está prohibida.

Al comisario se le entregará la llave de su habitación/espacio expositivo y será quien la custodie durante los días de celebración de la feria. El comisario no podrá exigir ninguna responsabilidad a la organización de Room Art Fair por pérdida, daño o accidente de cualquier tipo ocasionado al material, objetos, piezas o personal situados dentro del hotel durante la celebración de la Feria.

Obligaciones de los comisarios:

La presentación de su trabajo a esta convocatoria compromete al comisario a no retirar su propuesta antes de hacer público el fallo del Jurado.

Una vez seleccionado deberá ejecutar el proyecto presentado.

Encargarse del montaje de la exposición.

Estar presente durante la celebración de ROOM ART FAIR, en caso de que el comisario no pueda acudir por motivos de causa mayor nombrará un representante que será el responsable a efectos legales.

Los comisarios, al igual que el resto de participantes, deberán cumplir con los horarios de apertura y cierre fijados por la Feria.

Los comisarios no podrán comercializar ninguna de las piezas expuestas en su proyecto de comisariado.

En caso de incumplimiento de alguna de estas obligaciones por parte del comisario o equipo comisarial, la organización se reserva el derecho de negar la participación en ROOM ART FAIR.

Facilitará los datos e imágenes que se le soliciten desde la organización tanto para el catálogo digital como para cualquier otra difusión.

ROOM ART FAIR queda exenta de cualquier responsabilidad derivada de la relación entre comisarios y artistas.

Nino Maza, Celine Beslu. Proyecto Nuevos Comisarios. Imagen cortesía de Room Art Fair.

Nino Maza, Celine Beslu. Proyecto Nuevos Comisarios. Imagen cortesía de Room Art Fair.

Jurado:

La organización de ROOM ART FAIR 5 seleccionará un máximo de 3 proyectos. El fallo se publicará a partir del 5 de febrero de 2016 y se comunicará a los comisarios elegidos vía correo electrónico.

Desde la publicación del fallo se estimará que el comisario seleccionado renuncia a su participación en ROOM ART FAIR si en el plazo de 5 días naturales no ha aceptado dicha participación.

Documentación a presentar:

Dossier del proyecto, debe incluir:

Título

Justificación discursiva (no más de dos páginas)

Relación de artistas y piezas del proyecto (ficha técnica e imagen de las mismas)

Currículum del comisario

Fotocopia del DNI o similar (pasaporte, NIE…)

Únicamente se aceptarán los proyectos que se envíen en formato pdf, a la dirección de correo electrónico (pnc@roomartfair.com) con el asunto: PNC // Nombre del proyecto. En ningún caso se tendrán en cuenta los trabajos enviados por correo postal.

ROOM ART FAIR se compromete a la eliminación de todos aquellos proyectos que no hayan resultado seleccionados. ROOM ART FAIR se compromete a guardar absoluta confidencialidad de los proyectos presentados a esta convocatoria.

Difusión

ROOM ART FAIR podrá difundir los proyectos seleccionados por los medios que considere oportunos.

Sobre ROOM ART FAIR:

RAF nació en 2011 con la intención de ser la feria más accesible y alternativa del circuito madrileño y concentrar la producción más reciente de artistas emergentes en espacios no tradicionales de exhibición. La feria se desarrolla desde hace cuatro ediciones en diferentes hoteles de Madrid, donde cada habitación acoge una exposición a cargo de las galerías, espacios de arte y comisarios independientes que participan. Estas habitaciones se convierten en espacios de exhibición durante el día y en lugares de descanso durante la noche, una acción que fomenta la convivencia y las sinergias entre diferentes agentes del sector.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

Para más información sobre PNC, escríbenos a pnc@roomartfair.com

Visite nuestra página web: www.roomartfair.com

Síguenos en twitter: @roomartfair

Hazte amigo en facebook: ROOM ART FAIR.

Proyecto Nuevos Comisarios. Imagen cortesía de Room Art Fair.

Proyecto Nuevos Comisarios. Imagen cortesía de Room Art Fair.

 

La ¿apuesta? de Valencia por Cinema Jove

El Festival y la ciudad
Aula Magna de La Nau de la Universitat de València
Jueves 17 de diciembre de 2015

“No entiendo cómo el Ayuntamiento [de Valencia] no apoya a saco Cinema Jove”. Lo dijo Javier Angulo, director del Festival Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), durante el encuentro mantenido con periodistas de diferentes medios de comunicación, en el que también participó José Luis Cienfuegos, director del Festival de Cine Europeo de Sevilla, y el propio director de Cinema Jove, Rafael Maluenda, que ejerció de moderador. “En Valladolid hay paladar de cine”, subrayó. Paladar que, en el caso de Valencia, está por hacer. “La marca Cinema Jove existe”, señaló Cienfuegos. Y agregó: “Tiene muchas posibilidades de crecimiento y desarrollo”.

El encuentro audiovisual ‘El Festival y la ciudad’, que acogió La Nau de la Universitat de València organizado por CulturArts IVAC, sirvió para radiografiar el estado de los festivales de cine en España. También, por contraste, para generar sana envidia con relación a los de Valladolid y Sevilla, cuyas ciudades se vuelcan en dichos certámenes. Y Angulo Insistió: “El Ayuntamiento de Valencia debería apostar decididamente por Cinema Jove”.

José Luis Cienfuegos, Rafael Maluenda y Javier Angulo, en el centro de la mesa, junto a los periodistas que participaron en el encuentro El Festival y la ciudad. Imagen cortesía de CulturArts.

José Luis Cienfuegos, Rafael Maluenda y Javier Angulo, en el centro de la mesa, junto a los periodistas que participaron en el encuentro El Festival y la ciudad. Imagen cortesía de CulturArts.

Para el director de la Seminci, un buen festival de cine se caracteriza por tener “un buen equipo profesional, una buena programación” y, de nuevo, “tener a la ciudad detrás”. También, por qué no, “un poco de glamour”. Y ofreció algunos datos extraídos de una encuesta a 3.000 personas. Por ejemplo, que el 70% de los encuestados opinaba que un festival le venía bien a la economía de la ciudad, y un 82% que los festivales de cine tienen gran impacto. “Es un valor añadido a la ciudad”, resumió Angulo.

Rafael Maluenda afirmó que se abría una “nueva etapa” en Cinema Jove “después de 30 ediciones”. El encuentro audiovisual entre directores de festivales y periodistas culturales de Valencia ya era, en opinión de Maluenda, síntoma de ese cambio. Cienfuegos subrayó que Cinema Jove “nació de las dudas que hubo en el Festival de Gijón”, certamen pensado en su origen para el público infantil y juvenil, y que el ahora director del Festival de Cine Europeo de Sevilla dirigió durante años.

“Un festival no es sólo proyección de películas”. Cienfuegos explicó la importancia de ofrecer un paquete turístico, porque hay gente, de entre 30 y 45 años, “que prepara sus vacaciones para ir a festivales, ver buen cine y disfrutar de la gastronomía local”.

Tanto Angulo como Cienfuegos coincidieron a la hora de señalar lo importante que era que la ciudad se creyera el festival: “Y ahí los medios de comunicación juegan un papel de suma importancia”. Como era de vital importancia situar el festival de cine “con respecto al resto de eventos de la ciudad”, así como “tener el festival abierto todo el año, generando actividades”. Y, por supuesto, ”el festival debe quedar al margen de la bronca política”, concluyó Angulo, que animó a los periodistas a visitar la Seminci.

De izquierda a derecha, José Luis Cienfuegos, Rafael Maluenda y Javier Angulo. Imagen cortesía de CulturArts.

De izquierda a derecha, José Luis Cienfuegos, Rafael Maluenda y Javier Angulo. Imagen cortesía de CulturArts.

Salva Torres

Cultura, mucha exhibición y poca producción

Todo por la cultura pero sin los artistas
Comunicado de AVVAC

Desde AVVAC (Asociación de Artistas de Valencia, Alicante y Castellón) queremos mostrar nuestra preocupación ante las medidas adoptadas por la nueva corporación política de la Generalitat Valenciana, cuya gestión tiene entre sus objetivos mejorar el sector profesional en el ámbito cultural. Concretamente, nos inquietan ciertos planteamientos relacionados con la creación artística contemporánea.

Creemos que a pesar de haber contado con nuestra participación en los encuentros previos a la creación del Código de Buenas Prácticas redactado por la Conselleria de Cultura, dicho documento no incluye medidas concretas y efectivas dirigidas a mejorar el sector artístico profesional.

En aquel primer encuentro hicimos entrega de un escrito en el que se detallaban las necesidades del sector, así como una serie de medidas encaminadas a darles respuesta. Estas medidas fueron consensuadas por las asociaciones profesionales del sector en 2012, y renovadas y actualizadas por AVVAC para dicho encuentro. Se incluía también en el documento  un resumen del ‘Manual de Buenas Practicas’ firmado por el Ministerio de Cultura en el 2007 y el ‘Documento 0’ para la Gestión de los Centros de arte contemporáneo. Además, se entregó en aquella reunión un análisis que tenía como objeto facilitar el trabajo de los nuevos gestores políticos. Sin embargo, parece que nuestras aportaciones no han sido tomadas en consideración.

De izquierda a derecha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga. Generalitat Valenciana.

De izquierda a derecha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga. Generalitat Valenciana.

Como se puede comprobar, en ese nuevo documento se proponen medidas concretas sobre la gestión cultural, pero no se alude a los productores artísticos. La interpretación sobre la aplicación en el sector de arte contemporáneo de ese manual de buenas prácticas queda abierta, lo que resulta peligroso para nuestro colectivo. Por ejemplo, no se ataja el problema de la explotación del artista en el sector profesional al eludir pronunciarse sobre la necesidad de remuneración de éstos; así como tampoco se menciona la necesidad de crear contratos por obra y servicio.

Nos ha sorprendido no haber sido citados para colaborar en la redacción o revisión de este documento. Tampoco hemos sido informados ni invitados a su presentación pública. Todo esto nos lleva a sospechar que dicho evento tenía un interés más propagandístico que efectivo, puesto que a pesar del título de ‘Código de las buenas prácticas’, este documento no corrige la situación anterior y nos coloca de nuevo en una posición de vulnerabilidad evidente.

Por otro lado, creemos que los presupuestos de cultura presentados para el próximo año son claramente continuistas y otorgan un papel preponderante a las políticas culturales anteriores. Esto frustra enormemente las expectativas de cambio, ya que dichas políticas son las que han desestructurado el sector artístico profesional de nuestra Comunidad. Se siguen barajando presupuestos de grandes cifras destinados a grandes instituciones públicas que dejan de lado, entre otras cosas, las convocatorias públicas que resultan esenciales para un desarrollo profesional del sector. De nuevo son los grandes gestores culturales los que deciden las partidas económicas a invertir.

Se desatiende así el compromiso que conseguimos por parte de la Conselleria de Cultura en nuestro primer encuentro, donde se planteó un cambio de paradigma en la política cultural que apostara claramente por una política de producción en lugar de por una política de exhibición, basada en grandes producciones.

Por otra parte, no queremos destacar únicamente los aspectos negativos de este documento. Celebramos la propuesta de regulación de los concursos públicos, que redundará en una mayor democratización y profesionalización del sector.

De izquierda a derecha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga. Generalitat Valenciana.

De izquierda a derecha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga. Generalitat Valenciana.

Como conclusión, queremos enfatizar la necesidad de que el estudio del sector del ‘Plan Estratégico de la Cultura’ planteado por la Conselleria esté formado por profesionales independientes (donde AVVAC ha tenido la oportunidad de proponer un representante al igual que otras asociaciones), y que además se tengan en cuenta sus análisis y valoraciones. Esto nos parece fundamental para que dicho estudio y sus posteriores conclusiones sirvan para promover un cambio real de paradigma que revierta en el sector profesional y que permita repensar los presupuestos que se invierten en cultura. Es necesario para esto partir de datos concretos y ver de qué forma y a través de qué canales se realiza esta inversión para su mayor aprovechamiento.

Queremos por ello tender de nuevo nuestra mano al sector político y ofrecemos nuestra colaboración en todo aquello que pueda revertir en la mejora del sector artístico. Reivindicamos que estos planteamientos tengan un alcance que vaya más allá de lo mediático, materializándose en medidas concretas que mejoren las condiciones laborales y económicas de nuestro sector para lograr una profesionalización largamente reivindicada.

Junta Directiva de AVVAC

La Sala Off reabre con música y vientos

El cazador de vientos, de Toñi Forascepi
Sala Off
C / Turia, 47. Valencia
Días 9 y 11 de enero de 2015, a las 19.00h

Mestral, Ponent, Garbí o Llebeig, Llevant, Gregal o Tramuntana. Son algunos de los poéticos nombres de las brisas y vientos que acarician las tierras valencianas para alivio del calor cada vez más tórrido. Todos ellos protagonizan la pieza musical con la que la Sala Off se pone de nuevo en modo ‘on’ después de seis años de silencio y unas obras de aislamiento acústico para evitar quejas vecinales que provocaron su cierre. Una buena noticia para los amantes de las artes escénicas y el teatro independiente.

Actores y público al final de la función de 'El cazador de vientos' en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

Actores y público al final de la función de ‘El cazador de vientos’ en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

‘El cazador de vientos’ es una pieza de teatro musical para todos los públicos diferente y atrevida, dirigida por Toñi Forascepi y basada en un texto del premiado escritor y dramaturgo valenciano Vicente Marco. “Creé un texto dramático a partir de unas indicaciones de la escuela, en concreto de su director Pedro Jiménez Acosta”, dice Marco. “Deseaban que contuviera los elementos propios del género: amor, romanticismo, buenos, villanos y algo de humor. Compuse El cazador… a partir de una idea inicial que me facilitó la primera directora del proyecto Anaís Duperreim. A partir de ese momento mi trabajo concluyó y ellos se pusieron en marcha”.

La obra habla de los sueños, de la posibilidad de imaginar un mundo diferente, de la fuerza de las personas y de las verdades escondidas tras la realidad que nos rodea. Inspirada en las canciones favoritas de los valencianos, recrea la hipotética situación de Krog, un anciano que recoge los vientos en grandes maletas con la intención de que lo empujen muy lejos, y evitar que su familia lo ingrese en una residencia geriátrica. Con la ayuda de la música, las emociones y los recuerdos invaden el escenario. Se mezclan situaciones reales con ficticias, desdibujando así los límites que separan la realidad de la ficción.

Nueve actores que también son cantantes y bailarines muestran su potencial creativo en escena. Pertenecen a la Compañía Off, que en febrero de 2013 estrenó ‘Flechas del Ángel del Olvido’, de Jose Sanchis Sinisterra, dirigida por  José Zamit. En el actual montaje colaboran varios profesores de la Escuela Off, con una puesta en escena característica del género musical supervisada por Toñi B. Forascepi.

Una escena de 'El cazador de vientos', de Toñi Forascepi, en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

Una escena de ‘El cazador de vientos’, de Toñi Forascepi, en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

15 años en escena

Pedro Giménez y Rafael Cruz fundaron hace 15 años la Escuela Off. Desde entonces el centro contribuye a la formación, producción y exhibición de las artes escénicas valencianas. En estos años se han realizado una treintena de montajes propios, se han formado en artes escénicas a más de 5.000 alumnos y han impartido clases 50 profesores. ‘El cazador de vientos’ estará en cartel hasta el 11 de enero y se representa a las 19 horas.

Con esta pieza musical se abre una temporada en la que Off busca reencontrarse con su público y dar a conocer gran parte del trabajo que se hace en la escuela día a día. Tanto por parte del personal docente en activo, como por los más de 200 alumnos que pasan por sus aulas durante el año, que tendrán un espacio donde mostrar proyectos escénicos. En algunos casos, con puestas en escena de gran nivel profesional.

Festival europeo

La segunda semana de febrero la escuela y la sala Off acogerán el festival europeo Ministry for Favourite Songs, una de las últimas actividades de este proyecto internacional. La escuela y la sala se convertirán en espacio de acogida de diferentes creaciones que marcan tendencia por su calidad artística en los países participantes.

Durante estos días, artistas de toda Europa se darán cita en Off para intercambiar impresiones y experiencias, y clausurar este proyecto que durante dos años ha estado viajando por los países que participan en un interesante intercambio artístico, que ha tenido a la música como principal protagonista.

Una escena de 'El cazador de vientos' en Sala Off.

Una escena de ‘El cazador de vientos’, de Toñi Forascepi, en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

Bel Carrasco

Los ‘huesos’ del teatro…Escalante

30 anys de l’Escalante
MuVIM
C / Quevedo, 2. Valencia
Hasta marzo de 2015

Igual que el cuerpo humano, el hecho teatral se compone de carne y huesos. La carne es la interpretación de los actores que se renueva en cada función para hacer realidad los pensamientos y emociones creados por el dramaturgo. Los huesos son el armazón, el artefacto, el andamio y carpintería que soportan esa magia y la hace posible. Escenógrafos, diseñadores de vestuario, cartelistas, músicos, maquilladores y otros técnicos que arropan con su trabajo a los actores. Esa faceta, el teatro entre bambalinas y en versión infantil,  se muestra en la exposición ’30 anys de l’Escalante’, comisariada por Paula Salinas, que se puede visitar en el MuVIM hasta el mes de marzo. «El objetivo de la muestra es acercar el teatro al público desde otro punto de vista, dando a una visión más completa de la puesta en escena de un espectáculo teatral», dice  Vicent Vila,  director del teatro de la Diputación.

Imagen de la exposición 30 anys de l'Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de València.

Imagen de la exposición 30 anys de l’Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de València.

Teatro desde dentro

Vestuarios, escenografías, carteles originales, diseños de figurines, fotografías, etcétera. La exposición realiza un recorrido por las últimas décadas de la escena valenciana, mostrando el trabajo del teatro desde un punto de vista global. Se estructura en tres apartados: la producción y exhibición de espectáculos para niños, la formación de profesionales de las artes escénicas y la didáctica para acercar el teatro a los pequeños.    Entre más de un centenar de imágenes y objetos que componen la  exposición, se exhibe el traje que llevaba El Gran Kahan en Els viatjes de Marco Polo, la escenografía que ambientó Amada Candela o Pinotxo, marionetas que aparecieron en Tirant Lo Blanc, fotos de La Guerra dels Mons, o el cartel original de una pieza de la cultura valenciana El llibre de la selva del artista Sento.

Una sección de la muestra está dedicada al trabajo que desde hace 10 años realiza L’Espai d’Exposicions, dedicado a acercar las artes escénicas a los niños mediante talleres, actividades y exposiciones. Una de las piezas más destacadas es la de Miquel Calatayud que representa el Globe Theatre, donde Shakespeare representaba sus obras, o maquetas de escenografías creadas por artistas como Miró, Popova y Tatlin.

Imagen de la exposición 30 anys de l'Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de València.

Imagen de la exposición 30 anys de l’Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de València.

Producción y exhibición de espectáculos, formación para profesionales y didáctica para espectadores. La combinación de estas tres líneas de trabajo, así como su especialización en el público infantil, hacen del Escalante una experiencia única en el panorama nacional. «Cuando empezamos nadie había probado a poner en marcha un teatro público solo para niños», recuerda Vila. «Con el apoyo de la Diputación, tres décadas después seguimos siendo los únicos que trabajamos todas estas áreas, centrándonos siempre en el público infantil».

Además del reconocimiento de la crítica, una muestra del éxito del Escalante son los más de dos millones y medio de espectadores que han pasado por su patio de butacas,  una media del 90% de ocupación en todas sus funciones, convirtiéndose en uno de los excepcionales casos de teatro público rentable. Los fines de semana el 60% del público son mayores de 18 años.

La muestra del MuVIM, además de brindar homenaje a este proyecto teatral, ofrece la oportunidad de hacer un viaje en el tiempo a todos los que alguna vez, cuando eran niños, se dejaron atrapar por la magia del teatro en una de las butacas del Escalante.

Imagen de la exposición 30 anys de l'Escalante en el MuVIM. Foto: Raquel Abulaila.

Imagen de la exposición 30 anys de l’Escalante en el MuVIM. Foto: Raquel Abulaila.

Memoria de tres décadas

El balance de estas tres décadas en cifras habla por sí mismo: 41 espectáculos,  8.200 representaciones, 2.500.000 espectadores y  40 premios. Cifras orientadas a un solo un objetiv: potenciar el amor por el teatro y la opinión crítica entre los pequeños.

En 1985 nace un proyecto pionero en España, un centro teatral público dedicado exclusivamente a la producción y exhibición de teatro para niños en un emplazamiento también único. Un palacete tardo renacentista en pleno casco antiguo de Valencia. Con la llegada de Vicent Vila a la dirección, en 1989, el Escalante define su sello, con producciones de gran envergadura, que aportan una alta calidad artística y apuestan por los profesionales de la escena valenciana. Además, se abre la programación a compañías nacionales, internacionales, incluyendo  espectáculos de todo tipo de géneros dirigidos al público infantil. Para profundizar en la formación y completar el modelo de centro teatral, en 1995, se crea una escuela de teatro que trabaja cinco áreas: la profesional, las especializaciones, la Escoleta, el teatro para adultos y el Aula de Teatre. En 2005, nace L’Espai d’Exposicions, dedicado a la creación de actividades como visitas guiadas, talleres para niños y comisariado de exposiciones temporales, siempre relacionadas con las artes escénicas, que giran por España.

Otra área dentro del Escalante que funciona desde sus inicios es la de publicaciones. Con la colaboración de editoriales como Bromera, Universitat de Valencia o Kalandraka, se imprimen los textos teatrales y músicas creadas para sus espectáculos. Con un equipo de 18 profesionales, el Escalante es un modelo de teatro público sostenible: con un 90% de ocupación en sus representaciones. Una labor reconocida con la Medalla de Plata de las Bellas Artes concedida por el Ministerio y otros 39 galardones otorgados por las asociaciones de críticos y profesionales de las artes escénicas.

Exposición 30 anys a l'Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de Valencia.

Exposición 30 anys a l’Escalante en el MuVIM. Cortesía del Centre Teatral de la Diputación de Valencia.

Bel Carrasco

Carme Teatre: ¡Silencio en la sala!

Carme Teatre
C / Gutenberg, 3. Valencia
Cerrado por defunción administrativa

Las salas de teatro independiente y alternativo de la ciudad de Valencia hacen equilibrios en la cuerda floja. Las que han conseguido sobrevivir heroicamente a la subida del IVA, la desaparición de ayudas públicas y a la crisis económica  se enfrentan a la falta de sensibilidad del Ayuntamiento que les exige unas condiciones de aislamiento acústico iguales a las discotecas. ¿Cómo se puede equiparar un escenario donde los actores y actrices hablan sin micrófonos a un espacio en el que funcionan altavoces de miles de watios que difunden decenas de decibelios?

Esta absurda situación ha provocado ya una víctima, Carme Teatre, que tras 19 años de actividad ha echado definitivamente el telón por no haber conseguido el correspondiente permiso de Actividades.

Escena de una obra de la compañía A poc a poc. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Escena de una obra de la compañía A poc a poc. Imagen cortesía de Carme Teatre.

“La razón es que el Ayuntamiento de Valencia sigue manteniendo la incongruencia de una ordenanza que equipara a estos pequeños espacios de creación y exhibición, nada menos que con las discotecas y exige para ellos los mismos requisitos”, dice Aurelio Delgado, director de Carme Teatre. “Es evidente que ni por horario, aforo o volumen de ruido se nos puede igualar en ninguna forma. Ni tan siquiera los pubs, abiertos hasta las dos o las tres de la mañana y en los que la gente escucha música y habla al mismo tiempo, tienen una normativa tan exigente. Nuestro horario no va más allá de las doce, el aforo es muy reducido y el público sigue en silencio lo que ocurre en una escena de pocos, aunque grandes intérpretes”.

Un factor que ha perjudicado a la sala es su ubicación en el barrio del Carmen, zona ZAS (Zona Acústicamente Saturada) lo que dificulta la concesión de licencias para determinadas actividades. “Pero en el lugar donde Carme Teatre se ubica, no hay tan siquiera una cafetería en doscientos metros a la redonda, lo que hace cuestionable que todo el barrio se mantenga bajo la misma consideración”, matiza Delgado.

La compañía Francachela. Imagen cortesía de Carme Teatre.

La compañía Francachela. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Durante años Carme Teatre se mantuvo en una especie de limbo legal sin licencia y cuando se decidió a solicitarla como sala polivalente sin derecho a actuaciones en directo el proceso siguió su curso y ¡se acabó la función!

Un trayecto de casi dos décadas, 80 butacas, 300 metros cuadrados, cientos de obras representadas, algunas de ellas de producción propia y cuatro personas que se quedan sin empleo. Un triste balance al que Delgado se enfrenta con ánimos. “Intentaremos reorientar nuestro trabajo y conseguir un local en otro barrio”, apunta.

Otros teatros alternativos como Sala Inestable, Teatro Círculo o Ultramar se encuentra amenazados con la misma suerte, en un limbo legal que puede desencadenar el cierre. Los elevados costes de la insonorización que les exigen son inasumibles en las actuales condiciones de precariedad en la que se encuentran esos pequeños núcleos de resistencia cultural. “En las condiciones que hoy exige el ayuntamiento casi ningún teatro de la ciudad puede conseguir la licencia”, declaró a ‘El Mundo’ Jacobo Pallarés, de Inestable. “El Olympia cuenta con una de hace años y sólo el Talía y el Escalante funcionan con todas las de la ley”.

En una de las ciudades más ruidosas del mundo, en la que se permite la circulación de motos trucadas o a escape libre que producen un ruido infernal, donde proliferan las terrazas y eventos con pirotecnia incluida resulta kafkiano que a las salas de teatro se les trata igual que a las discotecas en cuanto a fuentes emisoras de decibelios. Una muestra más de la insensibilidad del consistorio hacia la cultura.

Carme Teatre se despidió de su público con dos espectáculos de danza. ‘Flesh’,  de la compañía Nube, dirigido por la brasileña Poliana Lima y la lituana Ugne Dievaitye, y ‘Cartografía Especializada’ de la compañía Mexicana A poc a poc.

Flesh, de la compañía Nube. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Flesh, de la compañía Nube. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Bel Carrasco