Abre tus puertas, siempre

‘Ouvrez vôtre porte’ de Joan Verdú
Tapinearte
C/ Zurradores 13. Valencia
Hasta el 10 de julio de 2016

Tapinearte deja su escaparate libre para mostrar los nuevos dibujos de Joan Verdú, este dibujante valenciano caracterizado por la ironía en todas sus obras, teniendo en cuenta que también es columnista y escritor, sorprende por la sencillez en el trazo del grafito en contraste con la fuerza de la idea. Joan Verdú no suele considerar la obra en dibujo con lápiz como obra definitiva, pero en esa ocasión ha acertado con el momento, el lugar y sobre todo con el mensaje para utilizar el lápiz como la técnica principal.

Heredero analítico de los iconos de la cultura popular, podemos observar en la manera de superponer el color al tono grisáceo del grafito, como dichos iconos se transforman, dotándoles de nuevos significados. Un R. Mutt camuflado con la tipografía de una conocida marca de sanitarios, un héroe de cómic que trata de escapar del frío de una nevera, personajes televisivos de la infancia, marcas, publicidad y otras sorpresas a descubrir van marcando el camino de la exposición.

Ouvrez vôtre porte I. Imagen cortesía Joan Verdú.

Ouvrez vôtre porte I. Imagen cortesía Joan Verdú.

‘Ouvrez vôtre porte’ continúa con los rasgos que caracterizan otros trabajos de Verdú: juegos simbólicos, alusión irónicas y una estética particular que, en cambio, parece alejarse del pop al que nos había acostumbrado. ‘Abre tus puertas’ son una serie de representaciones entorno al tema de la apertura, del desbloqueo o de un principio. No importan tanto las puertas, desagües, cajones, ventanas o cajas que se abren, sino el hecho de que los dibujos mantienen expectante al observador de la obra, como quién abre un sobre que no espera, con una incertidumbre difícil de controlar. Es por esta inquietud quizá que los dibujos queda encajados en un marco poco corriente: una cabecera que reza ‘Algiexpres’, nombre, calle, población y código postal. Esta especie de intervención rememora tintes surrealistas en su ejecución. ¿Manda un mensaje el artista y para ello hace hincapié en el sentido del envío? No se conforma con el hecho de exponer, maniobra que ya comporta el significado de transmitir, sino que precisamente provoca esa falta de certeza, aunque sea un dibujo y una composición relativamente sencillas.

Más que abrir las puertas en un sentido literal, Joan Verdú parece gritar que abramos el sentido del raciocinio, del sentido común, y que pensemos, reflexionemos sin descanso. Un ejercicio de cuestionamiento continúo que nos da pistas sobre cómo el artista interpreta el concepto de arte.

María Ramis.