Balance anual en el Trastévere

Balance Anual en el Restaurante Trastévere
Calle Menorca, 19
(Centro Comercial Aqua)
Valencia

Dejar que las ideas fluyan alrededor de buenos alimentos, es una costumbre cuyo origen se pierde en el tiempo, tanto, que la realización de algunas de las pinturas rupestres se asocian a días de celebraciones en los que el placer de comer está presente. En esos días, el alimento no es una necesidad, es un divertimento y obedece a actos en los que abundan las ingestas de condumio y materia líquida.

Ya en tiempos más próximos, Catalina de Médici pone algo de estilo en el asunto del comer y propone el tenedor en la celebración de su boda con Enrique II de Francia, momento que podríamos considerar como el inicio de la era del tenedor. En aquellos tiempos, la elegancia puede medirse con la soltura que uno tenía para pelar las gambas o separar la chicha del pelaje, y dicen las crónicas que el deficiente manejo de tan fino utensilio puede llegar a ser elemento de prejuicio hacia aristócratas bajo sospecha y comerciantes venidos a más.

Nada que ver con lo que MAKMA propone en formatos de comunicación tan innovadores como los Desayunos-Makma, en los que nuestros invitados han departido, opinado o denunciado públicamente alrededor de la mesa; la nueva serie de Entrevistas-paseo estrenada recientemente; o el actual Balance cultural alrededor de una mesa, como es el caso que nos ocupa. ¿Puede un menú influir en el estado de ánimo?

726×400PX TRASTEVERE-01 Con esta idea de búsqueda permanente, pretendemos ofrecer respuestas a nuestros lectores, y para comunicar más y mejor -hablando sobre la mesa- siempre habrá alguna aceituna que salga rodando para acabar en plato ajeno, sí, pero pinchar hueso tiene esas cosas, y si el formato innovador de Makma sirve para avanzar en una sociedad en la que la oferta cultural gana terreno, sabremos que un granito de arena es nuestro.

Hay que mojarse, y vamos a dejar que el inconsciente deje aflorar en lo más destacado del año en materia Makma. Con este propósito -el de hacer un balance anual-, Makma reúne en el Restaurante Trastévere de Valencia (tercera planta del centro comercial AQUA), y ante buena gastronomía, a una buena parte de su existir: Salva Torres, Ismael Teira, Jose Ramón Alarcón, Merche Medina, JJ Mestre, Carles Figuerola, Fernando Ruiz, Eva Montesinos, Miguel Gregori, y quien suscribe, Vicente Chambó. La dificultad radica en cómo transmitirles de forma breve y concreta lo mucho e intenso que se abordó ante una buena mesa.

Balance anual en el Trastévere de Valencia

Balance anual en el Trastévere de Valencia. Fotografía de Ana Prisacaru.

Para JJ Mestre, sincero y apasionado como pocos a la hora de defender y captar la calidad y el talento musical, “es difícil, bastante difícil, resumir en unas pocas palabras lo más destacado de un año. Por encima de todo destacaría la obra maestra que ha publicado el donostiarra Rafael Berrio, que lleva por título “Paradoja”. Está basada en el existencialismo, pero tiene mucho más. Otros trabajos nacionales que destacaría son el de Germán Salto desde Madrid, el de La Gran Esperanza Blanca desde Valencia, el de Guadalupe Plata desde Jaén o el de Chencho Fernández desde Sevilla”.
“A nivel internacional me ha llamado poderosamente la atención que hayan coincidido durante esta añada estupendísimos trabajos con origen en el continente australiano (Courtney Barnett, The Orange Humble Band, Datura 4, Robert Forster o Dick Diver). En cuanto a conciertos que haya tenido el privilegio de asistir, destacaría muchos pero especialmente el excelente estado de forma en que se hallan clásicos como Cracker, The Waterboys o The Godfathers, el resurgir “powerpopero” de nuevas bandas como The Connection o The New Trocaderos y la magnífica experiencia de estar presente junto a medio centenar escaso de asistentes en los conciertos de The Parson Red Heads y de Doug Paisley”.
Por su parte, Carles Figuerola afina en su búsqueda centrada en el Jazz. Antes, indaga en otros aspectos para hacer un balance anual muy espontáneo. Para él, 2015 ha sido un año complicado en muchos ámbitos culturales, repleto de pequeños proyectos y en el que ha habido que recurrir al ingenio para enfrentarse a las dificultades. Un ejemplo de un proyecto modesto, destacado, digno y de calidad es el cd publicado por el contrabajista norteamericano Matt Baker, titular en la Orquesta del Palau de les Arts, junto con el guitarrista italiano Fabio Zambelli. ‘Train to Laveno’ es el título del álbum. “Está producido por el sello valenciano Sedajazz” –afirma Carles Figuerola-. “Se trata de composiciones propias, jazz de cámara, lirismo. El ejemplo de un viaje musical que es un verdadero deleite”.
Matt Baker y Fabio Zambelli.Imagen cortesía de Pau Sanchis Tarrazó

Matt Baker y Fabio Zambelli. Imagen cortesía de Pau Sanchis Tarrazó.

Pasando de la música a las artes plásticas, para Merche Medina -recién llegada del sur de Florida, desde donde ha regresado tras tomar el pulso a una veintena de ferias crecidas al calor de Art Basel y Art Miami: “Concluye el curso artístico de 2015 con la constatación de que la principal palpitación de su mercado merodea por lares internacionales al otro lado del Atlántico; más allá de las propuestas que, por cierto, son semejantes en nómina y concepto a cualquier otra iniciativa venal”, sentencia.
Para Merche Medina, “Miami Beach y el otrora depauperado distrito de Wynwood (Midtwon de Miami) ebullen de tacón alto y divisas con el aceite del coleccionismo”.
Siguiendo con la valoración de las ferias de Miami, Medina hace referencia a la presencia destacada de galerías europeas con stand en aquellos mercados.
“Como despunte mediterráneo, cabe destacar la presencia de las galerías valencianas Espai Visor, Set Espai d’Art y Rosa Santos, imprimiendo acentos que nos son próximos a aquel gran poliglotismo ferial”, concluye.
Para Ismael Teira, a la hora de valorar, pesan las expectativas propias de un artista visual frente a la situación de cambios. “Sinceramente, en el caso valenciano, resulta bastante precoz andar haciendo valoraciones ahora. Han pasado algunos meses –en realidad, pocas semanas hábiles– desde el inicio del cambio en el Ajuntament y la Generalitat. En materia cultural no es que hayamos asistido precisamente a radicales y asombrosos cambios; más bien está siendo todo bastante, digamos, medido, o comedido, tal vez debido a la sensación de pre-campaña permanente. Sigue presente el temor de muchos -en Valencia- a que las políticas culturales sigan favoreciendo a unos, en lugar de a otros, pero nunca a los demás o a todos. En resumen, visto lo visto y tal como está el panorama en Madrid, cualquier balance debe esperar”
Para Jose Ramón Alarcón, el reto consiste también en sintetizar en unas líneas la visión de todo un año. “Formalizar una selección de entre cuantas exposiciones han guarnecido los centenares de tabiques y paredes móviles de galerías, instituciones y espacios plurimórficos por estos lares implica tamizar, cerner y cribar con oscilaciones de muñeca en búsqueda de pepitas de oro, como símbolo de razón incuestionable. Ineludible, entonces, apuntar un acento foráneo -anglosajón y germánico- para ceñirse a las figuras de Gillian Wearing -otoño/invierno en el IVAM- y Jürgen Schadeberg -principios del estío en Librería Railowsky-, cuyo empleo antagónico del registro fotográfico permitieron trazar una reflexión sobre el horizonte humano, en base a conceptos de máscara e identidad (Wearing), amén de la radiografía social y el poso diacrónico tras la mirada de un hombre convertido en Leica (Schadeberg). Sombrearon la ciudad con su rúbrica referencia y así lo registró Makma”.
Eva Montesinos recurre al análisis del librero y bloguero Bruno Montano (Trabalibros.com). Para Montano, el sector editorial tocó fondo en el año 2008, acumulando una caída en ventas cercana al 40%. Pero se observa que la tendencia en España se ha invertido, experimentando un crecimiento esperanzador durante los dos últimos años. Se estima que diariamente en España se venden más de 421.000 libros. Crece también la edición, alcanzando los 90.000 nuevos títulos anuales. Esta mejora se apoyaría sobre todo en las ventas de libros de texto, los de temática infantil y juvenil, los universitarios y los científico-técnicos.
Se incrementan a su vez los índices de lectura, y aunque la facturación del libro digital en España ha crecido de forma lenta pero continuada, por primera vez en los últimos años la tendencia nos lleva hacia un aumento de la edición en papel con respecto a la edición digital, decreciendo esta última un 1,9%. En este momento en nuestro país, de cada 100 libros publicados 75 se editan en papel. Las librerías y las cadenas de librerías siguen siendo los principales canales de distribución de libros. El librero observa un incremento significativo en las ventas de la literatura juvenil y romántica, así como también aumenta el interés por el cómic y la novela gráfica.
Como curiosidad, en los últimos meses se ha disparado la venta de libros de poesía, espoleada por la irrupción en el mercado de poemarios escritos por cantautores y poetas jóvenes que pasan de las redes sociales y los blogs al papel. El libro más vendido de 2015 ha sido La chica del tren de Paula Hawkins, que junto con La templanza de María Dueñas y Hombres buenos de Pérez-Reverte copan las tres primeras posiciones del Top Ventas. Importante señalar que dos comics, Mortadelo y Filemón. El tesorero de Francisco Ibáñez y Astérix. El papiro del César han estado entre los 10 libros más vendidos del año. Dos recientes novedades, El regreso del Catón, de Matilde Asensi y El secreto de la modelo extraviada de Eduardo Mendoza, pese a llevar poco más de un mes en las librerías, se han posicionado entre los primeros 15.
Según las conclusiones de la pasada Feria de Fráncfort, termómetro del panorama editorial europeo, se observan una serie de tendencias muy marcadas para 2016: Por un lado, repuntará la publicación de las llamadas “domestic noir”, novelas de intriga psicológica que transcurren en entornos familiares, siguiendo la estela de La chica del tren de Paula Hawkins y de Perdida de Gillian Flynn. Por otra parte, destacará también la edición de novelas románticas combinadas con ciencia ficción, y por otro, seguirán apareciendo gran cantidad de ensayos que pretenden explicar nuestro actual presente económico, social e histórico.
Para Salva Torres, el balance empieza entre interrogantes: 2015, ¿un año de cine?
Y se atiene a lo dicho por Javier Angulo, director del Festival Internacional de Cine de Valladolid (Seminci): “No entiendo cómo el Ayuntamiento de Valencia no apoya a saco Cinema Jove”. Lo dijo durante el encuentro mantenido con periodistas de diferentes medios valencianos en el que también participó José Luis Cienfuegos, director del Festival de Cine Europeo de Sevilla, y el propio director de Cinema Jove, Rafael Maluenda, que ejerció de moderador.
“En Valladolid hay paladar de cine”, subrayó Angulo. Paladar que, en el caso de Valencia, está por hacer, subraya Torres. El encuentro audiovisual ‘El Festival y la ciudad’, que acogió La Nau de la Universitat de València organizado por CulturArts IVAC, sirvió para radiografiar el estado de los festivales de cine en España, añade Salva Torres.
También, por contraste, para generar sana envidia con relación a los de Valladolid y Sevilla, cuyas ciudades se vuelcan en dichos certámenes. Falta por ver, ahora que hay cambio de gobierno en la Comunidad Valenciana, si esa apuesta de la ciudad por sus festivales, incluido el Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina, se hace ahora patente o vuelve a ser pasto de las buenas intenciones, concluye Torres, quien visto lo visto termina con una nueva interrogación: “2016, ¿un año de cine? Veremos”.
Y para quien suscribe, Vicente Chambó, son muchos los asuntos que se arremolinan en mente respecto al año que finaliza. Como lo es la inmediata clausura de Parking Gallery, que tras cinco años de programación ininterrumpida cierra sus puertas. Afortunadamente, el trabajo realizado por la galería alicantina tendrá continuidad en su fundador Jaime Pérez, que responde a la figura del marchante de los que ya no existen.
Responde a una figura que sería muy interesante recuperar en el sector de las artes plásticas, pues representa a aquella persona que conoce como nadie a un artista y que por lo tanto es capaz de transmitir como nadie su obra. Para Jaime Pérez, en estos cinco años desde que abrió la galería (coincidiendo con el epicentro de la crisis), ha habido muchas iniciativas de las que se siente satisfecho. No se queja en absoluto de no haber recibido apoyos institucionales, pero sí puede presumir de haber luchado hasta el final, Su compromiso con artístas y colaboradores de la Galería le ha llevado a ofertarla a otras personas de diferentes maneras y en condiciones muy especiales, y se puede decir que lo ha intentado todo entre gente que pudieran darle continuidad, pero no ha podido ser. El cierre obedece a una situación personal que le ha cambiado el presente, algo que le impide prestar la atención que merece el trabajo y el trato con los artistas.
Jaime Pérez y Chini Manero en una imagen de Archivo.

Jaime Pérez y Chini Manero en una imagen de Archivo de Parking Gallery.

En una charla mantenida con él, Jaime Pérez confesaba: “En Alicante no he encontrado interés público en generar proyectos de cultura, tampoco ha habido dinero en esta época, es cierto, pero el interés o la sensibilidad no se demuestran sólo con el dinero”. “He escrito textos para artistas amigos y he hecho función de marchante antes de tener la galería, y lo seguiré haciendo en el futuro una vez superada la etapa personal que me lo impide; además, estoy en contacto con galerías en Valencia que puedan llevar la obra de los artistas a los que he llevado en la programación de Parking Gallery”, -concluyó Jaime Pérez-.
Y, respecto a otros temas, recuerdo los excelentes trabajos sobre papel de Ernesto Casero en la Galería pazYcomedias, la apertura de un nuevo espacio para la ilustración como lo es Pepita Lumier, la satisfacción de ver la exposición de la ganadora del primer Premio de Dibujo DKV-MAKMA y la referencia y cita por parte de Arturo Pérez Reverte a Nicolás Bas Martín en su libro Hombres buenos. Bas ganó el premio Blibliografía de la Biblioteca Nacional en 2011 por El Correo de la Ilustración, basado en la correspondencia entre Cabanilles y el librero Parisino Fournier, trabajo por el que es citado por Reverte.
Better humans tomorrow, de Ernesto Casero. Imagen de archivo. Cortesía Galereria PazYComedias

“Better humans tomorrow” de Ernesto Casero. Imagen de archivo. Cortesía Galería pazYcomedias.

Lamentable la ausencia -un año más- de una ley de mecenazgo inteligente y atrevida que sea capaz de fomentar el talento creativo para transformarlo en industrias culturales como fuente de riqueza y empleo, y patético que no haya ningún responsable político capaz de abanderar la causa de un pacto de estado para la educación.
Imagen de portada, detalle de "Comí Jabalí", de Carlos Domingo. Acrílico sobre lienzo, 120 x 200 cm. Imagen archivo Galería Valle Ortí.

Imagen de portada, detalle de “Comí Jabalí”, de Carlos Domingo. Acrílico sobre lienzo, 120 x 200 cm. Imagen archivo de la clausurada galería Valle Ortí.

Vicente Chambó

Enrique Rubio: “La nostalgia está de moda”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Enrique Rubio, propietario de Cuadernos Rubio y autor de ‘Mi mamá me mima’ (Espasa)
Entrevistado por Vicente Chambó y Salva Torres, del equipo de dirección de MAKMA

Enrique Rubio lo reconoce, primero por lo bajini y luego abiertamente: “Nos la han atribuido, pero la verdad es que no se encuentra en los Cuadernos Rubio”. Se refiere a la famosa frase Mi mamá me mima, ahora convertida en título del libro que viene a rendir homenaje a su padre Ramón Rubio, fundador de la empresa en 1959, y que supone “un viaje a la nostalgia”. Viaje a través de imágenes y frases recordatorias de aquellos primeros cuadernos de caligrafía y matemáticas aparecidos en el franquismo. Eso sí, la frase ya es propiedad de la empresa valenciana: “La hemos registrado”.

Enrique Rubio, con Eva Montesinos al fondo, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Enrique Rubio, con Eva Montesinos al fondo, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Enrique Rubio recogió el testigo de su padre ya avanzada la década de los 90, tras escuchar a alguien decir: “¿Pero aún existen los Cuadernos Rubio?” Y lo primero que hizo, en un momento de pérdida de identidad de la empresa, fue recuperar la imagen tradicional de los colores verde y amarillo de los cuadernos, y cambiar las frases con el fin de adaptarlas a los nuevos tiempos. De aquellas ‘África está habitada por negros’, ‘Los indios viven en chozas’ o ‘¿Cumples los diez mandamientos?’, se ha pasado a frases comprometidas con la igualdad, el medio ambiente, las energías renovables o la salud.

Enrique Rubio, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Enrique Rubio, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“En los periodos de bonanza es cuando hay que prepararse para la crisis”

“De la marca no se vive y había que modernizarse”, explica Enrique Rubio. Modernización en los contenidos y en la forma de trabajar en plena era de Internet. De hecho, el 29 de octubre inauguran imprenta en su nueva nave de Quart de Poblet, donde además presentarán ese mismo día su Aula Museo en la que se recrea un aula de los años 60 con productos de la época.

Todo ello después de crecer en facturación y de vender “más que hace siete u ocho años”. ¿La clave? “En los periodos de bonanza económica hay que prepararse para la crisis, porque sabemos que éstas son cíclicas”. Lo que ha permitido a Cuadernos Rubio ser en todo momento una empresa saneada con facilidad a la hora de obtener financiación bancaria en tiempos de vacas flacas. Su salto al mercado alemán hace un par de años así lo demuestra. “Se vende en Alemania, pero cuesta”, reconoce Rubio, aunque subraya que se trata del mismo problema con el que se encontró su padre cuando empezó en España. También está previsto impulsar la publicación en Latinoamérica: “Está previsto que lo hagamos en 2016”.

Enrique Rubio, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Enrique Rubio, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“Ahora los niños escriben mucho menos; su infancia es la del ordenador”

Mi mamá me mima, cuya redacción de textos para la editorial Espasa ha sido obra de Mariola Cubells, va en esa línea de recuperar el pasado con vistas a impulsarse hacia el futuro. “Se está poniendo de moda lo retro; su poder nostálgico”. Enrique Rubio no sabe exactamente por qué, pero lo cierto es que la nostalgia vende. “A la gente le emociona recordar las tardes en que coloreaban alguno de aquellos cuadernos”.

Ejemplar del libro 'Mi mamá me mima', de Enrique Rubio, en los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Ejemplar del libro ‘Mi mamá me mima’, de Enrique Rubio, en los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

O los ejercicios de caligrafía. “Ahora los niños escriben mucho menos, porque su infancia es la de los ordenadores, los videojuegos, las multipantallas o los iPads”. Y, sin embargo, “se ha demostrado que la caligrafía tiene un valor pedagógico muy grande, porque estimula partes del cerebro que en la infancia se halla en plena transformación”. De ahí quizás el éxito hoy en día de Cuadernos Rubio. Como se recoge en el libro, “si alguien en aquel momento le hubiera dicho [a su padre] que en 2014, por ejemplo, se iban a vender más de cuatro millones de ejemplares de aquellos cuadernillos artesanales, probablemente se hubiera partido de la risa”.

Enrique Rubio, con Eva Montesinos a su lado, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito, con Salva Torres (de blanco) y Vicente Chambó. Foto: Fernando Ruiz.

Enrique Rubio, con Eva Montesinos a su lado, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito, con Salva Torres (de blanco) y Vicente Chambó. Foto: Fernando Ruiz.

“En Cataluña existe un nacionalismo muy potente”

En el mercado nacional, Cuadernos Rubio se vende casi por igual en casi todas las comunidades autónomas. “Quizás algo más en Andalucía, por tener más población”, y algo menos en Cataluña, “porque si estás solo en castellano te penaliza, cosa que no ocurre en Valencia, ni tampoco en Galicia o el País Vasco”. Con todo, hace tres años que se ha traducido al catalán y, como destaca Rubio, “se nota en las ventas”. Como se nota, a tenor de su experiencia, que en Cataluña “existe un nacionalismo muy potente”.

La noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Salva Torres

“Cinema Jove es del todo independiente”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Rafael Maluenda, director del Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove

“Me acuesto y me levanto con Cinema Jove”. Y así ha sido durante los últimos 16 años; todo el siglo XXI. Incluso más, si tenemos en cuenta que Rafael Maluenda ya formó parte del equipo de José Luis Rado, de 1997 a 1999. “He vivido con el festival a lo largo de todos estos años”. Y lo ha hecho, remarca, desde “la más absoluta independencia, donde todo el mundo ha tenido cabida”. Al margen de los anunciados vientos de cambio político, Maluenda subraya: “Eso es lo que yo ofrezco”. Eso y su carácter “vocacional” hacia un certamen que ama: “Yo quiero mucho a este festival”.

Rafael Maluenda, durante un momento de la entrevista en los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rafael Maluenda, durante un momento de la entrevista en los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“La película de clausura es ahora mi quebradero de cabeza”

De hecho, si hay algo que en estos momentos le puede quitar el sueño es no saber todavía con qué película clausurará el festival: “Te juro que no lo sé”. Es más: “Uno de mis quebraderos de cabeza es la película de clausura, que no la tenemos ni siquiera a la vista”. He ahí su única preocupación. “¡Eso es un vértigo!” Lo demás son elucubraciones en torno a un festival en el que ya piensa a futuro. “Tengo en mente una 31ª edición distinta en algunos aspectos estructurales, que tendré que analizar cuando pase la presente edición”.

Rafael Maluenda y Eva Montesinos, responsable de Comunicación de Cinema Jove, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rafael Maluenda y Eva Montesinos, responsable de Comunicación de Cinema Jove, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

“¿Qué aspectos?”

“Las dos secciones oficiales son innegociables, pero sí me gustaría que el resto de secciones respondieran a otros planteamientos que tengan en cuenta dinámicas relacionadas con la cultura actual”.

“La apuesta cultural de Cinema Jove no es habitual en Valencia”

En cualquier caso, Maluenda no tiene arrobo en manifestar que Cinema Jove viene haciendo una “apuesta cultural que no es habitual en esta ciudad”. ¿A qué se refiere? A la manera en que el festival ha acercado el cine y sus directores al público de forma “relajada, cálida, en una atmósfera de total complicidad”. Y hace un ejercicio de memoria: “Recuerdo aquellos encuentros nocturnos en El Negrito [del barrio del Carmen], con Stephen Frears cuando vino a presentar Las amistades peligrosas y se tomaba una cerveza tranquilamente en medio de la gente”.

Rafael Maluenda, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rafael Maluenda, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rafael Maluenda lleva, por todo ello, el festival en las venas, pese al carácter eventual con el que dice haber entrado. “Yo siempre he pensado, de hecho, que era una opción provisional”. E ironiza (“espero que se entienda así”) sobre la provisionalidad en la Administración que suele convertirse en “algo crónico”. Y como en los rótulos de algunas películas, 16 años después ahí lo tienen, lamentando, pese a todo, algunas cosas.

“Me gustaría contar con un Premio del Público”

“Me habría encantado contar con un Premio del Público dotado económicamente, porque revitaliza mucho el festival”. Algo que ha resultado imposible por culpa de los malditos recortes presupuestarios. “Es un presupuesto muy escaso para un festival de estas dimensiones”. Cinema Jove, he ahí otro de sus lamentos, llegó a ser “el segundo festival en importancia, tras el de Clermont Ferrand, en el mercado de cortometrajes”. Recuerda que hasta 2007, año en que se tuvo que cancelar, había un catálogo especial a disposición de compradores de todo el mundo que venían a Valencia en busca de cortos españoles e iberoamericanos principalmente”.

Rafael Maluenda, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rafael Maluenda, en un momento de la entrevista en los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Insiste en el “privilegio” que tiene Valencia de contar con un festival que “acerca el mundo de la cultura y del cine de forma tan fresca y relajada”. De igual forma que asimila como puede la escasa difusión mediática de películas y directores poco conocidos, pero que “pasado mañana son los mismos que luego ganan todos los premios, y el valor de Cinema Jove es que los presenta en primicia”. En este sentido, habla de “pedagogía de cara a los medios” y de la necesidad de un mayor presupuesto “con el fin de impulsar la difusión”. Hasta entonces, confía “en los muchos amigos que tenemos en el sector” para conseguir esa película de clausura que tanto se le resiste.

Rafael Maluenda, director de Cinema Jove. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rafael Maluenda, director de Cinema Jove. Fotografía: Fernando Ruiz.

Salva Torres

La Chaise, hasta que el reciclaje os repare

La Chaise
Diseña, Crea, Recicla
C / Maestro Clavé, 3. Valencia
Hasta el 28 de febrero, 2015

El fenómeno del Upcyciling consiste en transformar cacharros, trastos y desperdicios en objetos útiles que pueden llegar a alcanzar la categoría de arte. El fenómeno, ahora en auge, puede rastrearse hasta las primeras vanguardias de principios del siglo XX. Incluso antes. Pero es como consecuencia del vertiginoso desarrollo industrial y tecnológico, propio de nuestros días, cuando diríase que logra su mayor esplendor, también debido al uso de las redes sociales y la promoción de ello por artistas o artesanos de variado pelaje.

Obra de Estudi Oniric en La Chaise.

Obra de Estudi Oniric en La Chaise.

La Chaise retro & med, coincidiendo con la celebración de la feria Habitat presenta una exposición en la que participan diversos estudios de diseño, talleres y diseñadores freelance radicados en Valencia y cuyas creaciones no llegan siempre al gran público. Artistas y artesanos empeñados en transformar el desecho en singulares hechos protagonizados por objetos que mudan de piel. Muertos en contenedores u olvidados en algún desván o rincón de la casa, esos objetos inservibles se convierten en sorprendentes útiles para el hogar.

Lámparas con objetos reciclados de Vicente Mas en La Chaise.

Lámparas con objetos reciclados de Vicente Mas en La Chaise.

En La Chaise valoran tanto esa capacidad transformadora del artista, capaz de revitalizar objetos a punto de expirar, que han decidido crear un espacio expositivo para dar a conocer toda esa ingente labor creativa, tanto al público en general como a profesionales del sector del diseño y a la propia prensa especializada. Es una manera de llamar la atención acerca del enorme potencial de los nuevos creadores.

Lámparas de Wao en La Chaise.

Lámparas de Wao en La Chaise.

Para esta ocasión, ha reunido los trabajos de Lebrel, DeBigotEnrotllat, Sergio Mendoza & El Taller de radios, Estudi Oniric, Equipo Klandestino, Rosa Borredá, MGO Ind., Sueños Vintage, Vicente Mas y la propia Chaise. Los vinos valencianos de la bodega Celler del Roure, junto a los patés de la empresa Picken y La cuina, se encargaron de patrocinar un evento que el día de la inauguración reunió a multitud de personas.

Silla de Equipo Klandestino en La Chaise.

Silla de Equipo Klandestino en La Chaise.

‘Diseña, Crea, Recicla’, tal es el título de la exposición, pone de relieve, en tiempos de consumismo desorbitado y, con él, de la igualmente desorbitada acumulación de desechos, que la vida finita de muchos objetos puede ser alargada merced a la respiración asistida que le inyectan todos estos nuevos creadores.

Obra de BigotEnrotllat en La Chaise.

Obra de BigotEnrotllat en La Chaise.

Iñaki Torres en Lotelito, que cumple un año

Un año de Lotelito
C / Barcas, 13. Valencia
Fiesta celebración: jueves 25 de septiembre, a las 20.00h
Exposición actual: Tanteando lo desconocido, de Iñaki Torres
Hasta el 5 de octubre

Imagen de la fachada de Lotelito, extraída del video de Néstor Navarro con motivo de la inauguración de la muestra de Iñaki Torres 'Tanteando lo desconocido'.

Imagen de la fachada de Lotelito, extraída del video de Néstor Navarro con motivo de la inauguración de la muestra de Iñaki Torres ‘Tanteando lo desconocido’.

Iñaki Torres expone en Lotelito su obra marcada por las texturas y los rostros inquietantes bajo el título de ‘Tanteando lo desconocido’. La muestra coincide con la celebración del primer año de un espacio situado en pleno centro de Valencia, junto al Teatro Principal, que además de ofrecer un buen menú gastronómico, apoya la cultura cediendo el local a artistas para que expongan su obra.

Obra de Iñaki Torres en la exposición 'Tanteando lo desconocido' que se muestra en Lotelito. Imagen extraída del video de Néstor Navarro realizado durante la inauguración de la muestra.

Obra de Iñaki Torres en la exposición ‘Tanteando lo desconocido’ que se muestra en Lotelito. Imagen extraída del video de Néstor Navarro realizado durante la inauguración de la muestra.

En el caso de Iñaki Torres, hablamos de un trabajo a tientas: “Cuando yo pinto, no busco nada concreto”, señala el propio artista. Podría decirse de otra manera, sintetizando sus palabras: “Yo no pinto nada”. Entiéndase bien: pintar pinta y mucho, pero es su yo el que no pinta nada, el que debe retirarse para que exista la posibilidad de, sin buscar “nada concreto”, que “algo” pueda emerger desde el fondo de la tela.

Imagen de Lotelito extraída del video de Néstor Navarro con motivo de la inauguración de la muestra de Iñaki Torres 'Tanteando lo desconocido'.

Imagen de Lotelito extraída del video de Néstor Navarro con motivo de la inauguración de la muestra de Iñaki Torres ‘Tanteando lo desconocido’.

Algunas de las obras expuestas han sido realizadas en Almería, allí donde el silencio se oye. Otras, en su casa de Bilbao. Y siempre, siempre, buscando las condiciones para que ese yo, tan necesario en la vida cotidiana, deje en el terreno del arte de pintar “nada concreto” y se limite a dejarse guiar por los dictados de la tela.

Un video de Néstor Navarro nos introduce en el trabajo expuesto en Lotelito, con imágenes del día de la inauguración, al que acudieron diversos representantes del mundo de la cultura valenciana.

 

Lotelito 2014 from Makma on Vimeo.

“Tendremos carencias, pero la vocación es innegable”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Rafael Maluenda, director de Cinema Jove
Entrevista realizada por el equipo de dirección de Makma: Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont y Salva Torres

Rafael Maluenda jamás dirá una palabra más alta que otra. No, al menos, mientras asuma la dirección de Cinema Jove. Todo cuanto dice a micrófono abierto lo medita, lo rumia, lo valora concienzudamente. Sonríe a cada pregunta, tomándose el tiempo que haga falta antes de ser pasto de algún titular que afee el lugar que ocupa. Incluso cuando siente que alguna de esas palabras altisonantes ha podido salir de sus labios, la somete a deliberación delante del propio entrevistador.

-“¿Se conoce suficientemente el festival dentro de Valencia?”

-“Que pasen 24.000 espectadores por el festival me parece que está muy bien”.

-“Pero todavía hay gente que confunde la Mostra con Cinema Jove”.

-“Va por barrios, aunque efectivamente pienso que su difusión es mejorable”.

Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

“Cinema Jove está entre los cuatro primeros festivales españoles”

Dicho lo cual, Rafael Maluenda vuelve sobre sus pasos como queriendo borrar las huellas de ciertas pisadas. Lo suyo es el camino de baldosas amarillas que ha convertido el Festival Internacional de Cine de Valencia en un referente a nivel nacional y fuera de nuestras fronteras. “Cinema Jove está entre los cuatro primeros festivales especializados españoles”, afirma que reconoció públicamente Andrés Vicente Gómez, cuando estaba al frente del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA). Y para corroborarlo cuenta la anécdota de su viaje al Festival de Berlín, donde acudió al stand de Corea interesándose por una película del país asiático y la responsable, tras conocer su identidad, exclamó: “¿Cinema Jove? ¡We know!” (Lo conocemos).

Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, junto a Eva Montesinos, responsable de comunicación del festival, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, junto a Eva Montesinos, responsable de comunicación del festival, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

La causa del éxito de Cinema Jove tal vez se deba a lo que el propio Rafael Maluenda señala: “Tendremos otras carencias, pero la vocación es innegable”. Gracias a esa vocación, a prueba de recortes, el certamen valenciano puede presumir de esa imagen nacional e internacional, con el presupuesto más bajo de los festivales de su condición: alrededor de tres millones los de Málaga y Sitges, y por encima de los 800.000€ los de Gijón y Huelva, al margen de los festivales generalistas de San Sebastián y Valladolid, por los 540.000 de Valencia.

“Cinema Jove pervive gracias al Ayuntamiento”

Pero el presupuesto no lo es todo, aunque condiciona. Más importante resulta la capacidad de difusión. “Hay muchos factores que influyen a la hora de la divulgación: la disponibilidad de salas y, en una gran ciudad como Valencia, los numerosos eventos culturales que compiten con el festival”. Y cita los casos de Valladolid o San Sebastián donde la semana del festival “se vuelcan con él; es su semana”. También apunta la importancia de “generar eventos que te lleven gente, como pueden ser los conciertos de rock” insertos en la programación de Cinema Jove.

Rafael Maluenda, pensativo, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Rafael Maluenda, pensativo, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

A Rafael Maluenda, es asunto recurrente, se le ha preguntado por la posibilidad de incorporar secciones de la finiquitada Mostra a la programación del festival. ¿Por qué no la incorporación de parte del 1.700.000 euros que se ahorró el Ayuntamiento al clausurarla? “Cinema Jove, lo digo con sinceridad, pervive gracias al apoyo del Ayuntamiento, que se hace cargo de las proyecciones de Viveros, de gran popularidad, dando visibilidad al festival atrayendo numeroso público”. El Ayuntamiento de Valencia asume los gastos del montaje (cabina de proyección, sillas, seguridad y cesión del espacio), lo que supone un montante de 27.500€. “Además del alquiler del edificio de la Almoina, sede del festival, más los gastos de luz y agua”, agrega Maluenda.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, Rafael Maluenda y José Luis Pérez Pont, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, Rafael Maluenda y José Luis Pérez Pont, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

“El ICAA paralizó su ayuda por que la Comunidad no tenía sus cuentas saneadas”

Sólo 81.000 de los 540.000€ del presupuesto es dinero privado, “del cual 35.000 viene de Europa Creativa de la Unión Europea”. Y hasta que el ICAA resuelva este mes la ayuda solicitada, en torno a los 20.000€, no hay más dinero que rascar. El pasado año se concedió esa misma ayuda, pero Hacienda paralizó el destino de esa cuantía porque la Comunidad Valenciana no tenía sus cuentas saneadas.

Rafael Maluenda, haciendo equilibrios para sacar adelante el festival, delante del cartel de Cinema Jove en el Teatro Principal. Foto: Gala Font de Mora.

Rafael Maluenda, haciendo equilibrios para sacar adelante el festival, delante del cartel de Cinema Jove en el Teatro Principal. Foto: Gala Font de Mora.

Todo lo contrario de Cinema Jove, que goza de excelente salud, a raíz sobre todo de convertirse en festival que presenta películas de riguroso estreno en España (2002) y tras haber incorporado las nuevas tecnologías en su comunicación (2007): “Fuimos pioneros a nivel estatal”, subraya Maluenda. Global Player, del alemán Hannes Stöhr, será la película que clausure Cinema Jove el viernes 27. Antes ya se sabrá la película ganadora de la Luna de Valencia. Rafael Maluenda apunta que será…

Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Salva Torres

Nacen los Desayunos Makma

Desayunos MAKMA: Camino de los Goya
Entrevista a Álex Montoya y Adriana Navarro, nominados a los Premios Goya 2014
Lotelito
C/ Virués, 6 (esquina C/ Barcas). Valencia
Miércoles 5 de febrero, a las 10.00 h.

Makma, revista de artes visuales y cultura contemporánea, inicia un nuevo espacio de divulgación cultural. Con la intención de seguir fomentando el acceso de los ciudadanos a la cultura, pone ahora en marcha sus Desayunos Makma. Mediante una serie de entrevistas a creadores de diferentes disciplinas artísticas, realizadas en espacios públicos, se pretende llevar a cabo esa labor de difusión y acercamiento de la cultura a la sociedad. El primero de esos Desayunos Makma tendrá lugar este miércoles en Lotelito, ubicado junto al Teatro Principal de Valencia, y tendrá como protagonistas a Álex Montoya y Adriana Navarro, dos de los valencianos nominados a los Goya.

Álex Montoya lo hará con su película Lucas, en el apartado de Mejor Cortometraje de Ficción. La sinopsis del film ya resulta inquietante: “Lucas [Javier Butler] quiere una moto. Un día conoce a Álvaro [Luis Callejo], un hombre que ofrece dinero a cambio de unas fotos inocentes”. Adriana Navarro, vizcaína formada en la Universitat Politècnica de València, está nominada al Mejor Cortometraje de Animación por Vía Tango. En su Facebook, esto es lo que aparece como resumen del argumento: “Vía Tango es un emocionante viaje en un tren de fantasía en el que el revisor se enamora de una pasajera, a la que trata de seducir a ritmo de tango”.

Álex Montoya y Adriana Navarro abrirán mañana Desayunos Makma, inaugurando así una iniciativa que pretende contar para las entrevistas con profesionales de otros medios y con la presencia del público. Lotelito abre sus puertas a este primer encuentro que Makma promueve, fiel a su ideario de ir creando un caldo de cultivo que favorezca el crecimiento cultural. Y, para ello, nada mejor que arrancar esta serie de entrevistas con un título de proyección hacia el futuro: Camino de los Goya. Porque el éxito, más allá de los ansiados galardones, ya está garantizado con la ejecución de una idea. Álex Montoya y Adriana Navarro nos ilustrarán ese camino con sus respectivas experiencias.

Desayunos Makma

Desayunos Makma