Las fronteras como convulso circo

El circo de la frontera, de Escena Erasmus
Sala Matilde Salvador
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Días 25, 26 y 27 de mayo, 2016, a las 19.00h

Doce actrices y actores Erasmus escenificarán el drama de los refugiados a través del lenguaje del circo-teatro. Por cuarto año consecutivo, el proyecto teatral europeo Escena Erasmus de la Universitat de València, Premio Carlomagno de la Juventud en 2011 del Parlamento Europeo, ha puesto en marcha ‘Las Pequeñas Europas’, un programa producido entre la Universitat de València y el Área de Cultura de la Diputación de Valencia.

Bajo el título ‘El circo de la frontera’, el nuevo espectáculo de Escena Erasmus pasa un examen a las políticas exteriores de la Unión Europea, lleva al espectador a las fronteras de Europa donde se desdibujan las personas, donde se padece una actividad frenética y una espera incesante.

En la elaboración de este espectáculo han participado siete dramaturgos valencianos de diversas generaciones y estilos: Manuel Molins, Maribel Bayona, Jacobo Pallarés, Guada Sáez, Mertxe Aguilar, Daniel Tormo y Anna Marí. Esta última, además, firma la dirección de escena. Además de los dramaturgos, en el espectáculo han trabajado más de 10 profesionales de las artes escénicas valencianas.

El espectáculo ‘El circo de la frontera’ es el eje principal de ‘Las Pequeñas Europas’, un programa cultural que pretende establecer puentes de diálogo entre las realidades locales valencianas y doce ciudades europeas representadas por los actores. Además del teatro, en los distintos municipios se organizan actividades para potenciar el encuentro intercultural y la reflexión sobre la forma de ser europeos con diferentes colectivos locales.

Este año, el espectáculo visitará 18 localidades valencianas: Valencia, Ademuz, Villar del Arzobispo, Riba-Roja de Túria, Ontinyent, Quart de Poblet, Fontanars dels Alforins, Camporrobles, Alfarp, Macastre, Vallada, Emperador, L’Eliana, Llanera de Ranes, Requena, Polinyà de Xúquer, Cofrents y Ròtova.

Además, el espectáculo ‘El circo de la frontera’ formará parte del programa oficial del Festival de Artes Escénicas de Valencia ‘Tercera Semana’. En cualquier caso, el número de municipios puede incrementar.

Todos los detalles del proyecto y de la gira de este año se han presentado en una rueda de prensa celebrada en La Nau que ha contado con las intervenciones de los vicerrectores Antonio Ariño (Cultura e Igualdad), Guillermo Palao (Relaciones Internacionales) y Jorge Hermosilla (Proyección Territorial); el diputado de Cultura de la Diputación de Valencia, Xavier Rius, y la codirectora de Escena Erasmus, Anna Marí. En sus intervenciones todos han coincidido en destacar el carácter coral de este proyecto, de ahí que intervengan distintos vicerrectorados universitarios y la Diputación, además del compromiso que supone que se acerque los valores europeos a través del teatro.

La Universitat de València es la segunda universidad europea en recepción de estudiantes Erasmus y la cuarta de Europa que más estudiantes envía.

El estreno del espectáculo ‘El circo de la frontera’ se realizará durante los días 25, 26 y 27 de mayo en la Sala Matilde Salvador del Centre Cultural de la Universitat de València a las 19:30 horas. Las fechas de cada localidad y el programa de actividades se podrán consultar a través de la web escenaerasmus.uv.es

El circo de la frontera, de Escena Erasmus. Imagen cortesía de la Nau de la Universitat de València.

El circo de la frontera, de Escena Erasmus. Imagen cortesía de la Nau de la Universitat de València.

 

Lo imperceptible cotidiano de Luis Úrculo

Ornamento y delito, de Luis Úrculo
Espai Tactel
C/ Denia, 25. Valencia
Inauguración: viernes 6 de mayo, a las 20.00h
Hasta el 17 de junio de 2016

«Los astrólogos tienen encuentros secretos dentro de un cuarto del emperador como panal de miel donde construyen sucesos anticipados al futuro…» (Tristan Tzara)
‘Ornamento & delito’ de Luis Úrculo es un ambiguo acuerdo de contrarios, una disección de algunas ideas desarrolladas por Adolf Loos en el ensayo del mismo título, para ser convertidas en conceptos más flexibles, es decir, fieles y en réplica a los postulados del arquitecto vienés. Loos invita a deshacerse del ornamento (elemento que considera un freno a la evolución, pues no es expresión de nuestra cultura), y a preocuparse por las cualidades de los nuevos materiales.

Lo que realmente señala el arquitecto en su texto es que el delito no es tanto del ornamento, como del hombre que no usa su capacidad para confeccionar nuevos adornos. Se trata de un eje estratégico que convierte a  Loos en un continuador de la senda iniciada por el clasicismo postbarroco de Ledoux o Schinkel, y que desemboca en el racionalismo arquitectónico.

Obra de Luis Úrculo. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Luis Úrculo. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Luis Úrculo presenta una antítesis que enlaza con la lista de contradicciones vertidas en algunos escritos y proyectos que Loos nos ha legado (recordemos cómo se adaptó a las necesidades de Tristan Tzara, un poeta diametralmente opuesto al racionalismo, cuando este le encarga su residencia francesa). Una reflexión sobre lo decorativo que contribuye, como otros trabajos del artista, a un mejor conocimiento de lo doméstico-arquitectónico.

Estamos ante una propuesta expositiva que continúa el proceso de registro del comportamiento de los materiales, iniciado con Reconstructions (2015) y en el que  Úrculo prescinde del cuerpo (de aquellas manos anónimas que coprotagonizaban el vídeo) para concentrarse, citando a Heidegger, en lo “cósico”. La exploración del potencial de lo imperceptible-cotidiano, se lleva ahora a cabo a través de unos fragmentos ficticios que reproducen las tramas abstractas presentes en un material arquitectónico real, cuyo proceso de obtención, a veces, también es fingido.

Obra de Luis Úrculo. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Luis Úrculo. Imagen cortesía de Espai Tactel.

El artista acude de nuevo a la variedad de formas artísticas. Haciendo uso del dibujo (tengamos en cuenta que el arquitecto vienés se oponía a imitar mediante una tintura el material subyacente), o la fotografía (recordemos que Loos cuestionó la capacidad de este medio para representar la arquitectura, pues consideraba que los inquilinos no podían reconocer sus casas cuando las veían fotografiadas), Luis Úrculo crea un enviroment con el que anula la “alternancia wölffliniana” en favor de la coincidencia entre lo “clásico” (homenajeando la preocupación de Loos por las cualidades del material), y lo “barroco” (a través de la filiación romántica del paisaje presente en la abstracción).

‘Ornamento & delito’ supone una paradójica contribución a los estudios que desde el siglo XVIII, se han llevado a cabo sobre los comportamientos del adorno. Una investigación que propone la huida del ornamento (el freno a la evolución según Adolf Loos), como regreso a lo decorativo.

Obra de Luis Úrculo. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Luis Úrculo. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Francisco Ramallo