Inconformistas y emergentes en Cinema Jove

31 Cinema Jove. Festival Internacional del València
Diversas sedes: IVAC, Teatro Principal IVAM, Palau de Les Arts Reina Sofía, Sala SGAE, Jardines de Viveros, Facultad de Bellas Artes (UPV) y Auditori de Torrent
Del 17 al 24 de junio de 2016

La trigésimo primera edición del Festival Internacional de València Cinema Jove ha iniciado su singladura formal con la materialización de una rueda de prensa en las dependencias del Ayre Hotel Astoria Palace -sede de comunicación de la presente edición-, en la que han participado su director, Rafael Maluenda, el Secretario Autonómico de Cultura y Deporte, Albert Girona, y el Director General del Institut Valencià de Cultura, Abel Guarinos, a la par que se desarrollaba en el Lounge Bar del hotel la filmación de un cortometraje que forma parte, como destacable novedad, del Film Camp Jove, una singular iniciativa cinematográfica que “nace con vocación de alfabetización mediática” y que cuenta con la participación y colaboración de directores como Pablo Berger y Enrique Urbizu, así como el montador Pablo Más y el director de fotografía Paco Belda.

Durante la comparecencia ante los medios, Albert Girona se ha manejado con algunas cifras económicas (500.000 € de presupuesto, proveniente de las instituciones y de patrocinio privado) y de trayectoria histórica del festival (“en 2005, Cinema Jove cumplió veinte años. De ahí hasta ahora ha habido más de 300.000 espectadores y más de 3.000 películas, entre la sección oficial, retrospectivas y homenajes”), reafirmándose en el interés de consolidación y de “convertir el festival en un lugar de formación audiovisual y de experiencia didáctica”, en meridiana “apuesta por cineastas jóvenes”.

Rafael Maluenda, por su parte, ha procurado desentrañar el grueso de los contenidos programáticos de Cinema Jove, cuya Sección Oficial de Largometrajes “presenta diez películas a competición, en rigurosa premier española”, procedentes de diversas nacionalidades -‘David’ (República Checa), ‘Humidity’ (Serbia) o ‘VIVA’ (coproducción irlandesa-cubana), por citar algunos ejemplos- y temáticas dispares, cuyo nexo común debe encontrarse entre sus directores, “cineastas emergentes, jóvenes, de corta filmografía e inconformistas en áreas temáticas y formales”.

Abel Guarinos, Albert Girona y Rafael Maluenda durante un instante de la rueda de prensa del 31 Cinema Jove. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Abel Guarinos, Albert Girona y Rafael Maluenda durante un instante de la rueda de prensa del 31 Cinema Jove. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Igualmente, la Sección Oficial de Cortometrajes, en la que “exigimos que la premier sea en la Comunidad Valenciana (…) aunque para muchos supone su estreno en España”, cuenta con “58 de los mejores cortometrajes internacionales actuales repartidos en diez programas”. Además de los seis programas generales, se incorpora como novedad la inclusión de cinco programas temáticos, “con la idea de hacer más atractiva la programación”; de este modo, ‘Óperas primas’, ‘Retratos documentales’, ‘De lo real y lo imaginado’, ‘Metrajes mezclados’ y ‘De puertas adentro’, darán cabida a 26 títulos locales, nacionales, europeos y asiáticos, agrupados en base a esta prescripción conceptual.

Por otra parte, Cinema Jove “amplía hasta tres el número de programas de la Sección Panorama Valenciano”, acogiendo lo cortometrajes más reseñables de directores valencianos y producciones realizadas en la Comunitat”, implementándose “debates con los directores y un encuentro con el público” en la sede de la SGAE o la Sala José Sancho del Teatro Rialto.

Sin duda, uno de los platos fuertes, en cuanto a innovaciones se refiere, lo protagoniza la Sección Oficial Web Series, “dedicada a la ficción creada para la red”, en la que competirán 20 webseries nacionales e internaciones -entre ellas, la valenciana ‘Cabanyal Z’-, premiadas en festivales como ‘Los Angeles Web Festival’ o ‘Marseille Web Fest’, en pro de la consecución de los galardones ‘Luna de Valencia’ en sus cinco diferentes categorías. Para Maluenda, esta sección, coordinada por la guionista y directora Ana Ramón Rubio y la actriz María Albiñana se revela en “un espacio que ha encontrado un nuevo formato de apertura del sector oficial valenciano (…) abierto por el impacto de las tecnologías digitales”.

Cinema Jove. Makma

La presente edición del festival rinde homenaje, además, al director franco-camboyano Rithy Panh, “uno de los cineastas con mayor proyección internacional”, refrendado por el Festival de Cannes o la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood. Para Maluenda, este homenaje permite “un encuentro con uno de los cineastas más fascinantes de cuantos están en activo, con una trayectoria única, marcada por su experiencia vital”, cuya filmografía será revisitada en el Instituto Francés de Valencia.

Cabe añadir la formalización de una retrospectiva al Festival de Cine de Sarajevo, “con la voluntad de dar a conocer la extraordinaria labor desarrollada a lo largo de sus 21 años de vida”. Destaca la oscarizada y premio de la última edición del festival de Sarajevo ‘El hijo de Saul’, de Lászlo Nemes, en convivencia con “títulos muy relevantes de ediciones anteriores”.

La 31º edición del festival se completa, entre otras diversificadas acciones, con la entrega del Premio Un Futuro de Cine a los actores Ingrid García-Jonsson y Daniel Grao y la consumación de un  ciclo dedicado a Alfred Hitchcock y François Truffaut -a modo de celebración de libro ‘Hitchcock/Truffaut’, una vez cumplidos los cincuenta años de un título “que cambió la crítica de cine en los años 60 y que sigue marcando la relación entre críticos y cineastas”-.

Rafael Maluenda, Albert Girona, Abel Guarinos y miembros del equipo de rodaje de la sección Film Camp Jove posan junto al cartel del 31Cinema Jove. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Rafael Maluenda, Albert Girona, Abel Guarinos y miembros del equipo de rodaje de la sección Film Camp Jove posan junto al cartel del 31Cinema Jove. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Merche Medina

 

 

 

Radiator inaugura Cinema Jove

Radiator, de Tom Browne
Inauguración de Cinema Jove
30 edición del Festival Internacional de Cine de Valencia
Del 19 al 26 de junio, 2015

Radiator (Radiador), del director inglés Tom Browne, será la película encargada de dar el pistoletazo de salida a la 30 edición del Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove, que convierte de nuevo a Valencia en punto de encuentro de cineastas de todo el mundo del 19 al 26 de junio.

Gemma Jones en un fotograma de 'Radiator', de Tom Browne, película con la que se inaugura la 30 edición de Cinema Jove.

Gemma Jones en un fotograma de ‘Radiator’, de Tom Browne, película con la que se inaugura la 30 edición de Cinema Jove.

La película seleccionada para inaugurar el festival es un drama en tono de comedia ácida, que  parte de la situación insostenible que vive un matrimonio anciano por culpa de la edad y el carácter agrio del hombre mayor. La mujer se verá forzada a llamar a su hijo Daniel para que intervenga, con el fin de enderezar el caótico rumbo de la pareja anciana.

Protagonizada por Richard Johnson, Gemma Jones y Daniel Cerqueira que, junto al director, está previsto que acuda a la gala inaugural de Cinema Jove, Radiator fue Premio del Público en el Festival de Glasgow, siendo presentada oficialmente en el London Film Festival a finales de 2014.

El largometraje de Browne guarda cierto paralelismo con Amor (Amour), dirigida por Michael Haneke, igualmente centrada en una pareja anciana interpretada por Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva. Ancianidad tratada de manera diametralmente opuesta por el director inglés, que localiza el drama en una casa llena de trastos, frente a la aristócrata de Haneke, y en un tono, paradójicamente, menos áspero que el del film al que en cierta forma evoca.

Daniel Cerqueira y Gemma Jones en un fotograma de 'Radiator', de Tom Browne, película que inaugura la 30 edición de Cinema Jove.

Daniel Cerqueira y Gemma Jones en un fotograma de ‘Radiator’, de Tom Browne, película que inaugura la 30 edición de Cinema Jove.

Radiator pondrá el broche a la gala inaugural de Cinema Jove, conducida por la actriz Ana Álvarez el viernes 19 de junio y en la cual se entregará el premio Luna de Valencia al cineasta Vuk Jevremovic, uno de los grandes maestros del cine de animación europeo.

Además, se contará con la presencia de cineastas tanto internacionales como españoles, entre ellos, Ginés García Millán, Enrique Urbizu, Gonzalo Suárez, José Mota, Jaume Balagueró, Paco Manzanedo, Gracia Querejeta, Antonio Mercero, Marta Aledo, Olimpia Melinte, Lolita Chammah, Jorge Roelas, Pau Durá, Mahmoud Reza Sani y Anna Kazejak, entre otros.

Fotograma de Radiator (Radiador), de Tom Browne, película con la que se inaugura la 30 edición de Cinema Jove.

Richard Johnson en un fotograma de Radiator (Radiador), de Tom Browne, película con la que se inaugura la 30 edición de Cinema Jove.

Gonzalo Suárez: «Soy adicto a las teleseries»

Gonzalo Suárez en los ‘Cuadernos de rodaje’ de Cinema Jove
Festival Internacional de Cine de Valencia
Del 20 al 27 de junio

Gonzalo Súarez asegura que “ya no existe el cine clásico, el de hoy en día no perdura”. Ésta es una de las afirmaciones que ha pronunciado en el encuentro con los medios que ha tenido lugar en el marco del 29 Festival Internacional de Cine de Valencia- Cinema Jove y en el que participa como director invitado en la sección Cuadernos de Rodaje. La selección de películas que han marcado su vida y su carrera se estanca en el año 1972, y es que para el escritor y cineasta el cine de ahora no permite que actores y filmes se asienten.

Respecto a los actores, confiesa que le hubiese gustado trabajar con Montgomery Clift porque dirigía la secuencia con su mirada. “Ahora no da tiempo a mitificar y eso que los actores son mejores. Son una generación fuerte y potente como los atletas, más de verdad”. Sin embargo, si tuviera que elegir un papel que interpretar en su vida privada, no dudaría: “el de Cary Grant en ‘Con la muerte en los talones’ ya que es un personaje que huye continuamente, con una madre muy divertida y que viaja en tren-restaurante (con lo que me gusta comer)”.

Gonzalo Suárez (centro), junto a Rafael Maluenda y Ana Álvarez, en un momento del encuentro con el público en el Hotel Astoria de Valencia. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Gonzalo Suárez (centro), junto a Rafael Maluenda y Ana Álvarez, en un momento del encuentro con el público en el Hotel Astoria de Valencia. Imagen cortesía de Cinema Jove.

El responsable de títulos como ‘Remando al viento’, ‘Don Juan de los infiernos’, ‘Mi nombre es sombra’, ‘Oviedo Express’ o ‘El detective y la muerte’ descubre que últimamente está “enganchado a las series como ‘Mad men’ o ‘Juego de Tronos’ y “en ellas se demuestra que el director es superfluo (ya que cambian constantemente) y el actor es el que lleva el peso”. Volviendo a sus “clásicos” explica que también le gustaría haber incluido ‘El hombre tranquilo’ de Ford y que ‘El Portero’ tiene trazos de este western. Un western que –a juicio de Suárez- hoy sería políticamente incorrecto por el machismo y la violencia que refleja. Respecto a la inspiración nacional: cualquier película de Berlanga, ‘El año de las luces’ de Trueba o ‘¿Qué he hecho yo para merecer esto?’ de Almodóvar o ‘Todo por la pasta’ de Urbizu –entre otras- tendrían cabida en su lista.

A pesar de beber en estas fuentes de inspiración, a Gonzalo Súarez le resulta difícil definir su estilo: “No sé si busco o huyo. Mi cine es una búsqueda que nunca alcanza el objeto. Sólo sé que me sigue gustando jugar, como en mi infancia”.

Luego tuvo lugar en el Ayre Hotel Astoria Palace un encuentro entre el cineasta y el público. Alrededor de la mesa se sentaba también la actriz y amiga del cineasta, Ana Álvarez, y el director de Cinema Jove, Rafael Maluenda. Enfrente de ellos una gran afluencia de público esperaba sencillamente escuchar hablar a Suárez. Ya desde el principio los halagos dirigidos hacia el veterano director por parte de sus contertulios fueron directos, “si en los comienzos de Gonzalo hubiera existido Cinema Jove, nos hubiera encantado traerle, ya que es un cineasta fresco y vanguardista desde sus orígenes”, comentaba Rafael Maluenda.

Gonzalo Suárez, chaqueta oscura, agotado tras una larga noche de ver sus 'clásicos' en Viveros, junto a Rafael Maluenda. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Gonzalo Suárez, chaqueta oscura, agotado tras una larga noche de ver sus ‘clásicos’ en Viveros, junto a Rafael Maluenda. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Gonzalo Suárez, reconocido escritor además de cineasta, compartió profundas reflexiones acerca de la diferencia entre estas dos disciplinas que tan bien conoce: “Lo que destacaría del cine frente a la literatura es que la imagen roba el alma, a pesar de que el alma sea algo tan dudoso que ni siquiera sepamos donde está”. También resaltaba que la escritura es un trabajo que uno desarrolla en soledad, y el cine es un trabajo compartido con mucha gente en todo momento.

Hablando de la selección de películas que ha hecho para la sección ‘Cuadernos de rodaje’, que se puede disfrutar todos los días en los Jardines de Viveros, Gonzalo culpaba de nuevo al azar, igual que hizo en la Gala de Inauguración del Festival: “Ni siquiera recuerdo con claridad el argumento de todas esas películas, pero lo bonito es que a pesar de ello sé que me encantan”.

En el coloquio el cineasta ha tenido tiempo de narrar multitud de anécdotas de sus rodajes, la estrecha relación que le unió a Ana Álvarez a raíz de ‘Don Juan en los Infiernos’, cómo comenzó el idilio amoroso entre Hugh Grant y Liz Hurley durante el rodaje de ‘Remando al viento’, y un largo etcétera propio de una persona que vive de contar historias. También hubo momento para el humor cuando Suárez, contestando a una pregunta del público, declaró que su salto de la literatura al cine fue “más que un salto, un tropiezo”.

Tuvo ocasión también de recordar lo difícil y costoso que era hacer cine cuando el material grabado tenía que pasar inevitablemente por un laboratorio, a diferencia de lo que ocurre ahora con los medios digitales”. Al final de la tertulia le preguntaron qué consejo le daría a alguien que empieza en el mundo del cine, Gonzalo ha manifestado la poca utilidad que le ve los consejos pero, tras unos segundos de reflexión, concluyó diciendo que “las ideas nunca son de uno mismo, lo único que uno posee es la actitud; hay que tener las puertas abiertas a los estímulos y la misión de un director siempre debe ser la de no estorbar ni interrumpir cuando algo sucede”.

El director de cine Gonzalo Suárez. Imagen cortesía del Festival Internacional de Cine de Valencia - Cinema Jove.

El director de cine Gonzalo Suárez. Imagen cortesía del Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove.

 

Juventud, maldito tesoro

‘Artico’, de Gabri Velázquez, y ‘Safari’, de Gerardo Herrero
Inauguración del Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Teatro Principal
C / Barcas, 2. Valencia
Viernes 20 de junio, a las 22.00 horas
Hasta el 27 de junio

La vida, y cuanto más larga mejor, por encima de todo. De manera que la juventud, símbolo de energía y vigor, es la estación de la vida por antonomasia, superando en puntuación a la infancia, la edad adulta y no digamos la vejez. Pero resulta que ese divino tesoro poetizado por Rubén Darío tiene su lado oscuro, menos glamuroso y, en ocasiones, detestable y detestado. Como sucede en las dos películas que sirven para inaugurar la 29ª edición de Cinema Jove: el largometraje Ártico, de Gabriel Velázquez, y el corto Safari, de Gerardo Herrero.

Juanlu Sevillano (con escopeta) y Víctor García en una secuencia de 'Ártico', de Gabriel Velázquez, película que inaugura el festival Cinema Jove.

Juanlu Sevillano (con escopeta) y Víctor García en una secuencia de ‘Ártico’, de Gabriel Velázquez, película que inaugura el festival Cinema Jove.

Ninguno de los dos directores acertó a explicar qué les pasa a los jóvenes de sus películas para estar tan crispados. Velázquez apeló a su inclinación por los quinquis, aquellos jóvenes de los 80 retratados por Eloy de la Iglesia (Navajeros, El Pico) o José Antonio de la Loma (Perros callejeros, Yo el Vaquilla). Y Herrero explicó que le atraía la violencia (“me fascinan las situaciones extremas”), y que no le interesaba el análisis de la violencia en la juventud, sino “la violencia en sí”.

De manera que ahí están, campando a sus anchas, los quinquis del siglo XXI de Ártico y el joven asesino de Safari, recreando la masacre de la escuela secundaria de Columbine. Todos ellos crispados, incapaces de hacer otra cosa que trapichear en la vida o planear una estruendosa venganza por acoso escolar, en un contexto social de familias desarticuladas o ignorantes de la impotencia de sus vástagos; impotencia que suele llevar aparejada una desproporcionada descarga pulsional.

Secuencia del cortometraje 'Safari', de Gerardo Herrero, incluido en la inauguración del festival Cinema Jove.

Secuencia del cortometraje ‘Safari’, de Gerardo Herrero, incluido en la inauguración del festival Cinema Jove.

Gabriel Velázquez narra la situación de sus jóvenes y crispados protagonistas sin mostrar directamente su violencia. Prefiere hacerlo de forma indirecta, mediante planos de una naturaleza tan bella como hiriente por el vacío al que convoca. También las fábricas, por oposición, revelan esa prisión en la que están encerrados Jota, Debi, Simón, Lucía y Alba. Jóvenes que se debaten entre dos de los postulados que aparecen en pantalla, a modo de citas de sus personajes: “Sin familia no eres nadie” y “Tener un hijo a los 16 años fue una ruina”. Esa búsqueda de una familia distinta a la que cada cual posee resultará trágica.

Gerardo Herrero reconoció la dificultad de mostrar en 15 minutos “algo tan complejo como la posesión de armas y el bullying”. Y más que hacerlo siguiendo los pasos de Gus Van Sant en Elephant,  dijo haberse fijado más en el cine de Michael Haneke. Sea como fuere, lo cierto es que Herrero logra transmitir esa desazón del adolescente que decide vengarse del acoso escolar tirando por la calle del medio, y tirando de verdad: escopeta en mano y a las bravas. Eso sí, lo hace desconcertando al espectador acerca de quién es el verdugo y quién la víctima.

Helen Kennedy, asustada, en una secuencia del cortometraje 'Safari', de Gerardo Herrero, en la inauguración de Cinema Jove.

Helen Kennedy, asustada, en una secuencia del cortometraje ‘Safari’, de Gerardo Herrero, en la inauguración de Cinema Jove.

Ártico, por aquello de la frialdad y la distancia con la que se cuenta la historia, y Safari, por aquello de narrar una cacería en la que se confunden los papeles del agresor y del agredido, abren el Festival Internacional de Cine de Valencia mostrando las contradicciones de una juventud asfixiada. Una juventud a la que le falta el aire que ni la familia, desestructurada, ni la educación, incapaz de discernir entre el autoritarismo y la autoridad, se muestran capaces de insuflar.

Así arranca Cinema Jove, a golpe de violencia juvenil, proyectando en la gala inaugural del Teatro Principal ambas películas, después de que se entreguen los Premios Luna de Valencia a Joachim Lafosse y Ferenc Cakó. Enrique Urbizu, Rodrigo Sorogoyen, Paco Plaza, Rosana Pastor y Gonzalo Suárez, entre otros, figuran entre los invitados a una gala que será presentada de nuevo por la actriz Ana Álvarez. La cita, un año más, promete buen cine y acalorados debates.

Deborah Borges (izquierda) y Lucía Martínez en una secuencia de 'Ártico', de Gabri Velázquez, película con la que se inaugura Cinema Jove. Imagen cortesía del Festival Internacional de Cine de Valencia.

Deborah Borges (izquierda) y Lucía Martínez en una secuencia de ‘Ártico’, de Gabri Velázquez, película con la que se inaugura Cinema Jove. Imagen cortesía del Festival Internacional de Cine de Valencia.

Salva Torres

Muñeca brava gana #60EnNegro

Muñeca brava, de Marta Catalán, Olga Fabra y Rosa Hurtado
Festival Valencia Negra

El miniclip Muñeca brava resultó vencedor de la primera edición del certamen de miniclips #60EnNegro del festival VLC NEGRA. La decisión se dio a conocer tras la proyección de los cinco trabajos finalistas. Antes de la proyección, VLC NEGRA vivió una interesantísma sesión dedicada al cine.

El genial director vasco Enrique Urbizu dejó muestras de su fuerte personalidad y sus amplios conocimientos cinematográficos. Estuvo acompañado del catedrático de Comunicación Audiovisual de la UJI Vicente Benet y del director de Cinema Jove, Rafael Maluenda, que le dieron una acertada réplica. Moderó Daniel Gascó, especialista y activista del cine.

Muñeca brava es un miniclip de excelente calidad, sin diálogos y grabado en blanco y negro. Ha sido realizado por Marta Catalán, Olga Fabra y Rosa Hurtado, estudiantes de segundo curso de Comunicación Audiovisual de la Universidad UCH-CEU de Valencia. El jurado, presidido por Enrique Urbizu y formado por Vicente Benet, Rafael Maluenda, Daniel Gascó, Luis Veres y Bernardo Carrión, ha premiado el trabajo por unanimidad.

Enlace al video: https://vimeo.com/91808097

De izquierda a derecha, Olga Fabra, Marta Catalán, Enrique Urbizu y Rosa Hurtado. Fotografía: Santiago Carrión

De izquierda a derecha, Olga Fabra, Marta Catalán, Enrique Urbizu y Rosa Hurtado. Fotografía: Santiago Carrión

Primavera negra

Festival VLC Negra
Varios espacios en Valencia
Del 9 al 18 de mayo

Con sólo dos años de vida el Festival VLC Negra se consolida como una de las citas imprescindibles en el mapa nacional para los amantes de uno de los géneros más en boga del panorama literario: la novela policiaca, el thriller, la negra…  Una cita que, sin ánimo de competir sino de completar, se suma a las ya existentes en Barcelona, Getafe y Gijón. A base de entusiasmo, incontables horas de trabajo voluntario y el apoyo de la Diputación y el Ministerio de Educación, con un ajustado presupuesto de unos 30.000 euros, los organizadores han hecho una especie de milagrosa multiplicación de panes y peces, duración del evento, participación de autores y actividades incluidas en el programa. El festival pasa de cuatro a nueve días, del 9 al 18 de mayo, y triplica su contenido plural, que incluye cine, fotografía, teatro, animación infantil, etcétera.

Multidisciplinar y popular

Jordi Llobregat, director del festival; Santiago Álvarez, responsable de los contenidos y Bernardo Carrión, coordinador de comunicación y audiovisual, ataviados con sus flamantes camisetas de diseño inspiradas en el cartel del festival, presentaron esta semana el evento. “Un evento multidisciplinar y popular”, lo definieron. “Un vehículo de difusión de la novela negra, la que mejor refleja la actualidad, la corrupción y el  lado oscuro de la naturaleza humana”.

Presentación del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

Presentación del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

La presencia del escritor griego Petros Markaris, que ha descrito magistralmente en sus novelas la crisis del Mediterráneo, es uno de los platos fuertes gracias a la colaboración con Amnistía Internacional y la librería Cosecha roja. El autor griego junto a Lorenzo Silva, Ángeles G. Bartlett, Carlos Zenón y el cineasta Enrique Urbizu son algunos de los 36 autores que participan en el festival,  cuyo epicentro es el barrio de Russafa: la librería Cosecha roja y la Sala Russafa, donde se representarán dos montajes: La Huella y Terapia de bala del valenciano Vicente Marco, así como teatro para niños.

La marea negra se extenderá por toda la ciudad, a través de la red de bibliotecas públicas y numerosas librerías, la FNAC y el MuVIM, sede de una muestra fotográfica que rescata imágenes de la Valencia negra real contada en las páginas de sucesos. Son 40 fotografías de José Aleixandre, Manuel Molines, Vicent M. Pastor y Vicente Martínez, con textos de los periodistas Teresa Domínguez y Bernardo Carrión.

Películas inéditas

Otro de los alicientes del festival es un ciclo de cine negro que incluye cuatro interesantes títulos inéditos en España: Lady killer, La ragazza in vetrina, L’estranguleur y Owning mahoney. Una de las novedades de esta edición es un Certamen de miniclips de una duración de 60 minutos que cuentan una historia de género negro. «Se trata de acercar a la gente joven al género», señalan los organizadores. «Hemos recibido 57 y seleccionado 12 entre los de mayor calidad audiovisual».

Cartel del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

Cartel del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

El premio Mejor Novela VLC Negra se disputa este año entre cinco autores: Carlos Salem (Muerto el perro), Claudio Cerdán (Un mundo peor), Berna González (Margen de error), Víctor del Árbol (Respirar por la herida) y Andreu Martín (Les escopinades dels escarabats).

La televisión también tendrá su hueco con la presencia de la serie Víctor Ros, basada en el detective del siglo XIX creado por Jerónimo Tristante que también participa en el festival.

Debates y talleres

En esta segunda edición se han potenciado las actividades con bibliotecas y diversos autores valencianos participarán en debates, encuentros y clubs de lectura convocados por diversas bibliotecas valencianas: Emili Piera, Luis Valera, Xavier Aliaga, Juli Alandes y Vicente Garrido. El alicantino Mariano Sánchez Soler impartirá un taller de novela negra, cuyos asistentes ganarán su derecho a participar a través de un sorteo. También los bolsillos se verán beneficiados, pues la librerías aplicarán un descuento a todas las obras del género durante los días de celebración del festival.

La clausura de VLC NEGRA se celebrará el domingo 18 de mayo en un acto que pretende acercar a los escritores y el público. La librería Cosecha Roja (Sevilla, 20) será el escenario de la firma colectiva de autores, acompañada de un vermut negro. El festival celebrará su último acto con una comida en la que los autores y colaboradores del festival degustarán, cómo no, el ya tradicional arròs negre.

Detalle del cartel del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

Detalle del cartel del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

Bel Carrasco

El Roto y sus lúcidos agujeros negros

OPS, El Roto, Andrés Rábago: Un viaje de mil demonios (y un par de ángeles)
Centre Cultural La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Hasta el 12 de enero

No habrá paz para los malvados. La película de Enrique Urbizu, su título, bien pudiera servir de carta de presentación de la obra de Andrés Rábago, primero OPS, luego El Roto. Sus ilustraciones o viñetas ácidas parecen ajustar cuentas con todo aquello que convierte el mundo en un lugar ruidoso, sucio, puro sumidero o agujero negro por donde se evacúa la mala bilis destilada por individuos aquejados de la fiebre del oro. Su manera de dibujar, de proclamar a los cuatro vientos las contradicciones humanas mediante frases lapidarias, al igual que su pintura extraña y misteriosa, parecen llevar dentro la marca del Zorro, de Robin Hood o el más próximo Tío de la Vara.

Viñeta de El Roto en La Nau.

Viñeta de El Roto en La Nau.

Y la tentación es inmediata: convertir a El Roto en el paladín de las causas justas. Parece un indignado al que los indignados toman por bandera; un espía que surgió del frío páramo franquista con el fin de sembrar la incertidumbre en las cerradas filas del poder. Y así sucesivamente hasta llegar al calificativo de “intelectual comprometido” que le colgó a El Roto como una medalla Antonio Muñoz Molina. En un país tan dado a la búsqueda de Cid Campeadores que nos liberen de nuestra responsabilidad individual para izar pensamientos traducidos en justa acción, allí donde bulle el más apasionado desconcierto, sujetos creativos como OPS, El Roto o Andrés Rábago están llamados a ocupar, los tres juntos y por separado, el espacio creativo que debería de ser patrimonio de muchos.

Detalle de uno de los dibujos de El Roto en La Nau.

Detalle de uno de los dibujos de El Roto en La Nau.

Por eso El Roto para en seco los caballos de quienes quieren cabalgar a lomos de sus lúcidas viñetas, entre impulsadas por miles de demonios y un par de ángeles, y advierte: “Soy un dibujante contenido; no trato de hacer exhibición de valentía, sino que lo que hago sea útil, no hiriente”. O sea, que quienes quieran ver sólo agujeros negros en sus ilustraciones (que los hay y muchos), por los que adentrarse en un goce extremo, hallarán contrariados la paciente reflexión de El Roto: “Pretendo añadir comprensión, claridad y luz en el mundo en que nos movemos”. Y remacha, por si acaso: “No pretendo ser el que castiga a los malvados”.

Viñeta de El Roto en el Centre Cultural La Nau. Imagen cortesía de la Nau de la Universitat de València.

Viñeta de El Roto en el Centre Cultural La Nau. Imagen cortesía de la Nau de la Universitat de València.

Y ahí le tienen, tan campante, llenando con sus dibujos, ilustraciones y pinturas, tres salas de La Nau de la Universitat de València, en la exposición más amplia dedicada a su obra. Felipe Hernández, comisario de la muestra, la resumió así: primero, “un viaje desde lo profundo de la mente”, que OPS tradujo en un “combate contra los rituales del franquismo”; después, “un trabajo conectado con la realidad en que vivimos”, que El Roto realizó a base de un “excelente dibujo y unas palabras precisas”, y, para rematar, “subimos una planta para meternos en un plano de conciencia superior donde se halla su pintura trascendental, el ámbito del misterio y de lo sacro”.

Una de las viñetas de El Roto en La Nau.

Una de las viñetas de El Roto en La Nau.

Alrededor de 200 obras, más una serie de publicaciones de apoyo en vitrinas, conforman esos “tres estratos temporales, desde el punto de vista histórico y mental”, subrayó El Roto, que definen el conjunto expositivo. Histórico y mental porque Andrés Rábago tiene muy claro que cuando critica algo, por muy externo y social que parezca, “también se refiere a mí mismo”. Porque los descosidos de El Roto no sólo revelan los agujeros negros de una sociedad enferma, sino los propios síntomas de la conciencia herida por dentro. Agujeros negros, mas agujeros acompañados de la lucidez que provoca la mirada atenta y profunda de los asuntos humanos.

Pintura de El Roto en la exposición de La Nau. Imagen cortesía del Centre Cultural La Nau.

Pintura de El Roto en la exposición de La Nau. Imagen cortesía del Centre Cultural La Nau.

OPS, El Roto, Rábago: Un viaje de mil demonios (y un par de ángeles), tal es el título de la exposición, ha sido producida por la Universitat de València y el Patronato Martínez Guerricabeitia, junto al Ayuntamiento de Llobregat y el Centre d’Art Tecla Sala, y permanecerá en La Nau hasta el 12 de enero. Más de tres meses para poder contemplar esa “rabiosa actualidad”, tan del gusto de unos medios de comunicación a los que El Roto critica, a través de una obra que cabalga tirada a partes iguales por demonios y ángeles: abducida por los agujeros negros de su ácida mirada, y por la esperanzada salida a la que nos convoca igualmente su lúcida reflexión.

Una de las viñetas de El Roto en el Centre Cultural La Nau. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Una de las viñetas de El Roto en el Centre Cultural La Nau. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Salva Torres