Territorios Compartibles. La vida en escena

En este trabajo, dirigido por Paula Valero y producido por TEM/ Teatro El Musical, se replantea la dicotomía de la vida como campo de batalla, es decir, como lugar idóneo para transformar la realidad.

Este proyecto de intervenciones y prácticas escénicas, comprende una serie de acciones, performances, happenings, conferencias, eventos y demás, que investigan y exploran, teniendo como colaboradores a los propios artistas, y al público en general.En definitiva, se trata de prácticas diversas que tienen como hilo conductor, el deseo de los habitantes por recuperar e integrar su espacio privado a un espacio social activo.

El 11 de diciembre 2015 se realizará la conferencia de Leónidas Martín, donde conoceremos intervenciones llevadas a cabo por éste, y su colectivo Enmedio. Es capaz de interferir en  el relato dominante, interrumpiendo la explicación oficial del mundo y es que, es conocido en los circuitos artísticos internacionales así como en las redes sociales más activistas por su particular manera de trabajar.

Profesor de arte y políticas en la Universidad de Barcelona (U.B.) y en la Escola Superior de Disseny (ESDI escribe sobre arte y política, y se declara un agitador cultural que suele salirse con la suya.

Performance de Leonidas Martin.

Performance de Leonidas Martin. Cortesía del artista.

Paula Valero, por su parte, propone jugar a transformarnos y reinventarnos, el domingo 13 de diciembre a las 19h. Busca hacer una llamada a la fuerza de la creatividad, así como la alegría. Para ella, esta ACCIÓN no es un espectáculo, sino más bien, un momento de realidad escénica compartido por público y actores en un ambiente de convivialidad. Para ello contaremos con actores y agentes muy activos de la cultura en nuestra ciudad como Jacobo Roger (Francachela Teatro), Miguel Clager, Jaume Pérez (Jaume & Disla), Graham Bell Tornado, Maria Stagnaro, Mónica Real.

El discurso de esta acción se basa en la transformación ˗de los cuerpos, de la sociedad˗ que lleva a la afirmación personal y colectiva. Veremos como la desinhibición se hace patente, mientras se establecen territorios de afectividades. Un juego, donde se nos propone aprovechar el espacio de intervención crítica para ensayar y proponer otras relaciones, que permitan en conclusión plantear lo lúdico como el ejercicio de una imaginación creativa y política.

Fotografía de Joaquin Ruiz Espinosa,

Fotografía de Joaquin Ruiz Espinosa. Cortesía del artista.

Retratistas de animales

¿Quién rescató a quién?, de Fotopets
Proyecto de la Asociación Nacional de Amigos de los Animales

El objetivo de un buen retratista es captar el alma del retratado a través de su mirada, la expresión del rostro, la actitud e incluso su indumentaria. ¿Y cuándo se trata de animales? Animales que, además han sufrido maltratos, abandono y penalidades hasta ser rescatados por alguna sociedad protectora.

“El truco es paciencia, mucha paciencia”, dice Andrés López uno de los miembros del equipo de Fotopets. “Hay que esperar ese gesto, esa mirada que muestre su carácter. A veces el animal es muy expresivo y en la primera foto lo solucionas, y otras cuesta más. Hay que tener en cuenta que muchos han sido maltratados y les cuesta posar con tranquilidad en un entorno que les resulta extraño, con focos, fondos de tela y varias personas intentando llamar su atención”.

En plena sesión fotográfica. Imagen cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

En plena sesión fotográfica. Imagen cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

López es el autor de las 65 magníficas imágenes que ilustran  ‘¿Quién rescató a quién?’, proyecto de  la Asociación Nacional de Amigos de los Animales (ANAA), con una dedicatoria de la Reina emérita Doña Sofía, un emotivo relato de Mamen Sánchez, nieta del fundador de la revista ¡Hola!, y las historias de cada animal escritas por Mercedes Alonso.

Creada en 1992, ANAA atiende en la actualidad 300 animales, la mayoría perros y gatos, repartidos entre su centro de adopción y una red de casas de acogida.  A lo largo de 22 años de existencia ha logrado encontrar un hogar a 24.000 mascotas. Cuenta con  124 voluntarios que realizan tareas de atención y cuidado de los animales, seguimiento de los adoptados, eventos, mesas informativas, charlas en colegios, etcétera.

Para la elaboración del libro se fotografiaron más de 70 ejemplares entre perros, gatos, caballos y conejos, aunque finalmente fueron seleccionados 65 por motivos de paginación. “Las fotografías se realizaron en tres sesiones durante tres días, en jornadas maratonianas poniendo a prueba nuestros equipos”, explica López. “Hubo que fotografiar a todos los animales en tiempo récord para cumplir los plazos. La redactora Mercedes Alonso escribió la historia de cada retratado, que aparece junto a su nombre y fotografía.  Ha sido un trabajo duro pero muy satisfactorio”.

En plena sesión fotográfica. Imagen cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

En plena sesión fotográfica. Imagen cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

El equipo de Fotopets cuenta con una larga experiencia en  fotografiar la naturaleza y vinculación con el mundo de la conservación del medio ambiente. “Estamos muy concienciados con el tema del bienestar de los seres vivos, y crear Fotopets fue una consecuencia lógica de esa preocupación”, dice López. “Queríamos participar de una forma directa en la protección de animales de compañía abandonados. Con nuestras fotografías intentamos que sean más visibles y atractivos de cara a posibles adoptantes. Como espectadores de las campañas de difusión de protectoras y asociaciones, observábamos que las fotos que suelen usar son poco atractivas. Por esto decidimos poner nuestra experiencia y creatividad al servicio de estas asociaciones. Nuestro proyecto #adoptaunperro cuenta con más de 250  fotografiados y muchos han sido adoptados gracias a esas imágenes”.

Pilar del Cañizo, miembro de ANAA, constata que la sensibilidad de la sociedad hacia el respeto a los animales ha mejorado, así como  el número y motivación de las personas que optan por adoptar un animal en vez de comprarlo. Sin embargo, el número de adopciones sigue siendo claramente insuficiente para compensar el número de abandonos. “Sí que ha cambiado el perfil del adoptante”, señala del Cañizo. “Ya no se adopta por un motivo económico, sino por la convicción de que un animal de compañía no se debe comprar. Que es mejor optar por la adopción a la hora de integrar un miembro más en la  familia”.

La mala noticia es que el número de abandonos no ha disminuido sensiblemente en estas dos últimas décadas. “Con la crisis económica se han reducido las adopciones, al no querer las familias asumir nuevos gastos”, añade del Cañizo.

En plena sesión fotográfica. Cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

En plena sesión fotográfica. Cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

Bel Carrasco